Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Evermore — Edward

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evermore — Edward Empty Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Dom Dic 27, 2020 1:59 am

El invierno hace que las horas del día sean más cortas, de modo que cuando me planto delante del Ministerio de Magia, ya es de noche. La nieve ya no cae tanto como en los meses anteriores, de modo que el suelo tiene manchones en los cuales se nota la escarcha a pesar de que el asfalto empieza a asomarse poco a poco. Me encuentro envuelta en un tapado pesado de color oscuro, una bufanda gris que me cubre hasta el mentón y ni hablemos de la cantidad de emociones que cargo encima y que no sé muy bien cómo identificar. Ha sido un día… Raro, por no ponerle otro título. Aún no sé muy bien cómo sentirme al respecto cuando recuerdo la actuación de algunos de los estudiantes esta tarde o el hecho de que Edward no me ha echado ni una mirada, quizá porque sabe que lo único que quería era clavarle la varita en el ojo. Ya, no creo que tenga la culpa de todos mis malestares ni mucho menos, pero entre los juegos acercándose, las noticias que suenan en cada rincón y esto… Está claro que no ando en mi mejor momento.

Claro, lo evidencio con la manera ansiosa que tengo de fumar. Me mantengo apoyada contra un poste de luz en lo que veo a los funcionarios del ministerio abandonar el edificio, listos para regresar a sus hogares o, quizá, abusar de un after office hasta que la consciencia se les lave por completo. No me muevo hasta que la figura alta de Jenkins se hace presente, por lo que tiro el cigarro al suelo y le doy un pisotón para apagarlo. Largo el humo con fuerza, sacudo una mano para apartarlo y me acerco a él con grandes zancadas, metiendo las manos en mis bolsillos — Hey, Edward — le llamo, esperando que pueda reconocerme en lo que la distancia entre nosotros se va haciendo cada vez menor — ¿Tienes un momento o ya pensabas en escaparte para que no pueda darte caza? — está claro que es una broma, aunque una bastante amarga.

Miro por el costado de su ancho torso, casi esperando que alguien más viniera detrás de él como para convertir esto en una escena ridícula, pero me encuentro con que estamos solos. Mejor para mí, peor para él — ¿Vamos a hablar de lo que sucedió hoy o pensabas fingir que no ha pasado nada? Tal vez creías que podías ignorarme para siempre… — puede que suene tranquila, pero la manera que tengo de cruzarme de brazos sobre mi pecho creo que dice todo sin necesidad de decir nada más.

Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Edward D. Jenkins el Lun Dic 28, 2020 2:24 am

Mis pasos desganados desde el Royal hasta la oficina del ministerio en la que meramente me dedico a hacer el papeleo propio después del evento de hoy, son los mismos que doy al salir, solo que éstos últimos son más cansados. Estoy resignado, estoy agobiado, y aún así tengo los ojos bien abiertos. Ojos hinchados por las noches en vela, pero ojos que luchan por mantenerse así, por no cerrarse. Necesito estar despierto para guardar las imágenes del día, que me acompañan durante las noches en las que no quiero revivir los sucesos del pasado, los sucesos que acontecieron en la simulación de El Arquitecto. Es suficiente haber tenido que enfrentarme a algo que aparentemente me molestaba mucho más de lo que creí en el cuarto blanco, como para haberlo vivido hoy también. Ya sé que huí como cobarde, que decidí no ver lo que sabía que estaba pasando en lugar de hacer algo, pero si las cosas fueran tan simples como negarme a seguir con una reforma que nunca hubiese implementado, liberar a los esclavos puestos a la merced de los demás como meros objetos de tortura, entonces lo habría hecho. Lastimosamente, la realidad no podría estar más alejada de lo que yace al fondo de mi cabeza.

Espero que después de hoy pueda tener más en claro lo que quiero hacer, tengo una idea, sé que lo que no quiero es mantenerme como hasta ahora, pero aún no encuentro la motivación suficiente para seguir adelante con mis decisiones, ¿Es egoísta tomarme un par de días más? Tal vez sí, pero por mientras no puedo hacer nada más que concentrarme en los pasos pesados y largos que doy, listo para desaparecerme nada más abandonar los terrenos del ministerio de magia. O al menos esa es la intención hasta que una voz conocida, y a la que esperaba enfrentarme después, llama mi atención. — Jolene — Murmuro al darme la vuelta para encontrarme con sus ojos, juraría que hay fuego en ellos.

