The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

A heart of numbness ✘ Phoebe

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Charles B. Sawyer el Lun Mayo 25, 2020 2:34 am

Phoebe se lo debe oler, estoy seguro. Hace semanas que he estado masticando mi lengua, tratando de evitar el tema de conversación que nos lleve a hablar sobre lo que sucedió en el departamento de misterios. Es de público conocimiento que todos hemos estado bajo interrogatorios varios, en especial aquellos que nos hemos visto metidos dentro del trabajo de inefables, como si fuese nuestra culpa que un puñado de rebeldes se hubiese colado en las habitaciones que, se supone, eran las más seguras de todo el edificio. ¿Cómo ha ocurrido? No lo sé y, para ser sincero, no estoy muy interesado en ello. No cuando Magnar Aminoff apenas me ha dado un puñado de días para poner mi vida en orden antes de lanzarme en una búsqueda confidencial, una a la cual me han ligado por haber sido el único idiota descartable que escuchó esa maldita profecía. ¿Cómo le dices a tu esposa algo como esto? ¿Cómo buscas su apoyo, cuando esto incluye el dejarla sola con un bebé que apenas y se mantiene despierto un par de horas al día?

Hans lo sabe. Me ha preguntado ayer, en un murmullo que compartimos en uno de los ascensores, si ya he hablado con su hermana. No me sorprende en lo absoluto que no quiera hacerlo él, la manera en la cual frunce la nariz deja en evidencia de que no es su trabajo y, aún así, puedo decir que sabe tan bien como yo lo que todo esto significa. ¿Cómo decirle que no al enorme Magnar Aminoff, con su soberbia y su carisma, suficientes como para pasarte por encima porque sabes que rechazarle es lo peor que puedes hacer? Lo mejor que se me ocurre para esto es pedirle a Phoebe que vayamos a dar un paseo por la playa, este lugar en el cual le he pedido matrimonio, hace lo que ya parece una eternidad. El camino de piedras que la bordea apenas hace mecer el carro en el cual duerme Hayden, cubierto con una manta delgada que le permite saborear los calores de los primeros días de mayo. Doy gracias a que se mantiene ajeno a todo lo que ha estado sacudiendo a esta familia, que entre las noticias sobre los Powell y la invasión, la calma es algo que le envidio sanamente.

Me hago tronar los dedos en lo que nos movemos por el camino, demasiado nervioso como para siquiera querer pasar la mano por su cintura. Ya debe haberlo notado, apenas y he hablado desde que salimos desde la casa y estoy seguro de que debería haberme emocionado más sobre los balbuceos sin sentido de Denny — Phee… — interrumpo sin muchos ánimos y tomo algo de aire, cerrando los ojos. El mar nunca se sintió más calmo, lo cual es una ironía — Hay algo que tengo que decirte, pero sé que no va a gustarte y necesito que me escuches hasta el final — bien, tono calmo, a ver si se pone como loca. Por las dudas, me fijo si hay gente cerca de nosotros, pero la única señal de personas a la vista son una familia que se ven bastante lejos como para poder escucharnos — ¿Recuerdas que te dije que explotó una profecía en la pelea…? — una de la cual no le mencioné contenido, ni siquiera que ella misma la había hecho. Me rasco detrás de una oreja — Bueno… Resulta que decía algunas cosas que Magnar no le gustaron, en lo absoluto… Y yo la escuché claro, clarísimo… Así que quieren darme un trabajo especial. De esos que llevan tiempo… — y distancia, pero eso no se dice tan fácilmente.
Charles B. Sawyer
Charles B. Sawyer
Inefable

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Phoebe M. Powell el Lun Mayo 25, 2020 3:16 pm

Si he encontrado a mi esposo en un humor extraño las pasadas semanas no lo he dicho en voz alta, no sé hasta qué punto lo que ocurrió en el ministerio le ha llegado a afectar, porque tampoco es un tema de conversación que se demore mucho más que unos minutos en los que me doy cuenta que esquiva mis preguntas. Obviamente no puedo evitar otra cosa que sentirme curiosa al respecto, pero como sé de sobra que hay cosas personales sobre las que no debo meterme por mucho que quiera ayudar, me he conformado con tenerlo de regreso a casa con nosotros después de un evento desafortunado que no terminó especialmente bien para el gobierno. No seré quien lo diga, pero dice mucho de cómo están las cosas si un grupo de rebeldes del nueve consiguió colarse dentro del departamento de Misterios sin levantar sospechas hasta que ya fue demasiado tarde. Preguntarle a mi hermano tampoco ha servido de mucho al obtener una reacción parecida y, de alguna manera más conocida que extraña, tengo la sensación de que alguien me está ocultando algo.

