Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Is it any wonder things get broke? · Maeve IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Is it any wonder things get broke? · Maeve

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por David Meyer el Miér Nov 04, 2020 12:09 pm

29 de diciembre

Diciembre es un mes de mierda, no puedo sentirme de otra manera cuando los primeros días son un recordatorio del aniversario del asesinato de mi mejor amigo y si a mediados del mes se cubren todos los noticieros con titulares que hablan del ataque a la isla ministerial por parte de los rebeldes, que entre sus muertos deja a Meerah Powell, con quien hablé una vez de estar parados en medio del fuego cruzado y no llegué a prever que sería así, en el sentido más literal de esta expresión en un escenario como la isla de los ministros donde vivía su familia, una que conozco miembro por miembro, incluso miembros que ellos ignoran. Arrojo otra vez la rama que me trae Moriarty entre sus dientes para que vaya a buscarlo al agua, al lanzarse a pique rompe con sus patas la marea quieta y helada que roza la orilla, se sacude los pelos aun antes de salir y lo veo disfrutar de un juego que a mí también me distrae de tantos pensamientos que no me gustaría tener, con cada lanzada uso toda mi fuerza para descargar rabias que a este punto no tiene caso que le ponga nombres. Cada vez que la rama parece a punto de irse, de perderse, es mi propio desgano hacia todo que va hundiendo y me deja solo en la orilla.

No tan solo. —¿Cómo te sientes?— pregunto, mi mano encuentra el hombro de Maeve para sostenerla, después de todas las banalidades que se puedan decir en alusión a las fiestas de fin de año y a sabernos vecinos en el mismo distrito, no puedo seguir postergando el hablar con ella de lo que tenemos en común, más que una persona que ya no está, que una familia que ambos conocemos, una guerra en la que ella también ha quedado en medio y luego de escuchar o al menos tener la predisposición de escuchar el lado de los rebeldes, lo mismo para quienes trabajan en el ministerio, Maeve es de esas personas que no crees que puedan ser definidas en un bando y tienen que hacerlo inevitablemente, tal parece que es lo que nos toca a todos, si no lo haces, si te mantienes al margen, te vuelves un marginal. Y desde allí, sigues viendo como la lista de fallecidos suman nombres, en un cementerio imaginario con nuevos epitafios, pero no es como si fuera a ser distinto si nos involucramos. No creo haberme cansado de querer que las cosas cambien, de lo que me he cansado es de ver que en vez de cambiar, solo perecen. Vida y muerte no es el único cambio que quiero ver, me gustaría que hubiera algo en medio y quizás solo tenga que afinar la vista, buscar nuevos rostros, hallar personas con una mirada distinta, que no se definan entre los extremos que nos estamos moviendo en esta guerra, y al menos en Maeve, por su carácter, tengo esperanzas. Algo que nunca diría en voz alta, sería llamar a la desilusión otra vez, una decepción más a la colección. —¿Nos sentamos?— señalo a la arena, a falta de algo más cómodo, no hay nadie en la playa a estas horas de la mañana, debe ser el frío.
David Meyer
David MeyerAbogado

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Miér Nov 04, 2020 7:42 pm

Creo que lo único bueno que ha traído lo ocurrido en la isla ministerial, aunque ni siquiera debería catalogarse como algo bueno, es que la gente en su mayoría me ha dejado en paz. Mi padre el primero en no aporrear la puerta de mi habitación como de costumbre cuando llego tarde al colegio, este mismo en reducir las entregas de último minuto antes de las vacaciones de Navidad, e incluso mi teléfono ha dejado de sonar con tanta frecuencia estas últimas semanas. Al parecer es un sentimiento que se ha trasladado a todo el distrito, a todo el país, en realidad, solo aquellos lo suficientemente ajenos a esta nueva situación parecen estar disfrutando de la época navideña. Por mi parte no he podido hacer otra cosa que enterrarme en una manta, con calcetines gruesos colocados y sin muchos ánimos de salir a enfrentar el mundo. Ni siquiera es porque esté deprimida, llegué a la conclusión hace muchos días que no es eso lo que me mantiene segura entre las paredes de mi casa, tampoco la seguridad que esta pueda brindarme, si sé de sobra que uno no va a estar protegido ni en su propio hogar, como ocurrió con Meerah Powell, también Hero si tenemos en cuenta que murió en el mismo lugar donde pasó la mayor parte de su vida.