Suelto una risa desganada con su comentario, que más parece un suspiro — Siempre tengo tiempo si eres tú quien lo solicita — No pretendo ser político, ni menguar su broma, que evidentemente guarda mucho detrás, en cambio, preferiría mantener una conversación honesta, aunque eso signifique recibir un posible golpe por la contraria — Pensaba que podría ignorarte un poco más, no mentiré — Me rasco la nuca en el momento en que se cruza de brazos — Sé que me convertí en uno de los mayores hipócritas del ministerio, al menos los demás son abiertamente lo que son — Carraspeo incómodo al notar un par de pasos tras de mí que nos rebasan de forma apresurada — Tal vez deberíamos continuar la conversación en otro lugar, donde no hayan oídos curiosos — Extiendo mi mano en su dirección, por si decide que así sea una desaparición conjunta debería bastar — Sé que un café está fuera de discusión, aunque preferiría que tampoco hablásemos en mi oficina, ¿Te parece bien si discutimos esto en una caminata por el Capitolio?
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Lun Dic 28, 2020 3:06 pm

Me siento halagada — es la única respuesta que se me viene a su comentario, aunque creo que es obvio que estoy siendo un poco irónica en un intento de sonar bromista. No estoy segura de la clase de relación que manejo con este hombre, alguien un poco más simple diría que somos amigos, otros lo calificarían como un simple vínculo laboral, pero no estoy tan segura. Creo que hemos sobrepasado las fronteras para considerarnos solo colegas, pero sospecho que no llegamos al punto en el cual seamos buenos amigos; como ya dije, no termino de comprenderlo. Me acomodo un mechón de cabello detrás de la oreja, ese cuya tintura colorada se está evaporando poco a poco y ahora tiene un color más rubio rojizo que pelirrojo, y arqueo mis cejas — Se me da bien fastidiar a las personas para que no me ignoren. Ya sabes, como una molestia profesional.

Separó los labios, pero el “sí, lo eres” se me muere en ellos sin llegar a salir de mi boca. No vine aquí a ser violenta, creo que el pobre hombre ha soportado mi frustración en más de una ocasión y echarle la culpa sería un poco injusto, pero… ¡Vamos! Que él debe saber muy bien por qué estoy aquí, sino no estaría auto denominándose un hipócrita. Mis ojos chequean la mano que me tiende con cierto recelo, pero acabo por deslizar mis dedos sobre los suyos hasta aferrarlos — Una caminata suena bien. Conozco el lugar ideal — no es que sea una experta del Capitolio, pero pasé algunos años trabajando en este sitio como para conocer los lugares tranquilos cuando quieres pensar por las noches. Muchas cosas han cambiado desde que el Centro de Entrenamientos de los Juegos Mágicos me servían como hogar por unas semanas, pero la costa de esta isla sigue siendo la misma.

No espero que él me dé instrucciones, soy yo quien toma la iniciativa y nos sacudo para alejarnos del Ministerio. Aparecemos en un paseo costero, cuyas luces continúan encendidas y se reflejan en el agua, cuyo sonido se mantiene en silencio. Desde aquí, las luces de los edificios se ven altas y la noche, aún joven, nos demuestra que se encuentra con vida. Bajo la mirada a nuestras manos unidas, hasta que le suelto para esconder las mías en los bolsillos de mi abrigo. Pronto, comienzo a andar con lentitud, haciendo que mis zapatos hagan eco contra el asfalto; claro, pocas cosas no tienen cemento en el Capitolio — Sé que debes cumplir con un papel dentro del gobierno, Edward, no soy idiota — comento, agradecida de que el frío provoque que no tantas personas se muevan por la zona — Pero pensé que el hombre que vino a hacerme una sopa a casa mientras yo estaba borracha era mejor que todo esto. ¿Cómo te encuentras? — porque si para mí es una locura, no quiero imaginar cómo debe ser para él.
Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Edward D. Jenkins el Mar Dic 29, 2020 2:06 am

Suelto una risa seca, algo desganada, con su segunda broma. Esa que sé que peca más de amarga que de divertida. No le sonrío esta vez, y si lo hago, lo hago con pena, al notar su recelo antes de tomar mi mano. No puedo culparla por lo que pueda estar pensando de mí, si su concepto es malo o no... Solo puedo escucharla y aceptar mis errores y lo hipócrita que resulta hacer promesas y quejarme de un sistema del que soy parte, ejecutando con mis propias manos todo lo que criticamos. — Una caminata será — Aprieto un poco su mano al desaparecer en la oscuridad, con una sacudida que nos deja en un paseo costero. Respirar el aire, que lleva un tinte de sal consigo, consigue hacerme sonreír de forma nostálgica. El sonido de las olas es lo único que logro captar, los murmullos de voces lejanas, incluso de vehículos que pasan volando muy por encima de nosotros, es mera música de fondo apenas audible.

