The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Estoy acostumbrada a tener unas horas de sueño bastante reducidas, especialmente porque hace tiempo que adquirí el dormir estando alerta de manera constante. Una no se puede fiar de nada cuando ha dormido en los sitios menos imaginables, y también en ciertas zonas de los distritos del norte, donde la seguridad brilla por su ausencia. Son distritos desesperados donde la mayoría de gente ha robado alguna vez en su vida para poder subsistir, así que no me queda más remedio que vigilar y proteger las pocas cosas de las que dispongo. Es por eso por lo que igual que casi siempre, me levanto bastante temprano y ayudo en algunas tareas de agricultura y de la granja porque es lo menos que puedo hacer después de que me hayan permitido pasar la noche aquí. No es hasta media mañana cuando decido tomarme un pequeño descanso y pasarme un rato por el lago subterráneo y sus alrededores para desconectar.

En medio del otoño y cada vez más próximos al invierno, obviamente no me voy a meter dentro porque no tengo ganas de coger una hipotermia. Ponerme mala sería lo que me faltaría a estas alturas, porque no es precisamente fácil conseguir medicamentos en el 12, ni siquiera en el mercado negro porque va a temporadas. Sea como sea, estar cerca del lago y escuchar el agua es suficiente para recordar los viejos tiempos en los que me pasaba horas aquí, sobre todo cuando necesitaba dejar la mente en blanco, olvidarme de todo por unos instantes e intentarme concentrar en mis habilidades mágicas para conseguir transformarme en animal de una vez y poder acompañar a Seth y Ben en las noches de luna llena. Solo me faltaría uno de los porros de la hierba que cultiva Eowyn para que de verdad fuera como en mi adolescencia. Eso y tener unas cuantas cicatrices menos que me he ganado con los años, recorriendo bosques y otros lugares que nunca pensé que pisaría.

Para cuando llego al lago, puedo ver algunos montones de hojas caídas de los árboles cercanos, y respiro profundamente el aire limpio que hay aquí, muy diferente al olor contaminado que aún hay a veces en el 12. La vida aquí es completamente diferente, y aunque no me arrepiento de haberme marchado, tampoco puedo decir que no lo echo de menos porque estaría mintiendo.

Son unos pasos los que me hacen romper mi burbuja de pensamientos y ponerme alerta, hasta que recuerdo que no estoy ahí fuera, en NeoPanem, y que estoy en el 14, que aunque haga años que lo busquen, siempre lo hemos protegido y escondido bien. — Ava. — Me cuesta reconocerla un poco durante un momento porque la última vez que la vi no estaba tan mayor, y ahora cada vez se nota más que solamente soy cuatro años mayor que ella y tiene cara de más adulta. Pero ese cabello y esa mirada son irreconocibles. — ¿Cómo te va todo? — Aunque haga tiempo que no nos veamos, siempre nos hemos llevado bien y hemos compartido bastantes momentos memorables cuando yo pertenecía al grupo de exploración, antes de irme de aquí. No suelo ser una persona cariñosa, pero con los míos es diferente, así que tras preguntarle, acorto la distancia entre nosotras y la abrazo.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Estaba comportándome como una total, completa y asquerosa cobarde. No es que no estuviera en todo mi derecho de hacer lo que se me cantase, pero hasta yo misma me cansaba de mi comportamiento de mierda y de mis constantes ganas de ladrarle a todo aquel que me mirase más por más de dos segundos.

¿La razón? Tenía nombre y apellido, porque por más de que hubiese esperado (rogado) lo contrario, Eowyn se había encargado de esparcir una enorme cantidad de rumores por todo el distrito. Podía aceptar, y hasta me había preparado para enfrentar a los que quisieran cuestionarme si había dormido con Ben; sin embargo, no estaba preparada para lidiar con rumores de orgías secretas en el bosque, fetiches con agua y posturas sexuales que ni siquiera sabía que existían y mucho menos creía que fuesen posibles de hacer. Lo peor de todo, y lo que más molestia me causaba, es que ni siquiera me lo echaban en cara como para poder refutarles algo; así que me limitaba a andar por la vida con el enojo royéndome en los dientes y con la postura más altiva que era capaz de tomar, esperando encontrar a Eowyn desprevenida en algún momento para probar mi puntería con ella en el claro de entrenamiento.

