The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

+4
Riorden M. Weynart
Abbigail L. Road
Eloise R. Leblanc
The Mighty Fall
8 participantes
The Mighty Fall
Ambientación
So prepare for the coup of the century

Sábado 22 de octubre, 1468
14 hs


Con el discurso aún resonando en todos los medios de comunicación de la nación, los teléfonos de cada uno de los ministros empezaron a sonar justo después de que el nuevo líder acabase su anuncio. El mensaje para todos era el mismo: habría una reunión de urgencia en la sala principal de juntas, en el piso superior del Ministerio de Magia. No importaba que fuese fin de semana, estaba claro que había cientos de asuntos que debatir ahora que el país debía ser reorganizado tras el asesinato de Jamie Niniadis. Habían sido dos días cargados de incógnitas, en los cuales se habían hecho grandes esfuerzos por mantener el orden de los ciudadanos en manos de los cinco ministros restantes. Ahora, era momento de terminar aquello de la manera más civilizada y conveniente posible.

Los ministros llegaron en medio de la confusión, aguardando en una sala que se mostraba vacía pero con las jarras y los vasos de agua ya colocados en sus lugares, indicando que pronto habría también aperitivos para hacer de la reunión algo más ameno para todos. En cuanto todos estuvieron en sus asientos se abrieron las puertas, dando paso a la figura de Magnar Aminoff, escoltado por Abigail Road. Y se hizo el silencio.
Mini Trama de Gobierno


normativa escribió:« La trama actual transcurre dos días después del asesinato de Jamie Niniadis. Hasta ese entonces, los ministros habían estado a cargo del estado y buscando el modo de mantener el orden de NeoPanem, barajando qué opciones tenían al encontrarse sin un mandatario. Lo que suceda en esta junta es de privado.

« Es una mini trama cerrada. Solo pueden acceder a ella los miembros del gobierno.

« No habrá turnos o intervenciones. Se pide que sean claros al momento de aclarar las menciones y recuerden que deben esperar al menos dos post después del suyo para volver a postear. Se considera que será una trama corta, por lo tanto durará alrededor de 36 hs.

The Mighty Fall
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} T6jVXNu
Magnar A. Aminoff
Presidente
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

¿Cómo me veo? — le pregunto a Abbey mientras doblo el cuello de mi camisa, clavando los ojos en el reflejo del ascensor que sube a toda velocidad hacia el piso superior del Ministerio de Magia. Somos solo nosotros dos, lo que me deja en claro dos cosas: que los ministros ya se deben encontrar en la sala de juntas y que han aprendido que no cualquiera va a subirse a uno de estos conmigo. Mejor para mí, el respeto que deben presentar incluye el tener bien en claro que yo tengo todo el derecho a ser el último en llegar y que les toca a ellos el sentar sus culos elegantes en los cuidados asientos como los adornos que parece que han sido durante todo este tiempo. Estiro la camisa blanca y cuido mis mangas, no hay saco ni corbata que me haga lucir como un político estricto, todo se basa en una imagen relajada y casual que se combina con el pantalón oscuro y el cinturón que sostiene la varita. Esa varita, la cual pude conseguir tras desarmar a mi hermanito menor, el asesino de su anterior portadora. No fue tan difícil, siendo sincero. Un expelliarmus y la Varita de Sauco fue toda mía. Quizá debería haber sido más duro con él.

Las puertas se abren y avanzamos por el pasillo, liberado para nosotros gracias a los pasos rápidos y urgentes de los secretarios y aurores que se hacen a un lado para dejarnos pasar. Empujo la puerta doble de la sala de juntas e ingreso con paso firme, echando un rápido vistazo a mis compañeros — Mira que simpáticos y responsables son. Que respondan a mi llamado un sábado me hace pensar que no son tan vagos como creía — le hago una seña a mi compañera para que tome asiento donde más le plazca, me hago con la silla de la cabecera y la echo hacia atrás para sentarme. No tardo mucho en poner los pies sobre la mesa y juguetear con mis pulgares sobre mi pecho — ¿Y bien? — pregunto — Supongo que saben que están aquí porque van a demostrarme que no todo está perdido, ¿no es así? Sé que este país necesitará de una mano más firme de la que ha demostrado mi madre, pero no podré hacerlo si estoy rodeado de ministros blandos y carentes de talento — bajo las piernas solo para enderezarme y trato, por todos los medios, de no bostezar — Veamos si pueden demostrar que este gobierno es más que un montón de caras bonitas — me estiro para pellizcar de manera molesta la mejilla de Labors y darle una palmadita algo más fuerte de lo normal, aprovechando a guiñarle un ojo a Weynart y a Powell, ubicados justo delante. De verdad, no tengo muchas esperanzas puestas en ellos, pero espero haberlos subestimado.

Mini Trama de Gobierno




Interacción: General
Mención: Abbey, Riorden, Notch, Hans
Magnar A. Aminoff
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} LCVQrTs
https://www.themightyfall.net/t8224-aminoff-magnar-alaric
Hans M. Powell
Ministro de Justicia
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Todavía no puedo comprender qué es lo que ha sucedido. Desde el jueves todo se ha paralizado, lo suficiente como para sentir que funciono en automático las veinticuatro horas del día a pesar de que mi cerebro esté mucho más activo de lo normal. Nunca he sido cercano a Jamie Niniadis pero sí he aprendido a respetar a su familia, lo suficiente como para saber que su asesinato, tan cerca de mi propia casa, me ha afectado en cierta medida. No he tenido mucho tiempo para hacer algo más que enviar mis condolencias, porque desde el incidente me la he pasado en el ministerio; ya saben, en ese nivel que incluye el marcharme a las tres de la mañana y volver a entrar a las siete. No tener un gobernante nos puso en marcha como una locomotora, las reuniones de ministros se volvieron juntas interminables en intentos de encontrar una solución que llegó de la mano del hombre que yo jamás hubiese elegido para el puesto. Bien, tener a Aminoff de jefe de aurores no era una amenaza muy grande porque se encontraba bajo el ala de Riorden, pero esto es algo muy diferente. ¿Cómo es que el mafioso que nos ayudó gracias a sus redes ilegales en varias oportunidades, es ahora el sujeto que manejará el país? No me gusta ni un poco, pero no soy tan estúpido como para decirlo tan abiertamente. Al fin de cuentas y acorde a las leyes que yo mismo he respetado, él es quien hereda. Ojalá me hubiesen escuchado cuando sugerí cambiar la ley ayer por la tarde…

Estoy repasando algunos papeles con el ceño fruncido cuando Aminoff ingresa por la puerta con el mismo andar que una estrella de cine y le lanzo una mirada a Riorden, ubicado a mi izquierda, con las cejas arqueadas. Creo que mi expresión empeora cuando nos trata de inútiles a todos y se toma la libertad de intimidar con un toqueteo amistoso, de esos que gritan a los cuatro vientos que puedes manosear al resto porque no pueden morderte la mano. Los conozco porque los he usado, para qué negarlo. No respondo a su guiño, pero dejo los papeles y me aclaro la garganta — Nosotros estamos aquí para asistirte, Magnar, tú eres quién debe manejar la batuta — le recuerdo y no, no empezaré a tratarlo de “usted” después de tanto tiempo. Con algo de incomodidad, me acomodo la corbata y estiro un poco el cuello — No hablaré por los departamentos que no son de mi autoridad, pero yo estoy dispuesto a un cambio en la constitución para endurecer las leyes de seguridad. Además, hace algunos meses Eloise y yo hablamos sobre modificar el sistema educacional y creo que hoy en día aquello es más urgente que antes. Quiero decir… vamos — miro a mis compañeros como si buscase que me lo nieguen, aunque la sonrisa desganada deja bien en claro que sé que no van a hacerlo — Estamos en guerra y han asesinado a nuestra líder. No hemos estado más débiles en toda nuestra historia y los rebeldes no son estúpidos, harán algo con eso. ¿No deberíamos preocuparnos por la base de nuestra sociedad y cómo evitar la mayor cantidad de bajas posibles? Sé que es una guerra, pero la clave no está en la fuerza, sino en la organización. Si somos más ágiles que ellos, no nos mostraremos tan enclenques. Aunque el presupuesto del estado está débil después de la reconstrucción del ministerio y aún no acabamos de pagar las indemnizaciones a las familias de las víctimas… — chasqueo la lengua, regresando la vista a Aminoff — Lo siento, ministro, pero creo que hay varios platos rotos a solucionar y tenemos un pegamento bastante patético.
Mini Trama de Gobierno



Interacción: General
Mención: Riorden, Eloise, Notch, Magnar
Hans M. Powell
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} QaoC9EO
https://www.themightyfall.net/t8234-powell-hans-michael
Notch Labors
Ministro de Investigación
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Se siente como una mala broma y los últimos dos días he despertado leyendo las noticias de arriba a abajo una y otra vez para comprobar que de verdad es lo que estamos viviendo. Un tipo sin relación política alguna con el gobierno sale de la nada y ahora es nuestro nuevo líder. Por supuesto que tengo razones para temer siendo alguien a quien le ha caído el puesto desde el cielo por el gobierno anterior, aunque honestamente me importa una mierda que me reemplace ahora mismo, quizás es lo mejor. Acepté ser ministro bajo un mandato que llevaba años, con reglas conocidas y que sabía manejar. Ahora mismo parece que nos encontramos parados en bolas frente a un banco de niebla y miedo me da lo que puede llegar a haber del otro lado.

