Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Heading home · Mohini

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Heading home · Mohini

Mensaje por Lara Scott el Jue Dic 31, 2020 5:55 pm

Bajo a la niña al suelo al cruzar la puerta, sus ojos negros tratan de abarcar todo el espacio de una sala que es desconocida para ella. Su curiosidad la lleva de prisa a tirar de las sábanas que cubren los muebles, la ayudo tironeando de aquella que deja a la vista el largo sillón oscuro en el que mi madre podrá sentarse, mientras yo misma camino alrededor, deteniéndome en cada cosa dejada y la colección de diminutos automóviles mágicos que adornan el estante metálico que cubre casi toda una pared de ladrillos oscuros a la vista, entre un montón de otros artilugios, enciclopedias de física y magia, cuadernos bocetados de trabajos hechos en el taller de este mismo distrito.

Mis pies se detienen delante de las fotografías enmarcadas, en una me veo a los cinco años en brazos de mi padre, la fachada de su taller de fondo, en la otra me reconozco con Mo y Riley el día de nuestra graduación en el Royal. Tiro de la correa de la mochila que traigo conmigo para pasarla delante y al deslizar la cremallera, saco de su interior la fotografía del primer cumpleaños de Mathilda en la que estamos todos, es el resumen de lo que ocurrió desde que abandoné este departamento en una única imagen. La pieza que falta para declarar entero este rompecabezas cuando echo una mirada a todo lo que está aquí expuesto, mi vida misma, en un lugar que fue mi lugar por mucho tiempo y vuelve a serlo. —No me había dado cuenta lo mucho que echaba de menos este apartamento— lo demuestro al separar mis labios para tomar una gran bocanada de aire y respirar el distrito seis a pleno, sus construcciones industriales, el murmullo constante del ajetreo en los talleres mecánicos, las residencias con los garajes sucios de aceite debido a los adolescentes que por herencia emprenden este oficio de la mecánica, el griterío de los niños al pasar corriendo por los callejones entre paredes de los edificios.

Hago lo mismo de hace años al acercarme al alfeizar de la ventana para elevar el vidrio y sentarme sobre este, Tilly con su alboroto al caminar arrojándose sobre mis rodillas para que la suba a mi regazo, así podemos mirar ambas más allá del rellano de la escalera de emergencia, lo silencioso que está el callejón por debajo, salvo por un kneazle que salta fuera de un contenedor y sale corriendo de otro que se ofende por haberle robado su poca comida. Cuando elevo la vista veo el mismo cielo cuadrado de siempre, el que se recorta entre edificios, todavía de día así que es pedazo de gris del que se desprenden algunos copos diminutos. —Gracias por guardar la llave— le digo a mi madre, —cuando hablamos con Hans de vender la casa de la playa y buscar otra, no pensé en este departamento. Y me doy cuenta que no quiero ningún otro lugar que no sea este si es para cuidar a mi hija— acerco mis labios a un lado del cuello de Tilly para dejar un beso ahí, alza sus hombros y la escucho reír, tratando de librarse de mí. —También me enteré que están Jess y Logan en el barrio— al decirlo busco su mirada para que me dé su confirmación, no tendría que haberlo hecho, muy fácil las lágrimas se amontonan en mis ojos. —Hace bien volver a casa, Mo— murmuro. —No me había dado lo mucho que la había echado de menos…
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Mohini R. Khan el Dom Ene 03, 2021 3:36 pm

Estornudo casi que por inercia al retirar la sábana que cubre una de las estanterías que me quedan más cerca, produciendo un sonoro ruido con mi nariz que resulta en mi nieta estallando en una risilla que se lleva con ella al ir a investigar otras partes de esta misma habitación, demasiado entretenida con un lugar que parece demasiado deserto como para que pueda entender que aquí vivió su madre. A mí también me evoca un sentimiento que podría reconocer como nostalgia, luego de descubrir las fotografías en los marcos, algunas de las cuales se mueven, otras en cambio están completamente tiesas, inmóviles en el recuerdo que los convierte en momentos para añorar. Puedo verlo en los ojos de mi propia hija que está pensando exactamente lo mismo cuando se acerca para examinar una de esas imágenes, pero antes de interrumpir en su manera de procesar cuanto ha cambiado su vida desde entonces, permito que tenga su espacio.

