Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

The knife cuts both ways— Kaila IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

The knife cuts both ways— Kaila

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 13, 2020 2:42 am

Mi manera de correr evidencia lo ansioso que me encuentro por dejar las calles atrás. Las pocas luces que se encienden y no titilan no hacen de mi paso más amable, sino que me recuerdan que estoy atrasado, otra vez. Soy un idiota, claro está, es por completo mi culpa el haberme entretenido con una cliente en lugar de haber terminado el trámite en cuanto el dinero estuvo entregado. Pero… ¿Cómo podía resistirme? Burlarme de los horarios del gobierno solo para pasar un rato en compañía no era algo de mi estilo, pero el hacerme con algunas monedas extras en base a su distracción era demasiado tentador. ¿Moralmente incorrecto? Pues claro, pero ella no va a extrañar los galeones y a mí me sirven para sobrevivir el invierno que siempre es un problema. Los dos ganamos, así que el riesgo es aceptable.

Claro que sé que mi hermana va a estar preocupada y no podré culparla. Las redadas de los últimos meses han sido una locura, los dementores parecen estar descontrolados y la neblina que se levanta por las calles a todas horas solo puede indicar que cada vez son más, alimentados por el miedo y la desesperanza de las personas a la cuales acechan todas las noches. Me enferma, en verdad, porque no veo justicia en que seamos nosotros quienes pagan la mierda que otros han salpicado, sin tener recursos para defendernos de los monstruos que otros colocan por las noches. ¿Cómo se suponía que iba a mantener a Kaila a salvo? ¿Cómo iba a alejarla de los males, esos que son demasiado grandes para mí solo?

No pienso en eso cuando, con vapor saliendo de la boca, me detengo frente a la casita pequeña que compartimos. Solo tiene un piso, pero las ventanas sin tapar delatan que estamos aquí de manera legal. ¿Lo malo? Tenemos un montón de cerraduras además de las rejas en las ventanas, de modo que me cuesta bastante el colocar todas las llaves correctas antes de entrar. Para cuando cierro, olfateo el aire, tratando de descubrir si se ha puesto con la cena o si ha estado en las calles hasta tarde de nuevo — Dime que no será otra vez sopa — bromeo, demorándome en volver a cerrar todo antes de girarme con el regalo de esta noche. No es mucho, pero la barra de chocolate envuelta que tengo en las manos se luce a la perfección gracias a su envoltorio brillando bajo la luz del velador — ¡Y juro que no lo robé!
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Kaila Birdwhistle el Dom Dic 13, 2020 3:50 pm

Hace unos días conseguí una manta que me sirve para tapar la mesa donde tengo cuencos e instrumentos de procedencia dudosa que me ayudan a preparar parte de la mercancía que vendo. Es mi idea de ser emprendedora. Trabajo ya para alguien más vendiendo lo que me piden, pero eso no evita que yo pueda empezar un inocente negocio, ¿No? Tal vez, si hago que se enoje la persona incorrecta, pero mientras no sea algo grande y no haga daño a nadie, todo bien. Me encargo entonces de cubrir la mesa, antes de irme corriendo a la casa, que se supone que debo estar ahí a esta hora, además de que siempre me gusta tener la comida sobre la mesa para cuando llegue Arty. Aunque a veces la comida no resulte ser más que un trozo de pan rancio con arroz quemado. Porque sí, nunca aprendí a hacer arroz de la forma correcta.

Me toma más de lo esperado llegar, pero estoy a tiempo para empezar la preparación de la sopa. En esta ocasión tenemos un par de papas y zanahorias, así que tendrá que bastar con eso. Me encargo pues de hacerla, usando un poco de las hierbas inofensivas que recojo de las afueras. No es nada sofisticado, y ni siquiera puedo asegurar que sepa a algo, pero al menos le da un olor decente. Dejo la cacerola hasta que la verdura está cocida, y entonces la apago. Si lo dividimos bien puede ser cena y desayuno, aunque claro que eso depende de qué tan hambreado llegue mi hermano. Ahora que hablando de mi hermano, ya debería estar aquí...

