The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Paths of power ✘ Priv.
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 2:19 pm por Rebecca Hasselbach

» It's about time ▸ Georgia
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 7:59 am por David Meyer

» Fare thee well · Desiree
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 6:43 am por Derek N. Shepherd

» Never short of pride ▸ Ingrid
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 6:20 am por Ingrid C. Helmuth

» From The Lost Days - Zombies [Afiliación Normal]
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 4:45 am por Invitado

» Petición de Rol
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 1:19 am por Denisse Adragón

» Little things | Bev
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 1:14 am por Cale J. Ballard

» Shots, fun and symphony | Lexa
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 12:29 am por Raven Y. Maksimov

» Enter one ▸ Rebecca
What do kids do these days ▸ Brian EmptyHoy a las 12:27 am por Phoebe M. Powell


What do kids do these days ▸ Brian

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Mohini R. Khan el Lun Ago 03, 2020 8:49 pm

Con Lara fuera en su boda, me quedan pocas personas con quien quejarme de no poder siquiera asistir a un evento tan importante en la vida de mi única hija, así que he tenido que pasar a la siguiente estrategia de hacer como que ya lo he superado. ¿Superado? ¡No lo voy a superar en la vida! Y la muy caradura me avisa cuando yo ya estaba pensando en el traje que iba a hacerme a mano propia con las telas que todavía sobran del negocio de alfombras que solían llevar mis padres. Son varias las veces en que he pensado este último año que debería hacer algo con eso, la costura no es mi fuerte, no como lo son las matemáticas y física al menos, pero puedo decir orgullosa que me sé defender con aguja e hilo. Quizá no tanto como mi nieta mayor, que por cierto, ¡otra cosa de la que me tuve que enterar por terceros! En fin, no me gusta esta manía que que está cogiendo mi hija de la familia a la que pretende unirse, con sus secretismos y sorpresas. ¡A mi edad ya empiezan a dejar de gustarnos las sorpresas! Mujer, algo de consideración con su madre no le vendría mal, que veo que también la está perdiendo poco a poco dentro de esa mansión que la aleja cada segundo más de mí. ¡Me iré de crucero yo sola y me encontraré un maromo con quien hacerle la misma jugada a ver qué tal le sienta! No… no puedo enfadarme con ella, si creo que es la primera vez que la veo asentar cabeza y capaz es eso lo que me asusta, que lo haya hecho y ya no vaya a necesitar de mí y mis constantes insistencias con que haga bien las cosas.

¿Será eso? ¿Que me estoy haciendo vieja? ¡Jamás! Si hay algo que promete la poción de aspecto untoso que compro en la farmacia con, no debería decirlo, pero bastante frecuencia, ¡es una cara libre de arrugas! Que por cierto, se me está acabando, así que más me vale hacer una paradita exprés al final de mis compras para que nadie descubra mi secreto. ¡Y luego me quejo de los de mi hija! Si es que a veces puedo ser un poco paranoica, lo reconozco. Todos merecemos tener secretos, y el mío en particular no hace daño a nadie, de modo que cuando entro en la tienda me muevo por los estantes hasta que encuentro la crema que hace maravillas hasta en la más vieja de las caras. A la Georgia esa dueña del periódico no le vendría mal, así como sugerencia. — ¡Buenas, tesoro! ¿Echándole una mano a tu mamá estamos? — exclamo con alegría al toparme con la cabeza llena de rulos del que debe ser el hijo menor de la dueña de la farmacia que suele atenderme con frecuencia detrás del mostrador. Tuvimos nuestro encuentro hace ya lo que podría decirse varios meses atrás, como para que siquiera reconozca mi aspecto, pero con su madre puedo decir que llegamos a entendernos bien en cuanto a relación vendedor y cliente.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Brian A. Helmuth el Miér Ago 05, 2020 2:11 pm

Deben saber que me aprendí los días de la semana hace mucho, como para que sigan postergándome el permiso de ir a ver a mi padre con la excusa de «el lunes que viene». No soy el Brian de cuatro años que todos los días se acercaba a preguntar «¿hoy ya es lunes?». Los días se hacen largos, estas vacaciones interminables, sobre todo con las restricciones que la tía Ingrid le puso a Kit Kat como para que podamos divertirnos, y si no fueran por las ocasionales salidas que consiguen mi mamá o el tío Kostya, a este punto lo único que vería de Kitty sería el cuadro de nuestra tía abuela Elladora Helmuth. Es que dicen que se parecen un poco, tal vez la forma en que tienen los ojos y las cejas. Pedir ver a mi padre en vacaciones no es nada del otro mundo, ¿verdad? Dan Clifford también tiene padres separados y fue a visitar al suyo al seis. Ah, cierto. El mío es enemigo del gobierno y vive en el distrito de guerra.