Nos llama a una reunión y estoy allí con un simple traje negro puesto diez minutos antes de lo indicado. Aminoff ingresa a la habitación y ya con sus primeras palabras me deja bien en claro que postura tomará con todo esto, no seremos un equipo, eso queda descartado y si espera que lo seamos alguien necesita darle clases de oratoria pues no puedes insinuar que tus aliados son unos vagos luego de entablar 10 segundos de conversación con ellos.

Aparto el rostro cuando me pellizca la mejilla y me muerdo la lengua para no decir nada al respecto. Por suerte Powell comienza a hablar y su lamida de botas sirve para calmarme un poco, él es quien conoce mejor que nadie las leyes y si está dispuesto a agachar la cabeza es porque no hay una opción mejor.

No hay dinero, eso puedo verlo en los presupuestos, pero aún así no creo que estemos en una significativa desventaja con respecto a los rebeldes. Ellos no tienen nada, bombas hechas de chatarra, materiales que en mi compañía no habríamos usado ni para hacer los regalos de navidad, trabajamos con lo mejor de lo mejor y honestamente agradezco que sea una empresa privada ya que poner mi tecnología a su disposición sería la quiebra absoluta. Pero sí tengo el material del ministerio y con éso puedo colaborar.

- Puedo intervenir los teléfonos en el norte, bloquear señales, impedir que transmitan como lo han hecho en el festival de Nimue, armar un equipo para que prepare las mejores armas pero son cosas que ya pensaba hacer porque son pasos a seguir de cualquiera con sentido común - agrego dejando en claro qué cables podría mover como jefe de mi departamento - La guerra, estrategia y bienestar de los ciudadanos no son algo de lo que me encargue así que... los dejo a eso - agrego levantándome de mi lugar para ir en busca de una taza de café a uno de los rincones. Espero que sepa comprender que al llamarnos de improvisto un fin de semana, cosas tan básicas como un buen desayuno han quedado de lado, sí, a ésta hora.
Mini Trama de Gobierno



Interacción: General
Mención: Riorden, Eloise, Hans, Magnar
Notch Labors
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Riorden M. Weynart
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Han pasado dos días desde que el mundo se vino abajo y, aun así, sigo sin entender cómo pasó todo. En los últimos meses, desde la muerte de Sean, me distancié más de Jamie porque quería dejarle espacio, pero siempre la he considerado mi amiga. La he conocido durante toda mi vida, y el hecho de perderla, ya no solo como alguien ha quien seguido políticamente durante años, es duro. Y a eso hay que sumar la llegada del hijo de Jared Tialde y la propia Jamie; un hijo cuya existencia desconocía y que pone todo más descontrolado, si es que era posible. Hasta hace unos meses, Magnar era un simple desconocido que trabajaba con nosotros en secreto con métodos que nunca llegaron a convencerme. Ahora será quien nos lidere por unas estúpidas que leyes que deberían haberse cambiado hace años, cuando Seth desapareció y cabía la posibilidad de que gobernase él bajo un mandato que nada habría tenido que ver con el nuestro, viendo con quiénes se ha juntado durante más de una década.

La llamada para reunirnos no me sorprende viendo el discurso, el gran anuncio, que se ha marcado hace escasos minutos. Lo primero que hago al llegar a la estancia es coger uno de los vasos de agua, y después, me siento en mi silla a esperar. Magnar no tarda mucho más en llegar y hablarnos de manera sarcástica, como si nosotros fuéramos lo recién llegados y él quien realmente sabe de lo que está hablando. Siempre ha sido así, pero la diferencia es que antes lo soportaba porque lo veía como a alguien inferior, no como la persona que manda sobre nosotros.

Dejo que Powell y Labors sean los primeros en hablar, y cuando este último termina, dejo el vaso sobre la mesa y me inclino ligeramente hacia delante. — Estoy de acuerdo en que habría que modificar el sistema educativo. Estamos en guerra, una que podría alargarse durante años. Necesitamos lo mejor de lo mejor, no algunos incompetentes que han estado saliendo durante años de algunas especialidades. — Y eso principalmente va por los de mi departamento, que solo hace falta ver cómo han fallado varias veces en el último año. — También creo que habría que crear un curso para ayudar a los aurores en temas de mayor seguridad porque una cosa es hacer una simple patrulla, y otra cosa actuar en plena guerra. No queremos más muertes que podrían evitarse, ¿no? — Muchos de los que trabajan ni siquiera saben lo que es vivir en una porque solo han conocido la paz de estos dieciséis años. Yo mismo podría encargarme de revisar lo que se enseña porque para bien o para mal, viví en una durante toda mi adolescencia. — Pero como dicen, falta dinero... — No es mi ámbito, pero eso no quita que pueda tener alguna propuesta que, aunque no me convenza, podría ser de ayuda en situaciones desesperadas. — Ofrecemos una buena educación en magia por mucho que considere que deberían revisarse algunas especialidades por el bien de todos, así que: ¿por qué no pagar por ella?
Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Mención: Magnar, Hans y Notch
Riorden M. Weynart
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Nicholas E. Helmuth
Miembro de Salud
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Realmente todo esto tiene que ser una broma. Porque no puede ser que desde que asumí el puesto como ministro, desgracia tras desgracia se hayan sucedido como si se tratara de un efecto dominó del cual no estoy tan seguro que podamos salir. La muerte de la ministra ha sido un golpe tan bajo que pisar mi casa no ha formado parte de mis planes, no como lo han hecho las incontables reuniones de sala en sala en búsqueda de una respuesta que no llega para intentar mantener el orden en una nación que, más rápido que despacio, se está yendo a pique. Eso me preocupa no solo por la seguridad de nuestros ciudadanos, sino porque esta nueva sacudida nos ha dejado en la situación de aceptar a un hombre desconocido como nuevo regente. Vamos, este tipo aparece de la nada clamando ser hijo de Jamie Niniadis y de un día para otro se convierte en su sucesor. La gente confía en lo que conoce, y a este tío no lo conocen ni en su casa.

Es igual. Vale más que mantenga el pico cerrado mientras decido rápidamente un traje que ponerme y bebo de la taza que me tienden de un sorbo, quemándome la lengua en el proceso. Es sábado por la mañana, hace nada y menos que me entero de que va a haber una reunión con Aminoff, es una reacción normal que esté de los nervios. Pese a ser fin de semana, el ministerio no para, se ha convertido en un lugar de locos lleno de personas corriendo de un lado para otro, como si supieran que es lo que va a pasar. Nadie lo sabe, lo confirmo cuando entro en la sala de reuniones y me encuentro con la misma expresión en las caras de mis compañeros que la que debo tener yo ahora mismo, pero me limito a tomar asiento junto a Eloise, apoyándome sobre el reposabrazos con un codo en lo que cruzo mi pierna para descansar el tobillo sobre mi rodilla contraria.

