All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Colin Weynart el Mar Dic 10, 2019 9:20 pm

Año 2436, en Europa

¡No te puedes ir, Alice! ¡Hay… hay monstruos al otro lado de la frontera y te pueden matar!— exclamo, descruzo mis brazos como si fueran dos filosas espadas cortando el aire, todo mi rostro está fruncido por mi ceño enfadado y no hay duda por mi tono de voz que estoy muy molesto con ella. —¿Quieres que te maten?— pregunto, con diez años la palabra «matar» suena tan grave, tan temida, más si endurezco mi voz y la hago parecer profunda. Con las sombras negras de los pilares en ruinas en contraste con el naranja del atardecer lo hace parecer todo más peligroso, los monstruos de los que le hablo puede que se expandan como estas sombras, que sean inabarcables por nuestros pasos, y por mucho que caminemos, nos seguirían a donde fuéramos. La columna cuya base son escombros es un refugio muy precario, ha servido como el mejor escondite cuando jugábamos, y si se va, si abandona este refugio, esos monstruos podrían volverse reales, atraparla y entonces no estaré para ayudarla con mi arco a escapar. —¡No! ¡No! ¡No!— niego con mi cabeza de un lado al otro al dar vueltas en círculos y pateo una guijarro con mucha fuerza. —¡Eres una tonta! ¡Tu padre es un tonto!— estoy enfadado con ella, estoy enojadísimo con el señor Whiteley.

Vuelvo a cruzar mis brazos por delante de mi camiseta y alzo mis hombros hasta que casi tapan mis orejas al darle la espalda. —Mis padres me han dicho que no es seguro cruzar la frontera, algunos de mis primos lo hicieron y aun no vuelven. ¿Y qué harás si no puedes volver, eh? Porque…— mi voz enfurruñada cae en picada, me giro bruscamente hacia ella y no me veo enojado, sino asustado. Mis ojos se abren todo lo grandes que son. —¿Vas a volver, verdad?— pregunto, mi tono roto por el pánico que va subiendo por mi pecho y me está dejando sin aire. —¿Verdad que volverás, Ally?—. No quiero llorar, porque no me gusta llorar delante de ella, me hace ver tonto, pero me están picando los ojos y tengo que cruzar mi brazo por delante de mi cara para contener las lágrimas. Hago un ruido delator con mi nariz al sorber esas ganas de llorar que me están estrangulando la garganta, un sollozo trepa hasta mi boca y para disimularlo vuelvo a gritar, arrugo toda mi expresión para lanzarle una mirada furiosa. —¡Si te vas ya no serás mi mejor amiga! ¡Ya… nada! Diré que no te conozco y me voy a olvidar de ti. ¡Lo haré! ¡Buscaré a alguien más para cazar dragones y… y explorar… y jugar a las cartas! ¡No te necesito! ¡Estaré bien sin ti!— se lo juro, con las lágrimas gruesas ensuciando mi cara.

Todo mi cuerpo se queda duro, mi rabia contenida en los puños cerrados contra mis piernas, y noto lo calientes que son mis lágrimas al ir resbalando hasta mi mentón que sostengo en alto. No la necesito, es cierto. Puedo jugar con mis primos o con mi hermana, ellos además saben hacer magia, no como Alice. Ella es… diferente, de una manera en la que no me animo a contarle ni siquiera a mi melliza y por eso no dejo que venga conmigo cuando salgo a buscarla. Alice es mi amiga, mi mejor amiga, y si se va yo… yo estaré solo, me da pánico imaginarme en este mismo lugar merodeando solo entre las sombras. Porque no estará ella para cubrirme la espalda y matar a las bestias imaginarias que siempre veo aparecer entre las ruinas. Estaré solo para jugar a las escondidas, no puedo jugarlas si estoy solo. Me dejo caer en el suelo, derrotado, desarmando toda mi postura de enfado y vuelvo a menear mi cabeza. —No te vayas, Al. Por favor, no te vayas.
Colin Weynart
Colin Weynart
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Miér Dic 11, 2019 11:20 pm

El viento que sopla ligero desde el norte me revuelve el pelo mientras mis ojos están parados observando el horizonte, subida a unas rocas más altas de las que debería para mi edad, habiendo dejado a Colin unos metros más allá con el fin de analizar la frontera que él tanto teme. El sol escondiéndose aún llega a azotarme los ojos de forma que tengo que poner una mano a modo de visera sobre mi frente para impedir que me lloren, pues la luminosidad tiene ese efecto cuando choca contra lo claro de mi color. Escucho a Colin gritarme a las espaldas, pero me hago completamente ajena a las quejas, cómo si no fueran conmigo, mientras me permito tomar unos minutos en los que no tengo que pensar en nada más que la simpleza de este lugar. Ahora es todo lo que parece, simple, cuando estoy segura de que antes de las ruinas existía todo un reino, con sus murallas y castillos, mucho antes de la guerra, mucho antes del bombardeo en el que murió toda mi familia. Podría hundirme en ese pensamiento, en la sensación amarga que me eriza el vello de los brazos al alzarse con más fuerza la brisa cálida, pero son los gritos insistentes de mi amigo los que me alejan de mi cabeza una vez giro el cuello para alcanzar a divisar su figura.

