Últimos temas
» Trama Global: Inscripciones
por Jolene W. Yorkey Ayer a las 1:55 am

» Registro General
por Charles B. Sawyer Lun Oct 18, 2021 2:09 pm

» You and I walk a fragile line — Kenna
por Daphne E. Hargreeves Dom Oct 17, 2021 7:40 pm

» Tramas para todos los gustos [6/-]
por George H. Byrne Dom Oct 17, 2021 4:24 am

» Cambio de Rango
por The Mighty Fall Dom Oct 17, 2021 4:07 am

» Búsqueda Administrativa de Personajes
por The Mighty Fall Vie Oct 15, 2021 10:28 pm

» We used to be brothers — {0/1}
por Magnar A. Aminoff Vie Oct 15, 2021 10:26 pm

» Shadows Between Worlds • Foro de rol de Supernatural • ÉLITE
por Invitado Lun Oct 11, 2021 12:28 am

» Evanson, Rose Mary
por The Mighty Fall Jue Oct 07, 2021 12:47 am

» Hargreeves, Daphne Elliette
por The Mighty Fall Jue Oct 07, 2021 12:47 am

OTOÑO, 2471
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Weynart, Elle

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Weynart, Elle Empty Weynart, Elle

Mensaje por Elle S. Weynart Sáb Nov 11, 2017 12:26 pm

Elle S. Weynart
Historia

Elle nació en el distrito once, en el seno de una familia pobre que no tenía las cosas fáciles ni la suerte de su lado. Ella nunca se interesó por nada del pasado. Sabía cómo habían muerto sus abuelos, y su tío abuelo. Poco le importaba. Su niñez se basó en estar escondida junto con el resto de su familia, escuchando batallitas de la boca de sus padres. Siempre se preocupó más por sus hermanos pequeños que por escuchar lo que decían sus padres. Hablaban mucho, y ella se cansaba de escuchar. Esa gente que se pasaba el día recordando hazañas y penurias del pasado no podían tener la mente centrada en el presente y el futuro. Nada podía salir bien si se quedaban escondidos en un distrito pobre donde habían nacido, sabiendo que la familia tenía ciertos antecedentes no muy buenos. Elle aprendió a escapar de todo eso. Conoció su magia cuando apenas tenía nueve años, y desde entonces empezó a escaparse de su familia. Robaba. Pero en vez de robar comida o ropa para contribuir a la subsistencia de la familia, robaba libros. El distrito once era pobre, pero ella sabía de sobras donde podía encontrarlos. Era menuda y sigilosa, y no le costó hacerse con buenos ejemplares de algunos libros que hablaban de magia, de pociones, de hechizos y de historias. Su vida pasó a centrarse en eso, en dejarse absorber por la magia de las propias palabras impresas intentando ignorar las que salían de la boca de sus padres. Nunca fue muy habladora, aunque sabía de sobras cuando la gente necesitaba hablar o ser escuchada. Podía ayudar en eso. Con el tiempo observando y aprendiendo, examinando la forma de hablar de la gente, desarrolló una vena psicóloga muy útil, de la que se servía cuando hacía falta. En una de sus escapadas a por libros, encontró una gatita. Era pequeña, blanca con unas cuantas motas marrones y anaranjadas. A unos metros estaba la madre, con el resto de las crías. Elle, a sus nueve años, pudo observar perfectamente las marcas de violencia en la gatita apartada del resto, tres líneas rojizas ensangrentadas en el lomo de la cría. La tomó entre sus brazos, acunándola con la poca ropa que se podían permitir sus padres, y se la llevó a casa. Pensó que esconderla sería una tarea ardua, pero no fue así. Sus padres, ya acostumbrados a no hablar mucho con su hija, no prestaron la menor atención a la forma en que escondía un montón de telas en el fondo del armario. Elle consiguió alimentar a la gatita, curarla con medicamentos robados, que ya de por si escaseaban en el distrito, y hacer que la gatita se recuperase. La llamó Misty, y la pequeña peludita fue la criatura que pasó a estar más tiempo en compañía de Elle.

