The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
PRIMAVERA de 247521 de Marzo — 20 de Junio


ÚLTIMOS
TEMAS
Muggles & Squibs
5000 G
Extranjeros
4000 G
Miembros de Defensa
5000 G
Estudiantes
4000 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados.

Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos.

¿Qué ficha moverás?
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
31.03¡Estamos de regreso!, no olviden revisar sus MP y pasar por el boletín oficial para ponerse al día con los sucesos de Neopanem.
31.03¡Hay nuevas habilidades disponibles! Podrán leer más sobre ellas aquí.
31.03Estudiantes, ¡los estamos buscando! Pasen a revisar nuestra nueva búsqueda Aquí.
07.11¿Quieren crearse un nuevo personaje? Aquí pueden encontrar las búsquedas de nuestros usuarios.
07.10¡Felices 11 años en línea! Gracias por todos estos años compartidos.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Habían peleado con esos dos hombres, les habían abatido. Rebecca había terminado con la vida del joven, que no nos era de utilidad: era mago. Tuve una mezcla de sentimientos raros cuando le vi morir. Evité mirarlo demasiado, de hecho, creo. Era una imagen grotesca. El chico muriendo mientras atrapábamos al hombre, la sangre. No me molesta el olor a sangre desde que me transformaron, pero en ese momento sentí asco. Tal vez por su edad. Tal vez por su condición de hijo. No lo sé. Lo que sé es que me asusté un poco por lo que sentí. En este trabajo no puedo permitirme ser blanda. Y si en otra ocasión no es Becca la que tiene que eliminar a un muchacho, y me toca a mí, tengo que ser capaz de hacerlo sin vacilar.

Así que sí, eliminamos al chico. Y al otro... Bueno, el otro pesa más de lo que me esperaba. Por suerte no lo suficiente como para que no pueda con él. Me planteo, sin embargo, si es cierto eso de que la gente inconsciente pesa más que la gente consciente. ¿O eso se aplicaba a gente muerta? Sea como sea, cuando estoy por la mitad del pasillo recuerdo mi varita. A veces me planteo si me di un golpe en la cabeza al nacer y por eso a veces no pienso usando la lógica. Pongo los ojos en blanco, riéndome de mí misma, y con un rápido y mudo wingardium leviosa hago levitar el atado cuerpo de Paul Jefferson antes de seguir avanzando por el pasillo, llevándolo conmigo.

Enseño mi placa (¡placa! ¡Tenemos placa y todo!) a todo aquel que custodia el despacho de la ministra, y me permiten entrar. Lo hago, con la cabeza alta. Porque sé que estoy en un edificio rodeado de magos que, hace un par de meses, probablemente ni siquiera se planteaba tenernos en cuenta a los licántropos. Cuando llego al despacho de la mujer sonrío un poco, con suficiencia, y deshago el hechizo, dejando que el cuerpo de Jefferson impacte contra el suelo con un golpe sordo. Levanto la mirada hacia ella, quedándome al lado del cuerpo, como quien custodia una presa que ha cazado —Ministra Jensen— saludo, educadamente —Soy del escuadrón de licántropos. Tengo un paquete para usted— sonrío, divertida, colocando un pie encima de la espalda del hombre. Es un pequeño trofeo, al fin y al cabo. ¿Quién ha atrapado a este hombre, los aurores o los lobos? Pues eso. Un trofeo.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
No solo se termina el mes, sino que se termina el año, así que no hay mejor momento para idear un plan que llevar a cabo desde cero. Para eso tengo que acomodar el mínimo presupuesto que tenemos y no es tarea sencilla. De hecho llevo toda la mañana leyendo en la pantalla proyectos asombrosos que tendremos que descartar y otros que poner en pausa porque el dinero no es suficiente. No solo eso, sino que tomo aquellos que podrían servirnos pero son demasiado caros y hago algunas modificaciones para que sean rentables. Claro que debo charlar con los dueños intelectuales luego, pero eso será un problema para mañana.

