Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Exile ○ Arthur

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Mar Dic 08, 2020 8:38 pm

Finales de febrero

De todos los distritos del norte, el cinco es probablemente el que menos me agrada de ellos. No hay ninguna razón concreta por la que desee el doce o incluso el propio once, ninguna explicación válida por la que pueda justificarse mis malas caras más allá de por el olor a cloaca que acompaña a las calles norteñas y el poco respeto de la gente cuando te la cruzas por la calle. En otro momento, quizás cuando me vestía de uniforme para pasear por estas mismas zonas, me hubiera molestado más por ese empujón que recibo de un hombre con mucha prisa, al parecer, actitud ya sospechosa y que me haría pedir una identificación de su parte sin apenas dudarlo dos veces.

Pero no, estoy tratando de comportarme como estas personas, así que lo mínimo que puedo hacer, refugiada bajo mi capa, es seguir mi camino lejos de la plaza más transitada del cinco. A unas cuantas calles de distancia encuentro a la persona por quién me he decantado a seguir en la búsqueda de Hermann, tras varios días de tratar de sonsacar información sobre cómo se manejan aquí y sus apaños para tratar de sobrevivir un poco, he caído en la cuenta de que hay un chico no mucho mayor que yo que tiene un historial interesante. No sé mucho, pero lo suficiente como para querer ganarme su confianza con el objetivo de estrechar un poco su lengua.

Te ves como alguien que podría servirse de un poco de grasa— dejo caer cuando me encuentro a poca distancia, la suficiente como para que al lanzarle un trozo de pan caliente no lo tome por sorpresa y termine cayendo al suelo. —¿Qué has estado haciendo estos días, Arthur? No te he visto por aquí— digo como quién no quiere la cosa. Es cierto que le he estado siguiendo, algo en su comportamiento no termina de cuajar, pero tampoco es algo que pueda reprocharle, si ni hace una semana que me conoce y con mi historia de haber llegado al distrito desde hace unos días, todavía no puede considerarme una conocida, mucho menos una amiga. Aun así, sé que en el norte la comida es sinónimo de buenas migas, tan literal como pueda sonar la expresión, también lo es para los lazos que se puedan forjar en base a este complemente que le he ofrecido.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Miér Dic 09, 2020 1:49 am

Conseguir un nuevo frasco de tabaco es, quizá, la cosa más interesante que me ha pasado en estos últimos días. Las caras largas jamás fueron una novedad en el norte, pero creo que todos podemos estar de acuerdo al momento de decir que los ánimos se encuentran incluso más apagados de lo que lo estuvieron en los últimos años. Muchos aseguran que es culpa de las patrullas de dementores, de la creciente neblina nocturna y otros, un poquito menos fatalistas, solamente le echan el muerto a las urnas instauradas por el gobierno. Vamos, que lugares como este están repletos de traidores y delincuentes, no es de extrañar que tengamos una de las listas más largas de niños disponibles para sus tretas. Como dije, el conseguir buen tabaco se siente como un soplo de aire fresco, que no hay mucho más por lo que alegrarse en vista del precioso panorama que nos acompaña este febrero helado.

Más allá del frío, me mantengo fuera de la taberna de la vieja Úrsula en lo que mis dedos, cuidadosos pero rápidos, se encargan de armar mi cigarrillo sin perder ni dañar la seda. Mis ojos se van de tanto en tanto hacia la ventana, chequeando los murmullos del interior que ya me sé de memoria de tanto acudir a este lugar. ¿Recuerdan que hablé de los traidores y delincuentes? Bueno, puede que el gobierno esté cobrándose las cagadas de la gente, pero eso no les va a prohibir el continuar haciendo juntadas clandestinas, de esas en las cuales muchos abren la boca pero solo unos pocos se ponen manos a la obra. He descubierto que la persona promedio está disconforme con absolutamente todo, pero jamás hará otra cosa que quejarse al respecto sin mover un solo dedo. La vida es mucho más sencilla si solo dices y no haces.

Estoy metiéndome el cigarrillo entre los labios y buscando el viejo encendedor dentro de mi abrigo, cuando una voz vagamente familiar se oye a mis espaldas. Alcanzo a girarme justo para atajar el trozo de pan que cae, literalmente, del cielo y el cual rebota entre mis dedos antes de poder aferrarlo de manera más firme  — ¿Tan mal me veo? — es una pregunta ciertamente divertida, apenas modulada con propiedad en un intento de que el cigarro no se me vaya al suelo. Acabo por tomarlo para poder hablar libremente y lo coloco detrás de mi oreja, lo que me permite chequear lo crujiente del pan con los dedos — Tal vez estuve un poco ocupado y las calles no son mi lugar favorito en los últimos días — tengo los años suficientes en este lugar como para encogerme de hombros sin dar demasiada información sobre lo que hago y con quien, torciendo los labios en una falsa inocencia.

