Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

Is slowly getting red, +18 — Colin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Mar Dic 01, 2020 9:32 pm

20 de enero

La clara mirada de la veela no conseguía encontrar un punto en el que concentrarse; curiosa, emocionada e hiperactiva, sus pasos solo iban y venían por la residencia que ocupaba, contenta con el hecho de que Beverly hubiera decidido quedarse aquella noche donde sus sobrinos y pudiendo disfrutar de lo que tanto amaba: la soledad. Siempre estaba rodeada de la misma, se regocijaba en ella, pero no era lo mismo tenerla frente a los demás que poder disfrutarla por completo y como quisiera hacerlo. Los pies de la rubia acabaron apoyados en la mesa baja de la sala recibidor cuando se estiró en el sofá que ocupaba. Su mano se balanceó en el aire, moviendo el líquido ámbar que restaba en el vaso bajo que portaba. Los hielos resonaron en el silencio de la vivienda y lo único que acompañó tal sutil sonido fueron las bajas risas que dejaba ir, uniéndose los leve quejidos que soltó al estirarse por completo y sentir su cuerpo liberarse por momentos. Realmente necesitaba aquello, olvidar todo lo que la rodeaba durante unas horas, perderse en sí misma.

Aunque se sentía sola, terriblemente sola. Siempre acababa de bebiendo sola aunque tuviera alguien a quien recurrir, pero, ¿realmente los tenía? Lucía como alguien capaz de gestionar sus sentimientos, de no verse afectada por lo que la rodeaba y pasarlo con indiferencia cuando, en realidad, solo escondía lo mucho que le preocupaba todo lo que acontecía a su alrededor. Los recuerdos de lo ocurrido; el hecho de que hacía un año del momento en el que se convirtió en algo totalmente diferente a lo que era, el largo proceso por el que tuvo que pasar para aceptar lo que le hubo pasado y no terminar siendo la que acaba con su propia vida. Parecían recuerdos lejanos, muy lejanos, pero solo había pasado un año desde que volvió a la vida. Dejó que el dulzor se expandiera por su boca en un último trago que apuró el contenido del vaso. Un cubito se escabulló entre sus labios, masticándolo, en lo  que dejó la comodidad del sofá para caminar con algo de dificultad por el pasillo central. Si cerraba los ojos podía aparecerse, podía hacerlo si le dedicaba algo de atención y concentración al asunto, pero no se iría con las manos vacías, ¡aquello era del mal gusto!

Una tonta risa rebotó en el silencio, con la veela colocándose de puntillas para tomar otra de las botellas de la última leja de la cocina. Definitivamente se había aprovisionado correctamente, era una genio, su cerebro iba mil pasos por delante de ella misma. La abrazó contra su cuerpo y trató de mantenerse totalmente recta. — ¿Qué puede ser lo peor? ¿Qué perdamos un brazo? — habló en voz alta refiriéndose a ella y a alguien más, obviamente a la veela que se removía inquieta y molesta por la actitud de la rubia, esperando impaciente a que se descuidara para ser ella la que tomara el mando; siempre al acecho. — Cuando aprendí a aparecerme me dijeron que hiciera una cuenta atrás, pero no concentrándome demasiado en los números o perdería la imagen de a donde quiero ir. — se recordó a sí misma en voz alta con los ojos cerrados y una obvia falta de equilibrio que se volvió ingravidez cuando sus pies dejaron atrás el suelo firme.

También le enseñaron a aterrizar, y siempre lo había hecho bien, mas en aquella ocasión los huesos de la rubia dieron de pleno contra la fría nieve que aún se extendían por la mayor parte del distrito. Al menos no había sido barro o un árbol. Habría sido demasiado patético acabar colgada de un árbol. — O no. — completó sus pensamientos en voz alta en lo que se acomodaba los pantalones de traje que aún llevaba ya que, sin más, no se los hubo quitado al regresar de trabajar. Lucía como la típica empleada que acababa de tener un problema laboral y se había ido directa a un bar al salir del trabajo. Una grave risa escapó de entre sus labios y se acercó hasta la puerta. En otras circunstancias las dudas habrían atenazado su mente y la habría hecho retroceder, pero se sentía lo suficientemente envalentonada como para apoyar, que no pulsar, el dedo contra el timbre de la vivienda. Su dedo se mantuvo allí mientras su mirada vagaba por la fachada y el jardín delantero, sintiendo el impulso por apagar la calidez que se extendía por sus venas lanzándose a la nieve en el momento que la puerta se abrió y sonrió como una estúpida.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Miér Dic 02, 2020 3:58 pm

La casa todavía está a oscuras cuando escucho que golpean, los primeros minutos al llegar suelo pasarlos así, me guío entre los pasillos que ya conozco, sabiendo donde está cada mueble y desprendiéndome del reloj para dejarlo en un cuenco de la entrada. No me gustan especialmente las casas con varias habitaciones, cuando uno vive solo, llenarlas de luz es un recordatorio innecesario de lo grande que son los espacios y lo poco que hay para ocuparlos. Así que las habitaciones frecuentadas son las esenciales, la cocina siempre una parada obligatoria al llegar luego de una ronda, busco dentro del refrigerador algo para tomar y lo único que encuentro son tristes botellas de agua con las que tengo que conformarme, así lo hago antes de ir a la puerta para comprobar que no sea Cale por si me olvidé de algo. Para evitar todo desastre, quedó como el encargado de controlar mis transformaciones cuando en las rondas nos alejamos a los límites del distrito, por desastre me refiero a no terminar metido en alguna trampa o pisando en falso por adentrarme a ciertos lugares aprovechando la forma de oso, todo se experimenta de una manera distinta con los sentidos de un animal, desde el suelo que pisamos y los olores que nos llegan de otras criaturas.