No, la razón por la que me cuesta estos días levantarme a hacer algo es precisamente porque he perdido la motivación para ello. Claro, ahora viene la pregunta de: pero Maeve, ¿alguna vez tuviste motivaciones siquiera? Pues sí, aunque pareciera que no las tuviera, porque es cierto, pese a pertenecer al escuadrón siempre me mantuve al margen de cualquier conflicto político, seguía teniendo mis causas internas, esas que me incitaban a vivir el momento. Estos días en los que la nieve se acumula en cualquier parte, se sienten vacíos en contraste, como si todo en el mundo hubiera perdido el sentido, y yo con él también. El que me encuentre dando un paseo por una de las playas del cuatro es casi un milagro después de tanto tiempo teniendo las reuniones sociales en casa. —No sabría decir— respondo así a la pregunta que me han hecho más veces de las que pueda contar con los dedos de las manos, tras un suspiro que resume a la perfección que también estoy un poco cansada de yo misma no encontrar una mejor respuesta a esa incógnita. A la siguiente sí puedo contestar con más certeza al solo tratarse de un asentimiento de cabeza, el mismo me lleva a mirar la arena que marca nuestro nuevo asiento en lo que me llevo las manos al interior de mi chaqueta.

El viento es agradable, a pesar de ser frío, también la imagen del perro disfrutando de recoger el palo que su dueño le arroja, aunque con menos pasión de la que él recibe el lanzamiento. —Tengo muchas dudas, Dave— empiezo, aunque mi vista no se aparta de las olas en ningún momento —Antes también las tenía, no voy a engañarme a mí misma diciendo que entonces sí sabía claramente la clase de persona que quería ser, porque no es así— me muerdo el interior de la mejilla, dejando entrar el aire salado por mi nariz —, pero no puedo evitar pensar, y ver, sobre todo ver... que todo el mundo a mi alrededor está seguro de quién es, de lo que quiere y por quién luchar— incluso Meerah, Meerah que es más joven que yo, era, tenía las cosas más claras que yo, pero una punzada en el estómago me hace pensar que tampoco eso la llevó a ninguna parte. —¿Pero cómo...? ¿Cómo alguien puede estar tan seguro de algo, cuando el terreno que pisamos demuestra ser más inestable cada día?— ¿cómo te aferras a algo que puede no estar al día siguiente? ¿Y cómo pones tu voluntad ciegamente a ello, dejando atrás todo lo que conoces, sin saber que lo que te está esperando al otro lado es seguro?
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por David Meyer el Jue Nov 05, 2020 12:15 am

Quien diga no tener dudas debe ser demasiado arrogante o un necio— es mi manera de decirle que es válido que las tenga, que me las comparta si así quiere, que sería la última persona es juzgar a alguien que debe debatirse entre varias alternativas, cuando yo mismo he tomado todos los caminos posibles antes de poder definir un norte que… no va en línea recta como muchos creen, ir hacia el norte parece más un camino de curvas. Este último año el abatimiento de la vida misma me ha caído encima, como para que las ojeras más marcadas me den el semblante de un viejo que se dispone a escuchar las dudas de una chica que recién empieza a planteárselas. Trato de no verlo como algo que ya pasé con otras personas, más jóvenes o más grandes que ella, Meerah misma, porque espero que esta vez mis palabras sean de ayuda y si no lo serán, reservármelas. Es la norma que me he puesto para mi paz mental estos meses, la que inevitablemente vuelve a verse alterada al punto del humor histérico cuando pienso que los rebeldes que apoyé fueron a asesinar a la isla ministerial, donde vive una familia para la trabajé incluso cuidado a su hija menor y había aurores apostados entre ellos Alecto, cuya promesa de deber los obliga a poner su vida por delante de quienes defienden. ¿Si es válido que yo también me permita sentirme un poco desquiciado? Sí, creo es muy válido. Tengo que hacer a un lado estos pensamientos para no traspasar a Maeve, lo que a mí pueda provocarme el punto de desquicie que yo mismo me busqué, por relacionarme con las personas que me relacioné, por querer escuchar y entender a todo el que quiso darme su opinión, por haber experimentado el ver morir a demasiadas personas convencidas de lo que hacían.

