The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
VERANO de 247221 de Junio — 20 de Septiembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Mentores & Tributos 1500 G
Miembros de Defensa 1500 G
Pro—Muggles 1000 G
Alumnos de Ilvermorny 800 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
09.09¡Ya se encuentra disponible el ranking de tributos! Así mismo, nuestra encantadora Zirconia ya ha comenzado con sus entrevistas.
27.08¡La Cosecha ha iniciado la temporada de juegos! Los tributos pronto iniciarán sus entrenamientos.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
04.08El cronograma de los juegos sufrirá un retraso. Pronto tendremos novedades al respecto.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Phoenix D. Langdon
Civil
Nix Langdon
Well, mother, look what the war did to my legs and to my tongue. You should have raised a baby girl, I should've been a better son. If you could coddle the infection they can amputate at once.


La vida no es importante cuando eres un niño. Phoenix nació dentro de una familia cautelosa del distrito siete, conformada por dos magos jóvenes que ocultaban su condición gracias al gobierno de los Black. ¿La primera muestra de magia? Muy temprana, tenía cuatro años cuando hizo flotar los juguetes de su habitación tras un berrinche que sus padres no supieron cómo controlar; seamos sinceros, nada de lo que Phoenix hiciera era algo que supieran manejar. Era un niño que muchos adultos consideraban insoportable, mientras que sus padres solo lo catalogaban de “ingenioso e hiperactivo”.

Tenía seis años cuando los Niniadis tomaron el control de NeoPanem. Sus padres, hasta ese entonces simples vendedores de madera, consiguieron mantener su hogar gracias a que sus conocimientos sobre el material del distrito dieron frutos dentro de la fabricación de varitas para una población que comenzaba a necesitarlas. Nix no recuerda mucho de estos tiempos, pero sí que ya no le decían que debía tratar de ser más cuidadoso con sus explosiones mágicas y eso le resultó un alivio.

Fue educado para crecer en un mundo donde la magia lo era todo, incluso cuando sus padres habían callado gran parte de sus raíces a causa de la sangre muggle que los mantuvo con un perfil bajo. Tenía casi ocho cuando nació su hermana menor. No se acuerda mucho, salvo que le colocaron a la pequeña bola rosada en los brazos y él preguntó si no podían regresarla al lugar de dónde la sacaron. Con los meses se acostumbró, por supuesto, le parecía graciosa su forma de balbucear y, hay que decirlo, se entretenía quitándole el chupete para hacerla llorar. Le dijeron que esas cosas no se hacían y se le daba muy bien fingir que se portaba bien cuando los adultos estaban cerca, así que fueron episodios aislados hasta que empezó a madurar.

En el mientras tanto, se educó en el Prince y se mantuvo cercano a su padre, Nathaniel Langdon. Escuchó muchas historias sobre la guerra contra los Black y los Juegos Mágicos y, aunque no fuese algo de todos los días, sabía que papá no estaba de acuerdo con muchas cosas que los magos y brujas profesaban en el NeoPanem actual. ¿No decía papá que el ministerio estaba lleno de hipócritas? Porque parecía que papá no tenía la sangre limpia y muchos magos le hacían el feo. También escuchó por ahí que Peter, ese amigo con el cual papá iba a jugar al Quidditch, tenía una condición llamada licantropía que no todo el mundo miraba con buenos ojos. ¿Y esos magos que no podían conseguir trabajo porque arrastraban errores ajenos? Algunos solo eran familiares con mala suerte y papá decía que la sociedad era muy injusta. Esas palabras se le grabaron a fuego dentro de la cabeza, aunque no las comprendió hasta mucho tiempo después.

Las cosas empeoraron un verano cuando Phoenix tenía dieciséis años.

¿Recuerdan a Peter, aquel amigo del señor Langdon? Pues resulta que ambos discutieron, discutieron muchísimo. Tanto que la pobre madre tuvo que sacar a los niños de la habitación para que no escuchen todo lo que estaba ocurriendo en la sala de estar, pero vamos a ser sinceros y decir que Phoenix paró la oreja toda la noche. No pudo captar toda la conversación con lujo de detalles, pero oyó al viejo amigo de su padre insistir en que las criaturas mágicas jamás serían aceptadas dentro de la sociedad y que, tarde o temprano, las cosas deberían cambiar. La opinión del señor Langdon parecía ser que no podía arriesgarlo todo por un ideal al tener una familia que cuidar, pero tampoco supo cuáles eran las otras excusas. Claro que, a esa edad, el sentir que los adultos te ven como un niño puede ser un poco insultante y Phoenix buscó conocer el contenido de la conversación yendo de visita a la casa de Peter.