Es una buena cosa que Charles escoja esta hora para salir a dar un paseo por la orilla de la playa, después de que la entrevista saliera por televisión hace apenas unos días lo que menos se me apetece es tener que cargar con grupos de periodistas a primera hora de la tarde, de modo que los últimos rayos de sol de día se sienten como un buen momento para despejar del día. No se siente como otros paseos igual, soy consciente de que hablo más de lo que mi marido me escucha y la actitud distante me hace querer preguntar si todo va bien, porque es evidente que mi propia cabeza no ayuda a la hora de imaginarse millones de escenarios por los que se encuentra de esta manera. No puedo evitar preguntarme si tiene que ver con el hecho de este nuevo formato de vida que hemos adoptado en los últimos dos meses, pues tampoco pude eludir el hecho de haberle escuchado hablar con su hermano sobre ciertos temas que me hubiera gustado pudiera tratar conmigo sin que exista ningún problema de por medio. Que sé de sobra que cambiar pañales nunca fue su sueño de vida, pero aun así…

Para distraer mi mente de esos pensamientos soy la que habla por excelencia, me pasa cuando noto cierta tensión en el ambiente y la charla se me hace la única salida por la cual el silencio no se vuelva incómodo. No freno el paso, pero sí reduzco la velocidad a la que voy arrastrando el carrito cuando Charles me interrumpe de la nada y mis ojos se dirigen hacia él al instante. — Si te cargaste un biberón puedes decírmelo, no tienes por qué… — hago el intento de bromear cuando empieza con esa frase tan seria, la sonrisa que se puede calificar como nerviosa pronto va disipándose hasta desaparecer, queda claro que no se trata de biberones, si acaso lo empeoro. Asiento con la cabeza porque recuerdo que la mencionó, aunque es de esas cosas sobre las que la información quedó a medias antes de cambiar de tema, me sorprende que quiera sacarlo a colación ahora. — ¿Y qué decía que no le gustó a Aminoff? — claro, clarísimo, me ahorro el preguntar por qué no dijo nada antes al respecto, así que tan solo me limito a asentir con la cabeza de forma que queda expresado que le estoy escuchando. — ¿Un trabajo especial, huh…? ¿Algo así como un proyecto nuevo? ¿Sobre qué? — me fijo en que Hayden se remueve en un lenguaje que he llegado a interpretar con el tiempo como que está incómodo y a punto de despertarse, por lo que me inclino hacia delante para colocarle el chupete con forma de elefante que hasta hace un rato tenía metido en la boca antes de quedarse profundamente dormido.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Charles B. Sawyer el Miér Mayo 27, 2020 10:34 pm

De verdad, estoy más que agradecido con la intención de mi esposa de querer hacer bromas, hasta le dedico una sonrisa al respecto y todo. No puedo hacer otra cosa que mantenerme en silencio, viendo sus movimientos delicados para con nuestro hijo, ese mismo que funciona como ancla ahora mismo. Sé que tengo que moverme para que él tenga un futuro, pero siendo sincero, no estoy seguro de que el futuro que nos pinta nuestro presidente sea el que me gustaría para él. ¿Tendremos que hacer esto siempre? ¿Correr hacia el punto en el cual él nos direccione sin siquiera poner reproche? Entiendo que bajar la cabeza a veces es necesario, pero he visto a Hans hacerlo en varias oportunidades en estas semanas y no pude hacer otra cosa que pensar que me daba pena. ¿De qué sirve el poder y la elegancia, si otra persona te sacude un premio consuelo delante y tú bailas para conseguirlo? Es humillante. Yo no quiero acabar así.