Recargo la espalda contra la pared de ladrillo, esa que no se tarda en pegarme su polvo una vez más en lo que levanto el pan que ella misma me ha entregado —  ¿A qué se debe esta muestra de generosidad? —  no es como que los norteños tengan la costumbre de compartir lo que consiguen, eso que por lo general es poco y cuidan con garras y dientes. Muevo mis cejas con picardía, lo cual no me priva de pellizcar un trozo y lanzarlo dentro de mi boca —  Es porque me crees atractivo, ¿verdad? Estás probando suerte con la teoría de que a las personas se les entra por el estómago antes de entrarles por otro lado. — está claro que no hablo en serio, pero las mofas siempre sirven para entretener en una conversación.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Sáb Dic 12, 2020 7:38 pm

Su pregunta se responde sola tras esbozar una sonrisa de lado que termina convirtiéndose en una mueca, pero pese a servir como respuesta en sí misma, no me corto de expresar en voz alta lo que pienso: —Diría que podrías tener mejor aspecto, pero creo que eso se podría decir un poco de todos aquí— murmuro en confidencialidad, cosa que puedo hacer gracias a mi complexión delgada por naturaleza, la cual me permite pasar desapercibida entre cualquier norteño desnutrido. Lo mío es cuestión de genética y tener un metabolismo rápido, pero la mayoría aquí tienen una apariencia enfermiza que, por mucho que el chico que tengo delante no llega a alcanzar ese estándar, es la norma general por la que se rige este lado de la realidad en el norte. —¿Solo tal vez?— le provoco tirando de mi ceja hacia arriba, aunque no deja de ser un comentario que trata de no pecar de entrometida, así que lo siguiente que hago es acomodarme en su mismo lado de la pared, apoyando la espalda en los ladrillos tal y como él.

Escuché que el otro día hicieron varios allanamientos a los locales de la plaza central, ya sabes, en busca de cualquier cosa que pueda incriminarlos, tanto a vendedor como a comprador— tanteo tras su confesión de no haber querido frecuentar en demasía las calles, a ver si va a estar relacionado con ello, pero por cumplir con mi papel de desentendida me fijo en la otra mitad del panecillo que me guardé para mí. Lo cierto es que, pese a exagerar un poco mis palabras, no está tan lejos de ser verdad si tenemos en cuenta que los juegos requieren de que encuentren traidores para poder enviar a niños a la arena, así que no me sorprendería en lo más mínimo que estén utilizando cualquier excusa para culpar a cualquier desafortunado. —Es un poco exagerado, ¿no crees? Desconfían hasta del más transparente— sigo sin dedicarle más que una mirada de apenas un segundo, regresando la vista a mi trozo de pan.

Termino encogiéndome de hombros por el mismo, esta vez sí llevándomelo a los dientes para morderlo y molestándome poco en masticar antes de tragarlo. —¿Es que uno no puede ser amable sin que lo tomen por un gesto extraño o un intento de envenenamiento?— propongo, casi que podría decirse que con la risa contenida en la garganta, si no fuera porque lo siguiente que dice me hace rodar los ojos, sin ocultar el gesto de él. —No— contesto sin más, no muy preocupada por cómo pueda sentarle mi respuesta tan directa. —Pero si quieres puedes devolverlo— extiendo la mano que me queda libre hacia él, que poco importa que ya haya tomado parte, y diría de esperar unos segundos a ver cómo reacciona ante eso, pero antes de que pueda llegar a hacer nada retiro mis dedos para guardarlos dentro de mi bolsillo.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 13, 2020 2:32 am

No escuché nada al respecto — he aprendido a seguir con la mirada a las personas que no conozco demasiado, la experiencia de una vida entera en el norte te lleva a mirar a las personas con otros ojos. No existen las buenas intenciones y las personas amables siempre son presa fácil para los peces más gordos, así que la ley primera es no confiar en nadie y, la segunda, es no transformarte nunca en el pez pequeño. Claro que lo que cuenta no es extraño, el gobierno desconfía de todo el mundo en esto días y los dementores están perdiendo el pudor al momento de interrumpir en las casas, incluso en aquellas donde nadie es culpable de absolutamente nada — Solo sé que el panadero ha sido acusado de hacer malos comentarios sobre el gobierno y generar disturbios, de modo que anotaron a sus dos hijos. Y dicen que encontraron el cuerpo de Thomasina Peppers en la calle, sin alma. Un dementor descontrolado — chasqueo la lengua y meneo la cabeza, tal y como si sintiera pena por una mujer a la cual he visto unas pocas veces en el mercado, no siempre pagando de forma legal — Pobrecita. Eso quizá sí fue exagerado.