Quién eres y cuál es tu causa, esas son tus dudas— me siento increíblemente anciano al hacer este trabajo de resumir de manera tan escueta todos los interrogantes que están atormentándola, —quién eres no es algo que puedas definir en un tiempo y un lugar preciso, cuando cambiamos todo el tiempo. Entre el momento en que naces y el que mueres, eres muchas personas, solo trata de ser siempre mejor que ayer. Por algo no nos mantenemos en nuestros cuerpos de bebés toda la vida, ¿no? Por algo el cuerpo también cambia, la mente lo hace… y tu espíritu también lo hará, cambiamos, nos adaptamos a la vida y lo que la vida pide de nosotros…— recojo la varilla que Moriarty volvió a colocar a mis pies y espera, su cuerpo inclinado hacia adelante y su cola en alto, a que se lo arroje. —Quién eres es una respuesta con la que irás fluyendo a lo largo de tu vida, querer definir quién eres más allá de levantarte cada día y decir «soy Maeve» como la única certeza real, te anclará a un momento. Y Maeve, solo los muertos deben ser quienes estén anclados a un momento. El resto debemos seguir fluyendo— tiro la rama todo lo lejos que puedo desde donde estoy sentado y veo al perro dar un salto que casi lo hace tropezar, para acabar con la nariz hundida en el agua, se recupera rápido para ir detrás de su objetivo.

Y sobre las causas por las cuales peleamos… hay algo que se llama fanatismo. Dices que todos parecen tener claro quiénes son y por qué pelean, pero es lo mismo que te dije sobre las dudas. Si lo tienen tan claro es arrogancia en demasía o necedad, una persona que está absolutamente convencida de algo se vuelve un fanático y lo malo de un fanático es que está tan convencido de lo que cree, que no admite escuchar a otros, mucho menos comprenderlos. Ten cuidado con eso, siempre ten cuidado con eso— se lo puedo decir luego de ver como sus ideales llevaron a Kenny, Paul o Ferdia a muertes de las que puedo decir, la única que se dio en una forma que le permitió seguir gritándolos fue la de Ferdia, al lado Raven muriendo como castigo mayor al de todos los crímenes menores que pudo cometer. Y a partir de ellos, a tantas otras personas de finales muy o poco gloriosos, la última Meerah, a la que no considero una fanática, solo alguien que por las circunstancias tuvo que definir una posición y puesto que a mí no me gustó cuando Mimi me llamó traidor, desde entonces me abstengo de decir si un lugar nos coloca en tal o cual categoría, solo nos movemos entre lugares. —Pero porque todo es inestable, necesitamos por nosotros mismos ir colocando baldosas bajo nuestros pies que nos den firmeza, definir nosotros en qué creemos y que surja de nosotros, no de otros. Nunca de otros. Es algo necesario, Mae, que vayas construyendo tus propias certezas y las vayas colocando bajo tus pies. Qué o quiénes te han dado buenas razones para creer, ir caminando sobre estas, pero tener en cuenta en todo momento, que estas también cambiarán. Definir una dirección ayuda a saber hacia dónde ir, pero los caminos también cambian mientras los vamos transitando.
David Meyer
David MeyerAbogado

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Vie Nov 06, 2020 1:01 pm

Trato de entender lo que dice, mi mirada puesta sobre el mar revuelto que no cesa en su vaivén de traer las olas hacia nosotros, las vuelve a recoger para hundirlas de nuevo en la profundidad del océano y cuando empuja con fuerza otra ráfaga de agua, nunca será igual a la anterior. Se siente similar a lo que me cuenta Dave, cómo cada día que despertamos somos un poco diferentes al ayer, y supongo que encuentro cierto reconforte al pensar que, como el mar, también nos vestimos de un carácter distinto, potenciamos lo que pudimos ser el día anterior y eso me gusta, me gusta cómo lo ha puesto en palabras, así que puedo ir asintiendo con la cabeza para dar a entender que le estoy escuchando. —¿Sabes? Escuché una vez que cuando llegamos a vivir una vida plena, terminamos como fuimos una vez siendo bebés, por eso de que la vida es un ciclo, ¿no? Si todo va bien... y vivimos mucho, tanto como para convertirnos en ancianos, llega un momento en el que nos hacemos dependientes, para absolutamente todo, o casi todo, necesitamos que nos cuiden, que velen por nosotros, tal y como... cuando éramos bebés— le cuento, por alguna razón recuerdo esto porque me causó impresión darme cuenta de que tenía mucha parte de verdad —Claro que... eso no se da cuando tu vida queda a medias, no es un círculo que se complete, ni siquiera es un círculo— concluyo, compungida al pensar en personas como Meerah o Hero, que nunca verán sus vidas completarse.