Por ahora, si pretendo que Phoebe y Hayden no tengan problemas, ese es mi único camino. Me rasco la mejilla, apenas sintiendo los restos de una barba que aún no ha crecido después de haberme afeitado esta mañana — Pues… No, no es un proyecto nuevo — no sé por dónde empezar, me distraigo viendo la manera en la cual el bebé se remueve y, espero, que no se ponga a llorar — Esta profecía… Verás, no la comprendemos — hablo en plural, sí, pero no quiero dar nombres al respecto. De todos modos, creo que mi incomodidad me delata — Es muy ambigua. Habla de las personas que vendrán del norte, de alguien que le ha sido infiel a su familia, de un heredero y una paria… De que NeoPanem no será lo mismo en cuanto los frentes se crucen y estallen… — tomo el brazo de Phoebe con mucho cuidado, cerrando finalmente los dedos en su hombro — Phee, creemos que habla sobre esta guerra. No hay una señal clara, solo que… Todo fluirá cuando haya una mujer en el centro de NeoPanem y… Adivina qué — alzo las cejas — Ni Magnar Aminoff, ni Kendrick Black ni tu padre son mujeres. Si esa profecía se cumple, ninguno de ellos va a ganar la guerra. Y solo hay una mujer que podría jugar sus cartas… — no voy a mencionar el nombre de Stephanie Black, me produce una mala sensación en la boca, pero asumo que mi esposa no necesita la aclaración.

Dejo caer la mano, así ayudo a empujar el cochecito en lo que bajo, una vez más, la voz — No todas las profecías de esa habitación se cumplen. Muchas solo existen hasta que sus implicados siguen otro camino y acaban por evaporarse. Magnar quiere asegurarse de que ella muera, así puede concentrarse en jugar al ratón, al gato y al perro con los otros dos. Cubrir todos los frentes posibles, tú me entiendes — me relamo, echándole un rápido vistazo — Pero como soy el idiota que la escuchó y quiere mantenerlo en bajo perfil, como información confidencial… Pues me han asignado la tarea de ser quien la rastree. Y todos sabemos que su paradero es un total misterio — podría estar hasta en las colonias del otro continente, esto es una enorme incógnita.
Charles B. Sawyer
Charles B. Sawyer
Inefable

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Phoebe M. Powell el Miér Mayo 27, 2020 11:43 pm

El chupete hace un buen funcionamiento al mantener la boca de Hayden ocupada en lo que vuelve a dormirse, ayudado por las olas que caen de fondo y producen un sonido calmo a nuestras espaldas que, junto con la personalidad heredada de su padre, lo dejan fuera de combate en apenas unos segundos. Es irónico que la paz que lo envuelve nada tenga que ver con la actitud que recibo de Charles. — Oh. — es lo único que digo, más bien como relleno y no como parte de la conversación, mientras mi marido se decide por aclararse en sus explicaciones, porque la verdad es que no estoy comprendiendo ni la mitad de lo que dice. Aun así, escucho, el tema de las profecías se me hace bastante conocido y no necesariamente porque me dedique a impartirlas. Se me hace extraño que, de todas las personas, sea mi marido el que adopte una opinión tan seria con respecto a esferas de cristal que nadie en este país se toma en serio.

Lo más raro, no obstante, ni siquiera es eso, sino la actitud que tomo yo al respecto. — Pero una profecía no tiene por qué cumplirse, ¿o me vas a decir que ahora de repente a Aminoff le interesa lo que tiene por decir un vidente? Probablemente esa sala esté repleta de profecías a las que no le ha prestado atención. ¿Qué tiene esta de diferente? — aparte de lo obvio y que dice después, me muerdo la lengua para no hacer ningún comentario al respecto. — De acuerdo, el problema es que Magnar tiene miedo de que sí ocurra, sigo sin entender a qué viene todo esto, o por qué tú... — porque yo asiento con la cabeza mientras voy empujando el carro de mi hijo, dando a entender que comprendo lo que me está diciendo cuando no creo que pueda estar más perdida en lo que esto tiene que ver con nosotros. Miro a mi esposo como si quisiera expresarle precisamente eso, pero sin llegar a utilizar palabras, a pesar de que son las suyas las que me hacen fruncir el ceño, todavía más confusa, si es que eso es posible llegados a este punto.

Aparto la mirada en un movimiento de negación hecho por mi cabeza, mi cerebro se las apaña para rechazar todo lo último y balbuceo la primera reacción, la única posible, sin apenas perder el ritmo. — Y tú ya dijiste que no, ¿cierto? — si añado lo último es por cortesía, no estoy en realidad preguntando, sino afirmando. — Porque dijiste que no, ¿verdad? — en mi cabeza no hay otra respuesta disponible pero aun así, mi mirada se va un instante hacia sus ojos en busca de una doble confirmación a pesar de regresarlos rápidamente al camino. Sin darme cuenta he aumentado la velocidad de mi paso. — Si escuchaste esa profecía fue por error, además de por estar defendiendo el ministerio, no vas a decir nada sobre ella, no nos interesa. No tomaste tu puesto para eso, ese no es tu trabajo, tu trabajo es estar aquí, con tu familia. — por si no fuera obvio por el bebé que hace un intento de mantenerse dormido bajo la manta.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Charles B. Sawyer el Jue Mayo 28, 2020 11:14 pm