Mis manos se dirigen a mi bufanda en el momento en el que me suelta. Me la acomodo con calma, metiendo el extremo de ésta en mi saco, y copio su gesto de meter mis manos en el bolsillo. Comienzo a caminar con calma a su lado, fijando mi vista primero en mis pies y luego en los postes de luz más cercanos, pasando de uno a otro conforme vamos avanzando. La miro de soslayo cuando se dirige a mí, encogiéndome de hombros — Yo también pensé que era mejor que todo esto — No quiero que suene como a que me estoy compadeciendo, aunque probablemente lo hago — La verdad no sé cómo ser el hombre que te hizo sopa cuando estabas borracha y "el Ministro de de Bienestar" — Es como si fuera dos personas al mismo tiempo, es claro que en mi cabeza pienso así de mí mismo. No creí que a esta altura de la vida me costara compaginar las cosas, pero aparentemente es así. — Supongo que debería ser ambos sin distinciones, pero aún no sé cómo lograrlo

Suena a una excusa barata, lo sé — Chasco la lengua, el frío me hace encogerme más al empujar mis manos dentro de mis bolsillos — Después de hoy, no lo sé. Esperaría que estos entrenamientos no continuasen, no de esa forma. No pude hacer mucho para evitar... lo de los humanos — Suelto un resoplido — Espero que ahora que las cosas parecen calmarse pueda frenar un poco todo eso — Pero la verdad es que no sé hasta dónde puedo llegar — En cuanto a mí, solo como Edward... ¿Estoy bien? — Alento un poco mis pasos — El otro día participé en un experimento del ministerio que me hizo pensar muchas cosas, aunque de cierto modo drenó toda mi energía — Me encojo de hombros — ¿Tú cómo estás? Fuera de lo obvio, claro, ¿Tienes ganas de mandarme al mar con un hechizo? — Bromeo de forma amarga — No te culparía si lo hicieras, Jolene — Aunque ambos sabemos que eso no resolvería nada — ¿No tienes frío? — Pregunto fijándome en sus manos guardadas. La vista es bonita, el poder hablar con tranquilidad también, pero eso no borra que es poco más de las siete de la noche y estamos aún en invierno.
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Mar Dic 29, 2020 2:30 am

Sí, suena muy contradictorio — las personas no suelen creer que aquellos que ven en televisión son reales, lo he aprendido hace mucho tiempo y ahora mismo, junto al hombre que se anuncia junto a Aminoff como uno de sus ministros, puedo decir que hay una enorme diferencia entre esta versión y aquella que yo he llegado a conocer. Sé que es la misma persona, de alguna manera esas dos facetas suyas pueden convivir y sospecho que se debe al pequeño hecho de que, en el fondo, no cree en todo lo que hace — Hacer tripas corazón y seguir la corriente es algo que lleva tiempo, pero puedo apostar a que vas a resolverlo. Eres listo — no puedo prometerle que vaya a ser el mismo de siempre después de ello, eso es otro tema.

Que lo catalogue como una excusa barata me hace ladear la cabeza hacia él con una sonrisa divertida, esa que se evapora de inmediato ante la mención de lo que sucedió con los muggles — Gracias por enviarme con los más pequeños. No lo habría soportado — no sé si fue cosa suya o de la ministra Helmuth, pero de todos modos no puedo dejar de agradecerlo. Puedo estar viviendo bajo las leyes de este gobierno, pero eso no quiere decir que esté de acuerdo con todas ellas.

