The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Mar Nov 05, 2019 3:30 am

Sé que soy una persona que peca de orgullosa cuando se le da la gana, pero creo que en esta ocasión me he pasado un poco y también lo he mezclado con la cobardía. Es que Gaspard acaba de correrme por toda la casa porque se dio cuenta, por fin, que la cajita de color azul que se encontraba en el fondo de la nevera que tenemos para la sección de la servidumbre no eran sobras de comida, sino de algo mucho más desagradable que he limpiado hace unos pocos meses y que he conservado solo porque no tengo idea de cómo devolverlo a su dueña. Sí, es cruel y macabro, pero tampoco iba a tirar a la basura al pobre bicho que asesiné por accidente y que tuve que rescatar del interior de la podadora con mis propias manos, bajo la mirada atenta pero divertida de mi ama, quien no hizo más que reírse de mí cuando se enteró. Pudo haber sido peor, aunque ha tratado de inculcarme en más de una ocasión el tener que ser un esclavo educado y pedir las disculpas correspondientes.

Es por eso que estoy en el peor momento de mi vida, con un tic en una pierna y las manos cerradas alrededor de la cajita, justo al pie de la escalera que da al porche de la mansión de los Powell. Hay mil cosas que pueden salir mal ahora mismo, en especial porque tengo mucho miedo de quién pueda abrirme la puerta. ¿Y si lo hace Lara? No debería, vine en horario laboral a propósito, con la idea de que tanto ella como su señor no marido estén en el ministerio. Por lógica y si no he entendido mal los horarios escolares toda la vida, Meerah ya debería estar en casa. Tendría que ser tan simple como tocar la puerta, pedir disculpas y dejar la caja, si es a un elfo mejor. Subo un par de escalones, vuelvo a bajarlos, regreso sobre ellos… soy un patético intento de persona joven adulta. Al final, sacudo mis manos a los costados para quitarme los nervios y toco el timbre.

Estoy balanceándome sobre los talones cuando la puerta se abre y creo que ahogo un grito, porque… Primero, por algo estas personas tienen esclavos y, segundo, no sé qué es lo que tengo que decir ante la cara de Hans Powell. Abro la boca, en especial cuando alza las cejas con un “¿si?” que deja bien en claro que estoy jodiendo su tiempo y lo único que sale de mí es un balbuceo, así que tengo que aclararme un poco la garganta — NecesitohablarconMeerah — no, es obvio que no me ha entendido, que ni siquiera está parpadeando y se va a volver de cera si sigue estirando las cejas de esa manera. Tengo que cerrar los ojos con fuerza y hacer tripas corazón — ¿Está Meerah? Tengo algo para darle — abro un párpado para encontrarme con que me mira de pies a cabeza, parece evaluar la situación y se aparta llamando a su hija. Por la cara que me pone cuando aparece la cabeza rubia y se aleja, tomo la señal de va a estar posiblemente pegado a la ventana.

Aún así, estiro el cuello para ver sobre ella en un intento de chequear que estamos solos — ¿Tienes un momento? Quizá deberíamos… — no le pido ni permiso cuando me adelanto, cierro la puerta detrás de ella y le hago un gesto con la cabeza para que me siga — Sé que es un poco tardío y que debería haber hecho esto antes, pero… — con algo de atropello, le tiendo la caja con las dos manos — Prometo que Argie tiene un colchón para ir al más allá. Está hecho con servilletas, pero es lo mejor que pude hacer. Al menos no lo tiré a la basura, así que espero que tengas un mínimo de consideración. — ya sé que estoy pidiendo mucho si tengo en cuenta que yo fui quien lo puso ahí en primer lugar, pero bueno, prioridades.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Mar Nov 05, 2019 4:27 am

Me quito un auricular con curiosidad cuando creo que escucho sonar el timbre y trato de parar la oreja pese a que sé que Poppy me avisará si es algo importante. No es común que recibamos visitas a estas horas si es que no las he pactado con anterioridad, pero tal vez podrían ser las telas que encargué la semana pasada. Todavía había había muchas cosas que considerar para la boda de Phoebe y ni quería empezar a revisar todos los pendientes que tenía con respecto a mi pequeño Muffin, Lara parecía a punto de explotar en estos días y temía que la pequeña impaciente quisiera conocernos antes de lo debido. Tengo unas pintas dignas de admirar con un alfiletero en mi muñeca, un metro colgando de mi cuello y un rodete que a duras penas y mantenía mi cabello fuera de mi rostro, y tal vez hubiese recordado mirarme al espejo si no fuese porque me sorprende que sea la voz de Hans la que me llame desde la entrada. ¿Estaba en casa? No recordaba haberlo escuchado llegar, aunque claro, también pudo ser que hubiese elegido trabajar desde casa para empezar.