Me encojo de hombros, porque no puedo responder a su pregunta sin darle mi opinión honesta. Su negativa solo me hace reír, no es como que hiera mi orgullo o mi ego, cuando creo que he dejado de depender de las personas para confiar en mí mismo. Clavo los ojos en ella, mi única respuesta a su petición es hincarle el diente al pan y lo mastico con lentitud. No es el trozo más fresco, pero no está nada mal. Trago — ¿Eres así con todo el mundo, Eva? — pregunto en tono casual, a pesar de que la mirada que la recorre no lo es — ¿Generosa y bienaventurada con los más necesitados? Si es verdad déjame decirte una cosa: que nadie se entere de eso — desvío los ojos, dándole otro pellizco al pan para llevármelo a la boca en un gesto casual — Las personas dañan a aquellos que pueden tener un rastro de amabilidad, así que lo mejor es evitarlos. Siempre estamos mejor cuando somos egoístas — una de las cosas que mis padres no me enseñaron, pero que yo vi por mi cuenta.

Me separo del ladrillo para poder mirarla de frente. Tengo bolsillos grandes en mi abrigo, lo suficiente como para esconder lo que me queda de pan, junto al pequeño cuchillo — ¿Eso es todo? ¿Basta con que solo te dé las gracias? — es una pregunta sincera, trato de encontrar la respuesta en su rostro antes de levantar uno de mis hombros — Pues gracias, si es lo que quieres oír. Porque de allanamientos… No sé mucho — vuelvo a tomar el cigarrillo que me estaba armando y lo coloco entre mis labios. Busco por el encendedor, dejando que pronto el humo se levante por delante de mí — Se llevan personas todos los días, anotan niños todos los días, no es nada nuevo. Tú sabes cómo es. Tengo demasiado con preocuparme por mi hogar como para mirar como los demás eligen arruinarse la vida — cosa que no es mentira, en lo absoluto. Tras una calada, la señalo con el mentón — ¿Y tú? ¿Cómo terminaste en toda esta mierda? Jamás me contaste tu historia — no es como que yo hable mucho de la mía, tampoco.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Dom Dic 13, 2020 9:29 pm

Aprieto mis labios en una línea fina, dejando en evidencia que coincido con su comentario, pese a que segundos después me atrevo a decir: —¿No era que ya habían interceptado a Peppers una vez con productos de dudosa procedencia?— le pregunto con las cejas alzadas, tal y como si fuera algo que escuché en el mismo mercado y que, en realidad, no podría ser una insinuación tan disparatada. Llevo poco merodeando el cinco, pero si algo me ha quedado claro es que la mayoría de gente no lleva a cabo tratos legales en el mercado, lo que produce que ni siquiera me sorprenda por la pregunta que hace después. —Nadie va a dañarme por ofrecer a alguien un trozo de pan, en primer lugar porque no espero recibir nada a cambio de ello, la mayoría de quienes tienen gestos amables en el norte es porque esperan ser recompensados por ello— digo, lo que viene siendo la típica secuencia de trueque en estas zonas, donde no muchos tienen para pagar con dinero y lo que terminan haciendo es un intercambio de bienes. —Puedo ser egoísta cuando quiero, Arthur, solo no veo la necesidad en este momento— me encojo de hombros con despreocupación. —¿Tú tiendes a ser así de cuestionable con todo lo que hace la gente? Sé que toda actitud del norte es cuestionable, pero... qué sé yo, suena a que desconfías hasta del agua más transparente— como si estuviera esperando a ser envenenado, me pregunto por qué.

A no ser que quieras pagarme de vuelta invitándome a una cena en la capital, sí, eso es todo— respondo a secas, sin ninguna doble intención en mi voz pese a que las mismas están lejos de verse tan altruistas. No, no creo que las personas en el norte confíen en el primero que les da un mano, pero es un buen lugar por donde empezar si lo que he oído sobre este chico tiene parte de verdad. Es común que los norteños se dediquen al tráfico ilegal, no me atrae en lo absoluto con lo que trapicheen, mi interés se centra en aquellos que reciben el cargamento. —Ya veo— me limito a contestar, señal de que estoy centrada en mis pensamientos más que en el propio relato que cuenta. Deshago las arrugas de mi frente al sacudir un poco mi cabeza con esa pregunta, volviendo a tomar un carácter despreocupado para cuando vuelvo a hablar. —¿Mi historia?— ladeo la cabeza —Un malnacido dejó embarazada a mi madre, trató de abortar, no pudo y el resultado soy yo— expreso sin más, tristemente coincide con la verdad, solo podría considerarse mentira por lo siguiente que suelto —Nací en la mierda y continuo en la mierda, esa es mi historia— esa hubiera sido la realidad de Eva de mantenerme en el norte, así que tampoco se siente como un engaño cuando lo menciono.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 13, 2020 11:44 pm

