The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Lun Mar 30, 2020 11:51 pm

Empujo la puerta de casa con parte de mi cuerpo, porque estoy tan helado que dudo mucho de que las manos me respondan incluso cuando tengo guantes. La calefacción se siente como una especie de caricia, más cuando te pasaste toda la tarde en la calle en busca de cualquier empleo, el que sea. Con esto de que muchos de los ciudadanos han salido del distrito, cientos de negocios se encuentran buscando empleados. Haber sido un esclavo me permite el decir que sé hacer de todo un poco, pero muchos me miran con malos ojos no solo porque no tengo habilidades especiales, sino también porque contratar un muggle es agitar la bandera contra el gobierno. Es complicado, pero de alguna manera puede llegar a funcionar.

Estoy quitándome el gorro y pasando a la bufanda cuando me percato de la presencia rubia de Meerah en la sala, pero no veo ninguna cabeza colorada cerca y el silencio me indica que Hero no se encuentra en la casa. Además… ¿No tiene trabajo en la sede del consejo hasta tarde? ¿Y dónde está Sage? Que no tengo problemas con la chica Powell, pero a veces su actitud me parece confusa. Como la que tuvo en año nuevo, para variar; no es algo a lo que en el momento pude reaccionar y decidí simplemente retirarme a vomitar tranquilo. Por eso mismo me quedo de pie, aún sosteniendo la bufanda en lo que la mido con la mirada — Hola… — no, he sonado demasiado cauteloso y no quiero ser tan obvio — Viniste con Kitty, supongo — sino no me explico cómo es que ha entrado si no hay nadie en casa. Le doy la última vuelta a la bufanda y la cuelgo junto al gorro en el perchero — Hero llegará en unas horas, si quieres esperarla.

Tironeo de mis guantes para poder sacarlos y me froto la nariz, que de seguro debe estar roja si considero lo helada que puedo sentirla. Doy algunos pasos, tirando del cierre de la campera — ¿Te quedarás a cenar? Hoy me toca cocinar a mí, así que debo saber para cuántos calcular — ahora sueno muy formal. Acomodo mi abrigo, hago un bollo de los guantes y, dudoso, me acerco al arco que me llevaría al pasillo, no muy seguro de si ir hacia mi habitación o no. La manera en la cual le arqueo las cejas deja en evidencia que no tengo idea de si brindarle mi compañía o si prefiere estar sola.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Mar Mar 31, 2020 7:28 am

Es la primera vez que me encuentro tan cargada desde la vez que llevé a Hero todas las necesidades que pude recolectar para ella cuando todavía se hallaba refugiada en el cinco. Las tiras de la mochila no pesan, pero sí lo hace la bolsa que tengo a los pies, cargada hasta el tope de diferentes paquetes que debo distribuir, o encargar que distribuyan de manera adecuada una vez que los nombres fuesen escritos con cautela. No iba a arriesgar el exponer a ninguno, pero tampoco podía confiar en que Hero o Sage adivinaran a quién pertenecía cada tarjeta holográfica vacía. Medité por momentos lo de colocar las iniciales de todos, pero de algunos ni sabía los apellidos y seguía siendo arriesgado el que alguien encontrase los paquetes y empezara a hacer suposiciones.

Kitty llega luego de que le explico a Hero el por qué la necesito, y pese a que estoy entusiasmada y negada en partes iguales, decido que James debe ser el primero al que visite. En primer lugar porque es al único que le dije que tenía intenciones de darle un regalo, y en segunda porque el alcohol no anulaba mi memoria y prefería quitar la curita rápidamente en lugar de darle vueltas al asunto. Además de que en la primera parada claramente descartaría la mayor cantidad de peso siendo que ellos eran tres.