Froto mi nuca para quitarme la sensación de que sigo teniendo mi piel cubierta de pelos y cuando bajo mi mano compruebo que mi palma sea la que conozco, cruzada de las mismas líneas, sin garras. La apoyo en el picaporte para hacerlo girar, el frío que viene de afuera no me afecta, aun llevo puesta la chaqueta con algunos copos prendidos a las solapas por las nevadas finas que caen al anochecer. Pero si estuviera con menos que una camiseta, creo que la figura que espera afuera bastaría para hacerme salir con lo puesto, se ve como si ella también acabara de dar por terminado su trabajo, aunque necesita de un abrigo para no helarse si va a estar saliendo a estas horas. Bajo la mirada a lo que trae consigo y entiendo por qué no hizo falta el abrigo. —¿Es hoy?— pregunto echándole un buen vistazo a su imagen que no es tan prolija como otras ocasiones, —¿vienes a decirme que huyamos?— es una broma por detrás de mi mirada seria que no va con la sonrisa que comienza a deslizarse por mi boca. —Si no es hoy, ¿quieres pasar?— me hago a un lado para que tenga la entrada libre y tiendo mi mano con la palma hacia arriba para que pueda colocar ahí el obsequio que trajo. Dudo que esta sea la situación de gravedad para la que podría pedir mi ayuda, pero no parecer una a la que tampoco vaya a negarme.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Miér Dic 02, 2020 4:51 pm

Abrazó contra su cuerpo la botella que antes hubo tomado de la estantería de su vivienda, esperando con impaciencia a que abrieran la puerta; no por frío, no por nervios, simplemente quería entrar como el huracán que se sentía. Acomodó su cabello con la mano libre, consiguiendo la nieva volviera a llamar la atención de una rubia que estaba más dispersa de lo normal, y de lo que reconocería en voz alta. Sentía su sangre correr por sus venas como si se tratara de ardiente lava, su rostro algo sonrojado y algo zumbándole cerca de las orejas. No era molesto, solo se sentía demasiado bien y presente como para alejarla del resto de cosas que acontecían a su alrededor. Dió un paso hacia atrás, aunque no dejando de estar frente a la puerta, cuando la misma se abrió y la atención de la mujer dejó de estar en la perfecta y blanca nieve recién caída para enfocarse en la figura que emergió tras la misma. Quiso silbar por la impresión, sus labios se unieron y trató de dejar escapar el aire en forma de sonido. Una, dos, tres y hasta cuatro veces en las que lo único que escuchó fue el silencio de la noche viéndose alterado por los fuertes y rápidos latidos de su corazón; pero ningún sonido intencionado. — Te ves bien, ¿crees que me aceptarían en el escuadrón de vigilancia del distrito? Podría acostumbrarme a verte... así.  — sus manos trataron de abarcarlo por completo, meneando la botella entre ellos puesto que aún la sostenía con la diestra.

Una tonta sonrisa se prendó de sus labios, inclinando la cabeza con gesto inocente aunque con mirada algo perdida. — Hoy es el día. — corroboró. — ¿Sabes montar a caballo? Porque resulta que puedo convertirme en caballo, y si eres capaz de mantenerte sobre mi podemos irnos a donde sea. Te dejo elegir, no me importa el destino. — habló de forma atropellada en lo que apoyaba la cadera contra el marco de la puerta; invadiendo sin cuidado ni vergüenza el espacio vital contrario. Asintió con rapidez y bajó la mirada hasta su mano. El primer impulso de la veela cuando vió la mano extendida fue acercarse hasta él y agacharse un poquito para apoyar el mentón sobre ésta, arqueando la mirada en su dirección a la espera de algún tipo de felicitación. Había visto cientos de vídeos de cachorros que apoyaban la carita sobre la mano de su dueño cuando éste la extendía, siempre le pareció algo tierno por lo que no dudó cuando hizo lo propio. La calidez de su rostro contrastó con la fría piel del ex cazador. — Tienes baño, ¿verdad? Llevo tres calles queriendo entrar al baño. — comentó habiendo obviado, u olvidado, el hecho de que se había aparecido allí tres segundos antes.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Miér Dic 02, 2020 11:19 pm

Cae una carcajada de mi boca al escucharla, su pregunta me obliga a echar un vistazo a la ropa que llevo puesta y a contestarle en el mismo tono, aunque tras tomar un sorbo de agua no puedo igualar del todo ese tono tuyo que delata que la botella que tiene en mano no es la primera de la noche. —Siempre puedes pedir que me manden a hacer guardia en tu oficina— sugiero, así ninguno de los dos tendría que dejar su trabajo y estaríamos parejos en dar al otro algo para ver, que fuera del hecho de que sea una veela, una jueza en su traje tiene lo suyo. Ser su amigo no me impide apreciarlo, con más razón si trae consigo algo que hace aún más atractiva su visita después de un día que, como todos los días de enero con su frío que cala hasta los huesos mientras hacemos rondas, se hace largo. —Yo también podría acostumbrarme a esto— le devuelvo sus palabras, todavía esperando que me entregue la posesión de la botella, no sea que resbale de sus dedos y acabe en el suelo como un charco del que tengamos que ocuparnos en vez de disfrutar de su contenido.

Tengo que cerrar mis párpados por un momento para frotarlos con las puntas de mis dedos al contener las ganas de reírme que me pican en la garganta por lo que dice. Cambio la dirección de mi otra mano cuando siento el roce de su piel sobre mi palma, busco su nuca para atraerla hacia mí y que mi otro brazo cruce por su espalda, en un corto abrazo que me permita colocar mi mentón sobre su coronilla. —Maldita sea, Brawn— estas no son cosas que pueda decirle mirándole a sus ojos claros, es difícil saber cómo tratar con una veela y aunque creo estar seguro al evadir su mirada, también me cuido de cómo apoyo mi mano en su espalda para que el abrazo cumpla con ser un gesto amistoso, las suaves palmadas espero que consigan reafirmar que no pasa de eso. La oscuridad dentro del pasillo ayuda a dar cierta impunidad a lo que dicho en broma o no, queda dicho. —Abrirte la puerta es un jodido sueño— murmuro bajo sobre su cabello y escondo ahí la risa que se me escapa, no añadiré a ese comentario algo como que son los sueños que uno tiene a los dieciséis o dieciocho años, lo cierto es que no nos abandonan a ninguna edad. Me hago cargo de la botella que trae consigo al apartarme para guiarla. —¿Podrás llegar por tu cuenta o quieres que te acompañe?— pregunto, sigue siendo auténtica preocupación por el trayecto de escalera que le espera, mis dedos se enredan alrededor de su muñeca al decidir que no podrá llegar sola, pero la manera que tengo de retenerla, me obliga a preguntar: —¿Qué puerta estás buscando en verdad, Ari?— por peligroso que sea para mí, esta vez sí busco sus ojos que, por imposible que sea, se ven tan claros, casi transparentes, ante la falta de luz.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Jue Dic 03, 2020 9:01 pm