¿A quién no? — la pregunta me sale más divertida de lo que debería, pero tampoco puedo contenerlo — Todos aquí han sido interceptados de alguna manera, sea un objeto robado, tenebroso o un poco de comida que consiguieron de forma ilegal. No muchos tienen el dinero para sustentarse y, cuando los de arriba no te ayudan, lo único que te queda es acudir a los de abajo — los que suelen ser las personas que te meten en problemas, en especial si no sabes cómo tratarlos. Vamos, yo quizá no soy el cerebro del crimen organizado, pero he aprendido cómo zafarme y eso se debe a que tengo bien en claro con quienes puedo meterme y quienes no. Hay una ley en el norte, de esas cosas que aprendes solamente cuando vives aquí y que nadie puede enseñarte, porque el tiempo de adaptación no suele dar a basto para que puedas salir de aquí sano. Me encojo de hombros — Cuestionarías bastante si vieras las cosas que yo he visto. No sería la primera vez que tratan de dañarme y estoy seguro de que tampoco se postularía como la última. Una vez ayudé a un viejo dándole un poco de agua limpia y me robó la billetera — como para poner las cosas en ejemplo, que está claro que no es lo peor que he visto, ni por asomo.

La manera en la cual ladeo el rostro en su dirección denota clara gracia, que está claro que con suerte y puedo pagar un almuerzo en uno de los bares de mala muerte de este sitio — Tengo buen tabaco, si quieres — es un ofrecimiento sincero, en especial porque mis posesiones no son muchas. Suelto el humo antes de clavarme el cigarro entre los dientes, así tengo la libertad de buscar en mis bolsillos el pequeño frasco, cargado del producto marrón que sacudo frente a ella como ofrenda, aunque no sepa si fuma. No lo guardo en lo que tomo el pitillo entre mis dedos, soltando algo del humo contenido con suavidad en lo que me hago una idea de su historia en la cual faltan demasiados detalles como para contar como una — Lo bueno de haber vivido toda la vida en la mierda es que te acostumbras a su olor — es una metáfora que dudo que alegre a alguien, pero ya qué. Señalo la puerta de la taberna con la cabeza, dando un paso hacia atrás — Ven, te invito una cerveza. Sabe un poco a meo pero tampoco podemos pedir mucho por aquí — una sola vez bebí una pinta decente y fue un día milagroso, estoy demasiado acostumbrado a las marcas baratas. Empujo la puerta para abrirla y, con la mano que aún tiene el frasquito de tabaco, le hago un gesto para que pase antes de mí — Hay pocas personas que tienen una historia decente en el norte, Eva. Dudo que los que viven lejos de aquí puedan entenderlo en su totalidad. Por ejemplo… — sin poner un pie dentro, uso mi mentón para enseñarle el montón de rostros demacrados que se enfilan delante de nosotros en un paisaje poco pintoresco. Clásico de borrachines de mala muerte, en un sitio de muebles viejos y botellas polvorientas — Aquí todos se reúnen a quejarse de ello.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Miér Dic 16, 2020 7:48 pm

¿A ti también?— pregunto con inocente voz de palomita, alzando las cejas en su dirección a medida que una sonrisa se va asomando por la comisura de mis labios, probando su teoría de como todos aquí han sido alguna vez interceptados o requisados por los aurores. Si tengo que examinarlo desde la perspectiva de auror entrenada, lo cierto es que no es tan raro que se registren personas aleatorias, y no tan aleatorias, en zonas como esta, pero claro que eso es algo que él no necesita saber, sino creerme una más entre ellos. —No resulta muy justo, si lo ves de la manera en que los más desafortunados siempre salen perdiendo, pero... supongo que hay quienes les dan razones para desconfiar de nosotros— tanteo, solo por si las moscas, tengo entendido que él es uno de ese grupo, que no hace mucho por ponerle la cara buena al norte. A lo siguiente, por muy fastidiado que pueda mostrarse por el encuentro con el anciano, se me escapa una risa natural de la boca. —Vaya viejo cascarrabias, ¿llevaba bastón?— intento serenarme para cuando hago esa pregunta, pero es evidente por mi forma de prensar los labios que no estoy haciendo un buen trabajo.

Me muestro un poco escéptica ante su definición de «buen tabaco», pero no digo nada al respecto y en su lugar termino por aceptar el cigarro, llevándomelo a los labios para encenderlo. Hace tiempo que no fumo, en verdad, así que me cuesta acostumbrarme al principio al humo dentro de mis pulmones, aunque apenas unas caladas después retomo la practica que hice durante años. —Acostumbrado o no al olor a mierda, sigue siendo una realidad que tenemos que soportar, y no muchos deseamos vivir entre basura el resto de lo que nos queda. Yo no, por lo menos, aunque no sé muy bien como hacer que eso cambie— confieso encogiéndome de hombros, como parte de una declaración inventada por este personaje que he ido formando en mi cabeza. —¿Tú tienes alguna idea sobre eso o te resignaste a compartir espacio con las ratas?— es una broma, pero tampoco tanto, puesto que mis ojos le siguen en lo que nos movemos hacia el interior del edificio.