Una hora más tarde

Ni siquiera yo, que también tengo mis negocios ocultos, me tomo la libertad de pasarme el turno de queda por donde me quepa para llegar tarde a casa. Arty sabe que esta clase de cosas me ponen muy nerviosa. Estaba acostumbrada cuando estaban mamá y papá y no quedaba de otra, pero la idea de perderlo también a él es algo que me asusta mucho. No se lo voy a perdonar, no esta vez, ni siquiera cuando su voz hace que me inunde el alivio. — Sopa, tómalo o déjalo — Le devuelvo la broma, a pesar de que ya me estoy lanzando frente a él para darle un empujoncito que ni siquiera lo mueve de su lugar. — Ya te dije que si vas a llegar tarde me avises o algo — Siempre hay forma de hacerlo. Aunque mi indignación se acaba en el momento en el que la barra de chocolate hace su aparición. — No... — Murmuro, quitándosela de las manos. — Bien, puedo aceptar esto como ofrenda, POR ESTA ÚNICA VEZ — Vuelvo a bromear, dedicándole una sonrisa juguetona, podría bailar con esta barra de chocolate. — Tiene que durarnos más que la última, así que no vayas a comer doble ración — El chocolate es un tesoro. — ¿Cómo estuvo el trabajo?
Kaila Birdwhistle
Kaila Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 13, 2020 4:34 pm

Por mucho que pueda bromear al respecto, he dejado de quejarme de la comida desde que era un niño. Llenarse el estómago cuando eres un squib en NeoPanem es una tarea complicada, hay que ver cómo es cuando son dos. Por lo general, Kaila es quien se encarga de preparar nuestros alimentos al ser quien pasa más tiempo en la casa, de modo que no hay forma alguna que le ponga mala cara cuando sé bien que yo tampoco estoy en condiciones para darle algo mejor. No tengo estudios, magia o posesiones, lo cual me transforma en el último trozo de esta larga e injusta cadena alimenticia. El único motivo por el cual no estamos en el mercado es porque nuestros padres eran magos y se cree que los squibs tienen rastros de magia en las venas, pero sino no hay mucho que nos diferencie de los muggles de los cuales la sociedad tanto se queja.

Apenas me muevo por su empujón, pero eso no quita que mire hacia abajo como si estuviera escandalizado de que me ha tocado — Lo tomo — es mi mera respuesta, que a estas horas el hambre empieza a asomar más que de costumbre y me tengo que rascar la panza en un intento muy triste para calmar los gruñidos de mis tripas — Lo lamento, se me pasó la hora. Un cliente difícil — lo cual no es ninguna mentira, no significa que tenga que saber todos los detalles. Sé que al menos sueno en verdad apenado, que tenerla preocupada por mí no es algo que me guste y ni hablar de que tengo bien en claro de que, en caso de que me suceda algo, ella se quedará sola. Sé que ha crecido, que ya no es ninguna niña, pero allá afuera hay personas que no durarían en abusar de una persona en su condición. ¿Cuánta gente joven termina en situaciones terribles por no tener cómo sobrevivir y acaban en manos de quienes explotan esa debilidad?

Al menos, hoy que seguimos juntos, puedo darme el lujo de reír entre dientes al ver cómo me quita la barra de chocolate y alzo las manos en señal de que se la cedo — Ya, ya, no contaba con poder sobornarte tanto con dulces. Podemos hacerlo durar unos días, hasta pensé que podríamos hervir un poco con leche y hacer chocolate caliente — lo peor del invierno ya ha pasado, pero todavía podemos darnos esos lujos para cumplir nuestros caprichos y creer que, por lo menos, seremos una familia normal que toma cocoa al menos una tarde.