Básicamente, sí, es eso — ¿A qué otra cosa puede temerle un hombre que ya ha alcanzado el tenerlo todo? Pues perderlo, obviamente. Hay una sola que he visto que se repite en los líderes de este país o de cualquier parte de la historia y es que, cuanto más poder consumes, más quieres. No tengo la menor idea de lo que debe sentirse tener todo eso en tus manos, tanto que hasta una profecía incierta te hace paniquear al respecto, incluso cuando no tiene un nombre. Por lo demás, solo me quedo callado, tengo que morderme la lengua frente a la obvia desesperación de mi esposa a que le confirme que no he aceptado esta locura cuando los dos sabemos que es imposible — Phee… — murmuro — Yo… No hay nada que no quiera más que estar aquí, pero los dos sabemos que no se le dice que no a Magnar Aminoff — eso es algo que debería haberlo sabido desde un principio. ¿No tuvo ella que hacer un artículo oficial en contra de su padre, solo porque el gobierno ha decidido que su historia era lo suficientemente bonita como para difamar a Hermann? Nadie aquí tiene las manos limpias y ellos lo saben, ninguno puede decir que no. Les pertenecemos, siempre que encuentren una excusa y nosotros no tengamos la manera de contraatacar.

Y sé lo difícil que puede ser, lo complicado que debe resultar dentro de su cabeza. Lo único que puedo hacer, incluso cuando no sirve de nada, es tomar su mano, acaricio sus nudillos con una paz que no poseo en ninguna parte de mi cuerpo — A veces siento que el destino tiene un capricho conmigo. Cuando todo se encuentra en paz, siempre se hace con la manera de quitármela — mascullo — De entre todas las profecías que pudo haber tomado en esa habitación, Kendrick Black arrojó la bola de cristal que venía con tu nombre. Esas palabras salieron de tus labios, Phee… — lo digo con mucho cuidado, porque no tengo idea de cómo puede afectarle. Analizo su expresión con mis ojos, tratando de encontrar cualquier señal en ellos — Y siendo tu esposo, trataré de que no nos afecten. ¿Sabes que los únicos que pueden sacar las profecías de su lugar son aquellos involucrados en ella? Eso debería darte una idea de por qué al presidente esto le preocupa tanto… Si ella vuelve… Si los Black vuelven… — que se joda Magnar, lo que me preocupa es volver a un régimen que tampoco era aceptable y que seguramente nos empuje a la miseria — Phoebe, tu familia está ligada a la política de los Niniadis. No hay un futuro amable para nosotros si ella regresa.

Se mire por dónde se mire, los caminos se ven oscuros. Tomo su mano para acercarla a mis labios, dejo un beso en ella mientras la contraria sigue puesta en el carrito — Tendré cuidado, esa es mi promesa. Regresaré antes de que Hayden pueda siquiera recordar que me he ido — es mi única condición, incluso cuando todos sabemos que eso no depende de mí. Allá afuera hay un mundo salvaje, desconocido y yo tengo a mi favor el haber sobrevivido en el norte.
Charles B. Sawyer
Charles B. Sawyer
Inefable

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Phoebe M. Powell el Vie Mayo 29, 2020 12:00 am

Poco a poco, voy ralentizando el paso, hasta quedar parada en mitad del camino, sin mucho que decir. Por si no fuera evidente por la expresión de mi rostro, de mis ojos que no pueden quedarse quietos en lo que trato con todas mis fuerzas de centrarlos en sus pupilas, nada de ello dice que esté asimilando lo que me está diciendo. — No. — ¿acaso hay otra cosa que pueda salir de mis labios en este momento? — De ninguna manera, no. Me importa una mierda lo que quiera Aminoff, que busque a otra persona para hacerlo, ¿por qué tú? ¿por qué tienes que ser tú? — ni siquiera el contacto de su mano es capaz de tranquilizarme en lo que empiezo a escuchar el tono alterado de mi voz, ese que no dudo va a acelerarse cada vez más, casi como los latidos de mi corazón. En mi cabeza no hay otra respuesta posible y, de verdad, no entiendo como él se ha resignado a que sea la única opción posible. — No, así no será, hablaré con mi hermano, él lo solucionará, le respetan... — de aquella manera. Soy consciente que desde lo que ocurrió con Hermann, Hans no es necesariamente la persona favorita de Aminoff, pero también sé que, a su modo, le tienen cierto respeto. Y de todas las cosas que puedo llegar a ser, la que pide cosas de más no suele ser una de ellas, pero por una vez voy a hacer uso de la ventaja de tener a mi hermano dentro de las paredes del ministerio.