Más allá de mis dudas, él parece estar necesitado de una conversación, porque pronto comienza a hablar sobre algo que no me esperaba — ¿Experimento? ¿Vas a decirme que te saldrá un tercer ojo o algo así? — le cuestiono, tratando de sonar más despreocupada de lo que me siento. Al menos, él me ayuda diciendo algo que me hace reír — Ganas no me faltan, pero te estoy dando el beneficio de la duda. Ya veremos como continuas al respecto para saber si te mereces que te lance al agua o no — a lo siguiente, me encojo de hombros — Estoy bien, he estado en lugares más helados. ¿O pensabas ser un caballero y darme tu abrigo? — con un meneo de la cabeza, vuelvo a fijarme en su rostro. Mi sonrisa se apaga un poco — Todo lo que está sucediendo no deja de darme mala espina. Los juegos no van a cancelarse porque Black se haya entregado y no sé qué esperar para cuando lo ejecuten. Lo que sucedió hoy solo fue un modo de hacer que me sienta aún más impotente con todo esto. Me siento cobarde — lejos de ser la persona ansiosa que llegó a la puerta del ministerio, me permito la derrota al sacar una mano de mi bolsillo para poder aferrarme a su brazo, caminando a la par en lo que dejo caer el costado de mi cabeza contra él — Es una cosa tras otra dentro de una escalera de eventos que no parece tener fin. Y estoy cansada de siempre tener miedo o furia frente a todo lo que no puedo controlar.
Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Edward D. Jenkins el Mar Dic 29, 2020 1:12 pm

Sé que no existen dos Edward, pero sí sé que la persona que soy realmente se ve corrompida cuando estoy en asuntos formales, asuntos de trabajo. No quiero comprometer ni mi integridad ni mis principios más por el empleo, ni siquiera por el gobierno al que juré que seguiría, y sé que ya lo he hecho, pero hasta yo con mis ideas de ser político todo el tiempo, tengo límites. — Gracias Jolene — Le respondo forzando una sonrisa aún apenada. No sé si merezco su simpatía, pero por hoy la aceptaré, que incluso con cortas palabras puedo sentirme un poco más motivado a encontrarle una solución al asunto.

Encojo los hombros ante su siguiente comentario — No tienes que darme las gracias, no hubiera dejado que te mandaran al otro grupo de todas formas — Sé de nuestras conversaciones anteriores que eso es lo peor que podría hacerle, incluso yo mismo evité estar en el aula con las personas de defensa que seguían las órdenes de Helmuth. — Yo mismo me alejé de ese salón en cuanto pude, me sentí bastante cobarde si te soy sincero — No sé si "cobarde" es la mejor palabra para describirlo, pero una parte de mí me recriminó el haberme ido, haberle dado la espalda a la situación que ameritaba que fuera más firme al decir que no estaba de acuerdo. — Supongo que estaba un poco... asustado, tal vez, no sé cómo explicarlo — Después de pasar por una experiencia similar en El Arquitecto no sabría si podría presenciar una escena como ella, mucho menos si pudiera llevarla a cabo, o si acabaría como lo hice dentro de mi mente, deteniendo todo.

Suelto una risa queda con su pregunta — Espero que no, pero quien sabe — Elevo mis hombros — Estuve en una simulación de mi propia cabeza — Volteo a verla con cara de que ni siquiera yo entiendo qué pasó ahí adentro — No fue muy placentero — Concluyo, soltando otra risa corta cuando me responde — Suena justo — Arqueo una ceja sonriendo de lado al verla de soslayo — ¿Lo dudas? Aunque siempre podría darte mi bufanda — Lo digo con tono divertido, pero estoy seguro de que ambos sabemos que no es broma, solo mi forma de ser, un poco estirada según algunos.

A lo siguiente que dice no hago más que menear mi cabeza a la par de la suya. Acomodo mi brazo de modo que le sea más fácil agarrarse, y esta vez no repito el palmearle la cabeza con la otra mano, solo continúo caminando, aligerando mis pasos para que vayan al mismo ritmo. Apenas alcanzo a dedicarle un gesto derrotado, cuando mis labios se abren para hablar — Yo también estoy cansado y asustado — Lo que dice de Black es cierto, aunque ya lo tengan, todo en el distrito nueve se mantiene, y no van a cesar hasta que acaben con todos ellos, inocentes o no. Incluso si lo lograsen no sé si detendrían la locura de los juegos. — Aún no sé qué hacer por los chicos en las urnas, sé que no hay nada que podamos lograr para parar esa locura, pero, no sé... — ¿Darles la mejor oportunidad? Lo que sea que eso signifique considerando que de muchos van a salir uno o dos. — He considerado hacerme de la vista gorda, como muchos, pero eso no funciona conmigo, mi propia cabeza me lo ha dejado claro — Me paso la mano libre por la nuca acariciando mi cabello — He estado pensando... si no puedo hacer mucho para cambiar la reforma, o para ayudar a los chicos que irán a los juegos, tal vez podría empezar por ayudar a los que están en el norte, los que tienen más oportunidades de caer en cosas así — Elevo el hombro que no sostiene su mano — Ni siquiera tendría que hacerlo como ministro, solo como Edward, ¿Tú qué opinas?
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Mar Dic 29, 2020 11:15 pm

