The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
F. Donatella Vanderbilt
Ministro de Salud
Flora Donatella Vanderbilt
Nombre CompletoFlora Donatella Vanderbilt
Fecha30 de agosto, 2437
UbicaciónCapitolio.
RangoMinistra de Salud.
RazaSangre pura. Veela.
Face ClaimLucy Boynton.
06Fuerza
10Destreza
50Vitalidad
07Defensa
07Agilidad

Historia


ella
And the songbirds are singing,
Like they know the score


El jardín trasero de su modesta propiedad se extendía desde los últimos bordes de los escalones de piedra hasta más allá del acantilado, de tal manera que casi parecía que el océano fuera también parte de la casa Vanderbilt. De pequeña, a Ella le gustaba pensar eso: que el océano era suyo. Sus padres, sin embargo, dieron un paso adelante y no tardaron en pararle los pies. Nada era suyo. No en ese mundo. Si habían logrado mantener un buen estatus era por su condición como comerciantes, pero no por otra cosa.

Ella siempre quiso ser bailarina. Un dato igual de irrelevante que el anterior si tenemos en cuenta que las niñas siempre quieren tener cosas: un océano, un futuro rodeada de tutús con pedrería, una vida subida en los escenarios, pero los planes para ella jamás fueron esos. Había otros que importaban más.

Así que Donatella se crio en una familia donde primaba el esfuerzo por encima de cualquier cosa. Siempre volvía a casa antes que nadie, siempre se quedaba estudiando hasta tarde. Acataba las normas de sus padres, los estrictos horarios. Apenas tenía amigos, apenas salía, solo estudiaba, estudiaba, estudiaba, leía, se iba a la cama temprano y volvía a hacer lo mismo. Sus padres le dijeron que, al final, la vida se lo compensaría.

Sigue sin estar segura de eso.

Le quedaba un año para convertirse en medimaga cuando las súplicas y la insistencia de una compañera de clase la arrastraron al norte. Fue su necesidad de hacer las cosas bien lo que hizo que ayudara a unos heridos, su constancia lo que la obligó a regresar al día siguiente,

y al siguiente,

y al siguiente,

y así hasta que dejó de volver a casa antes que nadie, hasta que priorizó otros asuntos a quedarse estudiando hasta tarde, hasta que dejó de acatar las normas, siempre en silencio, para dividir su vida entre el tiempo que pasaba en su casa y el que pasaba en el norte. Empezó a tener amigos, a cuestionarse su lealtad. Se prometió mil veces que lo dejaría estar, pero su sentido de la responsabilidad con aquella gente siempre fue mayor. Volvía, volvía, volvía, hasta que al final esa gente se convirtió en la suya.

Y todo empezó por querer ayudar.

Cuando conoció a Sebastian Johnson, Ella estaba saliendo con otra persona. A sus veinte años tenía la mala costumbre de pensar que cada hombre que conocía era el amor de su vida, pero con él fue diferente. Tardó más en pensarlo, pero acabó siéndolo de manera casi inmediata. Se convirtió en su persona y, cuando se quedó embarazada, realmente creyó que podía construir una familia.

También tenía la mala costumbre de pensar que podía hacerlo todo: estar en dos lugares a la vez, tener dos familias separadas, ejercer como medimaga, ser una traidora. Lo intentó, creyó conseguirlo. Lo logró de manera parcial hasta que dejó de hacerlo.

Todo se volvió demasiado complicado. Sus padres adoraban a Hazel incluso aunque nunca llegaron a conocer el nombre de su padre. Ella siempre tuvo que morderse la lengua cuando su subconsciente la traicionaba; siempre quiso hablar de él, de cómo hacía que se sintiera, de cómo era con Hazel y lo fácil y maravilloso que parecía todo cuando los tres estaban juntos.

Y estuvieron juntos hasta el final.

Donatella fue asesinada el mismo día que arrestaron a Sebastian y que Hazel tuvo que esconderse en un sótano oscuro.

Nadie se preocupaba por los que morían en el norte. Miles de cuerpos caían al día, descomponiéndose más y más hasta que alguien tenía la necesidad de moverlos de ahí. Ella despertó después de dos días, apenas pudiendo pensar en algo más allá que en buscar a su familia. Encontró a Hazel en el mismo lugar en el que la dejó, a Sebastian solo lo volvieron a ver en televisión cuando lo ejecutaron.

