The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
VERANO de 247221 de Junio — 20 de Septiembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Mentores & Tributos 1500 G
Miembros de Defensa 1500 G
Pro—Muggles 1000 G
Alumnos de Ilvermorny 800 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
09.09¡Ya se encuentra disponible el ranking de tributos! Así mismo, nuestra encantadora Zirconia ya ha comenzado con sus entrevistas.
27.08¡La Cosecha ha iniciado la temporada de juegos! Los tributos pronto iniciarán sus entrenamientos.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
04.08El cronograma de los juegos sufrirá un retraso. Pronto tendremos novedades al respecto.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Zenda M. Franco
Fugitivo
Sus viejas botas pisaban los cuerpos sin vida de los aurores que había asesinado, no tenía sentimientos por ellos, no sentía siquiera nauseas, lo único que quería era recolectar sus pertenencias y volver a casa con su madre.  
Se agachó para recuperar una varita y un par de abrigos, cuando la mano de un hombre la empezó a sujetar con demasiada fuerza por el brazo. No podía soltarse. —"¡¡BEEEEENN!!— Chilló levantando la mirada en busca de su hermano, aún estaba dentro de la fosa y parecía hacerse profunda cada vez más. —"¡¡AVAAAAAAA!!— Llamó a su hermana con lagrimas empapando sus mejillas, sin embargo nadie aparecía, nadie la ayudaba y el agujero dentro de la tierra se llenaba de oscuridad.
La mano que la mantenía presa la soltó y de la fuerza que ella misma hacía, cayó al suelo golpeándose la cabeza. Sólo fue una pequeña pausa la que tuvo, ni siquiera alcanzó a sentir dolor, pues luego de unos segundos todos los cuerpos se ponían en pie para atacarla.

Zenda abrió los ojos, su corazón palpitaba a mil por hora y todo su cuerpo estaba cubierto por una capa de sudor. Desde aquel feroz encuentro con personas fuera del distrito, no había noche que no tuviese aquellas pesadillas. Variaba el lugar y los personajes, pero siempre estaba atrapada.
Sabía que a todos les había afectado, en mayor o menor cantidad, pero lo había hecho y por esto mismo decidió no hablar con nadie y siguiendo los pasos de Ava, evitó a todo el mundo por un par de semanas. Incluso a Ben, ni siquiera con él se había "topado por accidente mientras iba a cazar".

El sol ya estaba iluminando los nuevos brotes que traía la primavera, en silencio se vistió con sus viejas prendas enormes y con su bolsita de higiene, arco y varita, salió por la puerta antes de que sus padres se levantaran.
Necesitaba estar sola, y nadar hasta que sus músculos y pulmones no pudiesen más.

El camino hasta el lago fue bastante corto y ni siquiera lo había hecho corriendo, tal vez era el juego de su mente el culpable de ello.
Dejó sobre una roca el pedazo de tela que su madre le había cosido y se acercó para probar la temperatura con la punta de los pies. Estaba perfecta.
No lo dudó, sus dedos se envolvieron en el borde de la camisa e inmediatamente arrojó la prenda hacia las piedras junto a la orilla. No había nadie allí salvo ella, aprovecharía a bañarse y luego si, nadar.
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
Lo mejor de la primavera es el poder caminar sin tener que hundir las piernas en capas y capas de nieve. Como de costumbre, soy el primero en despertarme porque también fui el primero en dormirme, así que mientras doy vueltas en la cama me pregunto en qué puedo usar el tiempo antes de ir a la escuela. ¿Desayunar? Aún tengo el estómago cerrado. ¿Seguir durmiendo? Seguiré de largo y faltaré a clases. Quizá darme un baño es la mejor opción, así acabo por despertarme del todo y puedo ser una persona útil el resto del día. Sí, haré eso. De paso Delilah me verá recién bañado y sé que eso le gusta, porque una vez me dijo que olía bien cuando salía de las grutas.

Así que meto algo de ropa limpia y una toalla en un bolso, me cepillo los dientes, hago pis y salgo a paso apresurado hacia el lago subterráneo, silbando una cancioncita que indica que me he levantado de buen humor y eso, amigos míos, es decir algo. Hace semanas que la vida en el catorce no es igual, especialmente porque todos pensamos lo mismo, pero parece que nadie quiere hablarlo. Papá me ha preguntado cómo me encuentro en más de una ocasión y Ben se ha mostrado especialmente amable conmigo, pero no me he atrevido a decirles que aún me siento horrible por haber hecho las cosas que hice, incluso sabiendo que había sido un accidente. Tal vez alguna vez pueda superarlo.

