Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Vie Dic 11, 2020 10:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El regreso al once ha sido silencioso. Dentro de mi cabeza, procesar los últimos días me genera un cierto grado de incomodidad, de esos que te obligan a buscar nuevos hilos de pensamiento con tal de sentirte un poco mejor contigo mismo. Conocido por sus terrenos extensos y plantaciones marchitas, conseguir una granja para nosotros  en este territorio no ha sido difícil, aunque lo malo es el haber tenido que movernos por kilómetros hasta el norte del distrito hasta dar con una casa pequeña, vieja y arruinada, cuya apariencia delata que ha sido revisada en otras ocasiones y que nadie vive aquí desde hace mucho tiempo. ¿El lado positivo? Los dementores ni se molestan en venir seguido a este lugar y la puerta trampa en el piso del salón nos dejaría escondernos en caso de que vengan. ¿Lo malo? Estamos lejos de absolutamente todo, de modo que buscar algo de comer puede llevar horas y la nieve no es que nos permita tener alguna huerta.

Es por eso mismo que me encuentro solo.  Sage y George han salido en busca de alimento, posiblemente para generar una reserva que dure días ahora que regresamos y, estoy seguro, mi hermano se ha llevado a mi amigo solo para que le ayude a encontrar productos que no nos acaben intoxicando. Es positivo, en cierto punto; no es como que tenga ánimos de andar por las calles, cuando todavía estoy tratando de procesar la conversación que he tenido con ese hombre. Ni siquiera me siento capaz de ponerle nombre en mi cabeza, no cuando sé con quién se relaciona y cómo puede llegar a afectarme. En algún punto sé que no debería ser tan duro conmigo mismo, pero creo que tampoco puedo evitarlo. Convencerme de que ha sido lo mejor es la parte más dura.

Estoy con la cabeza metida en la vieja chimenea, chequeando si las maderas aún son utilizables o si debo buscar más, cuando el golpe en la puerta me obliga a asomarme entre estornudos a causa del polvo. Con la mano contra la nariz, percibo el acelere de los latidos de mi corazón. ¿Quién se ha tomado la molestia de venir hasta aquí? Mis ojos van de inmediato al sofá antiguo y mugroso del rincón, ese que no pudimos limpiar del todo y detrás del cual se esconde mi arma. Otro golpe, por las dudas me muevo en puntitas y asomo un ojo por una de las cortinas, esas que me permiten espiar al exterior. La imagen de la cabellera rubia hace que mi boca se transforme en una mueca de incredulidad.

La puerta se abre de un tirón, pero lo primero que sale por ella es mi brazo, rápido como una garra que se aferra alrededor de la muñeca de Lyra Pearson y jala de ella para ponerla a salvo dentro de las paredes de esta sala que, mal que mal, se supone que es mi nueva casa — ¡¿Qué demonios haces aquí?! — a pesar de que estemos solos, trato de bajar la voz. Nuestras conversaciones vía celular fueron escuetas, confío en el manejo de Mimi para evitar hackeos pero aún así jamás me he explayado demasiado. Meneo la cabeza, sin saber si sonreír o frustrarme en lo que doy un paso hacia atrás para verla mejor — Estás loca. Lo sabes, ¿no? — por si las dudas, yo se lo recuerdo.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo


Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Dom Dic 13, 2020 1:27 am

El tener que movilizarme para encontrarme con sus ojos me hace dar cuenta de lo rosado que debo verme, incluso cuando afuera tiene pinta de estar helado y, en verdad, ruego que George y Sage se demoren en lo que sea que se encuentren haciendo como para llegar en un momento como este. Me permito el sonreírle en lo que noto como los músculos de mi cuerpo, esos que se habían tensado, se relajan por el cosquilleo agradable de sus caricias por mi piel — La locura ya estaba demostrada, solo lo confirmaste al romper… ¿Cuántas leyes en dos minutos? — tampoco es que seamos personas que vivan bajo la ley, pero podrían condenarla a muerte por tan solo hacer algo como esto. Tampoco le doy mucha importancia ni se me va el aire bromista cuando su boca vuelve a reclamar la mía, en un contacto mucho más lento, que me permite sentir cada trazo de sus labios.

Su voz me interrumpe, pero eso no hace que me separe de ella. Eso sí, se me escapa una risa algo nerviosa en sus labios, presionando con algo de ansiedad el contorno de su cintura con mis dedos — Eso escaló rápido — es un susurro que busca bromear con ella, beso con cuidado su labio inferior antes de continuar hablando — Solo… Bueno, ¿recuerdas lo que te comenté de la virginidad en el verano? — no recuerdo la fecha, solo que estábamos en el lago. También creo que ese mismo día le había dicho que podía presentarle a mi hermano, lo que hace todo esto todavía más raro — Eso no ha cambiado en todo este tiempo. Y ya sé que solo hablaste de compartir colchón, pero creo que era necesaria la aclaración — ni siquiera sé por qué, así que voy a echarle culpa a la marihuana, esa que me atonta mucho más de lo normal.

Hay veces que las palabras sobran. Mi torso se mueve sobre ella para que nuestros cuerpos se acomoden, buscando que dejemos los almohadones atrás para recostarnos a lo largo del sofá. Apoyo la rodilla entre sus piernas para evitar irme contra ella y mis manos se colocan a sus costados, elevándome sobre su rostro para poder rozar mi boca contra la contraria. Suspiro en ella, consciente de cómo el cabello se me va para adelante y me dificulta la visión — Eso no quiere decir que me oponga a compartir colchón contigo — le aclaro en un susurro, buscando el volver a besarla. Una de mis manos se apoya en su cuello, acariciando la calidez donde se sienten sus latidos, antes de bajar con sumo cuidado. Luego de tanto frío, no viene mal el sentirse vivo.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Dom Dic 13, 2020 1:47 am

Me río entre dientes cuando se recrea en lo de mi locura. Si bien desde que escapé de mi casa y me mudé con Amber he mantenido un perfil bajo, es verdad que nunca hasta hoy había experimentado lo que es romper todas las leyes posibles en un acto personal, alejado de la lucha colectiva o las creencias políticas. Y me siento más libre que nunca. Porque he salido del nueve, he viajado hasta el once y ahora estoy aquí, con Jim, habiendo recuperado en el cuerpo todo el calor que había perdido por culpa del clima infernal, olvidándome por completo de que lo que estoy haciendo podría significar multitud de sentencias de muerte para mí. Pero oye, siendo que mi existencia ya de por sí rompe leyes, por el simple hecho de estar en contra de ellas... Prefiero romperlas como me de la gana y aprovechar esta sensación de vivir sin cadenas.

Le miro con atención, notando su nerviosismo, y pestañeo con sorpresa cuando empieza a justificarse y a contarme que lo que ya me dijo en su momento, en el lago en verano, sigue siendo el caso. Por unos segundos mi mente viaja a ese instante de sol, calor, agua y salpicaduras, y no puedo evitar pensar que parece otra vida completamente. Pero fuerzo a mi mente a volver al presente, tarea que la hierba dificulta, para mirarlo con seriedad —Oh, Jim, no...— meneo levemente la cabeza, dudando sobre por qué ha considerado necesaria la aclaración —. Gracias por compartirlo, pero no pasa nada. Es decir... No tenemos que hacer nada con lo que no nos sintamos cómodos— dejo claro, mirándole a los ojos —Y, ya que estamos con aclaraciones... Yo llevo sin estar con nadie desde que dejé a mi novio de la adolescencia. Y no se le daba muy bien, sinceramente. Así que llevo años de sequía y tengo el listón exageradamente bajo— bromeo, en un intento de decirle que nada de lo que pueda hacer va a decepcionarme —Y, por ahora, todo lo que estás haciendo me gusta— añado, en un susurro.