Echo un vistazo no muy exhaustivo de lo que hay dentro, en su mayoría lo que él mismo no tarda en remarcar, borrachos que no pierden el tiempo y utilizan su mayor parte del día en llenarse la barriga de cerveza. Lo sé porque ya van dos que he visto más de una vez en este mismo lugar, casi parece que la silla bajo su cuerpo ha adoptado la forma del mismo por todo el tiempo que pasan aquí, resguardados del frío invierno. —Huh— bufo al poner un pie en el bar, nadie se gira para vernos de modo que las visitas suelen ser frecuentes. —Es un poco típico de nosotros, ¿no crees? Quejarnos— murmuro en lo que espero que me esté siguiendo a una de las pocas mesas que quedan vacías, no estoy tan segura de que sea una mesa en realidad, más que unos trozos de madera dispuestos para que parezca como tal. —Tampoco es como que nos den opción a que hagamos otra cosa, así que...— me encojo de hombros, dejándome caer en el asiento y dando una calada al cigarro —¿De qué es lo que quieres quejarte tú?— lo invito a decírmelo, como si fuera charla común entre nosotros, poner sobre la mesa aquello que nos molesta y por lo que no podemos hacer nada al respecto.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Jue Dic 17, 2020 2:09 am

Uno muy largo — dramatizo un poco el encuentro con el anciano, ese que me dejó un pequeño moretón cuando me impidió avanzar metiéndome el bastón entre los pies. Ahora que lo cuento a la distancia, puedo darme cuenta de lo ridículo que ha sido y no puedo evitar soltar una risa por lo bajo, meneando la cabeza en un claro gesto de incredulidad ante mi mala suerte. Claro que esa expresión no cambia cuando ella sigue hablando, dándome una idea de lo que espera para su futuro en lo que observo cómo se coloca el cigarrillo entre los labios — Nadie te culpa, creo que todos queremos salir de aquí — excepto los conformistas o los que se encuentran negados a seguir los pasos de la gente con dinero, como si morirse de hambre te diera un nuevo rango de dignidad o algo por el estilo. Lo más sincero que puedo hacer en un momento como este es el encogerme de hombros — Me gustaría decir que tengo un plan, pero tengo a alguien que aún depende de mí y no me encuentro para correr riesgos — ¿Ser un criminal? Es casi menos complicado que tratar de colarte en algún distrito donde nadie va a respetarte o, por otro lado, por el cual te condenarían si te encuentran tratando de entrar. Las opciones para los squibs se encuentran claramente reducidas.

Vuelvo a guardar el frasco en mi bolsillo y entro detrás de ella, dejando que la puerta se cierre a mis espaldas. El ruido clásico de este tipo de bares se mezcla con el aroma poco agradable, las caras largas y las risas estruendosas que tienen mucho que ver con la ebriedad y muy poco con felicidad real. Sigo su nuca, a la cual le sonrío ante su observación — Quejarnos muestra inconformismo, que quieres cambiar las cosas. No le veo lo malo a quejarse — me encojo los hombros dentro de mi propia lógica y meto las manos dentro de mi chaqueta, busco no chocar con ninguna mesa hasta que encontramos una vacía que puede servirnos para nosotros. Me dejo caer justo frente a ella, apoyo los brazos cruzados sobre la madera y mis ojos oscuros analizan su rostro pálido, como si en ella pudiera encontrar una respuesta a una pregunta que va más que nada sobre mí.

De la mala suerte — suena a un espectro muy amplio. Me acomodo en la silla, echándome hacia atrás sobre el respaldo, cuando una mujer se acerca a preguntar qué deseamos. Levanto la cabeza en su dirección, indico el pedido de cervezas y, tras un agradecimiento, ella se marcha para dejarme volver a mi acompañante — Hablo del destino, ese que nos puso aquí. ¿Tú crees en eso? En la bobería de que todos tenemos un camino que nos cruza con otros y blah blah blah — ruedo un poco los ojos, a pesar de que me lo tomo un poco con gracia — Porque si existe y hay alguien divirtiéndose con la cantidad de mierda que tenemos que aguantar, me parece que tiene un humor bastante cuestionable. ¿Tienes idea de la cantidad de niños que he visto morir en los últimos años? Por falta de medicamentos o alimento o siquiera un poco de cuidado… — le doy el espacio para que lo adivine antes de continuar — Trece. Trece en los últimos años y los hay por montones, mientras que otros derrochan galeones en cosas inútiles como televisores o caviar, mientras el resto arañamos la superficie. De esa mala suerte.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Sáb Dic 19, 2020 8:04 pm