Me siento en el sofá viejo y no muy amplio que decora una de las esquinas, solo para quitarme las botas sucias en un intento de mantener la casa lo más habitable posible. La salamandra está algo vieja y no calienta tanto como me gustaría, pero con las medias podré soportarlo — Bien — con algo de desgano, levanto mis hombros — Conseguí algunas monedas extra, así que pensé que podríamos ir al mercado un día de estos y conseguir algo de carne. Creo que nos vendría bien. ¿Qué te parece? — me levanto del sofá, dejo las botas acomodadas en un costado y me meto en la pequeña cocina para lavarme las manos. El agua sale fría, pero estoy acostumbrado — ¿Vas a contarme qué hiciste hoy u otra vez me dirás que no fue un día interesante? — no puedo evitar sonreírle con gracia — Ya te dije que sospecho que tienes un noviecito y no me quieres contar, solo aviso que sigo manejando esa teoría.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Kaila Birdwhistle el Lun Dic 14, 2020 11:01 pm

Peeeerfecto — Ya sabía yo que nadie rechaza un plato de mi maravillosa sopa. — Espero que siga calientita — Probablemente esté tibia, pero sigue siendo comestible. Enarco una ceja al escuchar la excusa habitual. Sé que probablemente es cierto, los clientes en el norte pueden llegar a ponerse pesados muchas veces si uno no marca la línea desde el inicio. Siendo squibs estamos en desventaja, por ejemplo, cuando a alguno de esos desgraciados se le ocurre sacar la varita, así que lo entiendo. Pero también sé que mi hermano puede manejar ese tipo de situaciones. En dado caso la que tendría más problemas sería yo, aunque me gusta creerme bastante inteligente en ese aspecto. Aún así, prefiero cuando me mandan a hacer alguna entrega en los distritos que están más al centro pero que no son lo suficiente refinados ante mi naturaleza mágica, o bueno, no-mágica.

Me acerco a la cocina dispuesta a servir, dándole la espalda — Ugh, odio cuando se ponen pesadas las personas — Es lo único que respondo al dejar el chocolate en la nevera para tomar los platos hondos y así servir la sopa. Sonrío ante su respuesta a mi reacción, pero enseguida hago cara de puchero. — Ya tengo dieciocho años así que no siempre te servirá, hoy simplemente me tomaste con la guardia baja — Le apunto con la cuchara entrecerrando los ojos para parecer más intimidante antes de darme la vuelta para seguir con lo mío. — Chocolate caliente suena bien, ¿Lo quieres con la sopa? — Arrugo la nariz. — Creo que mejor después de la sopa, no estoy segura de cómo sepa eso — Comento más en un murmuro hacia mi persona.

Camino con cuidado hacia la mesa con los dos platos, porque sé que sí puedo, pasando junto a él mientras se lava las manos. No puedo contestarle porque caminar con dos cuencos calientes procurando no derramar nada requiere concentración, así que hasta que los dejo de forma segura en la mesa puedo abrir la boca. — No puedo decirle que no a eso, mi cuerpo necesita un poco de carne para que esté más guapa — Le sonrío. La verdad es que yo también he conseguido algunos galeones estos días, al entregar unas cuantas pastillas por aquí y por allá, ¿Pero cómo le dices a tu hermano que tienes negocios dudosos cuando siempre ha querido mantenerte a salvo? La última vez conseguí venderle la idea de que estuve de mesera un par de días en un bar, por supuesto que no le gustó pero meh, funcionó. — ¿Qué hice hoy? — Me tomo un par de segundos para pensar en una excusa, dándole el tiempo necesario para que él mismo me la cree. Hasta suelto una risa. — Mmmm quizá tengo dos — Comento a broma haciéndome a la interesante. — Un chico alto muy guapo y una morena, que hay que mantener las cosas interesantes — Me encojo de hombros al reírme. — Ya bueno, no es el caso, pero quizá tenga un pretendiente que me haya querido dar esto, para algún capricho, ya sabes cómo son cuando quieren salir con una — Miento, poniendo los galeones sobre la mesa. No son muchos, pero son los suficientes para acompletar la comida de la semana, quizá comprar un par de manzanas y pan para un par de días.
Kaila Birdwhistle
Kaila Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Mar Dic 15, 2020 6:12 pm

