Últimos temas
» Cambio de Rango
por Rose M. Evanson Ayer a las 7:45 pm

» Looking for something? · Tramas (8/-)
por Rose M. Evanson Miér Mayo 12, 2021 9:18 pm

» With eyes and curiosity [0.1]
por Jenna P. Helmuth Lun Mayo 10, 2021 6:20 pm

» We used to be brothers — {0/1}
por Magnar A. Aminoff Lun Mayo 10, 2021 6:19 pm

» Hate this guy [0.1]
por Holly A. Callahan Lun Mayo 10, 2021 6:18 pm

» It's a matter of blood [0.4]
por Laurence B. Dickens Lun Mayo 10, 2021 6:17 pm

» The new phase — [0.1]
por Kendrick O. Black Lun Mayo 10, 2021 6:16 pm

» Partners in crime — {0/1}
por Magnar A. Aminoff Sáb Mayo 08, 2021 7:45 pm

» passed down like folk songs > tramas
por W. Maverick Nott Miér Mayo 05, 2021 8:08 pm

» Crónicas Vampíricas RPG • ÉLITE {cambio de botón}
por Invitado Miér Mayo 05, 2021 4:07 pm

PRIMAVERA, 2471
Actualmente nos encontramos en PRIMAVERA, fechas comprendidas entre el 21 de Marzo y el 20 de Junio. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Kendrick O. Black Sáb Ene 16, 2021 3:34 pm

Siempre voy a agradecer las pócimas para dormir, esas que me permiten descansar sin sueños ni sobresaltos. Lo malo, claro está, es que despertar se torna la parte más difícil del día, cuando los recuerdos acuden por sí solos y parecen susurrarme en el oído. Ayudar a mi recuperación hace que me dé cuenta la cantidad de daño que he recibido, verme en un espejo me descubre una mirada que no sabía que tenía y ni hablemos de cuando he tenido que cambiarme de ropa por primera vez. Hay algo sobre mí mismo que me da asco, no sé si es cada rincón de mi piel que fue marcado, si son los pensamientos de mierda o si es el darme cuenta de que no funciono como lo hacía antes. He intentado acercar objetos con la telequinesis, pero los mismos se caen a mitad del camino o apenas se mueven. Mis manos, por otro lado, carecen de fuerza y mi pulso se ha vuelto demasiado inestable. Me han dicho que con cuidado y ejercicios pueden mejorar, pero no deja de ser frustrante. El último día de febrero me envían a casa, donde los cuidados siguen y las habitaciones se sienten demasiado grandes, demasiado frías. Para ser un saco de inutilidad, mejor me hubiera muerto.

Es el 1 de marzo cuando regreso al Edificio de Justicia del distrito que se supone que debo administrar, más por decisión propia que por consejo de quienes me cuidan. Me encuentro a solas en la sala de reuniones, allí donde puedo mantener la mirada en una ventana que ya no me muestra nieve, pero sí un ambiente gélido. Bajo la mirada solo cuando me doy cuenta que, una vez más, estoy rozando con mis dedos la eme que Magnar me ha grabado en la muñeca; como un esclavo, como un muggle, como alguien a quien él considera inferior. La raspo con los dedos, aunque sé que no va a desaparecer. Lo hago un poco más fuerte. Más fuerte. Cuando me doy cuenta, estoy rasgando mi piel con las uñas de manera tal que me arde y no puedo parar, quizá si sigo así puedo arrancarme ese trozo de piel y sacarlo de mi sistema…

Cuando la puerta se abre, doy un sobresalto y me cubro la muñeca con la mano opuesta, girando en mi asiento para enfrentar a los miembros del consejo que han acudido a mi llamado — Lo siento — carraspeo en un intento de recobrar la compostura y me acomodo para estar más cerca de la mesa, tratando de ignorar el calor de los arañazos que yo mismo acabo de producir sobre mi piel — Gracias por venir. Sé que fue repentino y que… — me muerdo la punta de la lengua y meneo la cabeza — En mi triste defensa, pensé que no iba a regresar y que ustedes sabrían cómo solucionarlo. Al fin de cuentas, siempre he creído que son personas mucho más capaces que yo — lo mío fue pura fortuna, ellos son los de la verdadera capacidad.

Apoyo la muñeca herida contra el frío de la mesa para poder continuar — Antes de que me echen la bronca, ya sé lo que he hecho mal, pero necesito que entiendan que lo que hice fue para solucionar las cosas sin poner a nadie más en riesgo. Dicho esto… — me tomo un momento para carraspear, echando un vistazo a los rostros que no creí volver a ver — He pensado mucho en estos días, en especial sobre las cosas que he visto en el Capitolio. Sobre lo que aprendí de ellos, de mi familia y mí mismo. He decidido… — tengo que tomar un poco de aire, porque no tengo idea de cómo van a tomarse esto — … Que no quiero imponerme como lo hacen los demás. No quiero ser la persona que dice que hará las cosas diferente y acaba por cometer los mismos errores. No quiero hablar en nombre de un apellido que no nos representa. Por eso quiero sugerir algo que jamás se hizo desde que mis antepasados fundaron este país: una votación democrática — Me froto la nuca con algo de incomodidad, me atrevo a levantar la mirada una vez más en lo que busco que mi voz gane algo de fuerza. Dejo caer la mano — Quiero que nuestros ciudadanos puedan elegir quién los represente, quien hable por ellos. Jamás voy a dejar de pelear por esto, pero no guiaré a un montón de personas si no creen en mí. Si lo hago, quiero que sea por elección. ¿Ustedes qué opinan?
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Alice D. Whiteley Dom Ene 17, 2021 10:18 am

Resulta irónico atender a la llamada de Kendrick cuando no tuvo la misma consideración en asuntos anteriores, esos que nos comprometían a todos como miembros de este Consejo y que aun así decidió por voluntad propia mantenernos al margen de lo que bien podría haber sido una discusión que compartir entre todos. Claro que la molestia es evidente, más bien lo fue durante los primeros días previos a su marcha, llegados a este punto ni siquiera sé diferenciar entre todo lo que siento por debajo de mi piel, puesto que por fuera mi rostro se apropia de la seriedad a la que me he acostumbrado en este tiempo. Sí es un alivio saber que no hemos tenido que contar con su baja, ya reconocida la pérdida de Synnove luego del espectáculo que decidieron hacer viral desde el ministerio hasta que el mismo fue cancelado por el desarrollo inesperado de los eventos. Se le ha dado a Kendrick el tiempo para que pueda recuperarse de sus lesiones, pero el que todos hayamos acudido a la sala de reuniones quiere decir que ya es momento de que cada uno tengamos la oportunidad de levantar la voz como no la tuvimos antes.

Me acomodo en el asiento que me corresponde y entrelazo mis manos sobre la mesa, paseando la mirada por cada uno de mis compañeros hasta que se posa sobre Kendrick en el momento en el que comienza a hablar. Me mantengo en silencio por el tiempo que dura su discurso, también unos segundos después de que acabe y solo lo rompo cuando no veo señal de que algún otro de los presentes vaya a intervenir. —Creo que hablo por todos al decir que nos alegramos de que estés con nosotros de nuevo, Kendrick, y que puedas recuperarte plenamente de todas tus capacidades en las próximas semanas— empiezo con voz suave y aprovecho para aclararme la garganta  —No vamos a echarte la bronca, siempre te consideramos alguien con la madurez suficiente como para saber qué consecuencias pueden tener ciertos actos y actuar en consecuencia, pero lamento decir que esta vez me siento decepcionada de encontrar que no ha sido así— termino hablando por mí y no por ninguno de mis compañeros, al reconocer abiertamente el sentimiento de decepción ocasionado por su manera de actuar —Sí nos pusiste en riesgo, Kendrick, a todos aquí, tus compañeros que juraron apoyarte y lo hicieron sabiendo que esa alianza bien podría costarles la vida.— le miro con seriedad, la que espero que como persona adulta pueda tomar sin rencores de por medio —Confiamos en ti, sacrificamos muchas cosas por estar aquí, te tomamos la palabra cuando dijiste que mirarías por el beneficio común de lo que hemos construido y de la gente que decidió seguirnos. Fallaste a esa promesa— esa es la realidad de todo esto.

