Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Mar Dic 15, 2020 8:20 pm

"Hay un veneno que induce a la persona a un sueño tan dulce y tan profundo,
que sus signos vitales se relajan al punto que se vuelven imperceptibles.
Es un veneno que suele servir en personas con enfermedades terminales,
ya que en un momento su corazón deja de funcionar y mueren,
consiguen el descanso deseado con una transición placentera.
Las personas suelen soñar con sus seres queridos,
los hogares de su infancia, con cosas que han perdido…
es su paraíso personal…"

» Secret garden
» Nocturnal animals
» I'll fight my corner
» You had to kill me, but it killed you just the same

* * *

Esta vez, al ir cayendo en la oscuridad fría de un lago que me estremece hasta el alma, llegan susurros llamándome por mi nombre de voces sumergidas en la profundidad y que tiran suavemente de mis pies para que me una a ellas, sirenas. La claridad sobre la superficie que alcanzo a ver como unos puntos de luz que se van desvaneciendo, de pronto se rompe al hundirse en el agua un cuerpo que busca alcanzarme, una mujer de un cabello aún más blanco que el mío, sus ojos que al ser tan transparentes parecen cristales, y sus finos dedos se aferran a mí con una fuerza descomunal para una figura de brazos raquíticos, los huesos de su clavícula sobresaliendo y sus propias facciones tan marcadas a falta de carne que llene sus mejillas. Recoge mi cuerpo para que sean otros brazos los que se abracen a mí y me depositen sobre el suelo de una embarcación. Son varias las caras que se alzan de repente sobre mí, destaca un pelirrojo entre varios morenos y una mujer de ojos castaños, generosos, que palpan mi muñeca para comprobar el ritmo de mis pulsaciones, y cuando logro incorporarme, todo lo que veo a mi alrededor es mar, uno más inmenso del que jamás he visto en la orilla del distrito cuatro, es de un azul más furioso al sacudir el barco, más insistente al guiarnos hacia una orilla que no me hace regresar al lugar del que vengo, sino que me acerca a un puerto distinto, en el que al reconocer el rostro de mi padre desde la distancia, aunque el arribo se demore horas por la particularidad del tiempo en este sueño, me embarga la plena alegría de que mi anterior despedida me trajo por fin a casa.

Pero otra voz pide por mí, siento cómo mi cuerpo rechaza el cosquilleo en mi sangre que me insta a despertar, está tan sumido en este sitio que tiene capturados todos mis sentidos, en el que el silbido del viento se impone a esa misma voz salida de algún lugar, trata de convencerme que si acerco las puntas de mis dedos al agua podré sentirla mojarles. El cosquillleo baja hasta mi vientre y el ligero espasmo de dolor rompe con la ilusión de una marea que me mece, son solo unos segundos en que yo misma cierro los ojos, aceptando ver solo oscuridad. Siento una nueva puntada y de ese dolor que también me llama, me rescata una mano que se prende de mi muñeca y tira de mí, es mi madre por lo que puedo ver al abrir repentinamente los párpados, sus cabellos rojizos chocan con mi rostro al abrazarme, su olor llena mi nariz, es ella la que me sostiene cuando el dolor no remite, pero cada vez se hace más lejano. Lo siente otra persona, no yo. Estoy demasiado lejos de eso como para hacer el menor esfuerzo de tratar de retener a esa otra vida que se va escapando a su propia nada.
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Denisse Adragón el Miér Dic 16, 2020 10:38 pm

Conforme me alejo del lugar donde se encuentran el presidente, la ministra de defensa y Kendrick Black, mis pasos se aceleran. Puedo incluso jurar que mi corazón palpita con tal fuerza que las personas que están alrededor de mí lo escuchan. Trato de mantenerme neutral al salir con el cuerpo inerte de Synnove flotando a mi lado. De ser por mí nos desaparecería en un instante, pero tengo que mantenerme como si nada pasara, actuar con naturalidad, tomar el elevador para descender no sé cuántos pisos hacia la morgue. Al llegar, me aseguro de que la encargada meta en una bolsa el cuerpo de la chica, y aprovecho el minuto que le toma salir por el papeleo adecuado para verter el antídoto en su boca. Cerrando a prisa la bolsa, y guardándome el frasco de vidrio dentro de la chaqueta. Fase uno del plan, completada, ahora vamos con la segunda.