Tengo que confesar que, aunque es un poco agotador vivir a sopa en esta época del año, el aroma que llena la casa me despierta el apetito y hasta me alegra el saber que tendré algo medianamente caliente que vaya a llenarme el estómago. La idea de mezclar el chocolate con el caldo me hace arrugar la nariz y sacar la lengua, hasta que ella misma se corrige y me hace reír — Quizá antes de irnos a dormir suena mejor, sí — le concedo, mostrándome divertido ante su ocurrencia y secándome las manos abriendo y cerrando los dedos como si de esa forma pudiera quitarme la mayor carga de agua. Froto mis palmas con un repasador, así tengo la libertad de ir buscando los vasos y la jarra de agua, esos que llevo a la mesa siguiendo sus pasos para darle una mano. Ya luego me tocará lavar — Más que tu guapura, me preocupa la carne que tengas en tus huesos — más allá de mi sonrisa, me conoce lo suficiente como para saber que hablo en serio.

Me estoy acomodando en la silla de todos los días cuando se me escapa una risa corta y seca que denota sarcasmo como respuesta a sus supuestos noviazgos, esos que sé que no tiene porque dudo mucho que me los dijera de esa forma. Sirvo el agua, acomodo la jarra en el centro de la mesa y ya estoy por llevarme la cuchara a la boca, cuando el comentario que hace me deja con el sorbo a mitad de camino. Los galeones que brillan en la luz cálida de nuestra sala sirven como el disparador de una preocupación que no puedo contener, me meto la cuchara en la boca para no derramar su contenido, pero no puedo evitar tragarla con algo de fuerza — Kai… — la manera en la cual hablo creo que deja en claro que estoy tratando de encontrar las palabras para decirle esto. Sé que es joven, pero eso no la hace ignorante de cómo funcionan las cosas por aquí — ¿Por qué un tipo te daría dinero solo para conquistarte? — podría entender el uso de regalos, incluso hasta le aceptaría el patetismo de las flores — Nadie te ha pedido que hagas nada indebido que no quieras hacer, ¿no es así? — por favor, lo último que quiero pensar de ella es que tiene actividad sexual, pero no puedo evitar que salga al mundo y que alguien más la vea como una potencial compañera. Es mi hermana, pero sé que es una persona.

Carraspeo un poco y muevo mi cuchara por encima de mi sopa — Sé que hay cosas que no tengo que explicarte porque ya eres grande y estoy seguro de que ya las hablaste con mamá, pero si un tipo te da dinero sin conseguir nada a cambio, es obvio que va a reclamar su premio luego. Y puede que pasemos tiempos difíciles, pero nunca— por las dudas, la señalo con mi cuchara — Jamás, creas que tienes que hacer algo así para ayudar con la casa. ¿De acuerdo? — que no quiero sonar brusco, pero tampoco como para dejárselo pasar, que no es tonta.
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Kaila Birdwhistle el Jue Dic 17, 2020 5:55 pm

Arrugo el gesto ante la respuesta a mi broma, pero asiento. No estoy en exceso flaca, pero un poco de carne extra tampoco me vendría mal. Ni a él. A veces siento que se sacrifica mucho por mí, como lo hacía papá, me hace sentir bastante culpable. Arthur ya trabaja mucho en cosas que, asumo, no deben ser muy placenteras, como para también a veces hacerse de la vista gorda mientras empuja una zanahoria extra a mi plato, o cosas por el estilo. Desde que pasó lo de nuestros padres ha sido mucho más complicado, la verdad tenía la ilusión de irme a otro lugar para por fin conseguir tener una vida normal, pero considerando las consecuencias al intento fallido, prefiero mantener la cabeza gacha. Y mantener también el trabajo que seguramente desaprobaría Arty en mi búsqueda de galeones.