Su cuerpo se coloca encima del mío en este sofá, que a mí me parece mil veces más cómodo de lo que realmente es. No sé si por lo agradable del momento o porque me noto flotando en una nube de comodidad y despreocupación por la droga que hemos compartido, pero el caso es que no me movería por nada del mundo. Sus labios vuelven a los míos y rodeo su cintura con un brazo, mientras el otro lo muevo hacia su rostro, que tomo con suavidad mientras dura el beso —Es que si te opones a compartir colchón conmigo me voy ahora mismo— bromeo, besándole de nuevo con algo más de necesidad. Ambos sabemos que no me iría ahora mismo por nada del mundo. Así como estoy, atrapada debajo de él y disfrutando de la calidez de sus labios, me quedaría por años.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Dom Dic 13, 2020 2:13 am

No me esperaba tener esta conversación en cuanto abrí la puerta, de verdad. Lo único que me sale hacer es reírme entre dientes, como si la intimidad que supimos compartir en momentos menos comprometedores fuese una que ahora mismo se siente ajena a nosotros, cuando en ese momento no hubiera creído que terminaríamos donde nos encontramos ahora. La idea de marcharme no se asomaba ni en lo más remoto, acabar enrollados en una granja en el fin del mundo se me hubiera hecho una idea de locos. Asiento para darle a entender que he comprendido, pero eso no quita que me muerda los labios con cuidado — Solo dime si la cago — porque quizá solo hablamos de una cama, pero siempre voy a preferir el tener las cuentas claras. Lyra me importa, sobre todas las cosas es mi amiga y cuidar de eso me parece más importante que cualquier instante de bochorno.

Volver a besarnos se siente como algo que podría hacer por horas. Puedo notar el calor que siento en la piel, pero no tiene nada que ver con el suéter que llevo puesto o la chimenea que jamás llegué a encender. Me río en sus labios, en un gesto juguetón que me traiciona y que culmina con un mordisco suave en su boca — No podría oponerme a algo así. No ahora… — no cuando mi voz sale en un suspiro, no cuando está claro que los dos estamos cayendo en un espiral que nos evita el sacarnos las manos de encima. Mis manos buscan sus muslos, esos que empujo para poder enroscar sus piernas alrededor de mi cintura y eliminar la distancia entre nosotros, esa que empieza a resultar un fastidio.

Mis manos descienden de su cuello hacia su pecho, las yemas provocan una caricia suave en lo que recorren el contorno de su torso hasta presionar su vientre. Soy consciente de cómo tomo aire con pesadez en su boca, de cómo mi cuerpo se mueve contra el suyo mientras, con un tanteo ciertamente tímido, mis caricias se cuelan por debajo de su ropa para presionar la piel alrededor de su ombligo. El pase se vuelve un poco más firme con el correr de los centímetros, elevando la tela de sus prendas hasta que rozo el contorno de su sostén, allí donde me detengo. He besado gente, pero siempre me he puesto un límite. He intimado con otros, personas que solo buscaban cierto placer en intercambiar favores por comida. Nunca llegué a este punto sin tener que dar o recibir nada a cambio, lo que me hace vacilar sobre su boca al momento en el cual me doy cuenta de que estoy esperando una señal, una advertencia, un empujón o todo lo contrario. Estoy pendiente de una puerta que no se abre, de modo que parpadeo para poder verla con ojos entornados, incluso cuando hablo sobre su boca — Haré lo que tú quieras que haga — susurro — Pero necesito tu ayuda — porque este es su terreno más que el mío, que en mi vida cierto contacto jamás estuvo permitido. No así.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Dom Dic 13, 2020 12:55 pm

Sonrío contra sus labios, con algo de ternura, porque su forma de decirle que le avise si la caga en algo me demuestra que esto que estamos haciendo no es un error. Que lo que priorizaremos, pase lo que pase, será cuidarnos, por lo menos en esta ventana de tiempo, en este pequeño paréntesis que se ha abierto cuando hemos prendido el cigarro y que va a cerrarse, probablemente, cuando su hermano y Sage crucen por la puerta de entrada. Por lo menos si planeamos quedarnos aquí —Tú avisa también si hago algo que te incomoda— le pido, jugando con los mechones de pelo de su nuca. Porque no sé qué parte de todo lo que tuvo que hacer en el pasado le marcó como un trauma o es simplemente un mal recuerdo, pero no quiero hacer nada fuera de lugar que pueda avivar esas memorias que, traumáticas o no, seguro no son buenas.

Cuando nuestros labios vuelven a juntarse lo hacen entre risas, y me siento más cómoda que nunca. El mordisco hace que yo también me ría entre dientes, y cuando sus manos me atraen hacia él y mis piernas, por inercia o por instinto, rodean su cintura, un jadeo sale de mi boca. Por la proximidad, tal vez. Por el calor que me está invadiendo desde hace ya unos minutos —Genial...— no quiero que se oponga. Quiero poder dormir a su lado esta noche, ya que tenemos que pasarla aquí juntos. No sé si por esto que estamos haciendo o para aferrarme a los ratos escasos que podremos compartir antes de que yo tenga que volver al nueve y esto quede como una anécdota de algo que no podrá repetirse tan a menudo como podría gustarnos. Quiero que olvidemos por unos instantes nuestras situaciones respectivas y disfrutemos de la compañía ajena. Del roce de nuestros cuerpos. De los besos. De la ligereza que le ha dado la hierba a todo.

Un escalofrío agradable recorre mi columna vertebral cuando sus manos empiezan a apoderarse de mi cuerpo. Noto sus dedos bajando por mi costado, colándose por dentro de mi ropa, y pese a lo helado de su tacto, yo tengo de todo menos frío. Le beso con más intensidad, apretando las piernas alrededor de las suyas, sin querer que se separe de mí lo más mínimo. Sus yemas suben hasta tocar la tela de mi sujetador y abro los ojos, entonces, dándome cuenta de su momento de duda. Sus palabras me hacen sonreír levemente y sujeto su rostro con suavidad para besarle, lentamente, sonriendo —Yo quiero que hagamos lo que tú quieras— le respondo, también en un susurro —, pero si quieres esto, pide tanta ayuda como necesites— termino, sin borrar la sonrisa de mi rostro. Me muevo un poco, arqueando el cuerpo, llevando una de mis manos a mi espalda. Con habilidad, desabrocho mi sostén y le miro a los ojos, sonriendo —Jim...— jadeo, entonces, contra su boca, tomando la mano que tiene debajo de mi ropa para subírsela, dejando que pueda notar la tela de mi sostén más suelta, ya desabrochada, abriéndole las puertas a que explore lo que hay debajo, que me explore a mí.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Dom Dic 13, 2020 4:22 pm

La verdad es que no tengo en claro si existe una lista en alguna parte de las cosas que quiero hacer o dejar de hacer con ella. Lyra siempre me ha parecido una mujer atractiva, pero no había considerado el acabar de esta manera con ella, tan consciente de cómo todos los nervios de mi cuerpo se encuentran despiertos y dispuestos a cada una de las sensaciones que nos regalamos. Tengo que apoyar mi peso en una mano para darle el espacio a arquear su espalda, la manera que tiene de jadear mi nombre es la invitación suficiente que necesito para que mis labios vuelvan a los suyos, para que cada caricia de mi boca o toque de mi lengua se encuentren predispuestos y atentos a ella, a su aliento, a la forma necesitada que tenemos de besarnos como si tuviéramos solo hoy para hacerlo. Es probable que así sea, pero eso no va a detenerme.