Esta vez sí me desaparezco, con la bolsa levitando al lado de mí. En verdad espero que Synnove no despierte de golpe y se vaya a llevar el susto de su vida, porque aún tengo que reunirme con el enlace de Rebecca en el escuadrón que sabe cómo llegar a ella. Aparezco entonces a las afueras del edificio, y luego repito el proceso de desaparecer y volver a aparecerme en la fosa común, donde se supone que debo dejar Synnove. Siento un cosquilleo en las palmas de mis manos, de mis pies, en todo el cuerpo. No puedo esperar a que termine el turno para irme a casa con Des, incluso con Derek, y poder respirar con más tranquilidad que ahora.

Me espero unos minutos, asegurándome que no hay ningún curioso a la vista, antes de abrir un poco la bolsa. Vuelvo a revisar los signos de la chica, aún no parece haberle hecho efecto el antídoto. Miro otra vez a mi alrededor, buscando a a Maeve Davies, quien no tarda mucho en hacer acto de presencia. — Davies, ¿Está todo listo? — Está de más mencionar que no debemos tardar mucho, que de ser así alguien podría notar nuestra ausencia y unir una cosa con la otra.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Maeve P. Davies el Jue Dic 17, 2020 8:12 pm

Bien, si lo pienso más de una vez, esto no es tan ilegal. No, error, cuanto más lo pienso, más tengo claro que van a creer sospechoso mi forma de mantenerme paseando de un lado a otro del pasillo, con mi uniforme de pertenencia al escuadrón que es lo que me permite estar en este lugar para empezar. ¿Se pueden hacer más largos los segundos? Esto es peor que estar escuchando una de las lecciones del maestro Barrow, donde al menos me aseguro de no estar rompiendo unas cuantas leyes de la constitución. Jamás fui una santa, está claro que siempre tuve predilección por romper con las reglas, siempre que incluía una bebida alcohólica por allí y por allá siendo menor, saltarse el toque de queda para ir a una fiesta clandestina quizás. ¿Pero esto? Tengo que asegurarme de que estoy respirando para no sobresaltarme con mi propia sombra al girar una vez he llegado de nuevo al final del pasillo.

No es mi sombra lo que me sorprende, pero sí la voz de Denisse Adragón cuando aparece en medio de la nada, con nada más que una bolsa flotante a su alrededor y el mismo eco que la responde cuando me llama. —¿Está...?— es lo primero que me sale decir, ignorando por completo su insistencia al señalar con mi mentón el saco oscuro que tiene el tamaño para resguardar a una persona del tamaño menudo de Synnove. Se me revuelve un poco el estómago de pensarlo, pero me sirve como recordatorio necesario de que tenemos que movernos deprisa. —Sí, sí, perdón, vamos— asiento con mi cabeza, tanto para ella como para mí al convencerme de que estamos haciendo una locura, pero que no es momento de dar marcha atrás.

Un escalofrío me recorre cuando con mis dedos rodeo parte de la bolsa y con mi otra mano tomo la de la mujer, así nos desaparecemos de la oscuridad de la fosa para caer detrás del patio trasero de la casa de Rebecca. Escojo la parte de atrás para poder moverme primero por mi cuenta, haciéndole un gesto a Denisse solo y cuando veo que la calle está vacía y nadie para observarnos cruzar la misma con un saco negro de aspecto sospechoso. —Usaremos el armario para llevarla hasta el doce, aunque vamos un poco retrasadas con respecto a la hora que dijimos...— meneo mi cabeza al mirar el reloj, que no creo que importe mucho, mejor me centro en dirigir el camino por el interior de la vivienda hacia la sala donde nos comunicaremos con el pasadizo. Tiro de la manija de la puerta del armario, apenas echándole un vistazo a la mujer que me acompaña y que se hace cargo de Syv, lo que produce que cuando vuelva a girar mi cabeza hacia el interior del armario, me sobresalte con un gritito agudo al encontrarme con los ojos claros de Rebecca tan de sopetón. —¡Por Morgana, qué susto!— me llevo la mano al pecho, tratando de calmar los latidos de mi corazón.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Anne Ruehl el Miér Dic 23, 2020 2:34 am