Chasco la lengua. Sé que se me están acabando las excusas para poner las monedas sobre la mesa, y gastarlas en otras cosas solo servirían para levantar las mismas sospechas, que sé que mi hermano está más que al pendiente de lo que hay o no en la casa. Mis ojos se desvían a la sopa cuando me siento, y me meto varias cucharadas de la misma para evitar contestarle, antes de limpiarme la comisura de la boca con el dorso de la mano, encogiéndome de hombros. — Yo qué sé, tal vez no sabía ligar y creyó que esa era la forma adecuada — Es una evasiva, que espero que funcione, pero que por su siguiente comentario sé que ha fallado.

De no ser por su rostro serio podría incluso reírme, pero me abstengo, poniendo la misma cara que les dirigía a mis padres cuando me reprendían. — ¡Por supuesto que no! — Exclamo, dejando la cuchara dentro del plato. Su nueva consternación al explicarme las cosas me hace calmar el gesto a uno más dulce, aunque igualmente suelto un resoplido. — Créeme hermano, no tienes que preocuparte por nada de eso, te juro que no fue así — Lo que menos quiero es que se ande con más preocupaciones. — Nunca haría algo así, ¿Está bien? Puedes estar tranquilo, tienes a una hermana increíble — Retomo mi cuchara para darle otro sorbo a la sopa. No sabe a mucho, pero tampoco sabe mal. — Pero si te hace sentir más tranquilo ya no volveré a ver al sujeto, ¿Okay? — De todas formas solo es un chico ficticio que me sirvió en esta ocasión para justificar mis ingresos. Aunque no puedo seguir así por siempre... — Por cierto que he estado pensando en conseguirme un trabajo — Le suelto, bebiendo como si nada el agua. — ¿Qué opinas? Estuve investigando y en uno de los albergues les hace falta alguien que cocine con lo poco que tienen — Espero que no se ponga a revisar de verdad esto.
Kaila Birdwhistle
Kaila Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Lun Dic 21, 2020 6:31 pm

Sí, claro — es lo único que se me escapa en cuanto mete la excusa de que el pendejo no sabía ligar, cuando creo que aquí todo el mundo tiene una noción muy presente de lo que significa ahorrar hasta el último centavo para poder llevar algo a la mesa. El sarcasmo se va transformando poco a poco, mido cada una de las cosas que me anda diciendo y, tengo que admitirlo, empiezo a pensar que me parezco a nuestro padre. Claro que no me molesta si ella decide empezar a salir con alguien, sería muy estúpido e hipócrita de mi parte el decir que no puede hacerlo, pero no me interesa que le anden pagando para que haga vaya a saber qué cosas en los callejones oscuros del norte. ¿Me estoy montando un drama mental? Sí, lo sé, pero… ¡Vamos, conozco a los hombres! No diré que alguna vez he pagado por sexo, pero sí que he hecho trueques con algunas de las chicas de las posadas. Cosas que ella no tiene que saber, claro.

Le respondo con un asentimiento quedo de la cabeza y vuelvo a hacerme con la cuchara, aunque mis ojos quedan fijos allí donde ella colocó los galeones — Mientras no hagas poco digno, puedes ver a quien quieras. Solo debes estar segura de sus intenciones y eso es todo — que viviendo donde vivimos esa clase de cosas quedan expuestas a los pocos minutos de conocer a alguien. Al menos, cuando vuelvo a centrarme en la cena en lo que busco relajarme, la noticia siguiente me deja más pensativo que preocupado — ¿Qué clase de albergue? — pregunto con casualidad — Sé que no nos vendría mal algo de dinero extra en casa, pero tampoco quiero que te exploten o algo parecido. ¿Es una paga aceptable? — sorbo un poco más de nuestra cena, me acomodo en el asiento para inclinar el plato hondo hacia mí y así poder pescar mejor las verduras — Tienes la edad suficiente como para trabajar si así lo deseas, pero tampoco quiero que te sientas obligada a hacerlo. ¿Lo entiendes?
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Kaila Birdwhistle el Dom Dic 27, 2020 4:33 pm