Tengo que admitir que, si la voz de Hans había sido inesperada, la visión de la puerta era casi paralizante. ¿Qué demonios estaba haciendo aquí? Creo que pierdo algo de color a medida que me voy acercando a la puerta, y tengo que esforzarme en verdad mucho para no mirarlo a los ojos. Nuestra charla estaba aún muy fresca en mi cabeza, y si bien no había traído a James a colación, no podía no imaginar un sinfín de razones por las que podría estar buscándome. ¿Se habría enterado? ¿querría delatarme por mi propia cobardía? No, no era tan idiota, se expondría así mismo en ese caso… ¿Entonces? Escucho el suave “clack” que suena cuando la puerta se cierra a mis espaldas y lo miro con los ojos tan abiertos como platos a la espera de que hable.

No. Esto es lo inesperado. - Tú… tú… - Todo el color que había perdido se amontona sobre mis mejillas y me lleno de coraje cuando entiendo qué es lo que hay en la cajita que tengo ahora en mis manos. - ¡DESALMADO! ¿Por qué lo mantuviste tanto tiempo contigo? ¿Qué hiciste con él? Mi pobre bebé, ya estaba superando su pérdida y tú… ¡ARGH! - Quiero golpearlo. Nunca había querido golpear a nadie, no de verdad; pero en esos momentos quería golpear a James… ¡NI SIQUIERA SABÍA EL APELLIDO COMO PARA PODER REMARCAR CON ÉNFASIS MI PUNTO! - ¡Servilletas! Has puesto el cuerpo de puff sobre servilletas… Por favor, por lo que más quieras dime que no son servilletas de papel. - Podía aceptar que no fuesen de lino, pero incluso me conformaba con que fuesen de algodón. - Consideración dices… ¡PASARON MESES! - Respira Meerah, respira. Argie no querría verte así. Trato de calmarme para no terminar aventandole la caja por la cabeza, y solo lo consigo porque no quería ver los restos de Argie volar por los aires. - Tú, dijiste que me lo recompensarías, que harías lo que quisiera. Pues ahora mismo vas a cavarle una tumba como corresponde para poder honrar su memoria en paz.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Mar Nov 05, 2019 4:44 am

Por favor, ¿acaso esta niña viene con una bocina incluida? ¿Cómo es posible que pueda ser tan estruendosa en cuestión de segundos? Levanto mis manos y las bajo delante de su cara al compás de mi “shhhh” que intenta calmarla y que por poco termina escupiéndole en la cara, porque estoy seguro de que veo agitarse las cortinas del otro lado de la ventana — ¿Qué voy a hacer con él? ¿Una macumba? ¿Condimentar la cena? — contesto con el tono más mordaz que soy capaz de emplear, a la mierda mis intentos de ser amable si va a reaccionar de esa forma. Abro la boca con una sacudida de la cabeza digna de una persona que va a retrucar un comentario ofensivo, pero me quedo así, con los labios separados y la mirada levantada por un momento porque, en efecto, he usado servilletas de papel. Al menos son de colores — Pst, por favor… — es lo único que puedo decir. Maldita mocosa adivina.

¡Ah, ah, ah! — le sacudo un dedo en alto frente a la cara — Fueron solo dos y fue porque estaba permitiendo que hagas el proceso de duelo, además de que me costó bastante sacar todo el… — no, creo que esa parte no necesita saberla. Por un momento temo que me pida que le bese el suelo al caminar, pero lo que dice me desconcierta incluso un poco más porque, para empezar, eso significa que quiere pasar más tiempo en mi presencia. ¿No podía solamente recibir el paquete y ya? — ¿Quieres hacerle un funeral a tu puff? ¿De verdad? — No sé por qué me sorprende, si ya ha demostrado lo rebuscada que puede ser — ¿Por qué no lo cavas tú, que para algo tienes una varita? Nos ahorrarías minutos y podrías volver a hacer… lo que sea que estabas haciendo — con una sacudida de la mano, busco señalar toda su pinta de arriba a abajo.

