The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

The world we know turns in the wind · Ava B.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  Empty The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Sáb Jun 27, 2020 9:14 pm

Finales de mayo

Hay mañanas en las que todavía me despierto con la respiración agitada, en las que debo colocar mi cabeza entre las rodillas al sentarme en el borde de la cama y contar mis respiración para calmar la ansiedad de estar donde me encuentro, dudando de si es una buena idea caminar sobre pasos ya dados, si esta vez sabré tomar decisiones que me salven de la caída tan abrupta que sigue casi siempre a ascender tan a prisa y encontrarse en lugares impensados. Una vez creí que sabría cómo salir indemne de un juego de poderes, desde entonces no haga más que ser cauta con las oportunidades de poder que se me dan, y por eso dejo pasar un tiempo desde mi nombramiento hasta poder llamar a la rehén de la alcaldía de la que sé que llevan entreteniéndose por meses. Pido que la conduzcan a una de las salas de la base de seguridad, que la dejen allí y se retiren todos, así puedo contar con una pseudo-confidencialidad en nuestra plática.

Las indicaciones cuando caminas por el infierno es no prestar oídos a los lamentos de los que están siendo torturados, son los mismos espíritus que te capturarán y te arrastrarán a sus miserias, la única forma de cruzar ese sitio maldito es avanzar con la vista puesta al frente y sin escuchar. Por eso anulé mi capacidad de escuchar las penas de otras personas, ni siquiera hago el trabajo de pensar sí se lo merecen o no, cuando son personas que nada tienen que ver conmigo. No me regodeo sobre la miseria ajena como puede creerse de mí a la ligera, así como hay unas pocas personas a las que prendería fuego a sus huesos, la mayoría me resulta indiferente. Pero hay a quienes puedo echar un vistazo de reojo, ahora que parece que su martirio satisfizo a los rencores profundos, en solidaridad a ese sentimiento espero a finales de mayo para encontrarme con Ballard.

La miro, miro todo en ella, el daño visible a su cuerpo en los rasgos y la postura, qué tanto llena su ropa, cuál es el tono de su mirada más que su voz, miro cada detalle que me diga que tanto la ha matado esta guerra personal en la que pelea sola, aunque tenga a Franco, solo ella sabe lo que cada cosa sufrida le significó. —Hace unas noches tuve un sueño en el que me acompañaban dos muchachas, muy jóvenes, una de ellas cuidaba de la otra y se preocupaba tanto, que tuve que preguntarle a qué se debía. Me dijo que su amiga había perdido un bebé, que le preocupaba lo afectada que había quedado, que no parecía poder abandonar el dolor que sentía— comienzo a hablar al caminar hacia una de las sillas para poder sentarme. —Y yo le dije «lo bueno de la juventud, es que ningún dolor duele demasiado tiempo, porque cuando somos jóvenes la vida pasa a prisa»…—. Recuesto mi espalda contra el respaldo de la silla y cruzo mis piernas para mayor comodidad. —Me desperté diciendo… que consejo de mierda— digo con el mismo tono asqueado con el que lo pensé en ese momento. —¿Cuántos años tienes?— pregunto, en su expediente dice veintisiete, pero mirándola de cierta forma parece mucho más joven, mirándola de otra, mucho mayor.
Rebecca Hasselbach
Rebecca Hasselbach
Ministro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Ava E. Ballard el Dom Jun 28, 2020 11:38 pm

Me gustaría hacerme la valiente y decir que no estoy inquieta hasta el punto en que siento mis latidos en mis oídos, pero no puedo. Ya dentro del ministerio me había causado una mala sensación el grupito que había entrado a interrumpir las pruebas, no era algo normal pero los científicos no se habían demorado ni dos segundos en desconectar los sensores e indicarme que me vista para acompañar a los aurores. Claro que si eso no fuese desde ya lo suficientemente raro como para inquietarme, en el momento en que nos aparecemos en un cuarto no tengo ni que mirar alrededor para saber donde me encuentro. Es algo en el aire, como un olor casi ferroso que inunda mis fosas nasales y me deja más alerta de lo que debería. Incluso el ambiente es frío, pero no es la misma sensación helada que en algún momento había llegado a quemar.

Hay sillas en la habitación en la que me dejan, pero es la obstinación misma la que me impide sentarme. ¿Acaso debo esperar y portarme como una niña buena? No lo hago, y sea quien sea que entre por la puerta, no va a encontrarme sumisa a la espera de nada. Por alguna extraña razón, no me sorprende que sea Hasselbach la que entra por la puerta y creo que comenzaré a armarme una libreta con espacios especiales para que cada ministro o figura de autoridad que quiera verme lo firme. Ya a estas alturas coleccionaba ministros hasta el punto en que no sabía si había alguien que me faltara conocer. ¿Tal vez Leblanc? No recuerdo haber tenido un encuentro con ella frente a frente al menos. Se que a Jensen me la había perdido, una lástima, los rumores decían que le tenía especial aprecio a los squibs y que algunas cosas que me hacían era para continuar con dejos de su investigación.