Sí creo que el resto debamos seguir fluyendo, estancarse no es una opción cuando el mundo sigue girando, pese a los que ya no estén, no evita que los demás tengamos que poner un pie delante del otro y continuar con el camino que esas personas dejaron atrás. Es cruel pensarlo así, me duele hacerlo, uno no es capaz de concebir como un rostro al que veías prácticamente todos los días, a partir de un momento deja de existir. Nunca he tenido experiencias cercanas a la muerte, incluso mis padres adoptivos, que se los llevaron por traidores, sigo sin poder darles un cierre cercano a ella, porque desconozco qué fue de ellos. Y no estoy segura de saber qué destino escoger, si es mejor mantenerse en la ignorancia o afrontar la realidad tal y como viene. Me cuesta entender que habrá de todo, cosas que sabremos y cosas que no, vivencias a las que seremos más afines y las que experimentaremos de lejos, como si fuéramos los espectadores de una película, mientras que en otras formaremos parte de esa historia.

Comprendo— digo en apenas un murmullo silencioso. El problema es que no creí que los rebeldes fueran unos fanáticos, no pensé que Meerah fuera una como para vincular su vida a las de ellos, sigo sin entender cómo funcionaba su cabeza como para poder vivir esa doble vida, y supongo que el resultado es que no pudo. —¿Qué opinas tú de esto, David?— busco una respuesta honesta cuando giro mi barbilla hacia él, en la intimidad que nos da el estar completamente solos a estas horas de la mañana, con la compañía exclusiva de su perro que dudo vaya a delatarnos al gobierno de escuchar nuestras confesiones. —Si me dices que uno solo puede confiar en sí mismo para seguir el camino que uno cree correcto, ¿nos moveremos solos toda la vida?— esa es la realidad que nadie quiere escuchar, la verdad de que ninguno somos iguales, por tanto nunca llegaremos a pensar como dos. Podemos acercarnos en mentalidad, pero por algo las opiniones son propias y causan tantos dilemas entre sociedades, entre individuos incluso. —¿Cuánto estamos dispuestos a sacrificar por lo que creemos, cuántas personas somos capaces a dejar atrás por eso mismo?
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por David Meyer el Sáb Nov 07, 2020 11:33 pm

También me gustaría pensar que la vida es un ciclo— murmuro, coloco los brazos sobre mis rodillas para entrelazar mis manos al seguir con los ojos el ir y venir del mar, —pero no conozco casos como el que describes, la mayoría de las vidas que conocí cumplieron ciclos muy breves, algunos con finales demasiado abruptos. Puede que ese era el final fijado para ellos, pero no les vi transitando todas las etapas que puedan llevarme a decir que volvieron al origen del que partieron…— no vivimos en un mundo que respete los tiempos de la vida, la vieja ley de que los padres se irán antes que los hijos, que naceremos, creceremos y envejeceremos, que la promesa que se le hace a una persona de estar se hace difícil de cumplir cuando este es un mundo plagado de ausencias y en ocasiones, uno también solo quiere dejarse ir. Es un comentario pesimista el mío, así que trato de salvarlo de alguna manera. —Pero sería agradable, ¿no? Poder volver, vivir lo suficiente como para volver al principio y ver cuánto se cambió— murmuro.

Todo lo que digo está lejos de ser una prueba de que algo haya cambiado en mí, creo que son pensamientos que puedo pasar en limpio luego del tiempo que ha pasado, la vida misma que también ha pasado. Tengo esto de querer hablarle a los otros, palabras nunca me van a faltar para platicar sobre tal o cual cosa, de ahora en más, siempre que surja el momento para que así sea. En todo el año que compartimos con Maeve el trabajo de cuidar a la hermana de Meerah, rara vez intercambiamos más que unos pocos comentarios, nunca hubiera creído que saliera de su boca la pregunta sin rodeos de cuál es mi opinión sobre esto. Mi boca se dobla en una sonrisa por la carcajada que no llego a sacar fuera de mi garganta, ¿mi opinión? —Opino que no es la manera, opino que no me gusta lo que están haciendo de un lado y del otro— digo, porque no apoyé a los rebeldes en su momento para que uno de sus movimientos estratégicos fuera quemar la isla ministerial con todos sus ministros y familias dentro. El robo al ministerio se podría decir que es algo que salió de control cuando los aurores llegaron al departamento de misterios, pero a la isla fueron un objetivo claro, evidente y del que quedan cenizas, además del funeral de Meerah y nuevos juegos con tributos.