Eso sin contar lo mucho que evitaba el toparme con mi madre y con Zenda, ocupándome en más tareas de las normales, y cambiando cuantos turnos en las torres pudiese para poder dormir sin la incomodidad que generaba el estar en la cabaña con el resto. Claro que no siempre se podía, y la noche anterior había terminado cagada de frío y más incómoda que la mierda al dormir en el piso, sin atreverme a usar las costillas de mi hermanastro como almohada al igual que lo había hecho todas las noches antes de los rumores.

Frustrada, con el cuello imposible y cansada tras haber pasado la mañana entrenando para desquitar energía, decido que tal vez la soledad del lago era lo que necesitaba para relajarme. Claro que no esperaba encontrar a nadie allí, y estoy por dar la media vuelta cuando una voz que llevaba tiempo sin escuchar pronuncia mi nombre. - ¡Amber! - Me sorprendo, y termino por regalarle la primera sonrisa que tengo en días al reconocerla. Llevaba demasiado tiempo sin ver a la morocha y por unos segundos me había olvidado de todo el enojo que llevaba encima. Hasta que preguntó claro. - Preferiría no responder, gracias.- Le digo antes de responder su abrazo con fuerza, demorando más de lo normal en soltarla por lo bien que me hace el contacto físico. - Mejor dime que tal estás tú, nos tienes olvidados Amb, ¿llegaste hoy? - Consulto ya que en los últimos días no me he enterado de nada, y la suelto para examinarla de arriba abajo. Es divertido ver cómo ha pasado el tiempo, y ella parece la misma de siempre.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Cuando nos separamos, le aparto un pequeño mechón de pelo de la cara, en un gesto cariñoso y familiar. Es un lado de mi personalidad que solo la gente del 14 saca a la luz porque por lo general suelo ser una persona bastante desconfiada. Siempre veo a todos como personas que me pueden poner en peligro, y me cuesta confiar en alguien nuevo hasta que no le conozco bastante. Vivimos en un mundo peligroso, especialmente ahí fuera, en el país, así que no hay que confiarse tan fácilmente. — Si quieres hablar de algo, puedes contar conmigo — respondo a lo que dice, y le guiño el ojo. Sé que hacía tiempo que no nos veíamos, así que comprendería que no quiera hablar así como así de lo que sea que la tenga... ¿preocupada? No sé exactamente ni cómo está, sinceramente. Apoyo la espalda contra el árbol más próximo a nosotras, sin apartar la mirada de ella y todavía intentando asimilar lo mucho que ha cambiado en este tiempo. Siempre que vuelvo al 14, me encuentro a la gente cambiada, especialmente a los más pequeños que ya están en plena adolescencia con todo lo que eso conlleva.

— Llegué ayer. Me encontré con tu hermana primero, y luego con Ben — respondo. Todavía estoy agradecida de haber podido pasar la noche aquí y no haber tenido que irme deprisa, sin ver a más gente. — Me explicaron lo del incendio. Lo siento. — Ya le ofrecí ayer a su hermanastro que si necesitaban algo, me lo pidieran y se lo traería en nuestro próximo encuentro. Por otra parte, la verdad es que no sé muy bien qué responder sobre cómo estoy. Las cosas no me van mal, dentro de lo que cabe y teniendo en cuenta que vivo en una casa en mal estado. Sin embargo, tengo provisiones para un tiempo largo y por suerte no me falta nada que sea de primera necesidad. También estuve hablando ayer con Ben sobre el grupo en el que estoy, considerado grupo terrorista por la pelirroja dictadora.

