Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Hassel, Helle Ekaterina  IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Hassel, Helle Ekaterina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hassel, Helle Ekaterina  Empty Hassel, Helle Ekaterina

Mensaje por Helle E. Hassel el Lun Nov 16, 2020 8:29 pm


Helle E. Hassel

Nombre Completo
Helle Ekaterina Hassel
Fecha de Nacimiento
14 de enero de 2438
Distrito
Distrito 4
Rango
Comandante Escuadrón de Licántropos
Raza
Licántropo – Sangre Muggle
Face Claim
Tuppence Middleton

Historia


En un frío invierno de 2438, el matrimonio Hassel abandonó la comodidad y calidez del distrito 4 para dirigirse a al distrito 8,  siguiendo la visión que ella había tenido pocos días antes. Se reunieron allí con una joven muggle de pocos recursos que tras una mala decisión había terminado con un pequeño bebe entre los brazos. Ella no tenía tiempo, no tenía dinero, y sus pocos ahorros los dedicaba a vivir en condiciones pocos deseables y trabajar en una de las fábricas de textil que se encontraba en aquel distrito. Todas estas condiciones y unas bonitas palabras dichas por ellos, bastaron para que les entregase el bebé. Ellos no podían tener hijos y la pequeña bebé terminaría siendo una bruja, sin duda era un acuerdo rentable para todas las partes.

Con el bebé en su poder y usando los contactos que la familia poseía, lograron falsificar los documentos para que esta constase como hija biológica suya, algo que hasta muchos años después no agradecerían haber hecho. Los Hassel era una familia de largo linaje de magos que habían residido toda su vida en el D1 trabajando en una joyería. Ella por otra parte era una bruja que trabajaba en un hospital. Se conocieron y poco a poco descubrieron que tenían muchas cosas en común, entre ellas su capacidad para realizar magia. Ahora que tenían un bebé al que cuidar establecieron su vivienda en una amplia casa con jardín del D4. Con su mayor sueño realizado solo les quedaba disfrutar de este.

Helle creció bajo este ambiente agradable ajena a todos los problemas que se desarrollaban en el país. Sus padres desde pequeña le enseñaron el peligro de la magia y tuvo la suerte de que su primera muestra de magia sucedió mientras se encontraba en casa. Aquel día había salido a jugar bajo la lluvia y al volver, dándose cuenta de que estaba empapada y escuchando la reprimenda de su madre, deseó con todas sus fuerzas estar seca y de pronto así fue. Desde ese día recibió clases clandestinas de magia por parte de su padre y familiares de este, el objetivo, impedir que ocurriesen accidentes en el colegio.

En 2452, Jamie Niniadis derrocó a los Black, logrando así que los brujos no tuviesen que volver a esconderse, algo que sin duda los Hassel celebraron como ninguno. Con esta nueva visión y el saber que ahora hacer magia estaba viendo visto, Helle empezó a asistir al colegio Royal. El nivel de su familia y el distrito en el que residía fueron suficientes para ello. Esos años de instituto descubrió una pasión en el quidditch y comenzó a practicarlo con cierta asiduidad.

En el colegio destacó por su facilidad para hacer amigos, si era necesario se hacía amiga hasta de una piedra. Siempre con una sonrisa por delante. No tenía problemas con ningún tipo de ser, ni mago, ni muggle, ni criatura, aunque las normas y cosas que escuchaban la hacían dudar de su buena voluntad. A veces se metía en problemas pues no toleraba malas palabras hacia ella o sus amigos, podríamos decir que tenía un carácter algo explosivo. Quería dedicarse al Quidditch profesional, pero por indicación de sus padres terminó entrando en la rama de Ciencias. Hasta ese momento su vida fue normal y feliz. Su familia apartada de conflictos no había tenido que sufrir en sus propias carnes la crudeza de la guerra y los cambios de gobierno, al menos que Helle supiese. Y dado que el nivel económico y su línea de sangre, aparentemente, era pura, tampoco tuvo problemas en ese sentido.