Me aferro a las piedras para mantenerme firme al bajar hacia las grutas y me meto dando algunos saltos de roca en roca, hasta que me percato de que hay algo de ropa que no es mía y puedo ver la cabeza de Zenda en el agua. Creo que no hay problema porque estamos más que acostumbrados a bañarnos juntos en este distrito, siempre y cuando no se encuentre totalmente desnuda. — ¿Molesto? — pregunto con amabilidad y dejó el bolso sobre una roca. Sin darle mucha importancia, me apoyo para poder empezar a sacarme las zapatillas y la delgada chaqueta — No creí que hubiese alguien a estas horas. ¿También te caíste de la cama?
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
Cuando sus prendas quedaron sobre las rocas, sin pensarlo dos veces, saltó dando un grito de desahogo y mientras su cuerpo se sumergía, expulsó el aire de los pulmones dejando que su propio peso la hundiera, hasta tocar la arena con la punta de sus pies.
Se mantuvo en las profundidades hasta que no pudo aguantar más y entonces si, dobló las rodillas y de nuevo brinco, esta vez para salir del agua.

Jadeando nadó hasta la orilla y con un pequeño jabón en barra,  limpió su camisa y pantalón, si nadie la interrumpía, tal vez podría desnudarse por completo y también dejar reluciente su ropa interior.

Los minutos pasaban y aún no tenía ganas de salir del interior lago, por esto mismo tomó la decisión de enjabonar su cuerpo e incluso su cabello. Esto era algo que rara vez hacía, a no ser que Arleth la obligara, le daba tanta pereza.

Mientras esperaba que su ropa se secara, iba y volvía, estilo mariposa, perrito, de espaldas. Se estaba tranquilizando del sueño que había tenido, lo estaba olvidando por completo, cuando una conocida voz la sacó de pensamientos. Ken. —Uhm...hola.— Menos mal que no estaba desnuda...por completo. —No, está bien.— Respondió observando como el chico se desvestía en la orilla y en ningún momento dejó de nadar,  no le importaba no usar sostén como Bev o Del, ella ni siquiera tenía pechos. —Algo así, digamos que últimamente tampoco es que duerma bien, ¿tú cómo estás?
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
He crecido en el distrito catorce, con gente que se baña junta y, cuando éramos niños, muchos andábamos en bolas por ahí sin importarnos demasiado el pudor hasta que empezamos a crecer y nos dijeron que nos pongamos algo de ropa. Los mejores cuatro o cinco años de mi vida. Como sea, es lo que, posiblemente, hace que me dé igual la cantidad de ropa que tenga mientras haya cierto respeto y decoro. O al menos que seas Delilah, con quien creo que no podría estar desnudo hoy en día sin pasar un momento bochornoso relacionado a ciertas cuestiones hormonales que no voy a especificar.

Así que solo le sonrío cuando me permite quedarme y dejo la ropa a un lado, sacándome luego los jeans y la remera hasta quedar en ropa interior. Estoy metiendo un pie en el agua para chequear la temperatura de ésta cuando admite no tener de sus mejores días (a pesar de que usó otras palabras, yo entiendo bien a lo que se refiere) y le lanzo un rápido vistazo. Todos estamos igual, lo sé — Cansado. He intentado mantener mi cabeza ocupada — le digo con tonito significativo. Sé que Zenda comprenderá lo que pienso — Beverly ha ayudado siendo una distracción: ahora se le metió en la cabeza que le he pedido matrimonio y me he estado ocultando de ella desde entonces. Me quejaría, pero la verdad es que me ayuda a pensar en algo estúpido — y no en lo que ha pasado en el claro.

No le doy más vueltas, voy hacia una de las rocas más altas que sé que puedo tirarme sin partirme la madre y me zambullo en el agua. Está algo fría, pero viene bien para eliminar la sensación de leve sudor y despertarme del todo. Al romper la superficie, me paso la mano por la cara y de paso, limpio un poco mi visión hasta que vuelvo a encontrarla, a tan solo unos metros — ¿Quieres hablar de ello? — le sugiero amablemente. No soy tan cercano de Zenda como lo soy de Jared y sé que peleamos de vez en cuando, pero creo que sabe que jamás le diría que no si necesita de mi ayuda — O podemos jugar carreras hasta lo oscuro de la cueva. Es obvio que voy a ganarte, pero puedo darte una ventaja de un minuto — y le sonrío con picardía, salpicándola suavemente.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
La cueva estaba demasiado silenciosa hasta que llegó Ken y Zenda admitió para si misma, que aquello era un alivio. No le gustaba estar demasiado tiempo sola, pese a que actuaba como si fuese todo lo contrario.
Sus palabras resultaron ser más significativas que las de los demás, él la entendía, así que en respuesta inclinó la cabeza al escucharlo y hundió su cuerpo debajo del agua hasta la altura de su barbilla. —Me alegro que al menos tengas esa distracción, Ken.— Susurró sincera y empezó a nadar de espaldas, dando círculos en el mismo lugar.