Entiendo tu razón de haber decidido entregarte por una persona que amas— no es el primero, como todos sabemos, ni el último que hará algo así por alguien —, lo que no puedo llegar a comprender es en qué momento pensaste que actuar en solitario te llevaría a una mejor resolución del problema que de haber consultado con el Consejo, el grupo que tú aceptaste formar para tratar estos dilemas— sigo, no sé como lo hago para mantener un tono neutral —Estamos en guerra desde hace mucho tiempo, y ninguno de nosotros consiguió nada, absolutamente nada, trabajando solos, poniendo en riesgo todo lo que nos costó tanto conseguir— porque si algo he llegado a comprender del gobierno, es que nunca, jamás, juegan limpio, como para esperar de ellos el cumplimiento de un trato impuesto por ellos mismos. —Somos un equipo, Kendrick, no valoraste la opinión de ninguno de los que estamos aquí más allá de quien consideraste un amigo, impusiste tu voluntad por delante de la de cualquiera de nosotros, aun sabiendo todo lo que estaba en juego— con esto termino, él mismo habrá tenido tiempo suficiente para meditarlo todo, como para saber reconocer que esta vez no cumplió con su responsabilidad como líder y, en consecuencia, falló a esa confianza. Hablo por mí al decir que hará falta mucho para poder volver a recuperar ese voto, así que con un gesto de cabeza afirmativo respondo a su propuesta. —Sí, que se lleven a cabo unas elecciones generales y que la gente vote a quien de verdad quiere que los lidere— declaro.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Arianne L. Brawn Mar Ene 19, 2021 6:59 pm

El claro mirar de la veela estaba fijo al otro lado de la ventana del pasillo que daba a la sala en la que se reuniría el Consejo. Sí, el consejo, para variar, iba a tener una reunión. Meneó la cabeza, inmersa lo suficiente en sus pensamientos como para no percatarse de la presencia del resto de miembros hasta que alguien se decidió a golpear la puerta, llamando la atención de la mujer que volvió el rostro en su dirección. Habían sido pacientes, y lo seguían siendo aun cuando las circunstancias no eran las mejores, pero las cosas parecían ir cuesta abajo y sin frenos desde hacía ya un tiempo. Dejó ir un largo suspiro, cargado de cansancio y decepción, y entró en la sala de reuniones, ocupando en silencio el asiento que siempre hubo ocupado y escudriñando, entonces sí, los rostros del resto de miembros del Consejo. La mayoría de ellos habían visto crecer a Kendrick, tenían lazos que los unían, o se habían convertido en sus amigos. La veela no estaba en ninguno de los dos grupos; y, si alguna vez optó a entrar en el tercero, aquel que depositaba su confianza en él, definitivamente se había alejado violentamente del mismo.

La dura máscara de la mujer se había ido debilitando con el paso de las semanas, incluso meses, por lo que sus expresiones y gestos eran mucho más fáciles de leer por los demás; mas poco le importaba ya. Cruzó los brazos bajo el pecho, mucho más interesada en las reacciones de sus compañeros que en las del propio interlocutor. Lo escuchaba, captaba sus palabras, pero su atención distaba de tenerla por completo. La mirada de la rubia acabó por buscar a Alice, la cual intervino antes de que nadie más lo hiciera. Casi esperó palabras compasivas y de confianza hacia Kendrick, por ello sus ojos se achicaron apenas un ápice, observándola mientras hablaba. Un distrito de mártires, cada vez se sentía más y más así. Pero las palabras de Alice le daban algo de esperanza y cordura en toda la locura que parecía rodearlos. — Hace dos meses viniste a pedirme ayuda. Recurriste a mí porque sabes que soy la única que empezó en este puesto porque quiere algo mejor para toda esta gente y no porque confiara en ti. Llegué a pensar que estabas madurando, que te hacías más fuerte y concienzudo al saber todas las vidas que penden de tus decisiones. — habló la rubia que, al contrario que Alice, no trató de sonar cercana o amigable, solo de pronunciar, con plena libertad, todo aquella que pensaba. — Me equivoqué. No eres fuerte, concienzudo ni un líder. — acabó cortante. Para ella no lo era, no volvería a considerarlo como tal y tendría que meditar la situación en el caso de que el resto del distrito quisiera seguir sus pasos nuevamente.  

Nunca se le dieron bien las relaciones con otros, era parca en palabras y, cuando las pronunciaba, iba a la cuestión en concreto, ¿para qué dar vueltas? Aquella incluía una reunión como la que estaban teniendo, una que repercutiría en los demás, como todas las del Consejo debían hacer pero, al final, solo se daban por razones meramente burocráticas y no para aconsejarlo. — Como Alice ha dicho, estábamos aquí para aconsejarte, Kendrick. Para escucharte y darte nuestra opinión, la cual parece que no te interesa en absoluto ya que preferiste comunicarte con nosotros mediante un vídeo y no dar la cara.  — meneó la cabeza, decepcionada. Vió decenas de veces aquel estúpido vídeo, casi podía recitar de cabeza el discurso que dio. — No voy a seguir tomando parte de responsabilidad de tus decisiones unilaterales porque, al otro lado de esa puerta, la gente cree que tu marcha fue una decisión tomada entre todos. ¿Dónde nos deja eso al resto? Nos convierte en personas tan irresponsables como tú lo fuiste. — agregó con obvia decepción. No necesitaba ser reconocida, poco le importaba tal, pero tampoco estaba dispuesta a ser tachada como algo que no era cuando las verdaderas decisiones no estaban pasando por donde debían hacerlo. — Democracia pues. — apoyó también sin denotar demasiado interés en su voz.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Kendrick O. Black Mar Ene 19, 2021 7:39 pm

No hay nada de las palabras de Alice que me sorprendan, incluso cuando intenta ser suave cuando bien esperaba que me estuvieran gritando. Tal vez solo está siendo comprensiva después de toda la mierda que he pasado en las últimas semanas, quizá que sea la persona encargada del área de salud la mantiene al tanto de que yo no debería estar aquí, sino que tendría que estar atado a la cama tratando de dormir hasta que mi cabeza se calme. Muevo mi cabeza porque siempre supe que los decepcionaría, la manera en la cual clavo los ojos en mis manos me hace parecer un niño arrepentido al cual están reprendiendo por haberse robado un dulce sin dar aviso, cuando sé que es algo mucho más grande — Intenté hacer lo que creí que podría beneficiarnos a todos. Era peor para mí el sentarme al ver cómo realizaban los juegos sin hacer nada o pedirles a ustedes que se entreguen como él lo había pedido en primer lugar — quizá lo que me impulsó fue el llamado en nombre de Syv, pero si ellos me llamaban tenía que encontrar el modo de sacarle una ventaja, aunque fuese mínima, a mi obvia muerte — Él sólo me dejó una carta servida y decidí usarla. Lo lamento — fue una estupidez suicida, lo sé, pero tampoco soy un experto en el campo.

Al menos, Alice está de acuerdo con mi idea y mi cabeza se mueve hacia ella en señal de agradecimiento. No me sorprende que la siguiente en hablar sea Arianne, que mencione nuestra reunión como algo que sucedió hace solo dos meses me hace dar cuenta que mi estadía en prisión fue muy corta, incluso cuando creo que han pasado décadas. No puedo evitar hundirme cada vez más en el asiento frente a sus golpes, esos que he oido en las bocas de las personas en el Ministerio de Magia en varias oportunidades y que tanto me persiguieron por todo este tiempo. Si estoy tomando esta decisión, es porque les he creído. No soy fuerte como ellos, no soy listo, no tengo talento, no nací para liderar, pero todos esperan que lo haga. Es como tenerlos hablando una vez más en mis oídos, apoyo los codos en la mesa y me sujeto la cabeza con las manos en un intento de calmar mi respiración. Trato de no irme a esa habitación blanca, de no perder la compostura. La dejo hablar, pero me toma un momento ser capaz de responder.