Llevo escribiéndole una carta tipo diario que le entregaré cuando pueda verlo, ya asumí que serán menos veces de las que había creído al principio, a menos que Jenna descubra cómo trasladarnos a través de cables de la computadora, sin que el ministerio lo registre, ella que es la genio. Yo seguiré encargándome de los números para que esta farmacia no se caiga, mucho habla la tía Ingrid del legado de la familia, pero a los únicos que veo aquí rompiéndonos los codos por el apellido Helmuth en este rubro es a mi madre y a mí. Interrumpo la escritura de mi carta para atender a la mujer que se acerca a pagar ¡y claro que la reconozco! Nunca te olvidas la cara de quien te ha traído una carta del padre que nunca viste en la vida. —Este imperio no se mantiene solo, señora. Necesita de dos pares de manos y dos cerebros capaces de sumar— presumo de mi aporte al negocio de mi madre recogiendo los productos de la mujer que quedan al alcance para ir verificar su precio.

No la había visto desde lo de la carta, así que no pude contarle. ¡Pude ver a mi padre!— le comparto mi emoción que no mengua pese a los meses que transcurrieron desde entonces. —¡Es igual a mí! Ojos, cabello... y eso es todo, en todo lo demás se parece a Jen— pongo los ojos en blanco, quedó claro que los dos son el lado nerd de la familia, con mamá somos el lado divertido. —¿Esto es para la mujer que vino con usted esa vez?— pregunto al levantar el pote de crema contra las arrugas, —¡porque usted no la necesita!— la halago, es lo que mamá me enseñó que debo hacer con las clientes.
Brian A. Helmuth
Brian A. Helmuth
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Mohini R. Khan el Miér Ago 05, 2020 10:19 pm

Ya veo ya, te dará entonces tu madre algo de las ganancias, ¿verdad? Sería lo más justo — le pregunto al niño, con una sonrisa de oreja a oreja que me ocupa todas las facciones y que me es imposible de borrar, incluso aunque me llame señora. ¡Señora! ¿En serio se me notan tanto las arrugas estos días? Desde que me convertí en abuela, esto solo está yendo a peor, ya veo más cerca que lejos el pasar a adquirir el título de bisabuela. — Ohhh, es cierto, la carta, ¿entonces fue bien eso? — ahora que lo menciona, es verdad que aquello había quedado pendiente, más por no querer importunar más de lo que ya hicimos en su momento Lara y yo. — ¿De veras? ¡Pero qué buenas noticias! ¿Pudieron hablar con calma con él tú y tu hermana? Siempre es bueno conocer a ambos de nuestros parientes, ¿no te parece? ¿Y tu mamá? ¿Qué tal se lo tomó ella? — pregunto con el interés plasmado en mis cejas al moverse en compañía al resto de mis gestos faciales, que tiendo a mostrar una actitud más jovial y risueña con los niños por la simple alegría que da verlos. A quien espero no ver es a su madre, ya que estoy preguntando por ella en su ausencia, así que me aseguro de que no está ni en la trastienda alzando un poco el cuello por detrás de la figura del niño.

