The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

{★} But know they'll chase you if you play their little games...
Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
4 participantes
The Mighty Fall
Ambientación
Recuerdo del primer mensaje :

Mientras cae el anochecer, el distrito trece parece especialmente vacío. Hoy se celebra la unión Metzger-Black y quien no ha tenido la suerte de estar en el jardín de la casa del gobierno, presenciando aquello en vivo y en directo, está en su casa viéndolo por la televisión. Todas las familias de todos los distritos están a esa hora en su casa siguiendo algo que es de obligatoria visión, y lo saben. Un grupo de rebeldes aprovecha el desorden general para pasearse por las calles en completo silencio, camuflados con hechizos desilusionadores que les fusionan con el ambiente, acceden a la parte principal de la zona subterránea. La seguridad de dicho lugar es alta, con boda o sin ella, así que en cuanto intentan cruzar la primera puerta se dispara la alarma.

Hay 5 zonas antes de llegar a la sala de control dentro del laberinto que es el complejo subterráneo destinado para prácticas militares que han tomado como epicentro los juegos, y ahora, todas las puertas de acceso están bloqueadas protegiendo algo que es tan valioso para el capitolio como lo es respirar para las personas. Las órdenes dadas por Jamie Niniadis son claras. Entrar a la sala de control; adueñarse de ella; y acabar con los juegos quien comparte una ligera y diminuta pantalla en lo alto de todos los televisores, que le dan prioridad a una boda que transcurre en total sintonía y perfección.


* Nadie que no tenga MP puede postear en este lugar, y por supuesto, la persona a la que se le ha adjudicado el cargo de "líder de misión" será quien de las ordenes y por ende, el primero en postear. Así que no quiero ver a nadie que no sea Riorden, Holly, Whitney, Xavier y Paul, en este tema.

* Es muy importante que no alarguéis los post. Sois 5 personas posteando en este tema y vais a tener que leeros entre vosotros, así que os recomiendo que pongáis lo justo y necesario sin sentiros culpables por ello. No se trata de cantidad sino de agilidad.

* Debéis pasar por una serie de plantas antes de llegar a la sala de control. Las hemos estipulado de ésta manera.
>>> Planta Cero: Entrada. (5 Guardias).
>>> Planta Sub-1: Investigación Científica (7 guardias).
>>> Planta Sub-2: Experimentación Genética(10 guardias)
>>> Planta Sub-3: Campamento de Ingeniería Militar(15 guardias)
>>> Planta Sub-4: Sala de Vigilancia Principal (20 guardias)

Vuestro destino es la planta Sub-4 y para llegar a ella debéis pasar por todas las demás. Para pasar de una planta a otra, todos los guardias deben estar muertos, y para que mueran, vosotros debéis lanzar 5 dados de ataque y acertar un mínimo de 3. El guardia morirá tanto si acertáis 2 como si acertáis 1, sin embargo, por debajo de 3 vosotros perderéis un punto de vida al intentar matarlo. On-Rol, esta medida os sirve para determinar la dificultad con la que asesináis a los PNJ.

En caso de que falles todos los dados, el guardia no morirá, tu deberás lanzar dados de nuevo y se te restará un punto por el turno.

Nadie puede matar a dos guardias en el mismo turno. Y no debéis utilizar los pluses de ataque si los tenéis. Todo el mundo lanza 5 dados. En caso de que tus aciertos sean 5, se te permite asesinar a dos guardias a la vez en tu próximo turno, uno por el turno habitual y otro por el acierto de 5 puntos.

* Por último, al final de cada quote de cada post, fijándoos en los post del resto de personas, id contando los guardias. En cuanto el contador llegue a cero, podéis moveros a la siguiente zona.