Magnar, además de resultar ser un cretino sin pelos en la lengua, llega tarde. Solo puedo mover mis cejas en desacuerdo a sus palabras, manteniendo la boca cerrada por el tiempo que Powell, después Labors y Weynart, ocupan el silencio de la habitación. — Al pueblo no le gustan los cambios, ha sufrido mucho en los últimos meses y acaban de perder a su líder, una reforma en todos los ámbitos no va a ser bienvenida, pero si es lo que creen conveniente adelante. — No voy a meterme en puntos que no me conciernen, en especial porque mi trabajo no es dirigir un país entero, para eso ya está Aminoff, aunque me da que se le va a quedar un tanto grande, y eso que en estos momentos rebosa de confianza. — Ya hemos recortado los fondos para que la sanidad pública pueda mantenerse estando en guerra, aunque eso significa menos personal para turnos que requieren de más empleados, pronto eso traerá problemas si no hacemos algo al respecto. — Muy a mi pesar, tengo que coincidir con Weynart. Va contra todos mis principios, la sanidad debe ser un derecho público para que todo el mundo tenga acceso a él, pero si las cosas van a ponerse feas, y lo harán, el dinero no va a ser suficiente para mantenerla, y habrá que recurrir a la salud privada. — Y hay que aumentar el presupuesto para la asistencia sanitaria en las fuerzas armadas. Si va a haber una guerra, que las bajas sean las mínimas posibles es algo que nos interesa. — Y eso solo se consigue con dinero, ese que no tenemos.
MINI TRAMA DE GOBIERNO



Interacción: General
Mención: Magnar, Eloise, Notch, Riorden, Hans
Nicholas E. Helmuth
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Eloise R. Leblanc
Ministro de Educación
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Considerando que en los últimos días prácticamente no he pisado mi casa, no me sorprende el que seamos convocados a una reunión un sábado. Incluso sin el comunicado que salió hace un par de horas, la sala de reuniones ha sido un punto focal en el cual, tanto mis compañeros como yo, hemos tratado de ver cómo mierda sacar a flote un país que parecía hundirse cada vez más con cada día que pasaba. No era tarea sencilla bajo ningún punto de vista, y cuando nos poníamos a discutir sobre todo lo que había sucedido… ¿En qué momento habíamos comenzado a flaquear? ¿Cómo era posible que, con años de estabilidad y un sistema funcional, no hubiésemos estado preparado para las desgracias que fueron ocurriendo estos meses? ¿Cuál había sido el punto de quiebre que nos desestabilizó como nación entera? Jamie Niniadis se había mantenido como ese primer cimiento que nos había formado desde los inicios mismos, y su pérdida ponía en riesgo toda una estructura que amenazaba con derrumbarse ante el más mínimo soplo de viento. Ahora la pregunta era, ¿el sucesor venía dispuesto a mantenernos en pie? ¿o quería derrumbarnos con sus propias manos antes de tratar de erigir el mismo una nueva sociedad?

Su llegada no responde a mi pregunta, y simplemente sirve para exasperarme ante el trato que nos regala. Hacía tiempo que las personas aquí presentes nos habíamos encargado demostrar que éramos bastante más que caras bonitas y que, mal que mal, la palabra “vagancia” no era una que podíamos tener en nuestro diccionario. Aún así, tenemos que bailar ante él y probarnos a sus ojos. - Las reformas nunca son bienvenidas, pero mal que mal, van a tener que ser aceptadas. - Comento ante lo dicho por Nick, mientras sigo asimilando lo dicho por el resto de mis compañeros. Bien, podía manejarme con eso. - No voy a ser una idiota y negar la urgencia que hay que darle al sistema educativo actual, pero las modificaciones que habíamos planteado hace unos meses con Hans, correspondían a lo académico, al mérito en sí mismo de los alumnos, y  no a la privatización en sí de la educación. - Que no era algo que no hubiésemos discutido tampoco en otra ocasión, pero aún así todavía estábamos diagramando el alcance y impacto que podría tener. - No estoy en contra de recaudar fondos de esta manera, pero si vamos al principio de la educación en sí misma, no podemos privatizar por completo todo el sistema. No toda la población tiene los recursos como para pagar por ello, y no podemos permitir que la educación deje de ser obligatoria. - Dejar la educación de los menores de edad, al azar, o a padres que no estaban dispuestos a otorgarla, no era algo que podía permitir. O que pudiésemos considerar siquiera. El muchacho, Kendrick Black o Duane, había demostrado más capacidad mágica que muchos adultos, incluyéndome. ¿Cómo íbamos a permitir que otros como él quedasen sin supervisión?- Siempre hemos destinado mayor recursos al Royal, por el régimen de asistencia que tiene con respecto a los distritos pudientes. Reorganizar al alumnado en base a eso, y dejar al Prince como una institución gratuita me parece una mejor alternativa. Ya con respecto a los cursos de formación y especialización no tengo problemas en hacer una revisión del programa y que veamos que mejoras se pueden instaurar.

Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Eloise R. Leblanc
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Abbigail L. Road
Vicepresidente
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Desvío la mirada de la tablet que tengo en mano cuando Magnar me habla y lo ojeo de arriba a abajo, divertida por su pregunta y a sabiendas de que mi opinión en sí no le influirá en nada. - Te ves como si estuvieses preparándote para una sesión de fotos y no para una junta ministerial. - Declaro, aunque supongo que ese es su punto. Lo he conocido el tiempo suficiente como para saber que nada de lo que hace es al azar, y una cosa tan sencilla como lo podía parecer la apariencia, en su cabeza tendría un motivo, una razón, o un mensaje que dar al resto. Por mi parte, estaba demasiado concentrada en el aparato en mis manos como para poder prestar demasiada atención a lo que quería decir con su ropa. No iba a negarlo, la posición para la cual me había considerado Magnar era más que atractiva, pero la responsabilidad que tenía detrás… Sin contar que los números y las estadísticas que iba corriendo desde el primer momento en el que me había convocado dejaban muchísimo que desear. No podía entender cómo el gobierno en sí se solventaba a sí mismo y cómo no habían proyectado un plan económico a futuro. Parecía que todo lo que se había aprobado hasta el momento era en base a necesidades inmediatas, sin considerar en las repercusiones, y recortando de lugares innecesarios. Y no todo el problema estaba basado en lo económico, las fallas estructurales que manejaban desde la distribución en sí… Tomo asiento casi en la punta contraria de la mesa, necesitando observar el panorama de la mejor manera posible, y no respondo ante el agite de Magnar, prefiriendo observar las reacciones del resto.

Escucho con atención como uno por uno va hablando, no sin antes haber dividido la pantalla de mi aparato en dos con un gesto de los dedos, y dejando con un toque de varita que el lápiz que acompaña a la tableta se ponga a escribir lo que creo son los puntos que resaltan de los discursos de cada uno. Cuando la última de los presentes se calla, me enderezo en mi asiento, y me adelanto con un leve empujoncito para poder tomar la palabra. - Veamos… Reformas constitucionales, falta de presupuesto, cambios en el sistema educacional, intervenciones tecnológicas, fabricación de arsenal de guerra, capacitaciones y privatización, ¿verdad? Creo que eso es todo lo que han nombrado hasta ahora, y debo decir que hubo puntos que me gustaron. Sobre todo eso de que la clave está en la organización cuando, claramente, aquí no hay nada que se asemeje a esa palabra. - ¿Habían escuchado lo que estaban diciendo? Tuvieron un par de horas para prepararse a esta reunión, y aún así no habían podido delimitar tópicos puntuales y un orden coherente para los temas que habían planteado. - Por lo que veo, al menos todos coinciden en que la falta de presupuesto es uno de los principales inconvenientes, pero abordarlo desde los faltantes en lugar de proponer más soluciones además de la privatización de la educación o de los recortes en salud…- Me acerco la tableta hasta que queda adelante mío, y doy unos rápidos toques hasta abrir un gráfico que, aunque no muestro, si trato de evidenciar con palabras. - El departamento de seguridad, por ejemplo, es el que maneja el presupuesto más grande de todos, y a quien se le ha incrementado aún más a lo largo del año corriente . Y si bien en un inicio los fondos fueron destinados para misiones de reconocimiento y asalto, casi todo el aumento se desvió ahora para la indemnización de las familias que perdieron a alguien en deber. - No podía creer que estuviésemos pagando más por la gente muerta, que por aquellos que continuaban ejerciendo su función dentro del ministerio. - Hubiera esperado respuestas como: aumento de los impuestos, recortes de personal, reducción de las indemnizaciones… Su departamento de bienestar ni siquiera maneja un área de Seguridad Social, solo se especializan en los menores de edad… - ¿Cómo manejaban los reclamos, o siquiera los expedientes sociales de los ciudadanos?

Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Abbigail L. Road
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Magnar A. Aminoff
Presidente
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

El silencio me consume, no tengo intenciones de interrumpir las palabras de los ministros, las que resuenan como peticiones de niños disconformes con sus propios errores. Uno a uno, mi mirada viaja entre ellos en un análisis de sus intenciones, de la manera en la cual se expresan o los puntos que más les preocupan, porque tengo bien en claro que los modos de las personas dicen mucho más que sus propias palabras. Lo único que me queda bien en claro de esta seguidilla es que se encuentran desnudos en una tormenta que ellos mismos han creado, porque en su incapacidad de mantener el orden se quedaron sin recursos. Sabía que el ministerio se había vuelto material de chiste hace tiempo, pero no pensé que las cosas estuvieran tan mal. Los eventos de la última semana han demostrado lo contrario y creo que mi madre ha estado más ausente de lo que creí. Esta estructura es tan firme como una casa hecha con palillos de helado.

Muestro una mínima expresión cuando es Abbey quien habla y le regalo una sonrisa, orgulloso de siempre poder contar con una mente como la suya en mis filas — Abbigail Road, para ustedes — la presento, enderezándome en mi asiento con un ademán de la mano para señalarla — Ella será mi segunda al mando, por lo que a partir de ahora también deberán responder ante sus órdenes. Anota eso — chasqueo los dedos en dirección a Powell como si fuese un secretario más, lo cual no está muy errado de la realidad — Ahí tienes tu primera reforma: me niego a ser llamado “ministro”. Ustedes cargan con ese título, pero yo no. No estamos al mismo nivel, no es el mismo poder. A partir de hoy seré el presidente Aminoff y Abbigail responderá al título de vicepresidenta Road — no busco el nombre de “emperador” porque Abbey ya me ha dicho que suena demasiado pomposo, pero tampoco lo vería mal —  Volviendo al problema, la economía de nuestro país será fundamental. Necesitamos organizarnos desde cero, como un nuevo sistema. Aumentaremos los impuestos, pero generaremos más trabajo en el ministerio para poder cubrir cada detalle que se les ha escapado de las manos. No quiero que nada quede librado al azar. No más libertades con mestizos e impuros. No más accidentes que acaben en desgracias. Un país es una red, una maquinaría que ustedes han dejado sin aceite; pues entonces, vamos a crearlo.

Apoyo los puños cerrados en la mesa y me pongo de pie, barriendo la sala con la mirada — Los reclamos de los presupuestos y los números irán a la señorita Road. Pueden comenzar a presentar sus papeles este mismo lunes — al menos, les doy un margen de casi dos días para que demuestren que no son tan escuetos de mente. Doy un golpeteo con los dedos y acomodo mi postura, moviendo un poco los hombros — Parece que ustedes mismos saben que las cosas estuvieron haciéndose mal por aquí. Tanto llanto, tanta queja… ¿Pero qué hubiera pasado si fuesen competentes? En el último año hemos tenido tres cambios de ministros, dos atentados públicos, dos desapariciones de aurores, dos asesinatos de gran impacto político — enumero sus fallas con dulzura, incluso me permito ladear la cabeza hacia Weynart y chasquear la lengua en reiteradas ocasiones en señal de desaprobación — El recorte de personal llegará hacia aquellos que hayan demostrado que no sirven para ocupar su posición. Quiero que cada funcionario del ministerio de magia pase por un examen intensivo no solo de sangre, sino de antecedentes. Que el edificio entero se encuentre protegido con hechizos contra maldiciones, evitaremos cualquier disfraz o control mental mediante la magia. Cada historial manchado significará un despido, cada actitud sospechosa culminará en prisión. Y en cuanto a los rebeldes… — me separo de la mesa, aunque mis ojos siguen puestos en sus integrantes. Con un paseo calmo, paso por detrás de Labors, Leblanc y Helmuth, a quien le sacudo una pelusa del brazo — Ustedes vinieron a mí porque necesitaban a alguien con un nuevo método para ganar esta guerra. Hoy estoy aquí no como su jefe de aurores, sino como su líder y sé muy bien lo que eso significa. Es difícil aceptar los cambios, lo sé mejor que nadie, pero unirnos con las fuerzas más peligrosas puede resultar una solución inesperada. Aquellos que ahora tienen hambre y que están dispuestos a acabar con nuestros enemigos para ganarse su lugar en la sociedad. En tiempos desesperados, requerimos medidas desesperadas.

Me detengo al quedar en la cabecera opuesta de mi asiento y saco la varita de mi cinto con mucho cuidado, tratándola como la reliquia que ya es. Jugueteo con ella entre mis dedos, hasta acariciar vagamente su punta — Estoy hablando de los hombres lobo, de los gigantes, de las banshees. De los fantasmas, de los espectros, de los dementores. De las fuerzas que van a ayudarnos a aplastar a nuestros enemigos y limpiar nuestra sangre hasta que no exista ni una sola gota muggle que nos contamine, que nos vuelva seres insignificantes y débiles cuya posición inferior quedó marcada por la evolución y el paso del tiempo. NeoPanem será mágico. Señor Weynart, en vista de que su trabajo en el último año ha sido patético, quiero presentarle a sus nuevos guardias de seguridad — sacudo la varita para que las puertas vuelvan a abrirse y el frío se extiende delante de nosotros, a pesar de que me mantengo sereno. El sonido absorbente de los dementores invade las paredes, retumba entre los presentes mientras las cuatro figuras encapuchadas se deslizan hasta colocarse a cada rincón de la sala. Sacudo la varita para que el cuervo plateado salga de ella, rodeando la mesa en regalo de protección — Espero que ellos sean suficiente como para patrullar y contener a sus enemigos, ministro. Este es el inicio de mi nueva era.


Mini Trama de Gobierno




Interacción: General
Magnar A. Aminoff
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} LCVQrTs
https://www.themightyfall.net/t8224-aminoff-magnar-alaric
Hans M. Powell
Ministro de Justicia
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Creo que la única expresión que demuestro es cuando Riorden dice algo sobre un curso para los aurores, porque lo miro como si estuviera de broma. ¿No les preparan para esto en la fuerza de aurores o solo les enseñan a lanzar hechizos defensivos? Creo que la única razón por la cual no me mofo de él es porque sé que no es el momento ni el lugar, mucho menos cuando con cada cosa que dicen mis colegas yo solo puedo pensar en que estamos jodidos. Sé que podemos ganar esta guerra, la lógica me dice que tenemos muchos más medios que un montón de repudiados muertos de hambre, pero mi mayor preocupación se centra en las bajas que tendremos que sufrir en el proceso. ¿Qué quedará de pie cuando todo esto termine? ¿Cómo aguantaremos, si los impuestos aumentan, los derechos se privatizan y nuestra gente empieza a morir de hambre? Cuanto más hablan, más me hundo en la silla y para cuando Abbey termina de hablar, la estoy mirando con un codo apoyado en la mesa y la mano sosteniéndome la frente. No hablamos hace mucho tiempo, pero quizá debería tener algunas palabras con ella ahora que todo se está yendo al caño.

No necesito su presentación, pero sí desarmo mi postura cuando Aminoff me chasquea los dedos y lo miro con la confusión pintada en los ojos — ¿Presidente? — repito, consciente de lo que eso significa — ¿Qué clase de presidencia? ¿Seremos una democracia ahora o será un título honorario bajo sus propias normas, como hicieron los Black durante generaciones? — no quiero sonar irrespetuoso, pero creo que todos pueden ver mi punto. Bien, cuando dije que nada de esto me gustaba, ahora puedo confirmar que no lo hace. Mi rostro se va ensombreciendo con cada palabra, mi espalda se pega a la silla y siento un extraño nudo en mi garganta, a pesar de que intento disimularlo. Sé que necesitábamos un modo de solucionar los puntos débiles, pero presiento que este hombre ha decidido implementar un cambio brusco y casi violento que no sé cómo se va a tomar el civil promedio. Yo no sé como tomarlo, estoy seguro de que soy el único mestizo de la sala y eso hace que me meta el dedo bajo el cuello de la camisa y le dé un tironcito para acomodarlo, tal y como si me faltase el aire. No me atrevo a preguntar de qué medidas desesperadas estamos hablando, pero la respuesta llega por sí sola y la ola de frío me estremece.