Repaso las líneas de mis manos una infinidad de veces, también las que suben por mis muñecas, las cubro con mis palmas al envolverlas en un agarre firme y me repito a mí misma que no más, nunca más, que no lo seguiré haciendo. Tengo que decírmelo para convencerme y a la vez para que sea una orden sobre mis acciones, más imponente que otras voces que me acompañaron toda la vida, también sobre los actos que me quedaron como antecedentes y serán por los años que me resten, lo que me pese y quiera arrastrarme a los mismos crímenes. Necesito algo que me permita creer que mi voluntad puede ser puesta en un acto absurdamente distinto a todo lo que hice mal y consideré natural en mí. Me basta con que esta rebelde despierte y aun siendo una traición al ministerio, recupere ella la vida de la que privé a otros. Si los castigos deben cumplirse que sea sobre quienes tienen un destino en el que sus decisiones perjudican a una mayoría o actúan con una descarnada malicia de abuso sobre los demás, como los hay muchos en el norte, no sobre las vidas que vagan por las calles, que se deslizan sobre estas como figuras sin rostro, sin nombre, intangibles, cuya impacto de sus decisiones no trascienden más allá de su propia vida. Todas las que fuimos llamadas las putas de alguien, sobre todo las más jóvenes, merecemos poder despertar y recuperar nuestro destino, no tiene por qué ser extraordinario, solo nuestro. No uno condenado por un hombre o un muchacho, por el cuál una cama se volvió cárcel en la que ver pasar los días, no siempre hecha de rejas, las hay de todo tipo. Hay quienes no logran salir de esta, por muchos hombres que pasen luego por la misma cama. Quizás estoy proyectando sobre una chica a la que le esperaba tortura y muerte, no por ella, ni por sus crímenes, sino por alguien más.  

Pero las horas pasan sin que la puerta del armario esvanescente se abra para ver asomarse la conocida cabeza de Maeve, quien debería traer a Denisse y a la muchacha a través de la casa en el distrito dos, cuya ubicación le fue revelada. Me acabo otro vaso de whisky por el nerviosismo de que algo haya salido mal, ya sea que hayan descubierto a Denisse, que la hayan interceptado con Maeve o que simplemente la chica haya muerto. Tiro de la manija del armario para meterme dentro y casi me llevo puesto el cuerpo de por sí menudo de mi protegida. —¡Por todos los demonios!— maldigo, compartiendo el susto de la chica por este encontronazo, a la que sujeto por los hombros para comprobar que esté bien. —¿No las descubrieron? ¿Salió todo bien?— pregunto, palpo las mejillas de Mae que están limpias de cualquier herida, puedo quedarme tranquila en ese sentido. El cuerpo que traen consigo se vuelve mi urgencia. —Vengan— ordeno, perdiéndome dentro del armario otra vez, así pueden seguirme hasta el almacén de ventanas tapiados con pequeños espacios por donde se filtra la luz exterior y una amplia mesa de madera en el centro está cubierta de calderos.