Paso unos segundos más dudando sobre qué decir exactamente, hasta que al final opto por decirle la verdad: — He vuelto al 12, así que viviré ahí otra temporada más. Y... no sé si has escuchado algo sobre unos grupos que la Ministra dice que son terroristas. — No soy una persona de ocultar cosas a la gente que me importa a no ser que sea completamente necesario, y no es el caso. Tampoco considero que esté haciendo nada malo o de lo que deba avergonzarme. — Estoy colaborando con ellos — añado mientras me coloco mejor contra el tronco del árbol. — Echaba de menos esto, ¿sabes? — No me refiero a nada en concreto, sino a la situación en general de hablar con ella como hacíamos antes. — Es como en los viejos tiempos, cuando algunos veníamos al lago con algún que otro porro de Eowyn. — Ayer le dije a Ben que echaba de menos la cerveza que se fermenta aquí, pero no voy a negar que también echo de menos el pasar un rato con ellos fumando esa clase de hierbas.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
No puedo evitar sonreír en el momento en que siento la leve caricia de Amber ya que me hace pensar en lo mucho que la he extrañado. No es por despreciar a Soph o a Eowyn, pero la morocha siempre había sido más atenta conmigo al crecer, y era la única a la que la distancia de edad no aparentaba parecerle un fastidio. Claro que eran menos los años también, pero al menos de chica me había sentido mucho más apegada a ella, que a las otras muchachas del distrito. - De verdad primero prefiero que me cuentes de ti. - Le aseguro prefiriendo distraerme con sus noticias, que andar molestando con todas las tonterías que me andan dando vuelta. Después de todo, ella llega de afuera y llevo varios meses sin acompañar al resto hacia los distritos. Las últimas salidas las han hecho Ben y Seth por creerlas muy arriesgadas, y con las noticias de hace unos días, sabría que sería todavía más difícil el volver a salir. No era tan tonta como para arriesgarme (y mi madre me mataría antes de permitir que fuese hacia Neopanem) pese a lo mucho que me gustaría ser de ayuda.

Me sorprende cuando me dice que lleva al menos un día en el distrito, y me enfado un poco conmigo misma ya que, de tanto andar esquivando a la gente, me he perdido la noticia de su llegada. Bufando con diversión, le sonrío antes de contestarle. - Ya veo, los prefieres a ellos y a mí ni me buscas. - Dramatizo. Aunque la sonrisa se me va cuando trae el tema del incendio. No puedo más que encogerme de hombros sin emitir palabra al respecto. No era muy allegada a Craig como para que doliera demasiado, y pese a la pérdida material, el resto estábamos bien y era lo que me importaba. ¿Egoísta? tal vez, pero si bien las cosas parecían ponerse cada día más difíciles, estaba demasiado aliviada porque mis personas más allegadas estaban bien. Y eso la incluía a la morocha.

Tal vez es por eso que lo siguiente que me cuenta me genera una presión espantosa en el pecho. - Amb... - Medito un poco lo que quiero decirle, todavía sin saber muy bien lo que pensar. - Sabes que no voy a juzgarte ni a darte sermones de nada... ¿Pero que quieren conseguir? - He escuchado de los grupos terroristas, de las amenazas de la ministra, y de cómo parece que los tiempos son cada día más complicados, y me aterra el pensar que Amber está metida en el medio de eso. No porque no la crea capaz, sino porque he escuchado suficiente de la loca psicópata que está al mando de Neopanem y porque conozcco demasiado de las precauciones que hay que tener moviéndose fuera, como para encima andar exponiéndose con un blanco en la espalda.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Ruedo los ojos en un intento de parecer molesta con su comentario sobre que prefiero antes a su hermana y a su hermanastro, y me inclino un poco hacia adelante para darle un pequeño golpecito en el hombro. — Quería haber pasado luego a verte, pero al final se me hizo tarde hablando con Ben sobre política. — Y es verdad. El pelirrojo de cabello cobrizo y yo compartimos los mismos ideales, pero nuestro punto de vista para conseguir un futuro mejor es diferente. Mi método consiste en hacer todo lo posible dentro de esos grupos clandestinos denominados terroristas, mientras que el que es uno de mis mejores amigos prefiere esperar a que le declaren una guerra pública a la mujer dictadora y extremista que dio a luz a Seth. — El viaje es largo, así que poco después de terminar de hablar, casi se me cerraban los ojos solos. — A pesar de que vivo en el Distrito 12, casi en los límites, el viaje sigue siendo demasiado largo y cansado. No quiero ni imaginar cómo debería ser si tuviera que hacerlo todo a pie como un ser humano, sin poder transformarme en loba y en halcón. A fin de cuentas, al menos tengo algo de suerte.