Pero el tiempo siempre complica las cosas, y no fue diferente para la familia Weynart. Tuvieron que huir cuando descubrieron que la familia estaba ahí escondida. No fue difícil para Elle, ella tampoco tenía nada que la conectara realmente a aquel distrito. Solamente un par de amigos que la olvidarían con los meses. Se llevó a Misty con ella, para entonces la rubia tenía once años. Viajaron a Europa. Y ahí estaba, un mundo mágico, un lugar donde todo lo que Elle había estado leyendo en libros se ponía en práctica. Con solamente once años, la pequeña quedó enamorada de aquel lugar. Con el paso de los años, empezó a ignorar bastante lo que hacía su familia. La muerte de su padre fue un golpe duro, pero lo superó adentrándose en un mundo de conocimiento y aprendizaje que la fascinaba. Se convirtió en un pozo de sabiduría, pero esa faceta suya pasó a mezclarse con la de una adolescente en potencia. Tampoco podía hacer nada para evitarlo, y podía resultar hasta gracioso verla en un ataque de pavería adolescente influido por el estudio intensivo de la Oclumancia. En sus primeros años allí estuvo bastante sola. Cuando tenía trece años, sin embargo, conoció a una bruja vieja. Venía del Capitolio, según le contó. La mujer, de nombre Cassandra, le mostró por primera vez la magia en toda su esencia. Como señora rica que era, aunque exiliada, poseía una varita, que se había llevado antes de escapar. Pasaron las semanas, y Cassandra se encariñó de aquella niña de pelo rubio que mostraba gran interés por todo lo que estaba a su alrededor. La mujer vivía en Hogsmeade, y Elle empezó a pasar más tiempo en su casa que con su familia. Con ella aprendió a utilizar la magia, aprendió la teoría y la práctica, Cassandra fue algo así como su profesora particular. Elle viajó más de una vez al Callejón Diagon en esa época para robar libros acerca de temas que le interesaban y llevarlos a casa de la Señora Cassandra, con quien los estudiaba. Algo así como una profesora particular, una amiga, una madre y un ejemplo a seguir a la vez. Todo lo que Elle podía buscar y más se encontraba en la Señora Cassandra. Fue con ella, a los dieciséis años de la rubia, cuando descubrió el arte de la animagia. Tres años estuvo Elle intentándolo, y fue al cuarto cuando lo consiguió. Todavía con Misty, la gatita, haciéndole compañía, la joven Weynart consiguió por fin lograr convertirse en animaga. Una gata, moteada, como la pequeña Misty. Fue uno de los primeros días en su estancia en Europa en que consiguió decir que fue feliz. Sin embargo, solamente dos meses después de tal feliz episodio, Cassandra murió.

Podríamos decir que la mala época de Elle empezó aquí. Lo pasaba mal, se sentía sola. Las personas en quienes más confiaba o estaban muertas o simplemente habían perdido casi todo el contacto con ella. Se quedó viviendo en la casa de la Señora Cassandra, que la mujer había dejado en nombre de la rubia, como regalo por esos años pasados una vez ella tomara el viaje final. Heredó todas las propiedades de la vieja, entre las cuales había joyas, libros, recuerdos y, lo más importante, la varita de Cassandra, que Elle guardó con mucho cuidado. La rubia vivió con Misty en esa casa, formándose con los libros que encontraba o robaba. Se fascinó por la medicina, por el arte de curar el daño que otros hacían en la gente. Se le puso entre ceja y ceja hacerse doctora, le daba igual lo que pudieran opinar sus familiares de su decisión. Tras insistir e insistir, trabajar, esforzarse y hacer todo lo posible, lo consiguió. La verdad es que solo pudo entrar en el cuerpo de médicos al demostrar su gran habilidad en el trabajo, cosa que no le fue fácil, sobretodo por su edad (entró antes de haber cumplido los dieciocho años, siendo la más joven del lugar). Y es que nuestra Elle tiene maña en diagnosticar y curar, es capaz de ver lo que tiene una persona con una facilidad increíble, o al menos de realizar una hipótesis coherente, la medicina es su pasión. No le dan asco ni la sangre, ni las heridas, ni nada de lo que a una persona normal podría repugnarle, y todo esto junto es lo que la hace tan idónea para el puesto.

