Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

There's still a fire in my heart ~ Murphy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Jue Dic 24, 2020 12:17 am

15 de febrero del año 2471
Casa de Logan y Murphy Thornfield

La experiencia de estar inmerso en un cuarto lleno de esclavos, generándoles dolor solo porque sí, no puedo sacudírmela de encima. Incluso con todo lo que pasó después... es complicado. Aunque debo admitir que el duelo con Davies y Evanson ayudó a aliviar parte de esa tensión, en el momento en que tuve que intentar evitar que se arrancaran los pelos, claro, pero ayudó. Helle también fue de gran ayuda más tarde en la base de seguridad, aunque tampoco es que pueda quedarme a vivir ahí, mucho menos que me guste esa idea. Ni siquiera me agrada el estar en ese lugar hasta las nueve de la noche, saliendo corriendo de ahí para ver si alcanzo alguno de los trasladores al distrito seis. Que todavía me falta comprar algo y volver a tiempo al distrito tres antes de que a mi mamá le de un soponcio.  

Mis pasos declaran que llevo prisa, me paso por una de las pastelerías en la que le ruego a la dependienta que me deje pasar cuando llego casi al cierre. Obtengo un gruñido pero también tres cupcakes: uno de chocolate, uno  de vainilla y uno de ¿té verde? No lo sé, pero es verde y seguro es del tipo que se comería Logan, quiero creer. No sé, es del tipo que se comería mi mamá. Tal vez suena raro todo esto de un cupcake para Logan, pero ya que me he decidido a ver a Murph a como de lugar, creo que podría llevarle algo a su padre adoptivo y mi nuevo jefe, ya saben, para causar una buena impresión, si es que aún se puede.

La caja que llevo en el bolsillo también es algo que tenía pensado para ayer, cursi, lo sé, pero... ya se me pasará la vergüenza. Tampoco es como que quiera hacer un barullo de todo esto, mucho menos espantar a la única persona en la que confío plenamente y que ya no quiera ser mi amiga. Pero... ugh. Estúpidos sentimientos y estúpido Marco, todo por pedirle un consejo a mi mamá. Pero bueno, lo hecho hecho está, sobre todo cuando me detengo casi a las diez la noche frente a la casa de Logan Thornfield... Perfecto, ahora que me reprenda por la hora, aunque... no tiene que enterarse, ¿No?

No sé cómo lo hago, pero un segundo estoy frente a su casa, cubriéndome media cara con la bufanda, y sosteniendo el paquete de cupcakes, y al otro estoy escondido detrás de su árbol, esperando que no me haya visto a través de la ventana. Con una respiración profunda y mucho valor, me aventuro a correr hacia su patio, escabulléndome entre las plantas del jardín, hasta llegar al cuarto con balcón, desde donde veo a Murphy. Lo malo es que ella no me ve a mí y tampoco es como que quiera aparecerme en su cuarto para matarla del susto, o peor, que me maten a mí. Así que hago lo que cualquier persona cuerda haría: lanzo chispas rojas hasta la altura de su ventana. Por favor, que Logan no me vea.

Canción del título:
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Jue Dic 24, 2020 1:12 am

Mierda, Murphy. Maldita mierda.

Pruebo un nuevo intento de reparo sobre el reloj y de la frustración termino arrojando la varita contra la pared, la cual rebota para acabar debajo de la cama. ¡Estupendo! ¡Esto no hace más que mejorar! Abro la palma de mi mano antes de gritar: —¡Accio varita!—. Sí, muy gracioso, pésimo chiste para mi misma. Tengo que tumbarme en el suelo, arrastrarme un poco para que mi brazo busque debajo de la cama la varita y lo que mis dedos encuentran es el broche que creí perdido hace semanas, lo tiro fuera, a la vista. Logro alcanzar mi varita con las puntas de los dedos y no mido bien cuando levantarme que mi cabeza golpea contra el borde de la cama. —¡Por todos los…!— aprieto fuerte mis dedos para reprimir el dolor mientras me sobo la coronilla.

¿Cuántas personas rompen un regalo que van a dar? Solo las Murphy. El reloj está estropeado, en menos de veinte cuatro horas, no, ni eso, doce horas, ¡y era para regalo! ¿Por qué demonios lo deje dentro de la mochila? ¿Por qué demonios arrojé la mochila al suelo apenas llegue a la casa? ¿Por qué demonios debe haber en el mundo rubias sabiondas que se creen que se las saben todas? Concintriti, niñi. ¡Que fastidio! Y no, no, no, ¡el reloj! Con su cristal roto, el que sí logro reparar con el hechizo, lo que no consigo es que funcionen las manijas, ¡una debería apuntar a las fases de la luna! ¡Eso era lo importante! Pero no, todas se han quedado detenidas, no sirve de nada que haga girar la corona. Estoy en esas, tratando de arreglarlo, cuando chispas rojas llaman mi atención y esta vez no fui yo. Estiro mi cuello para poder ver a través del cristal de la puerta del balcón qué puede ser y me apuro en guardar el reloj al fondo del cajón de mi escritorio como si fuera un cadáver, cuando descubro que se trata de Marco. Maldición, maldición.

Quizás el año que viene.