* Se os subirá la vida al 100% la tengáis como la tengáis. Dudas, por Mp.
The Mighty Fall
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 T6jVXNu
The Mighty Fall
Ambientación
El miembro 'Holly Hudson' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Desactivar' :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 WafHDdf
The Mighty Fall
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 T6jVXNu
Invitado
Invitado
Trago saliva, aunque me irrita la garganta, porque está seca. Miro el nuevo error de Holly, y luego a la pantalla donde se ve claramente lo que pasa en la arena ahora mismo. Entonces, bajo la mirada hasta mis manos, llenas de sangre seca que ya no sé si es mía o de algún guardia que asesiné. Y pensar que a mí nunca me gustó matar gente, privarlos de poder existir a gusto. Pero la mayoría de ellos me pudieron haber matado. Eran ellos o yo, como siempre. Todo en este maldito mundo es así; o vives tú, o viven ellos.

No titubeo cuando tomo el teclado de las manos de Holly, mirándola como para disculparme. No es momento para ser descortés. Me relamo los labios, y mirando las opciones que me da el aparato que Holly utilizó para reducir las contraseñas. Vamos, vamos. Entrecierro los ojos, tecleando las opciones que me parecen menos obvias. Hay que pensar realmente como ellos piensan, no como creemos que piensan—. Vamos, vamos —murmuro, inconscientemente, al tiempo que presiono la tecla intro.
Anonymous
The Mighty Fall
Ambientación
El miembro 'Paul L. Greyback' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Desactivar' :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 T0eRWL9
The Mighty Fall
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 T6jVXNu
Jessica D. Voznesenskaya
Miembro de Investigación
Poco tiempo después de la muerte de mi hermana, pierdo el conocimiento. Hay un momento en el que todo es negro, y lo primero que pienso es que he muerto, y extrañamente, me alegro de ello. Me dejo caer a donde quiera que vaya a hacerlo una vez muerta, me rindo, porque sin mi hermana, esto no tiene sentido. Ella no tenía que morir, tendría que hacerlo yo, y ahora lo hemos hecho las dos. Me pregunto quiénes eran todas esas personas que han entrado en la arena, y por qué han empezado a salir mutos de todas partes, como si quisieran acabar con todos nosotros. Por una vez, los juegos no van a tener ganador, otra cosa de la que me alegro. Pero de repente, mis ojos deciden abrirse, y mi conciencia vuelve a su sitio, haciendo que sea consciente del dolor de mi costado, de mis puños, y de mi pierna. No es un dolor muy agudo, pero suficiente como para devolverme a la realidad. Veo más gente de la que había en la arena, mucho ajetreo, gente dando órdenes y otras acatándolas, andando de un lado a otro, sin reparar en mí. Me incorporo, sintiendo otra punzada en el costado. Llevo las manos allí, y palpo hasta que encuentro la ropa manchada de sangre. No es demasiada, por lo que no es una herida muy profunda. Hay tanta gente a la que puedo preguntar qué está pasando, que al hablar no me dirijo a nadie en general, simplemente pregunto el alto esperando a que alguien me haga caso. — ¿No estoy muerta? — Parece una respuesta obvia, pero dudo cuando nadie me mira, y nadie me contesta. O están demasiado ocupados como para hacerme caso, o sí que estoy muerta y nadie puede verme.