Abro para ellas una puerta que lleva al único espacio acondicionado como un dormitorio, una cama estrecha y un sillón desvencijado apostado en la esquina. Pediré disculpas a Denisse en otro momento por involucrarla en esto, también me ofreceré a ser quien le lance un obliviate, la prisa me lleva a acomodar a la chica que trajo sobre el colchón cubierto de una fina sabana. —¿Sigue dormida?— pareciera que se lo estoy preguntando a Denisse, pero es una duda que emerge de mí. —Debería…— «haber despertado». Mis dedos palpan su pulso en la garganta, deberían haber regresado, debería estar respirando por su propia cuenta y con los ojos abiertos, en vez de seguir sumida en el efecto del veneno. —Denisse…— la llamo a ella cuando la mancha de sangre es visible entre los muslos de la chica y yo misma me aferro a la tela de la sábana al ceder mis rodillas, acuclillándome a un lado de la cama. —Es una perdida— musito, mi voz ahogada por el descubrimiento, son muchos los casos que nos llegaron así en el norte, tanto a Denisse y a mí, y tantos que yo induje, como para poder intuir de qué se trata de esto. —¿Estaba embarazada? El veneno…— mi garganta se cierra. El temblor que me recorre el cuerpo es nuevo, surge de todos los pensamientos que se agolpan en mi cabeza diciéndome que está sucediendo otra vez, no única cosa, sino que fallé y en esta chica son varios mis crímenes que se repiten. —No, no, no...— balbuceo. Salgo corriendo de la habitación para volver al cabo de unos segundos con filtros en mis manos que dejo con descuido sobre la cama, para vaciar el contenido de uno de estos en la boca que le obligo a abrir a la chica al hacer presión con mis dedos sobre sus mejillas.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Denisse Adragón el Dom Dic 27, 2020 3:14 pm

La sorpresa de Maeve al ver la bolsa no me sorprende para nada, así que me limito a tomar su mano para desaparecer en la oscuridad. La sigo conforme me lo va indicando, hasta llegar a una cuarto con un armario. — Vale, aún tenemos que regresar así que más vale que nos apresuremos — Seguramente Rebecca estará alterada o pensando lo peor, no me sorprendería si ya estuviera tomando medidas para ver cómo menguar la situación. Y aún pensando todo esto no puedo evitar sobresaltarme con el grito de Maeve. — Rebecca... — Murmuro, asintiendo con la cabeza a su pregunta y siguiéndola posteriormente, elevando a Synnove con la varita, ¿Se supone que ya tuvo que haber despertado?

Las sigo a través del armario, el cambio de ambiente, de clima, es radical. Mis ojos se adecuan de forma rápida a la poca luza que se filtra por las ventanas del almacén. Me apresuro a dejar con cuidado a la chica sobre la cama, y es Rebecca quien se encarga de sacarla para revisarla. Me tomo esos segundos para voltear y fijarme en los calderos y la mesa de trabajo. Lo hago hasta que respiro el olor a sangre, que es exactamente el momento en que Rebecca me habla. Mis pasos se apresuran hasta la cama, donde me dejo caer para revisar los signos de la chica, volteando a ver a Rebecca con confusión y luego a Maeve. — ¿Embarazada...? — Es claro que las dos saben tanto como yo, cosa que solo produce que mi corazón empiece a latir con velocidad. Nadie me dijo que la chica estaba embarazada.

Rebecca, rápido, hay mucha sangre, ¿Por qué hay mucha sangre? — Le digo nada más revisar las sábanas y fijándome en el líquido aún escurriendo por las piernas de Synnove, ¿Acaso el veneno y el antídoto están causando esta hemorragia anormal? — ¿Tienes alguna poción o algo? — Mi urgencia es clara cuando alterno de sus ojos a los de Davies. — Maeve, pásame trapos limpios, rápido — Le urjo sacando mi varita, Rebecca puede intentar despertarla en lo que yo controlo esto.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Maeve P. Davies el Dom Dic 27, 2020 7:26 pm

Compartimos maldiciones, mis pupilas haciéndose pequeñas en sus ojos claros en lo que choco entra ella, nada más me sujeta con sus manos por mis hombros y es lo que impide que no me la lleve por encima, o Rebecca a mí, mejor dicho. Asiento con sus palmas sobre las mejillas, que hasta el momento puedo decir que salió todo bien, luego nos tocará con Denisse averiguar qué tan bien terminó de verdad y si no acabamos en un calabozo en el final del día. Seguro se siente como atravesar el armario oscuro, hasta noto que me tropiezo con mis propios pies, pero no, fue un pisotón que le he propinado a la parte trasera de los zapatos de mi mentora. Perdón, son los nervios, pienso, pero no lo digo en voz alta.