No hay ningún monstruo al otro lado de la frontera, solo personas, como nosotros, pero malvadas. — explico, sentándome sobre el culo en el borde para alcanzar a estirar las piernas y bajarme de la roca ayudándome con mis manos. Mis extremidades son cortas, a pesar de ser alta para mi edad, de forma que tengo que ir tanteando sobre las ruinas salteando las piedras de un lado a otro hasta que los metros entre mi mejor amigo y yo se van reduciendo. — Y el señor Whiteley no es mi padre. — repito con algo de molestia, cansada de tener que hacer esa especificación cada vez que sale en conversación. Porque es la verdad, no es mi padre, por mucho que él esté esforzándose en aparentar que lo es, por cuidar de mí incluso cuando no le soporto. Que él esté conmigo significa que nadie más ha preguntado por mí, se ha quedado conmigo por pena, por no tener otra opción, esa es toda la verdad del asunto. Pero Colin no tiene la culpa, tengo que recordármelo cuando mi sombra tapa su figura en el suelo. — No voy a irme, Colin, de verdad que no me iré. — le aseguro, tendiéndole la mano para ayudarle a levantarse y que deje de gimotear.

¿A dónde iría igual? No hay más que ruinas de aquí para allá, y para allá también, y también un poco hacia allí. — voy moviendo mis brazos en todas las direcciones, señalando con el dedo en una explicación bastante obvia. — Solo hay eso, escombros, edificios viejos caídos y deshabitados, ¡más que por fantasmas! ¿Alguna vez viste un fantasma? — tiro de su camisa para que salga del refugio en el que solemos jugar, ahí donde los males no pueden acecharnos porque así es como lo hemos decidido, que será nuestro lugar secreto y seguro por y para siempre. Mi atención se la vuelve a llevar el exterior, la línea del horizonte que cubre también la frontera, de manera casi inmediata, poso mis ojos sobre la figura de mi amigo. — ¿No quieres saber lo que hay más allá? Incluso más allá de NeoPanem, donde los pájaros se esconden cuando hace frío, donde los barcos no llegan porque las olas son demasiado grandes para atravesarlas... — vuelvo la mirada, ni siquiera me importa que lo llame peligroso, que sus padres no se lo tengan permitido. Yo vengo de allí, nací en NeoPanem, y es por eso que puedo asegurar que cualquier lugar es peligroso con las personas incorrectas liderando. — No tendríamos que ser nadie allí, nadie más que nosotros, ¿no suena genial? Podrías ser el rey, y yo sería la reina, podríamos... tendríamos nuestras propias leyes, nuestro propio sello. — uno que dejar a las generaciones futuras, uno mucho mejor que el que hay ahora.
Alice D. Whiteley
Alice D. Whiteley
Consejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Colin Weynart el Vie Dic 13, 2019 5:09 am

Pero tu padre… el señor Whiteley…— me corrijo y uso mi muñeca para limpiarme la nariz cargada de mocos por culpa del llano, —él quiere llevarte a Neopanem. ¿Y lo hará, verdad? Si él quiere ir, tendrás que acompañarlo— murmuro, me serena un poco saber que ella no tiene intención de mancharse de esta ciudad. Puede que sean solo ruinas de lo que fue alguna vez, pero es lo que conozco. Es todo lo que conozco y ella es parte de esto también. No sé qué habrá en Neopanem, el único momento de mi vida que lo pasé ahí fue mi nacimiento, no sé por qué mis primos no vuelven, lo que cuentan mis padres es poco porque dicen que todavía no puedo entenderlo y de lo que se habla es que algún día nosotros también volveremos, pero no cuando todavía haya amenazas. Si Alice se va ahora con su padre, se encontrará con todo eso, estoy tan seguro debido a que nunca me pregunté si lo que era peligroso para mí también lo era para ella. Di por hecho que así era, porque siempre hemos enfrentado juntos a todos los monstruos imaginarios.

Me sostengo de su mano un segundo como para ponerme de pie y sigo limpiando los ojos con las manos cuando trato de mirar todos los lugares que ella señala, esos escombros que conquistábamos para avanzar hacia nuevos y lejanos territorios. — Nunca he visto uno de verdad, ni espero ver. Me dan miedo, a los fantasmas no los puedes atravesar con una espada…— me avergüenza admitir delante de Al a qué cosas sí tengo miedo, he demostrado ser muy valiente cuando tuve que vencer yo solo a tres espadachines invisibles que casi nos robaron el huevo escarlata de dragón en una ocasión. Descanso mis ojos irritados por el llanto en esa línea naranja que puedo ver tan claro al salir del escondite, hay un tono naranja cayendo sobre nosotros y también sobre los rasgos de ella cuando me mira. —Claro que quiero— contesto, cuando sea grande quiero explorar que hay más allá de los pilares rotos que alguna vez sostuvieron catedrales, avanzar y descubrir lo que hay en otros lugares, otros que no sean Neopanem. Si todos mis primos van allá, ¿por qué no podemos intentar en otra dirección? No es algo que pueda sugerirle a mis padres, escuchan incluso más a Lily que a mí.