No estoy segura de querer hablar de ello y la idea de una carrera sabes que me agrada mucho más, sin embargo tengo que preguntarte.— Susurró y se acercó hasta él, por si las paredes tenían oídos. —¿Recuerdas de nuestro secreto? ¿Con todos los niños?

Ella obviamente hablaba del barco, de navegar hasta tierras lejanas, conocer el mundo y más. Todo era un sueño, una idea instalada en sus mentes producto del encierro que sentían desde pequeños. Eso era lo que querían, ¿no?
Con una mano estiró sus cabellos rubios hacia atrás y continuó hablando. —Lo que pasó...¿No te dio miedo?— Preguntó. —Sé que antes te dije que me llevaras contigo, pero...siempre nos van a querer hacer daño y yo no quiero que eso pase.

Tenía ganas de llorar, pero su orgullo era un poco más grande, así que se dejó arrastrar por completo hacia las profundidades y cuando estaba segura de que tenía el control, volvió a salir con una sonrisa pequeña y algo forzada. —Sólo quiero saber, lo que pasó en el claro aquel día, ¿te hizo cambiar algo?
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
Entiendo perfectamente que no quiera hablar del tema, aunque creo que ella ya debe saber que, pase lo que pase, estoy aquí para escucharla; de hecho, dudo mucho que sea necesario que se lo aclare. Así que solamente hago un movimiento afirmativo con la cabeza, muevo un poco los brazos hasta colocarme en posición y quedo panza arriba, con los calzones algo inflados por culpa del agua — ¿De qué secreto hablas? — le pregunto sin cambiar la postura, oyendo su susurro — ¿El bote? — claro que era el bote: no recuerdo otro secreto, a excepción de robar algún que otro dulce del almacén. De todos modos, lo que dice a continuación hace que me deje hundir y solamente mis ojos quedan en la superficie, mirándola con seriedad unos segundos silenciosos.

No fue hasta que ella se quedó en silencio que pude pensar con claridad — ¿Miedo? No lo sé — obvio que tuve miedo, pero decirlo tan llanamente era un poco vergonzoso. Carraspeo y nado para acercarme a la orilla, donde me estiro para sacar de mi bolso los diferentes productos para baño que usamos para quitarnos la mugre. Podría aguantarme un rato, pero es preferible mantenerme ocupado mientras hablo de esto — Sí, fue horrible. Y hemos hecho cosas horribles — sé que provoqué muertes, incluso sin desearlo — ¡Pero ellos nos atacaron primero! — me excuso, casi como si ella pudiese seguir mi línea de pensamiento — Pero… No lo sé, Zenda. No quiero vivir mi vida aquí dentro.

Y sin embargo, hay muchas cosas que ahora puedo entender mejor. Me lavo el pelo, dándole la espalda mientras trato de parecer muy concentrado en mi tarea, hasta que el sacarme la espuma de la cabeza me quita la excusa — Puedo comprender mejor de qué peligros nos han hablado todo este tiempo y creo que es admirable que todavía tengamos gente que salga para conseguirnos cosas tan simples como éstas — le señalo el jabón — Pero también creo que nos han mantenido demasiado seguros dentro de una burbuja. Es una suerte que supiéramos defendernos — aunque, hasta donde sé, a ella la golpearon. No sé mucho de lo que hicieron los otros niños, porque yo salí corriendo detrás de los adultos y me metí de lleno en la batalla del claro. Ya con la cabeza limpia, agarro el jabón y me escondo detrás de una de las piedras más grandes para poder lavarme con calma — Hay cosas que no pueden cambiarse y, si tuviese que temerle a todo, jamás dejaría mi casa — aunque los árboles del catorce no querrían matarme, pero creo que entiende mi punto. E incluso así, creo que empezaré a portarme un poco mejor respecto a mis excursiones clandestinas.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
La explicación o respuesta de Ken no la deja más tranquila, de hecho le genera más dudas. —Sé que ellos nos atacaron primero y que de no haber reaccionado como lo hicimos, tal vez ni siquiera estaríamos aquí...Pero.— No sabía que agregar luego de eso, así que mientras él se encargaba de limpiarse, Zenda aprovechó el momento y de nuevo nadó ida y vuelta hasta las rocas más apartadas de la orilla.

