Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Let us die young or let us live forever ~ Riorden IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Jessica D. Voznesenskaya el Mar Abr 14, 2020 6:10 pm

Me paro durante más segundos de los que me gustaría reconocer delante de la gran puerta de madera, con una botella de alcohol en una mano y una sonrisa irónica en la boca. ¿En qué momento hemos vuelto a este punto de nuestras vidas? No dejo de preguntármelo mientras reúno el valor para dar un par de golpes secos en la madera. Luego me doy cuenta de que había timbre y me siento estúpida por unos instantes, decidiendo si sería aún más estúpido llamar ahora que ya he tocado o fingir que nunca vi el timbre. Opto por la primera opción y llamo justo en el momento en el que Riorden abre la puerta. Para ser sincera, hacía meses que no sabía gran cosa de él, tal vez incluso algunos años. No es que hayamos perdido la relación, pero simplemente nuestros estilos de vida hicieron que nos distanciásemos un poco. Sin embargo, en los malos momentos sé que siempre nos tendremos el uno y al otro, y haga uso o no de ese comodín, me reconforta saber que lo tengo. Me abalanzo sobre él, de la forma más suave que puedo teniendo en cuenta el verbo, en un abrazo fugaz que no tarda en convertirse en saludo.

Me recompongo de mi efusividad repentina lo mejor que puedo mientras alzo la botella ante sus ojos. - Nada de whiskey esta vez. Esto que ves en mis manos es, sin duda, la mejor ginebra de toooodo el supermercado de la esquina - Probablemente una exageración - Me pareció más sofisticada para la ocasión. Ya sabes, no todos los días se despide a un ministro - Golpeo su hombro ligeramente con mi puño mientras atravieso del todo el umbral de la puerta. - ¿Demasiado pronto para bromas? - Digo tras otear su rostro en busca de algún atisbo de sonrisa - Si es así avísame ya, porque tengo muchas preparadas y en cuanto beba una gota de esto empezaré a soltarlas todas - Y ojalá fuera broma, pero no soy muy buena para encontrar los límites del humor y no es la primera ni será la última vez que hago cómica una situación que para otra persona no lo es en absoluto. A pesar de los años, sigo arrastrando ese ligero problema. Ni corta ni perezosa, doy el primer trago de la botella -quizás no es el primero- sin esperar un par de vasos y hago una mueca de desagrado que ni siquiera intento disimular. - Bueno, tal vez fuera la segunda mejor ginebra del supermercado - Esbozo una sonrisa de disculpa y le paso la botella, intentando encontrar el salón o algún sitio más cómodo para charlar.

Trato de ponerme un poco más seria, aunque estoy segura de que no me durará demasiado. - Ahora en serio... ¿cómo te lo has tomado? Sé que tu trabajo siempre ha sido muy importante para ti - Doy un apretón en su hombro en señal de apoyo e intentando infundirle el ánimo que seguramente necesite. - ¿Cuánto de desagradable fue Aminoff en una escala del uno al diez?- Es casi una pregunta retórica. - Siendo el diez... - Finjo pensar por unos segundos - Estoy entre Miranda Priestly y tú en la escala de jefes desagradables, ¿qué me recomiendas? - Ni siquiera estoy segura de que vaya a comprender mi referencia a "el diablo viste de prada", la verdad es que no veo a Riorden viendo ese tipo de películas antiguas. Me río dejando claro que es una broma, pues sé que no fue un trago fácil para él tener que despedirme y que me lo hizo lo más fácil que pudo. - Da un buen trago de eso, anda - Señalo la botella - Las ganas de vomitar te distraerán de mi inoportuno pero obligado interrogatorio - Como su mejor amiga, tengo la obligación de conseguir que saque todo fuera, aunque ahora duela. - ¿Ya sabes qué vas a hacer ahora? - Estoy expectante por saber cuál es su plan B.
Jessica D. Voznesenskaya
Jessica D. VoznesenskayaInefable

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Riorden M. Weynart el Miér Abr 15, 2020 6:32 pm

Mudarse es siempre algo complicado, pero sobre todo cuando te has tirado casi dos décadas viviendo en el mismo lugar, por lo que hay cientos de recuerdos y cosas que meter en cajas, y luego desembalar en la nueva vivienda. Al menos, consigo convencer a Tyler de que se quede unos días en casa de mi hermana Liriel porque no sería capaz de tener que aguantar a un pre-adolescente hiperactivo correando por todas partes en vez de ayudar. Le irá bien mantenerse unos días alejados de este cambio de vida, y también a Hanna por tener a alguien con quien pasar las horas ahora que su padre se ha marchado al 9. Por suerte, el resto de la familia también ha ayudado a preparar todo, pero al final del día, somos Zoey y yo quienes tenemos la casa patas arriba, llena de cajas de cartón por todas partes, y plástico protector de burbujas por todos los ricones.