No sé si quiero ser un rey, Al— reconozco, alcanzo la primera roca que tengo cerca para subirme a esta de un salto. —No podría quedarme sentado en el trono cuando hay tantos territorios por explorar, a menos que tenga un dragón. Entonces podré volar con el dragón a cualquier parte del mundo y volver a tiempo para la cena. ¿Tendremos banquetes, verdad?— pregunto, bajo mis ojos a donde deberían estar mis zapatos, pero me los quite hace un rato porque se me hace más fácil trepar si no tengo puesta una suela que me hace deslizarme. —Si somos solo nosotros, no importa que vaya descalzo— murmuro, será un alivio no tener que ajustarme a esa etiqueta estúpida que mis padres tienen. Coloco una mano sobre mis cejas como si tratara de mirar en la distancia. —Me han dicho que hay selvas con cascadas tan altas que nunca terminas de caer. ¿Sabes lo que son las cascadas? Yo tampoco, son… montañas altas de las que sale agua de la cima y caen hacia abajo…— le cuento, —y también me han dicho que hay un desierto blanco en algún lugar, muy al sur, donde hace mucho frío. Tanto frío que no te alcanzan cinco mantas para cubrirte— mi voz se va cargando de emoción, voy olvidándome de que estuve llorando hace menos de cinco minutos, y podría seguir describiendo los lugares de los que me han hablado, a los que me gustaría llegar, pero le lanzo una mirada suspicaz antes de continuar. —¿Si yo soy el rey y tú eres la reina nos tendremos que casar? Porque soy muy joven para casarme— trato de decirlo con una seriedad un poco inapropiada para mis diez años.
Colin Weynart
Colin Weynart
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Sáb Dic 14, 2019 12:19 am

Le fulmino con una mirada, una que no se prolonga demasiado a causa de que el mismo se corrige y puedo volver a observarle normal para prestar atención a lo que tiene para preguntar. Como respuesta me encojo de hombros, hago un mohín con mis labios que remarca todavía más mi expresión de duda. — Supongo que sí, tendría que acompañarlo. ¿Con quién voy a quedarme sino? No entiendo mucho de lo que hablan los mayores, pero sí he escuchado que algunos quieren regresar a NeoPanem. — en el caso de que lo hagan, ¿serán todos? ¿aparecerán allí como manada en busca de un lugar mejor que este? Me gustaría advertirles, decirles que atravesando el mar no hay mucho más de lo que hay aquí, pero eso decepcionaría mucho sus planes y de todas formas no sé si escucharían a una niña. — ¿Tú no vendrías? Si todos fueran, si decidieran que allí estaríamos mejor, ¿lo harías? — le pregunto porque yo le he contado mi versión, todo lo que conozco del país y como vivía antes de terminar aquí. Pero él no conoce otra cosa que Europa, no sabe que existen centros comerciales, con heladerías y tiendas de zapatos, a pesar de que yo tampoco he tenido la oportunidad de ir mucho porque mi familia no era necesariamente rica, solo teníamos una tienda de segunda mano, no era mucha cosa.

Claro que se puede atravesar a los fantasmas, lo único que no saldría sangre porque ya están muertos, pero claro que puedes. — repito, asintiendo afirmativamente con la cabeza como si la explicación fuese tan evidente que ni siquiera entiendo como es que se lo he tenido que aclarar. — Yo tampoco vi a uno nunca, quizás es que solo salen de noche. — para mí tiene todo el sentido del mundo, porque es precisamente cuando no tenemos permitido salir del perímetro donde nos alojamos, segura de que es en ese entonces cuando los fantasmas aprovechan para dar sus paseos y charlar entre ellos sobre los acontecimientos del día. Le miro desde abajo cuando al subirse a una roca pasa a estar a una altura superior a la mía, repasándome un mechón de pelo hacia atrás para pasar a sujetarlo detrás de mi oreja. — ¿Y por qué un rey no puede explorar? Si yo fuera reina es lo que haría, no habría nadie que me dijese lo que hacer o lo que no hacer, lo escogería yo misma e iría a explorar y conquistar nuevas tierras vacías si quisiera. — ¿quedarse sentado en un trono todo el día a la espera de nada? Prfff, suena tremendamente aburrido, además que le quita todo el interés a lo de portar una corona. — Todos los días, tendremos banquetes cada uno de los días de la semana, ¡con nuevos y extravagantes invitados! Esos que habremos conocido en nuestras expediciones y que vendrán de otros reinos, unos en los que no conocerán de las fuentes de chocolate, ¡o de los bollos de azúcar! — de repente, todo lo que nos rodea no parece tan malo cuando la imaginación toma el papel principal en nuestra tarde.