Después de todo, no deja de ser el sitio que la hace a ella quién es, el lugar donde adquirió una independencia que también formó su carácter, hizo suyas estas paredes que ahora acumulan polvo, formó un espacio donde pudiera ser ella misma y, en ocasiones, necesitamos volver a eso para poder seguir con lo que estamos haciendo en el presente. —Yo no extrañaba decirte que deberías limpiar un poco más a menudo— no sé si su comentario daba para bromear, pero lo siento necesario para no caer demasiado en el círculo de añorar cosas que en el presente ya no están con nosotros. Todavía recuerdo aparecer por aquí para limpiar la cocina que ni siquiera con un movimiento de muñeca había sido resuelta, demasiado ocupada en el taller local como para refregar un par de platos. He de decir que también era mi forma de mantenerme en su vida, que por la misma excusa que antes, rara vez la veía sin una mancha de aceite en la ropa.

Pero lo bueno de esta visita es que hemos venido precisamente a darle un nuevo uso al apartamento, nada que un par de brujas no puedan reparar, una vez nos deshagamos del polvillo que decora cada recoveco del lugar. —Oh, bueno… ya me conoces, tiendo a guardar más cosas de las que alguna vez usaré en la vida— otro chiste, manía de su padre también, en realidad, que como mecánicos tenemos costumbre con recolectar aquello que creemos va a servirnos para algún proyecto, por inútil que pueda parecer. —Pues claro que no querrías otro lugar— se me estrecha el corazón cuando lo dice, no pudiendo hacer otra cosa que reafirmar yo sus palabras, ladeando la cabeza al observarla. —, aquí es donde creciste, el seis es tu hogar— su casa de la infancia, este departamento, eso no importa, las vistas son las mismas desde cualquier ventana.

Como en los viejos tiempos, ¿eh?— sonrío, pero no sé si es tan alegre como pretendo que sea. —Logan acogió a una criatura, algo mayor que esta— pico el lateral de la barriga de Mathilda cuando me acerco a ellas, ocasionando así que se ría —¿No te lo había dicho?— me resultaría raro de no ser así, teniendo en cuenta que mis conversaciones por teléfono suelen ser bastante detalladas. Desgracias de no tener con quién charlar en el día a día, quizá sí tendría que haber aceptado la oferta de que se vinieran a vivir conmigo Logan y la niña. —Oh, tesoro…— empiezo cuando descubro el brillo en sus ojos. Paso mi brazo para rodear su espalda y así atraerla hacia mí, resguardando su mejilla en mi mano y dejando un beso en la punta de su cabeza. —Siempre hace bien volver a casa, no tiene nada de malo, y si a mí me lo preguntas, demasiado has soportado este último tiempo como para que no se te permita echar de menos tu hogar— esto lo digo sosteniendo su rostro entre mis manos, obligándola a mirarme para que sepa que está bien sentirse así. —y tampoco está mal que quieras recuperarlo.
Mohini R. Khan
Mohini R. KhanMecánico

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Lara Scott el Lun Ene 04, 2021 11:26 pm

La carcajada que mi madre consigue de mí hace que el momento sea más llevadero. En todos meses no hice otra que mantenerme tiesa, aparentemente entera, más abocada que nunca a mi trabajo y en este, como siempre ha sido, fui encontrando lo que me ayudó a salir de lo que ni siquiera me permitía sentir. Lloré contra una almohada que amortiguaba mis gemidos, grité sin voz en los espacios más estrechos de la mansión, me abracé a Mathilda por las noches como si mi vida se fuera en ello y hasta quedarme dormida, la descubrí más real que nunca contra mi pecho, a ella y en reflejo a mí, así como puedo sentirlo también con Mohini al tener su presencia sobre mí, como el pilar que supo ser todos estos años y que me faltan décadas para poder imitar en fortaleza, la que se necesita para poder sostener a otros. —Creí que podía tener un hogar por fuera de este, un mundo más allá de mi misma, Mo…— susurro, quisiera poder reírme de lo sucio que está este apartamento desocupado por dos años y del trabajo que nos llevará hacerlo habitable, aunque si se encarga mi madre, con un chasquido de dedos todo estará en el lugar que debe ser, porque esa es la habilidad especial que tienen todas las madres. Quisiera poder reírme de eso…