La manera en la cual me guía es solo un estímulo, mis dedos reaccionan por su cuenta para explorar dentro de su sostén, consciente de cómo mi respiración se va volviendo densa, poco a poco, en suspiros que mueren entre besos y delatan el calor que me recorre desde la boca del estómago. Apoyo mi peso en las rodillas para poder usar ambas manos en tironear sus prendas superiores, presa de una repentina urgencia que busca apartar su abrigo como si la necesidad de tocar su piel con mayor libertad fuese imperiosa. Dejo caer las prendas al suelo, apoyo la mano en el nacimiento de su cuello y respiro, dándome el lujo de mirarla a los ojos. No es la primera vez que veo un torso desnudo, pero sé que las circunstancias son muy diferentes — Eres jodidamente hermosa, Ly — susurro. Es una apreciación honesta, que quizá no hubiera dicho en otra ocasión — Podría hacer esto lo que nos queda de día y de noche, si no me vuelvo loco en el proceso.

Mis palabras pueden sonar a broma, pero mi cuerpo delata que no estoy mintiendo. Presiono su boca con la mía pero no la poseo, me limito a bajar por su mentón y recorrer su cuello con tanta sed que pareciera que estoy bebiendo de su piel. No puedo dejar de tocarla, mis manos tienen libre albedrío en lo que recorro su cuerpo, cada curva, cada rincón como si mi capacidad de respirar se fuese en ello, mientras mis labios se centran en marcar sus pechos, su abdomen, su vientre. Allí apoyo mi mentón, levanto la mirada para chequear su rostro antes de volver a bajarla, soltandola solo para tener la libertad de pelearme con el cierre de su pantalón. El tirón hacia abajo no se lo quita, pero me da la libertad de regresar mis labios a los suyos, mientras mi mano se cuela entre sus piernas en señal de exploración. Me oigo jadear contra su boca, allí donde se me escapa una risa cómplice —Ha pasado un tiempo desde la última vez que hice esto — confieso. Cada caricia es un nuevo mundo, cada instante me llena de un ardor casi febril. Mis besos se vuelven entrecortados a causa de mi forma de jugar con ella, como si cada toque no fuese suficiente. Mi pecho sube y baja, cada vez más pesado, hasta que en algún momento aparto la mano de la calidez entre sus muslos y la apoyo sobre su vientre. Le sonrío con complicidad, paseo mi boca de la suya hasta su pómulo, donde plantó un ligero beso — Eres tan cómoda y suave — es una observación hasta divertida, que creo que es la primera vez que puedo hacer esto sin un segundo pensamiento asomando por la cabeza.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Dom Dic 13, 2020 6:54 pm

Sus labios regresan a los míos y ya pocos besos quedan que no vayan acompañados de jadeos entrecortados. El ambiente se me hace más denso, más confuso, como si la única nitidez del momento la poseyera él y sus gestos impacientes mientras deja que sus manos exploren mi torso. La necesidad con la que se deshace de mi ropa me enciende todavía más y busco su boca, respirando pesadamente. Pero me encuentro con su mirada, y no puedo evitar una sonrisa ante la sinceridad de sus palabras. No es la primera vez que me dedican palabras aterciopeladas en situaciones así, pero algo en el brillo de sus ojos hace que mi sonrisa se ensanche —Tú tampoco estás nada mal— bromeo, acariciando la línea de su mandíbula con suavidad. Lo digo en tono de broma, pero realmente no está nada mal. Tiene unos ojos preciosos, y aunque unos cuantos quilos de más no le vendrían nada mal, es un chico guapo —Y si quieres hacer esto durante el tiempo que me queda aquí... No seré yo quién te pida lo contrario— le susurro.

Su boca busca la mía de nuevo pero, esta vez, lejos de quedarse en ella, empieza a bajar, recorriendo mi cuerpo. Y se siente bien. Maravillosamente bien. Sus labios bajan por mi mentón, mi cuello. Cuando llegan a mis pechos no puedo esconder un gemido que sale de entre mis labios de forma entrecortada, y entonces llega al cierre de mi pantalón. Lejos de mostrarse tímido o dudoso ante ese botón cerrado, se apresura a desabrocharlo y a tironear mi ropa. Le miro, sonriendo, y cuando vuelve a mis labios de los míos ya está saliendo un gemido menos sutil. Porque sus dedos llegan entre mis piernas, exploran, acarician. Y es un jodido sueño —¡James!— gimo su nombre contra sus labios, mientras sus dedos se mueven con más habilidad de la que habría esperado —Pues no lo parece... ¡Oh!— invado sus labios, insistente, disfrutando de cada segundo, de cada sutil movimiento de sus dedos, empezando a notar por todo mi cuerpo un temblor de placer que hacía mucho que no experimentaba.

Sus dedos se retiran de entre mis piernas y le miro a los ojos, como exigiendo más, pero topándome con su sonrisa, que no puedo evitar devolverle —Pues todavía no has visto nada...— bromeo, cariñosa. Beso sus labios una vez más, explorando su boca entre jadeos, y termino cortando el beso y apoyando mi frente contra la suya, con la respiración acelerada —Oye... ¿Tal vez deberíamos cambiar de lugar?— propongo, mirando hacia la entrada con algo de apuro —No sé si a tu hermano y a Sage les hará mucha gracia encontrarse con esta estampa cuando lleguen... Y yo, por lo menos, creo que prefiero limitar el número de personas que me ven desnuda— bromeo, besándole de nuevo al terminar la frase. Le aparto un mechón de delante de los ojos y atrapo mi labio inferior entre mis dientes —¿Qué me dices, me enseñas tu cuarto?— pregunto, coqueta, con una sonrisa inocente.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Dom Dic 13, 2020 7:21 pm

¡¿Qué?! — a pesar de las risas que se me escapan, es la primera reacción que me brota instantánea en cuanto exclama mi nombre; mi expresión muestra confusión, sí, pero no deja de ser un claro disfrute de ver su reacción, esa que me toma desprevenido y, al mismo tiempo, consigue alimentar mi necesidad de exploración. Correspondo a ese beso hambriento, tanto como si su urgencia fuese la mía y cada instinto, cada impulso, fuese en sincronía. Quizá hay cierta torpeza en la manera en la cual nos besamos, provocada por el atropello que me transforma en alguien ansioso, porque aunque dije que podría pasarme horas de esta manera tengo la ligera sensación de que nunca estoy satisfecho y que esto podría volverse una tortura. Me quema la nuca, estoy seguro de que mi palidez no ayuda a disimular el calor rosado de los pómulos y tengo bien en claro que mis labios se encuentran hinchados y brillosos, pero no tienen intenciones de dejarla ir.