Me río porque lo primero que se le venga a la cabeza es que pueda ir descalzo, pasando a observar sus pies descubiertos que irónicamente me quedan más a la altura que sus ojos, pero desisto en el intento de pedirle que se calce porque ya lo he hecho un montón de veces y da igual cuanto lo diga que seguirá sin ponerse zapatillas. Hasta que llegue el día en que regrese a casa con un corte en los dedos y entonces sí aprenderá que los humanos nos ponemos calzado por una razón. — Siempre había escuchado que los desiertos eran cálidos... — murmuro mientras me ayudo de una mano para subirme hacia donde está y colocarme a su lado, utilizando mi mano a modo de visera para observar allá donde está mirando él. — La verdad es que no parece que haya mucho más que agua allá fuera. — incluso cuando sé que tiene que terminar en algún momento. Por lo siguiente, le miro como si hubiera dicho lo más estúpido que he escuchado nunca, quizá por eso sacudo la cabeza con tanta efusividad. — No tendríamos que casarnos, podemos hacer nuestras propias leyes, unas donde la reina y el rey no tienen que estar casados para poder liderar, ¿qué opinas? — es una buena solución para no tener que casarnos, más que nada porque como él remarca somos demasiado jóvenes y... bueno, casarme con mi mejor amigo sería un poco extraño. Creo que me pongo roja de repente y no entiendo la razón, solo atino a mover la cabeza hacia el sol para tener una excusa para no mirarle.
Alice D. Whiteley
Alice D. Whiteley
Consejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Colin Weynart el Sáb Dic 14, 2019 6:06 pm

Me lo pienso tres segundos, la respuesta sale de mis labios de forma espontánea. — Te podrías quedar con mi familia— digo, rascándome el mentón, —Lily podría compartirte su pieza— agrego, hace poco le dieron una habitación para ella sola, pero algunas noches seguimos montando campamentos que también le gustarán a Al, porque contamos cuentos de terror con la luz de un farol bajo la sábana. Sé que Lily quiere conocer a Al, no las he presentado aún porque ella es mi amiga y hay pocas cosas que sean mías sin que tenga que compartirlas con mi melliza. Si Alice se queda con nosotros puede que tengamos un par de años más sin que tengamos que separarnos, porque al final todos, siempre, vuelven a Neopanem. Suspiro por dentro, inflo las mejillas, pero el aire no sale de mi boca. Siento un peso sobre mi pecho siempre que pienso en Neopanem. —Si va mi familia, supongo que tendría que ir con ellos. Pero…— vacilo, me agacho para recoger un guijarro del suelo y arrojarlo lo más lejos que me permite la fuerza de mi brazo, —cada vez que ellos dicen que algún día volveremos a casa, no lo siento así. Esta es mi casa— musito, extiendo mis brazos todo lo largos que son para abarcar este paisaje de ruinas que el atardecer hace ver aún más sombrío, apenas con un tono naranja que lo suaviza. —No iría a Neopanem para quedarme allí, no cuando hay tanto por ver— y entrecierro los ojos para afinar mi mirada, tratar de ver las figuras de ciudades, cascadas y desiertos que están más allá del horizonte.

Si atraviesas a un fantasma, seguro se ríen de ti. No les hace daño y ellos pueden seguir asustándote— meneo mi cabeza, me eriza los pelos de la nuca al pensar que podrían estar entre las ruinas de estos edificios que alguna vez fueron altos e imponentes, esperando que la noche se cierre alrededor de nosotros, matando hasta el último rayo de sol, y entonces aparecer para perturbarnos. Pero no quiero irme aún a casa por más que empiece a sentir mido, porque cada vez más adultos hablan de volver a Neopanem y no sé si hoy o mañana, el señor Whiteley podría solo llevarse a Alice. No tendré manera de saber a dónde fueron si un día desaparecen. Quiero quedarme un rato más con ella, que las horas se conviertan en años, que crezcamos rápido y nos convirtamos también en adultos, así no habrá nadie que nos diga a donde ir. Podríamos salir a explorar por nuestra cuenta, ser reyes si eso es lo que ella quiere. —Los reyes deben quedarse sentados por horas en su sala del trono para leer las cartas que les envían sus súbditos y escuchar sus pedidos si vienen a verlos, tienen muchas responsabilidades que les obliga a estar en su castillo. Y mí no me gusta el papeleo— arrugo mi nariz al decirlo, —ni siquiera me gusta sentarme horas a hacer los deberes, como Lily y Annie terminan más rápido, les copio a ellas—. Por supuesto, en nuestra familia se encargan de enseñarnos todo lo que debemos saber sobre lo básico y también sobre magia, a mí se me da mejor aprender a pelear con Riorden. —Si fuera rey, claro, trataría de cumplir, por más que me aburra.