Tengo que encontrar la manera de apartar la mirada de su rostro, con los párpados medio cerrados, intentando pasar la saliva que de repente se siente como una piedra recién sacada del mar, dura y salada, imposible de tragar. No necesito que sea mi esposo el que me empiece a hablar de destinos, cuando es perfectamente consciente de que es tema de conversación que se sale por encima de nuestras capacidades. — ¿De qué estás hablando...? — ¿por qué, de entre todas las cosas que podía decir, tenía que decir precisamente eso? Que, de alguna manera inexplicable para mí, mi nombre tiene algo que ver con todo esto. — Charles... — el tono de mi voz es de advertencia, pero no sé muy bien hacia donde lo quiero dirigir, si es un aviso para que deje de hablar, o si lo es para mí misma. La mano que tengo libre aferra con fuerza el carrito donde irónicamente nuestro hijo sigue dormido, como si nada de esto le estuviera importunando y, en su mayor probabilidad, es así. Necesito que alguien me explique por qué independientemente de lo que haga o no haga, que viene siendo nada, siempre terminamos por salir afectados de una manera u de otra.

¿Por qué dice eso? ¿Por qué? Aparto la mano de sus labios, la mirada que le estoy dedicando debe plasmar con exactitud el dolor que siento ahora mismo por dentro y estoy segura de que las lágrimas amenazando con salir disparadas de mis ojos no deben de estar ayudando. — No vas a marcharte, Charles, lo dijimos, esta no es nuestra guerra. Vinimos hasta aquí precisamente para eso, para estar lejos de todo lo que tenga que ver con ella. — se lo recuerdo en caso de que se haya olvidado de eso, también lo hago con lo siguiente: — Tenemos un hijo, y no vas a dejarlo, no vas a dejarme sola, ni se te ocurra... — alzo una mano, pero no es para frenarle a él que ni siquiera está hablando, sino a mí misma cuando siento que me falta el aire y de alguna manera tengo que conseguir frenar lo que puede venirse si sigo pensando en lo que está proponiendo. — No vas a abandonarnos. — no es ninguna petición, es una obligación, que como madre de nuestro bebé, y su esposa, estoy en todo mi derecho de exigir que se cumpla. Y soy perfectamente consciente de que la elección de palabras no son las adecuadas, que con todo lo vivido decirlo así se siente casi como una crueldad, pero me da igual, haré y diré lo que sea para que no se aparte de mi lado.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Charles B. Sawyer el Vie Mayo 29, 2020 12:42 am

No quiero reírme de esta manera desganada, pero se me escapa sin que pueda contenerlo. ¿Realmente se está escuchando? Y lo sé, comprendo de dónde viene su enojo, su confusión, todas esas cosas que me asaltaron en los primeros días hasta que pude hacerme la idea. No quiero que me inunde la furia, una vez más, así que tengo que obligarme a respirar para no caer en la trampa de patalear sobre cosas que no puedo controlar — ¿Tu hermano? ¿Crees que Hans no está al tanto de esto? — podría decir que se me cae de los labios, pero tampoco puedo dejarle la falsa esperanza de que corra hacia él, cuando solo se chocará contra la pared — Phoebe, creo que conoces a tu hermano mucho menos de lo que crees. ¿Sabías que conoce ciertas ramas de la magia mental que jamás le he oído mencionar? Porque alguien tenía que meterse en mi cabeza a sacarme el recuerdo de la profecía, palabra por palabra… ¿O crees que Magnar Aminoff no utiliza esos talentos para su propio beneficio? El respeto que le tiene a tu hermano se basa en que le es útil — no solo por la magia que sepa o no controlar, sino también porque es listo, porque los civiles lo admiran y porque, además de todo, es un vínculo con uno de los terroristas más buscados del país. Magnar Aminoff es inteligente, es una de las pocas virtudes que le conozco — Antes de que digas o hagas algo, Hans ya intentó negociar. Buscó que envíen a un auror en mi lugar y lo único que ha ofrecido el presidente es una escolta, alguien que me cuide la espalda pero que no sepa en verdad lo que estamos haciendo. ¿O crees que quiere arriesgarse a que alguien más se entere que estaremos buscando a Stephanie Black? — como si no tuvieran suficientes problemas, como para añadir uno nuevo que pueda agitar los aires de los nuevos fanáticos de esa familia.