Lo que no podemos controlar suele ser motivo de susto. Yo le veo sentido, de modo que no creo que debas sentirte un cobarde — es un consuelo un poco patético, de esos que parecen sacados de una tarjeta de buenos deseos o un libro de autoayuda, pero creo que es lo mejor que tengo para darle desde mi experiencia. En vista de que es todo lo que puedo manejar al respecto, me quedo en silencio hasta que me confiesa lo de la simulación dentro de su cabeza y se me escapa un bufido — ¿Ahora también juegan dentro de nuestras neuronas? — comento a modo de broma cargada de sarcasmo — Pobre de ti. ¿Estás bien con eso? — dudo mucho que sea agradable que te hurguen el cerebro, ni hablar de que lo veo como una invasión a la intimidad, pero si él lo toleró es cosa suya. Mis ojos se van hacia su bufanda, suelto una risita y niego con la cabeza — Puedo sobrevivir — le aseguro. El frío no es tan malo cuando te acostumbras.

Lo bueno de hablar con Edward es que no me hace sentir tan loca o desequilibrada. En un mundo como en el que vivimos, en el cual siempre estás obligado a elegir una cosa o la otra, es bueno ver que no eres la única cuyas dudas se mantienen a flote cuando, al fin de cuentas, no hay ninguna opción que te agrade. Hablar de niños y urnas me trae recuerdos poco agraciados, esos que me recuerdan que vuelvo a estar dentro de un juego político que no me interesa aunque, en esta ocasión, lo hago siendo una mujer adulta que debería tener las cosas un poco más claras — Hacer la vista gorda es lo único que funciona cuando tienes un cargo de poder en NeoPanem. Los que se oponen jamás terminan bien parados — ya lo hemos visto, siempre se ha hablado de tolerancia cero.

Lo que no me espero es lo que comenta a continuación. Levanto mi mirada para poder verlo desde mi lugar y aprieto cariñosamente su brazo, ese que no suelto en nuestro paseo como dos personas normales — ¿Hablas de hacer obras benéficas? — pregunto — No lo sé, Ed. Tú no dejarás de ser ministro mañana y gran parte del dinero que uses para estas causas vendrá de tu sueldo como parte del gobierno. La gente hablará, no importa el enfoque que quieras darle, así que esto debes hacerlo por ti y nada más que por ti. ¿Has pensado la clase de donación que quieres hacer? — no es como que falten bocas que alimentar en el norte, para variar — Siempre puedes destinar fondos al colegio Prince y los orfanatos norteños. O becar estudiantes de bajos recursos. No lo sé, no soy una conocedora del tema. Mi área de trabajo siempre ha sido un poco más pequeña — además de que voy a ser quien ayude a esos niños a morir, si vamos al caso. Vuelvo a dejar caer la cabeza contra él, esta vez con un suspiro cansado — Hace unas semanas, nos han juntado a todos los mentores con Isaac Williams y Magnar Aminoff. Prácticamente nos han dicho que no tenemos que esforzarnos en salvar a nadie, sino en dar un buen espectáculo. Será una masacre — cosa que ya sabíamos, lo peor es el confirmarlo.
Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Edward D. Jenkins el Miér Dic 30, 2020 2:18 am

Sonrío con tristeza a su consuelo, pero consigo asentir antes de soltar un resoplido con su pregunta — La verdad es que fui un voluntario — Las primeras explicaciones que me dio Lara Scott con respecto a su proyecto no las dimensioné de la forma correcta. Creo que la siguiente vez que me digan que hay un psicomago al otro lado de la puerta por si ocurre algún problema, reconsideraré mi participación — Esperaba algo menos invasivo, menos... Pfff — Vuelvo a suspirar — Estoy bien, pensé algunas cosas mejor después, pero creo que el costo fue muy alto, aún me cuesta dormir un poco, es... — Ni siquiera puedo ponerlo en palabras, y sé que no hace falta porque yo mismo descarto el tema con un ademán, no creo que hablar de los escenarios a los que me enfrenté dentro de la simulación vaya a ser el mejor tema de conversación que pueda elegir hacer en este momento.