— No creo que eso acabara bien. — comentó con una tonta sonrisa danzándole en los labios mientras hablaba. En un intento de lucir coqueta, y no volcarse en cualquier momento por los fallos de equilibrio que sentía de tanto en tanto, apoyó la cadera contra el marco de la puerta. — ¿Cómo voy a concentrarme sabiéndote en el mismo edificio que yo, ah? — preguntó arqueando una ceja, divertida como la que más, y apretando la botella contra su menudo cuerpo cuando la mano del ex cazador se extendió en busca de que le bebida le fuera entregada. ¡Que la llevara consigo no significaba que fuera a compartirla! Y es que hacía dos años ni siquiera habríad ejado que respirara el mismo aire que ella, no habría acortado las distancias y, mucho menos, habría dejado que él la tocara sin su permiso; y es que nunca hubiera obtenido tal si debía pedírselo a la rubia. Pero, en aquel momento, hundió el rostro contra el pecho de Colin cuando la atrajo hacia sí. La botella se interpuso entre ambos cuerpo, pero la veela escabulló los brazos, rodeando el cuerpo contraria entre los propios con los ojos cuidadosamente cerrados. — Ahora mismo solo pensaría en cualquier lugar y nos haría desaparecer. — masculló contra él, removiéndose en el lugar por las palmaditas en su espalda, las cuales consiguieron que alzara el rostro en su dirección, o al menos lo intentara puesto que la tenía bien agarrada para que no pudiera moverse. — ¿Estás haciéndome algún tipo de llave para que no me escape? — bromeó pensando en algunas de las películas antiguas a las que pudo acceder y recordando los gráciles, pero también divertidos movimientos que se sucedían cuando uno de los protagonistas pretendía escapar y el otro lo agarraba hasta que las ganas de escapar desaparecían.

Dió un paso hacia atrás, aunque mantuvo los brazos rodeándolo como buenamente pudo, y trató de buscar el rostro contrario, sintiéndose frustrada al ver que la evitaba deliberadamente. Dejó de abrazarlo, no teniendo los reflejos ni la rapidez como para evitar que le sustrajera la botella de entre los dedos. — Pero — se quejó hundiéndose de hombros, claramente afectada por el robo del que acababa de ser víctima, pero correteando tras él cuando una fría brisa le recordó con todas las de la ley que debía de buscar el servicio. Su mano se estiró para tomarlo por el antebrazo, aunque se vió relegada a ser arrastrada tras los pasos contrarios, tropezando en algún que otro escalón mientras trataban de ascender en la semi penumbra. — Puedo pagarte la factura de la luz. — propuso parándose en seco cuando Colin también lo hizo. Alzó la mirada en su dirección, satisfecha con el hecho de que no volviera a rehuirla, y enfrentó su azul mirar al también claro contrario. — La puerta que quiero encontrar y la que necesito encontrar son diferentes. Creo. — comentó arrugando los labios de forma infantil. ¿Qué puerta quería encontrar? Sabía que necesitaba la del baño. — ¿La del baño? Luego me puedes enseñar el resto de puertas. — agregó sin tomar ningún tipo de doble sentido en sus palabras. — Y podemos buscar una botella, porque he perdido la mía. Antes estaba aquí... y ahora no. — se señaló la mano libre con la que el cazador mantenía aferrada. — Realmente quería beber contigo. — siguió hablando con un mohín apoderándose de su gesto.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Jue Dic 03, 2020 10:15 pm

Estoy más que seguro de que es una persona que, en sobriedad, nada la distraería de su trabajo, de lo que dudo es que pueda yo, en su estado de ebriedad, quedarme en lo platónico que tienen todas las amistades cuando sus palabras son invitaciones que me significan más a mí de lo que ella puede tener consciencia con el alcohol que tiene en vena. Bajo mis manos a sus brazos cuando los usa para rodearme, no la aparto, solo me río desde mi altura para que no pase de ser un momento del que seguiremos riéndonos luego, si es que llego a tener la cara para mencionárselo más tarde, de eso también dudo. Por alguna razón creo que abrazarla mantendrá esto bajo control, me permite sostener su cuerpo para que no se vaya de bruces al suelo, pero el contacto rompe con la primera regla de todo lo que sea platónico. No creo que haya otro lugar al que desaparecer, cuando esta casa a oscuras viene bien para que ambos podamos hacer posible una cercanía que a luz del día medimos con una precisión que respete el espacio del otro, sobre todo el suyo que lo ha sabido delimitar bien y por las consecuencias que podría traer también sobre mi voluntad. —No— contesto, arrastrando un poco ese monosílabo, —no creo que vayas a escapar— murmuro al retirar un mechón rubio de su mejilla al seguir mostrándole mi sonrisa, —parece todo lo contrario— cuesta un poco hace que suene a una broma, espero que haya sonado así.

De alguna parte de mí surge la confianza de creer que puedo ser su compañía en estas horas que tiene su mente errante por el alcohol y apaciguar su estado con una cercanía que le sirva de contención, la que se busca en momentos así, que no pasara de ser un apoyo cuando sube los peldaños de la escalera y que mi brazo alrededor de su cintura no supone nada distinto. —No prendo las luces para que sigas sujetándote a mí— lo digo con humor, como parte de todo lo que el alcohol pone en su boca, aunque por un momento espero una respuesta que le ayude a esclarecer su propia mente. —Descuida— ladeo mi sonrisa hacia un lado al colocar mi mano en lo bajo de su espalda para que retome su camino por la escalera, —no hay tantas puertas por enseñar, acabarás encontrando la que buscas— murmuro al aire y encargándome de que llegue a salvo y entera al último de los peldaños. Trato como se pueda que los dedos de la mano que retiene la botella, encuentren el interruptor de este piso para que a la vista quede, casi en diagonal, la puerta del bendito baño que pese a estar a dos pasos, se ven como millas. —No se ha perdido, la tengo aquí— tengo que tragarme una carcajada al enseñarle la botella, —si me encargo yo, todo está bajo control— lo repito como un mantra al acercarme otra vez a ella para envolverla con un brazo y cruzar los pocos pasos al baño. La dejo de pie debajo del marco cuando uso mi otro brazo para abrir lentamente la puerta y encender esa luz, me faltan manos si quisiera hacer esto con la varita, aferrado como estoy a la botella y aun sosteniéndola. —No vayas a quedarte dormida en la bañera, entraré dentro de cinco minutos si no sales— le advierto, básicas medidas de seguridad. —Estaré afuera— digo al empujarla suavemente y cerrar la puerta entre nosotros.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Jue Dic 03, 2020 11:03 pm

Un escalofrío recorrió el cuerpo de la veela ante el contraste con el cuerpo contrario. Ella solo sentía calidez, la sangre transcurriendo con rapidez y sofoco por sus venas, sonrojando sus mejillas y consiguiendo que cualquier roce sobre su piel se sintiera como verdadero fuego lamiéndola. Conocía el fuego, se había convertido en parte de lo que era, pero no era lo mismo sentirlo dentro que el cosquilleo que la quemaba cuando los manos del ex cazador discurrieron por sus brazos. Bajó la mirada hasta los mismos, dejando que su claro mirar vagara entre el espacio que los separaba pero, al mismo tiempo, los acercaba de sobremanera. Cerró los ojos un segundo, esbozando una bobalicona sonrisa cuando rozó su mejilla. — Me he aparecido para verte. — descubrió el hecho de que hubo usado la aparición, aun con el riesgo que aquello podía suponer debido a su poco estable situación, y no caminado hasta su vivienda. Deslizó una dedo hasta los labios del cazador, apoyando el índice contra éstos. — No me regañes. — pidió de inmediato. Quería estar bien con él, quedarse abrazada a él hasta que volviera a tener el suficiente conocimiento como para volver a poner una responsable distancia entre ambos; como siempre hacía con todo el mundo, pero con él con alguna que otra más razón. No tenía ni la menor idea de porqué las personas que no se encontraban en su sano juicio tenían los pensamientos más claros que cuando estaban en sus plenas facultades.