Parece que estoy a punto de reírme cuando contesto a su pregunta, aunque no hay humor en mí. —Mae, nadie— pongo énfasis en esa palabra, —nadie logra moverse solo en esta vida, quién está solo se estanca, no avanza. Necesitas de otra persona, de otras personas— aclaro, pese a que no soy el mejor ejemplo vivo de ello en estos momentos de mi vida. —Pero nunca es bueno moverse solo con la corriente, a donde te llevan otras personas, ahí es cuando lo que importa es saber con quiénes moverte. Entre elegir andar solo o seguir al montón, en el punto medio hay personas con las que puedes llegar a congeniar, quizás sean muy pocas, pero las hay— le aseguro, diría algo como que a veces hace falta también tener los ojos abiertos, buscarlas, buscarlas más allá de las caras que vemos siempre. Para lo que me pregunta después no hay una respuesta en números que pueda darle para complacerla, así que coloco mi mano en su hombro. —Nunca todo. Debemos saber hallar un límite de cuánto seríamos capaces de entregar, generalmente se mide en las personas que amamos. Las cosas que sacrificamos, las personas que dejamos atrás… las personas que amamos nos marcan ese límite de «hasta aquí, no más allá». Porque quieres protegerlas o no quieres hacerle daño, que no necesariamente son la misma cosa.
David Meyer
David MeyerAbogado

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Mar Nov 10, 2020 8:22 pm

No, yo tampoco— reconozco pese haber sido quién sugirió esa idea, de como la vida es un ciclo y del mismo modo en que empezamos, también terminamos, y supongo que también puede extenderse hacia los lugares de los que procedemos, aunque dudo que sea algo a lo que nos podamos aferrar. —Era solo una idea— admito, encogiéndome vagamente de hombros en un gesto que va conforme a los propios ánimos de la conversación. —, pero está claro que es un poco mierda cuando tantas personas no pueden cumplir con ese círculo, honestamente no veo el día en que las personas puedan relajarse y dedicarse exclusivamente a vivir, y no a sobrevivir. Lo de la isla fue mi primera experiencia propiamente dicha de batalla y ya estoy agotada, agotada de esto, pero tengo que seguir, es la única opción que tenemos por ahora, sobrevivir.— no creo que sea sorpresa para nadie el que esta guerra me quede demasiado grande, tanto a nivel mental como a nivel físico.

Retiro de mis pulmones el aire con calma, demorándome en ese suspiro que viene después de escuchar su confesión y mis ojos terminan vagando de nuevo sobre el mar, cerca en la arena el perro ha dejado el entretenimiento del palo para divertirse con unas algas que ha arrastrado la marea. —No es la manera no, supongo que fuimos ingenuos al creer que algunos podrían ser diferentes, empiezo a pensar que es lo que termina haciendo la guerra, nadie es igual cuando acaba, no eres igual después de una batalla— susurro, escondo mi ceño fruncido al mirar entre mis piernas, cosa que puedo hacer gracias a tener mis codos apoyados en ambas rodillas. —La guerra cambia a las personas, todavía no he llegado a entender si tan solo durante el tiempo que dure o si no regresas nunca a ser quién eras— es una duda que terminaré resolviendo yo misma, porque es sabido que no será la última batalla a la que me enfrente y, lo que más miedo me da, es que esta última ya me ha cambiado. —Sé que... dijimos que para entender quién soy voy a necesitar de un tiempo, porque cada día nos hace cambiar y nos adaptamos— eso es lo que me ha dicho, hace apenas unos minutos, pero la mueca de mis labios rechaza una parte de esa idea —, pero no... no quiero que la guerra me cambie, no mi esencia al menos, quiero seguir siendo yo cuando todo se termine— digo en un murmullo, un pedido lejano al cielo, que hará difícil que se cumpla si es verdad que hay alguien ahí arriba dispuesto a escuchar nuestros lamentos.

Solo atino a devolverle la mirada cuando me llama, esa manera que tiene de acortar mi nombre resulta suficiente para que preste atención a sus palabras, tratando de succionarlas todas como hice en mi charla con Rebecca. Serán discursos que repita en mi cabeza por las noches, cuando mi mirada esté posada sobre el techo como ha acostumbrado a estar estas últimas semanas y tenga el tiempo y no el sueño para plantearme cuantas de las cosas que me han dicho quiero aplicar. —Nunca he sido de las que siguen al montón— me atrevo a decir esbozando una sonrisa traviesa, sirve para sacarme del bajo estado de ánimo que cargo desde que inició la charla. —, más bien de las que suelen ir a contra corriente.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por David Meyer el Jue Nov 12, 2020 2:23 am