Elevo mis hombros, sonriendo cuando rechaza mi oferta, para volver a asentir con la cabeza. Es cierto, hacernos de la vista gorda es la mejor política a veces en este tipo de situaciones, al menos es por la que muchos optan, lo sé muy bien. Pero no puedo decir que pueda tolerar más tiempo hacerlo. Estoy mas que consciente de las implicaciones que tendría declarar mi postura frente algunos temas, sobre todo siendo yo mismo uno de los ministros, ¿Pero hasta qué punto debe una persona comprometer todo en lo que cree? Seguramente en algún momento podré llegar a un punto medio, ¿No? — Sigo conociendo lo que viene con el trabajo, no sé si estoy hecho para esto, pero espero poder estar a la altura sin perder de vista lo más importante — ¿Es mucho pedir? Tal vez sí.

Sonrío al notar la calidez que produce el agarre entre su brazo y el mío. Después de un día tan largo y cansado como este, debo decir que estar ahora en la costa, caminando a paso tranquilo, y hablando con Jolene, resulta ser justo lo que necesitaba. — Obras benéficas, programas incluso... — Vuelvo a elevar mi hombro — Sé que no puedo desprenderme de mi imagen pública, aunque la verdad es que esperaba no mezclar las cosas para comprometer a las posibles personas beneficiadas de una forma que solo las perjudicaría — Porque así es como resultaría de involucrar al gobierno, pondrían únicamente trabas. — Podría meter papeleo para hacer cosas del estilo, dedicar más dinero al Prince, aunque estaba pensando también vender mi casa — Una casa con más de una habitación donde solo vive un hombre con su mascota siempre fue demasiado — Sé que en algún momento me despediré de mi casa en la isla, pero mientras tanto tener dos residencias es demasiado, ¿No? — El dinero extra que tendría por vender dicha propiedad en el Capitolio sería significante — Siempre puedo comprar algo pequeño en el siete o en el ocho por si acaso, y usar el resto en algo bueno, pero aún no pienso bien los detalles — No puedo evitar hablar con un poco más de entusiasmo que antes, ante las posibilidades de por fin hacer algo que importe.

Par de imbéciles — Murmuro, sorprendiéndome incluso yo mismo por lo que sale de mi boca. No creo haberme expresado antes de esa forma del presidente u otro ministro, pero de alguna forma en este momento me permito soltar el comentario — No sé ni qué decir al respecto, Jole — Me permito acortar su nombre por primera vez, al tiempo que dirijo mi mano a la parte trasera de mi cuello — ¿Tienes algún plan?, ¿Hay algo en lo que pueda ayudar? — En mis manos ya no está darle días del trabajo ni nada parecido, pero si pudiera hacer hasta lo más mínimo, lo haría.
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Jue Dic 31, 2020 7:01 pm

Lo medito un momento, porque sé que no quiero sonar como una completa pesimista cuando empiece a asomarme por el papel de la persona realista que se supone que soy. Algunas personas me dirán que soy una amargada, yo siempre voy a defenderme con que quizá solo estoy tratando de evitar un mal trago — Hagas lo que hagas, mi recomendación es que seas bien claro y que no lo produzcas a espaldas del gobierno. Si ellos lo saben desde el principio, no podrán decirte nada cuando lo descubran — creo que los dos sabemos cómo funcionan por el Capitolio, mejor las cuentas claras antes de que salgan con un martes trece. Que diga lo de vender su casa hace que le mire con las cejas arqueadas — Vaya que te afectó, lo que sea que te hicieran — no sé si puedo reírme de ello o no, así que lo reduzco a una sonrisa — Creo que un hogar debe ser allí donde te sientas cómodo, de modo que si quieres vender tu casa y adquirir una más pequeña… No veo por qué no. Eres un adulto que administra su propio dinero, ¿no? — uso la mano que tengo libre para darle una palmadita en el antebrazo — Digan lo que digan, yo creo que estamos en esta vida para ser felices, de modo que debemos hacer lo que nos nazca en el momento. Las consecuencias vienen después — a veces son buenas, otras no tanto, pero nadie te quita lo bailado. Un pensamiento bastante optimista si tomamos en cuenta que está saliendo de mi boca.