- Sí, le avisé a Hero que venía y le pedí a Kitty prestada. Que luego de lo de… ¿cómo era? - Hago una mueca en lo que pienso y muevo la nariz hasta dar con la idea. - ¡Mafalda! eso. En fin, luego de eso preferí aparecerme directo adentro. - Sin contar que no quería arrastrar todo lo que traía por la mitad del distrito. - Pero ya me dijo que iba a estar ocupada, así que traje los regalos prometidos y luego me voy a seguir repartiendo. No tienes que preocuparte por mí para la comida. - ¿Sueno lo suficiente normal? Espero que sí, dije que no iba a hablar al respecto, ¿no? - Dame un segundo.- Le advierto mientras me arrodillo delante de mi bolsa y comienzo a revolver dentro hasta dar con uno de los paquetes envueltos. Es uno de los grandes, así que supongo que debe ser la campera que espero, por favor de verdad, reemplace esos suéteres horribles con los que sale a la calle. Ya en la mochila hay otras cosas que quiero mostrarle, pero esas no son necesariamente regalos. Le aviento el paquete y vuelvo a sumergirme en la bolsa, sé que tenía otro dando vueltas dentro.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Mar Mar 31, 2020 8:03 am

Su nombre no es Mafalda, ¿no? — aventuro — Ya sabes… — chasqueo los dedos en el aire y la señalo — No me creo eso de que no te acuerdes de los nombres de tus amigas — Meerah puede ser muchas cosas, pero jamás ha demostrado ser alguien con problemas de memoria. Muevo la cabeza con un asentimiento en cuanto me encuentro con la idea de que no deberé actuar de anfitrión y eso, en parte, me hace sentir vagamente aliviado. ¿De qué se supone que hablaría con ella por horas, de todos modos? Siempre han sido visitas esporádicas y, con el tiempo, la presencia de más personas siempre funcionó como puente. Me pregunto si ella recuerda el haberme besado sin excusa ni previo aviso, pero por alguna razón no lo digo en voz alta. ¿Quiero conocer las respuestas a mis dudas? No estoy seguro — ¿Ahora eres una especie de Santa Claus sin barba? Estoy seguro de que podrías hacer relucir ese trineo — intento sonar un poco más a mí mismo, espero haberlo conseguido.

La verdad es que no es lo mismo oír que alguien te ha preparado un obsequio que el tenerlo entre las manos. Tengo que avanzar un poco para poder atajarlo a pesar de lo largo de mis brazos, el sonido del paquete resuena con más sonido del real y, a pesar de que ella sigue ahí, no puedo verla. No quiero decirle que tengo una emoción extraña recorriéndome por dentro mientras abro la bolsa con cautela, no muy seguro de qué es lo que voy a encontrar. Apoyo el envoltorio sobre el borde del sofá para poder tomar la chaqueta por los hombros, la levanto con el cuidado de una persona que teme quebrar un diamante. Se siente tan extraño que hasta me olvido de mi política de mantenerme lejos de ella, porque ya estoy tomando asiento a su lado al ser incapaz de sostenerme sobre mis propias piernas. No puedo evitarlo, la acerco a mí y olfateo la tela. Reconozco su aroma y el de la isla ministerial, a pesar del perfume — Jamás creí que una bruja me haría un regalo de Navidad — balbuceo, no estoy seguro de que pueda escucharme por culpa de la prenda que cubre mi boca.

No puedo contenerme y me la coloco, estiro los brazos para poder medir el largo y acomodo el cuello — ¿Y bien? — le pregunto — ¿Me veo como te imaginabas o he arruinado tu modelo? — porque asumo que lo ha hecho ella, no imagino a Meerah paseándose por negocios con la tarjeta de su padre y gastando dinero en un montón de regalos sin nombre que Powell acabará viendo en el resumen de su tarjeta.  Aún estoy sosteniendo las solapas de la chaleca cuando me fijo en que ella aún tiene más regalos, así que me apresuro a aclarar — No tengo nada para ti — hasta me da vergüenza confesarlo, le sonrío con tímida disculpa — No es como que tenga… y no quería pedirle a Hero. Pero puedo prepararte el postre de chocolate que quieras — Porque eso le gusta, lo he comprobado hace mucho tiempo. Me pongo de pie con la velocidad de un resorte y doy un par de grandes zancadas hasta el largo espejo de la sala, donde me observo desde varios ángulos para tener una imagen apreciativa de mí mismo. No se ve nada mal — No deberías haberte molestado, de veras. Está genial, así que debe de haberte llevado mucho trabajo — o vaya a saber, que está sabido que yo de moda no sé absolutamente nada.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Jue Abr 02, 2020 2:02 am