Puedo ver el aliento helado salir de mi boca en forma de vapor y estoy seguro de que las luces titilan por unos segundos. Me sujeto a los apoyabrazos para ladear la cabeza, seguro de los ojos vidriosos cuando dos de los dementores pasan por mi lado. Inconscientemente, me froto el pecho en busca de calor y creo que es la primera vez en mi vida que estoy tan agradecido con Magnar cuando hace aparecer un patronus. Eso espanta cualquier recuerdo pesimista de mi cabeza, pero me cuesta un momento el encontrar la voz — ¿Dementores patrullando por las calles? ¿Estamos hablando del norte o todos los distritos? — algo me dice que es lo segundo y tengo que obligarme a levantar los ojos de la mesa — No soy un experto en criaturas mágicas, pero a los civiles no va a gustarles. No podemos… — muevo una mano como si estuviese buscando que mis colegas puedan ver que esto es una locura — Es peligroso. ¿Cómo podemos confiar en dementores y licántropos? Nadie va a querer que estén cerca de sus hijos — yo no los quiero cerca de los míos, empecemos por ahí. Siento que me enderezo un poco, aunque la mirada de Aminoff me diga que debo quedarme quieto en mi asiento — Podemos ganar esta guerra sin ellos, Magnar. Solo necesitamos un poco más de tiempo — no voy a ocultarlo, lo conozco lo suficiente como para saber que no puedo hacer otra cosa que sonar entre negociador y suplicante.

Mini Trama de Gobierno




Interacción: General
Mención: Abbey, Riorden, Magnar
Hans M. Powell
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} QaoC9EO
https://www.themightyfall.net/t8234-powell-hans-michael
Notch Labors
Ministro de Investigación
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Una vez que tengo la taza en mis manos vuelvo a mi asiento y agradezco tener algo con lo que entretenerme para no tener que comentar al respecto. De verdad la sarta de estupideces que salen de la boca de los demás ministros es impresionante, tanto que temo por ellos pues o Magnar es un estúpido más que les seguirá los planes o se dará cuenta de los fallos y nos asesinará a todos ahora mismo por incompetentes. Pues algo me dice que es de los que meten a todos en la misma bolsa para marcar un punto, así los que vengan detrás de nosotros tendrán un poco más de motivación.

-Presidente... - repito conteniendo una risa pues yo soy presidente, de mi compañía, electo por una junta por ser competente y casualmente el sobrino de la antigua dueña. Pero claro, así tendremos que llamarlo de ahora en más para fomentar su narcisismo. Al menos Road estará cerca de él y quiero creer que velará por la estabilidad económica de las grandes empresas. Si es su mano derecha espero que le preste más atención que a mí.

-A ver si entendí. Quieren quitarle la oportunidad de una buena educación a las personas de bajos recursos económicos que casualmente son los que tienen mayor potencial "rebelde" - dejo salir con las cejas en alto y las manos entrelazadas entre la mesa luego de que Hans termina de hablar - Si joden el sistema de salud allá morirá más gente, que es lo que quieren supongo - continúo intentando no emitir ninguna clase de juicio moral con mi tono - Y ésto estará por las calles - finalizo mirando a los dementores - Que no me gusta ni a mí y estoy sentado en esta mesa, no quiero ni imaginar lo que pensarán los demás.

Al menos mi sangre me mantendrá a salvo en ese control que tienen pensado hacer pero ¿Qué? ¿Van a lanzar a los mestizos a la calle? Siguiendo esa regla tendría que despedir a más de la mitad de mi personal y algo me dice que tendré que hacerlo si quiero seguir en paz con éste gobierno ¿Pero debo hacerlo? El tipo está fuera de control si planea poner esas normas a rajatabla, tengo capital suficiente para pirarme a cualquier isla del mundo así que ¿Por qué quedarme a ver cómo el país de cae a pedazos si no es mi responsabilidad?

- Tuvimos cambios de ministros y supongo que vendrán más si no nos mostramos sumisos y de acuerdo con usted ¿Verdad, señor presidente? - pregunto mirándolo con cuidado, no desafiante pero aun así sin demostrar una pizca de miedo.

Mini Trama de Gobierno




Interacción: Magnar, todos.
Mención: Ministros
Notch Labors
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Magnar A. Aminoff
Presidente
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

A veces me pregunto si Powell sabe cerrar la boca o tiene un doctorado en habladurías; debe ser cosa propia de los abogados. Lo invito a callarse con un vistazo sereno y ciertamente respetuoso, sin tomarme la molestia de hacer algo más que analizar su rostro de muñeco de torta — Jamás respetaré lo que los Black han hecho con nosotros. Su régimen mantiene las bases de cada una de las ideas que repudio y, sin embargo, admito que han mantenido el poder por casi un siglo, mientras que mi pobre madre, que tanto ha luchado por nuestra gente, ha durado un cuarto. Aprendo de los errores de mis antepasados, espero que ustedes hagan lo mismo — Cómo organizarnos es algo fundamental, mis decisiones de no ser un ministro más no ha sido tomado a la ligera. Ser blandos nos ha llevado a la ruina, pero aún quedan cimientos en los cuales trabajar.

Las quejas no tardan en llegar, pero no me sorprende. Esperaba esto, la verdad. Los quejidos de niños que no saben cómo jugar a algo un poco más serio, cómo manejar el juego. Siempre se movieron sobre lo seguro, pero nadie que no haya tomado riesgos ha pasado a la historia. Este es mi tablero, con mis propias normas y no tengo problema en explicarlas — La salud y la educación de mis ciudadanos es tan importante para mí como para todos. Solo lo mejoraremos, encontraremos el modo de que funcione como una enorme rueda. El Prince seguirá acogiendo a todo niño o niña que desee educarse, porque la magia no será privada de aquellos que se la merecen. Los planes de salud serán mejorados, solo encontraremos el modo de no reparar en gastos. Confío en que Helmuth podrá presentar un proyecto que se adapte a nuestras necesidades. Ahora, en cuanto a los dementores…

El cuervo plateado sigue sobre nuestras cabezas, girando en círculos perfectos y evitando que los demotores hagan más que respirar sobre la nuca de los presentes — La historia nos ha demostrado que las alianzas son necesarias. Estos rebeldes, muchos de ellos niños, se metieron en nuestro país, comieron de nuestra comida, asesinaron a nuestros amigos y familiares y siguen ahí, moviéndose como ratas. Necesitas el mayor veneno para matar las plagas y, en vista de que los aurores no han sido suficiente, es hora de sembrar la desesperación en ellos. Sí, en todos lados, no solo en el norte. ¿Quién te dice que solo hay rebeldes entre los repudiados? ¿Cómo podemos confiar en nuestros vecinos, en nuestros propios amigos? — estiro la varita entre los dedos y la uso para dar suaves golpecitos en la punta de la mesa — Mi hermano y hermana están entre ellos y los quiero muertos por lo que han hecho. Quiero que aquellos que volaron al ministerio por los aires agonicen lentamente y se pierdan en la locura antes de que sean ejecutados. Quiero que los Black se extingan de la faz de la Tierra y gozaré de cada uña que le arranque a Kendrick Black cuando le pongamos las manos encima. Han sido libres por mucho tiempo y ustedes no pudieron evitarlo. Ahora es su turno — señalo con la cabeza a uno de los dementores, el cual se muestra más inquieto, a mi derecha. Por otro lado, me atrevo a dedicarle una sonrisa burlona a Labors — ¿Sumisos? No los quiero sumisos, ministro Labors. Me aburren los sumisos, son traicioneros a fin de cuentas. No. Los quiero leales y callados.

Mini Trama de Gobierno


Interacción: General
Magnar A. Aminoff
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} LCVQrTs
https://www.themightyfall.net/t8224-aminoff-magnar-alaric
Riorden M. Weynart
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Tengo que volver a coger el vaso y beber agua para controlar las ganas de responder a Magnar con esos aires altivos con los que está hablando. Claro que todos somos conscientes de que su cargo conlleva más responsabilidad, pero eso no significa que deba hablarnos así ni creerse alguien superior que sabe perfectamente de lo que está hablando. Actuar es algo completamente diferente, ni es tan sencillo como quiere hacer ver.