Es a quien tengo que redirigir mi atención cuando ese comentario me hace reír por lo bajo, la misma risa se extiende cuando afirma que no necesito ninguno de esos ungüentos. — ¿A ti no te parece? El espejo no me dice lo mismo… quizá es que esté defectuoso — acompaño a su intento de halagarme, ¡pero qué educado! Si fuera en cualquier otra tienda, la señora del mostrador probablemente me hubiera dicho que estoy llena de arrugas, para asegurarle una compra que llene su caja registradora. — No, no, la mujer que vino conmigo es mucho más joven que yo, es mi hija, aunque no te voy a mentir, muchas veces nos han confundido como hermanas. Ella la mayor, por supuesto — mentira, pero no estaría mal que alguna vez alguien lo dijera, aunque fuera por mera educación, ¡que las viejas también necesitamos de algún cumplido! Ay, vieja, y además cascarrabias, ¿en qué me estoy convirtiendo? — ¿Qué es eso que andas escribiendo? — curioseo al fijarme en las notas que ha dejado a un lado para atenderme en mis compras, sin poder dejar a un lado el sentimiento curioso que me ataca con estas cosas. Lo que me falta, vieja y cotilla, ¿pero qué me está pasandooo?
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Brian A. Helmuth el Sáb Ago 08, 2020 5:18 pm

Mi madre no es de mezquinarme galeones cuando se lo pido, pero no creo que tenga que ver como retribución a mi trabajo, sino por su dificultad de decir que no y también porque alienta mucho a que nos divirtamos, ¡si la he visto darle galeones hasta a mis primos! Por no hablar de otras cosas, también… que yo aquí, desde la trastienda, hago como que no veo… —Mis ganancias están invertidas a futuro, puesto que mi madre heredó el negocio de la familia y Jenna se dedicará a ser una científica que no saldrá de su laboratorio, soy el heredero universal de todo esto— lo abarco con mis manos. Noooo es una charla que hayamos tenido en los almuerzos de los domingos, ¿pero hace falta hablarlo? Para mí está más que sobreentendido, ¿quién necesita discutirlo? Si con alguien tengo que hablar de negocios por fuera de mi madre, que sea solo con el tío Nick.

Más que parientes, creo que siempre es bueno conocer a ambos padres, ¿no?— pregunto, ¿verdad que no es solo cosa mía querer dar una cara y un nombre al hombre que me dio la vida? No creo estar exagerando en mi petición, en ningún momento creí tampoco que mamá fuera a negarse, es hasta comprensible que no hayamos podido verlo si es un revolucionario contra el gobierno, detalles de la familia que no hace falta aclararle a la buena mujer que trajo la carta. —¡Mamá se lo tomó estupendo!— es posible que mi versión de todo lo sucedido sí exagere un poco en contarlo todo como si se hubiera dado bien, sin contratiempos, quizás la que se queja un poco de todo es Jen, no más de lo que necesita su carácter para seguir siendo fiel a sí misma. —Siempre que no se meta la tía Ingrid, las cosas van bien. Mi mamá nos dejó que vayamos a verlo con todos los recaudos, Dressler estaba feliz de poder estar un rato con nosotros y hablaron con Jen de un par de cosas de nerds… si no fuera porque es un peligroso criminal buscado por el gobierno, yo creo que podríamos ser una familia bastante normal— muevo mi cabeza como si lo estuviera sopesando, salvando todas las circunstancias, no creo que mis padres puedan volver a estar juntos.

¿¿Su hija??— se lo pregunto con mis ojos abriéndose aún más grandes de lo que son, —¿pero a qué edad la tuvo? ¿a los doce? ¡si usted se ve tan joven!— la halago, vamos, que quizás se convence de que la crema es realmente efectiva y la sigue comprando, ¡que no digo que sea vieja en verdad! Pero a las señoras hay que hacerles saber que sus esfuerzos muestran los resultados, aunque haga falta exagerar un poquitín. —Lastima que mi tío Nick se casó hace poco, sino le diría de presentárselo—. Voy a ser honesto, me arruinó el negocio, siempre les decía a las clientes que les iba a conseguir una cita con el tío Nick y ahora ya no puedo. —Y estoy escribiendo una carta infinita para mi padre, así se la entrego cuando nos veamos— le enseño el cuaderno, pasando con mis dedos las páginas para que veo lo que llevo escrito y cada tanto aparece un dibujo, hasta que llegamos a las hojas en las que solo hay croquis hechos a tinta de casas y edificios.
Brian A. Helmuth
Brian A. Helmuth
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Mohini R. Khan el Lun Ago 10, 2020 10:33 pm

