Últimos temas
» Look who decided to show up ▸ Dave
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 8:32 pm por Alecto L. Lancaster

» A heart of numbness ✘ Phoebe
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 6:22 pm por Charles B. Sawyer

» Diamonds don't shatter · Priv. (FB)
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 4:33 pm por Hans M. Powell

» Memoryhouse · Meerah
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 5:04 am por Lara Scott

» Imperfect lock · Phoebe
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 4:16 am por Lara Scott

» La La Famous [Normal]
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 3:44 am por Invitado

» Risks can also turn into fun ▸ Syv
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyHoy a las 2:23 am por Synnove A. Lackberg

» EXO-SKY [0.2]
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyAyer a las 9:42 pm por Gavin J. Park

» Underwater · Phoebe (FB)
They've earned you this reprieve » Nicholas EmptyAyer a las 8:53 pm por Phoebe M. Powell


They've earned you this reprieve » Nicholas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Ava E. Ballard el Jue Abr 23, 2020 4:36 am

Viernes 11 de Febrero de 2470

Siempre había escuchado el término “rata de laboratorio” y estaba bastante segura de saber a qué hacía referencia la comparación. La realidad es que no, mi imaginación había sido muy escueta al momento de concebir lo que en verdad podía significar ser un experimento. No era cuestión de que me sometieron a pruebas poco compasivas, la verdad en ese ámbito ni siquiera era tan malo (aún); lo peor, y lo que en verdad me costaba soportar era el destrato absoluto de aquellos que me utilizaban, o más bien a mi cuerpo, como si de un objeto se tratase. Casi que prefería los confines de mi celda, allí al menos mis visitantes parecían recordar que era un ser humano, aquí era simplemente un medio para un fin. Podía ser sarcástica, enojarme, gritarles o incluso escupirles sin obtener ningún tipo de reacción. Era una rata a la que estudiaban, en comportamiento y en parámetros que se traducían en números de los que no tenía entendimiento alguno.

El día de hoy en particular, me había dado la impetuosa necesidad de devolverles el favor y lo único que había obtenido a cambio era que incrementaran el escrutinio de sus pruebas. ¿El resultado? Pues mi cuerpo no había soportado tanto estrés y por fin había cedido. No era de extrañar, iban poco más de diez días desde que había abandonado mi prisión y si bien ahora podía hacer cosas como bañarme o alimentarme de manera decente, eso no borraba los meses de maltrato sufrido. Había podido escuchar los murmullos antes de que me trasladaran a lo que parecía una enfermería y las palabras “falta de sangre” y “heridas no curadas” habían llegado a mis oídos. Al parecer todo también era parte de sus experimentos y parecían casi que hasta entusiasmados de que me hubiese desmayado de una vez por todas.

Mi mareo no parece ceder y el estar acostada no ayuda con mi ansiedad, pero me han dejado aquí sin decir ni una palabra y no puedo encontrar la fuerza para ponerme de pie. ¿También estarían monitoréandome aquí? Giro la cabeza y puedo observar un escritorio con cajones que no parecen tener candado pero que, con seguridad, estarán cerrados con magia. El cuarto está limpio de cualquier elemento que pueda utilizar de alguna forma y ni siquiera hay una ventana. La única forma de salir de aquí es por la puerta, esa que se abre y deja entrar a una figura que en principio no distingo hasta que se acerca. - Tanto tiempo, ministro. A estas alturas terminaré por completar mi álbum de celebridades a las que conocí si es que siguen visitándome con frecuencia. - Mi boca se siente pastosa y reseca, y no sé si es por la falta de hidratación o por ser la primera vez que hablo desde la mañana.
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty Re: They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Nicholas E. Helmuth el Jue Abr 23, 2020 11:07 pm

No debo de ser el único al que la idea de tener a Franco paseando por ahí como si nada no le agrada, tampoco que su compañera tenga las mismas condiciones y, a pesar de que tampoco seré el idiota que se ponga a discrepar sobre ello, he decidido mantenerme al margen todo lo que se me ha permitido. Digo esto último porque no iban a dejar que un cualquiera atendiera a Ballard después de lo que ocurrió en la base, de modo que me he encargado yo de sus visitas médicas en las últimas semanas hasta que pronto se han ido reduciendo. Mis preguntas son las mínimas y la verdad es que me interesa más bien poco lo que deciden hacer con ella cuando sale de la habitación, me limito a hacer mi trabajo, ese al que estoy poco acostumbrado por el hecho de no tratar con pacientes tan habitualmente como solía hacerlo cuando todavía ejercía como médico oficial.