- Menos mal que tu yo consciente puede darse cuenta de que ese consejo es una estupidez. Sino habría perdido desde ya cualquier tipo de respeto que pudiera tenerte. - El solo hecho de pensar que los dolores tan profundos como una pérdida de esa magnitud se pasaban rápido en la juventud… ¿Qué consideraba juventud, además? Fui siguiendo su camino con la mirada, y por un segundo considero el  imitar su acción, pero por momentos me siento más cómoda recargando mis antebrazos en el respaldo de la silla, de pie, a la espera de entender a qué demonios se debía tanto teatro. - ¿Acaso esto es otra de esas sesiones psicológicas o de probar la verdad? Generalmente me tienen conectada a diferentes sensores para eso. - Estiro mi muñeca solo para ver si la marca circular del electrodo todavía se hallaba marcada, y aunque está difusa todavía se distingue. - Supongo que puedo darte el gusto. Tengo veintisiete. ¿Vienes a darme un consejo más útil que el de tu sueño o simplemente tenías que conocer al bicho raro?
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Miér Jul 01, 2020 2:26 am

Me reclino en mi asiento al ladear la cabeza para mirarla, así desafiante como trata de mostrarse al pararse sobre sus pies, con lo que supongo que son las ganas contenidas de patear todos estos muebles y golpear las paredes. —Entonces… que bueno que el respeto que pueda o no tenerme la gente me lo pase por el culo—. Respeto es lo último que espero encontrar donde sea, en el norte no había respeto a nada, al colocarme un uniforme del ministerio lo que me hicieron sentir otros fue su tolerancia a las parias, porque no fuimos más que soldados engrosando sus filas de por sí mermadas, por culpa de gente… como ella. Puedo tratar con el desprecio, lo busco adrede en más de una ocasión, en más de una persona, no es mi propósito en esta charla, pero que esté presente hace que me sienta casi en mi zona de confort, así que le sonrío cuando pone por delante preguntas por las cuales no me inmuto. —No es mi área…— es mi respuesta escueta, mostrando mi poco interés en la fracción que me muestra de su brazo. —Simplemente quería ver al bicho raro— contesto, mis ojos subiendo a su rostro para fijarme cuánta vida le ha pasado en veintisiete años, suele verse claro en la mirada de las personas.

Me enteré que has pasado por mucho desde que te capturaron— digo, no soy yo quien tiene que verbalizar todas y cada una de las cosas que le hicieron dentro de esa primera celda en la que estuvo, las sesiones que le siguieron luego en el laboratorio, nada que tenga que ver conmigo y lo mismo recibe mi curiosidad. —No es morbo, tengo una inclinación peligrosa hacia las personas que están rotas…— sigo, muevo mi silla para mecerme suavemente, —¿estás rota, Ballard?— pregunto. Hay quienes preguntan sobre educación, trabajo y pasatiempos, yo ahondo en las heridas de las personas, si no hay herida pierden mi interés. Eso que ella dice para etiquetarse a sí misma, así como una vez lo hablé con Maeve al llamarse «problemas con patas» o algo parecido, tiene su atractivo para mí. —¿Has vuelto a entrenar?— parece una pregunta salida de la nada, una provocación al estado en que seguramente la reducen los experimentos que hacen con ella, pero no lo es. —¿Con Franco al menos?— quien tengo entendido que es su compañero en suerte, mala suerte para ser más precisos.
Rebecca Hasselbach
Rebecca Hasselbach
Ministro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Ava E. Ballard el Miér Jul 01, 2020 7:39 am

La esquina de mi labio se tuerce en una media sonrisa que no escondo, pero tampoco le regalo abiertamente. - Oh, me gusta eso de la falta de hipocresía. No creo que te sirva de nada, pero tus compañeros y tu presidente tienen predilección por los largos discursos altruistas y los momentos ensayados. - Eran de los que preferían jugar con la comida antes de comer, teniendo que demostrar la superioridad que tenían sin sacar las garras de tu cuello. - Supongo que aquí me tienes. - Extiendo una mano que me señala de pies a cabeza y opto por tirar de la silla hacia atrás para tomar asiento, desganada sí, pero puedo permitírmelo después de analizar la postura que parece tener. - Creo que siempre que me ven esperan que sea más alta, espero no decepcionar demasiado.

Oh claro, me había olvidado que hasta hace unos meses era Riorden quien ocupaba su cargo, no había tenido la oportunidad de verme reducida dentro de aquella celda. - ¿Tu crees? Puede ser, la ética no suele ser válida en la guerra así que no voy a culparlos por optar por medidas casi inhumanas. No será morbo, pero está bastante cerca de serlo. - Podía ponerle el nombre que quisiera, pero sin morbo no se puede mostrar tan impasible ante las cosas que me hicieron vivir dentro de esas cuatro paredes. - ¿Me creerías si te dijera que no? Pareces inteligente así que lo dudo, me tomaré la libertad de no contestar a esa pregunta. - No iba a contestar en voz alta para darle el gusto, hoy en día podía reconocerlo, pero no andaría divulgando mis debilidades incluso aunque el resto pudiera verlas. Estaría rota, pero al dejar las piezas para que pudiera juntarlas, solo hacía falta un poco de pegamento y la paciencia para volver a armarme. No estaba cómoda con mi situación actual, pero tampoco iba a quedarme tirada en un rincón para siempre. - ¿Cuentan las sesiones en la cinta y las mediciones de fuerza? No lo he hecho, al principio me costaba moverme, supongo que ahora he perdido la costumbre y bueno… no creo que nos presten la sala de entrenamiento para ponerme en forma. Tengo esta reputación de asesina y esas cosas que los demás no quieren cultivar, una pena la verdad.
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.