Aaaaaah, ya entiendo, entonces te encargas de que este barco no se vaya a pique porque te toca heredarlo a ti, ¿no? — pongo sobre palabras lo que él mismo ha dicho, pero expresado de otra forma al asentir con la cabeza para que vea que lo comprendo. — Me gusta como piensas, ¿Brian era, no? — de alguna manera extraña, mi cerebro ha conseguido recuperar ese dato incluso después de haberlo creído perdido en el tiempo pasado — Es un movimiento muy inteligente por tu parte, siempre y cuando te guste lo que estás haciendo, claro, ¿en qué curso estás en la escuela? — pregunto interesada. Recuerdo cuando mi hija todavía acudía a la escuela, pero hacen ya muchos tantos de años de eso y, con todos los cambios que ha habido en el último tiempo, no confío de mi memoria para hacer una buena organización de cómo funcionan las cosas ahora en cuanto a asignaturas y especializaciones.

Asiento con la cabeza con tranquilidad, que no hay cola detrás de mí como para ponernos exquisitos con el tiempo que puedo dedicarle al niño en conversación, si mientras no haya nadie en la tienda, su madre no puede decir que estoy entreteniendo al que parece el único miembro de la familia Helmuth interesado en manejar negocios. — ¿Dressler, mmm? — ¿de qué me suena ese nombre? Será cosa de todos los programas que veo por las noches que se me hacen todos conocidos últimamente, hasta los más extravagantes — ¡Ah! — ya no hizo falta más pensar, peligroso criminal buscado por el gobierno, tengo que acercarme al mostrador, posando mis antebrazos sobre el mismo, para alcanzar a susurrar: — ¿Tu papá es uno de los que aparecen en la lista negra? — ahora empiezo a entender por qué su madre podía mostrarse reacia a que sus hijos leyeran esa carta, la mueca que le dedico al niño pretende demostrar precisamente eso. — Quizá no sea tan buena idea… el mencionarle en lugares públicos a partir de ahora — le aconsejo, si no es por lo que podrían llegar a decir o inventarse por ahí si se le escucha decirlo, por la propia seguridad del niño.

Al separarme del mostrador se me puede percibir riendo, de manera mucho más natural que mis últimas intervenciones al no guardarme ninguna expresión del rostro. — ¡Uy, qué va! Con bastantes más años la tuve… Si me veo joven es gracias a las pociones que hace tu madre — me tomo la libertad de revolverle el pelo rizoso con una mano, pero como buena cotilla que soy, y al parecer él tampoco le hace ascos a eso de soltar la lengua, me apoyo ligeramente sobre el cristal con un codo. — ¿Así que es cierto lo que decían las revistas sobre que el ministro y la ministra se casaron en secreto? — quizá no debería inmiscuirme en las vidas ajenas, en especial cuando el propio niño lleva el apellido Helmuth en su nombre, pero tampoco es como que haga daño a nadie, ¿verdad? — Oh, qué linda idea, seguro lo va a apreciar mucho, ¿vas a verlo una próxima vez? — solo espero, que con el permiso de su madre, o si no yo misma me veo en la obligación de advertirle de sus planes futuros.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Brian A. Helmuth el Miér Ago 12, 2020 4:44 pm

Es herencia de mi familia, tengo que cuidarla— contesto con toda la pomposidad que me hace mirar a la tía Ingrid por arriba de mi nariz en más de una ocasión cuando habla del legado de los Helmuth, ¿perdoon? Y no lo aprendí de ella, sino del ejemplo de mi madre que quedó a cargo del negocio, un poco también del tío Nick, ¿de la tía Ingrid? Bla, bla, bla. Puras palabras es todo lo que escucho de ella. —Brian, sí. No conseguí que mi familia aceptara llamarme Alexander y ya me estoy resignando a ser solo Brian— entorno los ojos al suspirar, tengo que admitir que ni yo mismo me acordaba de presentarme o responder al nombre de Alexander, era un deseo destinado al fracaso desde el principio, malditos diez años siendo llamado Brian que no permiten ser quien quiero ser. —Voy a pasar a segundo curso en agosto— respondo, trato de meter mis dedos entre el desastre de rulos que tengo en la cabeza. —Y tendré que cortarme el pelo…— no dejo de escuchar a la tía Ingrid diciéndole a mamá que parezco un salvaje, pero que le pasara el número de la estilista de Milo me ofendió un poco, así que tendré que hacer con este asunto.