Para esta visita hace ya tiempo que no veo la cara de Ballard, no esperaba hacerlo hasta dentro de mucho, pero al parecer lo que sea que estén haciendo ha provocado que sufra una pequeña crisis y mi atención es requerida no en el mejor de los momentos. Dejo todo lo que estoy haciendo para dirigirme hacia la sala donde la llevan cuando estas cosas ocurren y ni siquiera me molesto en llamar a la puerta cuando me da por entrar. Como era de esperar, la mujer rubia yace en la camilla, con un rostro que me haría asemejarla más a un muerto que a una persona viviente, pero en lo que me acerco al lavadero de manos para enjuagar las mismas con algo de agua y jabón, parece recobrar toda vitalidad con su charla. — A mí tampoco me hace especial gracia tener que verla tan a menudo, Ballard. — le comunico relajadamente mientras me seco las manos con papel.

Apenas reparo en su presencia para cuando con un gesto de la mano hago que se abra uno de los cajones así puedo tomar la medicación correspondiente y cargarla en una jeringa que va directa a la bolsa de suero que tomo de una estantería. Procedo a ponerme unos guantes para cuando tengo todo el material recogido en una bandeja de metal y la poso cerca de la camilla, sentándome cerca de ella sobre una banqueta. No me molesto en decirle que voy a necesitar su brazo para cuando lo tomo, a estas alturas ya debería estar acostumbrada al leve pinchazo de la aguja cuando interno la vía para dejar el catéter y enchufarlo directamente al suero para que gota a gota vaya entrando en su organismo. — Tranquila, no es más que un ansiolítico. — explico, es capaz de creer que la estoy envenenando o algo por el estilo. Me levanto para ir a por más material en lo que colecciono tres tubos y un dispositivo de extracción de sangre. — ¿Cómo están tus heridas? — pregunto en lo que me muevo hacia el otro lado de la camilla y tomo su otro brazo para pinchar nuevamente, esta vez colocando tubo a tubo para que se vayan rellenando. Podría inspeccionarla yo mismo, haría falta que se quitara la ropa, así que decido que es mejor preguntar. — Desde arriba me pidieron que te tomara una muestra de sangre, de ahí todo esto. — comento por pura amabilidad, no porque sea mi trabajo.
Nicholas E. Helmuth
Nicholas E. Helmuth
Ministro de Salud

Volver arriba Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty Re: They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Ava E. Ballard el Sáb Abr 25, 2020 7:20 am

Me reiría a causa de su comentario, pero no creo poder hacerlo sin sentir que voy a vomitar mis pulmones. - Oh, vamos. ¿Es que acaso no soy el espíritu de la fiesta? Creí que aquí era bastante popular. - Básicamente, todo el mundo gira su cabeza cuando me ve pasar y no quitan sus ojos de mi nuca hasta que no estoy dentro del departamento de tecnología. No es que me paseen demasiado por el edificio de todas formas, pero las veces en las que lo hacen no puedo de dejar de sentir el cómo se me eriza el vello de la espalda solo por sentir las miradas penetrantes de los demás. Es obvio que es una mala popularidad, la mayoría recuerda de mi rostro de la lista de enemigos públicos, me asocia al terrorismo desmedido en contra del país, o recuerdan que mate a la benevolente y santísima Annie Weynart. - Prometo que esta vez estoy de mejor humor. - Le aseguro al ministro a sabiendas que, si bien me he desmayado, no ha sido lo mismo que las veces en las que tuvo que darme alguna poción reabastecedora de sangre en el interior de mi celda.