Muevo las puertas corredizas de cristal para salir al balcón y desde ahí gritar, hablando por encima de mi hombro hacia el interior de la casa. —¡Logaaaaaan! ¡Hay un chico tratando de prender fuego tu jardín!—. Doblo mis brazos sobre la baranda al apoyar en esta y mostrarle una sonrisa amplia. —Anda, sube. Logan no está, fue a la casa de la vecina con la que tiene un rollo— uno bastante extraño, ¿pero quién soy yo para juzgar si a mí tutor le gustan las mujeres maduras? Y ya quisiera yo llegar a los cincuenta como la señora Khan, con esa cintura y ojos tan atractivos, entendible que mi tutor le ande detrás. —Ehhh… ¿te paso una soga o prefieres subir por la escalera?— pregunto desde la baranda, que la verdad prefiero ver si se arriesga a trepar la pared. Bah, mejor la escalera. Ya rompí un reloj, no puedo romper también a mi mejor amigo, eso solo sería seguir cumpliendo la ley de Murphy. —Ve por la puerta del costado, te abriré ahí— me desaparezco dentro de la habitación y echo una última mirada culpable a la gaveta de mi escritorio, antes de correr escalera abajo.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Jue Dic 24, 2020 1:48 am

Siento que el corazón se me acelera en el minuto que sale para gritarle a Logan. — Shhhh, me va a matar — Suelto un rechistido, en un grito que pretende ser murmuro, antes de rascarme la nuca sonriéndole divertido. — Creo que por hoy tomaré la escalera, que lo último que me falta es que Logan crea que alguien se está metiendo a su casa — Eso sí que sería una escena para divertirse. Además, sé que el profesor Thornfield tuvo un día ajetreado con toda la discusión que se echó con Helle, lo último que necesito añadirle a su plato es otro conflicto, porque ambos sabemos quién saldría perdiendo aquí. Una pista: su nombre empieza con "M".

Asiento con la cabeza antes de que Murphy desaparezca dentro de su propio cuarto, corriendo al lugar al que indica. Volteo un par de veces a los costados, incluso a atrás de mí, para asegurarme de que Logan no vaya a salir desde algún arbusto, antes de por fin usar la puerta y las escaleras. — Bonita casa, Logan sí que se esforzó — Suelto un silbido. Se ve como un lugar acogedor, me hace sentir aliviado que ahora Murphy esté en un lugar como esté, viviendo con el profesor Thornfield. — ¿Entonces Logan tiene un rollo con tu vecina? — Pregunto tratando de hacer conversación para que no se fije en la bandeja cerrada donde llevo los tres cupcakes. Al menos no hasta que llegamos a su cuarto, donde me mantengo casi pegado a la puerta, recargado.

Hmmm... Murph — No sé ni cómo comenzar. — ¿Recuerdas como ayer fue catorce de febrero? — Claramente lo recuerda... — Bueno pues mi mamá mandó esto para ti y para Logan, incluso hay uno extra por si quieres compartirlo con este pobre mago muerto de hambre — Trato de hacerme la víctima, y sí, me siento lo suficiente cohibido para decir que mi mamá es quien mandó los cupcakes, que de cierta manera es cierto porque ella me dio la idea de venir con dulces. Extiendo el paquete en su dirección, separándome de mi refugio junto a la puerta. — Uno es de chocolate, el otro de vainilla y el otro creo que es de té verde, ese podemos dárselo a Logan — No sé por qué siento como si la cajita que llevo en el bolsillo pesara demasiado, mientras me invento excusas para no sacar el tema hasta el último momento. Tampoco sé por qué me siento tan nervioso, solo es Murphy, ¿No? — Hmmm... ¿Recibiste regalos ayer o algo? — ¿Por qué preguntoooo? Tschhh, solo tengo que darle su regalo, también es el día de la amistad después de todo.
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Dom Dic 27, 2020 9:54 pm

Me da risa imaginar a Logan revisando las cintas de seguridad para descubrir a Marco, si es que se lo pone mientras hace su desayuno, aunque… ¿qué tan entretenido puede ser mirar videos de tu jardín vacío? Pero la casa venía con esas cámaras, todo parte del paquete de una residencia moderna como lo único que podía aceptar Logan como casa. ¿Chimenea? ¿Para qué? ¿Cercos blancos? ¡Jamás! Oh, Morgana no quiera que se le permita el ingreso a duendes de cerámica como adorno del jardín. He sacado muy pronto la conclusión de que «hogareño» no es una palabra que resida en el diccionario de mi tutor, si casi parece tener la intención de que el lugar en el que vivimos se parezca más a unas oficinas que a una casa en sí. ¡Las escaleras no son de madera! Son… placas grises, vaya a saberse de qué, encantadas para permanecer firmes cuando alguien baja, el resto del tiempo levitan formando espirales, figuras abstractas… y en sí, que la escalera tiene más sentido artístico que yo, ¡y eso me asusta! Por suerte se comporta cuando Marco es quien tiene que subir a lo que es…

¡Bienvenido al distrito de Murphy! Puedes hacer maratones de series de hasta doce horas sin que nadie te moleste y… ¡mira esto!— corro hacia el estante encastrado contra la pared para tomar en mis manos lo que se ve como un carrito de feria, el mismo toldo rojo y las ruedas. —Tengo mi propia pochoclera para subsistir sin salir durante dos días—. Ya lo dije, Logan no tiene idea de qué es una casa, compra este tipo de cosas porque… ¿por qué no? Cargo el platillo que trae incorporado con los pochoclos que quedan para compartirlo con Marco. Me dejo caer en el colchón de la cama, buscando la pared con mi espalda para que pueda recargarla ahí, mis piernas tan largas como son estiradas por delante. —Tiene un rollo con una tipa mayor, con la que se llevará… ¿quince años? Y si lo piensas, dices… ¡¿ANDA CON UNA DE CINCUENTA?!— grito para hacer bien claro la dramatización, —pero si lo piensas mejor, podría andar con una quince años menor, que tendría veinte y a todos nos parecería muy normal. Así que por mi está bien, lo bueno de que ande con una mujer de cincuenta, es que no tendré…— tengo que soltar el platillo con palomias para dibujar las comillas en el aire: —«hermanitos».