Pero todo se torció y quebró aquel año cuando contaba con 17 años. El sol se estaba poniendo y ella volvía de entrenar tras las clases. Caminaba por la playa cuando vio a alguien acorralar a una chica algo menor que ella. Helle disminuyó el paso incapaz de abandonar a la contraria por si tenía problemas. Problemas que por supuesto llegaron. Pero al momento que vio como levantaban una varita contra ella, Helle ya se había interpuesto entre ambos y derribado al contrario de un puñetazo. Hizo que la otra chica saliese corriendo y cuando fue a darse la vuelta igual para correr recibió un hechizo en la espalda que la hizo caer al suelo. Maldiciendo y con la varita en la mano se puso en pie casi de un salto. Pero para su sorpresa, lo que encontró frente a ella no fue a la misma persona que había golpeado, sino a un enorme licántropo. En esos minutos la luna llena había terminado por salir e iluminar el mar.  Helle, asustada, trató de escapar reculando, intentar girarse para huir, atacar con su varita, todo lo que podía hacer lo intentó, pero nada sirvió, y terminó recibiendo un zarpazo que la tiró al suelo, después sintió unos dientes en el hombro y todo se volvió negro.

Por suerte o desgracia para ella, fueron sus padres la que la encontraron tiempo después desangrándose en la playa. Entre su madre y una compañera de confianza del trabajo lograron curar las heridas de la chica. Los Hassel no podían y no querían ver como expulsaban a su hija como si fuese un monstruo, no querían ver la vida de su única hija arruinada. Habilitaron el sótano para que Helle pudiese esconderse allí. El primer mes lo pasó recuperándose de las heridas. Y cuando llegó la luna llena comenzó el infierno. Durante la luna llena ataban a Helle con cadenas, insonorizaban la sala y trataban de que fuese lo menos traumático para todos. Por suerte vivían en una casa apartada. En el colegio pusieron la escusa de que estaba enferma.

Esto funcionó los primeros meses, pero pronto las dudas cada vez eran mayores, las llamadas a casa de los profesores y del propio ministerio también. Helle no había vuelto a salir de ese sótano desde la primera luna llena y aquello empezaba  a atraer los problemas. Tras una visita inesperada de unos aurores y escuchar llorar a su madre ante la impotencia de no saber qué hacer, Helle tomó la decisión de marcharse. Una noche, tomó algunas de sus cosas y escapó de casa sin avisar a nadie. Le dolía separarse de sus padres, pero no quería darles más problemas y no soportaba estar más tiempo encerrada en aquel sótano.

Huyó al norte, donde tenía entendido escapaban todos los seres que como ella eran marginados por algo que no buscaron. Los primeros meses fueron los peores. No sabía moverse por el mundo exterior, su vida “perfecta”  y sus meses “escondida” no ayudaron tampoco. Y allí no tenía dinero y la pureza de sangre importaba bastante poco. Al poco de llegar al norte se cruzó con un cazador. Tan mala pinta debía tener que este no solo la dejó tranquila, sino que además la ayudó con su nueva condición.

Después de aquello la cosa mejoró un poco. El tiempo que pasó en el norte lo dedicó a múltiples cosas y aprendió otras tantas más. Al principio comenzó a tratar de buscar algo de dinero en trabajos poco legales, pero todo le valía para tener algo con lo que sobrevivir. Cuando llevaba algo de tiempo allí, se encontró con otra licántropo cuyos caminos han seguido cruzándose desde ese momento. Esta la ayudó en aquel momento, le dio algunos consejos y trató de enderezar su camino para que se dedicase a cosas más legales. Pero sus caminos se volvían a separar y juntar cada poco tiempo. Una cita surgió cada mes entre ambas. Helle cuando peor lo pasaba era en las noches de luna llena y la otra mujer pareció nortarlo. Desde ese instante terminaron por pasar las lunas llenas juntas. Como una manada. Helle veía a la contraria como una superior, alguien a quien ser fiel y seguir, como si de verdad fuesen una manada de lobos.

En resumen, hizo amigos y enemigos en el norte. Tuvo años mejores y peores. Conforme los años pasaban trataba de que su vida fuese lo mejor posible, dentro de las condiciones en las que se encontraban. Por supuesto no fue fácil y en aquellos años pasaron demasiadas cosas, buenas y malas como para contarlas todas. ¿Lo importante? Lo importante es que sobrevivió a sus años en el norte y no solo eso, estos la fortalecieron y la ayudaron a superar todos los problemas. Incluso recuperó su sonrisa.