Se pegó a él, subiendo los largos escalones casi al unísono, bajando la mirada hacia los pies de ambos, queriendo seguir exactamente los mismo movimientos que él. — ¿Ah, sí? — arqueó ambas cejas, sorprendida, aunque su cuerpo tuvo una reacción bastante diferente a la que la mente de la veela calibraba. — Puedo sujetarme a tí de muchas formas. — mentó dejándose guiar hasta el final de las escaleras. Aun cuando estuvieron lejos de las mismas, dejando atrás el peligro mortal que podrían suponer con una rubia que aún llevaba unos bajos tacones en los que se mantenía con obvia concentración, se mantuvo a su lado tomándose el atrevimiento de deslizar la diestra por la espalda del ex cazador. — Cuanta seguridad en tí mismo. — se burló avanzando hasta el baño y adelantándolo para apoyar la espalda contra la puerta de la misma, quedando frente a él. — No sé cuanto tiempo vas a poder mantener todo bajo control... porque a mi me gusta ser la que controle todo. — sonrió de medio lado, poniéndose de puntillas y acercándose peligrosamente a Colin, pero obligándose a descender cuando el contrario abrió la puerta; obligándola a separarse de la misma para no hacer una entrada triunfal en el baño entrando de espaldas. Lo despidió con la mano antes de internarse en el baño, demasiado tentada con la advertencia del hombre.

— Acabo de probar tu bañera. — anunció abriendo la puerta y asomando la cabeza por el pequeño espacio que quedaba al entreabrirla. — Es cómoda, y hay espacio suficiente para los dos. — habló insinuándole que ambos podrían dormir allí juntos si se lo proponían. Apretados quizás, pero no era algo que preocupara en exceso a la rubia. Terminó por salir con los pantalones algo torcidos y la camisa fuera, literalmente parecía alguien que acababa de pelearse a muerte segundos antes. Bajó la mirada hasta la botella, buscando algún tipo de vaso que no parecía encontrarse allí. — ¿No has buscado nada para poder compartirla? — prensó los labios, justo dos segundos antes de adelantarse a él y robársela de la mano con una agilidad poco común. — Me terminé una antes y, vaya, no me acuerdo del precio pero todos deberían tener un par en casa. — aseveró quitándole el precinto y girando el tapón. Apenas acercó la boquilla hasta sus labios fijó su mirar nuevamente en él. — ¿Te da asco si chupo? — preguntó con la botella a medio camino a su boca.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Vie Dic 04, 2020 12:09 am

Si se apareció en este estado, debo dar las gracias de que su cuerpo se vea y se sienta entero bajo mis manos, me guardo todo regaño que pueda darle por esa locura de su parte al tener la ligera presión de sus dedos sobre mis labios y no es el gesto, sino el segundo que me lleva tomar aire, lo que me hace callar. Permanecer inmóvil más que silencioso es lo que me permite recobrarme al cabo de otro minuto, para subir con ella cada peldaño de la escalera en una charla que sería una buena distracción, si no rondaran comentarios que en medio de los chistes, bien podrían hacerme perder pie. La sostengo para que no tropiece debido a su poco equilibrio, pero cómo llego yo al final de los escalones es la verdadera sorpresa. —Le tengo respeto a las escaleras— murmuro un poco ausente, —será en otro momento, cuando las probabilidades de acabar con el cuello roto no sean tan altas...— digo, bonita manera de calmar el aire que se respira, yo hago mi parte, ya que de ella no puedo esperar colaboración en eso. El breve momento en que está frente a mí, con su espalda contra la puerta del baño que nos hizo andar un camino del infierno, lo aprovecho para mirarla a los ojos y trato de hacer justicia a esa supuesta seguridad cuando le regalo una sonrisa calma. —Te lo devolveré si veo que puedes recuperarlo— prometo, aunque dudo que lo suyo sea querer tener esto controlado, se ve más dispuesta a desordenar todo y descontrolarlo.

Froto mi cara con una mano mientras espero que salga, sin apartarme más que un paso de la puerta tal como le dije que haría, el peso de la botella colgando al sostenerla entre mis dedos me llevan a querer inspeccionar la etiqueta en la poca luz, en el mismo momento en que saca su cabeza del baño. —Ese suele ser el tamaño de las bañeras— le informo, queriendo tomarme esto como un chiste en lo que demora en salir, —caben dos si se llega a prescindir del agua— le echo una larga mirada a su apariencia desprolija, tan distinta a la de la jueza que vemos todas las mañanas, —pero, ¿quién la necesita?— sigo el hilo del comentario, apenas escuchándome. Recargo mi hombro contra el marco de la puerta, poco dispuesto a hacer el descenso de la escalera luego de lo que costó subirla, así que planto mis pies delante del maldito baño que nos trajo hasta aquí. Me entretengo viéndola llevarse a los labios la botella de la que se apropie como si le perteneciera, cuando tenía entendido que era para compartir, y su pregunta le vale que me quede mirándola un segundo que se cuentan cómo mil horas. Son dos pasos los que me toma llegar hasta ella para que mis dedos vuelvan a enredarse en su cabello y que su rostro gire hacía mí, así es mi boca la que reemplaza el destino de la suya al cubrirla. Mis manos toman una rápida posesión de su cintura para que mis pies empujen los suyos hacia atrás y su espalda choque contra la puerta del baño. Respiro con dificultad al bajar sobre su boca una segunda vez para explorar lentamente a qué sabe y lo de haberse bebido una botella de vino antes de venir queda confirmado cuando bebo ese sabor de ella. Retiro mis manos al apartarme, las dejo a su vista cuando las pongo en alto, en presunta inocencia. —Ya conociste todas las puertas de este piso, podemos ir abajo a buscar algo que acompañe a esta botella— y para que vea que voy en serio, soy el primero en ir hacia la escalera, dejando que esta vez el descenso corra por su cuenta. Estaré un par de peldaños por debajo para atraparla por si hace falta.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Vie Dic 04, 2020 9:20 pm

Aun cuando le costaba mantener el equilibrio, teniendo que concentrarse en sus pasos, pero consiguiendo moverse con rapidez para interponerse entre la puerta y el hombre. Alzó la mirada en su dirección, dejando que sus ojos encontraran los contrarios durante un corto espacio de tiempo, el mismo que tardó en hablar e inclinarse en su dirección con todo el descaro del mundo; aunque viéndose interrumpida cuando abrió la puerta y tuvo que separarse de la misma antes de hacer una triunfal entrada al baño. Se balanceó sobre los tacones, arqueando una ceja y dedicándole una fugaz sonrisa antes de desaparecer tras la puerta, no teniendo ni que cerrar la puerta puesto que él se ocupó de ello. ¡Que caballero! No perdió tiempo en colocar el pestillo ni en chismear todo lo que la rodeaba ya que tenía cosas más urgentes, mucho más urgentes de las que ocuparse.