Tengo la boca llena de un nuevo puñado de pochoclos cuando me pregunta por la fecha, creo tener un deja vu sobre esta charla respecto a fechas. Asiento con mi mentón, a diferencia de hace casi un año, ya puedo ubicarme en los días como para saber que… OHMIERDAQUELEROMPISUREGALO. Cara de circunstancias, Murphy. Nunca entendí eso, ¿qué es cara de circunstancias? Me imagino que una cara que no dice nada, ¿pero esa no es la póker? No lo sé, así que sigo comiendo más palomitas para disimular. Y él trayéndome cupcakes mientras yo me zampo estas cosas… —¡Genial!— exclamo al apropiarme del mío que es el de vainilla y descarto el platillo dejándolo sobre la cama, —¡Comida de verdad! Te dejé el de chocolate a ti— hundo mis dientes en el postre para terminar ensuciándome los labios con la cubierta dulce. —Pero, ¿por qué tu mamá manda estas cosas?— me inclino hacia él y muevo mis cejas de arriba abajo. —No me dirás que le gusta Logan— ¡ja! Podríamos haberle organizado una cena, en el jardín, nosotros detrás de las pantallas de seguridad riéndonos. No hay risa de mi parte cuando menciona lo del regalo. —No recibí nada, pero… ¿no crees que dar regalos está sobreestimado? Digo, no hace falta darle un regalo a una persona para que sepa que es importante para ti. Luego todo se trata de dar regalos y… no, Marco, no todo es dar regalos, ¿y el sentimiento qué, eh?— porque ya no tengo el que iba a darle.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Mar Dic 29, 2020 11:55 pm

La manera en que mi boca forma una "O" es por inercia, al toparme con todo lo que ha comprado Logan para que tenga Murphy. Sonrío ante la vista de las palomitas, e incluso suelto otro silbido — No creo que sea lo más saludable subsistir de palomitas — Pero aún así meto la mano en el traste para comer unas cuantas. Con lo que dice no hago más que encogerme de hombros — No veo tanto el problema con que salga con alguien de cincuenta — Aunque si fuera por apariencias de todas formas Logan da el gatazo de ser un poco más grande con esa barba. — ¿La conoces? Tal vez debas compartir el distrito Murphy pronto — Bromeo, acercándome un poco más hasta sentarme en el borde de la cama, como si de desconocidos se tratara — "Murphy la hermana mayor" — Digo con tono divertido — Te queda — Le sonrío. Yo no puedo imaginarme con una hermana o hermano menor, Murphy no sé.

Vuelvo a arquear los labios, tomando el cupcake de chocolate para darle una mordida generosa. Resulta bastante dulce, pero no me empalago, incluso puedo darme el lujo de comer un poco del relleno, también de chocolate, y del glaseado que tiene encima. Me limpio con cuidado la comisura del labio, que estoy seguro que está sucia, antes de poder hablar. — Errrrr...Sí Marco, ¿Por qué tu mamá mandaría cupcakes? Lo que dice me hace reír al punto que termino tosiendo mientras niego con la mano que no sostiene el panquecito — Para nada, no le gusta Logan — Que yo sepa. Aunque nunca he hablado con ella de ese tema, incluso a dos años de lo pasado con papá no sé si se sienta cómoda saliendo con alguien más. No sé si yo me sentiría cómodo... no es que sea mi decisión ni nada, pero... meh, temas que no tocamos y se han vuelto tabú, supongo. — Supongo que es su manera de decir "gracias por ser amiga de Marco" — Evito sus ojos mientras muerdo otra vez el cupcake — Y a Logan por aguantarme también — Me encojo de hombros, ¿No era más fácil decirle que yo los compré y que ella me dio la idea?

Mis ojos vuelan al techo cuando habla, e incluso me acabo el resto del pastelito de una mordida más, todo para ignorar el peso del regalo, sobrevalorado, que traigo conmigo — Sí, por supuesto, una fecha de lo más consumista, pfff, ¿Quién quiere dar regalos? — Y más si son a juego. — A mí tampoco me dieron nada, supongo que estar en el escuadrón no me hace la persona más popular de la especialidad de ciencias — Solo para las personas que van para el área de defensa como cazadores, o para medimagia como sanadores de heridas por criaturas, pero en cualquier escenario no es una atención que quiera, ni necesite. — ¿Entonces no te gustan los regalos de esta fecha? — Disimulo mirándola de soslayo y llevando mi mano al bolsillo. — Toma — Lo hago sin más, me saco la caja del bolsillo y se lanzo. — No vayas a matarme, por favor — Bromeo, al recoger la manga de mi abrigo, dejando al descubierto mi muñeca, donde hay una pulsera negra que lleva la cara de un águila en el centro — No preguntes, solo es un regalo — Me encojo de hombros — El otro día una compañera del escuadrón me dijo que es mejor aceptarnos y vivir en paz con lo que somos, y bueno... vi las pulseras y las compré — La de ella es blanca, y tiene un lobo. Ugh, ya sé, pulseras a juego, ¿A quién quiero engañar? — No sé, ¿Feliz quince de febrero y gracias por ser mi amiga?

Pulseras:

La de Murphy es como la primera, la de Marco como la segunda pero imaginemos un águila

There's still a fire in my heart ~ Murphy HLB143mvShnaK1RjSZFBq6AW7VXai
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Jue Dic 31, 2020 12:09 am

No me veo siendo una hermana mayor, hago un mohín con mi nariz. El ahijado de Logan suele venir a veces, cuando estoy de humor lo cargo por la casa, cuando no estoy de humor, cierro mi puerta con llave. La mayoría de las veces no estoy de humor, necesito mi propio espacio y me agota estar haciendo monólogos con un tren de juguete. Pongo mi mejor cara cuando llega la madre de dicha criatura a buscarlo, porque no es otra que Phoebe a quien le debo estar viviendo en una casa como esta, fea pero moderna, con un tutor que puede guiarme con los estudios. —Me molestaría mucho tener a un niño o niña entrando a mi pieza sin anunciarse o que toque mis cosas cuando voy al colegio, creo que paso de la experiencia de tener un hermano menor…— y para mi bien, el mismo Logan al parecer pasa de tener hijos propios, así que los años que restan hasta mi mayoría de edad, puedo estar tranquila de que tendré mi dormitorio para mí sola.