Creo que la expresión “no, ¿en serio?” se puede leer en mi rostro solo mirando las cejas. Jamás sería capaz de olvidarme del nombre de mis amigas. No tendría la memoria eidética de Audrey, pero tampoco era una persona tan terrible. - Su nombre es Maeve, y juro que el setenta por ciento de las veces es una persona menos invasiva y mucho más divertida. No sé qué tienen mis conocidos que sienten la inmediata necesidad de protegerme. - Y el “de tí” está implícito, pero no quiero traerlo a colación porque eso significa traer otras cosas, y no. - Soy la señorita Claus, sin barriga también. - Aclaro como si de verdad hiciera falta. Me negaba a usar un traje con panza falsa. ¿Debería haber traído mi gorro navideño? Hubiera sido una idea divertida. - Y claro que haría lucir el trineo, pero no podría hacer que Rudolph pase los controles de seguridad. - Que todos sabíamos que los renos no vuelan y en realidad el trineo era tirado por hipogrifos, pero no importa, hay dichos populares que ni valía la pena romper.

Encuentro el segundo paquete que estoy buscando suelto con otros de casi igual tamaño, pero cuando levanto la vista para dárselo me quedo ensimismada viendo la reverencia con la que parece tratar mi obsequio. Y es raro, pero en lugar de sentir orgullo me siento extrañamente nostálgica. Me recuerda a aquella primera navidad con Hans, en la que no sabía qué esperar cuando me ofreció un regalo a sabiendas que era el primero que recibía de su parte en aquella festividad. Me muerdo el labio con nerviosismo al no saber qué opinión tiene al respecto de mi creación, y espero su crítica casi que con ansiedad. James nunca ha mentido, y si dice que es horrible… Aunque no debería confiar en su gusto sobre moda. - Jamás me vi haciéndole un regalo al muggle, así que… feliz navidad.

Sigue sin darme una opinión cuando se la coloca, pero no me molesta cuando comienzo a evaluar el diseño con otro tipo de ojo. Ese que analiza las costuras y la caída de la tela ignorando que es él el que la lleva. - Las mangas deberían haber sido unos dos o tres centímetros más cortas, y creo que eres levemente menos delgado de lo que calculé, pero no está mal…- Al menos el largo del torso era el que había querido, y el cuello cae perfecto. Asiento con satisfacción a mi diseño, pero descarto rápidamente sus palabras con un ademán de mano cuando dice no poder corresponder la acción. - Me gusta la idea del chocolate en cualquiera de sus formas, pero de verdad no esperaba nada a cambio. Esto es lo que en verdad me gusta hacer, y desde que he aprendido un par de hechizos la confección cuesta menos de que antes. - No quería menospreciarme a mí misma, pero tampoco deseaba que se sintiera mal por algo que de verdad no tenía que ser retribuido de igual forma. También está esto. Pero es más algo chistoso para todos. - Le entrego el segundo paquetito que contiene una vincha en color azul con detalles en blanco. Es la misma tela que he usado para hacer pañuelos, colitas y hasta distintos tipos de diademas. Era una especie de regalo sencillo que sería una especie de distintivo interno entre ellos. - Y bueno, también traje otras cosas, pero esas no son regalos.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Jue Abr 02, 2020 3:01 am

A pesar de que no lo demuestro en expresión, mi mirada debería decirle que no entiendo nada de lo que me está queriendo decir, porque para mí se ve bien. Incluso estiro los brazos para medir las mangas y toco mi panza a ver si estoy tan delgado, que sé que soy un palo pero en vista de que me he visto peor por culpa del mercado, hasta creo que me encuentro en un peso decente — Esperaba algo más que un “no está mal”. Ya sabes. “Luces increíblemente apuesto, Jim” — dramatizo la frase con un murmullo similar al de una telenovela y acabo sonriéndole para indicarle que no es más que un chiste, que lo último que necesitamos ahora es que Hero decida llegar temprano y todo se preste a una nueva confusión — No, de verdad, permíteme prepararte algo. ¿Qué se te antoja? Todavía es temprano para siquiera pensar en la cena — si el reloj de la pared no miente, aún estamos incluso a tiempo para una buena merienda y, que va, puede estar todo algo incómodo, pero yo jamás me negaré a comer algo ahora que tengo la oportunidad y la excusa.

