The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Lun Sep 30, 2019 9:43 pm

Enero, 2451.

Mo, me estoy muriendo— susurro, mi voz se arrastra desde el sillón en el que estoy tumbada con mis brazos rodeándome la cintura y llega hasta la cocina donde escucho a mi madre moverse preparando más de un plato para la cena como es su costumbre, que tenemos un invitado esta noche, el que tenga trece años no lo hace menos importante que cualquier embajador de Europa. Como tiene las mejillas flacas y en estos meses le dio un estirón que hace que sus piernas parezcan de dos metros, estoy de acuerdo en que necesita un poco más de comida para que no vaya a caerse de cara por falta de equilibrio cuando salimos caminando de la escuela. Con Mohini nos ponemos a la tarea de servirle tres platos cuando viene a cenar una vez a la semana, para nuestro clásico Viernes de Videojuegos, cuando sus padres tienen esa reunión con su grupo de ayuda en que se toman de las manos con los otros millonarios en crisis y hablan del déficit del mes y cuánto tendrán que recortar en personal aquellos que tienen empresas. Lloran tomando champagne o así es como pienso que deben ser esas reuniones, a Helena se me hace más fácil de imaginar impidiendo que el mozo se vaya muy lejos con la bandeja de alcohol caro.

Me retuerzo entre los cojines del sillón que caen a la alfombra, soltando un par de gemidos que alzo en tono cuando no recibo respuesta por parte de mi madre, lo único que escucho es la cuchara golpeando una de las cacerolas. —¡Mo! ¡Que me estoy muriendo! ¡Se acabó! ¡Veo la luz!— grito, dándome vuelta para quedar con el vientre presionando contra el tapiz. Ahogo un nuevo gemido contra el único cojín que retengo, me pican los ojos por las ganas de llorar que me da desde hace tres meses cuando este martirio comenzó. —¡Tantos días de agonía llegan a su fin! ¡He vivido poco, pero no me arrepiento de nada! ¡Tampoco de haber puesto una babosa en el helado de Grace! ¡Se lo merecía! ¡No es mi culpa que haya sido tan boba como para comérselo!—. Me giro en el sillón, mi espalda contra la tela, y sacudo el cojín en el aire. —¡¿Por queeeee nací mujer?!— gimoteo, es el colmo de las injusticias. Detesto que los chicos digan que por ser niña no puedo jugar y tener que darles la razón porque hace unos días tuve que salirme de un partido de soccer al sentir las punzadas insoportables en el vientre. ¡Lo odio!

Dile a Riley cuando llegue y sea demasiado tarde, que…— hago que mi voz se escuche temblorosa, como vi que lo hacen en algunas películas cuando el protagonista está en medio del campo de guerra, desangrándose. Puedo sentirme identificada con la escena, en serio. —Si busca a alguien más para reemplazarme en los Viernes de Videojuegos, volveré a tirarle de las patitas y como fantasma sabotearé todas sus partidas— amenazo al aire con toda mi furia, porque si se atreve a hacerlo, no descansaré en paz. Tendré que volver para atormentarlo. Como si lo hubiera llamado, escucho el sonido del timbre y me caigo del sillón hacia la alfombra con un golpe seco. —¡YA VOY!— grito a voz de cuello, apoyándome en mis palmas para levantarme a prisa, sin embargo corro a la cocina antes de ir hacia la puerta. Me encuentro con mi madre y le apunto con el dedo, separo un poco mis piernas cortas para verme más intimidante y mi cabello negro es una maraña desordenada que me cae sobre el rostro. —¡Ni se te ocurra contarle a Riley!— también la amenazo a ella, no quiero decirlo en palabras, pero sabe a qué me refiero. Moriré de la vergüenza si mi mejor amigo se entera de esto, se lo vengo ocultando desde que empezó y espero poder seguir escondiéndolo el resto de mi vida, como mi mayor secreto. Presiono uno de mis dedos contra mis labios para obligarla a callar y me giro bruscamente para ir a la puerta. —¡Ya voooooooooy!
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Riley Kavalier el Mar Oct 01, 2019 1:21 am

Aguardo sentado en el borde de mi cama mirando el suelo mientras escucho la típica discusión de mis padres de por qué debería ir con ellos a la reunión que tienen. Mi madre argumenta que algún día tendré que hacerme cargo del negocio así que debo aprender y mi padre responde diciendo que no tengo las habilidades sociales para ponerme al frente de algo tan grande así que sería en vano mostrarme en público. "No es carismático, la gente no lo quiere ¿Cómo va a ser un líder?" es de las cosas más suaves que lo escucho decir. Pero tiene razón, jamás podría ser como él y de todas formas no quiero serlo... Prefiero quedarme en mi habitación estudiando, construyendo algo o en su defecto ir a la casa de Lara a jugar videojuegos. Allí la paso mucho mejor y debo aprovecharlo hasta que ellos lo noten y me lo prohíban.