Me remuevo incómoda cuando lo veo hacer los preparativos que debe, y si bien era una rutina que no era precisamente desconocida para mí, no por eso disminuye mi inquietud. - No es personal, pero nunca me gustó que gente que no conozco se acerque a mí con objetos punzantes. ¿De verdad la gente se calma cuando se lo pides? Porque a menos de que eso sea un muy buen ansiolítico dudo que puedas conseguir el efecto deseado. - Ya había aprendido que mi metabolismo se deshacía muy rápidamente de las drogas estupefacientes cuando estaba en entornos que me ponían nerviosa, e incluso aunque tratara de respirar y tranquilizarme, nunca lograba estar completamente relajada. A decir verdad, a menos de que las personas que atendiesen mis heridas fuesen Alice o Seth, siempre tenía un dejo de nerviosismo en el fondo.

- ¿De cuál de todas hablas? Los cortes por fin cicatrizaron, pero tengo la mala costrumbre de rascarme cuando me pica así que es bastante normal que las costras se salgan y duelan. En especial cuando me baño con agua caliente. - Hago una mueca mientras siento como una nueva aguja se inyecta en mi otro brazo y clavo la vista allí en donde noto como llena tubitos con mi sangre. No molesta tanto como el suero, pero sí es un dolor un tanto más punnzante hasta que termina. - Los moretones son los que mejor están, la mayoría ya se han tornado amarillentos sino marrones. - Al menos la hinchazón se había ido y dejaba de sentirme resentida con cada paso que daba. Sabía que mi cuerpo se iba curando, pero eso no hacía que fuera agradable verme reflejada en el espejo. Ya las heridas internas son cosa tuya. No sé cómo revisar mis costillas, o cualquier cosa que haya quedado mal dentro mío… Pero tampoco es que importe ¿verdad? - ¿O qué? ¿De golpe iba a decirme que estaban interesados en curarme de verdad y no solo remendarme hasta seguir funcionando? - ¿Cómo funciona el juramento médico que suelen hacer? ¿O no tienen de esos? Supongo que no, conozco como algunos juramentos entre magos y más de uno se moriría en el proceso en pocas semanas, ¿no?
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty Re: They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Nicholas E. Helmuth el Dom Abr 26, 2020 10:05 pm

Popular no siempre significa que sea algo positivo, ¿sabes? — pues claro que lo sabe, no hay más que ver la reacción que tiene la gente al verla pasar o a su mismo compañero, sería la mía propia si no fuera porque ya estoy más que acostumbrado a las decisiones salidas de contexto de Magnar, que no sé en qué momento se le permite a un asesino formar parte de un escuadrón que se supone que él mismo colocó para proteger a los ciudadanos; tampoco sé lo que pretende conseguir con Ballard, pero si ser su rata de laboratorio le vale para poder dormir por las noches, que así sea, no seré yo quien se ponga a discutir con el presidente al respecto. En cuanto a su buen humor, ni siquiera tiene que decirlo para que yo mismo note que, pese a su aspecto pálido y demacrado, sí que se encuentra entretenida con su charleta, esa en la que ni siquiera quiero entrar más de lo necesario.

Pero no puedo evitar dejar soltar una risa irónica, esa que me lleva a elevar una de mis cejas cuando ni siquiera la estoy mirando, sino que me encuentro concentrado en intercambiar un tubo relleno por el último de etiqueta violeta. — Para ser alguien a la que no le gusta que se le acerquen con objetos punzantes, sí que no tienes problema con ser la que los use en contra de otros, ¿no? O tenías… — a pesar de que no es mi intención ponerme a la defensiva, es otra de las cosas que no puedo evitar hacer cuando se trata con esta gente. — Esto ni siquiera debería molestarte, dudo que hayas notado el pinchazo siquiera, es un calibre muy fino. — ni sé por qué dedico mi tiempo en explicárselo, es como si estuviera consolando a una niña de cinco años tras una sesión de vacunación. A su otra pregunta, no obstante, respondo con extraña tranquilidad. — Normalmente, sí, la gente suele calmarse cuando le explicas algo que no entiende y confirmas su seguridad, aunque claro, entiendo que en tu situación debo transmitirte de todo menos confianza. — tampoco es mi intención el hacerlo, pero es ella quien ha preguntado. — El efecto no es inmediato, pasarán unos minutos antes de que cumpla su función en tu organismo. — arrastro las palabras cuando lo digo, no muy emocionado de tener que aclararle conceptos a una squib, tampoco necesito que me cuente como hacer mi trabajo, así que el suspiro que lanzo después es precisamente por eso.