Intento reconocer caras, mirando a mi alrededor. Hay tres personas que he visto antes; dos chicos y una chica. Uno de los chicos estaba con mi hermana, ayudándola, antes de morir, claro; y otro era el que daba las órdenes, o eso creo recordar. Decido levantarme, con cuidado, porque ahora mismo la cabeza me da vueltas y temo perder el equilibrio. Poco a poco, voy poniéndome de pie, y me acerco más a la gente. — ¿Qué acaba de pasar? ¿Quiénes sois vosotros? — Alzo la voz más de lo que debería, pero nadie me responde, solo me miran raro, como si todos supieran algo que para mí es desconocido. Que me miren me confirma que estoy viva, pero como si no, porque nadie parece oírme, o no quieren hacerlo. Ni siquiera sé dónde estoy, pero no parece un hospital, que es donde tengo entendido que deberían llevarme al acabar los juegos. Ni siquiera parece el Capitolio. — Que alguien me diga ahora mismo qué ha pasado, y por qué estoy aquí, y quiénes sois todos — Me acerco a uno de los chicos que me sonaban, el que creo que daba las órdenes, y que supongo que me puede responder, y prácticamente exijo que lo haga con mi tono de voz. Me llevo la mano al cuello, como acto reflejo, y descubro allí mi colgante, que como una maza, me recuerda la muerte de mi hermana. Intento que no se me note que lo acabo de recordar, aprieto la mandíbula y los puños, donde aún quedan restos de sangre, tanto de Kayla como mía. Me cruzaría de brazos si pudiera, pero me limito a quedarme delante del chico, con la intención de no moverme de allí hasta que tuviera respuestas.
Jessica D. Voznesenskaya
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 IqWaPzg
Riorden M. Weynart
Estoy atacando a las rastrevíspulas cuando de golpe éstas desaparecen sin dejar rastro, como si nunca hubieran estado ahí; sin embargo, la chica a la que intentaba salvar yace muerta en el suelo. Doy una patada a la nieve, enfadado. Ya es la segunda chica que he visto morir frente a mí hoy... y se supone que teníamos que sacar a la mayor cantidad de tributos vivos. Antes de poder hacer algo más, escucho una voz que consigue hasta tranquilizarme por lo que dice, más que nada porque eso sólo puede significar una cosa. Hemos conseguido acabar lo que habíamos empezado. Después, la nieve desaparece de mi alrededor y con ella poco a poco ese frío que me cala los huesos.

Lo siguiente que veo es esa planta del Distrito 13 en la que casi morimos hoy mismo. Busco con la mirada a mis compañeros, intentando averiguar así si han habido muchas bajas o no; sin embargo, de lo que sí que me percato es que estoy rodeado de rebeldes y que no consigo ver ningún tributo. Es entonces cuando me doy cuenta de que no, de que sí que hay una que se pone a mi lado, prácticamente exigiéndome una explicación. Frunzo el ceño en cuanto me fijo más en quién es, y durante una fracción de segundo se me pone la piel de gallina al reconocer a la chica que he visto morir ante mis propios ojos en la Arena. Pero no es ella, y lo sé porque tiene el pelo más oscuro que la otra. No sé si eso me alivia o me deja aún peor, porque no hace falta ser muy listo para saber que eran hermanas. No aseguraría que fueran gemelas porque unos hermanos no tienen que parecerse para serlo, sólo hacía falta vernos a Alec y a mí juntos; no obstante, sé que sí lo son porque había escuchado de bocas de otros que habían dos gemelas en esta edición. — ¿Enserio? — pregunto girándome hacia mis compañeros. — ¿Sólo un tributo con vida? — añado aún con el ceño fruncido. Sé que nadie aquí tiene la culpa, pero teníamos que sacarlos con vida. Además, no dejo de sentirme culpable por no haber podido salvar a aquellas dos chicas. Y aquí estamos, con sólo una con vida por culpa de una serie de mala suerte que hemos tenido en uno de nuestros días más importanes.

Cojo a la chica de la muñeca para apartarla de ser el foco de todos los rebeldes que la rodeamos, y cuando nos hemos alejado unos pocos metros, le hablo: — Siento la muerte de tu hermana. — Agacho la vista mirando a mis pies. — Intenté salvarla — añado todavía sin alzar la mirada. Sé lo que es perder a un hermano en ese antro, y también sé que nunca dejas de sentir el vacío de su muerte. Puede que no conozca de nada a la chica porque ni siquiera sé su nombre, pero también es probable que ahora mismo yo sepa mejor cómo se siente hasta mejor que sus amigos más cercanos y familiares. Al igual que ella, yo también he estado en la Arena y he salido con vida de allí, así que ya no es sólo el saber cómo está uno al perder a un hermano allí. Es por eso por lo que mis siguientes palabras son la explicación que exigía, porque es lo menos que puedo hacer por ella: — Estás con los rebeldes. Te hemos sacado de la Arena.