Pasan unos minutos más remarcando todo lo que está mal en mí hasta que viene mamá a recogerme para llevarme a la estación de trenes y así ir hasta el distrito 6. No digo nada en el camino, mantengo las correas de mi mochila bien agarradas y a penas si respiro mientras las ruedas del auto avanzan hasta la estación del Capitolio - Adiós, mamá y gracias por traerme - saludo y solo cuando veo el automóvil negro girar en la primera esquina largo todo el aire que tenía contenido.

El tren no tarda demasaido en llegar hasta el hogar de mi amiga. Odio que viva tan lejos ya que eso no me deja escaparme allí de vez en cuando, pero cuando sea mayor de edad me mudaré cerca de ella, quizás no al 6 pero sí al 3, allí está todo lo que me gusta y si bien no tiene todas las comodidades del Capitolio ¿Quién las necesita? No hago uso de ellas de todas formas.

- Buenas noches, señora mamá de Lara - saludo y paso algo dubitativo hacia la cocina con ella. Dejo la mochila en uno de los taburetes y me agacho a atarme los cordones de las zapatillas justo cuando mi amiga llega como un huracán, dice un par de palabras y luego de eso se da vuelta y sale corriendo ¡Tan alterada está que ni me ha visto! Eso y parece que no tuvo cuidado en mirar dónde sentarse, ambas cosas me sacan una sonrisa que le dedico a la señora Khan antes de ir por Lara.

- Toma, te sentaste sobre chocolate, ésto lo cubrirá - comento a sus espaldas con voz tranquila mientras le tiendo mi sudadera, aquí hay una temperatura mucho más agradable que en mi casa así que no la necesito - ¿Podemos volver a la cocina? Creo que tu madre estaba preparando algo... Creo... Acabo de llegar en realidad, no pude ver mucho.
Riley Kavalier
Riley Kavalier
Científico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Mohini R. Khan el Miér Oct 02, 2019 10:32 pm

Una de dos, o tengo la hija más dramática del universo, o tengo la hija más dramática del universo, no hay más. He perdido la cuenta de la cantidad de veces que he puesto los ojos en blanco en esta tarde, sumado a los suspiros exagerados que espero Lara sea capaz de notar incluso cuando la pared separa la cocina del salón donde se encuentra lloriqueando. — ¡Honestamente, Lara, si la mecánica no es de tu agrado, siempre puedes estudiar dramaturgia! — exclamo desde los fogones al escuchar sus lamentos despavoridos como si  fuera la primera mujer del mundo en sufrir de sangrados. Y sé que aun es temprano para hablar de futuro laboral, pero sigo firme en la idea de que no le iría mal en la actuación si las insistencias de su padre — puede que yo también tenga algo que ver en eso, desventajas de que sea hija de mecánicos — con que se interese por lo que se consideraría la herencia familiar, esa que empieza con nosotros, no termina por cuajar. — No te estás muriendo, ¿puedes dejar de actuar como una exagerada redomada? Es algo tan natural como la vida misma, no hace falta que montes un espectáculo por ello. — menos cuando a partir de ahora le va a ocurrir cada mes y no sé cuántas veces se lo he explicado ya, que parece que sigue sin creerme cuando le digo que durará hasta que su cuerpo deje de sentirlo necesario.

Remuevo el frito que estoy preparando en la sartén a base de verduras, añadiéndole de vez en cuando alguna que otra especia para darle más sabor, y aun así, con todo el ruido que se acumula en la cocina, no es suficiente para calmar las quejas de mi hija. — Ya, tómate una aspirina y termina con el dramatismo, Riley es un buen amigo que comprenderá la situación si un viernes te encuentras indispuesta. — creo que mis palabras no sirven de nada para cuando la veo salir escopetada por el pasillo en dirección a la puerta que acaba de sonar. Repito el gesto de poner los ojos en blancos al alzar las cejas en desesperación, a pesar de que en el fondo se me escapa una sonrisa interna. Esta misma hija mía que se pone de patas arriba con estas cosas, no me la quiero imaginar cuando esté en la edad de tener bebés y tenga que pasar por un embarazo, ¡ya ni pensar del parto!