Me distrae de mis intentos de recompensar el regalo cuando aparece con uno nuevo. Le doy la espalda al espejo y una de mis cejas se arquea con gran incógnita en su dirección — Debo haber hecho algo bien para merecer doble premio — busco bromear, pero desvío la atención hacia el envoltorio que busco abrir hasta encontrarme con la delicada tela. Aunque tardo un momento en reconocer de qué se trata, en cuanto lo hago se me escapa una risa entre dientes — Es por culpa de los rulos, ¿no es así? — paso la vincha por la cabeza, tiro de la misma hacia abajo y busco acomodarla de manera tal que ningún mechón me cubra el rango de visión. No hace falta mirarme en el espejo, sé que me encuentro patético — Yo… gracias. — no es que quede otra cosa por decir.

Mi curiosidad tiene la culpa de que pueda olvidarme de los regalos y la merienda con unas pocas palabras. Muevo la cabeza para poder ver mejor todo lo que ha traído con ella, como si mis ojos fuesen capaces de adivinar lo que se esconde detrás de la bolsa — ¿Qué trajiste? Dime que no es una botella de alcohol para compartir — Nop, mal chiste. A pesar de la sonrisa mi expresión es de disculpa, en lo que escondo las manos dentro de los bolsillos de la chaqueta y me hundo entre mis hombros — Sabes que no tenías que hacer nada de esto, Meerah. No siempre he sido… bueno, digamos que maté a tu mascota — un recuerdo un poco ridículo ahora que se lo puede ver a la distancia, para variar. Me llevo una mano a la nuca, masajeando allí dónde puedo sentir algo de mi cabello entre la tensión muscular — Nadie en tu casa sospecha donde pasas el tiempo, ¿no? — también espero que nadie haya tenido la estúpida idea de abrir la boca.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Sáb Abr 04, 2020 6:42 pm

- Luces increíblemente apuesto, Jim. - Dramatizo tratando de exagerar todo lo que puedo el tono de mi voz, llevando el dorso de mi mano a mi frente y tirando mi cabeza hacia atrás como si su belleza fuera demasiado para mí. Al final uso la misma mano para hacer un gesto de descarte en el aire, y con el dedo índice le exijo que se gire. - Ya, ahora date la vuelta que quiero ver la línea de la espalda, es complicado hacer esto sin medidas exactas. - Puede que la campera hubiera quedado más holgada en algunas partes, y más ajustada en otras, pero eso se corregía con la varita, o logrando que su cuerpo adquiera algo de fibra. Tal vez lla varita sería lo más sencillo. - Creo que un postre llevaría mucho tiempo. ¿Qué te parece una chocolatada caliente?- No sería un pago necesariamente, sino simplemente un antojo con el frío que se asociaba a la estación. Además, usando a Kitty de transporte no era necesario cubrirme hasta la nariz, pero no siempre eso jugaba en mi favor con esta estación.