Ocultaron su muerte diciendo que había tenido un accidente. Lo ocultaron todo. Donatella era incapaz de creer que todo pudiera quedar reducido a la nada: a unos recuerdos a los que se podía aferrar pero que jamás podría gritar. Tuvo que levantar cabeza, aceptar su nueva condición, ignorar las miradas, los comentarios, los escepticismos, seguir hacia delante. Pensó que si dejaba de nombrar a Sebastian, Hazel finalmente lo olvidaría. Que sería difícil, pero más fácil a la larga. Se había equivocado: había querido ayudar y había terminado en un pozo del que jamás podría librarse. No se arrepentía, pero siempre se preguntó:

¿qué hubiera pasado si lo hubiera hecho mejor?

Magnar Aminoff facilitó la respuesta a aquella pregunta. Llegó con nuevas oportunidades y, aunque nadie era capaz de saber cómo hubiera sido su pasado de haber actuado de otra forma, podía asegurarse un buen presente. Un buen futuro para Hazel. Nunca quiso otra cosa. Así que se tragó los secretos de la misma manera en la que todo el mundo pareció tragarse su desconfianza y repugnancia hacia las veelas y juró mantenerlos siempre ocultos. Nadie podía saber lo que pasó, quién fue ella, quiénes fueron los tres mientras la vida les permitió permanecer unidos.

Hazel nunca se quejó cuando ascendió al puesto de Ministra de Salud y tuvieron que mudarse a la Isla Ministerial. Le prometió que ellas siempre serían las mismas, pero que tenía que esforzarse. Sonreír. Callarse. Ser encantadora. No hacer ni una sola pregunta más.

Pero Ella ve cómo crece, cómo en ocasiones mira más allá, cómo se preocupa de mantener una luz encendida por las noches. Donatella ve cómo se acuerda. Cada vez está menos segura de tenerlo todo de su lado para mantener la verdad a salvo, pero siempre ha tenido la mala costumbre de pensar que podía hacerlo todo,

que podía hacer las cosas bien.




Otros Datos

01.
Sabe que es perfectamente capaz de ganarse una buena reputación en el Ministerio. Siempre ha gozado una capacidad de saber adaptarse a las distintas situaciones y circunstancias.

02.
Adora la limpieza, la etiqueta, el protocolo y los buenos modales. También tiene un gusto por la música clásica, la ópera y el teatro.

03.
No solo no fuma, sino que el olor del tabaco la repugna. Únicamente bebe en los eventos y celebraciones, pero incluso ahí acostumbra a hacerlo de manera medida.

04.
Jamás ha usado sus poderes como veela. La mayor parte del tiempo los siente como algo ajeno a ella, que no le pertenece del todo. No rehúsa de su condición: aquello fue lo único que hizo que pudiera regresar y estar con Hazel, pero no disfruta manipulando ni haciendo daño a los demás. No quiere venganza, solo arreglarlo todo.

05.
Cortó toda la relación que pudo tener con la gente del norte en cuanto el juicio de Sebastian tuvo lugar. Desapareció sin más, asumiendo que muchos de sus conocidos la dieron por muerta. En cierta medida, le preocupa lo que puedan llegar a pensar al verla en el puesto de ministra, pero no más de lo que muchos de ellos podrían llegar a decir.

06.
Hasta el momento se ha negado a tener esclavos en casa, pero ha empezado a pensar que no estaría tan mal adquirir uno. Ella podría darles un buen trato, respetarlos; mejor vida es que estén con ella que con otros o pudriéndose en el mercado.
There's something tragic about you
Something so magic about you
Don't you agree?



F. Donatella Vanderbilt
Icono :
Vanderbilt, Flora Donatella. YHjtlyj
https://www.themightyfall.net/t8252-vanderbilt-flora-donatella
The Mighty Fall
Ambientación
✓ Aceptado
Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por petición de rol. Recuerda que obtendrás color sólo al hacer los registros.

Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
The Mighty Fall
Icono :
Vanderbilt, Flora Donatella. T6jVXNu
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.