Apenas pasan unos segundos antes de que tenga las dos cabezas morenas asomando por la puerta de la cocina, por lo que le dedico una sonrisa amable a Riley para después volver a dedicar la atención a la comida, en especial al pollo que se está cocinando en el horno. — ¿Cómo va todo, Riley? Como puedes comprobar Lara está hoy un poco alterada, no se lo tengas en cuenta, son cosas de mujeres. — ups, eso último se me escapó. Evito mirar a mi hija ante mi falta, prestándole más interés al tiempo del reloj en lo que termina de hacerse la cena. — ¿Has crecido desde la última vez que nos vimos? Te ves más alto. — que… viene siendo la semana pasada, tampoco ha pasado tanto tiempo, ¿cómo es que estos chicos de hoy en día crecen tan deprisa? Si es que apenas me he dado cuenta de los años y mi hija ya se ha convertido en una mujer. No lo pienses que lloras, Mo. — Bueno, espero que tengáis hambre, luego de cenar ya podréis ir a mataros virtualmente o… lo que sea que hagáis en esos juegos. — saco la bandeja del horno mientras hablo, aprovechando que ya he colocado la mesa para posarla directamente sobre la misma y después girarme hacia el fuego para centrarme en la salsa que va por encima y está a punto de terminar.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Jue Oct 03, 2019 3:51 am

¡NO ES DRAMA!— le grito a Mohini a través de la pared que queda entre nosotros, —¡Es la realidad! ¡Y la realidad me duele!—, y me duele mucho, estos retorcijones en mi vientre son de lo peor que he pasado en la vida, que pueda llegar a pasar alguna vez, si es que vivo lo suficiente como para sufrir otros malos y no es que me muero hoy mismo. Si es algo natural, como lo dice ella, será que soy una remolacha entonces. Y las remolachas no saben nada de tener la menstruación, que a mí se me ha pegado por ser adoptada por un par de humanos, pero como en el fondo soy una remolacha esto es tan raro que mi cuerpo no lo asume. —¡Las remolachas no tienen la regla!—. Ya es un hecho, estoy en el umbral de la vida y la muerte, por eso suelto incoherencias. No es porque en general pienso diez tonterías en cinco segundos, es todo culpa de la agonía que me hace delirar.

No lo suficiente como para no saber reconocer cuando llaman a la puerta, que tan rápido como mis piernas me permiten, estoy dejando a mi amigo pasar y con la advertencia hecha a Mohini, espero que este Viernes de Videojuegos sea igual que todos los otros. Nadie tiene por qué mencionar mi enfermedad terminal, lo único que pido con esta poca vida que me queda, es un último viernes para… darle una paliza a Riley y robarle su primer puesto en el top de mejores jugadores. —Se llama Mo— corrijo a mi amigo cuando le da un título tan largo, —no le digas “mamá” porque si no luego me pedirá que yo también le diga “mamá” y reservo esas palabras para los momentos importantes, más bien graves— explico, con la mujer en cuestión presente, porque si ella me llama Lara Scott cuando quiere echarme la bronca, yo tengo que defenderme con un mamá en el mismo tono para que las dos nos pongamos serias.  

Toda la cara se me pone de un rojo encendido como me entra el pánico que pueda estar teñido mi pantalón, que me debato entre salir corriendo para cambiarme o ser quien lo guía de vuelta a la cocina para impedir que Mohini hable más de la cuenta, en vez de solo mostrarle el camino que ya conoce. —Shhhh— le pido cuando se le ocurre mencionar eso de que estoy con «cosas de mujeres», haciéndome parte de un club al que no pertenecía hace unos meses y de pronto me siento como una vieja de treinta años. ¿Qué son esas cosas que dice que las mujeres tienen? ¿Un departamento propio? ¿Un novio guapo? ¿La patente única y exclusiva de un gran invento? Si son esas cosas, sí las quiero. Pero, ¿la regla? Mohini me explicó que es para que pueda tener bebés luego, pero yo no quiero. Si firmo lo que sea diciendo que no quiero, ¿dejaré de tenerla? Porque me parece un poco injusto sufrirla si yo no quiero bebés, ¡ni siquiera me llevaba bien con mis compañeros del kínder como para querer uno así! Si ahora algunos me caen mejor es porque ya no somos tan niños, si basta con ver a Riley tan alto.