A la velocidad de la luz, y más desvalijada de lo normal, abrió la puerta con alegría. Quiso tratar de asustarlo, pero estaba lo suficientemente cerca como para percatarse con rapidez de que acababa de abrir la puerta, mucho más tras el comentario de la bañera. Que, sí, la había inspeccionado con la mirada mientras ocupaba el trono de la reina. — ¿Para quieres estar dentro de una bañera si no está llena de agua? — preguntó saliendo del baño y parpadeando confusa. Negó con la cabeza, robándole la botella de vino a la velocidad de la luz y llevándola hasta sus labios. Algunas personas eran un poco asquerosas y reticentes a compartir con los demás, por lo que preguntar nunca estaba de más. Había llegado hasta allí y no quería que la pateara. — ¿Quieres? — cuestionó alejándola de sus labios e inclinándola en dirección al ex cazador cuando acortó la distancia entre ambos. El aire abandonó los pulmones de la veela, su cerebro ordenó a sus piernas que retrocedieran, pero no se inmutaron. Un escalofrío la atravesó al sentir nuevamente su contacto. Como la diestra se enredaba en su cabello y la zurda quedaba apoyada contra su cadera, manteniéndola en el lugar, solo para que sus labios se encontraran dos segundos después. Su cuerpo no tardó en corresponder el contacto iniciado por el ex cazador, queriendo dar un paso al frente, deshacerse del espacio que los rodeaba, mas viéndose obligada a retroceder hasta encontrarse atrapada entre la puerta y el cuerpo contrario. Sus manos se deslizaron por sus brazos, ascendiendo hasta acabar enredándose en su cabello. Disfrutando del hormigueo que recorría sus labios, de la calidez del aliento contrario entremezclándose con el propio. Tragó saliva, negándose a dejar que estableciera una nueva distancia entre ambos. Rodó los ojos y alejó sus manos de él, recordando entonces que aún portaba la botella de vino en una de ellas. — Nadie se cree esa cara de niño bueno. — comentó humedeciendo sus labios inconscientemente. — No, espera, ¿qué? — se atragantó siguiéndolo con la mirada mientras atajaba los escasos pasos que los separaban de las escaleras que antes hubieron subido. — Se me ocurre algo mejor. — anunció avanzando hasta las escaleras pero, en lugar de descender tras él, sentándose en el último escalón con las piernas estiradas al frente. — Enséñame tu cuarto. — No fue una petición, ni siquiera una indicación, sonó como una orden en toda regla. — O puedo demostrarte que el agua en una bañera lo hace todo mucho más divertido. — sonrió de medio lado. Apoyó los codos sobre sus rodillas y se acunó el rostro entre las manos.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Vie Dic 04, 2020 10:51 pm

Me hace reír su comentario, nunca me he hecho responsable de lo que alguien pueda opinar de mí a partir de los juicios que le inspira mi cara o mi apariencia, depende enteramente de ellos, yo no lo controlo. Ni me corresponde la tarea de sacarle de errores o rebatirle lo que creen, sinceramente no sé si hay algo que pueda contestar a la impresión que ella tiene de mí. —Lo importante es que tú no te la creas— murmuro. Me reí más en la última media que en varios días y no soy yo el que tiene una botella de vino como antecedente esta noche, una igual a la que sigue atrapada en sus manos como salvavidas a su desconcierto cuando la pongo al tanto de que ahora toca bajar la escalera. Esa que intercepta con su propio cuerpo, consiguiendo que reprima otra carcajada. Paso mi mano por todo mi rostro otra vez, tratando de aclararme un poco el cómo encarar esta situación en la que una botella es su excusa para actuar como lo hace, enmarcando su rostro sin que haya necesidad de usar más tácticas para persuadirme, mis propias excusas sobre por qué no hacerlo están perdiendo su fuerza.

Son unos segundos los que necesito para respirar hondo, así no hay indecisión en la manera que me muevo para tomarla de la muñeca y conseguir que vuelva a ponerse de pie. La acerco a mí al deslizar las manos por su cadera, mi rostro también baja lentamente sobre el suyo para hacer el amague de volver a tomar su boca, solo para retirarme a la distancia de unos casi nulos centímetros. —Estás borracha, Arianne— tenía que decírselo en algún momento, hacerlo incluso cuando estoy dentro de su influencia como veela al acabar con toda prudencia de mantenerme alejado, incluso cuando mis manos siguen bajando y consiguen que sus piernas se enrosquen alrededor de mi cadera para poder cargarla, así por otro par de segundos su rostro queda a la altura del mío, busco algún tipo de reconocimiento en sus ojos que me diga que no es totalmente ajena a lo que está pasando y, por si las dudas, elijo llevarla al baño en vez del dormitorio.

Sin que importe su peso, en unos pasos más rápidos que los anteriores nos encontramos dentro y si la meto en la bañera no es para comprobar ninguna teoría. Sobre nosotros cae el agua de la ducha que cuelga de la pared con la intención de espabilarla, temo que esto en vez de ser divertido se torne peligroso si llegamos a caernos, así que la rodeo con mis brazos para proteger su espalda al acercarla a la pared que nos sirva de apoyo, de la ropa me preocuparé luego, no hay mucha diferencia con las lluvias que suelen bañarnos enteros cuando hacemos rondas. Logro alcanzar con mis dedos la llave de la ducha y freno el agua, para poder hablarle. —¿Mejor? ¿Estás un poco más cerca de recuperar el control… sobre ti misma?— la pruebo, no me basta esa pregunta así que hago la tentativa de bajar por su cuello y respiro contra su piel sin llegar a hacer más que eso.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Sáb Dic 05, 2020 12:00 am

Acomodó el rostro en el hueco que formó entre sus manos, tamborileando con los dedos en sus mejillas mientras mantenía la mirada fija en la figura contraria, no apartando su mirar ni por un segundo, casi rehusándose a parpadear para no perderlo de vista. Se dejó llevar, levantándose del suelo y acercando su cuerpo al del ex cazador con aire más que dispuesto a llevar las riendas de la situación fuera cual fuera la opción que él escogiera de las dos que hubo ofrecido. Tragó saliva, escudriñando las facciones del ex cazador ante la cercanía de sus rostros, soltando un ahogado quejido, molesta. Deslizó los brazos por sus hombros, entrelazándolas tras su nuca en lo que sus piernas se acomodaban en torno a las caderas del hombre. — Eres un hombre muy malo. — susurró cerca de su rostro, rozando, débil, sus labios mientras la palabras eran pronunciadas con suma lentitud y cuidado. ¿Y qué si no estaba en sus plenas capacidades? Los borrachos y los niños siempre decían la verdad, ¿no? Además, podría haber acabado en cualquier sitio pero estaba allí, justo allí. — Busca otra escusa. — agregó dejando que sus ojos se enfrentaran a los de Colin durante unos largos segundos. No mostraban seguridad, tampoco pleno control, pero reflejaban otras muchas cosas.