¿Está mal que me muestre orgulloso de que esta señora sepa quién es mi papá? —¡Sí! ¡Sí! ¡Es él!— exclamo, ni el papá de Charity que trabaja en el noticiero es tan conocido como el mío. —Oh— suelto, sé que no es para alardear demasiado el que la popularidad de Dressler se deba a que es un rebelde, lo triste es que otra vez no puedo contarle nada a nadie sobre mi papá y esta vez no es porque no sepa, sino porque mencionar su nombre no es bueno. —¿Le da miedo que le diga que mi papá está en la lista negra?— le pregunto, imagino que otra cliente del distrito 1 ahora mismo se estaría llevando sus cremas para no volver, pero como ella fue quien me trajo la carta… no me pareció mal ponerla al tanto. Además, tiene los ojos grandes y casi nada de arrugas, así que me inspira confianza, la señora Lewellyn que parece pergamino arrugada me da escalofríos. Todas tienen algo en común, les gusta el chisme, así que me inclino un poco sobre el mostrador para contárselo en susurros. —Mi tío se ve muy serio en las noticias, ¡pero ya ve! ¡Fugándose para casarse! De mi madre lo hubiera esperado y con algún sanador, ¿pero mi tío? ¡Eso sí que fue una sorpresa! Y yo ni siquiera le puedo decir a Anna que me gusta— suspiro, y en vez de hacerlo para ella, le escribo una carta a mi padre. —Eso espero— contesto, —pero se complica como tienen problemas con el ministerio. Y no me quiero mudar tampoco, me gusta vivir aquí, trabajar con mamá, estar con mis primos, no sé si allá tendré con quien estar aparte de papá— ¡y claro que quiero verlo! Pero solo a él, mi vida de doce años la tengo hecha aquí.
Brian A. Helmuth
Brian A. Helmuth
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Mohini R. Khan el Jue Ago 13, 2020 11:20 pm

¿Qué tiene de malo Brian para que no te guste? — pregunto, Lara misma no tiene segundo nombre para que no me diera problemas con querer llamarse de otra forma. Es broma, pero en más de una ocasión pienso que hice bien en eso, aunque no está mal el poder tener otra opción como ocurre mismamente con Meerah, que decide llamarse por su segundo porque detesta que le digan Margaret. Yo la conocí como Meerah, así que supongo que es cuestión de acostumbrarse a los cambios si se dan. — Aunque si sigues prefiriendo Alexander, lo bueno de tener dos nombres es que puedes escoger como quieres que te llamen, no deja de ser tu identidad y no es algo que te puedan imponer a pesar de que tus padres decidieron ponerte Brian — existe algo como el registro civil y es tan fácil como rellenar un escrito para hacer un cambio de nombre, pero algo me dice que no es la mejor idea que se le puede dar a un niño, sin su madre presente. A mí me llega a aparecer Lara de niña diciendo que se ha modificado el nombre por Pepa y me da algo. — ¿Cortarte el pelo? ¡Pero si lo tienes hermoso! Son rizos naturales, ¿verdad? Muy poca gente tiene los rulos tan definidos, ¿por qué querrías cortarlos? — ay, estos adolescentes, cualquier día van a matarme con sus idas y venidas y cambios de opinión constantemente.

Puedo ver la emoción en sus ojos al hablar de su padre, de la misma forma que ocurría con mi hija con el suyo, irónicamente ambos hombres eligieron un camino distinto al resto de sus familias. A mi marido la rebeldía lo llevó por el destino de la muerte, no me gustaría que ocurriera lo mismo con el de este chico y es la razón por la que me acerco de nuevo para poder hablar más tranquilamente. — No... No me da miedo. Lo que me da miedo es lo que pueda ocurrirte a ti si es algo que vas diciendo por ahí a cualquiera que entre en la tienda, ¿entiendes, Brian? — no lo trato como a un niño de corta edad, el tono de mi voz es de advertencia más que de cualquier otra cosa. — Tienes que tener mucho cuidado con lo que le cuentas a la gente, porque no todos son buenas personas, y es información que podrían usar contra ti, contra tu familia también. No quieres eso, ¿verdad? — si no lo sé yo, con el berenjenal en el que nos ha metido mi hija al casarse con Powell.