Sigue siendo algo tímido así que lo llevo de la muñeca hasta una de las sillas para que se siente y deje que lo hagamos víctima de una cena a rebosar. —Iré a cambiarme y no quiero que hablen de cosas raras si no estoy presente— le dejo en claro a los dos, caminando de espaldas hacia la puerta para usar dos dedos en señalar mis ojos y luego a ellos. En tres rápidos minutos estoy de regreso, con mis manos sujetándome al marco de la puerta y echándoles una mirada intensa. —¿De qué hablaban? ¿De qué?— pregunto, toda paranoica y como sé que toda la noche me la pasaré así, inquieta de que a mi madre se le escape, decido que no tiene sentido ocultarle mi secreto a mi mejor amigo. Suspiro por mi derrota y me echo en la silla al lado de la suya, a esperar a que Mo termine de cargar los platos. —Riley, tengo que contarte algo muy importante. No quiero que te asustes, da miedo pero crecer es normal y… nuestros cuerpos están cambiando…— trato de recordar qué palabras uso Mohini, y podría hacerlo si no hubiera tenido mi almohada tapándome la cabeza en ese momento de negación. —Y ella nos explicará mejor— le paso la bola a mi madre que es la maestra de estos temas con una mirada de ojos grandes y expectantes, —¿qué me habías dicho sobre los cuidados de tener sexo con un chico? Porque no es que quiera asustarte— me volteo otra vez hacia mi amigo, tomando un pan de la canastita en medio de la mesa porque de los nervios necesito tener mis manos ocupadas, —pero ya puedo tener bebés ¡y esa es mucha responsabilidad para mí!
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Riley Kavalier el Sáb Oct 05, 2019 12:17 am

Inclino mi cabeza hacia un costado porque no comprendo cómo es que Lara no disfruta de llamar mamá a Mohini. Yo uso el título cada vez que puedo con Helena e intento ignorar la mueca desagradable que se forma en su rostro cuando lo hago, en cambio con Mo es distinto... Ya me gustaría llamarla madre a ella, pero lamentablemente no puedo, nací en la familia equivocada y estoy atrapado con ellos hasta el día de mi muerte, o la de ellos, lo que ocurra primero - Te ves agitada, la situación parece grave - remarco con las cejas en alto - ¿No puedo llamarla mamá Mo? - pregunto luego con la cabeza entre los hombros, espero que diga que sí.

Cuando escucho que Mo dice que son cosas de mujeres y luego recuerdo la mancha, me pongo blanco como hoja de papel. Mis ojos se trasladan de mi amiga a su madre a una velocidad que desafía el nistamo y abro la boca pero no salen las palabras. Está en el comienzo de su ciclo menstrual. Tengo que disculparme porque fui absolutamente desconsiderado antes asumiendo que se había manchado con chocolate. Busco ayuda con ojos desesperados en Mo y agradezco su siguiente pregunta pues desvía la conversación hacia otro tópico mientras Lara nos abandona momentáneamente.

- Estoy en la etapa en la que crezco todas las semanas, me duelen las rodillas - admito con una mueca de lado. Claro que no se compara al tremendo dolor que debe estar sintiendo mi amiga al desprenderse la capa funcional de su endometrio, pero no hago comentarios al respecto pues solo arruinaría el momento de la cena ¡Voy a cenar algo casero! Es maravilloso y una de las razones por las que amo venir aquí - No vamos a matarnos, jugamos en equipo... Si nos matamos seríamos terribles jugadores - respondo a Mohini - Podría acompañarnos si usted gusta, señora mamá de Lara, sería divertido - propongo encogiéndome de hombros.

Entonces la morena vuelve tal y como se ha ido, con mucho ruido y drama, e interrumpe la charla inocente para volver a tocar el tema de su ciclo menstrual ¿Por qué, Merlín, por qué? - Ehhh... - solo alcanzo a decir antes de que siga hablando y hago una mueca cubriéndome los oídos pues temo que vaya a decir todo eso que Helena me hizo leer de un manual enorme hace unos meses atrás. Era un montón de texto con cosas horrorosas, pero al menos me sirvió para decidir que no importa al aspecto de la ciencia que me dedique, será cerca de robots y bien lejos de los fluidos humanos.