En cuestión de una semana, después de los siete peores días de mi vida donde más agobiado no podía estar, entre todos y también con ayuda de los elfos domésticos, la casa por fin parece un espacio habitable. Es considerablemente más pequeña que la anterior mansión de la Isla Ministerial, así que hemos tenido que donar varias cosas. Pero al menos es un hogar acogedor y tengo a los míos, que es lo que de verdad importa. Y no todo va a ser malo, porque ahora que tengo menos responsabilidades, puedo dedicarme a pintar otra vez. Es precisamente eso lo que estoy haciendo cuando escucho a alguien golpear la puerta, y aunque me planteo no abrir porque seguro que es algún vecino pesado que quiere presentarse, al final me decido a hacerlo. Antes de que pueda decir nada, alguien de cabellos pelirrojos que conozco demasiado bien se me tira encima. — ¿Vienes a consolarme de desgraciada a desgraciado? — dejo caer, en un claro tono de broma, intentando yo también que el asunto sea menos serio. Y es que por ironías de la vida, Magnar me hizo despedirla pocos días antes de que él hiciera lo mismo conmigo. — Siento decirte que el alcohol no va a servir de nada; soy abstemio. — Es una palabra que hasta ahora no había utilizado porque aunque apenas bebía por mi propio bien, seguía haciéndolo en ocasiones públicas para quedar bien. Otra de las ventajas de no ser Ministro es eso: ya no seré una de las caras protagonistas en eventos y no tendré que hacer ciertas cosas. — Pero siéntete libre de beber lo que quieras, yo puedo tomar otra cosa. — Como un té, típico de los antiguos ingleses. Supongo que me sale la vena europea ahí, por siglos que hayan pasado de esas cosas tan mundanas.

— ¿Crees que soy un jefe desagradable? — Trato de no sonar ofendido, especialmente porque puedo comprender de dónde viene su comentario porque yo mismo la despedí. — No me voy a enfadar, pero es para tenerlo en cuenta ahora que... — Hago una pausa para darle emoción. — ... voy a ser el nuevo jefe de los cazadores. — La idea no me desagrada, pero sí las circunstancias. Le hago un gesto para que me siga por los pasillos de la vivienda hasta llegar a una sala de estar con dos sofás y una mesita en el medio. Se ve algo vacía, pero eso es porque Zoey todavía no ha tenido tiempo de ir a comprar decoración y nuevos muebles para darle otro toque. — No estoy hecho para un alto cargo, ¿sabes? — Es algo que siempre he sabido, pero que siempre me he negado a aceptar al cien por cien porque creía que era lo mejor para todos. Me metí en la política porque quería que los magos tuviesen el poder, y cuando lo conseguí, seguí ahí porque era uno de los más capacitados para ello. Luego supongo que me acostumbré a una vida fuera del terreno, por mucho que lo echase de menos, y ahora... — Siempre tenía una excusa para seguir en el cargo. ¿Tú qué harás? — Yo al menos puedo volver a lo que hacía en mi juventud y a lo que añoraba.
Riorden M. Weynart
Riorden M. WeynartJefe Dpto. de Criaturas

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Jessica D. Voznesenskaya el Sáb Abr 18, 2020 5:15 pm

- Así es, como en los viejos tiempos. Pero visto el gotelé esta vez podemos ahorrarnos los puñetazos en la pared - Río recordando aquella época en la que nos turnábamos para consolarnos el uno al otro de las constantes desgracias que parecían sucederse por nuestras vidas de forma casi cómica. Echo un vistazo rápido a su nueva morada, pero sus palabras me desconciertan tanto que me doy la vuelta de golpe. - ¿Abstemio? - Una mueca de desagrado y desaprobación llena mi rostro. - ¿Desde cuándo? - Finjo estar incluso ofendida y acaricio la botella un par de veces. - Tú no le escuches, no lo dice en serio - Pero sé que lo dice completamente en serio. - ¿Eliminamos los puñetazos en las paredes y ahora esto? - Alzo la botella y chasco la lengua decepcionada. - Sólo te queda volverte vegano y ya no quedará ni rastro del viejo Riorden - Mi tono deja tan claro que es tan solo una broma que no me molesto en verbalizarlo, y de hecho me alegro de que haya tomado la decisión de dejar el alcohol. Sé que nunca fue un gran fan, pero yo aún lo necesito en ciertos momentos de mi vida. Y, sin duda, este es uno de ellos.