Su sarcasmo, su mirada, sus palabras, todo me recuerda a cuando tenía diez años y se me ocurrió quedarme tiempo de más jugando afuera con una de las vecinas. Entiendo los peligros del norte, crecí con ellos. Entiendo de dónde vienen sus preocupaciones e incluso puedo ver el parecido con mi padre. Pero ya estoy grande, soy capaz de cuidarme, de cuidarlo. Es lo único que he querido siempre, no causar problemas, tratar de tener una vida, ayudar. Claro que antes no me dejaban, querían mantenerme al margen de sus trabajos. Ahora que mamá y papá no están he decidido seguir mi propio rumbo. Digo, de todas formas ya estoy en las urnas como tributo, ¿Por qué no podría llevar este tipo de negocios? Lo peor que me puede pasar ya pasó, Arthur sigue partiéndose el lomo a diario para cuidarnos, no puedo quedarme en casa como una malcriada, y si la forma más inmediata de poner galeones en la mesa es de dealer, ¿Por qué no? Por supuesto que no me atrevo a decirle la verdad, de hacerlo probablemente se encargaría de que no volviera a esas movidas, considero incluso un milagro no habérmelo topado en todo este tiempo. La verdad es que no sé cómo reaccionaría, son meras especulaciones, pero no me atrevo a perder esta oportunidad de aligerarle la carga, incluso si yo puedo empezar a experimentar para tener más mercancía, ¿No es algo bueno? Se podría decir que soy una emprendedora, claro que sí.

Tú tranquilo, tienes que confiar más en mí, ya no soy una niña — No sé cuántas veces le he dicho lo mismo, sé que no ve como tal y tal vez el abalanzarme por una barra de chocolate no ayude a mi caso, pero, hey, ya estoy grande. Además de que cualquier niño que nace en el norte es inmediatamente adulto. — Además, ¿No has tenido tú varias novias ya o así? — La verdad no vengo manejando bien ese dato, pero cualquier cosa para librarme de culpas, culpas que ni siquiera existen porque no tengo novio, ni pretendientes, por más increíble que suene. Me llevo la cuchara a los labios, y así me mantengo, alternando de mi boca al plato hasta que me acabo dos cuartos de la cena de golpe y entonces disminuyo el ritmo, cesando cuando pregunta por el supuesto trabajo en el albergue — Un albergue para huérfanos, en el centro del distrito — Contesto de inmediato con naturalidad — Es una paga aceptable, al menos lo suficiente para aprovechar el tiempo y ayudarte a poner cosas sobre la mesa — Sonrío con suficiencia. — Hermano, no tienes nada de qué preocuparte, déjame cuidarte para variar — Estiro mi pie para empujar ligeramente el suyo en señal de juego —Tú igual empezaste a trabajar joven, yo no hago nada más que cuidar de la casa y salir a veces, no viene mal — Me encojo de hombros — Podría incluso ayudar a comprar más carne, algo para nuestros huesitos — Y para ayudar a mi guapura — Es eso o siempre podrías conseguirme un empleo en lo que tú haces, ¿No crees?
Kaila Birdwhistle
Kaila Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Arthur C. Birdwhistle el Dom Dic 27, 2020 11:54 pm