- ¿Sexo? ¿Bebés? ¡Lara no puedes tener un bebé! ¡Somos bebés!
- exclamo espantado y, una vez más, busco ayuda en Mo - Y... ¿Tú quieres? Ya sabes... Por Merlín, es asqueroso.
Riley Kavalier
Riley Kavalier
Científico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Mohini R. Khan el Dom Oct 06, 2019 10:27 pm

¿Cuándo pasamos a hablar de remolachas? Suena triste al pensarlo, pero a veces me cuesta seguirle el hilo a mi hija adolescente, lo delata mi cara cuando la miro con la expresión de desconcierto plasmada en el rostro, que me lleva a rodar los ojos nuevamente en exasperación cuando desisto en intentar dotar a sus palabras de algún sentido. Recuerdo pensar que la peor etapa a la hora de criar un hijo son los primeros meses de vida, por todas las noches en vela, pañales, vómitos y lloros las veinticuatro horas del día; o la de los tres, que viene siendo parecida con la única diferencia de que para entonces ya saben hablar y tratar de explicarle a una niña llorona de tres años por qué no podemos meter en el carro de la compra los palos de caramelo te trae más problemas que de haberle comprado los dichosos dulces en primer lugar. ¡Qué inocente eras, Mo! La pobre no tenía ni idea de lo que se le venía encima con las hormonas de adolescente... — Pues claro que puedes llamarme mamá Mo, Riley, no como Lara que solo me llama mamá cuando le interesa algo. — digo con algo de retintín en la voz, meneando la cabeza de un lado a otro, resignada a que me pasaré la vida escuchando a mi hija llamarme Mo como algo común, solo intercambiándolo por un MAMAAAAAA cuando dicha hija mía se meta en problemas que solo yo sabré como solucionar.

Me giro para verter la salsa sobre el pollo en la bandeja, solo para ver como Lara sale escopetada por la puerta para cambiarse y mi mirada la sigue hasta que la pierdo por el pasillo de lo veloz que va. — ¡Pues más razón para que comas más! Estás muy delgaducho, los chicos como vosotros necesitáis de muchas calorías y energía para poder resistir al día, así que ¡a comer! — ¿se nota poco lo de que me encanta embutir a la gente de comida verdad? Con eso dicho, me pongo en disposición de servir la comida en los tres platos correspondientes, siendo generosa a la hora de incluir las verduras a un lado de sus raciones y después rociarlas con algo de salsa para acompañar al sabor. — Hablábamos de que Riley piensa que os destrozaría si me dejarais jugar con una de vuestras maquinitas. — murmuro cuando Lara hace su reaparición en la cocina, que no fueron esas palabras exactas las que dijo el chico, pero por esa misma razón me atrevo a sonreír de lado con un poco de sorna. — Y yo estaría encantada de demostrarlo si no tenéis inconveniente, no sé qué tan duro será para vosotros superar que os ha ganado una pobre viejita. — que esto no es más que una táctica para darles pena y me dejen ganar, no os creáis, que no he manejado una cosa de esas en mi vida y no estoy en posición de dejarme en ridículo, aunque creo que a quién dejaría más bien en ridículo sería a mi hija.

Los animo a sentarse en las sillas para comenzar a cenar, acomodándome yo misma en una cuando termino de servir agua en sus vasos. Tengo que posar la botella cuando Lara saca a relucir el tema de la menstruación, con bastante más naturalidad de la que la he visto usar en las últimas dos horas de la tarde. Por eso la miro con aprobación, más cuando me pasa la pelota y empiezan a saltar en la conversación comentarios como sexo o tener bebés, me obligo a alzar una mano para pedir silencio y después alcanzar con esa misma mano un trozo de pan del centro de la mesa. — Puede, que no significa que los vaya a tener, por el amor de dios, ¡sois todavía muy jóvenes para pensar en estas cosas! — aaaaaaaaaaaah, ¿a qué edad se empezaba a pensar en estas cosas? ¿trece no suena demasiado temprano? Tomo una bocanada silenciosa de aire, cargándome de paciencia y serenidad, la misma que es necesaria para poder tratar este tema con niños, porque siento que hasta que no me explique no lo van a dejar ir. — Como ya le expliqué a Lara en su momento, ahora ya no es una niña, sino una mujercita madura que, efectivamente, ya puede tener bebés. Y eso significa que debe tener mucho, pero que mucho cuidado, cuando empiece a tener relaciones sexuales. Que si no os lo han explicado en el colegio es cuando... bueno, un hombre y una mujer, pues... eso, que se quieren mucho y hacen cosas. — ¿hacen cosas, Mo? ¡En serio! Y tú que te creías una mujer hecha y derecha y no sabes como explicarle a tu hija lo que es tener relaciones sexuales sin que suene... turbio para sus mentes. Me meto un trozo del pan a la boca y lo masco con los dientes, con la única defensa de ser una mujer de números y no de palabras. Claro, es obvio que me tocan a mí estas conversaciones y no a Lawerence, seguro que lo vio venir y por eso se excusó para ir al bar con sus amigos. ¡Hombres! — Pero, vosotros sois niños y por el momento no tenéis que preocuparos por lo que es el sexo, ni protecciones, ni esas cosas, sino por los deberes de matemáticas, ¿o no es así? — ¿veis? Luego dicen que las matemáticas no salvan vidas, no se ha visto un rescate tan fácil desde las ecuaciones de segundo grado.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Lun Oct 07, 2019 12:27 am