Doy otro pequeño trago mientras soy consciente de cómo me voy acostumbrando más al amargo sabor que deja en mi boca. - Claro que no lo eres - Esta vez sí me aseguro de dejar patente mi opinión real. No es que fuese la jefa más responsable del mundo, y sobraban los motivos para echarme del cargo tras la pelea con Road. De hecho, pensándolo bien, no me extrañaría que Riorden haya intercedido por mis errores en más de una ocasión. - Lo hiciste bien, Riorden - Y aunque suene a consuelo barato, de verdad lo pienso. Es un cargo duro de roer y estoy segura de que la principal razón de sus fracasos ha tenido más que ver con su jefe que con su ineptitud. Pero no puedo decirlo en voz alta sin ponernos en peligro a ambos.

Estoy a punto de acercar la ginebra a mis labios cuando, nuevamente, sus palabras me pillan desprevenida. - Wow - Es lo único que soy capaz de pronunciar. - Ya veo tu maquiavélico plan... - Entrecierro los ojos y le apunto con un dedo, acusadora, mientras acto seguido acabo de dar ese trago.  Si se tratase de otra persona, seguramente sí podría pensar que son demasiadas casualidades, pero no podría sospechar algo así de él. - ¿Volviendo a tu juventud de cazador, eh? Enhorabuena, Weynart, seguramente lo mereces más que yo - Y esta vez le miro a los ojos para que vea mi sinceridad - Podemos brindar con un rooibos si así el señor abstemio se siente más cómodo - Ni siquiera sé muy bien qué es eso, pero me suena de verlo en revistas.

- Venga ya - Alzo una ceja y le miro inquisitivamente, intentando esclarecer la seriedad de sus palabras - Si hay alguien que está hecho para liderar, ese eres tú - No todo el mundo está hecho para soportar durante tantos años un cargo con ese nivel de responsabilidad y estrés sin acabar loco de atar. Pero entiendo perfectamente a lo que se refiere. Aunque notase que le podía llegar a venir grande en algún momento, seguramente en un principio pensó que sería algo temporal, sólo para ayudar a Jaimie, y acabó encontrando mejores y más numerosas razones para quedarse que para irse. Pero por mucho tiempo que pase, uno siempre sabe dónde está su sitio de verdad, o al menos donde no está. Tampoco yo pensé nunca que mi sitio era el mercado de esclavos o el departamento de criaturas, por muchos años que dediqué profesional y personalmente a ello. Nunca he llegado a encontrar mi vocación, pero supongo que nunca es tarde. - Bueno, ya sabes que improvisar siempre ha sido mi fuerte - Digo, encogiéndome de hombros ante su pregunta sobre mi siguiente movimiento. - Soy consciente de que todos se me rifan, pero cuesta elegir entre tantas ofertas - Aunque sí tengo algunas ideas, ninguna de ellas acaba de cuajar. - Puede que vuelva a los desfiles de moda, no puedo seguir negando que nací para ello - Me río a carcajadas recordando aquel momento, viéndolo tan lejano que cuantos más años pasan menos me creo que sucediera de verdad.
Jessica D. Voznesenskaya
Jessica D. VoznesenskayaInefable

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Riorden M. Weynart el Dom Jun 14, 2020 5:52 pm

Que me pregunte que desde cuándo soy abstemio consigue que una pequeña risa se escape. Supongo que de verdad hemos estado demasiado tiempo sin ponernos al día, pero en mi caso al menos tengo la excusa de que tengo tres hijos de los que hacerme cargo, y también un nieto del que Zoey y yo cuidamos cuando Violet está ocupada y lo deja a nuestro cargo. — No voy a negarte que a veces me dan ganas de coger una botella y mandarlo todo a la mierda, pero Zoey me mataría — bromeo. Eso y que tampoco quiero enseñarle a Lëia y a Tyler que la solución a los problemas son las drogas. Sé que cometí errores cuando era joven, entre ellos tener tendencia a beber en vez de asimilar mis problemas, pero es algo que, con el tiempo, he aprendido y he tratado de enmendar esos errores todo lo posible. — Pero te prometo que podremos seguir comiendo chuletas de cerdo y toda la carne que quieras. — Dejar de comer productos de origen animal no es algo que entre en mis planes, por mucho que Ethan diga que es más sano dejar de consumirlos o reducir su consumo porque no aportan beneficios, sino todo lo contrario.