Dejo el vaso sobre la mesa, me humedezco los labios y tras medir bien mis palabras, decido que va siendo hora de replicar. Una cosa es que cuestione en general, y otra muy distinta que se meta con mi trabajo cuando soy quien más años lleva aquí. — Por eso mismo fui en tu búsqueda en su momento — replico. Ahora mismo me arrepiento demasiado de haberle ofrecido incluso el puesto de jefe de aurores. — Puedo decidir qué pelotones recomendar para según qué trabajos, pero al final, son personas que cometen sus propios errores. De ahí que proponga empezar a revisar las especializaciones, mirarlo todo desde el principio, desde la base — explico. Con una rápida mirada echo un vistazo a todos los presentes porque realmente mis palabras no van dirigidas solo a Magnar; a diferencia de él, para mí todos somos igual de importantes. — Reconozco que mucho de nuestro dinero ha ido a parar a mi departamento, pero al principio fue por la búsqueda del 14 y el gasto de recursos que eso conllevaba. — No es mi culpa que su madre estuviera obsesionada con ese distrito, que aunque yo también quería encontrarlo, no era mi prioridad como sí era la de Jamie. — Pero sí, en el último año mucho del dinero ha ido a parar a indemnizaciones. Podemos reducir el dinero que se les da, pero quitarlo es algo que descartaría. Muchas familias cuentan con ese ingreso en el caso de que les pase algo, más ahora que estamos en guerra. — No todos los niños tienen la misma suerte que mi hijo de acabar adoptados si, para empezar, se quedan sin progenitores por situaciones así.

Un sonido y una sensación helada que conozco demasiado bien me erizan la piel al instante, y aunque me tomo mi tiempo para girarme y ver de qué nuevos guardias de seguridad habla, realmente no me haría ni falta verlos porque ya sé de qué se trata. Soy cazador, por mucho traje que lleve y por mucho que trabaje detrás de un escritorio. — ¿Propones trabajar con ellos, soltarlos por nuestras calles? Estoy de acuerdo en que hacen falta medidas más fuertes para controlar, ¿pero cómo vamos a controlarlos a ellos? En cualquier instante, podrían torcerse las cosas. — Es relativamente sencillo mantener a raya a cuatro dementores en una sala como está haciendo ahora; el problema es cuando pretenda soltar a no sé cuántos por todo el país. — La gente siempre ha tenido miedo de las Criaturas Mágicas y nunca hemos permitido que formen parte de la sociedad, pero después de verlas sueltas en la celebración de Nimue, muchos les temen más. — Trato de explicar por qué me parece una pésima idea, aunque estoy seguro de que acabará haciendo lo que le dé la gana por mucho que digamos.

Hay otro tema del que ha hablado antes que también me preocupa, no por mi familia, sino por el pánico general que puede provocar en los habitantes revisar algo así. — ¿Cómo haremos para saber quiénes de la gente que nos rodea nos podrían traicionar? ¿Son para eso los análisis de sangre? — Si tuviéramos más dinero, podríamos ofrecer incentivos a quienes informen. Lo que no comprendo es para qué quiere revisar la sangre de todos porque no es como si todos los mestizos fueran unos traidores, ni todos los puros leales.
Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Riorden M. Weynart
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Nicholas E. Helmuth
Miembro de Salud
So prepare for the coup of the century

Escucho las palabras de Eloise girando un poco la silla en su dirección, esperando pacientemente a que termine con las ganas de pasarme la mano por toda la cara para liberar la tensión de la misma. Porque esto es un completo desastre, pero me contengo y solo deposito mi barbilla sobre la palma de mi mano, tapando mis labios con los dedos en lo que un suspiro los atraviesa. Mi mirada se dirige hacia la mujer de la esquina, Road, y la analizo como la extraña que es para mí de arriba a abajo mientras hace uso de su voz. La charla se dirige hacia un departamento que no me interesa, o al menos no dentro de mi especialidad, por lo que me tomo los minutos que dedican a debatir sobre los errores de Weynart para inclinarme sobre la mesa al despegar mis piernas y hojear la carpeta que traje conmigo, en vista de revisar algunos puntos que se me hayan podido olvidar.

Tengo que elevar la mirada cuando Aminoff decide ponerse en pie, paseándose por detrás de nuestras cabezas como si no fuéramos más que unos niños a los que se les está echando la bronca, aunque supongo que para él no somos otra cosa. Me lo quedo mirando cuando me sacude el brazo para deshacerse de una pelusa en mi traje, pero me ahorro el decir algo para evitar desperdiciar saliva en lo que continúa hablando. Hay mucha verdad en sus palabras, así como también hay otras cosas que señala con las que no estoy cien por cien de acuerdo. Una cosa es estar ahí fuera, donde es muy fácil criticar, y otra muy distinta es tener que estar aquí día sí y día también con la presión de hacer un buen trabajo. Para que luego venga un tipo como este que no ha pisado una junta directiva en su vida a dárselas de grandioso.

No necesito ni girar la cabeza para descubrir de qué se trata cuando un escalofrío me recorre todo el cuerpo, la mirada se me ensombrece al caer la expresión de mis cejas y juro que escucho algún grito dentro de mi cabeza que me es difícil apartar de ella cuando las capuchas negras se hacen presentes en la sala. Me quedo petrificado, y tengo que aguantarme las palabras de que este hombre ha perdido el juicio, si es que alguna vez lo tuvo. No me quedo tranquilo, aunque el patronus desfile por delante de la mesa impidiendo que los dementores se acerquen demasiado, me aparecen ojos en la nuca como respuesta al ataque. Inspiro aire para mantener la compostura, y trato de centrarme en lo que dicen mis compañeros, completamente de acuerdo. Cuando terminan, me apresuro a hablar. — Discúlpeme, señor presidente, pero si he entendido bien usted quiere usar a estas criaturas en una guerra que según las estadísticas no podemos ganar sin ellas. ¿Qué ocurrirá cuando la ganemos? — Inquiero saber, moviendo el bolígrafo de mi mano para hacer círculos con él y abarcar los dementores que se encuentran a nuestro alrededor al decir las siguientes palabras. — ¿Va a reintegrarlos en la sociedad como dice que hará a cambio de que "presten sus servicios"? — Suena a guasa, y no estoy dispuesto a aceptarlo. — Dice que quiere utilizarlos a nuestro favor, pero si los hemos mantenido a raya durante todo este tiempo no es por puro capricho. Son peligrosos. Nadie va a querer que después de que la guerra termine hombres lobo, gigantes y demás se paseen por las calles como si nada. ¿Qué pretende hacer con ellos después? ¿O qué pretende darles a cambio? — Ya sabemos que aquí nadie hace nada gratis e instalarlos en la sociedad como dice, no entra en mis planes.
MINI TRAMA DE GOBIERNO



Interacción: General
Nicholas E. Helmuth
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Notch Labors
Ministro de Investigación
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

La historia debe conocerse para no repetir los mismo errores y ahora mismo siento que el presidente Aminoff ha tomado "Una historia de las malas ideas" y piensa ponerlas a todas en juego. De solo imaginar una guerra contra los rebeldes en un campo de batalla rodeados de dementores, trolls, hombres lobo y para  colmo sin siquiera poder confiar en las personas que están en nuestras líneas. Si había personas indecisas en el Capitolio estoy seguro de que con este plan terminarán todos por tatuarse la cara de Stephanie Black en el pecho, porque cualquiera que tenga dos dedos de frente comprenderá que es mejor VIVIR en secreto a morir por una cruzada loca.

- Es un mundo manejado por dinero, vivir cómodamente mantiene a los habitantes calmados - comienzo resoplando pues estamos volviendo sobre lo mismo - Aquellos que no tienen ni para comer las cuatro comidas del día y para colmo tienen sangre mestiza obviamente no dudarán en ponerse en contra del gobierno, no importa cual sea el otro bando - completo la idea mirando a mis compañeros ¿Pueden verlo, no? La fuerza nunca le ganará a una jugada inteligente ¿Por qué no podemos hacer una? Claro, porque estamos gobernados por un auror.