Sí y no, respondo en mi cabeza. He conocido gente que me ha contado historias sobre cómo hay norteños que prefieren la vida que tienen ahí antes que tratar de saborear un poco del estilo que se vive en el sur, de modo que no creo que sea real esa afirmación sobre que todos quieren salir de ahí. Puede que sí de la miseria, eso sí que no creo que sea agradable para nadie, pero es cierto que muchos de los que viven en el norte, incluso cuando la etiqueta de proceder de estos lugares nunca termina por quitarse, por mucho dinero que se tenga o por mucho que se trate de enterrar el pasado, no quieren formar parte de la mentalidad de los sureños. —¿Oh, sí? ¿Tienes un hermano o algo así? Asumo que eres demasiado joven como para tener hijos— digo, aunque la manera que tengo de alzar mis cejas indica que no me pondría a juzgar si así fuera. Tengo entendido que el número de embarazos en los distritos del norte se disparan por sobremanera, no hace falta preguntarse por qué, cuando buscar el calor humano es gratis en comparación con otras cosas.

Ladeo la cabeza ante su conclusión, de esa manera que señala que medito un momento si argumentar sobre ello o no. Al final, termino por quedarme con la boca cerrada, planteándomelo como una propuesta individual a la que luego dedicaré unos cuantos minutos de pensamiento. Si de verdad es esa la razón por la que tanta gente se queja, entonces quiere decir que hay muchas cosas que cambiar, pero no creo que exista tiempo material para ello. Después de todo, sí tengo algo para decir al respecto. —Sí, pero es algo subjetivo. Podemos quejarnos de manera grupal sobre una cosa, pero siempre terminaremos volviéndolo algo individual, demasiadas cosas para cambiar y demasiados puntos de vista para todo— es la gracia de ser humanos, dirían algunos, el que podamos opinar distinto. No lo veo muy así, que digamos. —No se puede complacer a todos— expongo mi propia conclusión, encogiéndome de hombros.

Permito que mis labios esbocen una sonrisa por esa confesión, casi rodando los ojos con cierta gracia, tentada a repetirlo por si acaso no escuché bien. —Siempre puedes pedirle a una vidente que te lea la mano... tengo entendido que hay muchas por aquí, aunque no todas de fiar y de seguro cobran un pastizal por una sesión— o no, la desesperación también puede llevar a hacer algo por lo mínimo. Es evidente que mi comentario es una broma, así que para la siguiente vez que hablo me lo tomo un poco más en serio. —No, no creo en esas cosas— aseguro de manera rotunda —Creer en el destino significa que estás a favor de no tener libertad para elegir en tu vida, que siempre habrá algo que te lleve a tomar esa decisión, la que te acerque a tu destino, eliminando todo lo que viene siendo la definición de ser libre.— y no, espero que no me salga con que no vivimos en un país libre, cuando creo que la conversación que estamos teniendo va mucho más allá de eso. Sí, incluso cuando lo utilice para volver sobre un tema real que me produce una mueca en los labios. —¿Consideras eso mala suerte y no una simple cuestión de justicia?— ¿acaso soy yo misma la que está diciendo esas palabra? Como Alecto, como Eva, jamás pensé que saldrían de mi boca y, aun así, soy consciente de que no he sido partidaria de muchas de las decisiones de este gobierno en el momento. —Las prioridades de muchos están lejos de ser los niños que se mueren de hambre o enfermedades en el norte, no se trata de mala suerte, cuando hay quienes tienen el poder de cambiarlo y no lo hacen— ya no hablo de rebeldes, quienes pueden irse por el caño, ni de Hermann y sus seguidores, sino de la gente que sin haber hecho nada, se muere de hambre.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Lun Dic 21, 2020 6:49 pm

Una hermana. No pienso tener hijos — es una respuesta escueta, pero tampoco voy a ponerme a dar detalles sobre mi vida privada, mucho menos cuando sé que el destino de mis padres es uno que podría meterme en mayores problemas de los que ya tengo. Tener hijos en NeoPanem, dentro de mi posición social y económica, es condenarlos a no ser nadie y ya he tenido suficiente con una vida de miseria como para ver sufrir a personas que yo mismo he colocado aquí. Por ejemplo, estoy seguro de que los padres de todas las personas que se encuentran en este bar de mala muerte no esperaban que terminasen de esta forma, tan deprimente y mal oliente, o al menos la mayoría. Ya no tengo en claro hasta dónde llega la mierda de los padres en este lugar, cuando he escuchado historias que me hacen dudar mucho de la humanidad que manejan algunas personas, incluso con aquellos que comparten un lazo de sangre.

No, no se puede complacer a todos — coincido con un tono demasiado tranquilo para la conversación que estamos teniendo — Pero creo que se puede encontrar el equilibrio de las cosas. Al menos, no darle todo a un sector reducido y nada al resto, aunque… ¿Qué sé yo sobre estas cosas? — está claro que estoy siendo irónico, aún así me encojo de hombros con una fingida inocencia — Solo soy un squib que no ha tenido educación desde los… ¿Seis, siete años? Seguro que mi visión del mundo es muy limitada y que lo único que sé hacer es andar por las calles y hacer trueques al mejor postor. No debería poder opinar sobre la vida que no he conocido, claro — porque alguien más decidió que no debería tenerla, por mero capricho. Ya saben, así son las cosas en el mundo de la miseria.