Sus palabras de ánimo no me sirven de mucho, más allá que para formar una sonrisa triste. Sé que no he hecho las cosas tan mal como a veces pienso, pero también sé que hay cosas que podría haber hecho mucho mejor. Para empezar, si nunca hubiera contratado a Magnar como jefe del departamento de aurores, quizá nunca nos habríamos visto en esta situación. Y ese es solo el inicio de cosas de las que me arrepiento respecto a Aminoff. Pero pensar en ello ahora mismo no sirve de nada, y lo único que puedo hacer es esperar a que las cosas se calmen un poco mientras me acostumbro a mi trabajo actual, y luego ya tener una seria conversación con Hans. — Me hago viejo. — Suena a broma, pero realmente hablo en serio porque es algo de lo que me doy cuenta cuando mis hijos me nombran palabras que no conozco, como ahora Jessica con esa bebida por la que prefiero hasta no preguntar. — Al menos ahora podré sentir que rejuvenezco un poco volviendo al terreno de juego. Deberías hacer como yo. — La verdad es que me gustaría poder trabajar con ella, los dos fuera de despachos aburridos.

Hubo un tiempo en el que de verdad creía que estaba hecho para liderar, pero desde que Jamie murió, he ido perdiendo la esperanza en muchas cosas. Y sobre todo, en mí mismo, por no ser todavía capaz de comprender lo que pasó aquella noche en la mansión Niniadis. — Improvisar, ¿eh? En realidad tienes suerte; puedes buscarte un nuevo trabajo y empezar de cero. — Es otra cosa que nos diferencia. He bajado de categoría, pero Aminoff es lo suficientemente listo como para no mandarme completamente a la deshonra porque algunos todavía me apoyan... y eso solo significa que seguiré siendo una cara pública, aunque en menor medida, probablemente toda mi vida por lo que he significado para la política del país. A veces desearía poder cambiar de vida, no solo de trabajo, y poder vivir en paz con mi familia. — Pero mantengo mi oferta: si no sabes qué hacer, puedo darte una oportunidad en mi departamento. Prometo que no te volveré a despedir aunque Magnar me obligue. Piénsalo, trabajar fuera de oficinas, al aire libre y rastreando todo tipo de criaturas... No puedes negar que suena divertido.
Riorden M. Weynart
Riorden M. WeynartJefe Dpto. de Criaturas

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Jessica D. Voznesenskaya el Dom Jun 21, 2020 5:50 pm

Me río nostálgica cuando hace su reflexión sobre el alcohol, pues suena del todo acorde a su edad y situación actual y supongo que es algo que nunca se espera de un amigo de la juventud. Por suerte no hay ningún espejo cerca que me haga verme en contraposición con él, porque parezco la misma veinteañera perdida en todos los sentidos que llamaba a su puerta cuando necesitaba un trago. - Tienes razón, es que a veces me cuesta asumir que te has convertido en un viejo cascarrabias - Me encojo de hombros, anticipándome a su probable cara de reproche. - Aunque he de decir que lo de cascarrabias te viene de fábrica, ya debería haberme acostumbrado hace mucho - Golpeo su brazo y le guiño levemente un ojo, cómplice. - Si las barbacoas son la única diversión que nos espera, no seré yo la que me queje - Uno de los grandes amores de mi vida, la comida abundante y nociva. Todo el mundo sabe que cuanto más sube el colesterol, más rico está.