Los banquetes suenan de maravilla, no hay muchas cosas deliciosas que podamos comer porque nos abastecemos de lo necesario, y solo de vez en cuando se nos permite de un poco de chocolate. ¡Es una locura! Si tuviéramos fuentes de chocolate, pediría que coloquen una al lado del trono, entonces si me pasaría horas allí. Pero sigue sin convencerme algo de todo ello, y no es la duda de si deberíamos casarnos porque tengo entendido que todos los reyes y reinas están casados si gobiernan juntos, sino algo más. Rasco mi nuca tratando de ver qué es lo que no me cuadra. —Tú puedes encargarte de las leyes,— decirlo me hace chasquear los dedos en un gesto de triunfo. —¡Ya sé! Tú te encargarás de gobernar y dictar leyes, puedes ser la reina, no, ¡emperadora! Porque los emperadores viajan a nuevas tierras y las conquistas. Yo seré el comandante de tus ejércitos— decido, con una mano en cada lado de mi cadera para verme un poco más alto y más grande. —Me encargaré de tus leyes se cumplan en todas partes, lucharé contra los monstruos que quieran invadir tu reino y algún día, moriré como un héroe—, me volteo hacia ella para mirarla con una sonrisa ancha en toda mi cara y frunzo un poco mi entrecejo al verla. —Al, creo que te quemaste con el sol, estás toda roja. Eso es por culpa de que eres tan blanca— apunto.
Colin Weynart
Colin Weynart
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Dom Dic 15, 2019 10:07 pm

Imaginarme cómo sería vivir con los Weynart no se me hace muy difícil, a pesar de que son una familia extensa y no entiendo la mayoría de sus relaciones, pero se me hacen simpáticos lo poco que he conversado con ellos. Lo cierto es que Colin es el miembro de esa familia con el que mayor confianza tengo, quizá por tener la misma edad, quizá porque fue de los primeros en acercarse cuando todo mi mundo se vino abajo. — Supongo que podría… — acepto. Lily parece una niña agradable, así que no creo que tuviera problema en compartir habitación con ella. — ¿Eso me haría tu hermana? — es una duda que se me viene de repente a la cabeza, que no puedo contener y me encuentro observándole a la espera de una respuesta. No obstante, me despisto en medio de la conversación por lo que dice a continuación y no puedo evitar fruncir las cejas por el desconcierto que me producen sus palabras. — ¿Cómo puede ser esta tu casa? No hay… bueno, no es que haya mucho a lo que llamar hogar, lo siento. — es así como lo siento, desde que llegué no he visto más que ruinas, edificios viejos en los que nos alojamos, pero todos tienen aspecto de no poder mantenerse en pie por mucho más tiempo. — Mi padre solía decir que casa es dónde esté tu familia, es igual el lugar en el que se esté, o al que se vaya, mientras que se permanezca juntos, es todo lo que importa. — murmuro, a pesar de que es ahora que me pregunto si solo fue una excusa que decirme para dejar de poner pegas sobre no querer marcharme de NeoPanem.

Hago rebotar mis labios en un resoplido exagerado cuando habla del papel tan aburrido que tienen sus reyes, cuando los que aparecen en mis historias tienen una carga mucho más importante que la de firmar cartas o atender pedidos. — ¿Qué es lo que os enseñan a ti y a tu hermana en la escuela? — que no es exactamente la escuela porque no hay muchos niños aquí, pero creo que pilla el concepto y con eso incluyo también a la morena, Annie. La curiosidad me ha picado lo suficiente estos meses como para darme cuenta de lo que son y lo que no soy yo. Allen lo sabe, no creo haberlo formulado con palabras en ningún momento, ni él tampoco ha aclarado como funcionan aquí las cosas. Tampoco pienso que funcionen de ninguna manera en específica, tan solo… lo hacen. Tienen una forma de vivir muy distinta a la que solía conocer en el país donde nací, allí no había mucha libertad de expresión y la mayoría del tiempo tenía que cuidarme las palabras para no decir algo incorrecto delante de las personas equivocadas, por no mencionar los juegos. Creo que ahora empiezo a entender un poco más la razón por la que Colin desea quedarse aquí, junto con el resto de su familia. Puede que no sean más que ruinas lo que conoce, pero es mucho mejor que un lugar donde obligan a niños a matarse entre sí.