Los músculos ya quemaban al igual que los pulmones, sin embargo no quería detenerse, lo necesitaba y sólo cuando estuvo de nuevo junto al chico, se quedó flotando y dando fuerte bocanadas de aire. Estaba agotada y por esto mismo poco a poco su cabello se tornó blanco como la nieve. —Tampoco quiero vivir por siempre en esta burbuja, pero no quiero perder a nadie. Ahí afuera todos terminamos heridos de alguna forma y sé lo que le han hecho a Ben, a todos, no quiero que eso nos pase de nuevo.

Estaba siendo una cobarde, tenía que dejar de pensar en voz alta, pero de algún extraño modo se sentía cómoda con Ken y necesitaba desahogarse desde hacía tiempo. —Como sea, ¿estás listo para una carrerita hasta aquella roca?—Apuntó hacia una de las más lejanas, al tiempo que peinaba su cabello para quitarlo del rostro. —El perdedor le  tiene que ceder el postre por una semana al ganador.

Zenda se colocó en posición para empezar más rápido, si empujaba sus piernas fuerte contra las piedras y se impulsaba, era pan comido, ya podía saborear la doble porción durante esos 7 días. Claro que antes de todo esto, se puso de pie y salió del agua para buscar dentro de su bolsita un elástico para anudar el pelo, sin notar que sus bragas estaban manchadas con un liquido escarlata.
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
Sabes que al tío Ben lo capturaron estando en las afueras del distrito… ¿no? — es una historia vieja y, siendo su hermano, estoy seguro de que la sabe. Hace años, cuando yo era un bebé y Zenda aún no había nacido, el tío Ben y la tita Sophia habían salido al bosque a buscar comida, no muy lejos del catorce y fueron sorprendidos por un grupo de carroñeros. Como Ben ocultó a Sophia debajo de la capa de invisibilidad, solo se lo llevaron a él y por eso fue esclavo y está todo lleno de cicatrices. Cuando regresó, lo hizo con el tío Seth. Todos conocen esa historia, porque a muchos nos sirvió como ejemplo de lo que puede pasarte si te alejas sin cuidado ni supervisión. Es obvio que muchas veces lo olvido, pero igual.

Es genial que se acuerde de que le he ofrecido una carrera, porque si continúo el hilo de la conversación con asuntos tan deprimentes acabaré por ahogarme — ¡Espera, espera, un momentito! — tengo que meterme mano para limpiarme mejor sin desnudarme por completo y, cuando creo que me he enjabonado todo, me hundo en el agua hasta dar por finalizado mi baño. Sé que me falta quitarme los nudos del pelo y esas cosas, pero cuando hay una competencia en juego, todo eso puede esperar.

Salgo de detrás de la roca con un salto que salpica todo a mi alrededor y nado detrás de ella hasta apoyarme en la orilla y dejar el jabón. Justo en ese momento, levanto la mirada para encontrarme con su trasero fuera del lago, luciendo algo que me confunde por un momento. ¿Es eso…? — ¡Zenda, estás sangrando! — exclamo con obvia preocupación. Apoyo las manos en la orilla y me doy el envión necesario para salir del agua e ir detrás de ella — ¿Te lastimaste? ¿Te golpeaste con algo? — y ni tengo pudor alguno cuando la tomo del brazo y la giro para poder mirarle el culo, porque como ya he dicho, aquí estamos bastante acostumbrados a la desnudez.

¡No te preocupes, puedo solucionarlo! — me separo de ella y me arrodillo para empezar a buscar dentro de mi bolso. Sé que suelo tener algunas curitas aquí dentro, así que no deben estar lejos — Nunca me he puesto una banda en el trasero, pero puede funcionar. ¡Ajá! — saco la cajita, mostrándosela en aire triunfador.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
Sí lo sé, él me ha contado algunas historias, anécdotas y suena a que es todo un mundo maravilloso, pero cruel y dañado por las personas.— Responde nadando panza para arriba, con las piernas juntas y dando patadas tipo la sirenita, aunque más que una sirena, parece una foca perezosa. —Todas esas cicatrices, me duelen cada vez que las veo...y seguro que hay más y él no nos cuenta.

Por su expresión en el rostro Zenda nota que él tambien agradece el cambio de tema, por lo tanto intenta sonreír un poquito y se desliza fuera del agua. Necesitaba arreglar su cabello para que no estorbara en tal importante competencia, cuando se involucraba el delicioso postre, nada era un juego.
Claro que el grito de Ken y como la persigue, la asusta demasiado. —¿Qué...qué haces?— Chilla y gira la cabeza para observar su propio trasero, mientras él chico también la agarra y la hace girar en el lugar para mirar demasiado cerca su culo. —¡¡KEN!!— Estaba a dos segundos de estampar el puño en el rostro de su amigo, sin embargo se detuvo al ver la mancha de sangre en su ropa.