Si hay algo que me golpea en la boca del estómago, al punto de hacer una mueca que no puedo disimular, es escuchar el pesimismo y el cansancio a las circunstancias en todos aquellos que por jóvenes somos considerados como la generación del futuro, pero no es un pesimismo que haya visto que sirva como motivación para hacer las cosas distintas, cuando ese atentado a la isla fue solo la repetición a una historia pasada en la que murieron Meerah y Hero, y el mismo Ken participó con los otros chicos. A todos ellos los escuché cansados de esto, pero no se hizo algo distinto a lo ya hecho, ¿de qué manera las cosas pueden cambiar si volvemos sobre pasos viejos y los caminos vuelven a cerrarse para todos? No veo que el mundo se esté abriendo a las posibilidades que queríamos, en el que todos fuéramos tratados con los mismos derechos, veo el mundo cerrándose cada vez más, los derechos entregados se dan en el trueque de lo que uno entrega a cambio, cualquiera sea el distrito donde habitemos, y el mundo se está haciendo cada vez más pequeño. —Resistir o sobrevivir, me gusta pensar que hay algo bueno para quienes resisten y llegan al final del camino— un poco de esperanza para compensar el pesimismo oscuro, —tiene que haberlo, ¿no? Todos los caminos llevan a algún lugar — y yo miro el mío a través del mar que al subir sobre la arena no llega a tocar las puntas de nuestras zapatillas, se queda a una distancia que respeta nuestra presencias y no busca arrastrarnos, el mar tiene también esa fuerza devorada, pero elige días impensados para demostrarla.

No sé si es ingenuidad, nunca quise creer del todo en eso de que la guerra cambia a una persona. Se lo dije al mismo Kendrick, cuando tienes valores a los que te puedes sostener como pilares, cuando tienes fuertes convencimientos en lo que crees, una guerra puede llevarte a hacer muchas cosas, pero no pierdes la noción de la razón por la que peleas y te mantienes en esta, aunque esa misma te lleve a dar un paso atrás y así te permite saber qué limites no cruzarás, te impedirá convertirte en aquellos con los que estás peleando. Pero son palabras vanas, ¿qué se yo de la guerra? Maeve con una única batalla ha peleado más de lo que yo lo he hecho en todos estos años y prefiero romper mi varita a tener que alzarla alguna vez hacia alguien que llamé amigo, lo he hecho, tanto de un lado como del otro. Coloco mi mano en su espalda para reconfortarla. —Da miedo— murmuro, —cuando nos damos cuenta que estamos cambiando, da mucho miedo. Pero nada de lo que eres se destruye, no lo pienses como que al cambiar algo se rompe y de eso se arma algo nuevo. Mucho menos tu esencia. Si alguien cree que ha perdido su esencia es porque algo, alguien o algunas personas lo ha cegado, la esencia sigue ahí. Y la encuentras cada vez que te llamas a ti misma, así que cuando creas que estás perdiendo tu esencia, llámate— es el único consejo que tengo para darle, yo me encuentro cada vez que digo mi nombre y recuerdo a qué familia pertenezco.

Me distraigo mirando al perro en su propio correr contra la marea, cuando le contesto a Maeve: —Lo distinto, lo nuevo, solo lo consiguen quienes se animan a pensar y actuar distinto…—. Saco todo el aire en mi pecho al saber lo que diré a continuación, pero no quiero que esta charla con ella sea similar a todas las charlas que tuve con otras personas, en que mi comprensión hacia ellos quedara en pedirles que fueran comprensivos, para luego ser yo mismo quien al esperar comprensión recibiera una bofetada, la espalda o el silencio de su parte, y verlos actuar, atacar, siendo muchas cosas menos comprensivos. Y no hablo de la culpa que pueda venir después del crimen. Sino de algo más básico, que procuro dar forma para expresárselo a Maeve. —Pero que pensar en contracorriente tampoco te coloque en un lugar de oposición— digo, a la mierda, aquí voy otra vez… ya de viejo, espero, dejar de hacer esto. —Porque el problema es ese, también las personas que desean que seamos tratados en igualdad, se colocan en un lugar de oposición a otros. Si no eres capaz de ver, de mirar a la cara a la otra persona, de entender tú mismo que esa persona es igual a ti, si al momento de levantar tu varita hacia la otra persona no eres capaz de darte cuenta que es un maldito espejo, que esa persona es igual a ti, eres el primero que falla en desear que todos sean considerados iguales. Porque no lo estás haciendo, no lo ves igual, lo ves como tu enemigo y disparas— suspiro con desgano, —y no, no estoy hablando de personas como Magnar Aminoff, sino en general— llevo mi mano a su hombro. —Personas como tú, no pierdas tu esencia siendo enemiga de nadie. Pelea por sobrevivir si tienes que hacerlo, hasta que llegue alguien que entienda que aquel que llamas enemigo, puede ser tu amigo. Todos estamos tratando de sobrevivir, en una guerra que nosotros mantenemos.
David Meyer
David MeyerAbogado

