Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Mar Nov 24, 2020 8:58 am

El distrito 4 era un distrito famoso por sus playas y su dedicación a la pesca, con el olor a mar impregnado en cada una de las esquinas del mismo. Con una tranquilidad y una distribución, en un mundo donde la calma era solo cosas de las historias, que te hacía plantearte si todo estaba preparado para derrumbarse en cualquier momento.  Tan distinto, tan diferente al capitolio o incluso a su propio distrito de origen. Te hacía darte cuenta de que cada distrito podría ser un mundo distinto. Por supuesto en este podían verse las amplias y magnificas casas que aquellos magos de cierto poder se habían construido para disponer de un pequeño rincón de paz lejos del bullicio del capitolio. No dejaba por tanto de ser un lugar lleno de gente con dinero y poder camuflado como un simple distrito pesquero.

Pero dentro del distrito vamos a centrarnos en una zona concreta y dentro de esa zona vamos a centrarnos en una vieja y destartalada casa. Una cercana al mar, con aspecto de haber tenido épocas mucho mejores pero que por la falta de cuidado ha ido siendo reclamada por el mar que la acecha. Y dentro de esta, oculta por el sonido de la brisa marina y de la propia vivienda puede escucharse la conversación tenue de dos personas. No se entiende lo que hablan, pero parecen negocios, negocios serios que no terminan de ir por buen puerto.

Las oportunidades existen, los favores existen, pero la paciencia no es infinita. Durante unos pocos segundos, si eres curioso, podrás apreciar por una de las ventanas un pequeño brillo que ilumina por unos segundos la estancia. Después de ellos el silencio se hace en esa vieja y destartalada casa. Solo interrumpido por el estruendo de unos truenos en la lejanía. Parece que una tormenta se acerca en el exterior, una tormenta de invierno.

Acompañando a estos, se escucha el replicar de unos zapatos sobre un deteriorado suelo de madera. La puerta de madera, agrietada y cubierta de sal, es abierta seguida de un rechineo que se alcanza a escuchar a algunos metros. De esta sale una mujer. La puerta se cierra a sus espaldas y comienza a caminar mientras se guarda dentro de la chaqueta una pequeña bolsita con lo que podrían ser monedas. Había viajado hasta el distrito 4 para cerrar unos negocios y estos finalmente habían parecido llegar a su fin.

Ahora que el trabajo había terminado tenía intención de haber aprovechado, de ver y apreciar aquel distrito, de bajar hasta la playa y observar aquella masa de agua que pocas veces había visto. Pero la tormenta que se acercaba parecía amenazar con impedirlo. Alza la mirada entonces para observar a las pocas personas que por allí se movían y sus ojos se detienen sobre alguien que parece resultarle extrañamente familiar.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Miér Nov 25, 2020 7:51 pm

Siempre que puedo aprovecho para bajar a la playa, aunque sean diez minutos escasos e incluso cuando el tiempo no está por la labor de acompañar al paseo, como es el caso de hoy. Pero después de haber pasado parte del día encerrada en una sala discutiendo con personas que no tienen la misma percepción que yo sobre lo que puede hacerse para mejorar los servicios sociales, entendiendo que estamos en una época de guerra y crisis y que los fondos ya son de por sí escasos, siento una necesidad extrema de tomar un poco de aire. Es una buena cosa entonces que no importe de qué humor se encuentre Hayden durante el día, cuando comprende que vamos a pasear por la arena tienen tantas ganas de salir de casa que yo, así que me apresuro a envolverlo en un abrigo lo suficientemente abrigado para que no tengamos problemas con el frío de invierno.

No es mucho lo que se puede caminar con un bebé de apenas un año, si contamos con el paso de tortuga o que se entretiene con cualquier cosa, como unas algas medio enterradas en la arena las cuales tengo que apartar de sus manos para que no se lleve a la boca, pero me conformo con siquiera poder observar el mar revuelto por la tormenta que está a punto de caernos encima, también con llenar mis pulmones de ese aire salado característico del cuatro y al que he terminado por acostumbrarme con gusto. Las gaviotas apenas parecen molestas por nuestra presencia, mucho más calmas de lo que están por las mañanas cuando su mismo ruido no hacen necesario que utilice un despertador para levantarme. Me hace preguntarme si es que hay algo que les preocupa, cuando lo más probable es que, como nosotros, estén buscando un refugio.