Ahora me quito los lentes y me refriego los ojos hasta que la voz en el intercomunicador me dice que tengo una visita ¿Visita?. Me sorprende ver a una de las lobas del nuevo escuadrón, pero aún más me sorprender ver lo que trae con ella... o mejor dicho quién. He buscado a Paul por meses, incluso me aventuré al campo cuando aún no era una ministra y aquí está, como un regalo por parte de éste escuadrón al que no le tenía demasiada fe ¿O ha sido solo ésta mujer quién lo consiguió?

Me levanto de mi escritorio y camino de brazos cruzados hasta quedar frente a ella, con el cuerpo inconsciente del squib entre nosotras - Nunca tuve mascotas porque siempre traen la basura dentro de la casa y lo detesto - comienzo sin apartar los ojos del cuerpo, vaya, pensar que me acosté con él - Nunca pensé que me alegraría de que ocurra - bromeo con media sonrisa - Creo que no tengo el placer de conocerla, señorita... - espero su nombre con la mano tendida para estrechársela. Sé que la alfa es Hasselbach pero hasta ahora los demás solo son lobo 1, lobo 2 y lobo 3. Hora de cambiar eso.
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Observo a la ministra con una sonrisa divertida cuando viene hacia mí y ladeo la cabeza mientras escucho su comentario acerca de las mascotas —Si sabe elegir bien a sus mascotas, se vuelven muy cuidadosas con el tipo de basura que traen a casa— contestó, simplemente. Pero se alegra, por lo menos se alegra de esta basura en concreto. Hay algo en mí que agradece profundamente esta nueva integración en la sociedad. El Presidente Aminoff nos ha permitido pasar a estar muy por encima de los squibs, de los muggles, de todo. Y estamos demostrando una eficiencia que envidiarán en el departamento de aurores, lo que me causa una gran satisfacción personal.

Miro su mano y me doy unos segundos antes de mover la mía y estrechársela, firme, sin dejar de mirarla a los ojos —Guerrero. Valerie Guerrero— digo. Suelto su mano y me cruzo de brazos, firme —Se nos comunicó al escuadrón de licántropos que buscaba a este hombre desde hacía tiempo. Qué mejor forma de demostrar que podemos hacer bien nuestro trabajo que facilitándole las cosas a una Ministra— dibujo una sonrisa ladeada en mis labios, sin dejar de observarla. Hay algo en ella que me resulta tremendamente hipnótico. Y no soy capaz de adivinar si se trata del poder que desprende o de la intensidad del color de sus ojos. Tal vez son ambas cosas.

Bajo la mirada al cuerpo inconsciente de Jefferson, recordando cómo fue su captura, y vuelvo a mirarla a ella —Le atrapamos cuando trataba de huir. Iba acompañado— digo, recordando la gran cantidad de sangre que salió del muchacho que tuvo la mala suerte de esta con Jefferson en el peor momento —De un mago. Un mago que ya no será un problema— aclaro, como forma sutil de decir que nos lo hemos quitado encima y que ya no va a ser un estorbo, ni va a intentar nada para recuperar a Jefferson —Así que Jefferson es todo suyo, Ministra Jensen— termino.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
Bien podría haberse ofendido con mi comentario pero no lo hace, cosa que hace que sume unos puntos en mi favor y sonrío divertida viéndola. No la consideraré mi mascota pero me plantearé seriamente tenerla más de seguido en mis proyectos. Tengo mi auror de confianza, Matthew, pero son tiempos de cambio y creo que es buena idea estrechar lazos con éste nuevo escuadrón. No me ha traído un squib cualquiera, sino que el squib que quería, y eso la convierte en una de mis personas favoritas en el mundo ahora mismo.