En 2468, cuando tenía 30 años, su suerte volvió a cambiar. Magnar tomó el control del país y cambió distintas leyes más o menos importantes, pero solo una de ellas llamó la atención de Helle. Las criaturas iban a ser aceptadas en la sociedad, al menos en la teoría. Temerosa de volver, de ver a sus padres después de tanto tiempo, se planteó la posibilidad de permanecer en el norte, en la pequeña vida que se había creado. Pero finalmente, influenciada por aquella licantropa, terminó por volver al D4 y reencontrarse con sus padres. Por supuesto eso trajo algunas condiciones, la más importante, se unió al escuadrón de licántropos que se creó en el ministerio. Y solo por ver la felicidad de sus padres ante su vuelta mereció la pena.

La vuelta a la “civilización”, al dinero y el estatus resulta complicado para quien ha vivido en las sombras tantos años. Vuelca entonces su esfuerzos en su trabajo en el escuadrón y practicando con la escoba. Realmente sigue sin desear mal a ningún tipo de criatura, para ella todos pueden tener algo especial o ser las peores personas del mundo, no depende de tu sangre o raza, sino de cómo eres. Su tiempo en el norte y enterarse de su verdadero origen no hace sino reforzar esto, pero en el trabajo debe cumplir órdenes. Además no quiere decepcionar a Rebecca Hasselbach.  

Cuando ascienden a Rebbeca a Ministra de defensa es esta misma la que recomienda a Helle como sucesora en su antiguo puesto como comandante del escuadrón. Helle sopesa la posibilidad de rechazar la oferta, después de todo no se ve teniendo que tomar decisiones de ese tipo, ni meterse tanto en un gobierno con el que realmente no se identifica. Pero finalmente, es una superviviente y termina aceptando la oferta pues, además, no quiere decepcionar nuevamente a sus padres ni a la mujer que había confiado en ella como para recomendarla. Y así es como finalmente Helle, en el 2470, gracias a la recomendación y méritos propios, se convierte en comandante del escuadrón de licántropos.

Desde que volvió del norte reside con sus padres en el D4. Se plantea buscar una casa para ella sola, pero por ahora quiere disfrutar un poco más de sus padres, aunque ahora sepa que no son sus padres biológicos no le importa, siempre serán sus padres. La noche que atacaron la isla ministerial Helle se encontraba de permiso en el D4 por lo que no se enteró de nada hasta que hubo terminado todo. Una parte de ella se alegra de no haber tenido que combatir.  Posterior a esto, la muerte de Rebbeca ha sido un duro golpe para ella, se planteó dejar su puesto en el ministerio pero por ahora no lo ve un movimiento inteligente, sobre todo por sus propios padres y que tampoco tendría a donde ir. Probablemente si se entera finalmente que esta sigue viva lo sienta como una traición después de tantos años.



Atributos

Vitalidad
50 pts
Fuerza
7 pts
Destreza
7 pts
Defensa
7 pts
Agilidad
9 pts
Otros Datos

- Le encanta volar en escoba desde que era pequeña, de hecho le hubiese encantado ser jugadora profesional.

- Su varita es bastante llamativa pues es de madera de abedul, lo que le da un color claro, prácticamente blanco. Suele bromear con que tiene el pelo a juego.

- A pesar de ser una licántropo, su patronus es un leopardo de las nieves.

- Aunque su dieta variase desde que la mordieron, hay algo que no ha cambiado y es su adoración por el chocolate.

- Desde que se enteró de su verdadero origen ha estado investigando siguiendo la pista a su familia biológica en un intento de descubrir si tiene algún familiar vivo, únicamente por curiosidad, no tiene intención de gritar a los cuatro vientos que su sangre no es tan pura como se supone.

- Al haber crecido cerca de la playa sabe nadar bastante bien y cuando era pequeña practicaba de vez en cuando surf.

- Se considera neutral a pesar de trabajar en el ministerio, aunque sus ideales se acercan más a la bilateralidad, pues para ella no existe una sangre o una raza mejor que otra.

- Es una persona muy leal y sincera, especialmente para aquellos que cree sus superiores o parte de su manada. Adquirió esto cuando fue mordida y conoció a la primera licantropo que la ayudó


Helle E. Hassel
Helle E. HasselEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Hassel, Helle Ekaterina  Empty Re: Hassel, Helle Ekaterina

Mensaje por The Mighty Fall el Lun Nov 16, 2020 8:42 pm

✓ Aceptado
Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por petición de rol.

Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
The Mighty Fall
The Mighty FallAmbientación

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.