Además, yo tengo muchas tareas por hacer, como preparar la hora del té y luego la cena. Sé que estoy siendo cruel al privarte de mi cautivadora compañía, pero… — me encojo de hombros como si no pudiese evitar algo que me parte el alma, mientras que mis piernas van retrocediendo y voy bajando poco a poco los escalones, alejándome de ella sin darle la espalda — No puedo ser tu amor de verano, princesa. Y no lo digo por lo ilegal, sino porque ya he cumplido mi favor tomándome la molestia de venir hasta aquí — como si no fuéramos vecinos, ajá — Si consigues una pala en lo que cuento hasta tres, quizá te haga el favor, así que… Uno… ¡Au revoir! — y para dejar bien en claro que quiero huir de su ataque, me doy la vuelta y empiezo a caminar con paso apretado, rápido y marcado, como soldado con palo en el culo.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Sáb Nov 09, 2019 9:05 am

- ¡LO HICISTE! ¡USASTE SERVILLETAS DE PAPEL! - Su expresión lo delata como si lo estuviese anunciando con luces de neón. ¿Qué tanto quería hacerme sufrir? Mi bebé, en una caja precaria, sobre servilletas de papel. ¿Y qué podía hacer yo? Nada, porque no quería arriesgarme a ver su cadáver luego de que una podadora le había pasado por encima hace semanas, ¡semanas! - Más te vale que no hayas mancillado su cuerpo, James, o no respondo de mí. - Y sonaba a amenaza vacía, pero juro por lo que más quiera que si me enteraba de que había hecho algo con mi puff, me encargaría de hacerle lo mismo a él. Caja con servilletas de papel incluído. - Y necesito que me digas tu apellido, porque esto de llamarte por tu nombre cuando estoy enojada no-me-gusta.

Me cubro los oídos con rapidez cuando habla de que tuvo que sacar sus restos, y estoy a segundos de ponerme a cantar “lalala” en voz alta solo para no tener que imaginar un escenario tan desagradable. Cuando se frena a sí mismo de seguir hablando descubro mis orejas a tiempo para escuchar su queja, cuestionando mis decisiones. - ¡Porque Argie vale más que un par de minutos, servilletas de papel y algo de magia! Era una criatura inocente y compañera, que merece que le muestres tus respetos luego de haberlo asesinado ¡y guardado en una caja por DOS meses! - Y sé que estoy molesta porque ni siquiera me importa que haya hecho un comentario al respecto de mi apariencia. ¿Qué le importaba el cómo me vistiese o dejase de hacerlo?.

- De acuerdo, si así lo quieres hablaré con la ministra para que te disculpe de las tareas de la tarde. ¡La invitaré incluso para que esté en el funeral! - No, probablemente no lo haría, pero ganas no me faltaban. ¡Había dicho que haría lo que quisiera! - O le diré a mi padre, por Argie no me molesta sonar como una nenita caprichosa. - Y le iba a dar a elegir, pero no solo osa decir que lo quiero como amor de verano, sino que me desafía. - ¡ACCIO PALA DE JARDÍN! - Sacar mi varita y apuntarla hacia el cobertizo me toma microsegundos, y pese a que nunca había logrado realizar un hechizo convocador con tanto éxito, el máximo de mis orgullos radica en que la cabeza de la pala que atraviesa el aire a bastante velocidad, le da de lleno en la cara gracias a que se ha movido. ¡JÁ! se lo tenía merecido. - Ahí tienes la pala, antes de tres como pediste. ¿Ahora si harás lo que pido? - Y me cruzo de brazos, casi tirando el alfiletero que cuelga de mi muñeca, y repiqueteando mi pie contra el suelo en lo que espero a que se decida.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Dom Nov 10, 2019 4:38 am

¿De verdad me cree capaz de ponerme a jugar con un cadáver? Que no sé que clase de ideas tienen los magos sobre los muggles, pero a veces me sorprenden — No te daré mi apellido, a ver si te doy el poder de hacerme un maleficio de esos raros que hacen ustedes. ¡Me quieres pegar el mal de ojo! — que sé que estoy exagerando y es una creencia demasiado antigua que de seguro no tiene nada de verídica, pero eso no quiere decir que no voy a fastidiarla con algo tan simple como esto. Sí, me pongo a la altura de una niña que se cubre los oídos, que sigue gritando que su estúpida mascota era el ser más puro del planeta y ya, que quizá lo era, pero eso no quiere decir que no tengo derecho a mirarla como si fuese una pesada cuando sigue gritando. Si tuviera la habilidad para usar su varita, usaría uno de esos hechizos para volverla muda.