- No te sientas tan especial, hay una muy similar para Kyle. - Había sido una especie de reto el poder ver cuántas variantes de accesorios podía crear utilizando la misma tela, y considerando que no había repetido ninguna con diseños iguales, podía decir que había tenido éxito. Hero, claro está, recibiría una diadema, mientras que Beverly y Mimi tenían una hebilla y una bandana respectivamente. Synnove con su hermoso cabello tenía también una vincha, pero la suya tenía un nudo que buscaba ser un moño; mientras que el pañuelo de Ken era más discreto. Jared era el único que tendría un cinturón a sabiendas de que no usaría cualquier otra cosa ni a modo de chiste, y para Sage el pañuelo más grande buscaba actuar como una especie de bufanda. A Holly y a Dave los tuve que dejar fuera de los regalos coordinados como medida de precaución; pero ganas no me faltaban de completar el kit con una colita de pelo y una pulsera… tal vez las haría y las dejase guardadas. - Si las usan todos en público hasta podría volverse el símbolo de la revolución. - Aseguro pese a que en seguida lo acompaña una risa que claramente busca ser una broma.

- Oh, no. Nada de alcohol. Trataré de llevar una botella con jugo a todos lados de ahora en más, o algo así. - Y no hablaría del tema. Dije que no lo haría, no necesitaba pedirle disculpas ni darle explicaciones que bien podrían quedar justificadas con el consumo de lo que sea que hayan preparado las chicas. - Argie tampoco es un tema que quiera nombrar. Ya estoy en paz con su muerte, fue un accidente y vamos a dejarlo así o la próxima que vea traeré a Cocoa para que se cuelgue de tus orejas. - No sucedería, él no llevaba pendientes brillantes y probablemente el escarbato estaría más ocupado en tratar de robar la vajilla, antes que en sus orejas. Una lástima, amaba al pequeño bicho, pero extrañaba usar aritos y anillos. Mis accesorios habían adoptado todos un matiz algo opaco. - Nop. Osea… sí creo que piensan que tengo amigos que no son buenas influencias. Y estoy segura de que Hans sabe que se más de Hero que lo que pueda decir; pero por suerte se mantienen… ¿bastante al margen? No sé cuánto vaya a durar. Creo que si no fuera por Kitty y mis desapariciones calculadas estaría bastante más controlada. - Realmente no sabían la frecuencia verdadera con la que salía de casa, pero todas mis escapadas eran medidas y justificables si es que llegaban a descubrir mis ausencias.

Bien… Suponía que no estaba mal mostrarle las cosas de la mochila, así que apartando la bolsa hasta el momento en el que siguiera mi tour por el distrito, tomo la mochila y la apoyo sobre la silla más cercana. - Como dije, no son regalos. Algunas cosas las tengo desde hace siglos, y tal vez ni siquiera te gusten… - Saco de adentro un par de cuadernos, un pequeño maletín con lápices y un par de acuarelas y pinceles. - La otra vez dijiste algo al respecto de sentirte útil, y no sé… Yo sé que sin mis telas probablemente me sentiría de la misma manera, así que traje un par de cosas para que pruebes. - Señalo la mesa dónde voy dejando las cosas y sigo sacando más cosas de la mochila. Revistas con ideas de manualidades mayormente, pero hay una que tiene hasta cosas de carpintería. Algo de masilla, unas agujas de crochet e incluso una cámara digital. Es un modelo un tanto viejo, pero seguía funcionando de maravillas y yo casi nunca la usaba. - Tal vez ni siquiera te guste nada de esto, pero creo que lo importante es ir probando hasta encontrar aquello que no sé… nos haga sentir bien, supongo.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Sáb Abr 04, 2020 8:00 pm

Seríamos los revolucionarios con la estilista más escurridiza de todo NeoPanem — me permito reír con ella, que estoy seguro de que nada de lo que estamos diciendo tiene sentido. No me veo a mí mismo en el mismo nivel que personas que han estado haciendo esto hace años, soy como una adquisición de último momento que tuvo la suerte de toparse con Agatha para no morirse de hambre. Obviemos que en la batalla que ganó este distrito, caí demasiado rápido y mi único aporte fue irritar a algunas personas. Lo que cuenta es la intención, dicen por ahí — Claro. Nada de café irlandés para la señorita — de esos que a Leblanc le gustaban tanto por las mañanas, puedo decir que me he vuelto un experto en prepararlo y es una de mis pocas victorias gastronómicas o algo así. Tomo su descarte del tema de Argie en paz alzando una mano, de la cual me llevo un dedo a la boca para prometer guardar silencio sin necesidad de las palabras — Mientras seas lista… no debería ser muy diferente a los otros adolescentes que se escabullen por ahí — me encojo de hombros, como si el escaparse para meterse en el distrito rebelde fuese de lo más natural. Qué sé yo, no me siento demasiado cómodo opinando sobre su familia.