¿Tú no hubieras hecho lo mismo por alguien a quien amabas? — no me importa lo que Arianne haga de su vida privada, lo último que supe fue que andaba con mi tío hasta que él se fue a la mierda y me dejó sin una de mis guías más estables. No puedo evitarlo, dejo caer las manos y levanto mi mirada hacia ella, tragando con fuerza en un intento de no distraerme por su aura de veela — Sé que fui precipitado, sé que podría haberlo hablado con ustedes, pero también sé que me habrían prohibido ir a buscarla y Syv… Ella solo estaba ahí y… No lo sé, murió en cuanto llegué y ni siquiera supe cómo o por qué o… Ni siquiera sé lo que le han hecho, pero sé lo que me hicieron a mí. ¿No habrías hecho nada sabiendo lo que esa persona sufriría por tu culpa? Envidio tu capacidad de mantener la cabeza fría, Arianne .

Sé que estoy quedando como un cobarde y un llorón, pero es imposible el notar cómo me es necesario el darme un manotazo para limpiarme la humedad de los ojos — Magnar dijo que Syv estaba embarazada — no sé por qué lo digo, incluso creo que es la primera vez que lo menciono en voz alta a pesar de que no he dejado de pensar en ello desde que recuperé la consciencia — No sé si es verdad o no. Sí sé que no estoy hecho para liderar, pero juro que hice lo mejor que pude con lo que soy. Si la gente decide que no me quiere en este asiento, tomaré ese tiempo para sanar, para madurar si es lo que quieren. Yo no puedo… Ni siquiera pude dar un duelo decente cuando sabía lo que me estaba jugando. Hubiera muerto para dejar que la causa siga con vida. Es todo lo que pude hacer — porque parece que no importa lo que haga, no importa cuánto me esfuerce, entrene o torture, siempre encontrarán el modo de decirme lo incompleto que estoy.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Joey G. Pride Mar Ene 19, 2021 8:31 pm

No sé cómo sentirme respecto a todo lo que ha ocurrido en tan breve plazo. Menos de una semana y ha dado tiempo a que el distrito se haya movido de arriba abajo. Me quedé bastante tocado tras dejar a Kendrick en tan mal estado con Alice aquel día. Estuve dándole demasiadas vueltas a la cabeza, pero cierto es que no paraba quieto por la tranquilidad y la emoción de saber que el muchacho se encontraba con nosotros; con su familia. Sí es cierto que todos nos quedamos muy preocupados tras el vídeo, todos pensamos que no lo íbamos a volver a ver y he de admitir que con lo emocionalmente inestable que estoy, estuve un par de días llorando por aquella cinta.

Hoy mismo nos ha citado a todo el Consejo Kendrick, supongo que para hablar de todo lo ocurrido. Me encuentro bastante nervioso, y todos los miembros del Consejo nos juntamos en el Edificio de Justicia, hasta que entramos a la sala en la que se encuentra el chico. Las chicas son las primeras en hablar, las cuales utilizan un tono bastante neutro pero de rapapolvo a la vez. No las voy a reprimir aunque sienta gran pena por el chico. — Igual tendrías que haber hablado con nosotros Kendrick... — Digo en un momento en el que hay silencio, para poder intervenir, aunque al menos sea para apoyar las palabras de mis compañeras. — Quiero decir, estoy seguro de que algo podríamos haber sacado entre todas las personas de esta sala para no quedarnos de brazos cruzados. No hubiésemos dejado a Syv tirada en el Capitolio, eso lo sabes. Además, sabes perfectamente que no somos de ese tipo de gente. —¿De los que se quedan de brazos cruzados? Antes muertos que parados.

— Pero sí que es verdad que el presidente ha querido jugar con los sentimientos del chico. Eso no lo podemos negar, y ha actuado según lo que su corazón ha dictado. — Comento mordiéndome el labio inferior. Me duele escuchar cómo dice si Arianne no hubiese hecho lo mismo por amor, y yo sé perfectamente que por Billy hubiese matado a cualquier persona que se pusiera en nuestro camino, arriesgaría mi vida por él y por todo lo que significa para mi. Al igual que lo hizo él cuando acabé de esclavo en el mercado del Capitolio. — Ha sido juego sucio por su parte, los sentimientos y los instintos son muy difíciles de controlar. — Añado. Tampoco quiero ponerme en contra de mis compañeras porque sé que tienen toda la razón del mundo y porque durante estos días lo hemos estado hablando todos, pero me duele ver al chico así de compungido. — Eso sí, por mi parte no quiero más decisiones unilaterales, eso está claro. Y creo que todos lo pensamos. — Digo en apoyo a Alice y Arianne. — Tuvimos suerte que fuiste salvado Kendrick. Puede que con nuestra ayuda no hubieses acabado de aquella manera, en aquel circo. — Ni Syv muerta, pero prefiero no comentar nada al respecto.

Muevo mis labios fruncidos de un lado a otro, pensando cómo Kendrick ha tenido la valentía de poner sobre la mesa una democracia, de lo nosotros mismos y los ciudadanos del distrito decidan quién los va a representar. Cojo aire y exhalo el aire con fuerza. — ¿Y te parece poco dar tu vida por la causa? — Le digo a Kendrick. — Aunque hayas hecho una estupidez como una catedral, tu osadía y tu firmeza ante lo que representamos habla mucho sobre ti. — Sí, es un niño todavía y tiene mucho de lo que aprender, pero no se le puede culpar por ello. — Yo también apoyo la democracia, me parece algo justo. — No es como todo lo que hemos vivido los demás, dictaduras puras y duras.
Joey G. Pride
Joey G. PrideConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Sophia A. Niniadis Mar Ene 19, 2021 10:32 pm

Aún no puedo creer que Kendrick haya regresado con vida al distrito. No estaba cerca de la estación cuando apareció, pero escuché todo y luego fui a visitarlo al hospital en una ocasión, en la que se encontraba dormido. Creí que no volvería a verlo nunca, y luego me lo encontré así como si nada, maltrecho, creo que tanto por fuera como por dentro. Cale fue el que me dijo lo que había pasado con Synnove, lo que el mismo Kendrick le confirmó. Eso tampoco puedo creerlo aún. Desde el momento en el que se la llevaron sabía que las oportunidades de verla de nuevo eran demasiado pequeñas, como le pasó a Ava. Pero que haya muerto así... Sin despedirse, sin alguna oportunidad para defenderse... Es inconcebible. Me dolió, me sigue doliendo. He llevado incluso flores a la casa que comparte con Mimi, sé que le gustaban mucho, la que tengo en mi casa como un obsequio de ella es solo la muestra de eso, y un recordatorio de la misma Syv, y de que en el Capitolio no perdonan, y no se miden en esta guerra de movimientos para hacernos caer.

Hoy es de mis primeras juntas en el consejo. Hace poco más de una semana Dressler optó por presentar su dimisión, en la búsqueda de alguien para suplirlo, entré yo, que ya había ejercicio un papel similar en el distrito catorce. Aunque no pueden compararse del todo, esto es otra liga, pero una a la que estoy dispuesta a enfrentarme para sacarla adelante. No planeo pestañear en el proceso, así tenga que apretar mi estómago y comerme mis emociones al escuchar lo que sale de labios de Ken. No puedo verlo como el muchacho que vi crecer en la panza de su mamá y luego ya como un humanito. No puedo. Porque en el momento en el que lo haga me voy a rendir, voy a arrojarme a darle un abrazo y a decirle que no se preocupe por nada. Pero no es momento para eso. Es momento para escuchar, para pensar en el resto del distrito, para tomar las decisiones que hagan falta.

Me mantengo en silencio entonces, asintiendo de vez en vez con lo que dicen. No esperaba la idea de una democracia, pero al igual que mis compañeras, creo que es la mejor opción. La severidad con la que hablan Alice y Arianne me hace apretar los labios. No puedo decir que esté en desacuerdo, y tampoco planeo señalar que tal vez la rubia fue muy directa con el chico, porque de nuevo, si lo veo como aquel muchacho entonces no tendría que haber aceptado este puesto. — Kendrick —  Hablo por fin — No tengo palabras para expresar lo que siento acerca de Synnove, era una chica tan buena — Me tomo un momento para respirar hondo — Pero tengo que admitir que todos aquí tienen un punto. Aminoff te aventó un anzuelo y tú lo tomaste. Las consecuencias para el distrito pudieron haber sido catastróficas, aún ahora hay que hacer control de los daños, la gente en las calles se siente insegura — No pretendo regañarlo, así que expongo lo que pienso con un tono calmo. Soy la nueva en el consejo, pero sé lo que he visto ahí afuera, las personas tienen miedo.