¿Qué haría yo si un niño de tres años entrara en este momento corriendo, por ejemplo? Seguro que le aventaría una almohada y le diría que se fuera, o quizás terminaría metiéndose entre Marco o yo, para comerse nuestros cupcakes. No, no. Paso. Si tengo que unir el rumbo que toma nuestra conversación con mi pregunta sobre el motivo de los cupcakes, el peor pensamiento se me presenta y lo tengo que poner en voz alta. —¿Te imaginas si Logan y tu mamá salen y tienen un bebé? ¡¡Seríamos hermanastros!!— el grito de pánico que me surge de la garganta no llega a ser tan fuerte. Tomo el cupcake que queda, ¿el de té verde, me dijo? Me lo zampo detrás del cupcake de vainilla. —Listo, solucionado— declaro, con la boca llena de migas. Nada de regalos por San Valentín para Logan de parte de la mamá de Marco.

Tengo la duda de si me hace una mala persona alegrarme de que no le hayan regalado nada a Marco, porque hasta una caja de cartón competiría con mi regalo y le ganaría. La caja de cartón estaría entera, no rota en el fondo de un cajón. —No sabía que querías ser popular, Møller— me burlo de él, —¿esperabas recibir un regalo de alguien especial?— lo codeo para que confiese, más que nada porque espero una confirmación de que no hay nadie. —No hace falt…— estoy contestando a su pregunta cuando tengo que mover mis manos con rapidez para que la caja caiga sobre la palma YOHNO. No, no, no. —Maldición— murmuro para mí, temo que puede escucharlo. —Marco, yo…— miro la pulsera en su muñeca antes de retirar la tapa de la caja y encontrar la que tiene el dije del lobo dentro. —¡Ay, Marco! ¡Lo siento! ¡Soy un desastre!— salto fuera de la cama para ir hacia mi escritorio y sacar del cajón el reloj roto que llevo conmigo al sentarme sobre las sábanas otra vez, con mis piernas cruzadas debajo de mi cuerpo. —Toma, este era tu regalo de Navidad… un reloj con fases de la luna…— se ven como grabados alrededor de todo el círculo de metal que rodea al cristal en el que las manijas son las que se quedaron fijas, —lo siento, se me rompió, no supe arreglarlo…— barboteo, la sonrisa que le muestro es una mueca. —¿Feliz quince de febrero? Gracias por ser mi amigo, tú también.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Vie Ene 01, 2021 5:37 pm

Todo lo que señala Murphy reafirma mi idea propia de no querer hermanos menores. Me gusta el ser hijo único, implica darle menos cosas por las cuales preocuparse a mi madre, y también implica mayor libertad, porque sé que queriendo o no tener otro ser humano más pequeño haría que mis responsabilidades aumentaran. Aunque no mentiré, cuando era pequeño solía decirle a mis padres que quería una hermana menor para poder jugar como lo hacían Francis y su hermana, nuestros vecinos en el once, si se les puede llamar vecinos realmente. Con el tiempo entendí que no iba a ser posible aunque quisieran, no estaba bien, según unos cuantos estúpidos  en el gobierno, al menos.

Lo siguiente que apunta me hace ahogar un resoplido que se mezcla con la carcajada que suelto al verla zamparse el cupcake de un bocado, pudiendo apenas hablar cuando se dirige a mí. Aunque mi reacción tampoco dura mucho. La cara seria que pongo al jalar las mangas de mi abrigo al tiempo que abandono mi lugar en la esquina de la cama para quitarle un par de migajas de la mejilla lo dice todo. — Definitivamente no tengo intenciones de convertirme en tu hermanastro — Consigo sonreír al final, al volver a recluirme en mi lugar en la cama. Ahí va mi intento por quedar bien con Logan, aunque después de la mentira blanca que eché habría sido mi mamá la que quedaría bien, y quien sabe, quizá su tutor sí se hubiera hecho ideas raras que nos dejarían frente a una situación con la que ninguno quiere lidiar... mejor que se comiera el cupcake.

Vuelvo a soltar otra risa, esta vez algo burlona — ¿No te lo conté? Mi meta en el Prince es ser el más popular, como el dúo de rubias de hoy — Comento con sarcasmo, tragándome mis palabras al toser, de forma un poco exagerada, con su pregunta. Consigo recuperar el control sobre mi propia voz y llevo de forma involuntaria mi mano a mi nuca. — Hmmm quién sabe — Me encojo de hombros con cierto misticismo — Quizás sí —  Concluyo, viéndola apenas de reojo. No podría importarme menos que me dieran o no regalos, pero al menos así genero suspenso, ¿No? Además de que no puedo mentirle cuando pregunta con esa voz de veela de la que tanto me jacto no recibir efecto. Porque no lo hago, estoy seguro, aunque casi quiera soltar de golpe que hace un tiempo que considero a cierta persona como ese alguien especial.