No estoy tan cerca de Riley como para darle codazo que se merece por invitar a Mohini a nuestra noche de videojuegos. —Ella no puede jugar porque luego le duelen las articulaciones—. Si es cierto lo que ella dice de que soy una mujer hecha y derecha por tener la regla, ella está adentrándose a una vejez sin retorno. ¡Pobre, Mo! Su cabello es tan negro que se me hará raro verla con canas blancas, ¡tan raro! No estoy del todo cómoda aún viéndome en el espejo del baño como la mujercita que dice que soy, pero tampoco soy un bebé. Hago una mueca cuando mi amiga dice que lo somos. ¡Me niego! No me gusta que me traten como uno desde los tres en que empecé a gritar ¡yo, solita!. —No lo somos, Riley— corrijo a mi amigo con una solemnidad que me lleva a colocarme una mano sobre el pecho. —Y a decir verdad, soy bastante madura para nuestra edad—. No es por presumir, pero así lo veo y lo digo con un tonito bastante arrogante. El hecho de que Riley no quiera hablar del tema y que mi madre tenga una explicación tan ambigua sobre la vida sexual de las personas, me hace darme cuenta que también soy la más madura de esta cena, estoy obligada a instruir a este par con mis conocimientos y lo hago después de un suspiro en el ruego por paciencia.

Mo, lamento que hayamos tardado tanto en esta charla tan necesaria para tu vida—. Vuelvo a suspirar así doy más seriedad al momento, y también me cargo un vaso de agua para darme cierta importancia, que pese a ser la más corta de estatura entre los que están sentados en esta mesa, me acomodo en mi silla como si fuera la autoridad más destacada. —El sexo entre dos personas no tiene nada que ver con que se quieran o no. Eso es un mito, Mo. No creas todo lo que dicen tus novelas—. Mi pobre madre inocente, le doy palmaditas de consuelo en la mano. —Es un acto puramente biológico, en que nuestro cuerpo responde a la atracción sexual por otro cuerpo. Tiene mucho que ver con el instinto de procreación para preservación de la especie, pero las personas son de las pocas especies que lo hacen porque les gusta—. Uso el tenedor para ir marcando en el aire las partes importantes de mi discurso y muevo mi plato un poco más cerca de la bandeja con la cena para que Mohini me sirva mi toca.

Y el pene del hombre se introduce en la vagina de la mujer, y si no usa protección…— le explico a ambos, pasando mi mirada de advertencia del uno al otro. —¡Salvajes y veloces espermatozoides atacan!— grito para asustarlos, parándome de pronto y las patas de las sillas raspando las baldosas al moverse hacia atrás. —¡Y uno de ellos!—, pongo mi tenedor en alto una vez más. —Uno de ellos puede convertirse en un bebé— concluyo, dándole a mi voz ese tono que se merecen todo los cuentos de terror en su cierre. Coloco las palmas de mis manos a los lados del plato y les dirijo una mirada sabionda a ambos. —Y eso es lo que aprendí mirando un video por internet.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Riley Kavalier el Lun Oct 07, 2019 1:15 am

Quizás para ella es un simple apodo, pero para mi es un regalo. El poder llamarla mamá Mo me llena de felicidad, porque sé que a ella no le molesta, que yo no le molesto como lo hago en mi casa. Sé que allí no soy más que un heredero, uno decepcionante, pero necesitaban a alguien para dejar la fortuna ¿No? Por eso me tuvieron a último momento, cuando ya ambos disfrutaron de la vida sin hijos. En cambio aquí... Me abren las puertas cuando no tienen motivos legales para hacerlo, no soy una carga sino una visita bienvenida - Gracias, mamá Mo - respondo un poco avergonzado por empezar a usar el nuevo título y luego de eso concentro mis ojos en el rico plato que se monta frente a mis ojos - No veo la hora de probarlo - confieso con una sonrisa. Sé que no voy a convertirme en un fortachón de la noche a la mañana, pero comer algo más que cocina molecular servirá para no ser un espárrago andante.