Es en nuestra media vuelta a casa que siento la mirada de alguien sobre nosotros, no siendo muchas las personas que aprovechan los últimos minutos de tiempo seco para pasear por la playa, devuelvo la mirada hacia esta mujer en concreto a ver si puedo descubrir lo que le perturba. —¿Esbet?— el nombre sale de mis labios mucho antes de que mi cerebro siquiera procese su rostro. —¿Esbet Autumn?— veamos, es muy común en mi vida encontrarme con caras pasadas de vez en cuando, pero jamás me había topado con una con la que coincidiera en lo que recuerdo como los años que estudiaba en el Prince. —Soy Phoebe, ¿Phoebe Powell? Estudiamos juntas— por decirlo de alguna manera, soy bien consciente de que me costó su trabajo ponerme al día con la educación escolar y tampoco es como que mi nombre no haya salido en periódicos en el último tiempo como para no reconocerlo.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Vie Nov 27, 2020 4:54 pm

La mujer la observa en silencio y con detenimiento, aprovecha los pocos segundos antes de ser descubierta para mirar más de lo que luego podrá. El niño  no le suena, nunca lo ha visto, pero no puede decir lo mismo de la mujer. No suele olvidar los rostros de la persona, pero por alguna razón desconocida aquel se le atraganta.

Pero no le queda mucho margen para meditar antes de ser descubierta, antes de que la contraria dirija su mirada hacia ella, antes de que mirada quiera indicarte de que has mirado demasiado. Y su pregunta, su doble pregunta solo refuerza lo que ya sabe. Conoce a esa mujer, pero de mucho tiempo atrás, antes de que todo cambiase.

Esbet asiente quedamente cuando su nombre y apellido son pronunciados, un quedo asentimiento que viene a mostrar el acierto del mismo. Alza la mirada ligeramente entre abriendo los labios cuando cree al fin haber identificado a la susodicha, pero es esta la que se adelanta y dice su propio nombre.

- Phoebe... - Repite su nombre en un suave susurro mientras decide acercarse unos pasos hacia la mujer y el niño. No le gustaban los niños, nunca le habían gustado. Alza de nuevo la mirada a la mujer y una suave sonrisa que hubiese dejado rendido a cualquier hombre aparece en sus labios antes de permitirse si quiera añadir unas palabras. - Te recuerdo. La chica vidente. - Sus últimas palabras son apenas un susurro que puede identificarse si estás cerca o lees sus labios, sabe que no es un tema que deba gritarse, ella misma lo mantiene en silencio.

Vuelve a bajar la vista al niño pequeño que se encuentra al rededor de la chica. Aquella mujer dejó el instituto antes del último grado, no volvió a saber de ella, nada, ni una llamada, ni una visita. Tanto tiempo invertida en ella para después desaparecer, como si se hubiese esfumado. Llegó a pensar que había muerto, que la guerra la había alcanzado. O así pensó hasta que conoció a Hans, al ministro, a su jefe, mismo apellido, familia. - Veo que sigues viva y bien acompañada. - Ladeó ligeramente la cabeza dirigiendo una nueva y corta mirada al bebé antes de volver a focalizarse en la mujer. Debía reconocer, que en su momento le caía bastante bien.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Dom Nov 29, 2020 4:31 pm

Escuchar que me recuerda es casi un alivio, me olvido de tener que pasar por la vergüenza de que me vea como una completa desconocida que resulta saberse su nombre, como si no hubiera adivinado otros tantos por mi cuenta sin necesidad de presentaciones. Pero no, esta vez es distinto porque sabe quién soy, el motivo por el que se asoma una sonrisa nerviosa puede ser ese, o puede que sea el hecho de que me recuerde por una cosa en concreto. —Exactamente— afirmo —, la misma.— no existen tantos videntes la actualidad como para que uno pueda confundirse con esto, así que es una buena forma, y a la vez mala, de quedarse con mi nombre.

Mi sonrisa se tuerce hacia un lado, formando una mueca que acompaño con un ladeo de cabeza. —Sigo viva, sí, aunque entiendo que pueda resultar como una sorpresa— digo. En su día no era muy abierta a contar cosas sobre mi vida personal, escasas palabras que pudieran sacarme sobre mi pasado eran las que ya se conocían por haberlas repetido en los servicios sociales, como para que pueda decir que esta mujer conoce mi historial de principio a fin. Bajo la dirección de mi cabeza hacia Hayden cuando lo menciona, apretando un poco sus dedos entre los míos antes de regresar la mirada hacia ella. —Es mi hijo, me casé y ahora vivo en el cuatro— por alguna razón me nace esa necesidad de explicarme, como si no quisiera que creyera otra cosa pese a tampoco ocultar nada, no es como si pudiera tampoco, es conocido que mi vida privada no es tan privada desde que se sabe que Hermann es mi padre.