La sonrisa que me regala junto a sus palabras me hace mover una ceja con picardía, a pesar de que no alcanzo a responder al verme silenciado una vez más por ella. Que se aparte para volver a hablar solo consigue que mi mano se coloque en su nuca para tratar de regresar a sus labios, pero es lo que dice lo que me deja a mitad de camino y le echo un vistazo a la puerta. Siendo honesto, estaba empezando a olvidarme que ellos siquiera existen — Gracia seguro que les hace, aunque no creo que queramos soportarlos — aseguro, notando lo pastosa que sale mi voz. Me obligo a aclarar mi garganta con un carraspeo, ese que choca contra su boca cuando vuelve a besarme. Unir el hilo de pensamiento es algo que me cuesta en momentos como este, tanto que estoy seguro de que frente a su propuesta lo único que consigo hacer es mirarla con cierto grado de confusión, hasta que mis ojos se expanden — Claro, sí, eso — para ser una persona tan elocuente, me siento decepcionado de mí mismo.

Apoyo las manos en los costados del sofá para moverme sin aplastarla, aunque mi peso nunca ha sido demasiado y dudo mucho que genere una molestia. Me pongo de pie con un salto algo ridículo, levanto las prendas que dejé caer y las cuelgo sobre mi hombro, porque ya que estamos huyendo de aquí, tampoco voy a dejar pruebas en el camino. Por lo demás, paso los brazos alrededor de ella y la estrecho contra mí, sonriéndole con gracia — Déjame guiarte, es un camino largo y tortuoso — que claramente no lo es, pero luego de haberme acostumbrado a su calor siento que la casa es helada y llegar hasta allí se sentirá eterno; tanto así, que pego mi boca a la suya en lo que tiro de ella, tratando de contener las risas cómplices que se van escapando y que caen entre las paredes del pasillo, se camuflan con los crujidos de la madera de la escalera y nos alejan de la escena del crimen.

Mi habitación es la primera de la planta alta, elegida así porque soy quien más habla con ambos integrantes de la casa y prácticamente les queda de paso cuando tienen que pedirme algo. No es un dormitorio muy extenso, cuenta con un armario de madera oscura en uno de los rincones y una cama de dos plazas, sí, pero de hierro más que nada oxidado. Las cortinas continúan corridas cuando nos colamos dentro, bloqueando muy poca de la luz solar en lo que cierro la puerta de un portazo detrás de nosotros, usando la misma para apoyar su espalda y tomar su rostro entre mis manos. Las prendas que coloqué en mi hombro vuelven al suelo, pero apenas las escucho al estar más ocupado en los besos falsamente calmos que dejo no solo en su boca, sino también por el resto de su rostro. Sé bien que mi cuerpo se apega al suyo, buscando un roce íntimo de forma instintiva, en lo que trato de contener los suspiros que se me escapan sin ser capaz de dejarlos dentro — Sabía que habías hecho todo este viaje por esto… — la pico en un susurro divertido que choca contra su pómulo, dejando que una de mis manos vuelva a bajar por su cuerpo en una firme caricia. Acabo escondiendo el rostro en su cuello y engancho los dedos en el borde de su pantalón suelto, ese que tironeo para buscar que caiga del todo — Voy a empezar a despedirme más seguido, si esto es lo que consigo.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Dom Dic 13, 2020 10:43 pm

Realmente ser objetivo de comentarios incansables por parte del hermano y el amigo de Jim no es algo que me apetezca en exceso, así que niego levemente cuando dice que no cree que queramos soportarles, dándole la razón en eso. Le miro con una pequeña sonrisa mientras se levanta de encima mío y me levanto yo también, cuando su cuerpo libera el mío. Aunque, la verdad, tras solo segundos separada de él ya echo de menos su tacto agradable, la calidez de su piel contra la mía. Por suerte para mí, parece que él tampoco puede mantenerse alejado mucho tiempo, pues vuelve a rodear mi cuerpo y bromea, arrancándome a mí una risa suave —Puedo imaginarlo... No te separes mucho de mí durante el camino, temo perderme— bromeo, con una sonrisa de diversión, antes de volver a recibir sus labios sobre los míos.

Y no lo hace. No se separa. Es casi como si temiéramos que, al cortar el contacto físico, este momento desapareciera. Subimos la vieja escalera de madera agarrándonos con la misma ansia que comparten nuestros besos, con miradas y caricias furtivas que culminan cuando llegamos a su cuarto, la puerta se cierra y yo me encuentro atrapada entre ésta y su cuerpo, que me busca otra vez. La ropa vuelve a caer al suelo y yo me río mientras él deja un rastro de besos por todo mi rostro. Siento cómo la calidez del momento me va a mantener viva por dentro durante el resto del invierno. Jamás me había imaginando terminando así con Jim, pero la verdad es que, ahora mismo, entre besos, entre caricias, con los roces de su cuerpo buscando el mío, todo se siente correcto —Claro, era mi único objetivo— me río entre dientes, una risa que se convierte en jadeo cuando sus manos alcanzan de nuevo mi pantalón —Si lo que quieres conseguir es esto, también puedes plantearte pedirlo, y no armar escenas melodramáticas, ¿no?— bromeo, antes de buscar su boca de nuevo para besarle —Así que ya sabes... Conmigo no hacen falta más despedidas, si el objetivo es este— le guiño el ojo y bajo mis manos también, ayudándole. Me deshago de mis zapatos y mis pantalones a patadas y sonrío, quedando solamente con la parte de abajo de mi ropa interior cubriéndome. Una pieza de ropa negra, pequeña y, ahora mismo, completamente innecesaria.

Levanto la mirada hacia él, divertida, y abro el botón de su pantalón con cuidado. Dejo que mis labios y los suyos se encuentren, en una breve lucha de exploración de la boca ajena, mientras mis dedos deslizan la cremallera de su pantalón hacia abajo. Tironeo levemente de la ropa, dejando que se desprenda y empiece a caer, y pego completamente mi cintura a la suya, buscándole —Espera... Mierda— jadeo sobre sus labios y levanto la mirada hacia sus ojos —¿Tienes protección?— le pregunto, apoyando la frente en su hombro, con mi pecho moviéndose al compás de una respiración demasiado acelerada ahora mismo —Sino yo tengo en mi cartera, llevo siempre encima...— añado, como queriendo aclarar que, ahora que hemos empezado, no voy a dejar que nada nos impida seguir. Aunque también estaría bien no tener que pasearme por esta casa desnuda, todo sea dicho. Pero mi mochila ha quedado en el piso de abajo, y mi cartera dentro de ella.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Dom Dic 13, 2020 11:15 pm

Ya deja de llamarme melodramático o pondré música ambiental cuando tengas que marcharte — a pesar del divertido tono amenazante, mi venganza llega en forma de mordisco sobre su mejilla. ¿Hace cuánto tiempo no me doy el lujo de bromear abiertamente como lo he hecho esta tarde? Que, está bien, sé que no me paso los días llorando por los rincones, pero sé reconocer que mis ánimos han estado por los suelos en las últimas semanas y Sage no sabe si prefiere soportarme quejoso o fumado. Es fácil dejar esas cosas de lado cuando ella se encuentra así conmigo, dándome el calor que no tenía idea que ansiaba y necesitaba hasta ahora, dejando que esta casa se vuelva nuestra zona segura por un rato. Tan segura que puedo notar como ella misma se encarga de patear el pantalón en lo que yo me remuevo para apenas despegarme de su boca en lo que tironeo de mi abrigo, dejando que pase a formar parte de la pila de prendas que se va haciendo más grande a cada rato. Estaré pálido y escuálido, pero no es nada que ella no haya visto antes y creo que, entre todos los conflictos con respecto a estas cosas, ninguno es lo suficientemente importante cuando existe la confianza.