Decir que quería enterrarse y desaparecer, era poco. Su rostro se tornó bordo por la vergüenza, su cabello azul por la timidez e incluso sus ojos cambiaron un poco la forma y el color. No sabía qué hacer, hasta que Ken trajo la maravillosa idea de colocar curitas, ¿Eso hacía Ava y las demás chicas del distrito?

Zenda agarró la cajita que él chico sacó de su bolsa y estaba dispuesta a meterse de nuevo al agua para limpiar las manchas, ¿pero podía hacer eso o todo el agua se iba a ensuciar? Estaba a punto de romper en llanto, quería que su mamá estuviera allí en lugar de Ken.
Al final respiró profundo, pensó dos segundos y de varios saltos se dirigió con una bombacha extra hacia las rocas más ocultas de la orilla. —¡¡Date vuelta y no vayas a mirar!!

Estando segura de que Ken no iba a espiar, se quitó las bragas sucias y obviamente inspeccionó su zona íntima antes de limpiarse con el agua. Se colocó las nuevas, pero al momento de poner las curitas en la tela, no tenía idea de cómo acomodarlas. —Es que no tengo idea de qué hacer...— Comenzó a gruñir asustada, intentando pensar en algo. —Ken, piensa rápido en algún hechizo para arreglar esto, ¡las curitas son pequeñas y no sirven!
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
La manera que tiene Zenda para reaccionar me confunde un poco. Entiendo que todos nos asustamos cuando nos lastimamos, pero ella parece más nerviosa que aterrada. La veo volver al agua y yo me quedó acá, parado de pie y chorreando agua de los calzones que se me pegan a las piernas mientras ella se esconde detrás de las rocas, sin comprender cómo puedo ayudar. ¿Necesita que llame a alguien? — Zenda, las curitas se arruinan en el agua — le digo. A veces duran, pero creo que ponerlas ahí en medio de todo como que no ayuda a que sirvan de algo. Como sea, me giro tal y como pide y me quedo mirando la pared de la cueva, la cual está cada vez más iluminada por los rayos del sol que alcanzan la zona donde nos encontramos. Tal vez alguien viene y podemos pedirle ayuda.

Sé que ella me ha pedido que no mire, pero su grito de auxilio hace que voltee la cabeza sobre mi hombro, tratando de vislumbrar su cabeza rubia entre las piedras — Hay hechizos curanderos, pero yo no los conozco. Es magia avanzada, así que deberías pedirle a Seth — por algo él se ha especializado en medimagia y hay cosas que a nosotros todavía no nos enseñan. Uno no puede pretender el saber ciertos hechizos sin la práctica y el conocimiento adecuado, o podría terminar en desastre. Es como cuando Jared y yo intentamos encantar una mesa para que nos lleve trotando por todo el distrito y terminó explotando.

Como no tengo intenciones de hacerle daño sin saber la magia adecuada, me quedo inquieto en mi lugar y doy algunos saltos impacientes, debatiéndome en si salir corriendo de la cueva a pedir ayuda o quedarme con ella y ser el apoyo que aparentemente necesita — ¿Quieres que eche un vistazo? — le pregunto con toda la inocencia de la que soy capaz. No me molesta mirar si se ha raspado o algo, pero admito que puede ser un poco bochornoso — Zenda… ¿Te has lastimado o qué pasa? ¿Quieres que haga algo? — la voz se me va poniendo cada vez más desesperada, porque no sé cómo ayudar, así que me giro rápidamente otra vez y sacudo las manos en el aire con exasperación — ¡Solo dime cómo ayudar! Quizá puedo agrandar las curitas con magia…

Si son muy pequeñas, tal vez se pueda solucionar el problema. Agarro mi varita del bolso con un movimiento patoso y rápido y salto una vez más al agua, salpicándola en todas direcciones mientras me acerco — ¡Cúbrete, que ahí voy!
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
Esto no podía estar pasando ahora, no con Kendrick allí y demasiado lejos de casa como para salir corriendo semi desnuda. Todo el distrito se enteraría y sería su fin. Piensa Zenda, piensa...—¡Ya sé que se arruinan en el agua!— Eleva la voz en un chillido y empieza a respirar agitada, demasiado nerviosa. —Sé que intentas ayudar, pero no lo estás haciendo.— Dice un poco más calmada, intentado regresar al menos su cabello al color normal.

Su madre le había explicado lo que algún día le podría suceder, le dijo el por qué, pero jamás le había dicho qué hacer en una situación así. Tampoco es que Mia había muerto de curiosidad y preguntado, no, intentó evitar el tema y ahora se arrepentía demasiado.
Vale, vale...— Murmuró para si misma y agachándose entre las rocas, refregó con velocidad y fuerza la mancha de sangre. No sabía cuanto tiempo duraría limpia sus bragas secas, así que por las dudas, se apresuró en doblar las mojadas hasta que quedaron en un cuadradito pequeño.