Agradezco llegar al almacén, pese a que este no es mucho más luminoso que el armario, y su casa en el dos ya de por sí tenía todas las luces apagadas. Lo bueno de tener los sentidos agudizados es que no me cuesta acostumbrarme a esta visión, pero sí me quedo un poco rezagada en el sitio por no saber muy bien qué hacer. Quiero decir... mi tarea se resumía en ayudar a traer a Syv hasta aquí, llevarla hasta Becca para que pudiera esconderla y así despertar. ¿Entonces por qué carajos no lo está haciendo? Mi corazón da un vuelco al momento de escuchar duda en la voz de las dos mujeres, de Denisse podría entenderlo, parece igual de perdida que yo, pero no Rebecca. Ella tiene que saber qué hacer.

¿Cómo va a estar embarazada?— pregunto fruto de la sorpresa y no de pensarlo como algo lógico que puede sucederle a cualquier mujer, ¡hasta yo misma bromeé sobre ello! No obstante, el llevar mi mirada hacia sus piernas me llena de un repentino temor por dentro que no sabría explicar, lo suficiente como para dejarme en shock unos segundos. —¿Qué?— balbuceo como respuesta a escuchar mi nombre, antes de que mi cerebro procese lo que me pide y mis ojos buscan por la sala algo que pueda servir. Encuentro en la parte baja de una estantería unas toallas finas, las cuales tomo con la velocidad de manos torpes y nerviosas. —Aquí, ¡ten! ¡Aquí están!— tiro los paños sobre la cama, quedándome con uno sin saber que hacer. —¿Se va a mor...?— la consternación en mi rostro es claramente evidente cuando las miro a ambas, primero a Denisse, pero luego esperando buscar la negación a mi duda en los ojos de Rebecca.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Anne Ruehl el Mar Dic 29, 2020 3:57 pm

No encuentro mi voz para contestarles ni a la una, ni la otra. Mis dedos tiemblan cuando manipulo los filtros, repasando rápido sus etiquetas para estar segura de que sus efectos ayudarán a revertir lo que está ocurriéndole a esta chica, porque esta vez no quiero ser la responsable de que una de mis pócimas expulse a una criatura que ella decidirá si va a conservarlo o no. La razón de mi repentina arcada es otra, es un maldito bebé con sangre mezclada de los Black, como si ya no nos trajera suficientes inconvenientes a las tres sacar a la muchacha de la base de seguridad, bien podría dejar que lo aborte. —La ayudará a retener al bebé…— es todo lo que alcanzo a decirle a Denisse como explicación de los líquidos que derramo en su garganta, dejando que ella se ocupe de la sangre con los paños y ese olor, el estado de la chica, no solo me recuerdan a Phoebe perdiendo a su bebé por mi culpa, sino también a mí misma induciéndome a uno para sufrir un desangre que no consiguió deprender a mi hija de mis entrañas.

Retiro mis dedos de la nuca de la chica al dejar su cabeza dormida sobre la almohada, doblo mis rodillas con derrota al mirar hacia Maeve, quien tal vez debería irse, no presenciar ninguna de las dos muertes si tiene que ocurrir. —Trataré de que no— prometo, tengo que buscar los ojos de Denisse cuando lo digo porque necesito la confirmación de alguien más para saber que no estamos embarcándonos en una causa perdida, que nos llevó esfuerzos y a ellas las expuso, para que acabara silenciosamente en un escondite del norte, donde nadie sabrá nunca lo que pasó. —Deberías irte, Mae— murmuro, —puedes venir luego…—, pero necesito que se vaya ahora. —Tu también, Denisse— logro articular estas palabras con dificultad, se puede escuchar como que las echo, cuando están arriesgando su cuello por estar aquí y justamente por eso, tienen que irse. —Tienen que volver a la base— las tres sabemos que no estoy haciéndole un recordatorio de sus deberes, ni espero que se levanten y se marchen con un desapego frío a la chica que han traído hasta aquí. —Yo la cuidaré— aseguro, cuando realidad lo único que quiero es estar sola con esta muchacha, para poder arreglar el desastre que yo misma causé.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Denisse Adragón el Miér Dic 30, 2020 1:29 am