Me sorprende que utilice ese término para referirse a su colega y superior, incluso se me abren los ojos como platos y acabo por soltar una risita — Me siento halagada de que siempre quieras encontrar un modo de darme tu ayuda — comento en tono divertido — Pero no creo que puedas hacer nada por mí, Ed. Mi único plan es tratar de dar los mejores consejos que pueda y luego me sentaré a ver cómo los vigilantes echan por la borda cualquier intento que pueda tener. Hay cierta resignación cuando eres un mentor, el problema es que lo había olvidado. Pasó mucho tiempo — los años se llevaron la costumbre de toda la porquería que podía cargar, quizá en ese entonces era más joven y el cansancio no estaba presente, no como ahora.

¿Sabes qué es lo peor de todo esto? — suena a que lo suelto de la nada, pero es algo en lo que he pensado bastante — Que llegué a pensar que podría tener una vida normal y me creí el cuento. Hay cosas que debería haber aprendido cuando era más joven y ahora me llevo chascos que podría haber evitado. ¿No es un poco triste que siempre terminemos hablando de cosas deprimentes en lugar de disfrutar que somos jóvenes? — una vez más, cambio de tema tan abruptamente que debo estar sonando algo bipolar — Nunca nos contamos nada bueno. Nunca tenemos historias ridículas para compartir con una cerveza de por medio. Es como si nos buscáramos el uno al otro porque sabemos que podemos comprender la mierda ajena. No me quejo, me gusta, solo… Es triste — se me asoma una sonrisa, esa que no creo que pueda ver por nuestra manera de caminar — Eres un buen hombre, Ed. A veces me irritas y tengo ganas de gritarte, pero eres decente. Siempre he arruinado a las buenas personas, así que espero no cagarla contigo.
Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Edward D. Jenkins el Dom Ene 03, 2021 10:14 pm

Jolene tiene razón cuando habla de mis planes y el gobierno, se lo hago saber con un asentimiento con la cabeza. Aunque sea ministro no estoy exento de nada,  así que si tengo que adornar un poco las cosas y ceder en algunos puntos con tal de que se aprueben estos proyectos, o la esencia de los mismos, que así sea. De todas formas, y por más mínimo que sea el apoyo que pueda conseguir, será más de lo que hay ahora. Una media sonrisa se dibuja en mi rostro al hablar de mi futura nueva casa. — Sí, supongo que me afectó bastante. Toma mi consejo y no entres a ese tipo de programas a menos que estés segura de que tu cabeza no te perseguirá — No sé si tiene sentido lo que digo, pero aún así uso un tono calmo para hablar. El programa de Lara es impresionante, sí, pero no creo que sea para cualquier persona, ciertamente yo no estaba preparado y no tenía la menor idea de eso cuando me metí en él. — Y lo administro bastante bien, si me permites — Comento en broma, cambiando al tema del dinero — Creo que lo mejor para mí será tener algo que no esté en el Capitolio, no sé, cerrar capítulos que creía ya sepultados

No ahondo en aquellos capítulos de los que hablo, en cambio la miro de reojo un poco apenado por mi actitud frente a dos personas del ministerio de las que ciertamente no debería expresarme así. No sé si fue confianza o hartazgo, pero mis palabras ya están dichas y no puedo hacer más que carraspear torpemente, antes de adoptar un porte más serio. — No puedo imaginar del todo lo que es la vida de una mentora, pero estoy seguro de que no es fácil, si alguna vez necesitas alguien con quien hablar... bueno, puedes buscarme en el distrito siete. O el ocho, aún no lo decido. O quizá incluso en el ministerio — También puede ser algo como ahora, una caminata tranquila que me ayuda más de lo que se lo hago saber.

Escucho con calma lo siguiente que dice, cambiando el sentido de nuestra caminata hacia la derecha, para acercarnos al barandal que separa el concreto del pedazo de costa que aún se mantiene intacto. Deshago el agarre de nuestros brazos para recargarme en éste, girando mi cabeza para verla por fin de frente. — ¿Crees que es muy tarde para intentar tener una vida? — Ni siquiera uso la palabra "normal", porque creo que ese es un término que no se adecua a ninguno de los dos. Con lo siguiente no hago más que soltar una risa queda — No puedo decir que estés equivocada, es cierto que siempre terminamos hablando de este tipo de cosas — Lo puedo notar al sentirme con más confianza de expresarme delante de ella.