Me mantengo en esa posición, mirando de reojo su reacción ante mi regalo, mordiendo incluso mi labio con la espera asesina. Debo decir que esperaba muchas cosas pero no que me pidiera disculpas y que brincara de la cama, ¿Tal vez no le gustó? ¿Tal vez fui demasiado obvio y ahora no quiere ser ni mi amiga? No, no, respira Marco. — ¿Por qué serías un desastre? — Alcanzo a preguntar convirtiendo mi nerviosismo en una sonrisa. Lo siguiente que hace y dice no lo espero, pero tomo el reloj entre mis manos, algo sorprendido para hablar al inicio. Suelto un suspiro antes de verla otra vez — ¿Eres un desastre por comprarme un regalo? — Pregunto divertido, buscando relajar el ambiente antes de ponerme el reloj como puedo, en la misma muñeca que lleva la pulsera — Sabes que el mejor regalo que le puedes hacer a alguien de ciencias es este, ¿No? — Sonrío de lado, sacando la pulsera que le di de la caja y jalando su mano para ponérsela — Es más divertido así, yo arreglo el reloj y luego me lo quedo — Porque ambos sabemos que soy un ñoño. La suelto de inmediato al notar que aún sostengo su muñeca. — Por cierto que hoy mi comandante me dijo de un entrenamiento al que puedes ir también tú, seríamos tú, Maeve y yo
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Miér Ene 06, 2021 12:42 am

Ni yo quiero lo seamos, con decir que acepto un hermano menor a un Marco hermanastro. No, definitivamente no. Tenemos otras aspiraciones en la vida más descabelladas que la de estar vinculados de esa manera, como el deseo repentino de querer ser el chico más popular de la escuela que consigue de mi parte una mirada divertida. —No tienes nada que envidiarle, ¿sabes?— contesto, mis dedos manchados por el dulce del pastelillo se prenden de algunos rizos sueltos que tiene por encima de la frente. —Este rubio es mucho más rubio— hablo con cierta pompa. Es mi amigo, claro que le voy a decir que en competiciones de rubios, es el ganador. —Serías el príncipe del Prince— se lo hago notar, y dramatizo incorporándome en la cama para abrir mis brazos en el aire, —yo iré por delante diciendo, abran paso, el único, inigualable, el más rubio, el popular Marco está llegando…— pobre él, que tiene que ser parte de todos mis chistes ridículos desde que le tomé confianza para que así sea.

Pero hay dos cosas que hacen difícil que me lo siga tomando todo con ese humor. La primera es…. —¿Y por qué yo no sabía nada?— pregunto, ¿cómo es eso de que está esperando regalos del 14 de febrero de alguien y yo ni siquiera estoy enterada? Pensé que no los contaba todo, BUENO, NO TODO. Pero estos son los asuntos que le cuentas a tu amiga, ¿no? Para que no ponga una cara de estúpida como la mía cuando me entero que Marco tiene una admiradora secreta, ¡no! Hay alguien que espera que sea su admiradora secreta. —¿Tú le regalaste algo? Porque sí solo esperas de su parte, quizás nunca se entera que siquiera esperabas recibir algo…— que complicado es esto de dar consejos sobre estos temas, mejor guardármelos.

Y la segunda cosa es… un reloj roto que se lo entrego como triste regalo, ¡que acepta como si fuera un obsequio de verdad! Tomo una de las almohadas para colocarla detrás de mi espalda al echarme contra la pared, de perfil para poder mirarlo. —Eres el único que podría ser amigo de una Murphy— murmuro, claro que como estudiante de ciencias, arreglar una cosa de estas podría ser un pasatiempo para él… y yo montándome el drama del año porque es gratis y lo llevo desde mi nombre. —¿En serio? ¿Tu comandante quiere conocerme? ¿A mí? ¡Oh! ¿Tendré que ir vestida elegante?— no puedo evitar hacer un chiste de esto, —¡Sería genial! Pero… no quiero ir si te sentirás incómodo— lo miro muy intensamente esperando que me diga que no se sentirá incómodo. —¿Maeve es la chica que golpeó a la otra, no? Hoy estaban todos muy nerviosos y lo digo yo… ¿fue muy fea la práctica de maldiciones imperdonables?— se lo pregunto en un susurro confidente, estuve esperando todo el día a hacerlo y no que fuera parte de una broma o un comentario que pretendiera dejarlo atrás, como si no tuviera importancia cuando… es Marco, el no mato arañas.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Jue Ene 07, 2021 12:40 am

Suelto una risa torpe al sentir su mano jugando con mis rizos desparramados por mi frente. He de confesar que me hace algo feliz su comentario. Sé que lo dice jugando también, pero aún así, por dentro me siento optimista, tanto que no puedo evitar soltar una carcajada ligera con su nueva broma — "El príncipe del Prince" — Repito, con tono bromista — Me queda bastante bien, ¿No? — Aunque por algún motivo me hace pensar en Oliver, el hijo del ministro de salud, que bien podría caminar por el Royal con un título similar, pero él fuera de broma, o al menos eso recuerdo del corto tiempo que estudié en esa escuela, cuando el distrito tres aún era invitado a ella. — Ya sabes, alto, guapo, fuerte... Todas esas cualidades — Bromeo, enumerando mis claras cualidades - pfff, sí claro - antes de darle un empujoncito por el hombro, y justo después de que ella misma se mofe.

La risa que aún se escapa de mi boca se apaga en el segundo que el tema cambia de dirección, que me hace esa pregunta que me obliga a contestarle con largas, diciéndole mucho y a la vez nada. — Quien sabe... — Vuelvo a hablar con un tono místico que no me queda para nada, encogiéndome de hombros — Tal vez después te diga quién es — Tanteo, viéndola de soslayo... hasta que yo mismo me trago mis palabras, ¿Cómo rayos espera que le diga la verdad cuando ella misma me da consejos en este tema? ¡Diablos Murphy! Estoy condenado, lo sé, lo he sabido desde hace algún tiempo, pero no importa, por le momento no importa. — Mmmmm, sí, le regalé algo — Y es la última pista que prometo saldrá de mi boca — Oh, créeme, no tiene la menor idea de nada — Bueno, ahora sí, la última.