Me estrecha la mano y jugueteo con ella manteniendo su mirada por unos segundos. Así que Valerie Guerrero, un apellido que me resultará difícil pronunciar pero practicaré al llegar a casa para hacerlo bien en nuestro próximo encuentro, porque lo habrá, acabo de decidirlo - Bueno, ésta ministra está muy agradecida con lo que el escuadrón ha hecho - respondo con media sonrisa y doy una patadita al costado de Jefferson para sacudirlo un poco, está completamente inconsciente.

Escucho la historia y mientras tanto sacudo la varita para envolverlo en unas cuerdas. Lo último que nos falta es que despierte y comience a causar un alboroto en el ministerio, aunque no podría correr ni dos metros lejos de mí sin que lo vuelva a bajar de un encantamiento... Espero poder cambiar eso y lograr convertirlo en alguien útil, un poco más digno y así luego mejorar a una especie que ahora mismo significa nada.

- Tengo grandes planes para él - respondo mordiéndome el labio inferior pues no veo la hora de comenzar - ¿Han identificado con quién estaba? - pregunto volviendo mi atención a ella - Por favor dime que alguien de la lista de los más buscados, eso merecería un whisky... No, ésto merece un whisky ¿Con hielo o sin hielo?
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Esbozo una sonrisa, satisfecha, aunque manteniendo la profesionalidad en todo momento. Porque estamos hablando de una mujer en posición de mucho poder diciéndome que está muy satisfecha con el trabajo realizado por el escuadrón. Tal vez es la forma de integración social más eficaz. Si los de arriba están contentos, los civiles no tendrán más remedio que cerrar la boquita y aceptar que, de ahora en adelante, los lobos vamos a estar aquí. Que hemos venido para quedarnos. Y si tenemos que atrapar a cincuenta personas más hasta que es pase... Bueno, que me pasen una lista de nombres, que me pongo en marcha.

Cuando pregunta por el acompañante del hombre que ahora espera, inconsciente y atado, en el suelo del despacho, niego suavemente con la cabeza. Porque no era uno de los más buscados del país. He leído los nombres de esa gente por todas partes, y el muchacho que encontró su muerte por estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado y con la compañía equivocada no era, ni de lejos, alguien amenazante. Ni siquiera pudo defenderse del ataque final de nuestra Alfa, el que terminó con su vida —Me encantaría poder decirle que estaba en esas listas, pero mucho me temo que solamente se trataba de un civil. Le identificaron como Rockefeller, Locki Rockefeller— aclaro, todavía seria, manteniendo mi actitud profesional.

Una profesionalidad que se esfuma cuando me ofrece una copa. Pestañeo, tratando de entender a qué viene todo eso, perdiendo la compostura por unos segundos —Oh, eh... Con. Con hielo. Gracias— digo. Me parece algo macabro tomar una copa con un cuerpo inconsciente en el suelo, pero si ese es su estilo, no voy a ser yo quien le lleve la contraria. Con los brazos en la espalda en posición de respeto ladeo la cabeza, mientras ella sirve dos vasos de alcohol —Si puedo preguntar... ¿Por qué buscaba a este hombre, señora Jensen? ¿Por Squib? ¿Para qué— pregunto. Lo peor que puede pasar ahora es que se niegue a responder esto y yo no pueda saciar mi curiosidad.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
Podría decirse que todas las mañanas me levanto pensando en nuevas formas de mostrarme fuerte, sin sentimientos, como una reina de hielo a quien nadie puede herir. Pero de vez en cuando pasan cosas que hacen que me cueste mantener esa imagen, como ahora, cuando escucho el nombre de mi... ¿Sobrino? En boca de la loba. Sherlock no es el hijo de mi hermano, él solo sale con el padre adoptivo del chico pero sé que lo quiere como si fuera suyo por lo que publica en las redes sociales. Hace siglos que no charlo con Rudolph y definitivamente no voy a hacerlo para decirle que el escuadrón de lobos ha asesinado a su muchacho por andar en malas compañías... Podría haber sido Lea si la hubiese encontrado otra persona.