Hice que todo mi mundo girara hacia algo que creí que era posible para mí, cuando toda mi vida dije que no estaba hecha para algo así. Traté de ser la persona que sí, que sí estuviera hecha para una sostener una familia, fue posible durante un tiempo…— atrapo la manito de Tilly para hacer que la apoye contra mi palma y sus dedos estirados siguen sin superar el tamaño de esta, —y no, tal parece que no era algo que fuera para mí—, no porque no lo hubiéramos intentado, sino porque todo se dio de una manera que me hizo darme cuenta que quise abarcar más de lo que podía con mis brazos, que quise hacer seguro algo que era impredecible, quise ser madre solo para perder a una hija. —No cambiaría nada— murmuro, el peso de Tilly en mi regazo es lo que necesito para reafirmarlo, —todo lo que pasó tenía que pasar, me ayudó a entender muchas cosas y a dejar mucho de lo que estaba mal en mí detrás… pero cuando miro el desastre que tengo bajo mis ojos y lo que se salvó de ese desastre, sé que es tiempo de hacer algo con todo eso, de redefinir un rumbo y no hay otro lugar como este apartamento, que me sirva de punto de partida— pongo en voz alta todo lo que está tomando forma en mi mente, —para recordar qué es lo importante.    

Pestañeo un par de veces para que la caricia de sus manos en mi rostro me consuele, no me lleve a un llanto que quiero detener de una buena vez, puede parecer que no he llorado lo suficiente y para mí el silencio de todos los sentimientos que viví como una implosión, fue lo mismo que llorar durante cien años. —No me gusta la persona que era antes, pero por momentos me cuesta reconocer quien soy… — digo, como si estuviera en edad para repetir con mi madre charlas que tuvimos cuando tenía quince años y un montón de dudas sobre quién era, lo que haría de mi vida, quién sería para el mundo. Y encontré las respuestas en un taller mecánico, siguiendo el oficio de mis padres, de orígenes tan dispares, y siendo mestiza del carácter de cada uno, con más temperamento Scott que Khan. —Necesitaba volver a un lugar qué me recordara quien soy— y ella tiene razón, todo en el distrito seis me lo grita, a viva voz, en las calles, desde los talleres, desde lo alto de estos edificios en los que puedo volver a imaginarme parada en la cornisa y nunca fue para caer, sino para preguntarme cuánto me restaba para llegar tocar el cielo con las puntas de mis dedos.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Mohini R. Khan el Dom Ene 10, 2021 5:43 am

Mi cabeza acompaña a sus palabras como reafirmación a lo que no solo ella creyó, sino también esos que se han rodeado de su vida y que, por eso mismo, también esperaban la reacción que han recibido de mi hija, más que esperarla, la exigían como quien exige de cualquiera todo estos días. Cuando acepté que Lara había tomado un camino diferente al que hubiera imaginado por conocerla, por ser quien lo hace en todos los términos, los buenos, los malos, no me di cuenta de que estaba renunciando a una parte vital de sí misma. Y llega un momento en el que todo eso explota, nadie ha sido nunca capaz de contener lo incontenible. —Uno no puede renunciar a quien es, no en todas sus partes, no está bien tener que conceder lo que uno es sin recibir del otro el mismo trato— no, no hablo de las relaciones que ha forjado, lo digo como algo general, una nota que todo el mundo debería tener en cuenta a la hora de mantener un vínculo personal, sea del tipo que sea, con alguien. Sigo acariciando su cabello, bajando la caricia hacia su nuca y luego parte de su hombro en movimiento ascendente, para que esta vez mis palabras sí tengan una connotación especial hacia ella. —No tienes por qué renunciar a nada de esto, puedes tener ambas cosas, es el balance justo entre la vida que decidiste tener y la que tuviste por mucho tiempo. Las dos merecen su propio espacio, en el que tú misma te encuentres bien, en el que no tengas que sacrificar parte de quien eres para vivir de cierta manera, cuando puedes tenerlas a las dos— a la nueva Lara, también a la vieja, no tiene por qué dejarla atrás. —Tienes derecho a que tu hija también conozca esta parte de ti.— la que no siempre estuvo casada con el ministro de justicia, tampoco la que vivía en una casa que tiene más habitaciones de las que se pueden ocupar, con jardines tan grandes que cualquiera se perdería en ellos. Estas paredes, cubiertas de polvo, también almacenan recuerdos que merece compartir con su hija.