Pateo una de las piedras más pequeñas que me encuentro por el camino, avanzo pegando saltos a su lado, como si estuviera atravesando el foso de un castillo donde hay cocodrilos y que de tropezar podrían llegar a morderme las piernas. — Pero… de ser emperatriz yo también querría acompañarte en tus aventuras. Me dejarías, ¿verdad? Gobernaré sobre nuestros ciudadanos, seremos los emperadores más queridos de la historia porque en nuestro reino no habrá injusticias. — afirmo, lo acompaño con un movimiento afirmativo de mi cabeza, como para dejar constancia de que así será y nada hará que cambie de idea. — Podremos construir nuestro propio palacio, ¡mira! ¿Ves esa columna de allí? — señalo la que está hecha trizas, donde una de las paredes ya no existe y se pueden ver algunos peldaños de las escaleras que escalan hacia arriba. Sin pensármelo, corro entre los escombros para subirme a los pocos escalones que quedan en pie. — Tendremos una torre, una tan alta que llegará hasta las nubes, y desde allí podremos controlar a todos los enemigos que quieran hacernos daños. — me bajo de un salto, doy una vuelta sobre mí misma para comprobar con qué otra cosa puedo imaginar. No me es muy difícil hacerlo cuando las vistas desde este lugar son tan bonitas. — Quizá…. Podríamos tener el castillo sobre una cascada, como esas de las que hablas. Desde allí nadie podría tocarnos. — ¿y no es eso lo que quiere todo el mundo? ¿seguridad? Ni siquiera me importa que haya notado lo roja que estoy, me llevo las manos a las mejillas como si pudiera comprobar qué tan quemada estoy, cuando estoy más que segura de que el color rojizo ya se ha evaporado de mi rostro.
Alice D. Whiteley
Alice D. Whiteley
Consejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Colin Weynart el Lun Dic 23, 2019 1:34 am

Toda mi cara se arruga al fruncir mi entrecejo por la pregunta que me plantea, a la que no sé qué contestar y me quedo con la boca apretada en un mohín. ¿Alice podría ser adoptada por mis padres? ¿Harían que también llevara el apellido Weynart? —No lo sé, supongo que sí— dudo, hay algo en el hecho de que sea mi hermana que no me cuadro, que se siente incorrecto y me callo para mí esos comentarios que se hacen en casa de mis padres sobre las personas que no tienen magia, si llevara a Alice conmigo estoy seguro de que la aceptarían, pero no sé… no sé si la harían parte de la familia. Es una preocupación que me surge, no le hago caso así que no retiro mi propuesta. Ella puede quedarse aquí, si quiere, puedo compartir mi casa y este reino con ella. Y no, no es tan bonito como los adultos suelen contar que eran otras partes del mundo, las que algún día podríamos recorrer si esperamos a una edad en la que podamos cruzar juntos la frontera, pero este es el hogar que conozco. Escucho lo que me dice sobre que donde sea que esté tu familia es tu hogar, y esas palabras se me quedan grabadas a fuego en algún lugar de memoria, a las que volvería en más de una ocasión sin recordar que fue ella quien me las dijo. En ese momento las escucho, las dejo correr con el viento y echo una mirada de aprecio a las columnas destruidas que nos rodean, no sé después, ahora mismo este lugar tiene todo lo que es importante para mí, no me veo abandonándolo.

Nos enseñan a escribir, a leer, a contar…— contesto seriamente a su pregunta, porque suelo tener la duda de si todos aprendemos lo mismo, puesto que algunos recibimos educación en nuestras casas y me explicaron que no todos los refugiados en este país saben hacer magia, así que esas clases ellos seguro no las tienen. Ni me animo a hablarle de estas a Alice, es solo… algo que queda por fuera de nosotros, no es algo que sea importante en realidad. Somos amigos porque somos los más valientes de toda Europa, conquistaremos tierras y dragones, ganaré muchas medallas en batalla y ella podrá llevar una corona o un casco de guerra si quiere. —Si te dijera que te quedaras en el castillo, no creo que lo hicieras tampoco. Me seguirías montada en tu propio hipogrifo— contesto en un tono que deja saber que no lo veo posible de otra manera, si bien soy yo quien la sigue a través del camino de piedras que va saltando, pisando cada una con la punta de pie y luego impulsándome hacia la siguiente. —Si nos quieren, ¿nos llevarán pasteles?— pregunto, me veo luchando contra todos esos monstruos que quieran venir a nuestro reino a hacer daño al pueblo, jamás lo permitiría. No habrá bandidos, ni tampoco asesinos. Nos encargaremos con Alice de que todas las personas puedan vivir en paz.

Levanto mi cabeza para mirar el punto que ella me señala, ¿qué tan alto podemos llegar? —Será una torre tan, tan alta, de una fortaleza hecha de piedras. Yo me colocaré en el balcón de la torre y desde allí con mi arco detendré a todos los enemigos que quieran venir desde el mar— me lo imagino así, desde allí podré asegurarme que todo lo que hayamos conquistado juntos, nadie pueda arrebatárnoslo. Voy trepando un escalón tras otro, subiendo tan prisa como nuestra facilidad para fantasear con un futuro de aventuras y gloria, como todos los grandes reyes de la historia tienen. Casi me tropiezo en un momento, me golpeo la rodilla y de todos modos sigo subiendo. —Si el castillo está sobre una cascada podríamos tener un puente de piedra y debajo algunas naves de vela para navegar sin llegar al borde del risco, podríamos navegar cuando atardezca. ¿Lo puedes ver? Sería toda una cascada teñida de naranja y el agua al caer parecería fuego. También podríamos tener aeroplanos, ¡aviones o globos! Y así la gente podría sobrevolar la cascada hasta abajo— uso mis manos para ir ilustrando cada movimiento y me paro a su lado, guardo silencio por un minuto, cuando vuelvo a hablar lo hago de frente a ella y con el dedo meñique de mi mano izquierda extendido hacia ella. —¿Lo juramos?— pregunto, entrelazando su dedo con el mío. —Juro solemnemente que lucharé todas las batallas al lado de mi mejor amiga, Alice. Juro que conquistaré tierras y gobernaré con ella, para ser reyes buenos, justos y valientes. Juro que la protegeré con mis armas y todo lo que construyamos— concluyo, es todo lo que creo que hace falta decir en una promesa, cuando me encuentro con sus ojos es que decido agregar algo más. —Y juro que si nos separamos, la buscaré y cumpliré este juramento.
Colin Weynart
Colin Weynart
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Dom Dic 29, 2019 9:00 pm