— Buena elección. — anunció reclinándose hacia atrás al entrar en el interior del baño. Sacudió un poco los pies, liberándose de los incómodos zapatos que había arrastrado durante todo el día, y trató de no patinar cuando acabó parada dentro de la bañera. Por un segundo pensó que la dejaría sola bajo la fina lluvia de agua que comenzó a caer, pero sonrió orgullosa cuando ocupó su espacio; de pie, frente a ella y con el agua haciendo gotear los azabaches mechones de cabello que se deslizaban por su frente. La mano de la veela no dudó ni tembló cuando se acercó hasta el rostro ajeno y deslizó todo aquello que pudiera ocultar un milímetro de piel. La fría pared contrastó con la calidez de su cuerpo, la cercanía le aceleró el pulso y sintió la boca seca incluso cuando el agua los bañaba. El aguacero no hacía nada en las prendas que portaba él, pero la blanca camisa de la veela se ajustó a su cuerpo casi convirtiéndose en una segunda piel. — ¿Quieres que lo haga? — preguntó de regreso. — Siempre tengo que mantenerme bajo control y medir mis pasos... pero estoy disfrutando demasiado no teniendo que hacerlo. — agregó con voz ahogada, no pudiendo articular nada más ante la nueva cercanía. — Estás... — ...jugando con mi paciencia. La voz se le cortó en un algún momento y sus manos, apoyadas contra la pared, se tensaron. Sentía a la veela removerse, inquieta y desesperada, pero mucho más a la rubia queriendo más de él.

Deslizó sus manos hasta las contrarias, separándolas de su cuerpo y manteniendo la silenciosa pelea que las orbes de ambos parecían querer ganar. Estando liberada de su agarre dejó sus manos vagar por la chaqueta del ex cazador, ascendiendo hasta las solapas de la misma y deslizándola lentamente hasta acabar por despojarlo de la misma. — Enciéndela otra vez. — habló refiriéndose a la ducha, a que el agua hiciera con las prendas del hombre lo mismo que hubo hecho con las suyas. Un frío escalofrío hizo que se estremeciera de nuevo, cosa que no evitó que lo tomara por ambas muñecas, tirando de él hacia ella y haciendo que los cuerpos de ambos quedaran pegados. — No debiste empezar esto si no tenías la intención de terminarlo. — lo regañó en apenas un susurro, en un murmullo que quedaba entre ellos como si se tratara de un secreto.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Dom Dic 06, 2020 5:04 am

Si no es una excusa para ella, ¿por qué tendría que serlo para mí? Nadie se mete en este tipo de situaciones a nuestra edad para que toda la responsabilidad se la conceda luego a un supuesto alcohol que no deja pensar, cuando nada de esto se trata de lo que podamos pensar, sino de lo que está muy claro en sus ojos como respuesta a una cercanía que termina por cerrarse entre nosotros. Y a pesar de que los míos siguen mostrándose divertidos al colocarnos bajo la caída del agua, el roce de sus dedos sobre mi frente es una caricia que me hace consciente de cómo su camisa se humedece y abrazarla expone a mi piel al contacto con tela que parece que fuera a irse con el agua misma, que lo mismo daría que no estuviera. Mis manos tantean los bordes salidos de la prenda sin llegar a meterse por debajo, solo acaricio su cadera al esperar de ella una respuesta que nada tiene de desalentadora, sino que me hace tener que llenar mi pecho de aire una vez con una inspiración profunda. —Jugando contigo— completo por ella, diciéndolo de manera que esa palabras caen con pesadez debido a lo mal que puede sonar, cuando es un juego en otro tono, uno por el cual mis ojos se tornan más oscuros en un fuerte contraste con los suyos que son cada vez más transparentes para mí, peligrosos en su transparencia.

No tanto como sus manos de los que recupera el control para que se encarguen de hacer a un lado mi chaqueta y me muevo a la par de su cuerpo cuando lo consigue, mi camiseta mojándose al chocar con ella cuando se impone, exigente. Mi rostro sobre el suyo baja para atrapar de sus labios el susurro que pretende amenazarme, voy sobre su boca con urgencia, empujando su cuerpo con el mío a medida que profundizo el beso, mis manos vuelven a sujetarla antes de que su espalda impacte con la pared y en vez de hacerle caso, la saco de la bañera tal como la metí, con una caricia más lenta que se detiene en sus muslos. —No— murmuro con lo mucho que me cuesta articular esa única sílaba, me lleva un esfuerzo descomunal continuar: —no quieres que te obedezca, ni que responda a tu control— difícil decírselo a una veela, pero no es a ese lado de ella al que estoy hablándole.

Dejo que sus pies alcancen el suelo cuando uso mis brazos para quitarme la camiseta por encima de la cabeza, colocándome en una desventaja que no es tal, cuando ella lo que quería era equiparar tantos respecto a nuestras ropas. Me deshago también de las botas que están mojadas por el agua acumulada en el fondo de la bañera y vuelvo a ir sobre ella para que mis brazos la encierren contra la puerta del baño. —Yo no lo empecé, lo empezaste tú— consciente o no, con intención o no, ya quitamos al alcohol como excusa y eso echa claras a esta cuestión. —Pero si me buscas, lo voy terminar— lo digo en el mismo susurro que usó ella. Mi boca desciende sobre la comisura de la suya, resbalando a su cuello en un roce casto, tan superficial como la exploración de mi mano bajo su camisa, probando la temperatura de su piel para saber qué tanto puede llegar a quemar mi palma si postergo una caricia más íntima en lugares indicados y descubrir donde quiebra su control.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Dom Dic 06, 2020 8:54 pm