Con Jess.
Riorden M. Weynart
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 IqWaPzg
Invitado
Invitado
A parte de la velocidad del reno, parece tener otra ventaja, su oído, porque en cuanto disparo la flecha hacia él la esquiva saltando a un lado. Lo sigo por el bosque e intento pararlo más de una vez pero o bien salta a tiempo, o bien las flechas solo le rozan, o utiliza los árboles para cubrirse. Luchar con esta criatura sería mucho más fácil en un descampado, pero ahora no tengo tiempo de ponerme quisquilloso. Embiste contra Denisse y grito su nombre cuando la veo en el suelo herida y temblando de frío seguramente por su lucha contra las rastrevíspulas. Corro hacia ella pero no es suficiente, no llego a tiempo, lo sé. Veo al Reno caer sobre ella, aplastarle los huesos, oigo sus gritos de dolor. Todos inexistentes porque el Reno se desmaterializa antes de tocarla cuando ya estaba en el aire dispuesto a acabar con ella.

No entiendo lo que pasa, solo que mis pies siguen andando hasta que la alcanzan y me pongo junto a ella. - Denisse. ¿Denisse? - La llamo en varias ocasiones pero apenas puede responder, está muy mal herida pero por sobre todo, está fría. Me quito mi chaqueta sin importarme el frío que hacer y se la pongo encima. Meto sus manos entre las mangas y se la ato por la espalda mientras la levanto del suelo. Cuando la tengo en mis brazos y voy en busca de los demás, nosotros también nos desvanecemos. Tardo un poco en darme cuenta de que estoy en la habitación del trece que dejé hace un par de de horas, lo que parecen días, y que todas las personas de alrededor me miran. Los cuerpos de los muertos también están aquí y los de las personas heridas. Algunos ya están siendo trasladados a una sala que han adecuado para tratarlos mientras pueden ser llevados al hospital. Y eso me pregunto yo, ¿Podremos llevarlos? Dejo a denisse en el sofá envuelta con mi jersey, y busco algo más con lo que cubrirla. - ¿Alguien sabe algo? - Nuestras órdenes acababan aquí.
Anonymous
Jessica D. Voznesenskaya
Miembro de Investigación
Por fin alguien parece hacerme caso, verme y escucharme, y ya que lo he encontrado, decido que no me moveré de su lado hasta tener las explicaciones que necesito. Pero las siguientes palabras que pronuncia no son explicaciones, y alzo una ceja al escucharlas. — ¿Dónde están todos los demás? — He escuchado lo que ha dicho, así que ya sé la respuesta. Si he oído bien, soy la única que ha quedado viva de los que entramos en un principio en la Arena. Lo cual me hace recordar, a parte de lo de mi hermana, a Newton, a la chica que intenté salvar después de todo, la aliada de Kayla... Y ahora todos están muertos, todos menos yo. Debería sentirme afortunada, aliviada, feliz; pero ahora solo siento un enorme vacío dentro de mí, que a cada palabra que oye se hace más grande, porque todo son decepciones, la primera de ellas que estoy viva, cuando no debería estarlo. Le prometí a Kayla que íbamos a estar juntas, y ahora nos separa un enorme abismo, que sé como salvar, pero que no tengo que valor de hacerlo. No me resisto cuando me coge de la muñeca y me lleva a parte, de hecho casi se lo agradezco porque me pone nerviosa que haya tanta gente a mi alrededor.

