Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Spark · Edward J.  IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Spark · Edward J.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Spark · Edward J.  Empty Spark · Edward J.

Mensaje por Ingrid C. Helmuth el Dom Ene 10, 2021 12:21 pm

Una vez que cierro la tapa de la caja de cartón, la hago levitar para que me acompañe a la salida de la oficina que ocupé por unas semanas. Supongo que no podía ser de otra manera, hay dos grandes desgracias en la vida: no conseguir lo que se desea y conseguir lo que se desea. Los deseos pues, nunca han sido hechos para cumplirse, por algo son lo que son y sirven a quienes bien los usen para guiarlos en un camino, nunca pueden ser la definición de este. Puesto que en el camino son tantas otras cosas las que ocurren y personas con las que coincidimos, como el propio ministro Jenkins a quien veo aparecer por el pasillo que estoy recorriendo hacia su oficina para despedirme. —¿Tienes tiempo para un café, Edward?— pregunto. —No será más de media hora— prometo, que de los dos él todavía tiene un horario que cumplir en este ministerio en un puesto que aún conserva y pone a prueba su resistencia de cuánto puede aceptar de una medida de la que se manifestó en contra. —Yo invito— agrego al conducirlo hacia el ascensor para que bajemos los pisos necesarios hasta el atrio del ministerio, del que salgo con la mirada puesta al frente, ya que son demasiados años vividos como ojear por encima del hombro a todo lo que queda atrás, es demasiado, mejor no mirarlo. Todo lo vivido me marco un rumbo hacia adelante, así que camino hacia él en vez de volver sobre lo pasado.

Por eso elijo una cafetería fuera del edificio, a una cuadra andando, no hace falta aparecernos cuando el cartel sobre la entrada se ve desde donde estamos parados. En unos pasos estamos al lado de una de las mesas de hierro dispuestas sobre la acera, cerca de unas plantas que resisten al frío gracias a los encantamientos de sus dueños, y bajo una sombrilla que no necesitamos puesto que el sol sigue escondiéndose detrás de las nubes. La caja se posa suavemente sobre una de las sillas y ocupa otra esperando que el ministro lo haga en la que está en frente. Sobre l mesa vacía baja una grulla de papel, idéntica a la que acompaña al nombre del local, y la despliego para leer las opciones que tenemos. Marco la mía con la varita y se la paso a él así puede hacer su elección, permitiendo que la grulla vuelva a volar hacia las muchas otras que quedan sobre el mostrador principal. —Soy auror desde que la magia dejó de ser un secreto, deseaba defender lo que habíamos conseguido…— le cuento tomando distancia de la joven que era en ese entonces, con hijos que comenzaban a corretear, —quizás es momento de enseñar a otros a defenderse— apunto, nuestra experiencia combinando los objetivos del departamento de Defensa con el de Educación me permite evaluar esto.

Tengo casi cincuenta años y toque el cielo con las manos alcanzando la máxima jerarquía dentro del departamento. Duró poco, casi siempre esas cosas duran poco—  lo digo con la resignación que nos acompaña en la vida al saber que la felicidad siempre son instantes, la victoria se saborea escasamente, los dolores y las culpas son lo que más perdura, y si uno tiene suerte, si sabe encontrarlo y si se sabe conservarlo, a veces también amar. —¿Sabe lo que es correr toda tu vida detrás de una estela de luz? Correr, correr, correr. Y mientras lo haces, van pasando tantas cosas…— te abres la vida, se abren también los ojos de la primera persona que traes al mundo, le sigues detrás cuando comienza a andar, te equivocas, tratas de hacerlo mejor, le dices a tus padres que no te dedicarás a la salud como el resto de tu familia, rompes ese molde de la hija modelo, tu madre te dice que fracasarás, que no estás hecha para lo que deseas, la persona que está parada a tu lado te dice que te apoyará, sigues andando detrás de los piecitos de las otras personas que traes al mundo, te sientas a la mesa de una familia cada vez más numerosa, aún más numerosa cada domingo o en fiestas, peleas, te lastiman, sigues peleando, te enfermas, despiertas en una cama y ves a la persona que sigue a tu lado, y si tienes suerte, si sabes encontrarlo y conservarlo, serán más de una, sientes que la vida te da una segunda oportunidad, te la pone difícil, te da lo que parece la meta última. Pero, ¿lo es? —Y se cometen muchos errores, se toman muchas malas decisiones, en todo, nunca sabes qué es lo correcto, cuál es la mejor decisión o si algún día podrás ser la persona que los otros esperan, porque solo puedes ser tú desde el día en que naciste…— le muestro una sonrisa que le permita saber que estoy bien con ello. —Pero quizás haya personas que estamos bien con las malas decisiones, como renunciar a ser ministra… para ser una estricta y odiada profesora que enseñe a los chicos todo lo que no quieren aprender, solo para que puedan defenderse.
Ingrid C. Helmuth
Ingrid C. HelmuthProfesor del Prince