Sonrió de medio lado. Jugando con ella... estaban jugando el uno con el otro, pero la veela se mostraba cada vez más impaciente y demandante en lo que a él se refería. Queriendo su atención, sus besos y su contacto. Enredó los dedos en las solapas de la chaqueta, deslizándola por sus hombros y terminando por retirarla del cuerpo contrario, y dejándola caer a un lado como algo que le sobraba por completo. Porque lo hacía, solo quería retirar una por una las prendas que separaban la piel del hombre de la de ella. Sus manos apresaron las muñecas contrarias y lo atrajo en su dirección, casi golpeándose con la pared sino llega a ser por la intervención de Colin que volvió deslizar sus manos hasta abarcar la espalda de la rubia. Sus labios se buscaron con renovada urgencia, encontrándose en un instante, tan solo unos segundos que aceleraron los latidos de la rubia que deslizó las manos hasta los costados del ex cazador para mantenerlo contra su cuerpo. El subir y bajar de su pecho se volvió dificultoso, respirando por la boca cuando se separaron. Arqueó las cejas por su negativa, siendo deslizada fuera de la bañera, cosa que se ganó un molesto quejido por parte de la mujera que deshizo su agarre, retrocediendo apenas un paso. — Me gusta tu voz cuando tratas de resistirte. — habló haciendo énfasis en todas y cada una de las palabras que pronunciaba. — ¿Vas a ser quien lleve el control entonces? ¿Estás seguro? — mentó mordisqueándose el labios inferior hasta que dejó ir una maliciosa sonrisa.

Dió otro torpe paso hacia atrás, sintiendo sus pies patinar en el suelo del baño, pero alcanzando a mantenerse en pie con toda la dignidad posible. Una que desapareció por completo puesto que no fue capaz de controlar sus propias expresiones al ver como se deshacía de su camiseta. — Yo quería hacer eso. — se quejó de inmediato; viéndose obligada a retroceder hasta la puerta del baño. Alzó el rostro en su dirección, enfocando su claro mirar en el oscuro contrario. — Yo solo aparecí en la puerta de tu casa con una botella de vino bajo el brazo, Colin. — susurró apoyando la espalda contra la puerta y alzándose sobre los dedos de sus pies para quedar un poquito a su altura. — ¿Me conoces tanto que lees mis intenciones incluso antes que yo misma? — siguió hablando la diestra revoloteando entre ambos cuerpos hasta acabar por engarzarse en la trabilla del pantalón del hombre.

Inclinó el cuello al sentir la sutil caricia de sus labios, también su mano colándose bajo una camisa que la molestaba; como lo que pudiera ser un impedimento entre ambos. Terminó el contacto, llevando ambas manos hasta la parte superior de su camisa y desabrochando uno por uno los botones; humedeció sus labios cuando llegó hasta el último, hinchando su pecho con una profunda respiración. Deslizó sus manos hasta las caderas del ex cazador, ascendiendo lentamente por sus costados hasta acabar entrelazándolas sobre su espalda y apretarlo contra ella. — Quiero hacer esto tras cada puerta... y espero que tengas muchas. — comentó, atrevida, en lo que dejaba que sus labios recorrieran con calidez la clavícula y el cuello de Colin.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Mar Dic 08, 2020 5:16 am

Trato, esa es la palabra. Trato a la vez de que no se note que hay muchas cosas que están desequilibrándome por dentro, nada que me contradiga cuando retengo su mirada para enfrentar a su sonrisa que sigue provocándome, jugando ella con que quiere y no quiere un control que decido hacer mío. —Sí, lo estoy— respondo quedamente, dando a mi contestación una impronta más seria de la que se merece, como si estas cosas pudieran determinarse al hablar y no fuera, al final de cuentas, un ir y venir de sus manos, las mías, en el desorden de ir dejando mi ropa en el suelo, cuando ella sigue llevando puesta la suya, húmeda. —Te tardaste demasiado— me burlo, cuando soy quien va al contrario de todo lo que me dice y le quito de la mano lo que sea que quiera tomar o recuperar, por una simple razón, la cual encuentro en sus siguientes palabras. —Si solo esa era tu intención, no hubiéramos llegado a este punto— contesto, en el que aprovecho el agarre de sus dedos para acercarme y que nuestras caderas coincidan, muerdo un quejido entre mis dientes por ese roce antes de seguir: —Y no te habría dado tantas vueltas para llegar a este punto, si no te demoraras tanto en reconocer tus propias intenciones— murmuro, que yo las interprete no sé qué tanto tiene que ver con que la conozco o que estas cosas simplemente se saben.

La próxima vez…— balbuceo, deteniéndome al principio de la oración para que mis ojos vayan bajando con sus dedos, botón por botón. Retomo lo que iba a decir cuando le faltan unos pocos para acabar. —Te dejaré en la bañera para que la uses como debe ser— le advierto, —me gusta la gente que es clara con lo que quiere—. Simplemente que es clara, que no haya malos entendidos sobre lo que parece ser tan evidente así como es la reacción de mi cuerpo a su desnudez, la que voy abarcando con mis manos en un lento ascenso por su cintura. Sus palabras me quitan un quejido que esta vez no trato de disimular. Busco atrapar sus muslos para que envuelvan mi cadera, así la sostengo cuando golpeo la manija de la puerta para que se abra y podamos salir por el espacio que queda entreabierto. —Primero la puerta que viniste a buscar— susurro, ya que finalmente es clara al menos con lo que desea.

Entonces tengo la seguridad de a dónde llevarla cuando atravieso el pasillo que se acaba en tres pasos, dejándonos delante de una puerta que con empujar ya se abre. Tengo mis manos ocupadas como para alcanzar la perilla de la luz y la poca claridad que entra por la ventana, debido al cielo gris de nevadas también de noche, es lo que permite orientarnos para una exploración más ansiosa a la que poco le importa la falta de luz, porque su piel bajo mi tacto me dice todo lo que necesito saber y voy desprendiendo cada prenda mojada para que caiga al suelo, con mi palma deslizándose por su pecho, a la que sigue mi boca que va tomando posesión, mientras mi mano cae a su vientre como única presión para retener su cuerpo contra la puerta y que mis dedos se encarguen de ir desprendiendo el pantalón de su traje estropeado por el agua.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Arianne L. Brawn el Jue Dic 10, 2020 7:56 pm

La divertida sonrisa de la veela se hizo algo más grande y juguetona en lo que escudriñaba con la mirada la expresión del ex cazador, no dejando ni un milímetro de piel sin ser examinado; porque quería recordarlo tal y como estaba en aquel momento, quería guardar en un lugar especial de su mente los ojos con los que la miraba en aquel instante. Enfrentó su mirada a la contraria, quedándose prendida de él y sabiendo que si insistía un poco más podría hacer que cediera con ella, que volviera sobre sus palabras sobre el control que creía tener y del que estaba presumiendo al llevarle la contraria. Pero era más divertido de aquel modo, se sentía más cómoda con él sabiendo que quería actuar por su parte, y no por lo que la criatura evocara. Las rubias cejas de la mujer se arquearon cuando las caderas de ambos se encontraron; su espalda se pegó más contra la puerta y sus pies se alzaron un poquito para quedar a la altura de sus labios. Verlo hablar era un disfrute personal, uno que no reconocería en voz alta, que en ocasiones escapaba de su control cuando se encontraba a sí misma observando la boca del ex cazador mientras hablaba. — No sabía que mis intenciones y las tuyas podían coincidir — susurró con cuidado. —, y no pensaba aprovecharme de ti solo porque quisiera tenerte cerca. — las palabras se deslizaron entre sus labios, surgiendo como apenas un hilo de voz que se perdió en el silencio del baño.