Me doy cuenta de cómo hundo mi estómago ante el cosquilleo que me produce el sentir cómo es ella quien se hace cargo de mi cremallera, esa que me resulta un completo estorbo en lo que nos apegamos el uno al otro, conscientes de nuestra casi completa desnudez en lo que mis brazos, largos como pueden serlo, la rodean para mantenerla cerca de mí. Hasta consigo quitarme los zapatos, lo cual es un plus para eliminar el pantalón del camino. Que se separe de manera tan repentina me desconcierta, tanto que tengo un momento de no comprender lo qué sucede — ¿Algo anda mal? — no quiero sonar alarmado, pero antes de meter la pata, prefiero asegurarme. Claro que ella tiene la respuesta de inmediato y la manera en la cual levanta la mirada a la nada deja en claro que me había olvidado de ese pequeño detalle — Ah… Eso… — ¿Es posible sentirse tan ridículo sin siquiera intentarlo? — No, bueno… No pensé que debería traer condones cuando vine para aquí… — Por favor, me siento completamente patético. ¿A quién iba a follarme, de todos modos? No es como que haga sociales todos los días. Podría revolverle el dormitorio a George, pero no estoy seguro de dónde podría tener algo así, de modo que opto por lo seguro. Pellizco su mentón para hacer que me mire, dejando un rápido beso en sus labios — Iré yo. Si alguien entra, ya conocen mis calzones — lo cual nos evitaría unas cuantas preguntas.

Así es como, del momento más erótico de mi vida, paso al instante poco tolerable de bajar las escaleras de dos en dos en calzoncillos, en pleno invierno, maldiciendo una y otra vez lo despistado que puedo llegar a ser cuando se me da la gana. Encontrar la mochila de Lyra no me cuesta demasiado, sí es más complicado hurgar ahí dentro hasta dar con su cartera. Para cuando lo consigo, me siento un intruso que chequea las pertenencias ajenas hasta que, entre algunos galeones, encuentro el paquete que estaba buscando. Muy bien, no entiendo cómo llegué a esto ni tampoco estoy muy seguro de cómo se hacen estas cosas. Supongo que lo mejor es seguir el instinto y… Genial, ya estoy monologando en mi cabeza de pura ansiedad. No debería haberme dejado solo.

Para cuando regreso al dormitorio, cierro la puerta detrás de mí tan fuerte que delata que estoy muriendo de frío. Piso las medias para tirar de ellas y quitármelas, aunque la manera de temblar evidencia que estar allí abajo, solo y sin ropa, no ha sido la idea más inteligente que he tenido en mucho tiempo — Espero que funciones como estufa, porque me he sacrificado por el equipo y creo que tengo el culo congelado — le confieso con gracia, levantando la mano en la cual tengo el condón para enseñarle que lo he encontrado, antes de acercarme a ella para buscar sus labios una vez más. Es un beso corto, interrumpido por una risa que me brota sin desearlo, en lo que aparto algunos mechones de su pelo para no comérmelos en lo que jugueteo con sus labios — Esto ha sido lo más bizarro que he hecho en un tiempo… — confieso, apagando un poco la voz.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Lun Dic 14, 2020 12:56 am

Me río, imaginándole haciendo sonar música dramática mientras abandono esta casa, pues resulta una estampa bastante ridícula. Aunque, siendo justos, creo que de algún modo cuando él se fue del 9 en mi mente había algún tipo de música dramática, mientras él se alejaba en el lluvioso ambiente de las calles del distrito y yo me encerraba en el cuarto adaptado para las fotos y revelaba imágenes de momentos bonitos disfrutados con él. ¿Y si, al fin y al cabo, la melodramática soy yo? Aparto esos pensamientos de mi mente, acordando conmigo misma que será mañana el día de decretar si soy una melodramática o no, dependiendo de lo que pase cuando tenga que largarme de aquí, y me centro en él, en cómo se deshace de la parte de arriba de sus ropas mientras yo me peleo con el cierre de su pantalón. Y, cuando le tengo casi desnudo del todo delante de mí, sonrío para mis adentros. Porque estará más blanco que la tiza y estará algo desnutrido, pero hay algo en él que me sigue pareciendo extremadamente atractivo. Y tal vez no es nada físico. Tal vez es la confianza que tengo en él, o cómo me está gustando su forma de tocarme y besarme. No lo sé. El hecho es que me muero de ganas de él como hace mucho que no deseo a nadie.

Su confusión ante mi pausa obligada me preocupa durante unos instantes, pero enseguida entiende a qué me refiero y me rasco la nuca, riendo un poco —Siempre hay que llevar alguno encima, Jim, estas cosas nunca se saben— bromeo —, es decir, imagina que estás pasando la tarde aburrido en esta granja y de repente aparece una joven con comida y en busca de calor humano y tú no tienes protección. Sería un desastre, ¿no?— bromeo, con este ejemplo tan evidente que narra casi al dedo lo que podría haber pasado hoy. Con la diferencia de que yo no venía en busca de calor humano. O no únicamente, por lo menos.

Le devuelvo el beso cuando dice que irá él a buscarlo y asiento, agradecida por el gesto —Vale, juro no irme a ningún lado— bromeo. Le miro marcharse por la puerta y me muevo, colocando mis pies encima de la ropa tirada por el suelo para no sentir el frío tan directamente. Me permito, ahora sí, observar su habitación. No es mucho, pero es más de lo que imaginaba que podría encontrar. Tiene una armario, tiene una cama doble con colchón. Este lugar no tiene ningún lujo, pero por lo menos les permitirá sobrevivir.

Dejo de repasar el cuarto con la mirada cuando regresa y cierra la puerta de golpe y me río entre dientes al verle tembloroso, afectado por el frío del invierno —Oh, créeme, pienso compensarte mucho por haberte sacrificado por el equipo— le digo, cogiéndole el condón mientras nos fundimos en otro beso. Le rodeo con mis brazos, haciendo que su cuerpo quede completamente pegado al mío, y sonrío —Vaya, ahora casi me arrepiento de no haberte seguido para ver lo que hacías— comento, con una sonrisa jocosa. Dejo que mis manos recorran su espalda, en una mezcla de intento de hacerle entrar en calor y gestos cariñosos, mientras mi boca vuelve a la suya, reclamando sus labios como si los hubiera echado de menos durante los minutos que ha estado fuera de la habitación. Sin despegarme de él voy empujándole, suavemente, hacia su cama. Cuando sus piernas tocan el borde del colchón llevo mis manos a sus hombros y presiono, haciendo que se siente y colocándome yo a horcajadas encima de él, sin separar mi boca de la suya, sin querer descansar ni por un instante de los besos que nos estamos dando —¿Ya vas entrando en calor?— le pregunto, con voz suave, en un susurro casi seductor, dejando a un lado las bromas y entrando en un terreno de puro deseo.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Lun Dic 14, 2020 1:18 am

No esperaba menos — mi voz suena a un ronroneo, mucho más grave y arrastrado que mi tono normal en lo que ella se hace con el envoltorio y mis brazos se ocupan en cerrarse a su alrededor, buscando una vez más el contacto directo con su piel en lo que mis labios la besan con cuidado, disfrutando de cada toque. Su comentario me hace reír en su boca, justo cuando una de mis manos desciende hasta aferrarse a sus glúteos — Ya sabes, solo fui dando algún que otro salto para poder mantener el calor corporal, aunque creo que esto es mucho mejor — que ser una ardilla temblorosa por toda la casa no tiene mucho que ver con encontrarme a solas con ella, en un cuarto que nunca se me hizo cálido pero que ahora mismo me parece el sitio idóneo para dejarse derretir. Hay una parte de mí que enciende la alarma de los nervios y la ansiedad en cuanto noto los empujones, consciente de hacia dónde van a llevarme en lo que permito que mis pies sigan sus órdenes, clavando mis dedos en su piel y respirando sus besos, cada vez más urgentes. Me dejo caer sentado sobre el borde de la cama y marco mis yemas contra sus muslos, levantando mis ojos hacia ella en lo que mi mentón roza su pecho. Estoy seguro de que mi mirada se ha oscurecido — Imposible no hacerlo — le concedo.