Un auror que ni siquiera pasó por ese puesto, sino que apareció de la nada convocado por Riorden... Casualmente ocupó un puesto que quedó libre a causa de la explosión causada por los rebeldes ¡Oh, que casualidad! Y ahora resulta que es el hijo legítimo de Jamie Niniadis. Para colmo los otros dos posibles herederos han asesinado a su madre, así como así, quizás me lo creo del desaparecido pero ¿De una niña?

Tomo mi varita con fuerza debajo de la mesa y miro por unos segundos la mesa que está frente a nosotros. Son demasiadas piezas acomodándose en el sitio perfecto, esas cosas en la vida no pasan a no ser que estén orquestadas de antemano. Entonces ¿Cabe la posibilidad de que el tipo haya planeado todo desde el comienzo? Ha tenido años para hacerlo, eso seguro.

- Bien, no seremos sumisos entonces pero no puede pretender que seamos leales sin dar razones para ello - dejo salir respirando profundo y tomando valentía de donde no la tengo. Para decir lo que digo hago de cuenta que es un simple empleado al que tengo que poner los puntos, como cuando le gente imagina a la audiencia en ropa interior antes de dar un discurso - ¿Quiere ganar con miedo? Bien. Pero ese plan de gobierno puede aplicarlo hasta el troll más estúpido, de esos que quiere usar - me pongo de pie y camino en su dirección, al carajo, es solo un mago y puedo conjurar mi propio patronus para defenderme de las criaturas - No está aportando nada, señor Aminoff, me hace creer que el puesto le queda grande. Eso o ya ha hecho su jugada de ajedrecista y ahora nomas le queda dar el jaque mate y desatar el caos sobre algo que en realidad no le importa una mierda. - finalizo. No voy a fingir ser un humanitario ahora siendo que toda la vida me dediqué a los robots y negocios pero si el país de va a la mierda y de repente ya no quedan usuarios... mi negocio y estilo de vida también se verían afectados - ¿Quiere hacer pruebas de sangre? Hágalas, pero ahora mismo estoy mirando a un sangre pura al que no le confiaría ni la vida de mi elfina.
Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Notch Labors
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Magnar A. Aminoff
Presidente
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Levanto mis manos con calma, pidiendo que se mantengan serenos entre su montón de preguntas, las cuales estoy dispuesto a contestar de inmediato. Aunque no lo parezca, nada de esto es al azar, no soy estúpido y conozco muy bien los pasos que estoy dando en este baile — Sangre, entrevistas por sectores y distritos. Como ya dije, revisión de expedientes. Ahí tiene en claro el trabajo que muchos de sus aurores van a tener a cargo mientras los dementores se encargan del trabajo de campo. No condenaré a los mestizos por su sangre, pero sí vigilaré que no lloren y luchen por sus familiares muggles. Y en cuanto a las dudas del señor Helmuth… — bajo las manos y entrelazo los dedos delante de mí, mirándolo como si tuviese que explicar matemática básica a un niño especialmente lento — ¿Acaso no lo ven? Durante siglos, magos y criaturas fuimos desterrados, humillados y rebajados por los muggles. Todos juntos formamos parte del mismo mundo, compartimos un historial de repudio por parte de la sociedad que hoy en día optamos por dejar atrás. Nos necesitamos mutuamente, como el hombre necesitó del caballo o el burro para jalar de la rueda. Mi madre dejó la varita bien en alto, pero nosotros podemos llegar más allá de lo que ella podría aspirar. Podemos crear una sociedad puramente mágica, perteneciente solo a nuestro mundo. Uno liderado por aquellos que fueron suprimidos eternamente por los no mágicos — el poder es efímero. Nadie que se mantuviese en lo seguro ha sido importante en la historia o cambiado el mundo.

Y entonces sucede. La voz del único sujeto que se pone de pie en toda la sala proclamando palabras que me deja bien en claro que no ha entendido una mierda. Cada palabra que escupe, cada paso que da en mi dirección, hace que la sonrisa tenue curve una de mis comisuras hasta que lo tengo lo suficientemente cerca como para mirarlo de pies a cabeza, encontrándome con sus ojos oscuros, muy diferentes a los míos. Llenos de frialdad, por esos dos segundos — Señor Labors. ¿Desde cuándo un empresario tecnológico tiene una mínima idea de ajedrez? — murmuro con calma, siseo las palabras hasta que le enseño los dientes con una sonrisa que sostiene la lengua entre los delanteros — No ganaré con miedo. Ganaré con el poder que ningún mago hasta ahora ha podido ejercer. Usted verá… — no basta que haga demasiado para que el patronus se evapore en una nube de humo y el frío patine sobre la mesa, haciendo que las luces vuelvan a titilar. Doy un paso hacia él, evidenciando los pocos centímetros que tenemos de diferencia y haciéndolos parecer mucho más — Mi ejército será el que ponga un final a esta guerra, una que ha iniciado hace siglos y que los magos han aceptado con conformismo. Yo no soy uno de esos, conozco miles de magos que saldrían de las alcantarillas para poder tomar un trozo de la gloria que yo les ofrezco. Es una pena que usted no sea capaz de verlo — con una sacudida de la varita, el estruendo de su cuerpo rebota contra el centro de la mesa — Confiaré en cada uno de los presentes, mientras me demuestren que su alma está en el lugar indicado, mientras su fidelidad sea mayor que el status de su sangre. Pero como no parece comprenderlo, hay un punto que voy a dejar en claro: yo no soy mi madre. Yo no me encierro. Yo no juego como un niño.

Apenas tengo que ladear la cabeza. La sombra ansiosa se mueve con rapidez a mi lado y no parpadeo en lo que el dementor se arrastra sobre el cuerpo del ministro de investigación. El sonido de succión invade el aire, pero es solo éste el que hace a un lado su capucha. Dicen que el beso de dementor es uno de los espectáculos más desagradables de presenciar, pero aún así no desvío la mirada, he sigo testigo de cosas peores. Hay cierto encanto en los gritos, debo decir. Es interesante el ver como un alma es succionada, arrastrada de un cuerpo insignificante que vuelve a caer como una nuez vacía, ya sin un ápice de sentido. Algo que solo existe y ya. No es hasta que no queda un rastro del alma de Notch Labors y el dementor despega su mandíbula de él, que vuelvo a conjurar el patronus, el cual lo regresa a su lugar. Las luces se encienden, los pájaros se oyen desde las ventanas abiertas.

Hay una lista hermosa de personas que nos han jodido la vida que quedarían muy bien como unos adornos sin sentido como el ministro Labors — anuncio, elevando un poco el tono de mi voz para que me escuchen con atención — Quiero a cada uno de los rebeldes sin alma y a cada traidor tras las rejas. Confío en que ustedes son más inteligentes que su colega como para saber lo que está en juego. Esto es NeoPanem ahora. Y llegará el día, amigos míos, en el cual tendrán que mirar hacia atrás y darme las gracias — coloco la varita en el cinto con mucho cuidado, acomodo mi camisa y sin un ápice de mi sonrisa, los saludo con un movimiento de la cabeza — Sean listos y cambien el curso de la historia. Creo en eso. En ustedes. En nuestro país y nuestros dones — sin más que decir, bordeo la mesa en dirección a la puerta. Necesito que alguien saque el cuerpo inútil de Labors del camino y revisar la lista de candidatos a cubrir su puesto. Solo espero que no sea alguien que no tenga idea de cómo se juega a esto.

Mini Trama de Gobierno

Interacción: General
Mención especial: Notch *muakmuak*
Magnar A. Aminoff
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} LCVQrTs
https://www.themightyfall.net/t8224-aminoff-magnar-alaric
Hans M. Powell
Ministro de Justicia
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Se me erizan los vellos de la nuca, pero estoy seguro de que no tiene nada que ver con los dementores. Hay algo en el modo que Magnar tiene de hablar que me dice que tiene todo esto bien pensado y, si bien nuestros enemigos pueden pagar con la peor moneda, los civiles tampoco estarán a salvo. Lo deja bien en claro, esta es su era y viene con sus propias normas. Lo único a lo que atino a hacer es quedarme callado, oyendo las dudas y quejas de mis compañeros mientras yo me mantengo con los brazos cruzados, tratando por todos los medios no hundirme en mi asiento. Pero, por sobre todas las cosas, no desvío la mirada de mi presidente. No seré el eslabón débil en esta ecuación, no cuando está gritando a los cuatro vientos que tendré que demostrar lo que valgo porque mi sangre no lo hará por mí. Siempre supe que ser mestizo es algo que podría condicionarme si hablaba de ello, pero mi trabajo fue suficiente como para ganarme un lugar a ojos de la mujer que ahora está muerta y no tiene voz al respecto. Este es un juego nuevo.