Mis manos se mueven con velocidad nada más recibir las toallas que extiende Maeve. Incluso me apresuro a mover la varita buscando frenar la hemorragia. Puedo ver a Rebecca de soslayo ingresando líquidos y pócimas a la boca de la chica, pero no me tomo la molestia de preguntar qué rayos son porque estoy más preocupada por limpiar la sangre y verificar de nuevo sus pulsaciones, murmurando hechizos curativos con la esperanza de que sean de utilidad. Asiento de forma vaga y torpe a lo que dice Rebecca — No tenía idea de que estaba embarazada... — De haberlo sabido se lo habría dicho a la ex-ministra antes, abría buscado idear otro plan para sacarla de la base, uno que no involucrara venenos y antídotos que lejos de ayudarla la pondrían en un estado crítico. — ¿Va a despertar? — Le pregunto en un susurro, procurando que Maeve no me oiga, aunque pedir eso es imposible con sus oídos de licántropo. — Rebecca... ¿Qué vamos a hacer? — Incluso buscando mantener la calma, mi tono declara cierta urgencia y preocupación.

Aún así Rebecca nos ofrece la solución más obvia: largarnos de aquí para que ella se ocupe. Frunzo los labios con la pregunta de Davies, sin conseguir verla a los ojos porque ni siquiera yo tengo idea de qué es lo que va a pasarle a Synnove, y solo de pensar el peor escenario se me revuelve el estómago... Maldita sea, yo misma le dije que todo acabaría pronto... — No sé qué tan afectado esté el feto, pero al menos ya no está sangrando, tal vez con una pócima reabastecedora de sangre... — Me detengo, no sé cómo acabe Synnove. — Mándame un patronus después, lo que sea, ¿Está bien? Vendré cuando acabe mi turno para ayudarte — Trago grueso, creo que es otra cosa que tendré que explicarle a Derek más tarde, y posiblemente también a Desireé, si la vida de su amiga pende de un hilo no creo que sea lo mejor escondérselo... Justo cuando pensaba contarle que Synnove estaba en la base pero que conseguí sacarla... ¡Maldita sea! — Vámonos Maeve, Rebecca cuidará bien de Synnove — El temor que siento por el futuro que le depara a la rubia y su bebé me lo guardo, al poner la mano sobre uno de sus hombros, para jalarla de forma sutil — Volveremos después a verte... — Frase que va dirigida a Synnove, pero que suelto mirando a Rebecca, aún debo limpiarme la sangre de las manos y regresar a la base sin levantar sospechas, podré preocuparme después de regresar a revisar el estado de la chica.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Maeve P. Davies el Miér Dic 30, 2020 10:11 am

En otras circunstancias me hubiera molestado que se dediquen a cuchichear dejándome al margen, pero entiendo que no es por ocultarme información por lo que lo hacen, sino porque ni ellas mismas serían capaces de dar respuestas seguras a mis dudas, las cuales son idénticas a las que están formándose en su cabeza, puedo verlo en sus ojos. Es poca la distancia que tengo con las dos mujeres, yo al otro lado de la camilla donde yace Synnove, pero aun así ni mis oídos de licántropo me permiten escucharlas. Sé que es porque yo misma estoy evitando la información, creo que tampoco podría entenderla de oírla, porque a pesar de que el embarazo es término conocido para toda mujer, no entiendo la mitad del proceso que están haciendo con mi amiga. —¿Qué significa eso?— no, no me refiero al feto, sino a lo que pasa con él. —¿Está muerto? ¿Por eso estaba sangrando tanto?— sé que son muchas las preguntas, probablemente solo las esté abrumando, ¡pero es que no entiendo nada! ¿Y si de verdad se muere?