Si te interesa saber, la señora Leblanc ya tuvo demasiado con pedirme que limpie la podadora y venga a tu puerta. ¿No crees que sería fastidioso molestarla por tus caprichos? — porque oooobviamente, tiene que meter a su padre en escena, a lo que solo puedo responder con un exagerado bufido de irritación. Ni siquiera me molesto en contestarle, posiblemente porque eso significaría perder parte de mi orgullo mientras escapo de ella. Lo malo es que puedo oír su encantamiento y el sonido cortando el aire, pero soy lo suficientemente lento como para no reaccionar a tiempo. El sonido es seco, peor es el dolor. Mi cuerpo entero se echa hacia atrás con un impacto que me obliga a caer, siento las lágrimas que brotan involuntariamente de mis ojos en los segundos que me toma el llevarme las manos a la nariz. Hija de… ¡MI ROSTRO! — sollozo, presiono varias veces el puente de mi nariz a ver si la ha roto. Parece que no — ¿Por qué tenías que darme justo en la cara? ¡Es lo mejor que tengo! — ni que tuviera tanto, así que tengo que defenderme con lo que la vida me ha dado.

Aún estoy tratando de despejarme del dolor cuando la ubico, estoy seguro de que lo mucho que la detesto se me ve reflejado en los ojos. Me apoyo en el suelo con las dos manos, la cabeza me da vueltas y ponerme de pie me cuesta el doble que de costumbre — ¡Bien! — exclamo — Pero será una tumba pequeña. Tú llevas al muerto — me hago con la pala, me la coloco en el hombro y me voy directo hacia su jardín delantero, buscando un sitio donde ponerme a cavar sin llamar la atención de cualquiera que pueda pasar por aquí. Chequeo sobre mi hombro que siga detrás de mí y uso el brazo libre para mostrarle lo extenso de su jardín — ¿Dónde lo quiere la princesa? — pregunto, en el tono pomposo más falso y arrastrado de la existencia — La cosa será así: haré el agujero, lo enterraremos y no volveremos a mencionar nada sobre esto. Ni siquiera tenemos que reconocer que nos conocemos. Tú por tu lado, yo por el mío, cada uno de su lado de la cerca como debe ser. ¿Hecho? — al fin de cuentas, creo que será lo más cómodo para todos. En especial para la memoria del pobre Argie.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Dom Nov 10, 2019 9:47 am

- ¿Pero de qué rayos estás hablando? - ¿Qué tipo de maleficio necesitaba de un apellido para poder lanzarse? No había oído nada similar desde la clase de historia de la magia, y esa me parecía de lo más aburrida así que casi nunca le prestaba atención. No podría estar hablando de eso, ¿o sí? - ¿Hablas del voodoo? Eso es magia arcaica. ¿Por qué querría usarla? Tengo mi varita ahora. - No estaba segura de que se tratase de eso porque, si mal no recordaba el voodoo necesitaba muñecos y algo perteneciente a la otra persona, ¿y un frasco de pepinillos? No, eso era de una caricatura de ciencia ficción. ¿Era de ciencia ficción? - No voy a pegarte el mal de ojo, no seas infantil. - Lo acuso pese a que mi pedido inicial era a causa de un capricho estúpido.

- Si eso significa que harás lo que prometiste que harías, no. No lo creo. - La mujer ya me había visto ebria en la puerta de su propia casa, ¿qué haría una humillación más? A estas alturas me era más importante el ganar esta discusión estúpida que el rebajarme a pedirle algo a la ministra de educación. o a mi padre. - No lloriquees. Te lo buscaste, si no hubieras querido huír antes de llegar a tres, la pala no te habría golpeado. - O tal vez sí, pero lo habría hecho en la cabeza en lugar de su rostro. ¡Además ni siquiera había sangre! - Oh por favor, si tu rostro es lo mejor que tienes, pobre de cualquiera que esté contigo. - No es que lo hubiese mirado, porque iugh; pero antes que su rostro hubiese mencionado su cabello, o tal vez destacado su sonrisa. ¡Que no eran bonitos! pero al menos eran mejor que su rostro en general. - Me refiero a que, si tuviste suerte el golpe tal vez achate un poco tu nariz. - Y separo mis brazos para formar una pequeña “L” con mis dedos, y posando mis yemas contra mi tabique y el borde superior de mi labio.