Solo aparto la mirada cuando Notch se pone de pie y se planta frente a Magnar, lo que me produce la necesidad de decirle que cierre la boca y tome asiento; quizá él no conoce al nuevo jefe, pero yo sí. He visto su política en la mafia que él mismo se ha montado y, a pesar de que difiero de tus técnicas, admito que es impecable. Lo que no me espero es que decida hacer gala de su poder tan rápido; el golpe del cuerpo de Labors cayendo en el centro de la mesa hace que descruce mis brazos para agarrarme de mi silla y me alejo un poco, oyendo el ruido de las ruedas del asiento. El frío helado me dice que no hay patronus que nos proteja y, aunque oigo la voz de Aminoff muy clara desde algún punto de la habitación, no hago más que quedarme petrificado cuando la agonía de Notch se hace presente. Porque la mandíbula del dementor queda al descubierto y no quiero mirar, pero creo que mis ojos se han paralizado en una imagen que sé que no podré quitarme de la retina. Las voces en mi cabeza se oyen lejanas, un indicio de que los dementores están centrados en la única víctima de la habitación, el hombre que repentinamente se queda tendido sin alma sobre la mesa, con los ojos perdidos. Creo que el corazón se me ha detenido y mi cuerpo quedó clavado al asiento cuando las luces vuelven a quedarse quietas.

La advertencia del presidente queda clara como el agua y ni lo miro cuando deja la sala. Solo me fijo en cómo el cuerpo de Notch sigue estático y son los mismos dementores los que lo arrastran con sus manos viscosas, llevándoselo a la rastra como si fuese un muñeco de trapo. Mi primera reacción es llevarme el dorso de la mano a la boca, seguro de que voy a vomitar. El pensar que puedo contenerlo me dura segundos, esos que me hacen levantarme con piernas de gelatina y correr hacia el cesto de basura, donde devuelvo el desayuno y el almuerzo, debajo de un sudor helado. Una cosa me quedó clara de todo esto: ha llegado el arsenal pesado y no estoy seguro de sentirme agradecido por ello, no hay guerra que valga.

Mini Trama de Gobierno
Hans M. Powell
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} QaoC9EO
https://www.themightyfall.net/t8234-powell-hans-michael
Nicholas E. Helmuth
Miembro de Salud
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Me es inevitable no despegar los ojos de Magnar cuando habla sobre revisar cada uno de los expedientes de nuestros ciudadanos mestizos, echándole una mirada rápida y disimuladamente a mis compañeros para ver su reacción, apenas un milisegundo antes de volver la cabeza hacia el nuevo jefe de gobierno. Mis cejas se mueven hacia arriba en lo que mantengo mi barbilla apoyada sobre la palma, pero lentamente termino por dejar caer ambos de mis brazos sobre le mesa, encima de la carpeta abierta y donde los papeles están extendidos en orden. — Un bonito discurso, presidente, por supuesto que todos queremos lo que propone, pero sigue sin responder a mi pregunta. — Replico, tan educadamente como me permite el obligarme a mirarlo, sin desafíos. Todo lo que dice sobre el orden natural de las cosas, como quiere construir una nación mágica, lo entiendo, hasta puedo comprender que quiera incluir en esta guerra a seres que nos han ayudado en ocasiones anteriores. No obstante, la realidad está en que no tiene ni idea de lo que va a hacer con ellos después. Como dije, yo no estoy dispuesto a que hombres lobo caminen por la calle teniendo a mi hijo entre ellas.

Mi mirada se pasea de uno a otro, de Labors a Aminoff como si se tratara de un partido de Quidditch, no muy seguro de que el primero sepa donde se está metiendo con sus comentarios. Prenso los labios, al mismo tiempo que aguanto la respiración por los segundos que dura el enfrentamiento verbal, hasta que el golpe del cuerpo del ministro de tecnología resuena sobre la mesa e inconscientemente pego un pequeño salto en el sitio que intento disimular apretujándome contra mi asiento. Me aferro al mismo cuando una nueva, pero conocida sensación se acumula en mi pecho, produciendo que el aire que inspiro se torne frío en mis pulmones y que hace imposible que continúe respirando con normalidad por el tiempo que el dementor se desliza sobre Labors.

Es imposible no escuchar los gritos, acuden antes que cualquier pensamiento desagradable, pese a que también resulta patético intentar deshacerme de ellos cuando no hay nada bueno en lo que pensar, no estos momentos. Trago mi propia saliva, esa que está tan seca que hacerlo incluso me produce algo de dolor en la garganta, seguro de que ese efecto es agrandado por la opresión que acude a mi cuerpo. No quiero mirar, pero algo en mi interior me obliga a mantener la vista sobre la capucha negra cuando procede a succionar el rostro del ministro, tensando aún más la espalda sobre el asiento. Solo hasta que el nuevo presidente sale de la habitación me permito el respirar, algo agitado en lo que con un movimiento rápido me levanto de la silla para apoyarme sobre una de las estanterías con mi brazo. No vomito, pero escucho como alguien lo hace en la otra punta de la habitación. Con la mano suelta masajeo mis párpados al cerrar los ojos, aunque no hay nada que vaya a hacer desaparecer la escena que han presenciado.
MINI TRAMA DE GOBIERNO



Interacción: Magnar Xulo
Nicholas E. Helmuth
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Riorden M. Weynart
SO PREPARE FOR THE COUP OF THE CENTURY

Trato de mantener la vista sobre la mesa, moviendo los ojos únicamente para mirar al resto de los presentes cuando la situación lo requiere. Puedo notar el aliento gélido por todos los rincones de mi cuerpo a pesar de la presencia del patronus, y sé que si volviese a mirar a los dementores, no haría más que empeorar esas sensaciones que ya están presentes por sí solas. Helmut tiene toda la razón, lo que queda todavía más claro cuando Magnar parece ignorar su punto para centrarse en su propio discurso, su idea en sí, como si fuera lo más adecuado y maravilloso. Son muchas cosas las que podrían salir mal, pero le conozco lo suficiente como para saber que no va a cambiar de idea. Tampoco es como si pudiéramos hacer mucho más al respecto que hablar y sugerir otras opciones que acaba ignorando.

Pero Labors parece no darse por vencido, pues se pone en pie y empieza a cuestionar incluso más todo lo de Magnar. Voy alternando mi vista entre ambos, como si estuviera viendo un partido de tenis. Y como en todos los partidos, siempre tiene que haber un perdedor. En este caso quién va a serlo está claro desde un inicio, pero... una cosa es que lo esté, y otra muy distinta cómo pasa. Lo más sensato sería apartar la mirada en cuanto al patronus desaparece y me deja bien claro qué es lo que va a pasar. Las luces fallan un par de veces, y aun así, mantengo la mirada fija en todo momento simplemente por orgullo propio. Nos toma por idiotas, por unos flojos que han hecho mal su trabajo y cuyos errores ahora él va a arreglar; me niego a que me vea como a alguien débil por desagradable que sea la situación que estamos presenciando.

El cuerpo cae contra la mesa y tengo que mantener la compostura cuando lo veo bien cerca. No puedo evitar fruncir el ceño, en un vano intento de controlar el mareo y frío, provocados seguramente por una bajada de tensión ya no solo por lo que acabo de ver, sino también por la presencia de los dementores. En ningún momento digo nada, y una vez Magnar se marcha, me levanto de la silla y me aparezco en la comodidad de mi hogar. Un segundo más en esa sala y seguramente habría terminado desmayado.
Mini Trama de Gobierno
Riorden M. Weynart
Icono :
« So prepare for the coup of the century {Mini Trama} IqWaPzg
Contenido patrocinado
+4
Riorden M. Weynart
Abbigail L. Road
Eloise R. Leblanc
The Mighty Fall
8 participantes
No puedes responder a temas en este foro.