El suspiro que se me escapa a continuación es más un reflejo que nada, el reloj que adorna mi muñeca me hace sentir calidez en el pecho y logra que le dedique una sonrisa, un tanto derrotada, pero sonrisa al fin y al cabo. Definitivamente no puedo arruinar nuestra amistad solo porque decidí tener sentimientos, no cuando ella misma dice que soy el único capaz de ser su amigo — Como ya te he dicho, ser amigo de una Murphy es lo mejor — Concilio, antes de dedicarle una sonrisa más bromista — Aunque quien sabe, tal vez terminas siendo mejor amiga de Karina... — Sobre todo después de querer abalanzarse encima de ella en la práctica de hoy.

Me acomodo en la cama para poder verla mejor, quedando de frente a ella — No me incomoda que vayas a la base a un entrenamiento — No es como si fuera a ir una noche de luna llena cuando todos estamos convertidos, tal vez con ello tendría más problemas, o al menos más paranoia. — Sí, Maeve es esa chica — Le confirmo con un asentimiento de cabeza — Nos tocó en duelo con otra chica, Rose, que... ya te lo digo yo, era insoportable — Con todos sus prejuicios porque somos licántropos, puaj. Arrugo la frente con la pregunta que hace, desviando la mirada ahora sí algo incómodo, más por mí que por ella, me siento tan... sucio — Fue asqueroso el entrenamiento, Murph, me siento como basura — Le confieso en un susurro. Bien podría guardármelo para mí, porque lo último que quiero que piense es que soy una persona despreciable, pero... siento que eventualmente estallaré o se enterará, así que opto por encogerme de hombros — Nos hicieron practicar maldiciones imperdonables en esclavos — No consigo mirarla, solo puedo soltar otro resoplido que le indica lo cansado que me siento, antes de tomarme toda la confianza de rendirme en l a orilla de su cama, con un brazo cruzado por debajo de mi cabeza — Me siento la peor persona del mundo
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Jue Ene 07, 2021 2:17 am

Bastante bien, es un título honorifico hecho para ti— que lo es, patentado por mí, por nadie más. ¿A que nadie más tuvo la idea de declarar a alguien príncipe del Prince? Es solo otra genial idea de la mente brillante de Murphy. —Y modesto, no te olvides de esa gran virtud apreciada en los príncipes— apunto haciendo un poco más grave mi voz para marcarle lo que parece faltarle al echarse tantos halagos a sí mismo, que siendo Marco… lo dice más en broma que porque se haya visto realmente en un espejo, así que participo de esos chistes poniendo de los míos y exagerando tanto que si no paramos esto, terminaremos en el patio de la  casa de Logan improvisando una ceremonia de coronación. Por momentos como este, pienso en lo mucho que me hubiera gustado crecer siendo amiga de alguien como Marco, no suelo reírme con nada como lo hago con él, y quizás de haber nacido por aquí, no habría muerto. No podría haber estado con mi mamá porque ella es humana, la hubieran llevado al mercado… pero a como acabaron las cosas, prefiero llenar mi memoria de todo lo que me hubiera gustado que fuera, a abrir esos recuerdos que no quiero.

Pico su costilla con mi dedo cuando decide dejarme con la incertidumbre de quién será esa persona, ¡y lo peor es que me dice que sí le regaló algo! —¡¿Qué?! ¡¿Le regalaste algo?! ¡Marco! ¡No! ¿Por qué le regalas algo? No, ¿cómo le regalas algo sin tener la certeza de cómo se siente? ¡Y qué si se aprovecha de ti!— suelto, poniéndome seria de pronto, mi espalda recta, moviendo mis manos al hablar. ¿Si estoy siendo contradictoria? Si, posiblemente. —¿Por qué no me pediste que primero lo averigüe? Si me dices quien es podría ayudarte— digo, ¿si estoy echándole presión? ¡Bueno! ¡Es que no creía que iba tan serio como para regalarle algo! ¡Auxilio! —Anda, Marco, ¡dime solo la inicial! ¡Solo la inicial y no te molesto más!— prometo, que no va a querer contarme nada si me pongo en estas, y para colmo, le hago regalos rotos que no se merecen que me cuente nada.

Pero me lo agradece de todos modos, no me gusta pensar que Marco pueda llegar a tener una novia y ya no le parezca que lo mejor es ser amigo de una Murphy, así que me guardo esas palabras muy dentro, que no las retire luego. —Antes calva como una rana que amiga de una snob del Royal— bufo, ¿puedo imaginar un peor futuro posible que Marco con una novia y yo siendo amiga de alguien como Karina? Mi vida y preocupaciones ahora son las de una adolescente normal, genial. Por momentos siento que los somos, si no pienso de dónde vengo, por donde anduve, el hecho de que sea una veela, él un licántropo y que conocer a su jefa de escuadrón sea más serio que conocer a su madre. No llego a opinar nada sobre los duelos de la escuela, los cuales tampoco califican como una adolescencia normal, porque inmediatamente pasamos a lo que fueron sus prácticas con las maldiciones imperdonables. Simplemente descartemos lo de adolescencias normales. —Marco, si tú fueras la peor persona del mundo, ¿qué nos queda al resto?— le pregunto, me acerco a él para apoyar mi cabeza sobre su hombro y que mi mano busque la suya para entrelazar nuestros dedos. —Eres la mejor persona que conozco y hay una araña por ahí, vagando libre por los distritos, que opina lo mismo. No tienes que usar esos hechizos aunque te los hayan enseñado, aprenderás a pelear de manera que no te haga falta, ¿sí? Porque eres alto, guapo y fuerte, ¿te acuerdas? Te verán en un duelo y dirán, oh, no, no puedo pelear contra este chico, es tan guapo que me ciega con su luz— dramatizo colocando algunos dedos por delante de mis ojos. —Lo que nos obligan a hacer de ninguna manera determina lo que eres, ¿de acuerdo?
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller el Vie Ene 08, 2021 5:45 pm

Aprieto los labios en una sonrisa fruncida cuando se burla de mi aparente falta de modestia, antes de darle otro empujón amigable. Es agradable poder hablar así, bromear con cosas tontas, reírnos, comernos el cupcake que era para Logan, ser normales. Hubo un tiempo hace dos años cuando creí que mi vida había acabado, cuando ya no sentía motivación para poder continuar sonriendo, hablando, cuando estaba resignado cada vez que había luna llena. No creí que ayudar a una chica que vi robando un día me traería hasta aquí, mucho menos esperaba tener estos sentimientos que seguro son obvios para todos excepto Murphy, pero si hay algo que tengo que decir al respecto es que la vida no ha sido tan mala como creí que sería.