Hablar de lo que se tarda en hacer el viaje me recuerda que hace mucho que no veo a Ava fuera del 14, a diferencia de Ben que aunque haga meses también, sigue haciendo menos tiempo que con ella. — ¿Hace mucho que no sales del 14? — Sé que la situación actual no es la indicada para hacerlo, pero me refiero a los meses anteriores, antes del juicio de Sebastian y de que pusieran más seguridad. — Te invitaría a mi humilde morada en el 12, pero el 14 es el paraíso en comparación de donde vivo. — Puede que no me falten provisiones, pero mi casa no es que sea la mejor del distrito, y eso que no hay ninguna que esté en muy bien estado prácticamente. No obstante, teniendo en cuenta que voy alternando el vivir en el 12 con el 11, prefiero vivir en la que peor estado de conservación esté para no encontrarme con inquilinos inesperados al volver.

No soy una persona que se enrolle demasiado, pero presiento que el hablar de temas políticos con Ava también va a llevar su rato. En parte agradezco poder hablar con alguien de estas cosas, porque es un tema prohibido dentro del país y Jamie Niniadis hace ver que los terroristas son la gente del 14. Vale, a ver, conmigo sí que estaría acertando, pero soy un caso diferente. — El resumen rápido es que estamos en contra de la Ministra — respondo, hablando en la primera persona del plural porque yo también me incluyo dentro del grupo. — Quizá pueda parecer estúpido que sea con pancartas, pequeños levantamientos como el que hubo en el 11 hace un par de meses, y pintadas en las paredes — continúo. Pueden parecer estupideces, pero por algún sitio se empieza. — No hacemos daño a nadie. — Y eso es verdad. Por ahora no ha pasado nada que haya puesto la vida de nadie en peligro por mucho que en el Gobierno hagan creer que somos escoria malvada y que pone a todos en peligro. Por favor, si hasta hicieron que sus ciudadanos se preparan para un posible ataque... — ¿Te parece mal o qué opinas? — Nunca está de más el poder conocer la opinión de alguien que ha crecido en el mismo ambiente que tú y con los mismos ideales, más cuando es a ella y a su familia y amigos a quienes atribuyen el ser ese grupo.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Sonrío ante el golpe juguetón que me da y suelto un fuerte bufido mientras me cruzo de brazos. - No te creo nada Pearson...- Trato de sonar ofendida, pero la risa me puede más y termino por resoplar con diversión antes de apresurarme a corregirla. - No hace falta que te justifiques Amb, te entiendo. - Después de todo, y sin la ayuda de Seth, el viaje hacia el 12 tomaba días y días sobre un terreno no muy amigable, y con este clima era aún peor. No importaba que tan acostumbrado estuviese uno a salir, el traslado era completamente agotador y ni siquiera los días frescos de primavera lo hacían más ameno cuanto uno más se alejase del punto de partida.

- Todavía no hacen dos semanas desde la última vez... Y digamos que fue una exploración un tanto, mmm, complicada.- Respondo a su pregunta sin poder evitar la mueca que se forma en mi rostro. - Ahora si hablamos de los distritos... meses. De verdad no recuerdo la última vez que pisé el 12, y a menos que haya cambiado mucho en todos estos meses, créeme, no te envidio. Incluso contando la nueva repartición de viviendas... - Le aseguro. Y es que aunque prefería el doce por sobre el cinco, y pese a que amaba poder salir del distrito, no podría tomar la misma decisión que ella y abandonar el catorce. - ¿Segura que no tienes ganas de volver a instalarte por estos lares? - Le consulto aunque estoy segura de su respuesta. Si en cinco años no había cambiado de opinión, dudaba que lo hiciese ahora.