Sigo conduciendo a sus palabras con el movimiento lento de mi cabeza, aunque ella no me esté viendo, a mí me sirve para llevar un orden de todo lo que está saliendo de su boca. Como su madre me siento obligada a ser quien aporte consuelo a su sufrimiento, más no es la primera vez que me encuentro a mí misma sin saber como hacerlo, como ser su soporte cuando muchas de las cosas que hizo, que azotaron su vida, son tan diferentes a las situaciones que pude haber vivido yo. —No es cuestión de qué es para nosotros y qué no, en el camino que decidimos tomar, ya sea por nosotros o por otros, siempre nos encontraremos con ese dilema, pero en ese momento es importante recordar que no hay nada, absolutamente nada, que venga etiquetado para un tipo de persona en concreto— no quiero que se lleve esa visión de las circunstancias que la sacuden, no cuando es precisamente lo que otros quieren que creamos para que nos ajustemos al molde que la sociedad ha creado para cada uno —Las personas estamos hechas para ajustarnos a cualquier situación que se nos presente, se llama resiliencia, todos la tenemos, unos más desarrollados que otros, no es una habilidad que sea innata y hay que trabajarla por su cuenta— no tiene que ver con la metamorfomagia, la videncia o la misma habilidad de un mago, no, diría que es mucho más poderoso que eso —Es lo que nos hace humanos— murmuro, termino posando mis labios sobre su cabellera oscura antes de separarme para mirar en sus ojos —Este lugar puede ser tu punto de partida, pero no pienses que lago no está hecho para que sea tuyo si así quieres que sea— yo le enseñé eso, traté de inculcarle que puede tener aquello por lo que uno lucha, sea esta casa, su vida, la de su hija, todo eso si lo quiere, puede ser suyo, y lo será, confío en ella como para saber que será así.
Mohini R. Khan
Mohini R. KhanMecánico

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Lara Scott el Mar Ene 12, 2021 12:53 pm

Quise estar— musito, —lo que quería era poder estar, no ser alguien que por estar en varios lugares a la vez o corriendo detrás de algo que nunca alcanzaba, estuviera ausente. Quise estar…— repito, detuve esa carrera veloz que me llevaba por la vida dando tumbos por ahí, a bordes un tanto suicidas, recuerdo más que nada el verme y sentirme sola, era el pensamiento que me marcaba el norte, todo lo detuve para quedarme en un lugar, con las personas que necesitaban de alguien presente, mi hija para comenzar, su hermana, también el padre de ambas. Esto debe ser lo que sigue a eso, el después sobre el que también hay que aprender a caminar y en el que surge nuevos espacios donde tienes que acomodar lo pasado, lo vivido y dejar un lugar para lo que vendrá. —¿Sacrifiqué partes de mí?— pregunto en un susurro, buen momento para hacerlo. —Quiero pensar que lo que hice fue cambiar partes de mí…— eso es lo que quiero, lo que me lleva al interrogante aún más angustiante que el anterior de… si yo cambié, ¿qué más cambió a mi alrededor? Tal vez salí de un frenesí interno, para adentrarme en otro que puso mi mundo de cabezas y a mí me dejó colgada en el techo, pensando en este momento cómo bajar, porque todo se detuvo de repente.

Porque quise dejar de ser yo, para ser con los demás, y este duelo nos obligó a encontrarnos con nosotros mismos, a estar solos, supongo que las penas son así. Y había olvidado de cómo se estaba sola, realmente sola, no de cuando es una elección, sino una circunstancia. Toca, como dice Mo, saber unir ambas realidades cuando se pueda dar un orden, ninguna en exclusión a la otra, dos realidades que se conocen y con un pie en cada una. No volver a ser solo yo, ni dejar de ser con los demás, después de todo sigo teniendo entre mis brazos lo que, nacido de mí, me exigió mirar más allá de mí misma. —Recuerdo cuando hablamos de mi padre— parece una evocación sin sentido, cuando fue lo trascendental en su momento para las elecciones que tomé, —se marchó, puso sus convicciones por delante de su familia, quiso protegernos es cierto… pero miró por sí, antes que por la familia. Entonces pediste que mirara por mi familia, la que estaba comenzando, quise ser esa persona y te agradezco el que me lo hayas demostrado— murmuro, es sabido que más que nadie, mi madre es la voz del buen juicio que tuve ausente por años. Por eso sé también que en este momento me está regalando otro consejo que tendré que guardarme, porque me guiará en todo lo que aún falta que ocurra.