Tú sabes de lo que estoy hablando… — es lo único que puedo contestar, porque la vida parece habernos conducido por caminos extraños hasta acabar en este punto, uno en el cual ninguno sabe muy bien cómo es que ha acabado golpeándonos cuando jamás quisimos ser parte de esto. Supongo que siempre estuvo latente, el gobierno está cerca de nosotros por ambas familias, la delincuencia se aferró como una mugre del pasado que no podemos borrar. Ni que diga mi nombre de esa manera me da una esperanza, solo puedo quedarme aquí, viendo como ella se derrumba sin poder hacer nada al respecto. La impotencia me obliga a morderme la punta de la lengua — Yo no… — ella ha apartado su mano, lo tomo como una invitación a no tocarla — No voy a abandonarlos. Tu hermano se ha ofrecido a ser mi contacto con el ministerio, podemos encontrar el modo de… Ni siquiera debería haberte dicho la verdad. Se supone que me habían dado la orden de meter una excusa sobre una estúpida investigación del departamento… — suspiro con fuerza, que podré no ser la persona más honesta de la faz de la Tierra pero hasta yo sé cuando parar — Pero necesito que me escuches. Phoebe, por favor, mírame… — que temo que vaya a golpearme si lo hace, pero necesito que lo haga.

Es mi urgencia la que me obliga a buscar sus ojos, tomándome el atrevimiento de tirar con cuidado de su mentón — No seré un fantasma. Encontraré el modo de reportarme y estar, de alguna manera, presente en tu vida. Volveré, no me importa lo que suceda ni a dónde me envíen. Pero como tu marido y padre de Denny, sé muy bien que tengo que elegir los caminos que sean la mejor opción para los tres. No diré que no a una orden que nos puede poner en un mal foco. Y cuando regrese, renunciaré al ministerio. Nos dedicaremos al bajo perfil. Compraremos una cabaña en el distrito siete y nadie podrá tocarnos. ¿Puedes confiar en mí, tan solo por un momento, por favor? — porque si no lo hace, marcharme será aún más doloroso. Necesito saber que estará bien, que seguirá entera, cuando somos más que una pareja. Esto es un equipo y no puedo jalar de la soga si no jala conmigo.
Charles B. Sawyer
Charles B. Sawyer
Inefable

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Phoebe M. Powell el Vie Mayo 29, 2020 1:33 am

Ahí está, lo suelta como si no fuera a resultar todavía más frustrante conocer la verdad que estaba esperando de la forma más brusca posible. Porque sé de sobre que mi hermano no es la persona que dice ser dentro del ministerio, que ahí donde yo me guardo ciertas cosas, Hans tiene su propia manera de aferrarse a sus secretos. Y de verdad que no necesitaba esto, no necesitaba saber que ha formado parte de nada de esto y que, por sobre todas las cosas que dijo sobre que iba a protegernos, terminó haciéndolo a medias, la parte que conviene. Queda en evidencia que hay algunas partes de esta familia que son prescindibles y se refleja en el resultado. Me siento traicionada, de tal manera que ni siquiera recibo su intento de rebajar la magnitud del problema, en mi cabeza solo hay espacio para la idea de que no esté aquí para cuidar de su hijo. — Entonces vámonos, vámonos, los tres juntos, a dónde sea, lejos de aquí. Te casaste conmigo, no puedes… Somos un equipo, lo has dicho cientos de veces, en las buenas y en las malas, dijiste que te quedarías conmigo, vámonos. — a estas alturas poco me importa que haya pasado de estar atónita y enfadada a encontrarme rogándole que no se marche, porque sé de primera mano que las personas que deciden irse, no vuelven.

No, no sé de lo que está hablando, ni sé por qué tendría que saberlo, cuando en estos últimos meses nos hemos dedicado a mantener ese bajo perfil que todo el mundo en este tiempo quiere mantener si desea tener la cabeza sobre los hombros. Y nosotros lo hemos hecho, ¿por qué entonces, tienen que azotarnos con esto? Me niego a pensar que lo que sale de su boca es la única solución, cuando lo cierto es que no estoy escuchando ni la mitad de lo que está diciendo. Ni siquiera me sorprende que Hayden empiece a removerse debajo de la manta, para él es tan incómodo como lo puede ser para mí tener que estar escuchando todo esto, pues, por una cosa u por la otra, ninguno está haciendo el esfuerzo de querer entender lo que sucede. — Es un error, fue un error, no tenías por qué haber escuchado la profecía, eso se puede entender, tú no tienes la culpa. Tú solo... — solo estaba haciendo su trabajo, es lo que me gustaría añadir a toda esa demostración de cómo se ve alguien que empieza a perder la cabeza, pero se me corta la voz a mitad de la frase y ni siquiera encuentro la motivación para seguir.