El resumen que me hace por poco y no me suelta una risotada ya que, a fin de cuentas, el sentimiento no es muy distinto por acá. Sin embargo, cada palabra que preocupa no hace más que aumentar mi preocupación y tengo que meditar bastante antes de poder responderle con sinceridad a su pregunta; sobre todo porque no tardo en darme cuenta que estoy demasiado acostumbrada a la vida que llevo aquí, y al ideal de supervivencia con el que fuimos criados... - No creo que lo que hagas, o más bien hagan, sea estúpido. Y entiendo la necesidad a manifestarse, a mostrarse disconformes, y a tratar de demostrar que la situación de Neopanem es una mierda. - Comienzo, aún pensando cada palabra antes de decirla y tratando de ignorar el mal gusto que me dejan en la lengua. - El tema es que aunque no hagan daño a nadie, ellos si pueden dañarlos a ustedes. Y eso, es lo que más me preocupa. - Explico a riesgo de sonar egoísta y conformista, pero sin poder evitar el sentirme de esa forma. - Creo que es un riesgo innecesario, Amb, que se exponen para nada. No sé que ganan con eso mas que una diana en la espalda y preocupar a sus seres queridos. - Espero que no me odie por lo que acabo de decirle, pero no puedo terminar de entender qué es lo que quieren obtener con sus actos, más que alertar al gobierno y aumentar aún más la seguridad.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Que me hable de que hace unas semanas fueron de exploración me hace sentir añoranza y un poco de envidia porque lo echo de menos, por mucho que me pase las semanas yendo de distrito en distrito, cazando, recolectando y robando para tener mercancía que llevar al mercado negro del 12. Incluso diciendo que fue algo complicada, esa mezcla de sentimientos y sensaciones está ahí. — ¿Qué pasó? ¿Hubo algún problema? — pregunto al final, algo preocupada. También iba a preguntar que a dónde fueron, pero no quiero que en vez de un reencuentro, esto parezca un avasallamiento a preguntas y un interrogatorio. Que hable de la repartición de viviendas me trae recuerdos de la conversación de ayer con Ben sobre lo que pasó con Alice, y también sobre esos rumores que Eowyn ha propagado. Ahora tiene sentido que Ava no quiera hablar de cómo le van las cosas, y me siento un poco estúpida por no haber sumado dos más dos nada más verla y preguntarle y ver cómo estaba algo evasiva. Desde luego que la convivencia no tiene que ser nada fácil últimamente en la antigua casa del pelirrojo.

— Echo de menos todo esto, y sobre todo a vosotros porque sois mi familia, pero... — No sé muy bien cómo seguir la conversación sin parecer que me importan poco, cuando no es el caso, sino más bien lo contrario. Si me fui, no fue solo por mí misma, sino también para que la gente, los críos y adolescentes como Delilah, puedan crecer en un mundo normal y sin tener que correr el riesgo de ser esclavizados solo porque su sangre sea diferente. Y también para que no tengamos que seguir escondidos en el 14. — A veces me he formulado esa pregunta a mí misma, pero creo que lo mejor es que siga ahí fuera, al menos durante un tiempo más. — En estos cuatro años que hace que me fui no he conseguido nada, pero no quiero rendirme tan fácilmente.

Escucho su opinión sobre los grupos clandestinos a los que pertenezco en silencio, sin decir nada al respecto y esperando a que acabe de hablar. Entiendo perfectamente su punto de vista, y es totalmente comprensible. Probablemente yo pensaría igual que ella si estuviera en su lugar y la que se hubiera marchado fuera Ava. — Entiendo lo que quieres decir, de verdad — empiezo a decir cuando ella termina de expresar lo que piensa. — Pero siempre vamos a estar en peligro. Si no es Jamie Niniadis intentando encontrar el 14, será en NeoPanem por ser quienes somos. — Ya sea por ser hijos de traidores, humanos, o criaturas mágicas. — Solo que quiero emplear mi vida en algo más. Al menos durante unos pocos años más. Quién sabe, quizá luego acabe viniendo con el rabo entre las piernas después de llevarme un susto, como un animalito — bromeo para quitarle un poco el hierro al asunto. Al final acabo incorporándome del árbol y vuelvo a acercarme a ella. — Seguiré en el grupo, pero te prometo que no pondré mi vida en peligro de manera innecesaria — le digo, y apoyo las manos contra sus hombros mientras la miro, en un intento de reconfortarla. Puede sonar a una promesa vacía porque la Ministra nos odia, pero tampoco es a nosotros a quienes busca, sino a la gente del 14. Además, vamos enmascarados para que no nos descubran con tanta facilidad.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
No puedo evitar hacer una mueca cuando pregunta sobre lo que pasó en la expedición, sin embargo yo misma me lo busqué y pese a que los hechos fueron bastante recientes como para hablar sin sentir incomodidad y hasta algo de aprehensión, no me cuesta soltarme con Amber. - Algo así... básicamente nos enfrentamos a una planta que tenían por manía el querer estrangularte, arañas del tamaño de caballos, y un juego de adivinanzas a contra reloj. - Declaro sabiendo que no me estoy explicando bien, pero sin tampoco querer recordar todos los detalles de la excursión. Un escalofrío que no puedo contener me recorre la espalda y me deja un cosquilleo insoportable en la nuca. De verdad, de verdad no quería volver a tener una excursión de ese tipo. - Tú sabes del terror que lo tengo a esos bichos, ahora multiplicalo por diez y mete a cinco personas dentro de una cueva... Horrible. - Aclaro sin poder evitar hacer una mueca mientras trato de no volver a reproducir esas escenas en mi mente.