Quizá así tenían que ser las cosas. Tal vez, durante todos estos años en los cuales llegar a este punto fue un misterio, era porque debía acabar en esta cama recóndita con una compañía en la cual confío hasta con los ojos cerrados. Los besos que voy dejando por su cuerpo demuestran que no tengo intenciones de continuar hablando, demasiado enfocado en tratar de memorizar a qué sabe cada rincón de su piel, dónde se sienten los latidos de un corazón que debe pesar tanto como el mío. Me remuevo en la cama para alejarnos del borde, ayudándome de mis brazos para moverla conmigo sin dejar de cederle el poder al tenerla sobre mí, mientras me pierdo en marcar su torso no solo con mis labios, sino también con mi lengua y unos dientes que la raspan con cuidado. No es hasta que me inclino hacia atrás, a lo ancho del colchón y no a lo largo, que busco tironear su última prenda hacia abajo para sacarla del camino, buscando un mayor contacto con sus caderas. No sé cómo, pero lo consigo, dejando que su ropa interior acabe vaya a saber dónde.

Levanto las manos para acariciar su rostro, apartando algunos cabellos en un intento de ver si se nota tan agitada como yo. La idea me hace sonreírle, consciente de cómo mi cuerpo entero se encuentra expectante y el pecho me duele de la excitación. Mis dedos se cuelan entre nosotros, buscando el calor entre sus muslos como una prueba, mientras que la mano opuesta se ocupa de sostenerle el mentón para no perderme de sus ojos — No tienes idea… — susurro, notando el jadeo que se me escapa entre los labios. Me remuevo una vez más, tratando de presionar el roce — De lo mucho que te deseo ahora mismo — ella ha tomado el condón, lo que me da el paso a creer que es quien lleva la situación, al menos por ahora. Está más que claro, no solo por mi modo de volver a besarla sino también de aferrarme a ella, que me encuentro a merced de su capricho, enloquecido por tenerla conmigo y para mí por este día.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Lun Dic 14, 2020 1:36 am

La imagen de Jim saltando por la casa cual gacela, con sus extremidades larguiruchas y temiendo por el poco calor de su cuerpo se me hace bastante graciosa. Pero ahora mismo estoy demasiado llena de deseo como para poder centrarme en cosas graciosas. Otro escalofrío más, porque ya he perdido la cuenta de todos los que me ha causado, me recorre entera cuando su mano se aferra a mi trasero y me impide separarme de él —Oh, es sin duda mucho mejor— susurro, dejando que mis labios rocen los suyos a cada sonido que emite mi boca.

Y no sé en qué momento pasa, pero siento que me abandono completamente a mis instintos. Al deseo que me embriaga. Su mirada denota que él está en la misma situación, y yo no puedo hacer más que agarrarme a su cuerpo mientras se mueve hacia el centro de la cama. Me pierdo en el océano de besos, caricias, mordiscos y lamidas que doy y recibo. Me muevo, sin salir de encima de sus piernas, ayudándole a deshacerse de la última prenda que le quedaba y sonrío, mirándole. Completamente desnuda, indudablemente llena de deseo por él, sintiéndome hasta afortunada de haber podido encontrar, en este lugar recóndito y helado, un sitio agradable y lleno de un calor reconfortante. Y con ganas de hacer que su primera vez sea algo que no olvide jamás.

La forma en que sus manos viajan a mi rostro y me hacen pausar unos instantes el ritmo acelerado es exquisita. Le miro, con mi pecho moviéndose arriba y abajo a más velocidad que antes, deseosa de él, de sentirle. Su mano vuelve a explorar entre mis piernas mientras mis ojos están clavados en los suyos. Jadeo, entreabriendo los labios cuando lo hace, cuando noto, de nuevo, su tacto buscando mi placer —Jim...— su nombre sale de entre mis labios en un ronroneo, mientras busco su boca para besarle, con la mente a cien por hora y el corazón a mil —Con que sea solamente la mitad de lo que te deseo yo... No sé cómo todavía no me has hecho tuya— le digo, en un susurro. Mis manos, ansiosas, bajan a sus calzoncillos. Dirijo el torrente de besos a su mentón y su cuello, mientras termino de bajarle la última pieza de ropa que llevaba puesta. Cuando quedamos los dos desnudos, él con su mano buscando mi placer, mis labios recorriendo su piel, el condón esperando al lado... Siento que explotaré de placer. Bajo una mano a su miembro, gimiendo contra la piel de su cuello, y lo rodeo con delicadeza con mis dedos, empezando un movimiento suave que busca llevarle al límite y, así, terminar de eliminar el poco autocontrol que nos queda ahora mismo, igual que está haciendo él conmigo.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Lun Dic 14, 2020 1:55 am

No tengo una respuesta coherente a ello, la verdad. Todo lo que ha pasado hasta ahora, desde que llegó hasta que acabamos en mi cama, se me hace una enorme hilera de eventos que fueron transcurriendo tan atropelladamente que no puedo encontrar una lógica de cómo sucedieron. ¿No estábamos fumando, hablando de despedidas y decisiones? ¿No habíamos acomodado las cosas en la alacena? Porque todo eso me ha llevado a tardarme demasiado en tomarla como ella lo pide, haciendo que un vaivén de mi cabeza deje en claro que no puedo contestar, porque si tengo que decir algo la verdad es que solo seré capaz de aclarar que he sido demasiado lento, demasiado idiota e inexperto y que ahora mismo, con ella quitándome la última prenda de ropa, me doy cuenta de que no hay marcha atrás. De que quiero hacer esto, que lo ansío con todo lo que puedo ser ahora mismo, porque en mi cabeza solo hay una sola idea y el resto de los pensamientos se evaporan por completo a causa de ella.

Me dejo hundir en el colchón, consciente de mis labios entreabiertos y los párpados pesados a causa de los besos que deja en mi piel, dueños de los suspiros que se me escapan sin perdón ni permiso. Mis dedos se clavan en su espalda baja con algo de brusquedad, tensándome ante las caricias que me hacen vibrar y me arrebatan un gemido involuntario. Es perfecta, ella, toda ella. Se siente como una corriente picante, de esas que pueden durar horas en las cuales solo me importará lo que haga y cómo, siempre y cuando esta sensación no se termine. No tengo idea por cuánto tiempo me impongo el autocontrol, pero llega un momento en el cual mi cuerpo se agita y soy incapaz de quedarme quieto. Tomo su hombro, empujándola con urgencia para hacerla caer de espaldas contra la cama y giro, lo más rápido que puedo, para colocarme sobre ella. No tengo pudor cuando cruzo los brazos por debajo de sus piernas y las separo, buscando con la mirada la imagen de su cuerpo dispuesto antes de deslizar mis besos por sus piernas. No me cuesta mucho llegar con mi boca al punto donde se acumula su calor y su calidez, apretando sus muslos alrededor de mí como si el aire se me fuese en ello.