Cuando menciona a mi hermana me pregunto cómo sabe que lo éramos, hasta que recuerdo que somos gemelas, y me limito a asentir. — Yo también lo siento — Nunca sé qué decir en estos momentos, pero por una vez, me da igual. — Gracias — Digo simplemente cuando dice que intentó salvarla. Estoy mucho más agradecida de lo que muestran mis palabras y mi tono de voz, pero ahora mismo no me sale reproducirlo, y no me interesa intentarlo. Sigo esperando las explicaciones, y cuando me las da, sigo sin entender del todo. ¿Qué sentido tiene el haberme sacado de allí cuando ahora todos los capitolianos van a venir a por nosotros. — ¿Qué pensáis hacer cuando vengan los agentes de la paz? — Cuando ellos vengan, si consiguen matar a la primera cuadrilla, vendrán más y más, nunca podrán vencerlos, porque ahora mismo quieren a su ganadora. — Nos van a matar a todos, con suerte — Le digo sacudiendo la cabeza en señal de desaprobación. Por mí, no me importa, me harían un favor, pero aquí hay gente joven, gente que no tiene nada que ver con el odio que le tangan al capitolio los que manden aquí.

Con Rior
Jessica D. Voznesenskaya
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 IqWaPzg
Invitado
Invitado
Tenía la respuesta en la punta de los dedos, estaba a pequeño palmo de reparar como de solucionar cada uno de mis errores. Los tributos habían muerto y, sinceramente, no creía que hubiera mejor final para ellos que desactivando la arena que les había obligado a lucha hasta el ultimo de sus segundos en ella... Era necesario hacerlo totalmente. No obstante, no sabía que hacer o como actuar. Las palabras de Xavier que se encontraban al otro lado del comunicador eran claras, esta vez no eran tan crueles  y frías como las que me había escupido en la nuca cuando le daba la espalda. No,  tan solo eran directas y estrictas como la situación lo requería. Podía tener razón o podía no tenerla, pero lo que decía no carecía de lógica.

No obstante, la duda continuo allí. Tan solo habíamos sumado otra incógnita a la maldita operación y no estaba de humor para resolver más que el embrollo que tenía entre manos. Aterrada, pero sobre todo desesperada, no sabía como avanzar y me encontraba en tal de exasperación que poco me importo que el rebelde tomara de mis delgadas manos el teclado. La sorpresa fue grande cuando resolvió lo que yo no supe ver, esta me abofeteo, toco y hundió mi orgullo- Felicidades - Susurre falsamente feliz, él lo había conseguido y yo no. Aquella noche eso era lo único que había quedado claro.

[...]

La espera se hacía eterna, pero nuestros no tardarían mucho más en llegar . Durante ese tiempo había estado imaginándome las caras de los que llegarían y no se podía decir que me hiciera especial ilusión. Tan solo ansiaba marcharme de allí. Irme, alejarme de ese maldito día que nadie dejaría olvidar. Supe que estuve en lo cierto cuando hicieron acto de presencia y empezaron los primeros comentarios al respecto. Me mordí la lengua para no dejar escapar un furioso "haberlo hecho tu" y me puse en píe - Tengo ganas de irme a casa - Murmure mientras  cojeaba en dirección a la puerta y, me mostraba algo esquiva con todo el mundo, pero sobre todo con quien compartí un intento momento a la hora de invadir el distrito.

Ese día tenía que terminar...
Anonymous
Riorden M. Weynart
La verdad es que ahora mismo sólo tengo ganas de tumbarme y dormir durante horas porque ahora es cuando empiezo a notar el esfuerzo de todas estas horas que he pasado peleando. Por desgracia, aún queda bastante para poder irnos, más que nada porque no hay más órdenes de qué debemos hacer. Escucho a Xavier preguntar si alguien sabe algo, pero no respondo porque prefiero atender primero a la chica, a la única sobreviviente de los tributos. Yo conozco a la mayoría de todos los que están aquí, y ella a nadie, sino que le acabo de soltar una bomba al decirle quiénes somos y lo que hemos hecho. Puede que incluso no supiera hasta ahora si realmente los rebeldes existían o no; nunca he estado muy seguro de hasta qué punto conocen los habitantes de NeoPanem nuestra existencia. Sin embargo, supongo que desde lo del Distrito 11 algo más sabían, sino, ¿qué han pensado hasta ahora de que ya no hayan tributos de ese Distrito?