- También te echamos de menos a ti... O al menos yo lo hago, ¿sabes lo espeluznante que es estar rodeada de madres? - Le comento con gracia tratando de borrar esa pequeña mirada que creo identificar como melancolía de su rostro. Lo triste, es que recién ahora caigo en que en verdad estoy rodeada de madres o adolescentes, y temo que esas sean las dos únicas definiciones que haya en el distrito. Por unos segundos, soy yo la que se ve tentada a irse de aquí, pero el pensamiento es fugaz y me termina haciendo reír. - Espero que no me consideres una horrible persona si te digo que espero que vuelvas sin una panza de dos metros. Me acabo de dar cuenta que soy la única sin hijos, y por mi parte prefiero que eso siga así de momento.

Me cruzo de brazos de manera inconsciente y comienzo a jugar con las puntas de mi pelo mientras escucho su explicación y trato de entender lo que me dice. - Ambas sabemos que ni volverás con el rabo entre las patas, ni dejarás de exponerte al peligro, pero al menos me siento mejor sabiendo que tratarás de intentarlo. - Le sonrío con sinceridad, agradeciendo que quiera reconfortarme con su pequeño gesto. Sin embargo es difícil y algo de lo que dijo no deja de darme vueltas en la cabeza. - ¿De verdad crees que podrían encontrarnos? - Consulto no por miedo, sino porque pese a que sabemos como están las cosas ahora, cuesta creer que puedan dar con el catorce cuando llevan más de una década sin lograrlo. Hay veces que olvido que vivimos constantemente con una falsa sensación de seguridad que se puede romper de un momento a otro, y por unos pocos minutos puedo entender el pensamiento de Amber de querer salir y sentir que tu vida tiene algún sentido más que estar escondidos del resto del mundo.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Intento imaginarme la situación por la que tuvieron que pasar, pero siendo sincera, no consigo hacerlo. No hace falta que me recuerde el pánico que le tiene a las arañas porque es algo que siempre he sabido, pero incluso hasta a mí me provoca un ligero escalofrío cuando dice que eran enormes. Por un momento pasa por mi cabeza la imagen de una araña gorda, enorme y peluda frente a mí, pero acabado apartándolo de mi cabeza. Claro que echo de menos las incursiones con el grupo de exploradores, pero desde luego que algo como eso no. — Dime que al menos el esfuerzo sirvió de algo. — Muchas veces nos hemos ido con las manos vacías, pero no siempre es así. Además, después del panorama que me ha contado, espero que no fuera todo en vano. — ¿Quiénes fuisteis? — Doy por hecho que además de ella y Ben, también fuera Seth porque es el mago que más conocimientos mágicos tiene por la familia de la que proviene y por muy diferente a ellos que sea.

Una pequeña carcajada se escapa de mis labios con lo que dice, mientras niego con la cabeza. No es hasta que me recompongo un poco y asimilo lo que acaba de decir cuando respondo finalmente: — A no ser que se descubra un método para que dos mujeres tengan hijos, lo veo complicado. — Nunca he ocultado que me relaciono tanto con hombres como con mujeres, pero hace ya un tiempo que prefiero a las mujeres porque sé que no las coacciono accidentalmente para que estén conmigo, cosa que con los hombres sí que podría pasar por ser una semi-veela. — De todas maneras, el tener hijos no es algo compatible con mi actual estilo de vida — añado. Sí que algún día me gustaría tenerlos, y ya miraría entonces qué hacer y con quién estar para ello. — Y espero que tú tampoco me des un sobrino todavía — bromeo. No somos familia biológica, pero para mí es como si fuéramos familia. Igual que Jared es como el sobrino de Ben sin ser su tío por sangre.