Podría quedarme una eternidad allí, escuchando cada respiración, midiendo cada temblor. El único motivo por el cual se termina antes de sentirme enloquecer es porque me obligo a alejarme para recuperar el bendito paquete, ese que abro con cuidado para sacar el condón y dejar el envoltorio a un lado. Sé que hay un éxtasis dispuesto a lo desconocido, temo que mis manos tiemblen demasiado y, aún así, creo que lo consigo más rápido de lo que hubiese creído. Por extraño que parezca, el acomodarme entre sus piernas es algo que hago con algo más de cuidado, quizá hasta más lento. Apoyo una mano justo al lado de su rostro, me permite el rozar sus labios en lo que mis ojos entreabiertos buscan los suyos, dispuesto a cumplir con su petición. Muevo los omoplatos, siento mis hombros tensos dentro de un cuerpo que busca la relajación del placer. Me siento jadear en su boca, demasiado seco, demasiado fuerte, al buscar estar dentro de ella. No tenía idea de lo que estaba esperando, pero es muy fácil el dejarse ser un montón de nervios, sudor y excitación cuando se trata de alguien como Lyra. Pierdo la consciencia de cómo funciona el cerebro, porque estoy muy ocupado en perderme en un océano de brazos, besos y caderas que se encuentran, una y otra vez, como si fuese una coreografía atolondrada que poco a poco empieza a encontrar su ritmo. Ignoro el sonido del hierro oxidado, cuando me preocupa mucho más el escucharla a ella, el oírme a mí, el saber que su nombre sale de mi boca en más de una ocasión por culpa de los gemidos que ahogo en sus labios, en su piel, en su oído. Todo el mundo huele a ella, incluso yo. Las sábanas se desarman, no sé cómo, no sé cuando. Solo sé que, muy dentro de mí, algo explota con un cosquilleo agradable. Algo parecido a la felicidad, después de tanto tiempo.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Lun Dic 14, 2020 4:49 pm

Su cara de placer es, y lo digo estando cien por cien segura, de las cosas más preciosas que he podido ver en mi vida. Acerco mis labios a los suyos, besándole entre respiraciones cortadas por nuestros propios movimientos. Es un momento exquisito. Aunque no sé bien cómo hemos llegado a este punto, o no termino de procesar si es culpa de lo que hemos fumado o si habría pasado aún sin sustancias de por medio, sé que no lo cambiaría por nada. Porque se siente demasiado bien, y porque creo que podemos permitirnos, ni que sea por hoy, desconectar de las preocupaciones del día a día, de las persecuciones, del peligro, y centrarnos en la calidez que emanan nuestros cuerpos cuando se rozan, se juntan, se buscan.

Una expresión de sorpresa sale de mis labios cuando él toma la iniciativa y nos hace cambiar de posición. Le miro, tumbada en la cama, encantada. Con las piernas entreabiertas y una expresión en mi rostro que deja claro que, ahora, pasara lo que pasara, lo haría todo por y con él. Espero sus labios sobre los míos cuando se inclina hacia mí, pero en vez de eso él empieza a bajar. No esperaba que hiciera esto. Pero me hace adorarle todavía más. Abro más las piernas y me muerdo el labio inferior con fuerza, ahogando el gemido que me inunda cuando se hunde en mí y mi humedad se vuelve la suya. Bajo las manos a su pelo, que acaricio y tironeo suavemente mientras su lengua explora mi placer, entre jadeos que explican, por si mi cuerpo no lo hiciera lo suficiente, que lo que está haciendo ahora mismo supera todas mis expectativas y me deja a punto de estallar.

Todavía no me recupero de la sensación maravillosa de tenerle hundiendo su boca en mí cuando se incorpora y, por cómo rompe el sobre, veo que ya está listo. Sonriendo, con mi mente flotando en este ambiente cargado que se ha formado, le recibo encima de mí. Mis manos van a sus hombros y mis dedos se clavan en su piel, mis uñas marcan con líneas rojas que, sobre el lienzo blanco, serán tan efímeras como el momento que estamos compartiendo. Su cuerpo y el mío se acoplan con facilidad sorprendente, como si hubieran sido creados exclusivamente para eso, y mi jadeo cálido choca en su piel cuando esta coreografía entre sábanas y el frío invernal empieza a hacerse más constante, más rítmica. Mi cuerpo se tensa con cada movimiento ajeno. Mis caderas acompañan a las suyas en un vaivén desesperado por encontrar el punto de culminación. Y es tal la excitación que llevaba acumulando mi cuerpo desde que me ha tumbado en el sofá hace un rato, que me basta con deslizar mi mano hacia abajo y rozar el centro de mi placer para explotar en un éxtasis anunciado, esperado e increíblemente satisfactorio. Mi espalda se curva en lo que lo hacen mis labios, esbozando una sonrisa de puro placer. Mi cuerpo, tembloroso, sigue recibiendo el suyo, mientras de mi boca sale su nombre en susurros y jadeos, repetidas veces, como en un agradecimiento fugaz por este instante de máximo placer.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Lun Dic 14, 2020 5:26 pm

Cuando el tiempo parece detenerse por un momento, luego da la sensación de que empieza a funcionar más rápido. La forma en la que tiene de removerse debajo de mí me hace creer que estamos cayendo en el hilo de un frenesí, en el cual los sonidos que emite hacen eco en mis oídos y me envuelven al punto en el cual el mundo exterior parece estar en completo silencio. Podría decir con claridad cada lugar en el cual siento sus manos, el roce de su anatomía completa contra la mía, incluso la abrazo con necesitada fuerza en cuanto ella se arquea y, puedo apostarlo, jamás he estado tan aferrado a nadie en toda mi vida. La siento ardiente y temblorosa, quizá porque yo también lo estoy y, aunque empujo cada vez más sus piernas hacia atrás hasta colocarlas sobre mis hombros, estoy seguro de que podría llegar más lejos. Como cuando quieres probarte a ti mismo que puedes seguir rascando una cascarilla sin lastimarte, porque cada vez que pasas la uña se vuelve más y más placentero hasta que consigues abrir la herida. Claro que este es un cosquilleo diferente, se hace con cada parte de mí como si fuese imposible volver a un estado de neutralidad, cuando sé que tampoco podría soportarlo. Todo lo que se enciende, termina estallando.

Sé que el mundo ha dado un salto cuando mi corazón lo hace y me escucho ahogar un gemido en su oído, allí donde respiro tan fuerte que sospecho que debo aturdirla. Reconozco las pulsaciones que van disminuyendo a pesar de que el calor sigue presente en mis pómulos, beso con cuidado su mejilla y busco sus labios, esos que saboreo con una extraña calma que parece salida de otro planeta, si consideramos el escándalo que fue el arrebato de hace unos minutos. Poco a poco, voy soltando sus piernas, mis manos acarician su cintura y, con un ligero suspiro, me acomodo a su lado. Uno de mis brazos cae sobre su vientre, escondo el rostro en el hueco de su cuello y su cabello despeinado, mientras me relamo los labios inflamados. Permito que el silencio se haga en la habitación, no muy seguro de lo que se dice en casos como estos. Beso su hombro con un toque suave, aún sin salir de mi escondite — ¿Lyra? — pronunciar su nombre me sale de forma ronca. Tengo que carraspear un poco para volver a hablar. Mis dedos dibujan un círculo casual alrededor de su ombligo — Eso fue mejor que pasar el tiempo apostando sobre las ridiculeces de las cámaras de seguridad, puedo jurarlo.