- Trabajaba en el ministerio, era abogado - respondo luego de unos segundos de silencio volviendo al movimiento, como si esos segundos de pausa en el que no sentí nada alrededor mío no hubiesen existido - Ya no podemos confiar ni en los que caminan entre nosotros - vuelvo a la normalidad con mi habitual tono indignado. Por suerte Valerie no me conoce, no tiene por qué notar mi cambio repentino.

Me concentro en las bebidas y mientras sirvo intento buscar la mejor forma de explicar lo que quiero con él sin dejar en evidencia la cantidad de leyes éticas que quiero romper en el camino - Me especializo en micromagibiología, genética, inmunología... Todo lo que no se puede ver a simple vista - explico tendiéndole el vaso con la bebida - Hace años tengo un proyecto y para terminarlo necesito encontrar por qué son diferentes a nosotros - es una respuesta bastante vaga, no menciona nada sobre experimentos que serán como una tortura para Jefferson - El señor aquí presente nos ayudará a comprender muchas cosas.
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Ladeo la cabeza cuando me cuenta que era abogado. No quiero juzgar a nadie, pero realmente los mandamases del ministerio tendrían que andarse con más ojo a la hora de contratar a gente para trabajar con ellos. Es decir, ¿un abogado? ¿Este hombre? Y no es el primer caso que vemos de gente del Ministerio yendo por el camino equivocado. Es más, no es el primer caso que vemos de gente del Wizengamot yendo por el camino equivocado. Tal vez el problema lo tiene más el ministro de esa parte del Gobierno que el propio Gobierno. Sea como sea, confío en que la cosa ahora vaya a mejor.

Sigo escuchándola, con atención. Cuando me da la bebida que me ha ofrecido le regalo una sonrisa —Muchas gracias, Señora Jensen— le digo, educada. Acerco el vaso a mis labios y le doy un pequeño trago, sin querer perderme ni una de sus palabras. Porque, no lo vamos a negar, toda mujer que demuestre tanta inteligencia como esta ministra va a tener mi atención siempre que la quiera. No es nada nuevo que siempre me han interesado este tipo de mujeres. Fuertes. Inteligentes. Con un poder dentro que tal vez ni siquiera reconocen. Aunque, en el caso de Jensen... Bueno. Ella claramente lo reconoce. Es una mujer consciente de su posición. Y me agrada.

Doy otro trago y ladeo suavemente la cabeza —Interesante— le concedo —¿Hace cuánto que tiene esto en mente, Ministra?— pregunto, con curiosidad. Porque estudiar las diferencias entre especies es algo que me interesa. Mucho. Es decir... Yo misma tengo mis problemas con todo eso. Con comprender qué ha cambiado en mi cuerpo desde que ya no soy una maga normal. Desde que el mordisco de mi hermano me convirtió en lo que soy ahora mismo. Tal vez me interesa quedarme cerca de esta mujer. Es decir, si realmente puede tirar hacia delante esta investigación, si llega a las respuestas que está buscando... Tal vez pueda ayudarme a mí también a entender qué le pasa a mi cuerpo —¿Va a necesitar más squibs? Puedo hacer encargos— bromeo, guiñándole el ojo, queriendo ver también cómo reacciona a esto.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
Hago una mueca cuando me llama señora y al final termino regalándole una sonrisa de lado mientras niego con la cabeza para que comprenda que prefiero no ser llamada de esa forma. Nunca fui la señora de nadie ni tampoco lo seré, puede que ya esté cerca de los 40 pero legalmente soy una señorita y el mundo es testigo de que no dejaré que nadie me ponga una cuerda - La señora Jensen era mi madre, una mujer desagradable - comento no dándole demasiada importancia a mis palabras. En realidad, se la pusimos difícil como hijos y para cuando tuvo que lidiar con mi problema ya tenía el cerebro demasiado dañado por los dramas anteriores.