No digo nada a la idea de convertirme en su hermana, probablemente ni siquiera haga falta porque no creo que vaya a pasar mucho más tiempo aquí. No se lo he dicho a Colin, pero no quiero tener que quedarme con Allen más de lo necesario. Me salvó la vida, sí, me dio comida y me curó las heridas cuando me encontró bajo los escombros del bombardeo. Pero ha dado por perdida a mi familia, incluso cuando yo le insistí en que buscara, porque estoy segura de que no han mirado bien, de que todavía están allá fuera, preguntándose dónde estará su hija menor. Claro que mis quejas hubieran tenido más sentido hace unos meses, cuando todavía había alguna esperanza de que aparecieran y no ahora, que lo único que queda de ellos es mi llanto por las noches cuando creo que nadie me escucha. No lo menciono, no voy a hacerme la niña llorona delante de mi mejor amigo, así que en su lugar, cuestiono lo que me dice. — ¿No os enseñan magia? — pregunto, al principio con cautela, que ni siquiera le miro, hasta que es la propia curiosidad la que me permite girar el cuello en su dirección. No tenemos por qué hablar de ello, creo que él mismo sabe que soy diferente de él, de lo que es su familia, pero no por eso debemos dejar de ser amigos, ¿no? Se supone que este lugar es distinto también, mis padres quisieron llegar aquí porque no hablaban de las injusticias que llenan NeoPanem. Además, Colin lo ha dicho antes que yo, aquí podemos ser quienes queramos ser, incluso cuando solo se trata de un juego de niños sobre unas ruinas que se mantienen solas.

¿Qué es un hipogrifo? — digo entre risas mientras me bajo de la gran roca, bastante divertida ante su propuesta a pesar de no conocer el término. — ¿No tenéis caballos normales aquí? — bromeo, no durante mucho porque en verdad me interesa sobre las criaturas de las que habla como si fueran de lo más común, cuando en mi cabeza solo tienen lugar en historias infantiles y cuentos donde el príncipe rescata a la princesa. Aun estoy divisando el horizonte, el sol escondiéndose entre las nubes del atardecer, cuando mi visión es interrumpida por la cabeza de Colin y la falta de iluminación deja que mis ojos no tenga que forzarse para verle. Miro sus orbes un segundo antes de fijarme en el dedo que me tiende. — Jura también que no importa lo que el resto del mundo diga, que seguiremos siendo nosotros incluso cuando los mayores nos impongan ser algo que no somos. — proclamo, así como él hace sus aportaciones con las que estoy completamente de acuerdo. La sonrisa que le demuestro cuando entrelazo mi dedo meñique con el suyo recalca esa afirmación. — Seremos amigos por todos los siempres de los siempres, ¿de acuerdo? — porque esa frase no tiene nada de sentido si rechaza la oferta, junto todavía más nuestros meñiques antes de que le dé tiempo a negar mi petición.
Alice D. Whiteley
Alice D. Whiteley
Consejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Colin Weynart el Vie Ene 03, 2020 10:13 pm

Pateo una piedrita con mi pie descalzo y la miro caer rodando cuesta abajo. —Algo— es la respuesta esquiva que le doy sobre si aprendemos magia en casa, mis ojos puestos en los dedos sucios de mi pie. —No me sale tan bien como a Lily, me cuesta un poco más que las matemáticas y a veces rompo cosas sin querer— más seguido de lo que me gustaría admitir delante de mi amiga, porque es cuando mis padres se ponen a comparar y desean que hubiera sido un poco más como mi melliza, pero ella ni siquiera puede agarrar un balón con las manos, que la tonta tiene miedo y chilla si se lo lanzo con fuerza. Ni tampoco sabe subir por columnas rotas, se resbala o dice cansarse muy fácil para que nos detengamos. Hay cosas que yo puedo hacer que ella no, pero no lo valoran, me dejan sin postre algunas veces. Así que si tenemos súbditos que me regalarán pasteles si están a gusto de que los defienda de dragones y quimeras, se lo podré presumir a Lily. —¿¿No sabes lo que es un hipogrifo?? ¿¿O una quimera?? ¿¿O una esfinge?? ¡¿Qué te enseñan a ti en la escuela, Al?! No hay caso, te tendré que llevar conmigo a mis expediciones para que veas todas las criaturas mágicas que hay— decido, y resoplo por la nariz por su sugerencia, —¿Caballos normales? ¿Sin alas?— lo que escucha en mi voz raya en la incredulidad, como si lo atípico fueran ese tipo de animales y no los otros.