Era un 15 de julio y Phoenix no había chequeado el calendario lunar, incluso estaba nublado. Es muy fácil deducir lo que sucedió cuando logró meterse en esa casita aislada en la cual había estado en cientos de ocasiones más felices.

Phoenix sobrevivió a la mordida de hombre lobo casi que por milagro, pero volvió a la escuela sintiendo que había perdido una enorme parte de sí mismo y las oportunidades que alguien como él podría haber conseguido en el futuro. Sus relaciones se quebraron, sus amistades desaparecieron y pronto tuvo que abandonar su educación en el Prince para que su madre se hiciera cargo de sus conocimientos en casa. Se volvió una pequeña paria en la sociedad que bailaba bajo las normas de los Niniadis y masticó furia, tanta que se le hizo una época eterna. Abandonó sus sueños de volverse sanador y, al cumplir los diecisiete, huyó al norte sin siquiera dar aviso.

Enviaba cartas casuales a su familia para dejarles en claro que estaba vivo, pero pasó un largo tiempo recorriendo las comunidades norteñas para poder estudiar el comportamiento de las mismas. Realizó trabajos pequeños, tomó aquellos empleos denigrantes que nadie más quería tomar y empezó a darse cuenta de que los murmullos que había oído de su padre durante su infancia eran completamente ciertos en cuanto Magnar Aminoff asumió al poder y le otorgó nuevos derechos a los licántropos. Le resultó ofensivo que el gobierno fingiera preocuparse por las criaturas cuando los estaban usando como carne de cañón y se negó a ser anotado en la lista de licántropos que le otorgan servicios al Ministerio.

Regresó al siete, pero no se anotó como licántropo en el Ministerio. Ocupa el ático de la casa de sus padres, esos que lo recibieron con los brazos abiertos y lágrimas en los ojos. Nix sabe que sus libros son lo que necesita para informarse más sobre ciertas ramas de la magia que, de una forma u otra, le serán útiles para todo lo que se propone lograr.


 No cree en los movimientos políticos y está seguro de que ninguno va a darle el lugar que está buscando en la sociedad, por lo que se considera neutral.

Magnar Aminoff, Isaac Williams y Louise Rhodes fueron su familia cuando vivió en el norte. Aprendió todo lo que pudo de ellos y abusa de ese pequeño beneficio para sus propios intereses.

Ha organizado varios encuentros clandestinos en el norte y es un miembro activo de aquellos ciudadanos que participan en las protestas contra el gobierno. Hasta ahora no lo han atrapado ni identificado. Está más interesado en la ampliación del conocimiento mágico que en la guerra. No podemos negar que ha tratado de aprender algunas ramas básicas de las artes oscuras, pero eso sus padres no lo saben. Digamos que cree que el mago promedio se limita demasiado.

Ha comenzado a trabajar como empleado en una pequeña taberna poco después de su regreso. Cree que es el mejor sitio para conocer todos los chismes de la ciudad.

Ha mordido a dos personas en su vida y ambas fueron por accidente.

Tiene una habitación escondida en una taberna en las afueras del doce. Está protegida por el encantamiento Fidelio y posee cientos de objetos, la cual la mayoría son ilegales.

Ha comenzado a hacerse su propia fama en el norte, pero pocos saben quién es en realidad.


05
08

08
04

Phoenix Donovan Langdon
07 de enero, 2446
Distrito 07
Civil
Sangre Mestiza & Lican
Maxence Danet-Fauvel

Nix Langdon
Phoenix Donovan Langdon


Phoenix D. Langdon
Icono :
Langdon, Phoenix Donovan IqWaPzg
https://www.themightyfall.net/t8230-langdon-phoenix-donovan#9927
The Mighty Fall
Ambientación

¡Expediente aceptado!
Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por la petición de rol. Recuerda que obtendrás color sólo al hacer los registros.

Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
The Mighty Fall
Icono :
Langdon, Phoenix Donovan T6jVXNu
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.