Mi propia tontera me hace reír por lo bajo, quizá de un modo algo chispeante. Me atrevo a moverme para echarle una miradita, girando sobre mí mismo para acabar panza abajo, clavando los codos en el colchón y uniendo mis manos. Esto me permite tener la cabeza en alto para poder mirarla mejor entre los rulos que han terminado cayendo sobre mis ojos — ¿Está todo bien? — no puedo evitar el chequearlo, pasando la mirada por sus facciones, tratando de admirar cada uno de los detalles que han cambiado desde que ha llegado. Su boca se ve más rosada, sus mejillas tienen rastros de fogosidad. No puedo contenerme y levanto una mano para acariciar, con mucho cuidado, su labio inferior — Espero que nadie haya llegado en el mientras tanto, porque sino la cena esta noche será un poco incómoda — me permito el bromear, torciendo mi boca en una sonrisa.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Lyra E. Pearson el Lun Dic 14, 2020 7:08 pm

Mi cuerpo sigue viéndose recorrido por unas finas corrientes eléctricas cargadas de placer, que recorren mi columna vertebral hasta llegar a mis extremidades, haciéndome sentir un cosquilleo agradable en las puntas de los dedos y contribuyendo a que la neblina de puro placer que confunde mi mente se espese todavía más, asentándose de la más agradable de las formas. La inercia me hace seguir acompañando los movimientos de James, en lo que él levanta mis piernas y yo jadeo, notando cómo quedan apoyadas en sus hombros mientras los movimientos imparables y cada vez más ansiosos me hacen querer cumplir todos y cada uno de sus deseos. Cuando el cenit le alcanza y su placer choca contra mi cuerpo le rodeo el cuello. Mi corazón bombea con tanta fuerza que parece que quiera salirse de mi pecho y mi respiración, profunda y cargada, empieza a calmarse poco a poco. Termina tumbándose a mi lado, escondiendo el rostro en mi cuello, y yo dejo que mi mano se pose en el brazo que ha dejado sobre mi cuerpo y le deje, en la piel, suaves caricias. Todavía me encuentro recuperándome, pero juro que esto ha sido lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

¿Sí?— cuando pronuncia mi nombre giro la cabeza para observarle, y la broma que sale de entre sus labios, rosados por el frenesí de los besos, no hace otra cosa que arrancarme una risa suave. Sonrío, devolviendo mi mirada al techo. Está claro que, en caso de pasar, tenía que ser así, ¿no? Un inicio torpe y atropellado, un frenesí repentino, un placer inigualable y un final íntimo, nuestro, con bromas y caricias que me hacen querer quedarme en esta cama para siempre —Oh, eso no te lo discuto. Ha sido mucho, mucho mejor— le concedo, mirándole de nuevo.

Se recoloca en la cama y sonrío, observando su rostro. Me pregunta si está todo bien, y es en su gesto delicado, en la caricia en mi labio, que presiento que jamás perderemos las ganas o simplemente el instinto de cuidarnos el uno al otro —Está todo más que bien, Jim— le aseguro, con una sonrisa. Le acaricio la mejilla, sonriendo un poco, y tomo una gran bocanada de aire, todavía tratando de acompasar mi respiración y devolverla a la normalidad —Yo también lo espero— coincido, riendo entre dientes, porque realmente sería bastante incómodo enfrentarme a similar panorama. Me remuevo levemente en la cama y me acerco a él. Mi rostro queda a escasos centímetros del suyo y sonrío un poco, divertida —Voy a decirte esto solamente una vez, porque tampoco es cuestión de inflarte el ego— bromeo, pellizcándole delicadamente el mentón —, pero ha sido genial. De verdad, pocas veces había disfrutado así— le digo, con sinceridad, y me permito dejar un beso suave sobre sus labios, un beso lento, alejado de las ansias previas a todo esto. Cuando separo mi boca de la suya vuelvo a dejarme caer encima de la cama, cansada, y abro los brazos en dirección a él para que vuelva a mí. Tal vez solo quiero esto, ahora. Un abrazo mientras esperamos a que llegue la hora de cenar. La sensación de saber que le tengo cerca. El calor que emana, que me llena el alma.
Lyra E. Pearson
Lyra E. PearsonFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por James G. Byrne el Lun Dic 14, 2020 7:27 pm

Puedo suspirar con calma, tomo su afirmación como que las cosas no se han arruinado entre nosotros, que lo que ha ocurrido no le hizo pasar un mal momento y me quedo con eso, como algo que podemos guardar para nosotros. Sé muy bien que por sobre todas las cosas es mi amiga y, para alguien que no ha tenido a muchas personas cercanas a lo largo de su vida, creo que es importante el tener en claro que nada de lo que ha sucedido aquí fue con intenciones de arruinar lo que ya teníamos. No tengo mucha experiencia en el área, pero tengo la seguridad de que no es necesario complicar las cosas cuando dos personas tienen la confianza para compartir lo que sea, incluso el encontrarse sin ropa en una cama que, poco a poco, empieza a sentirse un poco más fría. Su risa se entremezcla con la mía, haciendo que levante los ojos por un momento al imaginarme la escena — Sage podrá parecer tranquilo, pero estoy seguro de que sería casi tan insoportable como George — aseguro con tono divertido.

No me alejo en lo que ella se acomoda, sino que vuelvo a unir mis manos sobre el borde del colchón y le mantengo la mirada. La advertencia me hace sonreír con gracia, no aparto los ojos de los suyos incluso cuando ella pellizca mi mentón y yo muevo el rostro hacia abajo para alcanzar a besar su mano en un gesto rápido — ¿Y pretendes que no se me infle el ego? — me mofo, a pesar de que mi expresión se relaja un momento — Gracias — supongo que por todo. Por la confianza, por el piropo, porque no se aleje en cuanto todo ha pasado. Al contrario, nuestros labios vuelven a encontrarse con mucho cuidado, me tomo este momento para memorizar cómo se siente ahora que otras urgencias se han aplacado. Me relamo allí donde aún tengo el sabor de ella y observo cómo se recuesta, invitándome con un gesto que tomo de inmediato y me acomodo a su lado, pasando un brazo a su alrededor para empujarla contra mí. El otro cruza encima de su cuerpo, me regala la suavidad de su piel y lo tibio de su temperatura.

Nunca me puse a pensar demasiado en cómo sería el hacer esto, solo tenía en claro que no quería hacerlo con las personas que buscaban un beneficio en un sitio que yo odiaba. Supongo que tampoco habría podido imaginar cómo se siente, es uno de esos misterios que tienen que revelarse por sí solos. Mis dedos acarician sus brazos, sus hombros, mientras que mi mentón se recarga contra su frente y puedo oler el perfume de su cabello. Ya tendremos tiempo para hablar, hay una cena que preparar, caras que fingir y, sobre todas las cosas, una noche entera en la cual estoy seguro de que podemos reducir nuestras horas a esta cama.
James G. Byrne
James G. ByrneFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸ - Página 2 Empty Re: Use my best colors for your portrait — Lyra ⁺¹⁸

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.