The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Erik Haywood
Civil
ERIK B. HAYWOOD
Some people are born under a lucky star, while others have their misfortune telegraphed by the position of the planets
Erik nació en el distrito cinco poco después de que los Niniadis tomaran el poder, aunque es una época que no recuerda en absoluto. Sus padres eran dos magos de sangre mestiza que nunca entendió por qué le trajeron al mundo. ¿No se supone que los hijos se hacen con amor? Sus padres nunca se vieron como dos personas que se amaban, y para los cuatro años de Erik, cuando su padre empezó a meterse en negocios turbios de los que nunca llegó a saber del todo, él y su madre escaparon al distrito doce, y empezaron una nueva vida, con un apellido que él desconocía hasta ese entonces.

Haywood era el apellido de soltera de su madre, y lo recuperó en cuanto dejó atrás la horrible vida que el hombre con el que se había casado le estaba dando. Siempre fue una luchadora. Buscó trabajo donde pudo, aprendió cosas que nunca se planteó para poder conservar trabajos mal pagados, y se aseguró de que a Erik nunca le faltara de nada, ni comida en el plato, ni un lugar donde dormir, ni disciplina o ayuda con sus deberes de la escuela. Cada noche su madre le prometía que le daría una vida mejor, una en la que ella podría cuidarle como se merecía; y él le creía. Nunca se la dio.

El padre de Erik les encontró. El chico no lo sabía pero llevaba asechándolos bastante tiempo y era un hombre tremendamente peligroso, nacido y criado en el distrito uno, que se había escapado unos años con la mujer que supuestamente amaba. Su madre solo le había contado la mitad de la historia, nunca había mencionado nada sobre la cantidad de veces que la agredió a sus espaldas, o que la noche en la que escaparon casi la mata. Cuando Erik llegó del colegio, tarde aquel día, su madre estaba en el suelo gritándole que se fuera, pero le dio aquella orden demasiado tarde. A tan corta edad entendió que el hombre al que alguna vez había llamado padre, no era más que un monstruo, con crímenes atroces a sus espaldas, y también sangre de personas inocentes en sus manos.

Pasaron varios días en el sótano de una casa del distrito uno, en el lugar de residencia de su padre. Aquel hombre bajó infinidad de veces para hablar con su madre y convencerla de volver junto a él. Le prometía una vida sin carencias y con lujos, con dinero que sabían que estaba manchado y que los perjudicaría a largo plazo. Cuando él se dio cuenta de que ella no cedía, lo intentó entonces con su propio hijo. Orgullosa vio como también se resistió, y también se aterrorizó cada vez que ese hombre descargó su ira contra él, sin que le importara que tan solo tuviese doce años. A veces lo atacaba hasta que quedaba inconsciente, otras veces hasta que se quedaba afónico. Cuando los aurores finalmente lo encontraron su madre yacía muerta en el piso. Fueron sus maestras en el Prince quienes comunicaron el caso a los aurores, cuando descubrieron que los vecinos llevaban días sin saber de ellos y después de que les extrañara que un niño que iba a clase hasta enfermo, faltara de repente tantas veces seguidas.

Al final, fueron solo dos semanas, que se sintieron como dos vidas enteras.

Fue a un hogar de acogida de emergencia de forma temporal y cuando los juicios a los crímenes de su padre terminaron, lo destinaron al orfanato del distrito uno. No quiso volver al doce, ni tampoco al Prince. Aquel era el distrito en el que vivía su padre, pero lo prefería a tener que volver al lugar donde tenía que acostumbrarse a la ausencia de su mamá.

Su vida en el orfanato fue una mierda, como la de todos los niños de este país. Comida asquerosa, veinte camas por habitación, y cero propiedad privada o espacio para estar a solas. El único momento que tenía para él, era sus clases en el Royal. Después de haber sido hijo único durante 12 años, el orfanato resultó un infierno. Llegó con todas sus pertenencias a ese nuevo hogar y en seis meses, las había perdido todas. Las defendió con uñas y dientes los primeros meses, pero eventualmente aprendió a soltar. Dejó de apegarse a las cosas, excepto por una cadena que siempre lleva al cuello, escondida entre la ropa y que arrancó del cuerpo sin vida de su mamá. Es la única cosa por la que sería capaz de arrancarle la cabeza a otra persona por defenderla.