Hago un gesto con la mano cuando pregunta que qué pensamos hacer cuando vengan los Agentes de la Paz. — No te preocupes por eso — respondo. Casi todos los Agentes están en el Capitolio por la boda y, además, hay otro grupo de los nuestros allí. — Lo tenemos todo arreglado — añado mientras echo un vistazo rápido por la sala, en busca de alguna señal de si alguien ha empezado a tomar las riendas de qué hay que hacer ahora. Vuelvo a mirar a la chica cuando veo que no, que todos seguimos igual de perdidos. — Yo... también perdí a un hermano en la Arena — susurro no muy seguro de si debería habérselo dicho. Es un tema que casi no he hablado nunca con nadie, pero si lo he dicho es por ella, para que se sienta más... ¿cómoda? No sé, supongo que en parte para que vea que la entiendo, y también para aliviar la culpabilidad por no haber salvado a su gemela. Además, puede que algo supiera de Alec porque quedó el primero en el ranking y tan sólo hace un año de sus Juegos, por no hablar de nuestro gran parecido fisico. — Si tienes alguna duda de algo, puedo intentar resolverla — digo al cabo de unos segundos para cambiar de tema, omitiendo la parte de que no responderé si es algo confidencial. Pero es lo que mejor se me ha dado siempre, hablar de los rebeldes. Ya he comprobado demasiadas veces que tratar con otras personas no es lo mío.

Con Jess.
Riorden M. Weynart
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 IqWaPzg
Denisse Adragón
Miembro del Escuadrón Licántropo
Cuando pienso que hemos acabado con el enjambre y no queda nada peor, me doy cuenta del frío que me recorre de pies a cabeza y se extiende poco a poco por mi cuerpo. Lejos de ser culpa por toda la nieve que cubre esta arena, las rastrevíspulas lograron su cometido antes de morir, y se encargaron de enfriar y entumecer varias partes de mi cuerpo como mi brazo derecho, mi pierna, uno de mis tobillos... y no estoy segura de que otra parte porque parece que la fría sensación busca expandirse hasta llegar al rincón más perdido. Mis piernas fallan en el último segundo, y doy un traspié después del cual no consigo recuperar el equilibrio para levantarme a tiempo. Aún queda ese odioso reno y estoy segura de que no podré aguantar ninguna embestida más por su parte a menos de que quiera que mis huesitos acaben molidos. Cierro los ojos en cuanto lo veo acercarse, sin fuerzas para hacer mucho más que para levantar mis brazos y colocarlos frente a mi cabeza para bloquear un poco el golpe y no recibir todo el impacto en mi cara. Sin embargo, el golpe nunca llega. Abro los ojos con sorpresa buscando dónde podría haberse metido el animal, pero no me encuentro más que con un Xavier preocupado por abrigarme. Murmuro de forma atropellada su nombre antes de que me cargue para dar con los demás. Estoy por soltarle un "estoy bien", que no podría ser más que una mentira, pero en ese preciso segundo, desaparecemos.