Pero hay cosas con certeza que nunca podrán ser para mí— suspiro, permitiéndome esa pequeña contradicción con ella, no tan pequeña, —no lo digo por ser capaz o no de tener una familia, ahora entiendo que no es algo que dependa enteramente de mi voluntad, por muchas decisiones que tomara para que así fuera…— cierro mis párpados al estrechar a Tilly contra mí, dejando que se acomode de modo que queda acurrucada de lado, —solo que todo lo que pasó me permitió conocerme mejor, en todo lo bueno, y mucho de lo malo…— evoco, me deshago de ese abatimiento repentino con un meneo de mi cabeza. Al abrir mis ojos, me siento con la espalda más erguida, mi cuerpo que se inclina hacia delante, con Tilly en medio, para tomar a mi madre de su muñeca. —Lo importante de todo lo que pasó es que aprendí a poner los pies en la tierra, como nunca desde que aprendí a caminar— bromeo con una sonrisa que vuelve a conseguir que me vea como la chica que vivía en este departamento, —y al ser así, créeme que me siento mucho más segura de lo alto o lo largo que quiero andar. Se abren muchos caminos cuando una pisa firme en un lugar—. Trato de que se vea como un triunfo, sería injusta, estúpida y tantas otras cosas, si al final de todo no lo veo así. Pese a que el dolor de ciertas cosas persistan por debajo, y lleven más que los años transcurridos, el que remita. —Creo que deberíamos hacer una cena para celebrar que volvimos a abrir este almacén lleno de telarañas— propongo, —y tengo entendido que Tilly a estas alturas cocina mejor de lo que pude aprender en treinta años— coloco mi mentón sobre la coronilla de la niña al decirlo, —¿qué dices, cariño?— le pregunto, —¿hacemos galletas de chocolate con cascaras de huevo a la vista para cenar?
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Mohini R. Khan el Vie Ene 15, 2021 12:26 pm

Son cosas como estas, que no nos esperamos…— murmuro —las que nos recuerdan que todos tenemos los pies en la tierra— estamos acostumbrados a ir a prisa a todas partes, queremos conseguir llegar a la cima de todo lo antes posible y la ambición no nos pesa como lo pueden hacer las consecuencias de nuestras acciones. No lo digo por ella, no es una crítica individual, mucho menos tiene ese carácter juzgador, sino como apreciación hacia una sociedad que se esmera en poner por delante objetivos que, quizá, no son los importantes cuando uno mira hacia atrás en su vida y se da cuenta de lo que verdaderamente sí importaba. Por eso me obligo a carraspear con mi garganta para no caer en el silencio que suele acarrear la mención sobre su padre, saco de mí las palabras que de guardármelas adentro, no harían más que carcomerme por dentro. —Tu padre tomó su propia elección, sí, creyó que su lucha estaba por encima de su familia, no porque no nos quisiera, sino porque pensó que haciéndolo estaría un paso más cerca de construir la realidad que quería para nosotras— cuento, sin justificación alguna, exponiendo nada más que los hechos como se fueron dando y que ella misma bien sabe —Pero en ocasiones uno tiene que aprender a cuando dar un paso hacia atrás, cuando te pedí que miraras por tu familia, no me refería a que excluyeras tus elecciones personales de ellas, sino a… buscar un balance entre todo eso, la vida y sobretodo los vínculos que podamos formar se tratan de eso, de encontrar el equilibrio que permita funcionar— y ahí es donde su padre y yo perdimos el balance. No me gustaría que le ocurriera lo mismo a ella, así que me apresuro a aclararle esto antes de que pueda seguir llevando a confusión.

Y de entre todo lo malo que ocurre, también está lo bueno que podemos llevarnos con nosotros, recuperar del fondo del trastero y volver a dar un uso. —De toda experiencia nace una enseñanza, lo que nos define como humanos es el valor que le damos a esa lección— concluyo de la misma manera en que ella lo hace, con una sonrisa por ser capaz de ver también lo positivo de una tragedia. No, el dolor no se irá, el sufrimiento es inevitable y es algo que tarde o temprano, también se aprende. Por eso mismo sonrío, si puede encontrar una seguridad en este mundo que cada día nos devuelve a nuestro lugar con más golpes que alegrías, tengo la certeza de que no habrá nada que pueda tumbarla. —Me parece una idea estupenda— ¿en qué momento no me lo pareció cuando se propone preparar una comida? —Hay que devolverle la vida a este departamento de tu madre, Tilly, ¿qué mejor forma para hacer eso que preparando una buena cena?— estiro mi mano al separarme de la espalda de mi hija para que mi nieta pueda tomarla —Y haremos muuuchas galletas, con helado y sirope de caramelo, ¿qué te parece?— el vocabulario de los niños de su edad no es muy extenso, pero si algo tengo entendido es que la evocación a lo dulce no es algo que precise de una mayor explicación. —Dejaremos que tu madre limpie mientras nosotras nos divertimos con la harina— le echo un vistazo a mi hija, con expresión divertida en el rostro al pellizcarle una mejilla a Mathilda —Es broma, es broma, ¿por dónde empezamos?— me volteo para poder observar el lugar, no parece mucho que con un par de movimientos de varita no solucionen.
Mohini R. Khan
Mohini R. KhanMecánico