Debí haber imaginado una respuesta mordaz de su parte, se puede sentir su rencor a leguas de la sala, para su desgracia, no soy una persona que se irrite con facilidad; crecí con dos hermanas menores, armarme de paciencia es algo que he mamado desde pequeño. — Te daré una crema para las cicatrices, así evitará que te rasques y ayudará a que sanen más deprisa. — no creo que sea necesario decir que tiene poderes curativos mágicos, es algo que podrá deducir solita, pero sí espero que no empiece a contradecir mis palabras como si no supiera lo que estoy haciendo. Asiento con la cabeza cuando afirma que sus moretones están bien, alejándome de la silla para devolver los tubos ya cargados a una cajita y cerrarla. — Importa lo que quieren que importe los que trabajan contigo, si tuvieras una fractura en las costillas ni siquiera podrías respirar sin quejarte de dolor. — aun así, aprovecho que sigo teniendo los guantes puestos para acercarme y palpar sus huesos, buscando algún síntoma de dolor en sus gestos al inspeccionar el estado de las mismas. — Tenemos, pero no está entre mis planes el discutir como funcionan nuestras tradiciones con alguien que hasta hace poco se juntaba con gente que quiere hacerlas desaparecer. — por si no ha quedado claro, me estoy refiriendo a ella y a su grupo de criminales.
Nicholas E. Helmuth
Nicholas E. Helmuth
Ministro de Salud

Volver arriba Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty Re: They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Ava E. Ballard el Lun Mayo 25, 2020 3:18 am

- Creo que ahí es dónde reside el problema. Sé cómo uso los objetos punzantes en contra de los demás, no puedes esperar que esté tranquila cuando es el caso contrario justamente. -- Como de costumbre, no estoy diciendo nada que ayude a mi caso; lejos de eso si tenía que ser sincera, pero no puedo evitarlo. Es como si automáticamente mi boca estuviese siempre preparada para cagarla a fondo y mi cerebro, que debería poder evitarlo, se queda sentado viendo como las palabras que se me escapan van cavando mi propia tumba de a poco. - Entiendes bien. ¿O vas a decirme que cuando el caso fue al revés tú confiabas ciegamente en nosotros? - Claro que esa ocasión había sido distinta, o al menos cuando los teníamos cautivos no recurrimos a la tortura como un método de entretenimiento. No podía decir lo mismo de ellos cuando Kendrick había pasado por una situación similar a la mía siendo todavía menor de edad.

Me irrita que se muestre tan pacífico y sereno, lo cuál no debería sorprenderme siendo que es médico, pero aún así lo hace. Simplemente hay cosas en mi cerebro que no se mezclan, y que la persona que esté delante mío se dedique o se haya dedicado a salvar vidas en algún punto, y aún así decida de buena gana estar a favor de este gobierno… Ya, nosotros no somos santos, pero en su caso lo consideraba una especie nueva de hipocresía.

No hago mucho más comentario con respecto a mi salud, ni tampoco le indico dónde puede meterse la crema que me ofrece. Ya llega un punto en el que pese a todo lo sarcástica que puedo ser, solo me queda tratar de no perder los estribos y complicarme la existencia por capricho.  - Me fascina que hables mi gente como si fuera a molestarme que me encasilles con ellos. ¿Hacer desaparecer sus tradiciones? - Lo observo mientras me examina y trato de no contraerme y dejarlo hacer. - Puede ser, pasé muchos años en un lugar donde cosas como la esclavitud o la tortura no eran parte del currículum escolar. - ¿Acaso me iba a decir que él como médico de verdad estaba a favor? A menos claro, de que le generara un cierto placer el curar a las personas para que puedan volver de disponer de ellas a su antojo.
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

They've earned you this reprieve » Nicholas Empty Re: They've earned you this reprieve » Nicholas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.