No puedo, sé que me rompo cuando me obliga a mirarlo a los ojos y puedo sentir cada parte de mi cuerpo perdiéndose en la debilidad, para cuando consigo hablar las lágrimas ya se están acumulando en mis mejillas. — Pero no quiero que vuelvas, quiero que te quedes, necesito que te quedes. Charles, por favor... no puedes hacerme esto, no quieres hacerme esto. Por favor... — la compostura es algo que desconozco cuando rompo la distancia para posar mis manos sobre su pecho, pero la angustia me lleva a moverlas hacia sus hombros en una caricia nerviosa, subiendo una de ellas hasta su nuca en el intento de buscar que sus ojos no se despeguen de los míos. Ninguna de sus promesas me valen para tratar de suprimir la ansiedad que me recorre entera. — Te lo estoy pidiendo como tu esposa, te lo ruego... por lo que más quieras, no puedes dejarme, no sé funcionar si no estás a mi lado. Te necesito conmigo, eres... — haría un intento de explicarle todo lo que es para mí y lo mucho que necesito de su persona, para absolutamente todo y no puedo decir que me sienta orgullosa de la dependencia, porque ninguna dependencia termina siendo beneficiosa, pero esta es la única que sí lo hace. Porque él sabe tan bien como yo que sin él para guiarme soy un desastre, que no existe nadie que me haya apoyado como lo ha hecho él. Y lo necesito conmigo si pretendemos sacar adelante a nuestro hijo, no puede simplemente desaparecer. Resumo mi súplica cuando mis labios buscan los suyos, quizá en un gesto desesperado, de que no me rechace. — Por favor
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Charles B. Sawyer el Vie Mayo 29, 2020 8:05 pm

¿Acaso estás demente? — no puedo evitar preguntarlo, se me quiebra la boca en una risa irónica y casi muda — No voy a llevarlos conmigo. ¡Hayden es demasiado pequeño como para soportar un viaje de esta manera! No voy a… No serán unas vacaciones, es un trabajo prácticamente de incógnito. Ustedes estarán mucho más seguros aquí — no le voy a decir lo que ya sabe. No le recordaré que nadie ha visto a Stephanie en mucho tiempo y que preguntar por su nombre será peligroso, vaya a saber en qué sitios tendré que meterme y no será algo que haré arriesgando el cuello de las dos personas que más me importan. Es una negativa rotunda, lo dejo en claro con un meneo de mi cabeza, ese que busca silenciar sus palabras. Yo sé que es un error, intenté remendarlo y no hubo manera. Jamás he sido el epítome del optimismo, pero sé muy bien cuando ser realista. Magnar ya colocó su tablero y si pretendo que mi casa siga en su lugar cuando yo regrese, es mejor que mueva las fichas que más le gustan.

Me siento débil a pesar de mis intentos de parecer firme al respecto. Sus manos recorriendo mi cuerpo con cierta desesperación me hacen balancear mi peso hacia atrás, como si el alejarme me mantuviese cuerdo. Murmuro su nombre, pero se pierde en la manera que tiene de besarme, un gesto al que siempre correspondo con gusto y que ahora mismo se siente como una tortura. Mis manos se colocan en sus mejillas, en un principio para tenerla, luego para ser capaz de separarla sin sentir que estoy siendo demasiado brusco para con ella — No puedo. Tú sabes que no puedo… — murmuro — No es como si… No tengo otra opción, Phee… No tenemos la clase de presidente que nos permite negociar, incluso cuando lo intentamos. Debo hacer esto, por todos nosotros, por nuestro hogar… — ese que a estas alturas no sé cuánto tiempo más va a poder estar de pie, no con todo lo que está pasando.