Así que es popular esto de ir a casarse en secreto sin decirle a nadie y luego volver con la bomba, primero el ministro de salud con la de educación, luego mi hija con el ministro de justicia, ¿será cosa de políticos? No lo sé, no lo sé, pero me entran ganas de hacerle lo mismo a Lara: irme de crucero, casarme con el primer hombre que pase y volver con un anillo en el dedo para dejarla muerta ahí mismo. El pensamiento me saca una sonrisa por la idiotez de la ocurrencia, pero aprovecho que menciona a una niña para que no quede la curvatura salida de contexto. — Mmm... ¿Quién es Anna? ¿Es una niña de la escuela que te gusta? — ¡qué tierno! ¡Quién pudiera tener su edad y andarse con estas cosas todavía! Daría muchas cosas por volver a esa época libre de preocupaciones. — ¿Quieres saber mi consejo? Uno nunca va a estar esperando a que llegue nada, simplemente lo hace, si no eres tú, puede ser otro niño de la clase. Aprovecha ahora para decirle lo que sientes, porque si no lo haces y pasan otras cosas, luego te arrepentirás por mucho tiempo y te pasarás el día pensando en por qué no le dijiste antes de que lo hiciera otro — bueno, quizás me emocioné más de la cuenta.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Brian A. Helmuth el Sáb Ago 15, 2020 5:30 am

Se me hace un nombre… ¿muy soso?— lo convierto en una pregunta al no saber definir cómo me siento respecto al nombre que me dieron, antes me molestaba más, deseaba un nombre que tuviera más presencia como la impone Alexander o Nicholas, que el nombre de mi tío y también el ídolo de Kitty. ¡Magnus! No me hubiera molestado llamarme Magnus, Magnus Helmuth. Pero me llamaron… Brian. Ni siquiera hay un apodo para Brian. ¡Bri está prohibido! ¡Lo odio! —Brian siempre hace pensar en alguien pequeño, en mi familia siempre me trataran así por ser el menor de los primos, pero quisiera poder hacer cosas grandes y que mi nombre sea igual de grande— le comparto mi ilusión que se traduce en ser el siguiente arquitecto de los rascacielos más altos del Capitolio. —Me los voy a cortar para que me tomen en serio— se lo explico, de todos modos, los disfruté durante diez años, quizás sea momento de cambiar mi apariencia. ¡Voy a pasar a segundo curso! Un cambio vendrá a bien, también tendré que comprarme medias nuevas para ir al colegio y decirle a mamá que ya no quiero que las tapas de mis cuadernos tengan dibujos, me da vergüenza que mis compañeros puedan decirme algo…

Siempre he sido algo sensible los comentarios que me hacen mis compañeros, fui a los golpes con más de uno alguna vez por hablar de mis orejas, así que no dudo de que algún comentario referido a mi padre, me llevará a lo mismo. Entonces toda mi imagen de aparentar ser alguien serio, podría quedar en nada. No soy alguien que viva de apariencias tampoco, como le gusta a la tía Ingrid que seamos al decir que Luka es el excelentísimo doncello del condado y yo lo vi fumándose cosas en las trastienda alguna vez. —Pero, ¿no está mal negarlo? ¿Dressler no se sentiría triste de saber que no quiero contar quién es mi padre?— pregunto, si por alguien debo ir a los puñetazos, ¿no debería ser mi padre? Es complicado, lo sé. —En realidad no sé qué hacer, no quiero tener que ocultar quién es mi padre, también sé que contarlo podría poner en aprietos a mi familia porque mis tíos tienen trabajos importantes y mi mamá tiene la farmacia…— murmuro, confiándole a alguien que creo que podría darme su opinión, sin que sea parte de mi familia o alguien que la juzgue tampoco.