La mirada que le lanzo deja bien en claro que sé que ya no es una niña, no me lo tiene que repetir; lo malo es que el resto del mundo también se dará cuenta de ello y yo no podré hacer nada para evitarlo — Si hablamos de novias como novias— lo dejo en el aire, con una mueca que deja bien en claro que las relaciones nunca se me han dado muy bien y que, al fin de cuentas, he estado demasiado ocupado en mi trabajo como para andar teniendo pareja estable. Me encojo de hombros y se lo dejo a la imaginación, que tampoco quiero comentar mi vida íntima con ella cuando, claro está, no son cosas que quiera compartir con mi hermana menor. ¿Tienen algo malo? No, claro que no, pero ustedes me entienden… Hay cosas que son privadas.

Me termino la sopa con la tranquilidad de que mi estómago se encuentra satisfecho y acabo estirando las piernas por debajo de la mesa. Bebo del agua en lo que medito lo que me está contando, no sé de qué albergue habla pero hay varios sitios en el norte con niños muertos de hambre. Son sus palabras las que me hacen sonreírle desde atrás del vaso — Sabes que no necesito que me cuides — no es una expresión egocéntrica, sino más bien una que busca tranquilizarla por esa parte de la ecuación — Mi trabajo no es uno que quiera para ti y lo sabes bien. Mientras haya que arriesgarse en ello, prefiero ser yo el que lo haga y tú busques otra cosa, más tranquila. Mejor que sea solo uno de nosotros dentro y no ambos, que nunca se sabe cómo pueden terminar las cosas — bajo el vaso para apoyarlo sobre la mesa y me levanto, estirándome para empezar a juntar aquello que hemos utilizado antes de que no me permita lavar — Si tú quieres este trabajo en el albergue, puedes hacerlo siempre y cuando te sientas cómoda. Si algo no te gusta, déjalo — hago una pila de nuestros platos y vasos, pero me detengo a mitad del viaje a la cocina para mirarla con seriedad — Sabes que siempre puedes ser honesta conmigo, ¿no?
Arthur C. Birdwhistle
Arthur C. Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Kaila Birdwhistle el Mar Dic 29, 2020 1:08 pm

El único comentario donde habla de su vida romántica, y que deja en suspenso, me hace soltar un resoplido pero no presiono el tema. Si no me quiere contar, pues que no lo haga, de todas formas no es algo de lo que hablemos mucho cuando tenemos más cosas de las qué preocuparnos. Eso y que me hace sentir culpable que el tener que quedarse a cargo de una adolescente le corte todo el tiempo, la energía, y el dinero, que podría dedicar a otras cosas y disfrutar de su vida como un veinteañero casi normal, o al menos para lo que se preste aquí en el distrito cinco. Por donde se le vea, si solo fuera él tal vez podría llevar una vida mejor... Ugh, es por esto que quise tomar ese trabajo sospechoso como dealer, pero tampoco puedo decírselo, ¿Verdad? Mucho menos después de que dice que su trabajo no es uno que busque para su hermana menor.

En el norte es difícil encontrar un trabajo que sea por completo honrado — No es novedad que la gente siempre quiere sacar provecho de los pobres norteños que no tienen mucho. Sobre todo cuando los norteños en cuestión resultan ser un par de sqibs. Así fue como terminé en primer lugar en el trabajo que tengo hoy. Aún así puedo ser lo suficiente cínica para sonreírle cuando habla del supuesto trabajo en el albergue — Claro, sí, sí, checaré primero qué tal me va — Mi sonrisa cesa con lo siguiente que dice, mientras ayudo a llevar los platos al trastero. Trago grueso para comerme la culpa que me da esconderle esto. ¿Puedo decirle que soy dealer? Tal vez sea tema para otro día — Lo sé, tú también puedes decirme lo que sea, aunque toques temas de tus novias invisibles
Kaila Birdwhistle
Kaila Birdwhistle

Volver arriba Ir abajo

The knife cuts both ways— Kaila Empty Re: The knife cuts both ways— Kaila

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.