Volver arriba Ir abajo

Spark · Edward J.  Empty Re: Spark · Edward J.

Mensaje por Edward D. Jenkins el Jue Ene 14, 2021 12:35 am

Avanzo de vuelta a mi oficina aún digiriendo lo que acaba de pasar en la reunión de ministros, ¿Acaban de renunciar los Helmuth? Hablando de cosas que no me esperaba. Mi mirada de confusión es clara, aunque se relaja, y a la vez no, al ver la cajita de cartón levitando al lado de Ingrid, la ex-ministra de defensa — Ingrid — La saludo como si no nos acabáramos de ver, asintiendo de forma distraída cuando pregunta por un café — Claro, tengo un rato libre — Es lo único que respondo, con una media sonrisa, antes de seguirla por los pasillos del ministerio hasta que llegamos al ascensor, que nos lleva a la planta más baja por la que salimos en dirección a una de las cafeterías adyacentes al ministerio.

Me siento en el asiento delante de ella, anotando en la hoja que me pasa la casilla del té de menta, algo que esté rápido y que ayude a relajarme. Me mantengo con la mirada en ella después de eso, algo inquisitivo, relamiéndome los labios mientras habla. Puedo entender su punto inicial porque yo también hice eso cuando los magos se alzaron, me uní al cuerpo de defensa como un cazador más y ayudé en lo que pude, hasta que pasó lo que pasó y decidí jubilarme así sin más, dedicando el resto de mis días a la educación. No me arrepiento de esto último. Entorno los ojos cuando continúa, ladeando la cabeza ligeramente — ¿Enseñar a otros? ¿Qué planeas hacer, Ingrid? — Ya lo dijo, enseñar a otros, pero hay muchas formas de lograr este cometido.

Pero mi pregunta no la alcanza, en cambio ella continúa y yo me mantengo en silencio, para prestarle toda la atención y oídos que necesita en este momento, asintiendo de vez en vez para indicarle que la estoy siguiendo. Ni siquiera me detengo a decirle que sé lo que es estar corriendo toda la vida. Quizá yo no lo hago del modo literal como ella, que ha ejercido en su profesión por muchos años, pero lo hago en otro sentido. Lo hice al ser cazador, y luego me frené de golpe cuando la vida me golpeó, desde entonces tuve que aprender a caminar, luego a trotar, y ahora quiero creer que he retomado la carrera, espero de la mejor manera, de la que me permita sentirme vivo de nuevo. — Perdóname si me meto en donde no me llaman, Ingrid, pero creo que eso de cumplir expectativas ajenas ya está algo sobrevalorado — Lo aprendí de una forma dura, lo sigo aprendiendo, pero lo disimulo, después de todo es parte del trabajo como ministro. — Lo que quiero decir es que tal vez renunciar no haya sido lo peor que te ha pasado — Elevo ligeramente los hombros, bajándolos de golpe al recibir las bebidas por parte del mesero — ¿Maestra de qué vas a ser? ¿Y dónde? — Soy el ministro de educación, pero tampoco me sé todas las contrataciones que se hacen en los colegios, de eso se encargan los directores.
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.