Si bien valoro mucho los consejos de Kitty, de Oliver también, en ocasiones siento que me gustaría preguntarles cosas a personas adultas. Pero mi mamá es… mi mamá, no entraría dentro de lo que considera una persona adulta. Jenna es… Jenna, es mucho más adulta de lo que mi paciencia puede aceptar. Mis tíos no son personas a las que preguntaría nada, y antes de preguntarle algo a la tía Ingrid, prefiero comerme un sapo. Así que se me hace que está bien preguntarle a una extraña que viene a comprar cremas para arrugas, ¡es la que me trajo la carta de mi papá! Confío en ella, tanto como para hablarle de Anna. —Es una amiga de mi prima, tiene un hermoso cabello ¡casi rojizo!— coloco mis manos a lo lado de mi cabeza, —es un largo y esponjoso cabello rojizo cuando le da la luz— suspiro. Muevo mi cabeza de un lado al otro y clavo un codo en el mostrador para poder apoyar la barbilla en mi palma. —¿Y qué haré si me rechaza? ¿Qué haré si le cuenta a sus amigas y se ríen de mí? Ginevra se reirá de mí, Kitty tendrá que dejar de hablarme cuando esté con ellas y… tendré que sentarme con Milton en clases… y Milton huele mal…— arrugo mi nariz y vuelvo a suspirar. Saco de debajo del mostrador una botella de jugo de manzana que coloco sobre el mostrador y dos vasos plásticos que relleno para que podamos beber. —¿Qué haré si me dice que no?
Brian A. Helmuth
Brian A. Helmuth
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Mohini R. Khan el Dom Ago 16, 2020 3:49 pm

Tuerzo los labios en una mueca de desagrado, esa que refleja muy bien junto a la curvatura de mis cejas que no estoy para nada de acuerdo con la conclusión a la que ha llegado con su nombre. — ¿Soso? ¡Pero si tiene toda la personalidad! Es lo bueno de los nombres, que aunque no los hayamos escogido, sí queda en nuestra mano el darles el valor que un puñado de letras juntas no pueden por su cuenta. — le aseguro, convencida de esto porque un nombre como el mío, Mohini, tiene el carácter que tiene porque yo se lo di, no porque tuviera fuerza por cuenta propia. — Puede haber muchos Brians en el mundo, pero solo uno como tú, lo que decidas hacer con eso es solo decisión tuya y de nadie más, puedes darle la grandeza y el significado que tú quieras. ¿O acaso crees que las personas llegaron a donde están solo por su nombre? ¡Para nada, para nada! Lo que le dieron importancia a esas personas fueron las cosas que hicieron, que consiguieron que los demás los notaran, tú tienes que hacer eso mismo, hacerte valer por ti mismo y quién eres — sigo, afianzando mi postura con un movimiento de cabeza que lo deja casi más claro que cualquier cosa que pueda decirle.

Siento un deja vu en el estómago al llevarme con esta conversación a tiempos en los que debía usar el mismo cuidado para hablarle a Lara sobre las decisiones de su padre. Ella era un poco más mayor, pero seguía siendo adolescente como este niño, en el fondo, un par de años no importan tanto cuando la resolución es la misma. — No se trata de negarlo... Tu padre sigue siendo tu padre, no importa lo que digan los carteles, ni dónde esté viviendo — porque sí, el hecho de vivir en el distrito nueve y tres cuartos hoy en día es sinónimo de estar contra el gobierno — Y a quién debería importarle ese hecho es a ti, no a los demás. Te aseguro que Dressler no se sentiría triste porque no le cuentes a tus compañeros sobre él, estoy segura de que lo entiende y él mismo no querría colocarte en una posición donde puedas estar en peligro. — salto un poco al vacío con esa aseguración por mi parte, en vista de que no conozco al hombre en cuestión más que de los carteles que hay pegados por la ciudad, pero el ser madre creo que me da el derecho a compartir el sentimiento con otros — ¡Le estás escribiendo cartas! Imagina lo feliz que se pondrá cuando las lea, va a hacerle mucha más ilusión ese gesto, que el hecho de que le cuentes a tus amigos sobre él, seguro — sonrío cálidamente para reforzar mi punto.