Sé por toda su expresión y por su mirada, que estoy lejos de ser su persona favorita. Pero no me importa, él está más que lejos de ser la mía. Levantando la cabeza todo lo alto que puedo, trato de mostrarme en toda mi dignidad pese a que no la siento.- ¡Bien! - Concuerdo con énfasis en mi enojo, para luego reparar en su forma despectiva de decirle a mi mascota. - ¡Pero no le digas así! Suena horrendo. - Podía estar muerto, pero… simplemente sonaba mal. Tomo nuevamente la caja en donde estaba reposando mi puff y lo sigo pese a que me molesta el ir a sus espaldas. Al menos de esa manera no podía ver lo que me costaba seguir el paso que marcaban sus largas piernas. Me detengo cuando lo hace, y trato de no aventarle la varita hacia su ojo cuando usa ese apodo detestable que tiene para mí. - ¿Sabes qué? De acuerdo, será como tú dices, así todos salimos ganando. Lo quiero ahí, justo en el punto donde estaba cuando lo asesinaste. - Le señalo la división de la cerca, y avanzo chocándolo a propósito con mi brazo al pasar. - Eres la persona más irritante que he conocido y no puedo creer que en algún momento de la vida haya creído que era coherente escucharte. - Que no había sido a causa de él precisamente, pero todavía tenía bastante fresca la charla con mi padre como para olvidar mis propias palabras. ¡Lo había citado, por todos los cielos! - Puedes cavar aquí, lo sepultaremos, grabaré una inscripción en la cerca, y tú le pedirás perdón por haberlo matado. - En voz alta, y no me iría de ahí hasta que pudiese escuchar el sentimiento de disculpa en su voz.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Lun Nov 11, 2019 3:27 am

Me niego a decirle que no tengo muchas opciones de noviazgo porque creo que es la última persona en la Tierra a quien le hablaría de mi patética y nula vida sentimental o íntima, así que me contengo con presionarme un poco la nariz cuando la insulta sin rodeos — Al menos me da personalidad. Yo creo que tu actitud es la que te mantiene pegada al suelo — la mido con la mirada, echándole un vistazo despectivo de arriba a abajo con la intensidad suficiente como para remarcar mi punto. Es una enana malcriada, no tengo duda de eso. ¿Por qué terminé rodeado de estas personas? ¿Qué hice para merecer esto?

¿Y cómo quieres que le diga? — que es la pura verdad, no sé qué tanto escándalo. El día parece ser uno de esos que se quiere burlar de nosotros, con el clima ideal para pasarlo al aire libre si no fuese porque ninguno de los dos está aquí en puro disfrute. Hasta tengo que apartar una abeja de mi cara cuando nos acercamos demasiado a las rosas, las cuales tienen un aspecto estupendo y me hacen pensar que, ahora mismo, se las haría tragar en lugar de regalarle una — Dios, pero que cruda… — la acuso de ser una bruta verbal cuando utiliza el término “asesinar”, mirándola en reproche cuando pasa por mi lado y golpea mi costado — Wooow… por fin coincidimos en algo. ¡Siento exactamente lo mismo sobre ti! — clavo la pala en el suelo para apoyarme en la misma, usando ambas manos para sujetar mi mentón — ¿En qué parte me escuchaste? Porque lo único que obtengo de ti son disputas y contradicciones y siento que eres un total desperdicio de tiempo y espacio — le sonrío como si no acabase de insultarla con elegancia y me decido a hacerle caso, porque cuanto más rápido terminemos con esto, mejor para mí.