Tras la muerte de su madre estuvo muchos años perdido. Daba tumbos sin saber que hacer. Nunca hubo un futuro especialmente brillante para él, pero nunca tan oscuro. Se refugio en la biblioteca de la escuela, conoció un par de chicos con los que se llevaba bien por motivos que ni siquiera tiene claros, pero cuyas familias le tendieron una mano para empezar su vida adulta una vez fue expulsado del sistema de acogida con 17 años. Trabajó en lo que pudo, como su madre hacía cuando él era pequeño, y vivía de la caridad de la gente del distrito uno. Cuando por fin estaba levantando cabeza, o al menos, parecía que un camino bueno se abría frente a él, los putos rebeldes le robaron su hogar. Lo dejaron de nuevo sin nada cuando tomaron el distrito uno y todavía tuvieron la osadía de decir que habían convertido su antiguo hogar en un lugar seguro.

Puras patrañas. El distrito uno ya era seguro antes de su maldita intromisión. Se marchó de allí, por supuesto. Está seguro de que la única gente que se quedó fueron los que no estaban en su sano juicio. Acabó de regreso en el distrito cinco, el lugar donde había nacido, de donde su madre había escapado para mantenerlo a salvo, y con su padre con un pie fuera de la cárcel, con la condena de siete años por asesinato a punto de terminar.

Pensó en suicidarse, estaba agotado de estar re empezando su vida a cada rato. Braxton Henderson lo salvó de eso. A cambio de estudiar defensa en el Royal y unirse al cuerpo de aurores, le prometió encargarse económicamente de todos sus gastos. Sonaba demasiado idílico para ser verdad, y quizá debería haberlo meditado mejor; pero entonces estaba furioso, perdido, y dolido por todo lo ocurrido así que no podía pensar con claridad. Aceptó la propuesta con la idea de luchar e incluso dar su vida, a cambio de que nadie más tenga que perder todo lo que tiene, y se vea obligado a volver a empezar. Por suerte para él, el hombre cumplió su palabra.

Fue oficialmente reclutado el 8 de agosto del 2472. Actualmente estudia defensa en el Royal y trabaja como pasante en el ministerio. También vive en una casa en el capitolio con demasiadas habitaciones desde su punto de vista. Pero no las paga él, así que no se va a quejar.


Mew fue un apodo que le puso su mamá, es la terminación de su segundo nombre. Luego de que ella murió, nunca dejó que nadie más lo usara.

Es bastante temperamental y un poco impulsivo. También es algo egoísta e independiente.

Dispara primero y pregunta después. Está harto de que le roben cosas; no va a cometer ese error otra vez.

Es muy bueno en defensa contra las artes oscuras y estudió artes oscuras por su cuenta. Solo teóricamente. Le resulta muy interesante.

Memoriza datos con facilidad pero no controla exactamente que. Habitualmente, la rapidez con la que se le quedan datos en la cabeza es directamente proporcional a lo irrelevantes que sean.

Está aprendiendo a cocinar. Se le da fatal. Al parecer, pociones también.

Nunca se planteó como Braxton lo encontró, pero recuerda su cara entre el grupo de aurores que lo salvó de su padre. Nunca olvidó a ninguno de ellos, fueron los que le salvaron la vida. Tampoco ha olvidado la cara del miembro del Wizengamot que dijo que la vida de su madre solo valía 7 años en prisión.


03
08

06
03

ERIK HAYWOOD
03/12/2453
CAPITOLIO
PASANTE DE AUROR
MAGO SANGRE MESTIZA
JEON JUNGKOOK

Mew
ERIK BARTHOLOMEW HAYWOOD


Erik Haywood
Icono :
Haywood, Erik Erikha10
https://www.themightyfall.net/t8467-haywood-erik
The Mighty Fall
Ambientación

¡Expediente aceptado!
Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por la petición de rol. Recuerda que obtendrás color sólo al hacer los registros.

Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
The Mighty Fall
Icono :
Haywood, Erik T6jVXNu
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.