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Lara Scott Hoy a las 4:41 pm

Tal vez encontramos el equilibrio luego de movernos entre los extremos— murmuro, con la misma velocidad frenética con la que me moví por la vida, también así golpeo con mis palmas cada punto extremo con todas mis fuerzas, haciéndome sentir. Mis ojos se detienen en cada ladrillo a la vista de estas paredes, recuerdo como nunca en todos los meses anteriores, cómo era la persona que vivía aquí, lo enojada y lo dolida que estaba por razones que para otros ya habían caducado, el tiempo pasado era el suficiente para haberlo superado y yo no podía hacerlo. —No sabes lo que me dolió…— suelto, como si volviera a tener treinta y me enteré que irse fue una elección, como si volviera a tener quince y la noticia de su muerte desestabilizara mi mundo, así se sintió. —Lo amaba más que a nada, era lo más grande para mí— saco fuera esos sentimientos que hoy aunque me golpeara el pecho no lo encontraría dirigidos a su nombre, sino a otros, y quizás, eso tampoco sea bueno…—perderlo a él me hizo creer que nada estaba hecho para durar, nada, y…— presiono con fuerza mis párpados al cerrarlos, así impongo a mis lágrimas a quedarse guardadas, —siguen sucediéndose pérdidas— que me devuelven los viejos miedos, a los que enfrento a solas cuando me siento al borde de la cama tras dejar durmiendo a Tilly y el mundo que volvió a entrar en caos, esta vez no va a acompañado de gritos furiosos o todas las maneras impulsivas de hacerme daño, sino de silencio, que cae sobre mí. Nunca como estar en este departamento me permite ver todo lo que cambié, tomé todo lo de estos últimos años para convertirlo en una lección que recién me queda clara en este momento. —Por trillado que suene, supongo que perder tanto solo nos lleva a encontrarnos a nosotros mismos…— y hay una certeza a la que me aferro, que tiene la forma de dedos pequeños que se enredan a los míos, su mano cabiendo dentro de la mía. Sobre todo lo perdido, ella está.

La veo ir hacia su abuela para tomarle de la mano cuando le doy la libertad de que así sea, que infinito puede parecer el recuerdo de sentimiento de pérdida cuando es lo que nos embarga por completo, tan inabarcable, con un repaso de tantos nombres, rostros y gestos. El recuerdo de esa vieja pérdida, antes de esta, más reciente, qué extensa que ve, tan llena de momentos que se desvanecieron, y el dolor de la más nueva es lo que permite que esta vez sí me adentre en cada cosa vivida durante quince años con mi padre. No duele. Puedo volver a cada abrazo, a cada vez que rozo mi mano, a las veces en que sobre mi coronilla dijo lo mucho que me quería, tampoco lo pongo en discusión, sé que lo hacía. Mis ojos siguen a mi madre que va tomando posesión de la cocina y a Tilly que la secunda adueñándose a su vez de lo que deja a su alcance, ambas están haciendo suyo el que era mi lugar, ¿y quién iba a decir que este espacio tendría como una inauguración una cena suntuosa? Si hubo un tiempo en que vivía en base a las viandas que mi madre me dejaba en tuppers. —Mo— comienzo al ir hacia la mesada donde mi única acción se limita a tomar una de las banquetas metálicas para sentarme y colocar los codos sobre la barra. —Como sabrás, Phoebe lleva un tiempo trabajando en el ministerio a cargo de Asuntos Sociales, me comentó que visita los orfanatos y…— espero un momento, —entre las muchas cosas que perdemos en la vida— es un rodeo sobre todo lo que venimos hablando, —¿no te gustaría saber qué pudo haber sido de tu hijo? Quizás… quizás no lo encontremos a él, pero quizás tomar lo vivido para aprender una lección, también tenga mucho de tomar las pérdidas para ver hacia dónde y hacia quienes puede llevarnos…
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Heading home · Mohini Empty Re: Heading home · Mohini

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.