¿Por qué tuve intenciones de ser digno y devolverle a su estúpida mascota? Vuelvo a tomar la pala para acercarme al sitio que me indica y la hundo con obvia irritación, empujo con mi pie para retirar una mayor cantidad de tierra y empiezo a cavar — ¿También quieres que llore, que ore y te bese los pies? — le pregunto, aunque ni siquiera la miro al estar ocupado con la tarea que me ha encomendado, con mucho cuidado de no arruinar las raíces de los arbustos — Eres una macabra, espero que lo sepas. ¿Enterrarlo dónde estabas cuando murió? ¿Es para darle un entierro digno o para querer vengarte contra mi conciencia? Que yo ya te he perdido perdón — me quito el pelo de la frente a causa del calor y levanto la mirada hacia ella — ¿O acaso eres tan orgullosa como para aceptar unas disculpas? Los dos sabemos que ha sido un accidente — y, a pesar de la irritación, es obvio que hubiese preferido no cometerlo.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Lun Nov 11, 2019 7:04 am

Pffff, personalidad. Si la personalidad la tenía en la nariz no me molestaría darle de nuevo con la pala, a propósito, repetidamente. - Al menos lo mío se soluciona con tacones, ya quiero ver que cirujano podría encargarse de eso. - Y lo peor es que ni siquiera tenía tan mala nariz. Mi altura era irremediable y me molestaba de sobremanera, pero jamás se lo admitiría. Si tenía que pararme sobre tacones de diez centímetros para demostrar mi punto, lo haría. Sin importar el peligro andante en lo que eso me convertiría.

- ¡EN NADA! - Si en verdad opinaba que era un fastidio, un estorbo… pues no le debía ningún tipo de respuestas. ¿Cómo hacía para volverse tan hiriente, además de irritante? Porque me habían dicho muchas cosas en la vida, ¿pero un desperdicio de tiempo y espacio? Ni siquiera yo pensaba eso de él, y eso que él era un esclavo. - Tú lo dijiste, disputas y contradicciones constantes. Déjalo así, James. - Porque no quería largarme a llorar como una estúpida otra vez, solo por un insulto de alguien que no valía la pena. ¿De verdad quería poner en duda mis ideales siendo que había gente como él? ¿Qué me garantiza que no todos fueran igual de idiotas?

Al menos hace caso de verdad, y sí se pone a cavar la tumba tal y como se lo he pedido. ¿Por qué no es satisfactorio? - No quiero que me beses nada. - Replico tajante. No quiero ni que ore, ni que llore, ni que nada que sea falso. Simplemente quería que Argie fuese reconocido como la mascota excepcional que había sido. - No es por ser macabra, no lo entiendes. Argie fue mi primer mascota. - Y dolía el haberlo perdido de una manera tan estúpida. Me era más fácil llamarlo asesino aunque no lo fuera, que creer que había sido un accidente sobre el que ninguno había tenido control. Estaba más acostumbrada a las acciones, a la causa y efecto que se producía por las decisiones que uno tomaba. No quería creer que la vida era tan cruel como para cobrarse una vida inocente por simple capricho. - Y sí, sé que no ha sido tu culpa. Ni siquiera la mía. Pero no es algo que pueda terminar de aceptar. No tus disculpas… su muerte. Una muerte que no le importa a nadie más que a mí - Y es obvio que lloro nuevamente. ¿Por qué mierda es que cada vez que interactuamos termino llorando de una forma u otra? Me dejo caer contra el costado de la tumba que está cavando, y me limpio la cara como puedo porque estoy harta de parecer una debilucha delante suyo - No te haré decir nada, ¿de acuerdo? Solo... - Quería que terminara y se fuese.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por James G. Byrne el Lun Nov 11, 2019 8:04 am

¡Al fin! — exclamo cuando dice que lo deje, no puedo creer que ha decidido que es mejor callarse la boca y dejarme trabajar tranquilo, a pesar de que le dura poco. No sé por qué canto victoria, cuando creo que Meerah Powell es la clase de persona que jamás me dejaría con la última palabra, ni aunque su existencia entera dependiera de ello. Sí provoca que empiece a cavar más lento y, muy furtivamente, mantengo los ojos puestos en ese cuerpito que empieza a escupir muchas cosas de manera sincera mientras se desploma en el suelo, dejándome con la sensación amarga de no saber muy bien qué decir. ¿Qué tiene esta niña con usarme de su trapo para penas después de insultarme un buen rato? ¿Cómo es posible que alguien que vive en una casa tan grande, esté tan sola? Porque, a decir verdad, si tiene tantas emociones dentro como para acabar llorando después de dos meses, dudo mucho que tenga muchos amigos. O, al menos, no tan cercanos como para llorarles a ellos en lugar de a mí.