Estaba a punto de colocarlo como una primera medida de protección, cuando el grito de Ken la pone en sentido de alerta. —¿Qué? ¡CLARO QUE NO, NO QUIERO QUE MIRES!— Gritó con el rostro completamente rojo, él no podía "echar un vistazo" ahí, si alguien entraba podría malinterpretar absolutamente todo. OH POR DIOS QUE NADIE MÁS LLEGUE.Sólo quédate allí y no dejes que nadie más...—Ya estaba temblando e hiperventilando, sentía que se iba a desmayar de la vergüenza. —¡Es que no sé cómo podrías ayudar!

Al ponerse de pie, aún detrás del refugio de las rocas, notó como su amigo buscaba la varita y emprendía una corrida arrojando agua hacia todos lados. —NO, KENDRICK, QUÉDAT....— No se iba a detener, así que hizo lo primero que se le vino a la mente y saltó al agua hasta que sólo podía verse su rostro en la superficie.
Estúpido, ahora no tenía ropa interior seca.

Sus ojos se llenaron de lagrimas por no saber cómo salir de la embarazosa situación y cuando el chico quedó cerca de ella, tomó la caja de curitas y se la arrojó por la cabeza. —¡Que no es un raspón! Es esa cosa que le pasa a las chicas cuando ya pueden tener bebés, les sale sangre de...ahí. Mamá me explicó algo pero no sé qué hacer ahora.— Explicó como pudo y esperó para ver si a él se le ocurría una brillante idea para sacarla del agua.
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
Tengo que hacer un esfuerzo monumental para no demostrar que me fastidia que diga que no estoy ayudando, cuando no estoy haciendo otra cosa que tener buenas intenciones hace al menos cinco minutos — Si al menos me dijeras cómo ayudarte — le digo en el mejor tono del que soy capaz, pero sé que suena a un gruñido enfurruñado. Pero ella sigue gritando, dice que nadie más tiene que venir y entre una cosa y la otra, decido que las niñas son demasiado complicadas como para tratar de lidiar con ellas tan temprano en la mañana.

El chapoteo y los gritos de Zenda me obligan a detener mi andar a medio camino, levantando mis dos manos en el aire junto con la varita, tratando que de ese modo vea que soy completamente inocente y que no tengo intenciones de seguir avanzando — ¡Ya, ya, no miraré nada! — exclamo porque, asumo, lo que le incomoda es que la vea totalmente desnuda. Si ese es su problema, lo hubiese dicho de entrada y ya — He visto muchos culos, que tanto escándalo — mis ojos giran hasta rodar y quedar en blanco con divertida exasperación. Dudo mucho que Zenda tenga algo diferente al resto de los traseros de todo el distrito.

Mi intento de seguir avanzando aunque sea para apoyarme en la roca se ve frustrado cuando la caja de curitas me da en la cabeza y cae al agua, haciéndome gritar de forma aguda y ahogada con obvia indignación — ¡Arruinaste todas las curitas! — exclamo, tomando la caja con rapidez y sacudiéndola para que se le vaya el agua. ¿Cuál era el hechizo que servía para secar? Esa hubiera sido mi principal preocupación si no fuese porque Zenda me explica por fin lo que le pasa y yo alzo la mirada en su dirección con mi más exagerada expresión de “oooohhh”.

Una vez, los adultos decidieron en la escuela el darnos una charla de “educación sexual” porque creyeron que si nos manteníamos ignorantes sería un desastre. Ahí aprendí mucho sobre cómo se hacen los bebés, por qué mi cuerpo reacciona de determinadas maneras y todo eso, pero había olvidado que a las niñas les pasaba algo así. Delilah jamás habla de esas cosas y nunca les presté demasiada atención a las otras chicas para fijarme si sus cuerpos habían cambiado o no, porque estaba más entretenido entrenando y aprendiendo magia. Eso explica todo.

Por un lado quiero reírme y por otro lado quiero marcharme, así que eso provoca que de mi boca salga un sonido entre una carcajada y un gemido, por lo que me cubro los labios con el dorso de un brazo — Lo siento — murmuro, tratando de contenerme — ¿Por eso estás tan asustada? ¿Tienes miedo de tener un bebé? — ¿No debería tener sexo como para eso? Además es muy chica y no hay muchachos aquí con quienes haría algo así, al menos que le guste Kyle. No debe ser tan terrible, es solo un poco de sangre… ¿No? Carraspeo en un intento de mantenerme serio y me abrazo, cruzando mis brazos con actitud madura — ¿Por qué no te vistes y vas a tu casa? Tu mamá de seguro sabe qué hacer. ¿Quieres que te cubra con algo para que no manches los pantalones? — la sola idea mental de mí mismo siguiendo a Zenda por todo el distrito con una manta me puede más que cualquier cosa y, antes de que pueda controlarlo, me estoy riendo a carcajada limpia.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
El problema de Zenda no era que Ken la viera desnuda, de hecho ya lo estaba de no ser por las bragas empapadas, su principal preocupación mas bien era que de su interior cayera una catarata de sangre que manchara a ambos. Al ser la primera vez y no hablarlo mucho, por no decir casi nada, no sabía muy bien cuánto era lo que iba a perder.

