ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • Quién es quién  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • The Mighty Fall
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    OTOÑO de 247421 de Septiembre — 20 de Diciembre


    ÚLTIMOS
    TEMAS
    Muggles & Squibs
    5000 G
    Extranjeros
    4000 G
    Miembros de Defensa
    5000 G
    Estudiantes
    4000 G
    Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados.

    Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos.

    ¿Qué ficha moverás?
    VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
    13.11Estudiantes, ¡los estamos buscando! Pasen a revisar nuestra nueva búsqueda Aquí.
    07.11¿Quieren crearse un nuevo personaje? Aquí pueden encontrar las búsquedas de nuestros usuarios.
    03.11¡Concluyó la mini-trama! No olviden reclamar sus recompensas aquí.
    07.10¡Felices 11 años en línea! Gracias por todos estos años compartidos.
    01.10No olviden pasar por la cronología para enterarse de lo sucedido en el último año. También pasen por la actualización de la normativa.
    NOTICIAS
    IMPORTANTES

    2 participantes
    Finnegan R. Burke
    Civil
    FinneganAminoff Burke
    Nombre CompletoFinnegan Richard Burke
    Fecha2 de octubre, 2436
    UbicaciónDistrito 11.
    RangoCivil
    RazaMuggle
    Face ClaimLucas Bravo
    10Fuerza
    07Destreza
    50Vitalidad
    08Defensa
    05Agilidad

    Historia


    F.


    There was nothing in sight but memories left abandoned.



    Aprendió demasiado rápido que el miedo se sentía como un latido en la garganta.

    Pero no tan rápido. No al principio, cuando una familia decidió que era momento de que alguien lo quisiera, de que saliera del orfanato, tuviera un nombre propio y un sitio donde poder estar solo. Nunca le gustó demasiado estar acompañado, entre multitudes; el orfanato nunca fue lugar para él.

    Recuerda a su madre sobre todo. La manera en la que fue paciente, en la que no le importaba que no fuera demasiado rápido aprendiendo; en la que le dejaba su espacio y se hacía a un lado, esperando a que fuera él quien acudiera a ella en caso de necesitarlo.

    Finn no acudía demasiado, pero pronto se descubrió dándose cuenta de que aquello no era una cuestión de necesidades, sino de saber que siempre habría alguien ahí. Quizás fuera la edad lo que le hizo pensar que sus padres serían eternos; ¿Siempre había una edad para eso, no? En la que uno llega a un nivel de estabilidad en el que dice: ya está, me quedo aquí.

    Le hubiera gustado eso: quedarse ahí. En esa edad, en esa casa, en ese porche del jardín trasero. Pero el tiempo no espera y el reloj empieza girar —siempre estuvo destinado a hacerlo, en realidad—, y su ritmo se vuelve tan frenético que hasta parece que estuviera destinado a explotar. Y entonces tres cosas suceden en un lapso de pocos minutos:

    1. Los gritos de su hermano, a saber por qué razón.
    2. Su madre saliendo de la habitación con paso firme pero expresión ensombrecida. En sus manos yacía el hámster al que, meses antes, había apodado de una manera que ya no recuerda.
    3. Su padre pasando por delante de su habitación, parándose en seco y asegurándole que todo estaba bien antes de cerrarle la puerta con un golpe seco. Después de eso solo escuchó voces en el salón, casi susurros que no se esforzó en entender.


    Tardó unos años más en sentirlos —los latidos en la garganta, rítmicos, pausados, permanentes—, pero no hubo vuelta atrás cuando lo hizo. No era solamente por lo que escuchaba en televisión; si acaso, eso solo sirvió para acentuar todo lo que había visto en casa. La magia destruía, consumía. Devoró a su hermano.

    Nunca se le dio bien describir sentimientos ni emociones. Siempre resultó apático por eso mismo, quizás incluso frío e impasible, pero Finn encontró su propia forma de entenderse, de entenderlos. Hasta ese entonces, siempre había visto su vida en una gama de grises y colores poco saturados, pero esa noche el color rojo se extendió por su cabeza como si se tratara de una alarma.

    Ni siquiera tuvo tiempo de prepararse, de pararse a pensar. Hubo una explosión —no, no la hubo, su hermano la provocó—, y después de eso no hubo nada. O lo hubo todo. No vio los cuerpos de sus padres, más preocupado en escapar de ahí que en asimilarlo, pero fue capaz de imaginárselo. En su mente, en su interior, ha vuelto a la escena mil y una veces, reconstruyéndola de cientos de maneras diferentes.

    Y en todas escenas aparece una versión más joven de él, de pie, en medio de todo, mirando a los cuerpos de sus padres y sabiéndolo: Magnar hizo esto.

    Nunca se le dio bien mentir, nunca fue un mentiroso ni lo suficientemente encantador. No tuvo una mente brillante, tampoco la frialdad de sentarse, recuperar la respiración y  armar un plan. Quizás por eso no duró demasiado en la calle, quizás por eso los aurores lo apresaron antes de que siquiera pudiera pensar en hacer algo.

    De la calle del mercado. Del mercado a una casa, luego a otra, a otra, y a otra más. Nunca duraba lo suficiente, siempre se negaba a hacer lo que le encargaban. Y es que quizás nunca fue el más listo, el más mentiroso o encantador, pero tenía la resiliencia suficiente como para aguantar cualquier cosa. Al fin y al cabo, estaba seguro de haberlo visto ya todo.

    Fue en la cuarta casa cuando por fin logró escapar. Se marchó al norte sin nada, y en esa ocasión sí que no se dejó capturar. Aprendió allí, en esas calles y, con el tiempo, encontró su lugar.

    Los colores de sus emociones volvieron a ser una paleta de grises, pero Finn sabe que hay algo diferente en ellos. Un fogonazo más oscuro, una chispa rojiza un par de tonalidades más claras que la que vio en esa ocasión. Al principio no lograba identificar la razón, pero años y años son suficientes para ser capaz de identificar el color de las ansias de venganza.



    Otros Datos

    01
    Tomó el apellido de su madre para desligarse completamente de las connotaciones que, a día de hoy, posee el paterno. No lo usa para nada, ni siquiera lo nombra.

    02
    Nadie sabe realmente cuál es su verdadera identidad y tiene la intención de que siga siendo así hasta que llegue el momento.

    03
    Empezó viviendo en las minas, pero pronto encontró que no era lugar para él y terminó ocupando una cabaña abandonada en las afueras del once.

    04
    Sus problemas de atención hicieron que le costara más que a los demás aprender cosas básicas como leer o escribir y que, por lo tanto, siempre estuviera por detrás en ese ámbito.

    05
    Desde que era pequeño, relaciona sus emociones y pensamientos a distintos colores. A día de hoy no recuerda si es algo que inventó como un juego o si siempre estuvo dentro de él.
    I will not take from you and you will not owe




    Finnegan R. Burke
    Icono :
    Burke, Finnegan Richard W2jWQ8Q
    https://www.themightyfall.net/t8257-burke-finnegan-richard
    The Mighty Fall
    Ambientación
    ✓ Aceptado
    Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por petición de rol. Recuerda que obtendrás color sólo al hacer los registros.

    Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
    The Mighty Fall
    Icono :
    Burke, Finnegan Richard NmYcQr3
    2 participantes
    No puedes responder a temas en este foro.