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Sáb Nov 14, 2020 6:38 pm

Es ley de vida, un camino empieza por un inicio y termina por un final, así que es lo justo pensar que todos los recorridos acaban en algún lado, el punto clave en todo esto es ver quién es capaz de seguirlo hasta que concluye, hay personas que quedarán a medias y otras que ni siquiera verán más allá del comienzo. Es triste, pensarlo así, como una carrera donde quién se queda rezagado jamás tendrá la oportunidad de ganar y mi pensamiento se va hacia aquel cuento de la tortuga y la liebre, como también hay personas que, confiadas como son, pierden. Creo que es a lo que hace referencia Dave cuando habló del fanatismo, incluso cuando es una corriente que puede verterse hacia muchos lados, lo llevo hacia esta porque es así la metáfora con más sentido que he encontrado sobre como funciona la vida, y más que la vida, la guerra. Mi perspectiva cambiará con los años, eso está claro, pero por el momento, me aferro a esa idea en la que quedarme retrasada no es una opción para mi supervivencia y lo demuestro asintiendo con la cabeza ante sus palabras.

¿Qué pequeños somos, no? Cuando algo tan grande es capaz de cambiarnos, es ahí cuando verdaderamente te das cuenta de lo pequeños que somos en comparación, como nuestras acciones, por nobles que sean, no suelen llegar a hacer una diferencia en este mundo. El ejemplo más cercano que tengo es Meerah, incluso Hero, que uniéndose a los rebeldes luego de una vida de élite no consiguió su propósito de hacer de esto algo mejor de lo que instauró su madre, ella también murió para la causa. Desconozco si ellas perdieron su esencia, si la potenciaron o simplemente la olvidaron, en un mundo que te pide a gritos ser alguien en específico, es fácil que uno se olvide de quién es, para volverse esto que piden de él. —Supongo que tienes razón— admito, hasta ahora yo también lo pensaba como algo así, mis dudas no son más que el fruto de haber vivido una situación que atormenta los pensamientos de cualquiera, que no lo tome como que he perdido toda razón de ser, sino como quién está reafirmando algunas creencias y para ello necesita de un ruido externo.

¿Por qué te volviste abogado, David?— pregunta salida de la nada, parece que no tiene continuación con lo que estamos hablando, cuando en realidad, es una curiosidad nacida de su discurso, cómo incluso habiendo estudiado derecho, es la persona que está para decirme que el enemigo puede ser amigo también. —¿No se supone que eso es lo que hacéis los abogados? Diferenciáis entre quién es el malo, y quién es el bueno... Ponéis orden a nuestras acciones y las clasificáis según lo que está bien y lo que está mal en el mundo, ¿no es lo mismo que hacemos en la guerra? Decidimos a quién llamamos enemigo y a quién amigo, incluso cuando...— se apaga mi voz al pensarlo, termino murmurando un no importa en un murmullo, porque no sé si será la persona que quiera escuchar cómo en la misma batalla de la isla, me tomé la libertad de no atacar deliberadamente a Beverly por no catalogarla una enemiga, pese a estar en el bando contrario, luchando contra las personas que debería considerar mi gente.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por David Meyer el Miér Nov 18, 2020 12:28 am

No la tengo— niego con una sonrisa que se va asomando a mis labios y la escondo al devolver mi mirada al agua, —estoy tratando de encontrarla y ayuda que lo hagamos entre varios—, así, ojalá, algún día pueda ser compartida entre un par y podamos hacer algo con ello, quizás construir algo distinto. Si es que la vida como esta marea, no insiste en traernos y alejarnos, la única constante es este vaivén y hay quienes al alejarse, no hacen más que hundirse, ahogarse, se pierden. Me encuentro otra vez sentado en la orilla pensando en todos los que ya no están, en una triste colección de nombres ausentes, de personas que seguimos conservando en la memoria y se quedan allí, en la triste caja de cartón que acumula instantáneas y que en los días de nostalgia sacudimos para que la muerte de tantos también nos devuelva la vida al espíritu, pese a sus ausencias, no dejan de ser momentos que hilados entre sí cuentan una vida, la nuestra. Una que no tiene huecos, cuando extiendes a la luz todo el tejido de la vida, las ausencias también han dejado algo y forman parte de una historia que algún día cobrará sentido, que podremos resumir en nuestro nombre.