Intento meterme en la mentalidad de un niño que aparenta unos doce o trece años, lo complicadas que son las relaciones escolares a su edad, es la época donde más vulnerables son a las opiniones ajenas y donde se desarrollará el carácter que luego más adelante fortalecerán con decisiones importantes. Hace tiempo que perdí la práctica para tratar con adolescentes, y es por eso que temo decir algo incorrecto que lo lleve a hacer cosas de las que luego se arrepienta. — Esta Anna... ¿es una niña agradable? ¿te parece que sea buena persona? — trato de hilar todos los nombres que me va soltando a pesar de no ponerle rostro a ninguno de ellos. — ¿Y qué harás si te dice que sí? — le devuelvo la pregunta, una que estoy segura de que no se espera — Brian... Uno no puede quedarse a esperar a que la vida pase por delante, de vez en cuando hay que tomar algunos riesgos para asegurarnos de que somos nosotros quienes llevamos las riendas. ¿Qué tan malo puede ser que te diga que no? Si acaso le escribes una nota educada a ese Milton diciendo que se duche y ¡quien sabe! Capaz os hacéis amigos a raíz de esto. ¿Pero y si te dice que sí? Desde mi punto de vista es un salto que tienes que tomar, porque podría salir algo muy bueno de ello, incluso cuando el resultado no depende de ti.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Brian A. Helmuth el Miér Ago 19, 2020 2:42 am

Miro a la mujer que tengo delante como si viniera de otro mundo que nada tiene que ver con este. —Mi tía Ingrid opina todo lo contrario, según ella el que seamos Helmuth dice mucho de quienes somos y también dice que debemos estar a la altura del apellido. Mamá suele poner los ojos en blanco, pero de cierta manera es una verdad— nunca suele estar del lado de la tía Ingrid, esta vez tampoco será la excepción. —Por eso me agrada mucho más lo que dice usted— lo digo con un asentimiento de cabeza, —haré cosas tan grandes en mi vida—, literalmente las haré, tan grandes que rozaran las primeras nubes, —que seré mucho más que mi apellido y podrán mi nombre estará en todo lo que hago— decido.

Así como el nombre de mi padre está en carteles, el mío puede estar en placas de reconocimiento y entonces podré decir algún día con todo orgullo, frente a un auditorio de personas, quiénes fueron mi madre y mi padre, seré tan grande que me escucharán sin que eso me lleve a tener que defenderlos de la opinión maliciosa de nadie. De mi madre pueden decir que es la oveja violeta de la familia, de mi padre que es un rebelde, nada de eso importará cuando esté cortando cintas en inauguraciones. —Me gustaría poder hablar de él— le explico, —la carta es para poder contarle a él cosas mías, pero me gustaría poder hablarle a otras personas de mi padre y lo que pueda decirle a mi madre o Jen, ellas ya lo saben. Quizás a Kitty, ella me escucha, pero a la vez lo que sé es muy poco y sería repetirle siempre lo mismo…— digo, me encojo de hombros, aunque lo haya conocido, hay días en los que mi padre se sigue sintiendo más como una fantasía de mi cabeza, que real. Y por eso necesito escribirle.

Además, tengo otras cuestiones de las que ocuparme, sin que tenga idea de cómo. —Anna es…—  agradable es Quinn, Gin es la golpea mi hombro con su puño, —no es de este mundo— no es que sea cursi, no parece tener los pies en la tierra y le gustan los comics tanto como a mí, tanto que a veces parece que vive en ellos. —Siempre tiene su cabeza en otro lugar y… sí, podría decir que es agradable— decido. Me doy cuenta que no tengo ningún plan si llega a decirme que sí. No sé qué tan bueno sea que este mujer me diga que me arriesgue, una vez casi quemamos la casa con Kitty por hacerlo. Inflo mis mejillas mientras lo medito con los ojos bajos, ¿qué puede decirme Anna aparte de no o simplemente preguntarme qué dije porque no me escuchó a la primera? Puede decirme que sí y entonces… —¿Y sí me dice que sí? ¿Qué sigue a eso?— pregunto, hay un tono de apremio en mi voz para que me responda un misterio que hasta ahora no me había planteado. —Solo tengo once años, no puedo pedirle luego que se case conmigo. Pero, ¿qué haré? ¿Me sentaré a su lado en clases? ¿Tengo que comprarle golosinas?
Brian A. Helmuth
Brian A. Helmuth
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

What do kids do these days ▸ Brian Empty Re: What do kids do these days ▸ Brian

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.