Se me escapa una risa vaga — No confío en las videntes, no — le concedo esa parte de la razón, que por aquí la mayoría son estafadores y no verdaderos talentos. Escucho su pequeño discurso en silencio, tengo la mirada puesta en un punto aleatorio de la habitación en lo que busco prestarle completa atención a sus palabras — Creo que es mala suerte cuando, en un mundo con una determinada jerarquía social, acabas naciendo y viviendo bajo la etiqueta que otros han decidido poner sobre tu cabeza — le explico, sin intenciones de convencerla sino de expresarme con claridad — ¿Qué me diferencia a mí de otras personas que no pueden tener magia? Que mis padres eran magos y eso me ha salvado de terminar en un mercado. Y estoy seguro de que debe haber muggles con mentalidades brillantes, que no tienen oportunidad de ser nadie porque alguien más ha decidido por ellos. La mala suerte es dónde te encuentras al momento de nacer, de entrar en un mundo que no es para todos igual. En otros tiempos me discriminarían por no ser blanco, hoy me tachan por no saber hacer magia. Es azar, genética, naces donde naces y sí, luego está la sociedad que te condena. Creo que todos nos quejamos de lo mismo, tomando diferentes puntos de partida. Para alguien del Capitolio, es mala suerte que se le queme la peluca. Tú sabes — me encojo de hombros, justo cuando la cerveza pasa delante de nosotros y me hago con la mía para darle un sorbo.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Miér Dic 23, 2020 8:28 pm

¿Nunca?— pregunto, tomándome como excusa la propia pregunta para fijarme un poco más en los detalles de su rostro. —¿No tienes esperanzas de que nada mejore para ti?— no lo hago una cosa de grupo, porque está claro que muchas cosas tienen que pasar en los próximos años como para que todas las sociedades se vean beneficiadas, cuando siempre es mucho más fácil mirar por uno mismo. Yo personalmente tampoco me veo teniendo hijos en el futuro, pero no por una cuestión de circunstancias como creo que es al punto al que va a llegar con mi pregunta, sino porque en mis planes de vida actuales no cuento con sumar una bola llorona. Dudo mucho que esa visión cambie, en primer lugar porque no me visualizo a mí misma siendo madre y prefiero ahorrarle ese sufrimiento a quién pueda salir de mi cuerpo.

Es un pensamiento un poco conformista— aprovecho para añadir en mitad de su discurso —, pero supongo que es a lo que enseñan a aspirar en lugares como este— suspiro, que no estoy por ponerme a opinar sobre lo que de verdad pienso de los squib, y me encuentro a mí misma sorprendiéndome de que no me importa tanto como hubiera creído —Tampoco creo que sea tan así, no porque no hayas conocido algo no significa que no tengas derecho a opinar sobre ello, cuando desconocemos más cosas de las que conocemos e igual, cuestionar en ocasiones ayuda a aprender— me encojo de hombros, que uno no puede mantenerse ignorante toda la vida solo porque existen cosas que no ha tenido la oportunidad de probar. Y sí, sé que estoy hablando de manera casi hipotética, pero de cuánto nos perderíamos si siguiéramos esa norma que propone.

¿Alguien confía?— añado como broma, porque está la gente que sí pagaría unas monedas por tener su mano leída, ¿pero en realidad se toman en serio lo que dicen o dura solo unos momentos de inseguridad? Creo que es más bien esto último, tiempo que aprovechan para meterse dentro de tu cabeza. No sé muy bien como responder a su conclusión de como funciona la vida, cuando mi lotería me hubiera dejado como hija del norte si no hubiera sido porque mi madre decidió venderme a una familia de ricos. Por eso mismo, termino dibujando una mueca en los labios, aprovechando que llegan con nuestras bebidas para no tener que decir nada por los segundos en los que me dedico a llenarme el estómago de la bebida. No sabe extremadamente bien, que digamos, pero lo suficiente como para hacer el intento. —¿No tienes ninguna aspiración en la vida? Vamos, aunque sean tonterías, por mucho que la sociedad te haya dicho donde estar y enseñado a no ser ambicioso más allá de lo que posees, ¿nunca quisiste hacer nada por cambiarlo?— tiro del hilo, hay gente que se une a guerras para ello, otras personas que prefieren moverse en silencio, está claro que él es una de estas últimas.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 27, 2020 1:47 am

Prefiero enfocarme en el día a día — no se lo digo, pero hace tiempo creo que tener esperanzas en el futuro es ser un poco iluso. Que me llamen pesimista, solo soy realista cuando se trata de lo que personas como yo pueden conseguir en un mundo como este. ¿Para qué voy a tener hijos si sería muy difícil el darles algo mejor de lo que yo he tenido? Está claro que, si me reproduzco, será de puro accidente y no por decisión propia. Porque claro, como ella dice, aquí sonamos conformistas porque no hay mucho más a lo que aspirar. Me encojo de hombros, riéndome un poco — Está claro que estaba siendo sarcástico — le comento con gracia y sin intenciones de sonar descortés — El mundo entero se ha encargado de señalar mi ignorancia, cuando creo que puedo ser más listo que muchos magos. Mi limitación es la que me colocan otros, no yo mismo — he dado lo que puedo, pero el sistema siempre sabe dónde colocar las trabas.