Vuelvo a quedarme en silencio para dejar que intercambien palabras, aún no he dado mi voto pero ya todos están de acuerdo. — También creo que es bueno que se hagan elecciones. Habrá que hablar cómo será la organización para candidatos y demás, pero estoy de acuerdo — Anexo a lo que han dicho mis compañeros, viéndolo directamente a los ojos al hablar. Recuerdo muy bien nuestra conversación y el miedo que sentía con parecerse a sus antepasados, con dar la imagen incorrecta, por ser seguido por razones que no son. Así que creo que esto será algo bueno, también que tome un descanso lo será. Definitivamente. Aunque no espero lo que dice — Embarazada — Mis ojos muy abiertos, mis labios apretados mientras trago grueso. No sé ni siquiera qué decir. Así que vuelvo a respirar, tomando lo siguiente que dice, y suavizando mi mirada por unos tres segundos, antes de intentar recobrar la postura — Hiciste lo que creíste mejor Kendrick, si estás hecho para liderar o no... el tiempo lo dirá. Eres un muchacho, actuaste como tal, no como líder — Y sé que eso no puede ser en tiempos así — La imagen que brinda tu apellido aún es fuerte, no podrás alejarte mucho aunque no seas elegido, ni seas el que tome las decisiones, ¿Estás consciente de eso también? — Sé que no es un tema que le guste, pero es algo que no se puede ignorar. Aquí se puede crear una imagen alrededor del nuevo líder también, sea quien sea, si no es él, pero eso será una estrategia a tratar si, y cuando, llegue el momento.
Sophia A. Niniadis
Sophia A. NiniadisConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Alice D. Whiteley Miér Ene 20, 2021 10:13 am

Por duras que puedan sonar las palabras de Arianne, creo que es necesario que Kendrick las escuche para que pueda ser consciente de que sus acciones tienen un impacto en todos nosotros, que sus decisiones impulsivas y tomadas a su parecer, nos afectan a cada uno de los que estamos aquí sentados y, por efecto, también a las personas que se encuentran fuera de estas paredes. —Pero tu juicio no es omnipotente, Kendrick, tu creencia de que estabas haciendo lo correcto en beneficio de todos no dejó de ser irracional, en el momento en el que pusiste tus emociones por delante de la razón, olvidaste que tienes un deber con la gente que prometiste cuidar— aclaro, tratando de que él mismo vea que su error no fue tomar la carta que Magnar le sirvió, sino hacerlo sin consultarnos como si nuestro pensamiento no tuviera valor alguno en su toma de decisiones. Eso es lo que demuestra que no tiene por el momento carácter para ser un líder, cuando lo primero que tiene que demostrar este es que mantiene en consideración la opinión de quienes lo aconsejan.

Libero de mis pulmones parte del aire contenido, en un suspiro silencioso que podría manifestar como desacuerdo en la postura que deciden tomar tanto Joey como Sophia. No pienso que sea momento de seguir alentando que tome comportamientos como el que vimos, lo que menos nos hace falta es recibirlo con una palmada en la espalda, cuando nos puso en riesgo a costa de su falta de juicio y eso, siendo que todos hemos hecho sacrificios en algún punto de nuestras vidas, es suficiente para que se mantenga seriedad en la sala. Cuando termine la reunión y no antes, podremos dirigirnos a él con una aproximación más cálida, pero mientras estemos aquí dentro, creo que no estoy equivocada al pensar que debemos mostrarnos firmes. Aun así, dejo que sea Joey quien aclare que no le hubiéramos prohibido hacer nada, esa vuelve a ser otra falta personal al no confiar en que aportaríamos algún tipo de solución, que jamás dejaríamos a Synnove a la deriva como tampoco lo hicimos en otras circunstancias.

La lucha por nuestra causa comenzó mucho antes de que Kendrick siquiera supiera que es Black— vuelvo a alzar la voz entre los presentes, tratando de que esta sea clara y concisa —, y por eso mismo creo que esta guerra va mucho más allá de lo que pueda representar un apellido, lo fue en el momento en el que huimos en el catorce y lo sigue siendo ahora, contando con todas las personas que se han unido a la causa, sean magos, humanos o criaturas— sé que mi opinión difiere de la de Sophia al exponerlo, pero yo por mi parte pienso en la guerra como algo mucho más de la influencia que puedan tener apellidos como los Niniadis o los Black —, espero que la persona que salga elegida sepa que hará de representación de todos ellos, con la responsabilidad y el compromiso que eso requiere— sentencio, como conclusión final de mi pensamiento y a lo que me atendré a la hora de votar un nuevo líder.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Kendrick O. Black Miér Ene 20, 2021 11:36 am

Una parte de mí, quizá la más frustrada, toma las palabras de Alice y quiere escupirle que al menos yo he hecho algo al respecto y no me quedé sentado esperando a que alguien más lo solucione por mí. Todavía sigo siendo algo coherente, así que me muerdo la lengua en un intento de contener palabras que pueden ser hirientes y polémicas, cuando ya he visto lo que es una mesa de gente que no se escucha y no me interesa que seamos una réplica de lo que fue la sala de juntas del Ministerio.

La suavidad de Joey es bien recibida, incluso cuando se pone del lado del sermón que ya veía venir. Asiento con la cabeza de la misma manera que alguien toma unas palabras para aferrarse a una pequeña verdad, que creo que en esta mesa muchos están olvidando un montón de factores y, honestamente, es muy fácil escupir mierda cuando no se está en los zapatos ajenos — No salvamos a Delilah en todo este tiempo. ¿Por qué habría sido diferente con Syv? — es una pregunta sincera, echándole un vistazo a Joey — Este circo pasaría de todas formas, porque la habrían matado. Aunque la mataron de igual modo, tenía que intentarlo… — O eso es lo que tengo entendido. Mi voz se va apagando hasta callarme, que no he venido aquí a excusar y explicar todo lo que he hecho. Al fin y al cabo, si creen que soy tan idiota mi propuesta no puede haber llegado en mejor momento.

Lo que no me espero es un intento de elogio, lo que me arrebata una sonrisa pequeña, torcida, que dura un momento en dirección al único otro hombre de la sala. Me distrae de él la voz de Sophia, de quien no esperaba otra cosa que lo que sale de su boca. Estoy por abrir la mía, pero ella hace eco de esa palabra que aún me cuesta procesar y opto por el silencio. Una vez más, lo que dice me da la motivación a acotar algo, pero esta vez lo que me interrumpe es la voz de Alice. Sacudo la cabeza con algo de fuerza — A ellos no les importa la causa, son políticos. Magnar no me ve como su igual, lo dejó bien en claro — como si en verdad fuera necesario, levanto la muñeca que aún se encuentra algo rojiza, enseñando la cicatriz de los esclavos en la piel que sobresale por encima del suéter — El único motivo por el cual les preocupo es porque saben que puedo presentar una oposición sólida y no tienen intenciones de que me vuelva un completo adulto. Y si Syv estaba embarazada y ellos lo sabían, no me sorprende que haya muerto antes de que yo pueda hacer algo. Para que la causa funcione a sus ojos, habrá que encontrar un nuevo modo de presentarla para que la gente la acepte — habrá que ver si algunos se piensan que he huido por verlo como un caso perdido, pero no quiero ser pesimista — Eso lo trabajaré con quien sea que tome el puesto después de mí. Sé que no podré irme del todo porque ellos no lo permitirán, pero esta es la lucha de la gente y ellos deberán verlo como tal.