El gorjeo incómodo me indica que Hayden se ha despertado y no hace otra cosa que retorcerse en el cochecito, removiendo la sábana con su incómodo pseudo silencio. Me obliga a soltar a su madre para poder acariciar su mejilla suave y redonda, tratando de brindarle una calma que yo no siento — Pero te equivocas… — acabo asegurando con voz suave — Tú sí sabes funcionar sin mí, lo hiciste por mucho tiempo. Necesito que seas esa Phoebe, ahora más que nunca. Las cosas se pondrán feas y todos lo saben, solo están jugando a tener el control porque no tienen idea de cómo frenar un avance que es inevitable. Solo necesito que me prometas… — sin apartar los dedos de mi hijo, ladeo la cabeza para poder mirarla — Phee, necesito que me jures que mantendrás a salvo a nuestro hijo y a ti misma. No sé cuánto tiempo estaré fuera… Pero necesito hacerlo sabiendo que, cuando regrese, ustedes dos estarán bien. ¿Puedes hacer eso por mí?
Charles B. Sawyer
Charles B. Sawyer
Inefable

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Phoebe M. Powell el Sáb Mayo 30, 2020 8:08 pm

No hablaba de… — niego con la cabeza de un lado a otro en un movimiento tan leve que apenas se aprecia, apretando los párpados. — Tú mismo lo has dicho, no importa lo que hagamos siempre nos van a imponer que demos más. — más de lo que, en la mayoría de los casos, podemos ser capaces a dar sin perder la cabeza en el proceso. — ¿Seguros aquí? ¿Cómo, exactamente? Dímelo, por favor, cómo voy a hacerlo todo sola sin que tú estés aquí, cuando hay tantas cosas que yo no puedo… — la angustia que se acumula en mi garganta no me da para terminar la frase, de solo pensar en todos los factores que se salen de mis capacidades y que no puedo controlar, porque no dependen de mí, sino de las personas que se dedican a creer que el mundo es suyo. Esas incluyen a gente como mi padre, Aminoff a quién es evidente no le puedo derrochar más odio ahora mismo, rebeldes que se cuelan en un lugar que se supone es seguro y, para colmo, personas que antes figuraban como enemigos públicos patrullando calles como si nada. ¿Cómo, entonces, voy a sostener por mi cuenta lo que firmamos que haríamos juntos?

Me aparta, eso hace que todavía me sienta más ajena a una decisión que al parecer ya tomó mucho antes de que yo pudiera ser consciente de que algo iba mal y sé que hay algo dentro de mí que se rompe, por fuera cada parte de mi cuerpo tiembla. En mi rostro se debe plasmar lo dolida que me siento por que diga esas palabras, cuando sabe de sobra que no deseo ser esa Phoebe, cuando esa solo era miserable y ya lo fue por mucho tiempo, que me pida algo que debería dar por hecho me duele a niveles que no soy capaz a explicar con palabras, eso es evidente cuando lo ignoro para llevar la mirada hacia nuestro hijo. — Eso no es algo que tengas que pedirme, como si no lo hiciera cada día, daría la vida por nuestro hijo y mantenerlo a salvo es mi tarea, lo he sabido desde mucho antes de que naciera. Nunca haría nada que pudiera perjudicarlo. — no hubiera esperado que fuera necesario decir esas palabras en voz alta, cuando solo mirarlo me hace pensar que no me importa lo que ocurra conmigo siempre que pueda conseguir protegerlo.

No tengo la menor idea de como puedo inclinarme para rodear el cuerpo de Hayden con mis manos y acercarlo a mi cuerpo, sosteniéndolo en mis brazos mientras se retuerce y sé de sobra que sus balbuceos son un indicador de que se va a poner a llorar si no llego a calmarlo. Para mi propia desgracia no creo que sirva de mucho la sensación ansiosa que me recorre el cuerpo para tranquilizarlo, una de mis manos atrapa la suya tan pequeña que cuando levanto la mirada hacia mi esposo puedo sentir el acúmulo de agua en mis pestañas. — ¿Es esto, entonces? Nos vas a dejar. — busco alguna señal en sus ojos de que todavía guarde cierta esperanza en cambiar de opinión — ¿No hay nada, absolutamente nada, que pueda hacer para que te quedes? ¿Nada de lo que diga será suficiente para que no me dejes? — parpadeo, pero solo una lágrima cae recorriendo mi mejilla hasta perderse en el suelo, al parecer nunca es suficiente. El bebé en mis brazos me recuerda por quién estoy haciendo esto. — Ni siquiera tienes que hacerlo por mí, hazlo por tu hijo, por favor… Tu hijo te necesita, Hayden necesita a su padre, tienes que estar ahí, para él. — porque si se va, pasarán los días y su padre no estará para verlo crecer, porque si se va, estará haciendo lo que otros hicieron, lo que prometió que nunca haría.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

A heart of numbness ✘ Phoebe Empty Re: A heart of numbness ✘ Phoebe

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.