Me odio, de verdad lo hago, hasta resoplo con sonido y todo. Clavo con fuerza la pala en el suelo y me recargo en ella una vez más, aunque en esta ocasión es para inclinarme en su dirección — Mira, princesa. Jamás he tenido una mascota, así que no puedo decirte lo que se siente. Pero creo que lo mejor será que empieces a aceptarlo. ¿No crees que Argie debe estar feliz en el cielo de los puffs, todo peludo y saltando por ahí, en lugar de seguir sufriendo en esta vida tan deprimente? — es un consuelo tonto, tan viejo como los primeros humanos que se negaron a creer que la muerte puede ser un oscuro vacío — ¿Jamás pensaste en ir a terapia? Parece que tienes mucho que escupir, si cada vez que me ves terminas… así — sin mucho disimulo, la señalo con una mano perezosa.

Creo que mandar al psicólogo a la hija del Ministro de Justicia no es una gran idea, pero es la única que se me ocurre. Para ponerme en movimiento, vuelvo a mi tarea de hacer un pozo profundo para Argie; menos mal la tierra no está tan dura — Si quieres, puedes arrancar algunas de las dalias que hay en nuestro jardín delantero. O si lo prefieres, hay algunos cerezos que quedarían bien con ese sombrero feo que tenía puesto — por el tono desdeñoso y exagerado, creo que delato que estoy bromeando. Hasta le arrugo la nariz que tan poco le gusta, a pesar de estar mostrándole una furtiva sonrisa — Solo ya deja de llorar, que no soy la persona indicada para consolarte. Podemos conseguir un poco de chocolate de la despensa, pero eso es todo. Ya — dejo la pala a un lado, empujando algo de la tierra con mis dedos para chequear que es lo suficientemente profundo y me giro, estirando las manos en su dirección — ¿Quieres que lo haga yo mientras buscas las flores? Podemos cubrirlo rápido y ya dejarlo estar.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Vie Nov 15, 2019 8:26 am

¿Qué tan fácil creía que era aceptar la muerte? Todavía me sentía culpable cuando salía a jugar con Hunter, o aquellas mañanas en las que me despertaba con la calidez de Ophelia a mis pies. Argie me había acompañado siempre y… y… Sí, también había sido el mejor regalo que me había dado mi madre. Le había rogado por siglos por una mascota, y pese a que se había negado a un perro o a un gato, cuando llegó a la resolución de que un puff sería la solución más lógica, me había terminado por sorprender con él. Argie… Argie había sido lo último que me conectaba de verdad a Audrey, lo último desde que la tía Eunice no podía recordar ni mi nombre y había quedado internada en un geriátrico. - No soy tan niña como para creer en un cielo de puffs. Eso es una idiotez, y si todavía me cuesta aceptar y superar su muerte es porque soy una idiota sentimental que se aferra incluso a cosas que no debería. - ¿Por qué seguía queriendo y extrañando a mi madre? ¿No estaba viviendo una vida prácticamente perfecta? Incluso aunque Lara no se comportaba como una mamá en sí, como amiga, como compañera, como todo cumplía un mejor rol del que Audrey podría cumplir jamás.

Me limpio las lágrimas de las mejillas como puedo y trato de no encontrar algo de gracia en sus palabras. - ¿No será cosa tuya? Solo lloro contigo al parecer.- Mi voz sale entrecortada porque el hipo amenaza con tomarme la garganta. - Además, no sé qué tan buena idea sea un psicólogo. Sé que existe un grado de confidencialidad médico paciente. Pero no sé hasta qué punto pueda expresar todas las cosas que me dan vueltas en la cabeza sin temer que la información se filtre. - Porque claro, nada mejor que decirle a un psicomago de mis relaciones familiares, de mis dudas políticas, y del asesinato de mi puff a manos del esclavo de la vecina.

- ¿Cerezos con ese tono de violeta? - Mi indignación ante tal aberración es lo que termina de animarme luego de mi pequeño ataque de llanto, y termino incorporándome para terminar de recomponerme. - No voy a arrancar flores del patio de la ministra pero… - Respiro fuerte y pienso mentalmente que estoy ofreciendo una rama de olivo - Dices que no eres el indicado para consolarme, pero flores y chocolates no es una mala manera de empezar… creo. Prefiero… terminar con esto y empezar a no pensar más en… esto.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah Empty Re: How rare and beautiful it is to even exist ✘ Meerah

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.