Veo en su rostro exactamente la misma mueca de nostalgia que he tenido hace unos segundos, y comienzo a pensar que ha llegado ese momento en el que cada recuerdo del pasado nos hace añorarlo con tristeza, sabiendo que perdimos la oportunidad de vivirlo de otra forma y que ya no tenemos tiempo para cambiar el rumbo que elegimos. La siguiente frase lapidaria me hace confirmarlo, pero me niego a asumirlo. - Eh, no me llames vieja. ¿Te recuerdo que nacimos en el mismo año? - Queda un poco incoherente pedirle tal cosa cuando hace dos minutos se lo he llamado yo a él. - Aún tenemos toda la vida por delante, Rior - Ni recuerdo la última vez que le llamé así, pero apunto mentalmente hacerlo más a menudo. - ¡Míranos! Estamos hechos unos pimpollos. A mí apenas me cruje la rodilla cuando me agacho. Ah, y sólo dos niños se han dirigido a mí como señora. Aún - Digo orgullosa, como si realmente fuese algún tipo de logro. - Pero no... Creo que mis tiempos de acción han acabado, dejé de sentirme útil hace tanto tiempo que culpar a la edad sería mentirte - Sí que hubo un tiempo en el que sentí que era mi sitio, pero esa sensación no duró mucho. - Además, ¿crees por un segundo que aceptaría trabajar bajo tus órdenes? Seguro que me mandarías a misiones "secretas" que consistirían en recoger excrementos de hipogrifo - Me aseguro de hacer el gesto de las comillas con mis dedos. - Lo que sea con tal de reírte un rato de mí - No puedo culparle, en realidad, sería una venganza justa por la cantidad de bromas que le hago yo a él.

Asiento con vehemencia cuando pronuncia las palabras que últimamente me han conseguido dar un ápice de esperanza - Eso es exactamente lo que busco. Mi vida se ha puesto tan patas arriba de repente que la única solución que veo es empezar de cero - Todo lo que consideraba estable en mi vida se esfumó de un momento a otro, mis amigos, la que consideraba mi familia, mi trabajo, mi casa... Si no quiero volverme loca lo mejor es cortar de raíz con lo poco que me quedaba de mi antigua vida. - Todo lo que has dicho estaba sonando bien hasta que has mencionado a... - No lo digo en voz alta porque hasta las paredes tienes oídos, pero por la mueca de desagrado que hago y que intuyo que él comparte no creo que haga falta ser mucho más específica.
Jessica D. Voznesenskaya
Jessica D. VoznesenskayaInefable

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Riorden M. Weynart el Jue Jul 30, 2020 6:56 pm

Viejo y cascarrabias son dos palabras que nunca pensé que me describirían, pero que siendo sincero, puedo comprender por qué las dice. Es cierto que he asentado bastante la cabeza desde que no me quedó más remedio que madurar incluso más de lo que ya lo había hecho para hacerme cargo de Ethan cuando solo tenía veinte años. Lo de cascarrabias, aunque prefiero definirme como serio y con la cabeza bien puesta sobre los hombros, es algo que viene desde que tengo uso de razón, culpa de criarme en Europa y con unos ideales muy fijados sobre lo que debía hacer o cómo debía ser. — Me debes una invitación a una barbacoa entonces, que yo ya estoy muy viejo para cocinar — exagero en un claro tono de broma, siguiendo su comentario de que me he hecho mayor.

Lo cierto es que a veces me siento más mayor de lo que soy. Físicamente me conservo bastante bien para mi edad, pero he visto y vivido tantas cosas, que no me siento como si ni siquiera hubiera llegado todavía a los cuarenta. Para empezar, siempre pensé que viviría mucho menos, pero la vida nunca es lo que esperamos. — ¿Toda la vida por delante? — Creo que hasta mi voz suena algo más aguda de lo normal cuando lo pregunto. — Espero que al menos sean unos años más tranquilos. — Que tristemente sé que no y que tenemos una guerra que ni siquiera ha terminado de arrancar, pero decirlo en voz alta ahora mismo suena demasiado real. Se supone que no debería ser mi preocupación ya, pero es inevitable pensar todo lo que está por venir... y no en el buen sentido. Sí, todavía soy joven, pero no sé hasta que punto estoy psicológicamente preparado para tener que aguantar todo lo que nos espera. Ya viví una guerra y una revolución, pero no valoraba mi vida tanto como ahora, ni tenía personas a mi cargo. Lo único que quiero es vivir en paz con mis familia, lejos de todo, pero para eso todavía queda mucho. — Hablando de niños... ¿No tienes pensado tener ninguno? — Aprovecho el momento para desviar mis pensamientos hacia otro tema más entretenido, ya sea simplemente por ver la cara que pone al escuchar la pregunta. Es justamente como lo que dice de reírme de ella, pero es una forma sana de picarla, igual que ella hace conmigo. — Creo que hay algunas cremas corporales que llevan excremento de hipogrifo. Dicen que va bien para no sé qué tipo de pieles. — Que no estoy muy seguro de eso, pero Lëia me lo dijo una vez con toda la convicción del mundo y ella está más puesta en estos temas que yo y nunca me toma el pelo de esa forma.