Cuando entró en el hospital la asignaron al doctor Elijah Larsen, ya veterano en el hospital, para que fuera algo así como su mentor. Desde el primer momento, Elle se sintió fascinada por ese hombre, y con los años fue cayendo en un estado de enamoramiento y admiración irrebatible. Con el peso de la muerte de su hermano Alec en los hombros y la revolución contra los Black, Elle luchó al lado de los magos en lo que fue la liberación de su raza. No quiso quedarse en el Distrito 11 cuando lo recuperaron, sin embargo. Terminó entablando algo así como una relación sentimental formal con Elijah Larsen, y cuando los Niniadis tomaron el poder se mudó con él al Capitolio, sabiendo que su estatus de magos de sangre pura, el de los Weynart, la colocaba en una posición privilegiada. Empezó a trabajar como Medimaga, pero todo volvió a torcerse de manera fuerte cuando parecía haber llegado la calma. Los Weynart se dividieron entre el Distrito 13 y el Capitolio, y ella optó por quedarse con Elijah y algunos de sus hermanos. Pero ocurrió que el padre que creía que estaba muerto no lo estaba, y que Aaron desapareció, y encima Elijah tenía problemas con su hija, así que decidió darle un respiro a todo eso y mudarse al 13, como había ido haciendo la mayoría de su família, para poder estar con su cuñada, sus hermanos, sus primos y su sobrino hasta que todo volviera a la normalidad. Al fin y al cabo, Elijah no estaba en su mejor momento. La había echado de casa, bebía, asesinó por accidente a su esclava y estaba cayendo hondo.

Ese pequeño descanso merecido que se había dado con Elijah resultó bueno para todos. Más adelante pudo volver, y se vieron sometidos a una relación más sana. Ambos habían tenido tiempo para ellos y habían logrado superar las dificultades de esos tiempos tumultuosos. Laila volvía a estar en casa y en ocasiones, se repetía Elle, parecían una familia normal. El nuevo gobierno les fue bien, y Elle y su familia lo han apoyado desde siempre. Elijah mantuvo su puesto como ministro, y Elle terminó siendo Jefa de Área en el Capitolio. Se casaron en una boda familiar y bonita y tuvieron una hija, Emma, que ahora tiene doce años y vive con sus padres en la Isla Ministerial.
Otros datos

—Su gata Misty, con la que había compartido muchos años, murió. Elle adoptó otra gata, pero esta vez era casi toda negra, con el pecho y las patas claras. La llamó Nour.
—Es animaga legal, se transforma en gato siberiano.
—Nunca le han gustado los perros grandes, aunque quiere mucho al que tienen en casa.
—La Medicina siempre fue su pasión en Europa, mientras crecía, y nunca desperdicia la oportunidad de aprender algo nuevo, de ampliar sus conocimientos.
—Aprendió autodefensa cuando era una adolescente. Domina la lucha cuerpo a cuerpo y sabe usar armas de fuego, además de la magia, para defenderse.
—Su familia es lo más importante para ella. Desde que es madre, siente que su instinto protector se ha triplicado.
—Con los años ha sentido cada vez más la necesidad de tenerlo todo controlado e organizado. El nacimiento de Emma y su necesidad de que todo saliera bien para ella y de ser una buena madre influyeron en eso.
Estadísticas del personaje

VITALIDAD: 30 pts
FUERZA: 2
DESTREZA: 6
DEFENSA: 4
AGILIDAD: 4
RESISTENCIA: 4
Diane Kruger • 40 años • Seguridad Nacional • Jefa de Área de Enfermedades Mágicas en el Capitolio
Elle S. Weynart
Elle S. WeynartJefe de Área de Salud

Volver arriba Ir abajo

Weynart, Elle Empty Re: Weynart, Elle

Mensaje por The Mighty Fall Sáb Nov 11, 2017 12:46 pm

✓ Aceptado
Ahora que tu ficha ha sido aceptada, es momento de realizar el registro general y pasarte por petición de rol.

Si te surge alguna duda, puedes ir al apartado de atención al usuario.
The Mighty Fall
The Mighty FallAmbientación

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.