Enredó los dedos en los botones de su camisa, desabrochándolos uno a uno con deliberada lentitud, enfrentando sus ojos con los de él pero sonriendo al sentir su mirada descender a mitad de una frase. — Dije que había sitio para los dos, ¿qué pensabas que quería hacer? — preguntó, divertida. — La próxima vez... — lo imitó, cortando sus palabras al sentir sus manos ascender por su cuerpo. — Te diré directamente que quiero que me lleves a tu habitación. — pronunció inclinándose sobre su cuerpo y dejando que sus cálidos labios recorrieran concienzudamente la clavícula y el cuello del hombre. Una corta carcajada escapó de entre sus labios cuando se vió obligada a rodearlo con las piernas, entrelazando las manos contra la nuca del ex cazador para no caer y mantener su cuerpo más cerca del contrario. Ni siquiera sabía en qué momento se había vuelto una necesidad su contacto, porqué disfrutaba tanto de ello y peleaba con el aire que, afanoso, pretendía interponerse entre ellos. — ¿Crees que solo viene a buscar una? — cuestionó aprovechando para acomodar su cadera en torno a la de Colin.

Buscó nuevamente sus labios en lo que las manos se enredaban en su cabello, aprovechando que su cuerpo se encontraba entre la puerta y la figura del ex cazador; la seguridad de la presión de su cuerpo la mantenía en el lugar. Separó su boca de la de él y la hizo descender por su mandíbula, raspándolo con los dientes conforme descendía hasta acabar por dejar un camino de húmedos besos por su cuello. Los pies de la veela regresaron el suelo y se vió obligada a ir bajando con sus besos por el pecho del contrario, abarcando con ambas manos su amplia espalda, con un escalofrío recorriéndola ante la parcial desnudez de su cuerpo. La rubia balanceó las caderas hacia los lados, facilitando el descenso de sus pantalones y aventurando la diestra hasta el botón de sus pantalones, deshaciéndose de él con suma facilidad; sus manos acabaron en tirando de sus pantalones para dejarlo solo con una prenda cubriendo su cuerpo, aunque no dándose por satisfecha puesto que sus ojos otearon el espacio que los rodeaba, dando un paso al frente en lo que lo obligaba a retroceder paso tras paso hasta hacerlo caer sobre la cama. — Creo que te tomaste demasiado literal mis palabras. — susurró subiéndose sobre él y acabando sentada a horcajadas sobre el ex cazador. Sonrió de medio lado y se inclinó al frente para apoyar su boca contra la línea que separaba la única prenda que aún cubría su cuerpo, haciendo el recorriendo ascendente de abdomen y pecho con su lengua, con sus caderas asiendo las contrarias con firmeza.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Colin Weynart el Dom Dic 13, 2020 12:45 pm

Y hubiéramos seguido sin saber que estas intenciones podían coincidir, si no fuera porque en este momento no hay nada que nos impida ir un poco más allá de los límites que siempre bordeamos, todo lo que podría habernos mantenido detrás de nuestro recelo hacia el otro en un inicio, también otras personas sobre las que posábamos nuestras miradas impidiendo que miremos hacia un lado, cuando todo lo que puedo hacer en este momento es mirarla, buscar la confirmación en sus ojos de que mis manos encajan en su cintura como si ese fuera su lugar y que ella también lo siente así. —Es todo lo que tienes que decir— se lo aseguro al dejar otro beso en su cuello, —y lo tendrás, conmigo no tienes que dar vueltas, sabré llegar por mis propios pies si es un lugar al que también quiero ir—, y está claro que quiero, que no estamos por encima de esto como para negarnos a ello, que no tenemos por qué negarnos, todos tenemos puntos sensibles por debajo de las fachadas duras que mostramos y solo basta que una persona los encuentre para que cedamos. Nunca he sido alguien que quiera demorarme en pensamientos que no me llevan a ningún lado y no quiero días de detenerme en la duda de qué es lo que la trajo aquí o que espera de mí, cuando en unos pocos pasos a través de un pasillo que solo puede terminar en único lugar en esta casa, podemos saberlo ambos.

No confío en que mi mirada pueda abarcar todo de ella al tener su cuerpo atrapado entre el mío y una puerta de la que terminamos por apartarnos, abandonando el plan original que había planteado para recorrer mi casa, así que dejo que mis manos sean las que recorran su piel desnuda y con mi tacto poder reconocer cada curva, cada sensación que la atraviesa desde un estremecimiento al calor que puedo encontrar en ciertos sitios, cada respuesta involuntaria a mi caricia invasiva entre sus piernas, que me encierran en una cama que hace suya y me permite así una exploración distinta. Tomo su cara entre mis manos para acercar su boca, espero a que el gemido ronco que comparto con sus labios la guíe a mover su cadera cuando la busco con la mía y desplazando a un lugar de olvido en mi mente todo recaudo que debería tener, por la urgencia que trato de provocar también en ella al besar cada piel al alcance de mi roce, deteniéndome donde percibo que su cuerpo responde distinto. No busco cambiar nuestras posiciones, tal como me encuentro puedo deslizar mis manos por el largo de su espalda al movernos, tomar su cabello para que nuestras bocas choquen y se abran para dejar en la contraria los jadeos que surgen de sentirnos tan cerca de tomar todo del otro, que nunca es suficiente cuando nos tornamos impacientes. Trato con un beso lento que se hunde dentro de su boca, calmar su ansía, la mía y de la veela en su interior, para que acabar no se sienta como un golpe contra una pared, sino que me dé tiempo a rodearla con mis brazos y que mi pecho que sube y baja por una respiración exhausta, le sirva para acomodarse mientras se toma unos minutos para regular la suya, aún sin estar listo para separarnos, más despiertos y lúcidos que hace un rato, como para preguntar: —¿Qué otra puerta quieres conocer?
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Is slowly getting red, +18 — Colin Empty Re: Is slowly getting red, +18 — Colin

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.