Debería ponerme a hacer ese chocolate caliente, pero la rubia capta mi curiosidad y tengo que meter las manos dentro de la chaqueta para acercarme sin ponerme a revisar todo antes de tiempo. La mesa, poco a poco, empieza a llenarse de un montón de cosas que no tengo la más mínima idea de cómo utilizar y, de alguna manera, eso no es lo que me importa ahora. Mordisqueo mi labio inferior, vacío de palabras. Me balanceo un momento en mis pies, hasta que saco las manos con algo de atropello para poder tirar de ella, acercándola a mí para darle un apretón rápido que puede tomarse como un abrazo sincero. Puedo ser delgado, pero temo por un momento el haberla quebrado por la efusión — Meerah… — me separo, colocando una mano en uno de sus hombros, mientras que la otra aún sujeta su cintura — Voy a empezar a pedir más cosas, si siquiera tienes la capacidad de tomarlo en cuenta estando ebria — a pesar de que mis labios se prensan, soy incapaz de contener la sonrisa. Le doy una palmadita y la suelto, no muy seguro de por dónde empezar. Me obligo a dejar de mirarla, pasando mi atención a todo lo que tengo delante. Jamás he hecho nada artístico a excepción del jardín de infantes, así que no tengo un punto de partida.

Como el resto de las cosas se ven un poco más complicadas, mi mano se cierra primero en la cámara. No me cuesta mucho encenderla, sí el darme cuenta de que me encuentro filmando, así que me apresuro a enfocarla a ella — Tendrás que darme un par de clases de todo esto, así que este es el momento en el cual te comprometes a hacerlo y quedará registrado para las futuras generaciones. Ya sabes, para cuando pregunten cómo es que una bruja y un muggle pueden llevarse un poco bien cuando ella deja de ser una mosca parlante — la pico, lanzándole una mirada divertida por encima de la cámara. Toco el botón de la cámara para dar finalizada la filmación y la apoyo con sumo cuidado en la mesa, una vez más, con miedo de que se acabe partiendo si sigue en mis manos. Sin dudarlo mucho, me hago con el cuaderno para pasar las páginas en blanco con sumo cuidado — Jamás pensé que harías algo así. Dista mucho de la niña que conocí en el mercado — siendo sincero conmigo mismo, nunca creí que alguien lo haría, no solamente ella. A mí tampoco se me habría pasado por la mente. Tomo el maletín, rebusco hasta encontrar algunos lápices y deslizo la punta sobre una de las hojas, empezando a colorearla sin un verdadero sentido.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Lun Abr 06, 2020 3:16 am

Al principio no estoy segura si Jim está abrazándome o está tratando de estrujarme hasta dejarme sin aire. Es un contacto que no esperaba y me debato internamente si no he traspasado algún límite al meterme de esta manera en su vida. Yo sé que no me caería del todo bien que me trajeran una guitarra, o… no sé, algo completamente fuera de mi estilo para tratar de decirme lo que debería hacer; pero como él había dicho el no tener idea pues me había parecido adecuado. Y no sé como interpretar su gesto hasta que se separa y habla, dedicándome una sonrisa que me hace pensar que he hecho algo bien. - En primer lugar no pediste nada, esta fue mi idea. Y en segundo lugar… no te aproveches, hay cosas que sí puedo hacer y otras que no pienso considerar ni estando ebria. - No creía que pudieran hacer pedidos muy desbaratados, pero hacía cosas que podría justificar, y otras que serían imposibles de disimular. ¿Cómo explicaría si desaparecía el piano de la sala?