- Eres la primer persona del ministerio de seguridad que muestra cualquier tipo de interés por mi ciencia - remarco observándola de arriba a abajo, quizás podría divertirme un poco con ella, después de todo le gusta escuchar y es terriblemente guapa - Desde que conocí a un squib por primera vez, hace muchos años atrás ya - omitiremos el detalle de la relación venenosa en la que estábamos metidos, con algo de suerte Paul no dirá nada al respecto y si lo hace, diré que le dí demasiadas pociones que lo volvieron loco.

Me deslizo sobre el escritorio cuando me guiña el ojo y quedo lo más cerca que puedo de ella antes de dar un nuevo sorbo a mi copa. Quiero divertirme y al parecer a ella también le gusta éste juego, como ella ha dicho, es interesante - Necesitaré todos los que pueda traerme, Valerie - dejo salir jugando con le borde de la copa en mis labios - ¿Puedo llamarla Valerie? - la tendré de mi lado luego de ésto, eso es seguro.
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Comprendo, por su forma de decir que a señora Jensen era su madre, que no es que le guste demasiado ese trato o ese nombre, así que asiento con la cabeza y sonrío un poco —Entendido. La llamaré Silas, entonces— digo, cordial pero amable. Y la amabilidad no es un trato por el que me decante a menudo con gente a la que no conozco, la verdad. Pero hay algo en ella que me hace optar por eso. Tal vez su forma de hablar. Tal vez su forma de ofrecerme alcohol en su despacho. Lo típico.

Sonrío cuando dice que soy la primera persona del cuerpo de seguridad que se interesa por su ciencia y me río entre dientes. En parte porque me acaba de repasar con la mirada, y no seré yo quien se niegue a algo así, pero en parte porque tampoco voy a emocionar a esta mujer haciéndole creer que sus experimentos me interesan más allá de algo personal —Mentiría si le dijese que la ciencia en general me interesa, Silas. Toda la energía que pueda aportarle en sus experimentos estará manchada de un innegable interés personal en todo esto— reconozco —. Si cumplo con mis misiones y le traigo squibs, son puntos a mi favor en el escuadrón de licántropos. Y si sus experimentos salen bien y logra entender el porqué de la diferencia entre ellos y los humanos... Bueno. Quién sabe. Tal vez luego quiere investigar a nivel biológico a otras criaturas. Y eso tal vez me ayude a mí— me encojo de hombros, dando un sorbo rápido a mi vaso.

La miro con una sonrisa cuando se acerca más a mí y me pide si puede llamarme Valerie —Puede llamarme como desee, Silas— le digo —Y cuando desee— añado, medio en broma pero también medio en serio, porque este juego me está divirtiendo —Y, por favor, Ministra, tutéeme— termino, bebiendo un poco más de mi vaso.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
No sé si ésta mujer es conciente de lo que está diciendo porque nadie en su sano juicio se ofrecería para uno de mis experimentos. Aunque, eso quiere decir que estoy haciendo bien mi trabajo, cambiando el mundo desde las sombras para que nadie me venga con dilemas éticos que me retrasen. Pero poder estudiar a los lobos sería un regalo, porque tienen cualidades que los demás magos no, así como los metamorfomagos, los videntes y las veelas ¿Qué tal si puedo aislar eso y así mejorarnos incluso más? Porque siendo magos puros somos una maravilla, pero administrarnos dones sería la gloria ¡Legeremantes! Necesito encontrar a alguno a quien tomarle una muestra de sangre.