Al menos eso pienso por cinco minutos antes de sacudirme con el tacto de su dedo en mi costilla — EH, que soy cosquilludo — Le digo aun doblado de forma lateral sobre mi costado con cara divertida ante su reacción. Maldición, ¿Debería alegrarme o deprimirme con lo que dice? ¿Quizá solo reírme? — Pues porque solo sé cómo me siento yo le regalé algo, duh — Le devuelvo el gesto de picarle la costilla — ¿Qué vas a averiguar? — Tal vez puede ser una buena oportunidad todo esto — ¿La inicial? Hmmmm... Nope, no va a pasar — Me sigo haciendo el interesante, antes de recargar mi cabeza sobre una de mis manos — Pero eso que dices de averiguar puede funcionar. Vamos Murph, ayúdame aquí, ¿A ti que te gustaría, por ejemplo? Ya sabes, así me hago una idea — ¡¿Estoy siendo muy obvio?! Espero que no, he visto en películas que este tipo de cosas funcionan luego. Ya saben, el plan que ideé estos últimos cinco segundos va así: Ella cree que me gusta alguien más y que le di un regalo, y como quiere ayudarme le pediré consejos, que me responderá desde su perspectiva y ¡boom! ya sabré mejor que le gusta.

Suelto otra risa con lo que dice de Karina, ni siquiera yo puedo verlas riéndose juntas ni nada por el estilo. Lo que sí veo que pueda pasar es que termine llevándose bien con Maeve, pero ese comentario me lo guardaré hasta que las vea conviviendo un poco. Lo malo aquí es que la sonrisa en mi rostro ha desaparecido por completo, incluso solo puedo soltar un suspiro cuando se apoya en mí, sintiendo un cosquilleo ahí donde nuestras manos se unen. Escucharla consigue que deje caer mi cabeza sobre la suya, jugando con su mano en el intermedio — Así que piensas que soy guapo — Trato de bromear, pero apenas lo suelto como un susurro antes de poner una expresión más seria — Gracias Murph, necesitaba oír eso — Y que ella sea quien lo diga es lo que me hace de verdad creerlo, que tal vez, por mínimo que sea, no soy tan basura como me sentí hoy. — ¿A ti cómo te fue hoy? — Le cambio el tema, retirando mi cabeza de encima de la suya pero sin soltar aún su mano. — ¿Qué les pusieron a hacer?
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield el Vie Ene 15, 2021 10:21 pm

¿Ah, sí?— mala decisión la de Marco al decirme que tiene cosquillas, con mis dedos insisto en estas sobre el lateral de su torso y soy yo quien se ríe más. Mis piernas se doblan en el impulso de echarme hacía atrás para recargarme en la pared y mi cabeza golpeándose contra esta en el proceso, suelto un quedo «auch» al sobar con mi palma donde me queda doliendo. Lo bueno es que tengo una excusa que justifica la mueca de mi cara cuando dice algo que, de no ser una buena amiga, estaría remedando porque me molesta un poco el que ande regalándole algo a alguien porque «sabe cómo se siente». Y yo hasta hace cinco minutos, no sabía nada. —¿¿Por qué no puedes decírmelo?? ¡Es solo una letra! ¿Sabes cuántos nombres hay con A? ¿O con M?— me quejo, hay alguien aquí quien no está siendo buen amigo.

No sé si quiero ayudarte si no me cuentas nada— hago el acto de cruzarme de brazos con enfado, y también porque no tengo idea de que me gustaría que me regalen, menos un chico que podría estar interesado en mí. —¿Entradas para ir a un parque de diversiones? ¿El cine? ¡Un partido de quidditch! O hacer una de esas cosas como… escalada o vuelo en altura— cedo en contestarle, mostrando también un entusiasmo que me obliga a la aclaración: —Pero son cosas Murphy, no le puedes regalar a una chica algo que le regalarías a otra, no tenemos los mismos gustos—. Ser su amiga también me obliga a prevenirlo de que quizás lo último que esta chica quiera es estar pendiendo sobre un acantilado o sufriendo mareos en altura por haber perdido de vista la ciudad debajo.

En vez de cosquillas, esta vez lo que consigue de mi parte es un suave codazo por mofarse de lo que toma como un halago. —¿No lo sabías? Ahora me harás decírtelo todas las mañanas antes de ir al colegio, que cansador…— sonrío al quejarme, una sonrisa que me hace fruncirlos labios para contener la carcajada. Temas menos graciosos nos toca abordar luego, así es por la confianza de poder hablar de casi todo y de lo que no es porque… todavía no se dio la ocasión. Mientras contesto hago girar la pulsera alrededor de mi muñeca, cada cuenta hasta llegar a la cabeza del lobo. —Teníamos que pegarle a un muñeco…— murmuro un poco ausente. —El otro día me encontré con alguien, Marco. Alguien que conoce a mi mamá… y me conocía a mí antes de… morir— mi tono de voz va decayendo. —No creo que vengan a buscarme— digo, estarían presos antes de entrar al distrito seis, —y tampoco quiero que lo hagan, ojalá nunca me hubiera cruzado con esa persona.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Marco S. Møller Ayer a las 1:02 pm

Tengo que doblarme más, apretando el lateral de mi torso al sentir el ataque de Murphy. Mi risa se mezcla con mis patéticas peticiones de tregua, y el momento en el que se da un tumbo en la cabeza es el que uso para recuperar el aire. Me enderezo aún con la mano sobre mis costillas, como si estuviera en guardia para otro ataque. Y lo recibo, pero de sus palabras, esas que me hacen soltar otra risa corta y bajita, que más parece que estuviera echando aire por la boca. Elevo los hombros sin decir nada y desvío la mirada al mismo tiempo, haciéndome aún al interesante — Te lo contaré después, te lo prometo — Tal vez. Quien sabe en realidad, pero por mientras podemos dejarlo así, lo que menos necesito es que indague más en el tema y me haga decirle algo que no tengo planeado soltar en al menos otro buen rato.