Me cuesta creer que hayamos dejado de estar en la arena, hasta que mis ojos se encuentran con mi prima, Paul, Riorden y Holly, además de la única tributo que logramos sacar de la arena. Maldición. Se suponía que sacaríamos a todos los que quedaban, no sólo a una. Xavier me deja sobre el sillón y le agradezco con un movimiento de cabeza y una sola palabra que se forma en mi garganta hablando menos torpe que antes. Por un momento creo que estoy recuperando el calor de mi cuerpo, pero luego resiento todos los golpes que recibí por parte del reno y el primer oso que maté y me doy cuenta que no es muy diferente de estar helada. Me acomodo un poco en el sillón, mirando en dirección al grupo, o lo que queda de él. Veo a Sophie inconsciente al lado de mí, y a la chica que trató de ayudarme, muerta. No puedo evitar sentir un deje de amargura dentro de mi pecho. Trato de sentarme, pero sólo consigo quedar medio-acostada, medio-sentada, y estiro la mano hacia Sophie. - Soph, Soph, despierta. - Ella se mueve un poco, pero sigue con los ojos cerrados y sin recuperar la conciencia. Luego miro a la chica pelirroja que yace muerta, aquella que me había ayudado. - Lo siento. - Por todo. Debí salvarla y luego salvarme a mí, debí quedarme a ayudarla, debí preocuparme más. Ahora está muerta y sólo logramos sacar a una persona. Miro a los demás escuchando su conversación pero luego regresando mi vista a la chica. Supongo que aquí acaba nuestra labor, ahora hay que esperar a recibir nuevas instrucciones. Mientras tanto debemos recuperarnos.
Denisse Adragón
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 IqWaPzg
Invitado
Invitado
El reno me observa y tras varios segundos se decide atacarme, pero para mi suerte desaparece de la misma forma en que aparece, me aferro a la varita y respiro hondo, ha temrinado, todo ha terminado y sigo vivo ¡Vivo!. Podré ver a Tanya, a mis hermanos, a mis padres, un enorme peso sobre mi pecho se retira y me deja respirar aliviado, necesito llegar a casa pronto, lo único que quiero es tener a Tanya entre mis brazos y decirle lo mucho que la necesito y que no sería capaz de dejarla sola, nunca, nunca. Miro a mi alrededor, tributos muertos y rebeldes heridos, la voz que nos pide tomemos a todos los heridos me hace reaccionar, a unos pasos de mi hay una chica joven, una que había estado peleando desde el principio, me acerco hasta ella está inconsciente, la tomo entre mis brazos y la cargo, sintiendo rápidamente el ardor en mi brazo, justo donde el oso me alcanzó a abrir la piel. Me acerco al resto de rebeldes y rápidamente aparecemos en el distrito 13, dejando atrás una arena, espero la última de su especie.

Todos están frente a nosotros, avanzo con la chica en brazos y la coloco con cuidado en un sillón, me retiro la chaqueta ya que está demasiado mojada y no me ayuda con la movilidad, la dejo sobre el suelo y miro a la chica, examino sus heridas con cuidado y saco la varita tratando de ayudar pero no es suficiente, necesitamos un hospital y debería ser lo más pronto posible, me siento en el suelo, a un costado del sillón y respiro hondo, cierro los ojos y me recargo en el borde del mismo, escucho voces y trato de ignoararlas pero la voz de Denisse me hace levantar la vista -Hicimos lo que estuvo en nuestras manos Denisse, si no hubiéramos estado ahí nadie saldría con vida, no te culpes por ello- le dedico una sonrisa demasiado dolorosa -Tu prima estará bien, pero necesitamos un hospital ¿Crees que podamos conseguirlo pronto?- me pongo de pie de nuevo y avanzo hasta Riorden quien parece está charlando con la gemela de la tributo que intenté salvar -Yo no puedo hacer mucho por los heridos, necesitamos un hospital- respiro hondo mirando al chico delante de mi, aprieto los labios, incluso yo necesito un hospital.

La rebelde que cargo y saco de la arena es Sophie
Anonymous
The Mighty Fall
Ambientación
Se da esta trama por terminada asi que sois libres de abrir donde queráis.

Como recomendación se os sugiere leer la última parte del último post de éste tema http://www.themagicgames.net/t3541p50-union-matrimonial-de-dexter-stephanie dirigido a todas las personas del país.
The Mighty Fall
Icono :
{★} But know they'll chase you if you play their little games... - Página 6 T6jVXNu
Contenido patrocinado
{★} But know they'll chase you if you play their little games...
Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
4 participantes
No puedes responder a temas en este foro.