Estoy muriendo desangrada y te preocupas más por un par de curitas mojadas, tienes suerte de que no tenga mi varita en mano.— Le gruñó con una mirada fulminante, moviendo las piernas para mantenerse a flote.

Las expresiones de Ken en cualquier otro momento y situación le habría causado muchísima gracia, sin embargo ahora sólo quería matarlo. —¿Es en serio? ¿Sabes qué? No, no tengo miedo de tener un bebé porque será tú hijo. Si es niña le llamaremos Megara y si es niño Thomas.

Puso los ojos en blanco y sin importarle si él estaba cerca de ella, volvió a limpiarse con el agua y salió corriendo para intentar colocarse doble bragas y pantalones.
Agachada y con media pierna flexionada hacia arriba, se detuvo al escuchar las carcajadas de Kendrick. Ya había tenido demasiado con todo.
Argsss, sólo eres un niño inmaduro y por eso Del no te quiere.— Gritó al tiempo que le arrojaba la bombacha, anteriormente manchada, por la cabeza.

Murmurando insultos poco femeninos y aprendidos gracias a Ava y Ben, terminó de vestirse y con cuidado se trepó por las rocas para llegar a la orilla sin mojarse tanto. —No quiero que me... De hecho sí. Estoy muy herida, asi que me acompañas a casa.— Dijo sonriendo mientras le robaba los pantalones y se los colocaba a modo de protección extra, por si no alcanzaba a llegar a casa antes de volverse a manchar por completo.

Una vez lista para salir, se aproximó a él y se colocó en puntas de pie. Sus ojos brillaron y gracias al entrenamiento con Cale, consiguió cambiar sus ojos para que quedaran sin iris y absolutamente toda la superficie fuera negra. —Si le dices a alguien, algo de esto, le contaré a TODO el distrito acerca de esa vez que te encontrabas en el dormitorio y te pillé tocándote con una revista prohibida para mayores. Si Ken, vi tú...cosita parada.— Regresó sus ojos a la normalidad y tomó su bolsita. —¿Te mantienes atrás cubriendome, por favor?
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
Tengo intenciones de burlarme de ella y su dramatismo con respecto a la sangre, cuando lo siguiente que dice me quita toda expresión socarrona para echar la cabeza hacia atrás y mostrarme ofendido — Para tener un hijo conmigo deberíamos haber hecho ciertas cosas que jamás hicimos. ¡No sabía que querías eso! Que tierna, Zen, ow… — sé que estoy siendo infantil, pero me es inevitable el tontear con el tono de voz, fastidiándola como si estuviese conmovido por un supuesto enamoramiento de su parte hacia la mía.

Mi risa es lo suficientemente estridente como para hacer eco en la cueva, pero entonces sus calzones me golpean en la cabeza y el sonido pasar de la carcajada al grito de indignación, saltando hacia atrás en el agua de manera que tropiezo con una roca y acabo hundido, moviendo mis brazos entre un montón de burbujas. Esa asquerosidad no era necesaria y, como no pienso tocar su bombacha sucia, se quedará aquí hasta que alguien la encuentre. Salgo y escupo agua cual fuente, frunciendo el ceño cuando se burla de lo de Delilah — ¿Y quién dice que quiero que me quiera? — intento hacerme el superado y el desinteresado, solo para no demostrar que lo que dice me pellizca un poco en el pecho. ¡Bah! Al menos puedo jactarme de que besé a alguien… aunque hubiese sido Beverly, que me besó cuando me dejó inconsciente de un golpe.