Me acomodo en el asiento, rascando mi mentón en un gesto algo quedo — He tenido una reunión con el presidente y los ministros. No son un equipo, no hicieron otra cosa que lanzarse mierda sobre la mesa desde que llegué. Incluso los Helmuth renunciaron así como así, hasta cuando Aminoff dijo que frenaría el armado de los juegos hasta tomar una decisión. Cuando un gobierno no tira de la misma soga, no podrá llegar muy lejos. Al menos nosotros sabemos que buscamos lo mismo, pero no quiero que esto se vuelva una campaña política llena de promesas y perfiles — sacudo la cabeza y me enderezo un poco en el asiento, incluso cuando mi cuerpo se queja un poco — Encantaré una vasija donde quiero que las personas de este distrito dejen el nombre de la persona que crean adecuada para gobernar. Sin campaña, sin palabras al aire, sin postulantes impuestos por alguien más. Que sea el pueblo quien escoja al que crean indicado, la voz que ellos consideren la mejor para el trabajo, así sea un soldado, un maestro o un agricultor. Demostremos que nosotros podemos hacer las cosas de manera diferente y que cualquiera puede ser un líder, mientras sus ideas sean claras.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Amber J. Pearson Miér Ene 20, 2021 1:56 pm

Lo cierto es que no sé cómo describir lo que he sentido durante las últimas semanas. Ha sido un cóctel de sentimientos y no precisamente agradables. A veces, la preocupación se sobreponía al resto, y en otras ocasiones, quien ganaba la batalla era la desesperación acompañada de la incertidumbre.  Y luego la decepción. Cuando lo peor pasó, entró en juego. Hay poca cosas que me han decepcionado tanto en mi vida como el acto inconsciente de Kendrick, porque creía que, a pesar de su juventud, entendía las consecuencias de cada acto. De cada movimiento y decisión que se toma y que nada debe hacerse sin pensar premeditadamente. Supongo que me equivocaba.

Probablemente es por eso por lo que me mantengo callada cuando la puerta de la sala se abre por fin. Ni siquiera me giro para mirarle entrar, ni tampoco alzo la vista hacia él cuando empieza a hablar. Porque no sé cómo mirarle después de todo lo que ha pasado. Hay una parte de mí preocupada por su estado psicológico, pero otra está dolida y enfadada. Como no quiero que una parte se sobreponga a la otra, dejo que sean otros los que hablen primero. Comparto la mayoría de cosas que le dicen, y todos tienen sus motivos para sentirse igual de molestos y decepcionados que yo.

No es hasta que menciona el nombre de Delilah cuando por fin centro la vista en él, y es que por mucho que me pese, ahí tiene razón. Que la dejamos atrás es algo que he empezado a aceptar con el tiempo porque hundirme en la culpabilidad es inútil y, aun así, noto un pequeño nudo en la garganta cuando empiezo a hablar: — No voy a decir por qué lo que hiciste está mal, Kendrick. De nada sirve recriminarte algo que ya ha pasado, y quiero pensar que tú mismo será más consciente de tus actos en el futuro. — Trato de reprimir todos lo atisbos de preocupación que pueda mostrar. Al final, por molesta que esté, cuando le miro, sigo viendo a ese niño impertinente e inocente que no sabía nada del mundo que había ahí fuera. — Me siento decepcionada, no voy a engañarte, pero eso creo que ya te lo puedes imaginar — reconozco, y acompaño mis palabras de un suspiro mientras me acomodo mejor en el asiento. — También sé que mis palabras probablemente no sirvan de nada, por mucho que te diga que quizá Magnar te estaba engañando para hacerte daño. — Porque podría ser tan cierto como falso. Quizá era una burda mentira para sentir que además de a su pareja, había perdido un bebé, pero también cabe la posibilidad de que fuera verdad y de que se lo dijera para restregárselo. Es algo que no sabremos con certeza porque ni siquiera termino de comprender cómo funciona la cabeza de ese hombre. Sea como sea, es un sentimiento y una carga que acompañarán a Kendrick durante buena parte de su vida, si no toda.

Tengo que acabar apartando la vista y centrándola en la mesa porque no me veo capaz de seguir mirándole por un momento. No sé en qué momento pensamos que darle una responsabilidad tan grande era lo mejor cuando está claro que le queda mucho por aprender, y no me refiero a desenvolverse mejor en duelos, como nombra también cuando se refiere a su enfrentamiento con Magnar. Quizá fuimos un poco egoístas cuando le dimos una carga tan pesada solo por su apellido, antes de darle tiempo a madurar más, pero era la mejor opción en ese momento. — Si quieres un cambio de rumbo y dejar que el pueblo escoja, apoyaré tu decisión como prometí que lo haría contigo en su momento. Eso no ha cambiado por muy decepcionada que esté — añado, y no es hasta que acabo de hablar cuando por fin vuelvo a mirarle, con una mirada que deja bien claro todo: que he estado preocupada y cansada por no saber que era de él, pero también dolida porque no acudiese a mí.
Amber J. Pearson
Amber J. PearsonConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Arianne L. Brawn Miér Ene 20, 2021 3:26 pm

— Estás equivocándote de punto, Kendrick. — respondió cortante y de forma automáticamente en cuanto la pregunta fue pronunciada. Era la segunda vez que alguien le preguntaba exactamente lo mismo, definitivamente no se trataba de las mismas circunstancias por lo que su respuesta había madurado en muchos sentidos, se había enfriado y asentado tanto en su cabeza como dentro de su vida. Ella no le recriminaba, al menos no en aquel momento, haber salido corriendo tras la persona que amaba, sino prescindir de cualquier tipo de consejo que pudieran darle las personas que se encontraban allí sentadas. — No sabes cuales habrían sido nuestras palabras, si lo hubiéramos rechazado o no. Actuaste con suposiciones, no nos culpes de ello. — prosiguió dejando en claro cuál era la posición que mantendría durante toda aquella reunión. Poco le importaba si los demás preferían mantenerse blandos y cercanos con él, ella lo trataría como el supuesto líder que era, en relación al asiento que estaba ocupando en aquel preciso instante y no como una conversación de bar. — Sí, tengo cabeza fría, tienes razón. He pasado las suficientes cosas como para saber que actuar puramente con corazón no nos llevará a ningún sitio. Y ocupar ese puesto requiere de cabeza fría porque será quien aplique decisiones que no a todos les gustará. — indicó sin sentirse ofendida para nada cuando la catalogó como alguien fría. Los años la habían vuelto así, los golpes y reveses de la vida la moldearon como se mostraba en aquel momento.

“Hubiera muerto para dejar que la causa siga con vida.” Otro mártir. Otro mártir siendo protegido y resguardado por las palabras de aquellos que aún lo trataban como si se tratara de un niño. — Te mintió para que fueras débil. ¿No has aprendido nada en todo este tiempo? — meneó la cabeza, decepcionada, ni siquiera cuestionándose como una opción posible el hecho de que Synnove hubiera estado realmente embarazada. La veela se removió inquieta en el asiento que ocupaba, tratando de controlar tanto las palabras como los impulsos que quemaban bajo su piel. En otra época solo habría regalado silencio e indiferencia a los demás, pero no podía actuar de aquel modo cuando ella misma estaba sobre la línea, cuando había personas que quería que también lo estaban. — ¿Si le parece poco dar su vida por la causa? ¿Sabes cuántas personas la han dado antes que él? — preguntó entonces a Pride. La frustración en la veela era más que obvia, no soportaba a las personas débiles que convertían a toda la cadena en exactamente lo mismo. Sus dedos se crisparon, viéndose obligada a hacer descender ambas manos hasta apoyarlas sobre sus piernas, rodeando con insistencia sus rodillas en un intento por no dejar que se extendiera también a sus facciones; pues, aunque sus palabras eran duras y directas, su rostro no reflejaba más que calma. Una calma que no era lo que realmente la recorría por dentro.