La sensación de notar que tu vida cambia bruscamente es una con la que desgraciadamente me identifico demasiado bien. No es solo por el despido y el cambio de trabajo, sino que todo mi mundo se desmoronó del todo, después de tanto tiempo tambaleándose con la llegada de Magnar y el asesinato de Jamie, cuando Colin decidió marcharse. — Puedes decir su nombre. No es como si fuera a presentarse aquí por decirlo. — Ya quisiera él tener oídos y ojos en todas partes. — ¿Puedes creerte que cuando me despidió me ordenó que le llevara la cabeza de mi hermano? — Quiero pensar que no era algo literal y que solo quiere que lo lleve ante él, pero sigue siendo igual de perturbador y preocupante. Antes anteponía la política y mis ideales por encima de mi familia, pero hace mucho que dejé de ser ese joven tan imprudente.
Riorden M. Weynart
Riorden M. WeynartJefe Dpto. de Criaturas

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Jessica D. Voznesenskaya el Miér Ago 26, 2020 2:47 pm

Alzo una ceja ante su aparente desgana por vivir los años que le quedan. No se puede decir que Riorden haya tenido una vida fácil, y eso que a mí me faltan bastantes detalles sobre su infancia y en general su juventud antes de conocernos, por lo que me extraña que no se muera de ganas por recuperar todos esos años que pasó luchando, atemorizado o huyendo. - Oh, vamos, te quedan los mejores. Cuando seas aún más viejo que ahora, si es que eso es posible, podrás reñir a los niños si su pelota acaba en tu jardín, o quedarte dormido en un banco al sol, o robar napolitanas de chocolate en el súper y fingir que te has desorientado y no encontrabas la caja - Si eso no es motivo suficiente como para tener apego a la vida, ya no sé qué podría hacer por él.

"Hablando de niños" siempre suele acabar en ese pregunta, y aún más tratándose de él. Sabe a la perfección que los niños no son mi cosa favorita del mundo, y haberlos llamado cosa lo deja bastante claro, pero le gusta hacer que sufra imaginando que la respuesta podría ser sí. - Bueno, qué bien que lo menciones... - Miro hacia abajo, interpretando uno de mis papeles favoritos: la embarazada accidental. - Riorden, yo... No he venido sólo a charlar. La verdad es que tengo que contarte algo - Dejo que su mente divague antes de continuar con la conversación. - Pero antes de decírtelo, tienes que prometerme que me apoyarás - Luego recuerdo que las embarazadas no pueden beber alcohol, pero será fácil fingir que era zumo de algún tipo de fruta por seguir la broma cuando acabe por preguntarme.

Me río cuando dice que el presidente del país no se presentará aquí sólo por decir su nombre, más que nada porque suena a algo que Magnar Aminoff haría con tal de erradicar las opiniones diversas a las suyas. - ¿Estás completamente seguro? Porque yo no descartaría que tuvieras los teléfonos pinchados y micrófonos en las lámparas - Y aunque no va en serio, me agacho para mirar debajo de la copa de una lámpara de mesa que tengo al lado. Me sobresalta especialmente la imagen que se crea en mi cabeza cuando Riorden me detalla la petición que le hizo ese hombre sobre su hermano. - ¿Colin? - ¿Quién si no? - Qué tétrico. Seguro que las colecciona para ponerlas en las almenas de su castillo como aviso a potenciales traidores - Aprovecho el flanco que se ha abierto para sacar un tema que llevo meses queriendo abordar. - Hablando de... ¿Sabes algo de él? ¿Al menos si está bien? - No pretendo que me dé grandes detalles, porque lo más probable es que no los tenga, pero no puedo evitar preocuparme por él.
Jessica D. Voznesenskaya
Jessica D. VoznesenskayaInefable

Volver arriba Ir abajo

Let us die young or let us live forever ~ Riorden Empty Re: Let us die young or let us live forever ~ Riorden

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.