Si quieres que te acompañe, deberías… ¡Oye! — doy brazadas algo exageradas hasta que puedo salir del agua y me pongo de pie de un salto, corriendo para ponerme delante de ella y bloquearle la salida de la cueva — ¡Quítate eso! — sé que no debo verme amenazante apuntándole con la varita en ropa interior y empapado, pero no quiero ir así nomas por todo el distrito — ¡Los mancharás! — intento no retroceder cuando hace su truquito y me mantengo digno, a pesar de que el recuerdo de ese incidente hace que me ponga rojo hasta las orejas y me obliga a tronar la mandíbula — Atrévete y le diré a todos que quieres tener mis bebés — contraataco sin una pizca de madurez, aferrando con más fuerza la varita y apuntando a sus/mis pantalones — No iré a ningún lado. Quítatelos y puede que quizá te haga el favor. ¡No puedes jugar así de sucio! ¡Le diré a papá! — y ahí se fue, toda mi dignidad por el piso.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
El rostro de Zenda quedó congelado por la sorpresa y confusión, para luego pasar al enojo. Ella no estaba hablando en serio, sólo quería molestarlo y le terminó saliendo demasiado mal para su gusto. —¡Oh por favor! No soy Beverly, sólo quería asustarte, estúpido.— Terminó confesando, para dar por finalizado el tema de los bebés y cosas extrañas que aún no quería hacer, ni hablar.

Mientras la rubia se trepaba por las rocas para llegar a la orilla, levantó la mirada y vio en cámara lenta como Ken caía de culo todo despatarrado y por supuesto que esta vez fue ella la que rompió a carcajadas, segura de que alguien pudo escuchar su eco a 50 kilómetros a la redonda. —¿Qué no quieres que te quiera? Querido niño inmaduro, te muestras como un pavo real cuando esta ella. Tienes que aprender a ser un poco más disimulado...— Mirándolo con las cejas arqueadas, demostrando con un gesto lo superada que era y como si tuviera todas las respuestas del universo, le sonrió. —O menos cobarde.

La amable conversación cambió cuando la menor se robó los pantalones que le quedaban demasiado grandes, en cuestión de segundos lo tenía en frente y no la dejaba pasar. —¡PERO ES MI PROTECCIÓN EXTRA Y NO PUEDES QUITARMELA, QUE POCO CABALLERO ERES!— Bufó indignada, cruzando los brazos e inflando el pecho para parecer un poco más grande. Con el ceño fruncido, no se movió del lugar ni realizó gesto alguno para deshacerse de las nuevas prendas en su poder. Ni siquiera tenía la intención.

Iba a abrir la boca para seguir argumentando a favor de su causa, cuando las palabras de él la ofendieron aún más. —¡No quiero tener tus bebés, que asco!— Acelerada se quitó los pantalones y un escalofrío recorrió todo su cuerpo. —Aquí tienes, no quiero nada tuyo cerca de mi zona herida, es peligroso.— Y brincó de nuevo estremeciéndose.

Nerviosa esperó a que él se vistiera para poder salir de la cueva y dirigirse de una vez por todas a su casa, obviamente con Ken siendo su guardaespaldas. —Ya vamos, una vez que sepa cómo arreglar esto, iré a buscarte para hacer ese duelo que me debes. La apuesta sigue siendo el postre y...¡Espero que no llames a tú papá para que te ayude!
Zenda M. Franco
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. IqWaPzg
Kendrick O. Black
Fugitivo
No voy a seguir consejos de una niña como tú. Además, no me gusta Delilah — intento sonar lo más serio posible, girando los ojos en un gesto de obvia irritación que se acerca más a la burla que al enojo. Ella no sabe nada de mí, o al menos nada sobre las cosas que siento o dejo de sentir. No es como que se me dé muy bien el conversar sobre ciertos temas y Zenda no es mi persona predilecta para conversarlos.

¡No es ser poco caballero, tú estás siendo egoísta! — ella puede manchar sus pantalones, no tiene por qué ensuciar los míos y dejarme con esa mugre en mi ropa. ¡Qué desagradable! Atajo cuando me pasa el pantalón una vez más, riéndome con sorna en un “ja-ja” mientras empiezo a vestirme con rapidez, bajando la varita — eres una llorona Zenda. Podrás ser capaz de tener todos los bebés que quieras, pero en el fondo sigues siendo la niñita de mamá que siempre he conocido — como yo no soy ningún maduro por completo, le saco la lengua.

Intento mantener la compostura cuando ya estoy listo para salir, colgándome el bolso lleno del brazo — ¡No necesito a mi padre para ganarte! Soy mayor, más talentoso y más inteligente. Jamás podrías ganarme, así que ve haciéndote la idea de que no tendrás tu postre por un tiempo — para demostrarle que tengo la razón, empiezo a caminar detrás de ella y, en cuanto estamos fuera de la cueva, doy una sacudida con la varita con el murmullo del hechizo “multicorfors!”, haciendo que su remera se estire lo suficiente como para cubrirle el trasero. Y así es como avanzamos, fingiendo que simplemente nada ha ocurrido, cuando los dos sabemos que más de un secreto ha muerto en esa cueva.
Kendrick O. Black
Icono :
Don't look!|| Kendrick O. EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Contenido patrocinado
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.