El claro mirar de la mujer se mantuvo en cada uno de ellos, escuchando sus intervenciones, pero viéndose sorprendida por las palabras de Alice, por la forma en la que las ideas de ambas mujeres coincidían aunque Alice siempre lució mucho más cercana y empática que ella. Solo asintió con la cabeza, manteniendo su atención en ella pero prefirieron no intervenir más, al menos de momento, al menos hasta que la voz de Kendrick se elevó llena de reproches. Una que colmó la paciencia de la rubia, contra la que tuvo que pelear hasta dejarlo terminar de hablar y, entonces, intervenir. — ¿Puedes representar una oposición sólida? No sé en qué momento todo esto se ha convertido en un movimiento en el que tu figura es la única capaz de solucionar la situación en la que nos encontramos, pero si es así no voy a seguir formando parte de ello. — anunció sin titubeos. No estaba allí por un apellido, por un nombre ni por una familia; si él pensaba que todo giraba a su alrededor estaba muy equivocado, tan equivocado que le dolía hasta pensarlo. Porque todo le resultaba irónico, cínico e inverosímil. Sus palabras no conseguían llegar a una veela que, como antes había dicho, tenía la cabeza fría. — Nosotros tampoco somos un equipo, ha quedado en evidencia. — acotó la obviedad de la situación. En el Gobierno al menos discutían sus posturas, ¿allí? Bueno, a la vista estaba.

Negó en dirección a Amber, sintiéndose notablemente decepcionada por las palabras de la semi-veela que no hizo más que mostrar debilidad por la figura del joven. — No voy a seguir un apellido. — aclaró tras las explicaciones sobre la forma en la que se llevaría a cabo la votación, dejando en claro cual era su postura sobre todo aquello; el pueblo podía elegir a quien quisiera como su líder, pero ella tenía claro quien no sería el suyo.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Kendrick O. Black Miér Ene 20, 2021 4:02 pm

No hay manera de que pueda responderle a Arianne de buena manera, tengo la cabeza demasiado pesada como para empezar una pelea de creencias contra alguien que jamás va a ponerse en mis zapatos y sí, tal vez es un capricho adolescente, pero creo que debería ver un poco mejor el panorama. No vine aquí a debatir si lo que hice fue un acierto o un error, sino a tratar de arreglar lo que nos queda por delante. Es peor para mí escuchar a Amber hablar de decepción, una que no creí ganar de su parte y que me mantiene con los labios fruncidos, incluso cuando Arianne coloca en la mesa una resolución sobre el supuesto embarazo de Syv como un acto contra mi estupidez. Tenso la mandíbula, mastico la lengua, tomo algo de aire en lo que levanto la mirada hacia el techo. Cuento hasta diez.

Pero no, no se calla. Es como tener a Magnar Aminoff en forma de mujer sentado a un lado, diciendo la misma mierda que he escuchado en el Ministerio sobre lo inútil, lo patético, lo pequeño, lo imbécil que soy. Mi rostro se gira en dirección a ella sin poder evitarlo, soy consciente de que hay un rubor en mis mejillas y no, no es por vergüenza — Fui una oposición sólida cuando reclamamos este distrito. También lo fui cuando empezaron los levantamientos, cuando nos colamos en el Ministerio, cuando las personas llegaban y tenía que entrevistarlas, cuando luchamos en la Isla Ministerial… — le remarco, con la frustración marcada en el tono tenso de mi voz — He cometido errores como todo el mundo, tropecé con una piedra difícil de esquivar y… ¿Van a condenarme por eso? ¿Dónde está la línea entre serles útil y ser un estorbo? — no puedo contenerme, me froto la frente con una mano en un obvio intento de calmarme cuando está claro que no lo estoy logrando — Hay algo que se están olvidando y es que este trabajo no es uno que venga con un manual de cómo tomar todas las decisiones acertadas. ¿Quieres tomarlo? Te lo regalo, Arianne, me importa una mierda. Ya me dirás cuando todo el mundo te eche en cara cada cosa que haces sin ponerse a pensar, por un segundo, que no eres una jodida máquina.

Hay algo muy simple en todo esto: puedo decir que no soy un niño, pero sé darme cuenta de que esto me ha quedado grande, que no dejo de ser alguien de dieciocho años. He visto a mis compañeros de escuela y en todo ese tiempo entre clases me di cuenta de que no puedo acercarme a ellos porque no comparto los mismos intereses, ni las mismas experiencias. Mi vida es otra y quizá no debería serlo.

Tengo que frotarme la cara con las manos, no sé si es porque quiero refrescarme o porque mis manos están siendo presas de una especie de ataque de ansiedad — No estoy pidiendo que nadie siga un apellido, solo he remarcado cómo es que ellos lo ven. Si estoy dando un paso al costado, es porque creo que las personas de este lugar merecen un gobierno justo, no una dinastía sobre sus cabezas — lo explico porque parece que no ha quedado claro, ni siquiera con unas votaciones en las cuales todos parecen estar de acuerdo. Al final y con un suspiro de agotamiento, dejo caer las manos y me recargo contra el asiento — He tenido las peores semanas de mi vida, así que quizá me tarde unos días en poner mis cosas en orden. Aún así, si nadie tiene nada más que agregar, daré esto como un asunto aprobado y me pondré a trabajar en ello. ¿Está bien? — al menos que alguien quiera agregar un poco más de mierda sobre la mesa, esa parece que hoy no falta.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Joey G. Pride Miér Ene 20, 2021 6:05 pm

Asiento a todo lo que dicen mis compañeros, aunque haya cogido un poco el rol de no estar de un lado ni de otro, entiendo ambas posturas. De todas formas, alzo una ceja en desacuerdo ante el comentario de Arianne ante su frialdad. — No culpes al chico por haber tenido corazón, Arianne. — Digo alzando la vista para hacer contacto visual con la veela. — Está claro que hablar de frialdad es muy fácil, pero no me habría gustado haber estado en su pellejo en el momento que vio el mensaje de Magnar. Quieras o no, seguramente tú también hubieras actuado según lo que tus sentimientos dictasen. — Puede que Arianne sea una chica tozuda, pero está claro que no me va a engañar con el tema de la frialdad. — Todos somos humanos aquí. Sino pon a un robot como líder. Ese sí que actuará con frialdad. — Añado.

Me muerdo el labio inferior cuando Kendrick habla sobre Delilah sin saber exactamente qué decir. — Puede que el circo se hubiese montado de todas maneras, sí. — Comienzo, esta vez dirigiéndome a Kendrick. — Pero puede que hubiésemos hecho algo al unísono y no ir con una mano por delante y otra por detrás como tú hiciste Kendrick. Dejándoles todo en bandeja, tal y como ellos querían. — Eso es lo que precisamente más rabia me da, el hecho de saber que Kendrick calló en la trampa de Magnar. Pero tampoco puedo culparlo, seguramente yo hubiese hecho lo mismo si Billy hubiese estado en la posición de Syv.

Me repaso los dientes con la lengua al escuchar a Arianne, esta vez, dirigirse hacia mi de una manera dura. — Lo sé tan bien como tú Arianne. Ambos hemos vivido momentos muy duros en este bando y podría arriesgarme a decir que muchos de esta sala hemos sido los primeros en poner nuestra cara por la causa. — Me acuerdo todavía cuando nuestras caras recorrían las calles de NeoPanem en carteles de "se busca", considerándonos una lacra para la sociedad. Esta vez dejo a Kendrick hablar, al cual se le nota bastante agitado. Y normal. Parece que en vez de apoyarle y mostrar cierta empatía hacia él estamos machacándole. Es por eso mismo que no quiero volver a decir qué cosas debería haber hecho, porque lo hecho, hecho está. Tanto Arianne como Kendrick quedan medio discutiendo, pero no quiero meterme en medio, no quiero que la mierda me acabe salpicando ni mucho menos. — Estamos hablando en caliente.. —Digo como un pequeño aviso. La gente cuando habla en caliente no expresa lo que realmente siente, y espero que sea el caso de Arianne, porque me dolería que dejase el Consejo.