Me mantengo en silencio mientras escucho lo que dice, sin saber muy bien qué decir al respecto. No es hasta su último comentario con lo que reacciono para negar otra vez con la cabeza. — No nos encontrarán. — Jamie se ha tirado quince años intentando encontrar el Distrito 14, y nunca lo ha conseguido. ¿Cómo iba a hacerlo ahora? Sé que no debemos confiarnos, pero es la pura realidad. — Hasta ahora no lo ha hecho. Y además, se supone que dejó de buscarnos hace años. — Y digo se supone porque es algo que siempre he puesto en duda por mucho que públicamente dijera que lo hizo. No parece una mujer que se dé por vencida tan fácilmente, especialmente porque su hijo está aquí. O quién sabe, quizá la cría que tuvo después fue una sustituta de Seth y ahora él ni le preocupa. Sinceramente, no sé ni cómo es ni lo que se le pasa por la cabeza.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Me encojo de hombros cuando menciona lo del esfuerzo, más que nada porque no estoy segura de si podemos hablar o no del bendito libro que casi nos cuesta la vida. ¿Tenía curiosidad? Claro, pero los hechos eran muy recientes como para tratar de husmear sin que pareciese obvio, así que prefería que todo el asunto de la cueva y el libro descansaran por unos días antes de ir preguntándole a Seth de qué se trataba todo el secretismo. - Salimos todos con vida, que siempre sirve de algo. Y pudimos recuperar provisiones, así que sí. El esfuerzo y las nuevas cicatrices fueron bienvenidos... o cuando menos aceptados. - Le sonrío mirando disimuladamente donde los cortes y moretones no habían terminado de desaparecer. - Fuimos varios, pero nos separamos a mitad de camino y terminamos siendo Alice, Ben, Seth, Derian y yo quienes nos las vimos negras. Al menos teníamos a los dos médicos con nosotros... aunque Seth fuese quien se llevó la peor parte. - Hago una mueca cuando recuerdo el estado de Seth mientras un escalofrío me recorre desde la base de la nuca hasta la espalda baja.

Su risa es contagiosa, y termino sonriendo mientras observo sus expresiones. - ¿Ya haz descartado por completo a los hombres? Creí que tener el catálogo completo era parte del atractivo de que te gusten las dos cosas. - Respondo pensando que, de seguir así tendría que empezar a considerar el ver como interesarme en las mujeres... - No gracias, paso. Creo que le tengo alergia a la maternidad así que le disparo a cualquier paloma blanca que se acerque. Tendrás que contentarte con Bev, o pedirle a otro si quieres sobrinos.- Le respondo con gracia. No es que me considere muy joven, después de todo Eowyn había sido madre antes de salir de la adolescencia; pero no me entretenía demasiado la idea de traer otra vida a este mundo cuando todavía no terminaba de comprender qué hacer con la mía. - ¿Me imaginas como madre? Qué horror...

Su seguridad, lejos de hacerme sentir de alguna manera en especial, me genera más dudas de alguna forma. No de que vayan a encontrarnos, de verdad no es un miedo a eso; es el que pasaría si lo hicieran. No se si podría vivir toda mi vida en el 14, aislada de todo el resto del mundo, pero era una bonita idea el pensarnos ajenos de las políticas opresoras y la situación que se vivía en Neopanem. - Me gusta eso de que te hayas incluido con ese 'nos'. - Le comento con algo de gracia, sin saber si quiero pensar demasiado en situaciones hipotéticas. - Aunque no creo que ninguno sea capaz de descifrar a esa mujer. Con perdón de Seth, pero su madre está loca.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Amber J. Pearson
Consejo 9 ¾
Anoto mentalmente pasar por casa de Sophia y de Seth luego para hacerles una visita y, sobre todo, para ver cómo está este último. Ayer no me dio tiempo, y seguro que si se ha enterado de que he venido y que primero fui a ver a Ben, se empezará a hacer el dramático y el ofendido para molestarme. Hace bastante que no hablo con él y no nos ponemos al día, aunque cada ciertas semanas intento llamarles por el espejo comunicador. Vivir fuera puede llegar a resultar un poco solitario, por muchos grupos clandestinos que haya. Al final los temas de conversación con esas personas acaban reducidos a política y nada más. — Le dejé ayer a Ben algo de ropa de abrigo para el invierno y comida para que tengáis algo más — comento en referencia a las provisiones. La verdad es que si llego a saber por todo lo que han pasado últimamente, entre el incendio y la expedición, y que estaban tan mal, habría intentado traer más cosas para ayudarles. Es lo menos que puedo hacer.