Me distraigo tratando de ordenar las cosas que están sobre la mesa, y no noto que ha tomado la cámara hasta que la enfoca en mi dirección. - ¿Estás filmando? - ¿Ya? ¿Tan rápido se había decidido? - Pfff, Ser una mosca significaría que pueden aplastarme y eso no pasará. Sí soy un incordio, pero sólo cuando estoy de humor. - Trato de apartar la cámara con la revista que tengo en la mano, pero al final acabo por dejarla a un lado y enfoco la vista en el lente, parándome con firmeza y llevando mi mano derecha al corazón. - Yo, Margareth Meerah Powell me comprometo a darte clases de todo esto siempre y cuando te comportes y no hagas que termine clavándote un pincel en la oreja. - Me río y relajo la postura para revisar si no me ha quedado nada más en la mochila. Lo único que encuentro es el recipiente con mostacillas que estaba buscando la semana pasada, así que lo vuelvo a guardar y aparto el bolso para seguir rebuscando entre los regalos que ahí faltan.

- Los lápices que tienen la punta dorada son acuarelables, así que si pintas algo con ellos y luego lo repasas con un pincel húmedo puedes hacer mezclas muy hermosas. - Le explico cuando noto qué útil agarró primero. Y puede que esté tentada a mirar por encima de su hombro qué es lo que hace, pero no lo voy a cohibir tan pronto cuando está probando cosas por su cuenta. Aprovecho ese tiempo para revisar la bolsa y armar dos pilas en las sillas que quedan libres. Una llena de paquetes que por obviedad le corresponden a mi tía, y otra un poco menor para Sage, a quien no había estado muy segura que regalarle. - ¿Sabes si tendrán visita de alguno de los chicos pronto? Tengo que visitar a Kendrick para asegurarme de que sepa cómo vestir su regalo, pero el resto no necesito entregarlos en persona. - Me inclino por encima de la mesa, y tomo del maletín una de las fibras para comenzar a escribir en las tarjetas faltantes a quién pertenecía qué cosa en caso de que pudieran entregarlos por mí.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Lun Abr 06, 2020 3:52 am

Ya te comprometiste, estás jodida. No podrás retractarte y si lo haces, será condenado por las leyes del distrito nueve — me acabo de sacar esa ley de la galera, no hace falta siquiera aclararlo. Ahora que lo pienso bien, si sacamos el posible ataque de Hero de enterarse, no estaría mal aprender de alguien como ella. Bien, sé que soy unos años mayor que Meerah, pero ella ha recibido toda la educación que yo he carecido y no voy a negar que podemos llevarnos bien cuando no hay motivos de disputa entre nosotros. Es lo suficientemente responsable y madura como para esto, así que… será lo que tenga que ser y, tal vez, pueda llegar a servir de algo. Por favor, que jamás se haga legeremante, que me comeré un pescado crudo antes de siquiera admitir que tengo esos pensamientos sobre ella.

Demuestro que le estoy prestando atención con un “ajá” que apenas sale entre mis labios, más concentrado en la mezcla de colores. Siempre he estado en sitios demasiado oscuros y con pocas variantes, la casa de la señora Leblanc jamás se me ha hecho otra cosa que opaca, así que podemos decir que estoy inventando cualquier cosa que se me viene a la mente porque no estoy seguro de saben utilizar combinaciones como estas, pero al menos se siente bien al tacto — ¿No se humedecerá la hoja y acabará por arruinarse? — pregunto, fiel a mi ignorancia. Es el sonido del peso de las cosas que va sacando lo que me hace alzar la mirada y muevo uno de mis hombros, aún encorvado sobre el cuaderno — No lo sé, pero puedo ayudarte a repartir si quieres. Hasta que no se consiga empleo o se abra la escuela, no tengo mucho que hacer… — me es extraño pronunciar esas palabras, parecen completamente ajenas en mi lengua — ¿Qué le preparaste a Kendrick que necesita de tu ayuda? — sí, no puedo evitar ser curioso, pero lo disimulo volviendo a fijarme en mi dibujo.