Asiento a las palabras que Kendrick dice sobre el apellido de los Black. Está claro que Aminoff quiere a los Black extinguidos. ¿Por qué tomarse sino la decencia de matar a Syv y a su bebé? — Está bien saber que las cosas entre los ministros no están tan bien como quieren pintarlo. Nos podría ser útil ese tipo de información para el futuro. — Digo en un pequeño murmuro, pero lo suficientemente algo como para que todos los presentes puedan escucharlo. — Me parece todo perfecto. — Digo respecto a cómo ha pensado Kendrick en armar todo el tema de las votaciones. Asiento de nuevo cuando nos pide permiso Kendrick para ponerse a trabajar en lo propuesto. — Creo que todos deberíamos tomarnos un pequeño descanso ahora. — Sugiero.
Joey G. Pride
Joey G. PrideConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Sophia A. Niniadis Miér Ene 20, 2021 9:43 pm

Si Alice y Arianne quieren optar por reprender a Kendrick, no voy a meterme a decir nada, aunque creo que la situación empieza a salirse de las manos en el momento en que se vuelve una guerra campal entre el muchacho y la rubia. Al menos las palabras de Amber, bastante serenas, consiguen un asentimiento por mi parte. Pero no, Ken ya está demasiado alterado, cosa que me hace menear la cabeza — Ken, sabemos bien todo por lo que has tenido que pasar, lo que todos pasamos para tomar este distrito — Yo no estuve ahí todo el tiempo, pero estoy más que al tanto — Nadie te está quitando el mérito de las cosas que tuviste que hacer, aprender, sufrir, no va por ahí la cosa — Me rasco una de mis manos con la contraria — El punto aquí es que la decisión que tomaste al entregarte, sin decirle nada a los demás antes de hacerlo, pudo costar más caro — Dedico un segundo a suspirar — Pero ese punto ya se lo dejamos claro, ¿Verdad? — Volteo a ver a mis compañeros lentamente, esperando algún otro comentario, esta vez es Joey el que continúa.

Solo puedo suspirar de nuevo. Se supone que nos juntamos a tratar los temas pertinentes, a tomar una decisión. Quedó más que claro que todos nos sentimos decepcionados por lo que hizo, enojados incluso por dejarnos así de expuestos, pero no veo cómo vamos a arreglar algo si no dejamos de discutir. — Estoy con Joey en eso. Ya tienen las cabezas calientes — Me fijo en Kendrick, con la mirada severa que le dedico a Jared cuando hizo alguna diablura, antes de pasar con un gesto más neutral hacia a Arianne — No vamos a llegar a ningún lado discutiendo de esta forma, simplemente no. No seríamos mejores que los ministros del gobierno de Aminoff — Y no quiero compararme con ellos — No se ha visto trabajo en equipo aquí, eso está más que claro, pero no podemos cambiar las cosas que ya pasaron, solo podemos empezar a movernos como unidad y hacer estas elecciones de la mejor manera — No sé si sueno como alguien del consejo, o como una mamá regañando a dos niños, que poco les falta para comportarse así. — Un descanso suena bien, podemos aclararnos las cabezas, despejarnos, y luego ponernos de acuerdo. Creo que Kendrick ya entendió que NO puede volver a hacer ese tipo de cosas, ¿Verdad, Ken?
Sophia A. Niniadis
Sophia A. NiniadisConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Arianne L. Brawn Jue Ene 21, 2021 11:12 am

— Mi trabajo como parte de este Consejo no es tirarte flores ni palmearte la espalda, Kendrick. — pronunció en primera instancia, dejando que su voz arrastrara la calma y la indiferencia que mostraba buena parte del día, durante el tiempo que tenía que desempeñar sus funciones bien como parte del consejo bien como jueza. No le importaba que la catalogaran de fría o indiferente, no era el momento ni la situación en la que todos debieran de defenderlo cuando acababa de convertir a aquel grupo de personas en alguien a quien solo recurrir cuando le interesaba. — No estoy restándole importancia a los actos del pasado, estoy incidiendo en el hecho de que no nos tuviste en consideración en una decisión de tal envergadura y que estás centrando en tu persona una revolución que nos atañe a todos por mucho que seas la cara de la misma. — ¿Quería que todos lo vanagloriaran? De acuerdo, entonces abandonaría la sala en aquel preciso instante, porque ella no se uniría a tales comentarios como si la representaran en absoluto. La paciencia de la veela se fue al caño en apenas un instante, el mismo en el que dejó a un lado toda la compostura que se había esforzado en mantener desde el mismo momento en el que fueron citados a tal reunión. — Kendrick Orion Black. — llamó sacando las manos de debajo de la mesa, sintiendo como éstas se calentaban poco a poco y tuvo que acabar por presionarlas contra la superficie de la mesa. — En ningún momento te he recriminado los actos cometidos en el pasado, ni siquiera me mostré contra los mismos cuando fueron consultados con los aquí presente. Te recrimino aquellos en los que no has tenido en cuenta a un consejo que está aquí para ayudarte y guiarte en la toma de decisiones, dispuestos a compartir el peso de las decisiones que se tomen con un consenso. — habló con frialdad, aunque era más que obvio que sus palabras ya distaban de querer buscar algún tipo de punto en común entre ambas posiciones.

Sonrió con cansancio, reclinándose un poco en el asiento que ocupaba, aunque la calma que trató de hacer recorrer cada poro de su piel era débil, tanto como las palabras de sus compañeros. La rubia no era del tipo de persona que se ‘calentaba’, sus decisiones siempre eran meditadas con sumo cuidado, por lo que verla perdiendo los papeles se podía considerar algo así como un evento astrológico único. — No, yo habría recurrido al consejo. — contestó tajante al comentario de Pride sobre lo que ella hubiera hecho o no en tal situación. — Supones que estoy poniendo en entredicho el hecho de que hubiera actuado siguiendo sus sentimientos cuando, en realidad, estoy incidiendo en el hecho de que estamos para apoyarlo y él ha prescindido de nosotros. — aclaró algo cansada de tener que explicar el porqué de todas y cada una de sus palabras. Respetaba la posición que habían adquirido, la de querer protegerlo de absolutamente todo, pero la vida ahí fuera no era un camino de rosas; ya lo estaba sufriendo, ahora debía hacerse responsable de sus unilaterales actos.

— ¿Calientes? Estoy hablando con frialdad, ¿no? — contestó arqueando una ceja ante el cansancio que le creaban el victimismo y paternalismo que se estaba dando en una reunión seria como era la que tenían entre manos. — Y no creo que esto se trate de una discusión, personalmente no estoy discutiendo ni pretendo hacerlo con ninguno de los presentes. Solo estoy poniendo sobre la mesa un punto de vista, disculpadme si no va acorde al vuestro y pensáis que se trata de un ataque. — mentó siendo franca en todas y cada una de sus palabras. Sí, le molestaba que Kendrick siempre actuara con aquel impulso sentimental pareciendo guiar todos y cada uno de sus actos, lo podía incluso comprender porque también tenía a personas que amaba, pero no estaba en el punto que la veela abarcaba en aquel momento.  

El cuerpo de la mujer se movió casi por instinto, levantándose de la silla cuando todos estuvieron de acuerdo con que debían tomar un descanso, aunque en realidad las cosas ya estaban aprobadas y claras por lo que lo único que restaba era la organización del mismo. — Te mandaré el procedimiento para la convocatoria ya que, aunque se trate de algo fuera de lo normal, se debe llevar un escrutinio sobre los votos y el método de los mismos. — anunció cuando ya hubo estado de pie, sin esperar demasiado para dirigirse hacia la puerta de salida.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Mimi J. Johnson Vie Ene 22, 2021 3:14 am

No tenía pensado asistir el día de hoy, no tenía pensado hacer muchas cosas, pero en cierta forma, algo dentro de mi sabía que debía hacerlo. Se los debía, ¿no? ¿No había dicho que seguiría en esto de todas maneras? ¿No había pensado que no podía tirar la toalla cuando tantos se habían sacrificado? No creo ser la misma persona que opinaba eso días atrás, no cuando el perder a Syv es el peor de los puñales que me han atravesado hasta el momento.

Tomo asiento, escucho las palabras de Ken pero en un principio suenan como ruido de fondo. Uno que acaba registrándose no cuando él termina de hablar, sino cuando los demás comienzan a hacerlo. ¿De verdad...? Mis ojos se pasean entre las personas que van tomando la palabra, uno a uno, dando sus opiniones libremente sin considerar, siquiera por un segundo, los motivos de la persona que tienen delante. Sin tener un mínimo de interés por sus sentimientos, por su maldito sufrimiento. ¿Qué estaba sucediendo?