- No necesita sumar puntos para que acepte evaluarla a nivel biológico - respondo con una sonrisa de lado y me acerco para tomarla de la cintura. Examino su rostro, luego levanto mis manos para desplazarlas por sus brazos - Un buen ejemplar de loba - bromeo con ella caminando a su alrededor pero solo sepradas por unos centímetros - De acuerdo, Valerie, voy a tutearte - concedo con una sonrisa aún estando a sus espaldas - Estoy muy feliz con el trabajo de los lobos ahora, creo que están mostrando su valor y no harán más que seguir haciéndolo en el futuro así que... Estaría encantada de comenzar cuando deseés - finalizo volviendo a la posición inicial, con mi rostro a solo un palmo del de ella.
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Valerie J. Guerrero
Miembro del Escuadrón Licántropo
Esto está resultando ser asombrosamente fácil. No solamente está accediendo con interés a estudiar a la especie de la que ahora yo formo parte, sino que además me está tirando la caña. Porque lo está haciendo, ¿no? Es decir, me acaba de tomar por la cintura, está palpando mi cuerpo con un interés que va más allá del científico. Y no voy a decir que no me gusta, porque mentiría. Lo estoy pasando más que bien con las acercamientos de este pedazo de mujer —Oh, me alegra que esté feliz con nuestro trabajo, Silas. Le puedo asegurar que seguiremos trabajando igual de duro que hasta ahora, no queremos decepcionar a nadie...— sonrío —. Y si necesita más squibs para sus experimentos, no dude ni un segundo en que los va a tener— le aseguro. Porque no voy a mentirle a nadie, trabajar para una mujer como ella apetece más que trabajar para según qué gente.

Hay algo en la intensidad de su mirada que me hace tener escalofríos por toda la espalda. Y ni falta hace remarcar que es algo que estoy disfrutando. Así que la miro a los ojos, con una sonrisa de lado —Cuando usted quiera, Silas. Yo sigo órdenes— le guiño el ojo, sonriendo —. Dígame cuando quiere empezar y aquí me tendrá— le digo, simplemente, para que vea que me va a tener en la puerta de su despacho cuando me lo pida. Bueno, a no ser que haya alguna urgencia del escuadrón o que Diego o Santi me necesiten para algo, claro está. Me puede una mujer como ella, pero sigo teniendo mis prioridades claras, y no voy a sacrificar nada que implique mi familia o mi escuadrón. Pero mi tiempo libre... Eso se lo puedo dedicar tanto como me pida. Y más si me ayuda a llegar a respuestas acerca de lo que está pasando con mi cuerpo.
Valerie J. Guerrero
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Silas Jensen
Ministro de Investigación
Este escuadrón me ha caído del cielo, y si siguen trayendo squibs para mí creo que podría convertirme en la mujer más feliz de todo Neopanem. Incluso podría hornear un pastel de la felicidad y torturar a mis vecinos ministros con su sabor. Sí, voy a necesitar cuantos ejemplares pueda pues si bien la pasaré bien torturando a Jefferson un poco... Nadie es eterno, su cuerpo terminará agotándose y no hay un solo experimento en el mundo que haya sido logrado a la primera. Necesito más como él, destruir recipientes hasta encontrar uno lo suficientemente fuerte para que resista lo que tengo pensado.

Y dentro de éste escuadrón tan eficiente, debo decir que Valerie es mi favorita. Está tan dispuesta a hacer lo que yo quiera que me dan ganas de cerrar la puerta ahora mismo y enseñarle todo lo que me gusta para que lo tenga en cuenta en el futuro. El mundo necesita más personas como ella, voy a cuidarla pues la quiero en mi equipo todo el tiempo que pueda - Diría ahora mismo pero tengo algunas cosas que hacer - susurro a modo de respuesta y atrapo su labio inferior entre mis dientes de forma juguetona antes de apartarme de ella.

Voy hacia la puerta, para lo cual tengo que pegar un pequeño salto para superar el obstáculo no mágico que hay tirado en el suelo, y la abro con una sonrisa haciendo un ademán. Eso tendrá que esperar porque ahora quiero preparar a mi conejillo de indias para los próximos días que le esperan, muchas sesiones, muchas, con crucio de por medio y muchas otras cosas que tengo en mente - Te veré luego, Val, espero que sin tanto trabajo de por medio - agrego guiñando un ojo para despedirla.
Silas Jensen
Icono :
You've got mail ► Silas IqWaPzg
Contenido patrocinado
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.