Se me escapa una risita cuando escucho la broma de Mohini, pobre mujer... No nos va a ganar ni de chiste porque nosotros tenemos años de experiencia y todos los trucos bajo la manga. Sé que existe la suerte de principiante pero ésta tiene sus límites y no hay forma de que supere nuestro talento sumado - Tiene suficientes estrógenos para proteger sus articulaciones, Lara, aún le quedan unos cuántos años más sin dolor articular - la corrijo con el ceño fruncido pues, a diferencia de mi madre, Mo es muy joven - Helena, en cambio, ya tiene el cabello blanco y eso es señal de que no es apta para los juegos. - eso me ha dicho. Así que temo con la vida el día que se me ponga el cabello blanco a mí también.

De repente la comida en mi plato se convierte en lo más interesante del mundo, la corto con la habilidad de un cirujano encargándome de que los trozos queden divididos en partes exactamente iguales. También me ocupo de la ensalada y de que los colores queden separados en distintas partes del plato formando algo agradable a la vista. Pero no importa cuán concentrado esté, las palabras siguen llegando a mis oídos y no puedo evitar que el calor suba a mi cabeza, así que bebo todo el vaso de agua que Mo me sirve de un solo trago.

Preferiría concentrarme en las matemáticas, sí, pero Lara es menor que yo y habla del sexo con una naturalidad ajena. Porque una cosa es hablar de biología como lo estábamos haciendo hasta ahora pero esa clase de intimidad es algo en lo que no había pensado... Y si ella lo piensa ¿Quiere decir que yo también debo hacerlo? ¿Ya estoy en edad de empezar a mirar personas de esa manera? - No entiendo esa lógica - le confieso a mi amiga sin levantar los ojos - No creo que sea guiados por la procreación... ¿Qué tal si nos atrae alguien con quien no podemos procrear? - pregunto rápidamente y vuelvo a concentrarme en la comida.

- En realidad se necesita más que un espermatozoide... También necesitarías de un ovocito en buen estado y que después de la fecundación el útero esté en condiciones para una implantación adecuada - corrijo a mi amiga con la cabeza entre los hombros - Eso pasa cuando estudias de videos y no de libros, faltan detalles importantes.
Riley Kavalier
Riley Kavalier
Científico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Mohini R. Khan el Miér Oct 09, 2019 12:44 am

¿Mi hija acaba de decir que estoy vieja? De una forma sutil, pero lo ha hecho. — ¿¡Cómo!? La próxima vez que me pidas que te lave la ropa usaré eso como excusa y así aprenderás a no llamar a tu madre vieja. — la cara de indignación que pongo a continuación declara lo mucho que me ha ofendido ese comentario por su parte, que hasta estoy dispuesta a no ponerle postre solo por eso y se lo voy a comunicar cuando Riley hace una aportación que llega a mis oídos como mucho más atractiva. — Eso me gusta más, ¿no ves tu madre? Pelo negro, eso quiere decir que sí soy apta para vuestras maquinitas, pero si lo que te preocupa es el momento bochornoso de ver a tu madre con el primer premio… — ¿o no se dan premios en ese tipo de juegos? Bueno, ahora sí que me siento un poco más vieja, que no entiendo de estas cosas pese a mi muchos esfuerzos por meterme dentro de sus vidas adolescentes. Creo que ese es el problema principal, que no soy consciente de lo rápido que está pasando el tiempo, que mi hija se hace mayor por momentos y yo sigo pensando en ella como la niña que bailaba moviendo las caderas con una falda hawaiiana.

Se me hace bastante apetecible volver a esas épocas cuando mi hija misma me toma por tonta en lo que se refiere al tema sexo, cuando parece olvidar que si la he tenido a ella, es por algo más que déficit de conocimientos sexuales. — ¡Ya, ya! Creo que los dos hemos pillado el punto de lo que dices, corazón, no necesitamos hablar de partes femeninas y masculinas cuando estamos cenando. — dicho eso, me meto el tenedor a la boca para no tener que hacer ningún comentario al respecto, aunque mi cara debe decirlo todo porque es un completo cuadro Picasso. — ¿¡Cómo que vídeos por internet!? ¿Qué clase de vídeos son esos que andas viendo? ¡Lara, por favor! — ay, que no me digan que andan viendo porno porque juro que bloquearé toda la red de internet para que no tenga acceso a esas cosas de las que ni siquiera tendría que saber. Venga, sí, un sorbito largo de agua para relajar la tensión de los músculos nunca viene mal.