Mi voz queda atravesada a mitad de mi garganta, sin poder interrumpir con lo lento que se me hace el poder entender que en verdad lo están acusando de la manera en que lo hacen. Lo señalan, se lamentan por la imagen que creen que dan... ¿es en serio? ¿Cómo pueden acusarlo así? Decir que faltó a una promesa, que fue una decepción. ¿Acaso...? ¡TIENE DIECIOCHO AÑOS!

Observo en silencio mientras todos y cada uno de ellos se esfuerza en remarcar lo mal que estuvieron las acciones de Kendrick hasta que ya no puedo quedarme callada. — La verdad es que lo que quieran hacer o no con la votación me da igual, pero tengo una recomendación para el futuro: sea quien sea que termine siendo el lider ¿podrían hacer el favor de escuchar antes de acusar? — mi voz no es calma y está lejos de serlo. Se nota en mi expresión que he llegado al borde y que poco me falta para cometer alguna idiotez — Lo primero que dijo Ken al empezar la reunión es que estaba consciente de lo mal que había obrado, ¿QUÉ NECESIDAD HAY DE REMARCAR UNA Y OTRA VEZ LO QUE USTEDES OPINAN QUE ES INCORRECTO? — ¿Consejo? No estaban aconsejando demasiado, estaban reprochando, recriminando y acusando solo porque les había dado en el orgullo.

Él estuvo días ahí dentro, encerrado y maltratado de maneras que seguro ninguno de nosotros puede imaginar, ¿o es que acaso no vieron su estado cuando apareció por televisión? Pero no, no vamos a preguntarle cómo se encuentra, a saber qué es lo que pudo haberle pasado, o no sé... felicitarlo tal vez, por hacer conseguido algo como ¿un duelo televisado para demostrar que él sí se está arriesgando y tratando de que eliminen los juegos? — Porque aquí al parecer, lo importante no era que él había tenido las agallas para arriesgar su vida por todos los demás, no. Lo importante era que Ken había sido un idiota que no le había pedido permiso a los adultos primero. ¿Decepcionados? ¿Esa era la emoción que elegían? — Tuvo una reunión con el presidente y los ministros, pero en lugar de preguntar qué más pudo aprender de eso, mejor vamos a centrarnos en que Magnar le mintió con respecto a Syv. Porque no importa que pudo haber estado o no embarazada, no importa que se haya muerto. Lo que importa es que a sus ojos Ken es un niño crédulo al que solo le dicen mentiras y que no es lo suficientemente grande para tomar sus propias decisiones. No nos lamentemos por la pérdida de uno de los nuestros, sigamos diciendo que estamos decepcionados de él. ¿Acaso se estaban escuchando? — todos tenían sus puntos y no los iba a negar, pero al parecer lo más importante seguía siendo remarcarle a Ken que todo lo que había hecho estaba mal.

Vamos a hablar de las consecuencias que nombran por las acciones de Ken. ¿La gente se siente insegura? Claro, porque antes de que Ken se entregara, estaban todos armando protestas y arriesgándose a que los nombres de sus seres queridos fueran a las urnas. O un segundo... nop, eso no cambió — levanto un dedo para empezar el conteo y me encojo de hombros como si estuviéramos hablando de tonterías — ¡Los juegos! Eso seguro sí pasó porque Ken se entregara. —levanto un segundo dedo — ¿No? Ah, no. Esos casi se cancelan porque Ken se entregó, incluso aunque supiéramos que Aminoff jamás hubiera dejado a Ken con vida, seguro que todos están en contra nuestro porque alguien actuó en consecuencia para tratar de frenar los juegos. ¿No? Eso tampoco. — levanto un tercer dedo y ya no sé si tampoco tendría que levantar un cuarto. — Dos ministros renunciaron días antes de un duelo público a causa de sus acciones, pero claro que eso no debilita la imagen del gobierno y por supuesto que no podemos encontrar formas de usarlo a nuestro favor. — Bajo la mano, ya sin saber por dónde iba la cuenta, y me inclino hacia adelante— ¿Cuál es entonces la única consecuencia que importa? Ah sí, que Ken no consulta con el consejo, pues entonces echémosle eso en cara en todo momento. No es que él mismo sepa que actuó mal y haya venido con una propuesta para subsanar su error, ¿no?

Me dejo caer nuevamente contra el respaldo, recorro la habitación con la mirada y bufo antes de terminar — Felicidades, no aconsejan a nadie, no son buenos políticos y a duras penas alcanzan el estándar de ser seres humanos con algo de decencia y compasión. Lo único que me ha quedado claro es que les importan más las cosas que deberían haberse hecho y no las que se deberían hacer para salir adelante. — cierro la boca, medito unos segundos y reprimo el impulso de seguir la discusión. Es en vano y acabo por agregar — Ya que esto va a ser una democracia, creo que la única aquí con un poco más de sensatez es Amber. Eso. — y ahora sí me callo, porque incluso aunque pudo decir que estaba decepcionada, fue la única en toda la sala que no se puso a recriminar sus acciones, ni a lloriquear porque Ken no había consultado antes con ella.
Mimi J. Johnson
Mimi J. Johnson

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Kendrick O. Black Vie Ene 22, 2021 5:20 pm

No puedo creer que una reunión que debería estar consiguiendo más soluciones que problemas esté terminando en una disputa a la cual no le veo sentido alguno. No cuando hay un sinfín de cosas por las cuales preocuparnos y creo que jamás había visto tanto desorden en esta mesa. Es muy simple como en una hilera de eventos, solo basta que uno no funcione como corresponde para que todo se desmorone. La manera que tiene Arianne de gritar mi nombre me hunde, me muerdo la punta de la lengua en un intento de callarme la boca y no seguir alimentando el fuego, uno que mis compañeros parecen querer detener antes de que explote. Claro está, las palabras de Sophia me hacen echarle una mirada ceñuda, de esas que piden sin el uso de palabras que no me hable como si fuese un niño de cinco años al cual le está echando la bronca por eructar en público. No soy su hijo, creo que eso debería saberlo, por muchos pañales que me haya cambiado en el pasado cuando ella era incluso más joven que yo ahora.

Lo que no me espero, entre tantas palabras que vuelan en el aire, es que Mimi salte en mi defensa. No sé si es porque ella ha estado ahí desde el principio o porque la muerte de Syv le afecta tanto como a mí, pero una parte de mi fuero interno se encuentra en verdad agradecido con que alguien pueda ver algo más allá de mi error en toda esta mierda; que sé que soy un idiota, pero tampoco necesito que una mesa entera de personas en las cuales solía confiar me grite en la cara lo mismo que mis enemigos me han escupido en otras ocasiones. Tal vez sea mejor así. Tal vez, solo fui útil para colocarlos en esta mesa y luego otra persona tendrá que tomar mi lugar. Quizá solo tenga que ser granjero o alguna de las profesiones que este sitio necesita, pero nada de lo que uno esperaría de alguien de mi familia. Debo ser algo así como la semilla podrida de los Black y, en cierto modo, me alivia. Significa que tengo la excusa de escapar, que es lo único que se me da bien. O tal vez, la idea me pese toda la vida, ya no lo tengo en claro.

Levanto una mano en petición de silencio, que no creo que Mimi deba seguir hablando si pretendemos tener paz entre nosotros. Aprovecho el instante de voces calladas para respirar y, con mucho cuidado, me pongo de pie. Me veo obligado a apoyar las manos en la mesa para mantener el equilibrio como corresponde y carraspeo un poco — Democracia será, entonces — muevo mi cabeza en dirección a mis compañeros a modo de saludo cordial — Intentaré que el pase sea digno y prolijo. Espero no decepcionarlos esta vez — sin más, les doy la espalda para ir en dirección a la puerta. No es como que pueda seguir respirando en este lugar de todas formas.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Pass on the fruit that was given to me — Priv. Empty Re: Pass on the fruit that was given to me — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.