Su comentario en referencia a que me atraigan los hombres y las mujeres provoca que suelte una carcajada, aunque sí que tiene toda la razón. — No, sigo abierta a todo el menú le respondo con un tono de broma y recalcando la última palabra. — Solo que ahora mismo prefiero centrarme más en las mujeres. — No es algo nuevo, y creo que llevo soltando ese comentario desde que corté la breve relación que tuve con Seth en nuestra época de adolescentes. — Los hombres son más... ya sabes. — ¿Complicados? Sí, vale, pero no sé ni a qué me refiero. Siempre he utilizado la excusa de que no quiero coaccionarles inconscientemente por mi sangre de veela, pero a estas alturas ya sé controlarme perfectamente y hacerlo cuando quiero, sin accidentes. Quizá vaya siendo hora de volver a plantearme el tener relaciones con hombres, quién sabe.

No puedo imaginar a Ava como madre, pero en este caso es simplemente porque sigue siendo joven, por mucho que algunos tuvieran a sus hijos tan pronto. — Creo que si Eowyn puede, cualquiera puede — bromeo. No es una mala madre y se nota por cómo trata a Beverly, pero creo que ninguno imaginó que acabaría siendo la primera de todos en tener hijos. Bueno, en realidad era obvio que pasaría tarde o temprano conociéndola, pero creo que preferíamos no pensarlo.

Que la madre que dio a luz a Seth esté loca no es una novedad, y siempre me he preguntado cómo pudo nacer de esa mujer. A veces pienso que el carácter dramático le ha salido de ella, pero al menos el suyo es agradable y gracioso. — Pues sí, me compadezco de él cuando lo pienso. — Suelo no pensar demasiado que mi mejor amigo es un Niniadis, pero cuando lo recuerdo, siento lástima por él porque debió de ser muy duro en su momento; tener que huir como lo hizo por culpa de su madre. — ¿Quieres que volvamos y tomemos algunos de los dulces que traje ayer? — le pregunto, y hago un gesto con la cabeza en dirección a las viviendas. — Si es que Ben no se los ha comido ya todos.
Amber J. Pearson
Icono :
Just like old times ∞ Ava IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Me dan ganas de abrazarla cuando dice que se ha preocupado por traer más provisiones, no solo por el hecho de que siempre se preocupa por nosotros en general, sino porque luego del incendio si había algo que de verdad estaba faltando era ropa. Ya no sabía a quien le pertenecían las mayorías de las ropas que utilizaba a menos que se las robase directamente a Ben, así que sería lindo tener aunque sea algo propio nuevamente. - Eres un ángel. - Le digo entre sincera y bromista mientras tomo una de sus manos y la aprieto entre las mías de manera teatral.

Me río con ella cuando utiliza la palabra menú, e internamente trato de no imaginar una carta de personas de las cuales poder elegir que comer ese día; después de todo, no recordaba la última vez que en verdad había visto un menú que no hubiese dibujado yo misma de niña en alguno de mis tantos juegos de profesiones. - No, no sé... lo único que puedo pensar que completa esa oración es "atractivos" pero bueno, son mis gustos... - Aclaro aún entre risas, porque de verdad no entendía a qué se estaba refiriendo. ¿Más qué?

- No sé por qué eso que me dices no me hace sentir más segura con respecto a las posibilidades de ser madre. De verdad, preferiría dejarlo para un futuro no tan cercano... - Porque Eowyn no era mala madre, pero tampoco era lo que podría llamarse una madre convencional, y por mucho que la quisiera (aunque ahora no estaba en mi lista de personas favoritas precisamente), no estaba segura de querer adoptar su estilo de maternidad. No importaba lo adorable que pudiese parecer Beverly, de verdad de verdad tenía demasiado de Wyn en ella.

Cuando Amber dice sentir compasión, medito si también siento algo similar, pero no creo poder definirlo de esa forma. Simplemente es algo que está, es cierto y en lo que no trato de pensar. ¿Era muy egoísta de mi parte? Supongo que sí, e inmediatamente lo compruebo cuando tardo menos de dos segundos en distraerme con la idea de dulces. - Si no se los ha comido, seguro los tiene escondidos por ahí... Todavía no me creo que lo hayas ido a ver primero y encima le hayas dado dulces, tenemos que repasar esto de las prioridades. - Concluyo en broma mientras me adelanto hacia las viviendas a pasos cortos.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like old times ∞ Ava VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Contenido patrocinado
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.