Hay muchas cosas que a Al le quedan por ver, nunca lo he pensado como diferencias entre nosotros, es solo un mundo distinto que podría enseñarle y me gusta dibujar así que la próxima vez que nos veamos puedo traerle el dibujo de un hipogrifo, también de cómo veo que podría ser nuestro castillo, pintaré todo el agua que cae del risco con un crayón naranja. Alzo mi cara al cielo parpadeando un poco por lo deslumbrantes que suelen ser los últimos rayos del sol antes de fundirse en el negro, sí, creo que ese es el naranja que tengo. Y sobre esta roca que es la primera roca de nuestro castillo, entrelazo su dedo con el mío para hacer el juramento. —Juro que si eso sucede, te recordaré este juramento y si soy yo quien lo olvida, puedes golpearme para que lo recuerde— asiento con mi mentón, así queda como una condición más en la que le cedo el honor. Sacudo nuestros dedos para dar por terminada la ceremonia y le sonrío muy amplio, tanto que se me marca ese pozo molesto en la mejilla. —¡Claro! Serás mi mejor amiga toda la vida, Al— prometo, ¿acaso puede ser de otra forma? Apenas si puedo ver sus ojos, su cara se va ensombreciendo por la oscuridad que va cayendo sobre las ruinas. —¿Quieres que te acompañe a casa?— propongo, y en vez de soltar el agarre de nuestros dedos, lo cambio para tomarla de la mano así podemos descender con la ayuda del otro.
Colin Weynart
Colin Weynart
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Lun Ene 06, 2020 1:16 am

A mi también me cuestan las matemáticas. — reconozco, no sé si para que no se sienta tan mal consigo mismo como creo que está haciendo, o porque realmente considero que se me dan mal. Veamos… hace mucho tiempo que no voy a la escuela, pero si tengo que basarme en mis propias experiencias con la asignatura, diría que los números no son muy bienvenidos en mi cabeza. Prefiero otras, como… no es exactamente una asignatura del colegio, pero siempre me ha gustado leer, pese a que en casa no teníamos mucha opción a libros nuevos, siempre quedaba la excusa de la biblioteca. No se lo digo a Colin, porque creo que en este lugar los cuentos van por boca, las historias se las cuentan de una persona a otra, pero casi estoy por decirle que yo también he roto cosas sin querer, pero creo que lo mío va más en dirección a lo patosa que era cuando era más niña y lo suyo tirando más hacia la vereda que incluye la magia. Me hago la sorprendida cuando él mismo se sorprende de que no conozca esos animales, cuando en mi cabeza no sé si se podrían señalar siquiera de esa manera. — ¡No lo sé! ¿Qué es lo que se supone que me tendrían que enseñar? ¡Yo conozco los anfibios, los mamíferos, reptiles…! Esa clase de cosas… — explico, como si fuera lo más obvio del mundo, pero tengo que admitir que se me escapa la risa por la reacción que ha tenido. — ¿Alguna vez viste un unicornio? — me río a su costa, retándole a que me diga que sí, pero es cuando acepta a llevarme a sus expediciones y entonces creo que es mi posición la de comerme mis propias palabras porque se me antoja bastante esa oferta. — ¡De acuerdo! ¡Pero solo si yo monto primero! — que él no sabe montar a caballo para empezar. Creo… Quizás aquí monten hipogrifos.

Creo que jamás he hecho una promesa tan importante como esta, ni siquiera con mis amigas de la escuela a quienes no veo desde hace una eternidad y a quienes probablemente no vuelva a ver. Eso me lleva a incluso apretar con más fuerza nuestros dedos, como si de esa forma pudiera atesorar este momento, grabarlo en la piedra que nosotros mismos estamos pisando, además del atardecer, que se llevará con él la promesa que hemos hecho, y cada día el sol se esconderá por el oeste, recordándonos el día en que nos prometimos ser amigos para el final de los días, mantener este juramento no será entonces solo cosa de nosotros dos, sino que la propia estrella, la más brillante que conocemos, será la encargada de que lo cumplamos, porque será el recordatorio de todo lo que nos juramos. — Volvamos por el camino de los espíritus de los elfos. — le digo, sonriente al apretar su mano entre la mía. Él conoce el camino, por la senda que nos ha llevado a este mismo lugar, allá donde cantan elfos de historias paralelas a las nuestras. No elfos domésticos de los que me ha hablado, otros, aquellos de mis propios cuentos, esos que le he explicado a Colin antes de comprender que el bosque está lleno de ellos. No sabremos nunca si son imaginarios o no, porque mientras que podamos escucharlos, realmente no importa.
Alice D. Whiteley
Alice D. Whiteley
Consejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice Empty Re: All my life I've been chasing setting suns (fb) · Alice

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.