Claro que me atraganto con el propio agua, si es que no se pueden hablar de estas cosas sin la presencia de dos adultos, que ya veo como los estoy llevando por una rama a la que no quería ni llegar a tocar hasta que Lara tuviera los… ¿cuarenta suena muy temprano para tener esta conversación con mi hija? Bueno, sé que quizás esté exagerando un poquito. — Pues en ese caso, Riley, existe algo que se llama adopción, para que dos mamás o dos papás tengan la oportunidad de criar a un bebé porque, como es sabido, solo un hombre y una mujer pueden procrear. — perfecto, así dirijo la conversación hacia un tema más apropiado. — Son muchas muchas cosas las que todavía no conocéis sobre como funciona el ser humano, lo importante aquí es que, con procreación de por medio o no, hay momentos en los que uno se siente atraído por alguien, sea mujer u hombre, y quieren transmitir ese sentimiento de una forma más especial, ¿entendéis? — ¿por qué les estoy hablando como si fuera su maestra de la escuela? — Y no hay nada de malo en eso, siempre y cuando se tenga cuidado. ¡Pero sois muy jóvenes para eso! ¿O es que hay algún chico o chica que os atraiga y que yo no esté enterada? — me sentiría muy pero que muy decepcionada conmigo misma de ser así.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Jue Oct 10, 2019 12:16 am

Le hago saber a mi amigo con mi mirada del peso de su traición, por ponerse del lado de Mohini en esto de los videojuegos, ¿qué sigue ahora? ¿que la elija como compañera de misión? ¿Qué estás esperando, Riley? ¡Tan sólo clávame el puñal por la espalda y acaba con estos años de amistad leal! Todo eso se lo digo con la mirada, pero tengo que parpadear porque me canso de tanto mensaje y creo que bizqueo un poco. —¡De acuerdo! ¡Puede jugar con nosotros!— acepto finalmente, ¡vamos! Todos en esta mesa sabíamos que tarde o temprano iba a ceder, que yo a la ropa sucia la despido en el cesto que corresponde y lo mágico que suceda después nunca ha corrido por mi cuenta, ¡y mientras viva en este techo…! Pienso aprovecharme de los privilegios de tener una madre que sabe planchar medias y cocinar tres platos distintos para la cena.

Puedo perdonarle su ignorancia sobre temas tan importantes como el sexo sólo porque cocina rico, entiendo que ninguna madre es perfecta. ¡Y me podría haber tocado en suerte alguien como Helena! ¡No! ¡No! Sigo prefiriendo a mi madre que dice “partes femeninas y masculinas” y me hace reír entre dientes, sus caras de escándalo son lo mejor. —¡Mohini, por favor! ¡¿En qué clase de videos estás pensando?!— grito, poniéndome a la par de ella en cuanto a reacción escandalizada, a punto de romperme a carcajadas. —Videos educativos, ¡por supuesto! Una chica tiene un canal de videos por internet en los que hace explicaciones del ciclo sin fin— digo, demostrándole así también a mi amigos e que tengo una fuente comprobable de información. ¡Libros! ¿Quién lee libros cuando hay videos? Riley, claro. Mis “problemas de atención” como le dicen las maestras, no me hacen posible estar sentada sobre mi culo tres horas leyendo lo que sea. —Bueno, eso. También hace falta un ovocito— le doy la razón, porque si lo dice él, puedo estar segura que no encontraré fragmento en ningún texto que lo contradiga.

Pensé que Riley se refería a las personas que no pueden tener bebés porque son estériles— acoto a la respuesta de mi madre, que se ha ido por otros lados, bastante interesantes por cierto, porque no puedo contener mi boca y me escucho preguntando. —Mo, ¿Riley puede tener novio y yo puedo tener novia? ¿O nos lo prohibirías?— consulto, no está de más abrir el juego para saber qué opina mi madre a respecto, para saber qué tanto deberé callar en los años que viene y que tanto podré compartir con ella, que su curiosidad repentina hace que me llene la boca de un pedazo demasiado grande pollo. Paso la comida con un trago de agua y doy un golpe seco a la mesa cuando devuelvo el vaso a su lugar. —Tadashi Okada rompió conmigo porque dijo que soy…— me sube la bilis por la garganta de pura rabia y remedo su vocecita tímida al mover mis dedos como si marcara comillas en el aire, —“intensa”—. Tomo mi tenedor de vuelta y lo uso para asesinar a la pata de pollo con una estocada. —Es un idiota, ya no quiero salir con niños idiotas. Ni siquiera besaba bien, ¡lo vi en las películas! ¡Así no se besa!— me quejo.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv. Empty Re: Somewhere in the crowd there's you (FB) · Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.