Pienso inmediatamente en el relato que mi tío Dorian podría contar en detalle, de la vez que nos llevó a conocer los tribunales cuando teníamos diez años y estar ahí definió nuestros lugares, como respuesta a por qué elegí ser abogado cuando alguna vez incluyó a alguien más. —No, ¡para nada! Los juicios no se trata de buenos o malos, ni de peleas entre enemigos…— niego efusivamente con mi cabeza moviéndola de un lado al otro, la sonrisa en mi rostro se va ensanchando. —No me hice abogado para decir quién es el bueno o el malo, eso no es justicia, no en la que yo creo y por la que estudié leyes. No lo hace ni el juez, quien en todo caso lo que decide es qué castigo va de acuerdo al crimen o si absuelve de este a una persona. Un abogado es alguien que defiende, de ahí que elijas a quién defiendes, en mi caso…— bajo mis ojos a las palmas de mis manos, recuerdo el viejo gesto de mi padre al doblar cada uno de mis dedos y enseñarme lo que a él le habían inculcado como primogénito. «El mayor protege al menor». —En este mundo hay muchas personas invisibles, mudas, locas, dañadas, que se encuentran vulnerables y no pueden ejercer sus derechos. Alguien tiene que ver a los invisibles y exigir que sean vistos, alguien tiene que hablar por los que no tienen voz, alguien tiene que proteger a los que no pueden por su propia cuenta, y alguien tiene que pedir que se castigue a quien dañó irremediablemente a otra persona. Por eso me hice abogado, en ningún momento fue por una cuestión de buenos y malos. En el medio de estos quedan todos aquellos que no ven, que no escuchan y que se encuentran vulnerables—  le explico, —soy abogado para estar siempre del lado que creo débil o en desventaja y exigir que se haga justicia, justicia se trata de dar a cada persona lo que le corresponde, sino unos pocos se sirven de lo que alcanza para más personas.
David Meyer
David MeyerAbogado

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Miér Nov 18, 2020 2:42 pm

Pienso inconscientemente en mi padre cuando nombra el papel del juez en un juicio, lo poco que me he interesado por su trabajo desde que vivo con él, quizá porque ni Jasper mismo se decide por hablar de sus labores como juez una vez llega a casa, para descansar la mente del Wizengamot, se supone. Así que en parte entiendo por qué es un tema que hemos pasado desapercibido en la casa de los Davies, incluso cuando es imposible ignorar los castigos que imponen diariamente a la población. Me pregunto cuán partícipe es mi padre en esto último, estoy segura de que no tanto como el papá de Meerah, quién puedo jurar ahora mismo se encuentra pensando en mil maneras de ejercer justicia en nombre de su hija, ignorante de que ella misma luchó por una razón distinta. —Suena complicado— por decir algo en lugar de quedarme en silencio. Personalmente siento que conlleva mucha responsabilidad, no sé cómo Jasper lo hace para decidir qué se merece cada uno en base a lo que han hecho, especialmente en aquellos casos en los que no se tienen datos certeros.

Por eso me gusta el enfoque que le da David al hablar sobre los que no pueden defenderse, es una idea con la que es fácil simpatizar, a pesar de que no tantos en el mundo real lo ponen en práctica. Y es triste, nunca me gustaron las personas que abusan de otros y siento que, en la actualidad, vivimos en una sociedad que se alza sobre estos. —Sí, bueno, es una lástima que la justicia sea un concepto creado por el hombre, así es fácil que cada uno tenga una definición para esta, ¿quién dice que mi visión de justicia es peor o mejor que la de... qué sé yo, el vecino de enfrente de mi casa?— propongo en duda y mirándole, por no poner en voz alta nombres de personas más concretas —Si algo me han enseñado las clases de historia de la magia, es que nunca vamos a ponernos de acuerdo en algo como esto— bufo, algo desanimada, no es que fuera una conversación optimista de primeras así que no creo que me culpe por continuar con este aire desesperanzado. —Siempre va a haber alguien que salga perjudicado— explico de otra manera, suspirando al rodear mis rodillas con mis brazos para dejar caer mi barbilla sobre estos.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Is it any wonder things get broke? · Maeve Empty Re: Is it any wonder things get broke? · Maeve

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.