Tomo nota mental de los lugares que sugiere. Bien, entonces un día de vuelo para terminar en un parque de diversiones. Suena factible, suena factible. Podría incluso ahorrar lo poco que recibo del escuadrón para lograr algo decente y justificarlo como un regalo de mmmmm ¿Cumpleaños?... No, falta mucho para eso. Ya lo pensaré con calma después. — No te preocupes Murph, con todos estos consejos ya lo tengo bajo control. Gracias — No puedo creer que funcionar, ja. Aunque debo decirlo, duele un poco que sí me haya dado consejos para salir con otra chica. Pero detalles, aún tengo esperanza, ¿Verdad?

La verdad no lo sé, aunque quedarnos así, con nuestras bromas y manos entrelazadas, que denotan que siempre tendremos la espalda del otro como los mejores amigos que somos, tampoco está tan mal. — También me lo puedes decir un día sí y un día no — Devuelvo la broma, antes de pasar a temas menos divertidos. Clavo mis ojos en su rostro al notarla diferente, pero lo que dice no es algo para lo que esté preparado. — ¿A tu... mamá? — No es un tema que toquemos realmente, hablar del pasado puede ser doloroso. — ¿Pero qué te dijo esa persona? ¿Te hizo algo? — Hay algo de alarma en mi forma de preguntarle, no tenía idea de que estaba pasando por eso, no debe ser fácil toparte con tu vida anterior cuando ya empezaste una nueva — ¿Planeas encontrarte con ella? Con tu mamá, digo — Ya dijo que no quiere que la encuentren, que la busquen, pero aún así... No sé cómo funcionan ese tipo de cosas en la cabeza, y me preocupa también lo que pueda pasarle. — ¿Estás bien con ello, Murph? — Me separo de ella, sentándome de forma que quedemos de frente. No sé cómo apoyarla con esta situación, pero si necesita hablar, quejarse, romper algo, lo que sea, aquí estaré.
Marco S. Møller
Marco S. MøllerEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Murphy Thornfield Hoy a las 11:32 am

Pero si le acabo de decir que dudo que pueda funcionarle cualquiera de estas cosas con otra chica, ¿no irá a intentarlo, verdad? —Claro, estoy para ayudar en lo que sea…—murmuro, trato de que no se escuche tan brusco, —aunque si me entero que la llevas a escalar y no me invitan, voy a enojarme mucho—, sienta un poco como una patada dar consejos de lo que me gustaría hacer a mí y que se lo ofrezca a alguien, que quizás ¡hasta le dice que no! Ya se lo dije, son cosas Murphy. —Puedo quedarme en mi rincón mientras ustedes tienen su— prenso mis labios con fuerza hasta que saco la palabra fuera, que no es la que está en mi mente, —salida— digo. Y sí, seré de las amigas que tienden a andar como tercera rueda. No tengo idea de cómo será esa chica o que tan bien le caiga, pero Marco es mi amigo y yo llegué primera.  

Y si pierdo un amigo como Marco, ¿a quién iré a contarle cosas como… la gente con la que me encuentro que me conocía antes de morir? No es un tema que vaya a tocar con Logan si me lo cruzo en la cocina haciéndose un café, ni con nadie. Nada de esas personas, ni de lo que pasó en un distrito que ya no existe, significa algo para mí. No lo recuerdo, ni lo quiero recordar. —No me hizo nada…— contesto, —soy yo quien lo golpeó— confieso. Esquivo su mirada cuando gira su cuerpo para quedar de frente a mí y agarro el ruedo de mi camiseta con mis dedos para jugar con este mientras sigo hablando. —¿Por qué iría con mi mamá, Marco? Vivo bien aquí, tengo mis cosas, dentro de dos años seré mayor de edad y viviré por mi cuenta… el momento en que más pude necesitar de ellos ya pasó, no estuvieron, no me buscaron, dieron por hecho que estaba muerta y continuaron con sus vidas, yo también lo hice— esa es la respuesta sincera, pero a la que le falta un detalle, no determinante, sí importante.

»Mi mamá está en los carteles de enemigos del ministerio, Marco…— le cuento. —Pelea contra el ministerio y… desde que nací tuvimos que escondernos en un lugar, luego lo destruyeron, ellos siguen peleando y… no quiero nada de eso. Ni pelear, ni esconderme. Y… no podría ser tu amiga, ¿sabes?— entonces sí lo miro. —Si estuviera con esas personas…— siempre hablo de ellos como si fueran algo ajeno, de lo que ya no soy parte. —No podríamos ser amigos. ¿Y por qué no? Tú sí me ayudaste, ellos solo… todos, todos, todos, siguen adelante como si nada, todos. Y me enoja mucho, mucho, haber tenido que buscar la manera de estar sola por mi cuenta, que gente como tú me haya ayudado, y que ahora aparezcan de la nada.
Murphy Thornfield
Murphy ThornfieldEstudiante del Prince

Volver arriba Ir abajo

There's still a fire in my heart ~ Murphy Empty Re: There's still a fire in my heart ~ Murphy

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.