Sacudo la cabeza como respuesta a su duda sobre la confianza en las videntes y me dedico a beber de la cerveza; no es muy rica, pero al menos me sirve para calmar la sed. Solo vuelvo a dejar el vaso sobre la mesa cuando su duda me hace rascarme la barbilla, dejándome en verdad pensativo. ¿Ambiciones? He tenido demasiadas, pero como he dicho antes, muchas fueron emociones ilusas de alguien demasiado joven como para aceptar que el mundo le abriría los brazos, hasta que ya no pudo ignorarlo por más tiempo — Siempre quise un empleo respetable y una casa decente. No tener que beber sopa todos los días o morirme de frío al no tener agua caliente las veinticuatro horas del día — para otros puede ser algo de lo más natural, pero para mí son lujos — Si me lo preguntas, el saber que puedo elegir sobre mi vida sin que nadie más me condicione suena a la mayor de las ambiciones, pero muchas cosas deberían cambiar para que eso suceda — para empezar, el gobierno debería cambiar. No creo en nombres o mártires, me conformo con que gobierne alguien que no me joda la vida.

Por la manera en la cual prenso los labios, parece que he hablado demasiado. Me relamo, siento el sabor de la cerveza y doy un traguito un poco más lento — Quizá soy un conformista o un cobarde, no lo sé, pero este es el ambiente en el cual he crecido y mis ambiciones no son algo que otros acepten. ¿Tú no vives bajo los límites que otros nos imponen? De una manera u otra, siempre estamos cumpliendo con una etiqueta sin siquiera darnos cuenta. ¿O tú qué crees? — es obvio que su respuesta me interesa, porque mis ojos vuelven a buscar los suyos con atención.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Dom Dic 27, 2020 7:25 pm

No puedo hacer otra cosa que darle la razón con eso, mediante un asentimiento vago de cabeza, en lo que me llevo el vaso grueso de cerveza a los labios. Es conocido que es el gobierno quién pone límites a la población, generalmente para mantenerla controlada, como auror sé que muchas de nuestras acciones van dirigidas a esto mismo, así que el hecho de estar conversando sobre ello como una más del norte me resulta de lo más extraño que he hecho en mi vida. —Quién sabe, todo podría cambiar de un momento para otro— me excuso con la ambigüedad de lo mismo para no tener que divagar mucho al respecto, evitándome el ser la voz pesimista de la conversación, que esta posición ya decidió tomarla él. —, tus sueños podrían convertirse en realidad— que, si tengo que ser sincera, una casa caliente y empleo decente, no me resulta tan ambicioso como otros delirios que he escuchado a lo largo de mi vida como para ser quien le diga que lo que pide es una cosa imposible de cumplir. Quizá él mismo se sorprenda en el futuro.

Todos vivimos entre límites— reconozco, sin darle mucha vuelta —El punto está en encontrar tu propia comodidad dentro de esas limitaciones, encontrar un lugar en el que nadie te estorbe ni puedan hacerlo— me encojo de hombros, tal y como si estuviera diciendo una tontería que, en el fondo, tiene todo el sentido del mundo. —Siempre vamos a toparnos con algún límite, si no es impuesto por alguien más, por nosotros mismos, supongo que es nuestra tarea acomodarnos a ello y... qué sé yo, tratar de vivir— es a la conclusión a la que he podido llegar en mi poco tiempo de persona independiente, la cual no es tan fácil de conseguir como muchos quieren hacernos creer. Tras un último trago de la cerveza que deja el vaso vacío, me levanto, dejando unas monedas que saco de mi bolsillo sobre la mesa —Invito yo. Ya nos veremos, Arthur— indico mi despedida con un gesto de mi mano, señalando con la misma la sugerencia de que no se vaya tan lejos de los alrededores del cinco, quién sabe qué podrá encontrarse en los límites de este. Me oculto debajo de mi abrigo como una sombra al moverme entre los hombres que siguen llenando sus barrigas, forzando la puerta de manera que, cuando vuelve a cerrarse, ya me he desaparecido de la calle y no hay rastro para seguirme.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

Exile ○ Arthur Empty Re: Exile ○ Arthur

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.