Para cuando termino, solo es un pase de fríos a cálidos bastante difuso, pero aún así giro el cuaderno para mostrárselo que si hay alguien que comprende de colores, es ella. No es gran cosa, un niño de seis podría hacerlo, pero ya qué. Me separo solo para poder avanzar hasta la cocina y pongo a hervir algo de leche, en lo que rebusco hasta dar con las barras de chocolate — Meerah — menos mal que estoy dándole la espalda, porque no sé de dónde sale el impulso de dejar salir esto — ¿Por qué me besaste en año nuevo? — que no había retos ni razones y, si sigo haciéndome el idiota, acabará saliendo cuando estemos de nuevo bebiendo y prefiero escuchar cosas sinceras sin alcohol de por medio.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Lun Abr 06, 2020 5:01 am

- ¿Por qué leyes? - Mi ceja se dispara contra la línea de mi frente y la mueca burlona no se me va de la cara ni aunque lo intente. - ¿De verdad quieres discutir de leyes conmigo? - Podría haber pasado tiempo desde aquella vez en la que me fanatizaban ciertas decisiones que podría haber tomado el departamento de mi padre, pero no por eso dejaba de tener interés en la parte legal del asunto. No bromeaba cuando decía que además de tener mi pasión en la moda, quería seguir la especialización en leyes. Mis motivos no eran los mismos que antes, pero no era algo que fuese a dejar de lado pronto.

Me molesta haberme olvidado mi cartuchera en casa cuando allá tenía mis nuevos rotuladores con punta pincel, pero al menos mi letra no estaba quedando horrenda, y los nombres se lucían bonitos contra el efecto brilloso que tenían las tarjetas. - Las hojas del cuaderno son de ciento cincuenta gramos, no es precisamente hoja de acuarela, pero debería servir para todo tipo de técnica, así que estarás bien. - Puede que el cuaderno sí fuera un regalo, pero no le iba a decir que de verdad había pensado en qué tipo de hoja le iba a servir. Pero era verdad, las hojas de los cuadernos de boceto eran muy finas, y las de trescientos gramos terminaban siendo tan granulosas que los lápices y los crayones no se lucían. - ¿Saben ya cuando se abrirá la escuela? - Me daba curiosidad el pensar cómo iban a enseñarles, estaba demasiado acostumbrada a la instrucción mágica de los colegios, o a la que podía darme Jolene de manera particular. Incluso los meses que había pasado en el instituto de moda eran bastante estructurados y bueno… mágicos. ¿Sería muy malo de mi parte el preguntar cómo era la instrucción muggle?

- Un traje. Barajé la idea de que fuese uno de tres piezas, pero no siento que el chaleco vaya mucho con la personalidad de Kendrick. ¿Has visto sus comunicados? En un principio no lo había notado porque antes eran solamente de radio, pero no puede esperar que la gente lo tome en serio con esas pintas. - Si quería imponer respeto y mostrarse como la figura pública que estaba queriendo ser, debía vestirse como tal. Nada de jeans y buzos, menos aún estando en invierno. - Él tiene un pañuelo que hace juego con tu vincha, así lo podrá usar en el bolsillo del saco la próxima vez que tenga que presentarse en televisión. - Era mejor que una corbata, y marcaba más el aire juvenil que no debía ocultar. Se sentiría que estaba esforzándose de más.

La curva final de la “y” al escribir Beverly se tambalea un poco cuando, luego de llamar mi atención nuevamente, Jim hace la única pregunta que no espero que haga, pero que a la vez tenía sentido que hiciera. - ¿Cómo es que siempre terminamos hablando de lo que decimos que no vamos a hablar? - Lo que curiosamente siempre llevaba al mismo tema. - Porque quise no es una buena respuesta, ¿no? - Porque puedo recordar muchas cosas, pero no lo que me había motivado a besarlo en sí en aquella ocasión. - Si te preocupa, puedo jurarte que siento nada por tí de esa forma. Pero no se había sentido mal besarte y no sé… - Me encojo de hombros y trato de no sumarle más importancia al asunto. No quería sobre analizar algo que no debía pasar a mayores.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah Empty Re: A light hits the gloom on the grey ✘ Meerah

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.