Mi corazón palpita un poco más rápido que antes, abriendo mis ojos expresivos de par en par—¿Qué? ¡No! ¡Dijiste que tenía que despertar!— le reclamo cuando pide que me marche, luego a Denisse, pero no soy idiota, sé que quiere que nos vayamos porque no tiene idea de lo que va a pasar a continuación. —Debemos quedarnos, hasta que... hasta que despierte— dirijo mi mirada de súplica hacia la cabellera morena de la mujer uniformada, pero ella parece tomar la sugerencia de Rebecca como una orden y no hay mucho más que pueda hacer para quedarme. El reloj en mi muñeca también indica que se acerca la hora en que tenemos que chequear nuestra salida, lo cual haría peligroso que no estuviéramos presentes. —Mierda...— me quejo en un murmullo —Está bien— acepto a regañadientes, pero antes de desaparecer por el armario me apresuro a posar mis labios en la frente de Syv en una caricia suave —Más te vale seguir aquí para cuando vuelva— amenazo, porque sí, pienso volver esta noche también.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Anne Ruehl el Miér Dic 30, 2020 12:35 pm

Despertará— esa certeza les puedo dar, sin especificar el momento en que ocurrirá, si no despertó de inmediato con el antiveneno, depende de lo que ella ponga de su parte para salir del sueño en el que está sumida. Casi que deseo que siga en este todo lo que dure la pérdida de su bebé, si es que tiene que ocurrir, para que no tenga que afrontar el trauma con el desconcierto de no saber lo que está ocurriendo. Pasar de estar en una cárcel, a tratar de morir, despertar para encontrarse en este escenario. Tomo las indicaciones que me deja Denisse porque por mí misma me cuesta mucho pensar, los reclamos de Maeve son justificados, nada de esto tendría que estar pasando, es parte de los imprevistos de una situación que sabíamos tenía muchas cosas que podían salir mal y no imaginé que podría ser algo como esto. —Me encargaré de que ella esté bien— prometo una vez más, haciendo parte solo a la muchacha, porque si en mis esfuerzos de salvar su vida y la del bebé, tengo que escoger una, será la suya.

No me muevo de mi sitio al esperar que se marchen, no creo que lo haga en las horas que siguen. —Les mandaré un patronus a ambas— les aseguro, —cuando despierte o más tarde, cuando sea seguro…—, ambas deben regresar a la base de seguridad e incorporarse al resto de los soldados que estarán cumpliendo sus jornadas, eran otras mis intenciones cuando la chica quedara libre, que no me siento capaz de ejecutar en este momento que me siento inestable con mis propios nervios. —Denisse, cuando nos volvamos a ver— digo al ponerme de pie cuando ambas están a punto de salir, —dime si deseas olvidar todo esto para no comprometerte y lo haré—, un obliviate para que pueda continuar su trabajo como miembro del escuadrón licántropo sin las preocupaciones que suele tener de estar exponiéndose a riesgos que no tienen que ver con ella.

Traté de involucrar a pocas personas en mi desastre y no quiero que terminen afectadas, que los castigos de mis errores o malas decisiones, caigan sobre mi piel como debe ser. Y servir a Magnar Aminoff fue un error, ya pagué el costo de mi renuncia con entregar a esta chica y que pueda entretenerse ahora con el chico que le importa. Pagué con Synnove Lackberg para tener paz en estos distritos, la tengo en sangre por culpa de un nuevo niño Black que su vientre no quiere conservar y depende de mi voluntad. Espero que mi pedido de paz sea respetado, aunque es esperar mucho de alguien que abofetea a quien pudo ser su perro leal, con quien podría seguir contando en el norte en consideración a ese pasado que una vez evocó para convencerme de que éramos iguales, demostró que no, que no lo somos. Tener a la chica como una muñeca rota sobre la sábana, así como seguramente está rompiendo a Kendrick Black en alguna celda, me da la confirmación de que con las cuentas saldadas entre los dos, lo que sigue ahora es aguardar a que intente quebrar mi paz y entonces le tocará sufrir en su piel, el error que yo también puedo ser para él.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv. Empty Re: Cover your crystal eyes and let your colours bleed · Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.