Me separo del barandal, quedando de frente para colocar mi mano en su hombro, el cual aprieto de forma suave antes de bajarla — Gracias Jolene, tú también eres ¿decente? — lo último lo digo con tono divertido — Pero en serio, creo que no tengo muchas personas fuera de mi familia con las que puedo hablar sin tantos filtros, lo aprecio. Aunque creo que esa confianza me la he tomado yo solo — La sonrisa que se asoma por mi rostro es de las más honestas que he mostrado hoy — Ahora que si quieres historias chistosas y cervezas no me niego, ¿Ya te conté que mi primer día como ministro me caí saliendo del elevador? — Las personas de la oficina de servicios sociales ciertamente no lo han olvidado aunque lo disimulan cuando me ven. — También está aquella ocasión en que mis primas pensaron chistoso meterme a Wizgerd, la aplicación de hmmm... citas. Crearon un perfil falso con algunas fotos y bueno, no acabó bien — Me río un poco, burlándome de mí mismo — Historias diferentes siempre hay, Jole, la siguiente vez que nos veamos podemos intentar no hablar de cosas tan deprimentes — ¿Está mal que piense que siempre habrá una siguiente vez para platicar? — También, y si quieres distraerte un rato de todo esto, puedes acompañarme en mi búsqueda por una nueva casa en el ocho — Lo más probable es que mueva mi residencia al distrito siete, aunque pienso en el ocho porque ahí también tengo familia. — Solo si quieres, claro, ¿Es muy raro eso? — Creo que ya habíamos acordado que soy una persona extraña al relacionarme fuera del ministerio la mayor parte del tiempo
Edward D. Jenkins
Edward D. JenkinsMinistro de Educación

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Jolene W. Yorkey el Lun Ene 04, 2021 12:05 am

No sé qué decir luego de haber recibido cientos de propuestas de ayuda por su parte, de modo que un asentimiento de mi cabeza deja en claro que voy a tenerlo en cuenta. Me limito a seguir sus pasos de forma involuntaria, escondo las manos en mis bolsillos en lo que él se separa de mí y me detengo un poco más alejada del barandal en el cual se recarga, como si algo me retuviera allí. Quizá es su pregunta, esa que me deja con la mirada perdida en el agua que apenas puedo divisar; el frío del viento me pica en la nariz y tengo que tragar saliva antes de contestar — Dicen por ahí que nunca es tarde — pero no quiero decirle que para algunos, tener una vida significa sumar a la gente a esa hilera de traumas, de sufrimientos, relaciones fallidas y pérdidas. No sé cómo alguien podría tolerar todo lo que soy, con una historia que muchos utilizan para mero entretenimiento — Quizá porque es nuestra especialidad — hasta busco tomarlo con humor, incluso cuando sé que el tono de mi voz denota lo opuesto.

Apenas he alcanzado a dar un paso para estar más cerca, que él ya ha colocado una mano sobre mi hombro y eso me obliga a levantar mis ojos para toparme con los suyos. Relamo mis labios y sacudo la cabeza — Es un permiso que te he dado cuando me senté en tu mesa en aquel bar — le recuerdo en tono divertido, moviendo un poco mis hombros. En ese entonces, él era mi jefe directo y yo no tuve mejor idea que cagarme en ello para beber a su lado. Tampoco hubiera creído que estaría escuchando sus historias ridículas, esas que me hacen reír sin poder contenerme en lo que miro a nuestro alrededor, sin saber lo que estoy buscando, quizá solo estoy evitando el mirar a su rostro para no decirle que todo esto me parece una pequeña locura — Oh, definitivamente quiero saber toda la historia de esa aplicación de citas — le respondo con un retintín.

Me quedo en silencio un momento, entorno los ojos como si de esa manera pudiera analizar mejor su postura — Puedo darte una opinión si lo que necesitas es ayuda para elegir una casa, aunque quizá sea ir demasiado rápido — saco una mano y le doy un golpecito en el brazo para indicarle que estoy de broma, balanceándome en mi lugar — Estaré aquí para hacerte compañía, Ed, si lo que necesitas es eso. Nunca me he considerado la mejor para esa tarea, pero puede que por ti… — me tomo un momento de barrer su rostro con mis ojos, hasta acabar dedicándole una pequeña sonrisa — Quizá valga la pena.
Jolene W. Yorkey
Jolene W. YorkeyProfesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

Evermore — Edward Empty Re: Evermore — Edward

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.