Jamás te había visto por aquí, ¿estás de visita?— continuo tras un silencio tentado a volverse incómodo, pero como estoy segura de que mi tono de voz puede confundirse como una acusación por mi parte hacia ella, me apresuro a añadir: —Quiero decir... fue mucho tiempo sin verte, Esbet, ¿cómo... cómo te ha ido todo?— increíble que una conversación banal se me pueda hacer complicada, pero verán, no tiendo a encontrarme con rostros pasados amigables, así que puedo decir con calma que esta es una excepción a esa regla.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Mar Dic 01, 2020 8:01 am

La semi veela asiente cuando la mujer que tiene enfrente confirma lo que ya sabía. Quien era ella. La pregunta sería  ¿Que había sido de su vida en todo este tiempo? Por regla general, Esbet solía limitarse en sus asuntos, no preocuparse por nada que fuese ajeno a ella y su bienestar. Pero tal vez con la mujer que tenía en frente se pudiese hacer una pequeña excepción. Al menos, en teoría.

Pero aquella pregunta parece que iba a permanecer en el aire durante al menos varios minutos más. Parecía tan dispuesta a hablar de su vida como en el pasado. Tierno y deprimente a la vez. - Desde luego que lo es. Desapareciste de un día a otro. - ¿Se lo estaba reprochando? En absoluto. Solo era un comentario, un pensamiento, una realidad. - Creímos que te podría haber pasado algo. Pero tampoco teniamos donde preguntar. - La realidad fue quizás algo distinta a esas palabras. Esbet no se preocupó más de los necesario en la desaparición de la contraria. Pero su hermana Eliana lo hizo por ella. Nadie sabía, o nadie quiso mostrar que sabía, sobre el paradero u origen de la mujer. Aunque con las cosas que actualmente se habían escuchado, era posible que fuesen motivo suficientes,  

Casada y residente en un barrio de clase alta. Sin lugar a dudas las sorpresas llegaban de dos en dos. La mosquita muerta había logrado conseguirse un futuro estable. Admirable. - Enhorabuena en ese caso. Por la boda y por el niño. - Una nueva sonrisa encantadora surgió de los labios de ella. El niño era pequeño, por lo que era posible que todo hubiese sido relativamente reciente.

La sonrisa se mantiene en sus labios mientras ladea por unos segundos la mirada hacia el cielo que a cada segundo que pasaba parecía más oscuro. Una amenaza de que la tormenta caería sobre ellos en el momento más inesperado. Una hermosa tormenta en un distrito junto al mar. Fascinante. Siempre había sentido debilidad por las mismas. Las palabras rompen con su pensamiento y vuelve a dirigir la mirada hacia Phoebe. - Tranquila. - Aquella doble pregunta mostraba que la inseguridad continuaba en ella. - Vine a cerrar unos negocios. Una venta de unos libros. - Una mercancía algo especial, pero eso no era un dato que debiese rebelar a cualquiera que se cruzase en su camino.

- Respondiendo a tu segunda pregunta. Se puede decir que no me ha ido nada mal. - Al menos en lo que a su vida profesional y su vida en la escala social se refería. Algo que para Esbet lo era todo. - Vivo en el capitolio, llevo las librerías - Era sabido que los Autumn poseían aquellas dos librerías, era su rasgo distintivo. - y trabajo en el  wizengamot. Como puedes ver nada mal. - Otra nueva sonrisa y un nuevo vistazo al cielo. - ¿Tu estás trabajando? - Casarse y tener un hijo, era algo que por suerte o desgracia no contaba para Esbet como tener una buena vida.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Jue Dic 03, 2020 8:12 pm

Nunca me paré a pensar cómo afectó mi ausencia en el Prince luego de cumplir la mayoría de edad, en primer lugar porque no esperaba que afectara a nadie como tal. Siendo una época en la que todavía la política de Niniadis era relativamente reciente, las desapariciones eran corrientes, más en huérfanos que cumplida cierta edad, procedente de distritos pobres, lo más normal era terminar en la calle, como fue mi caso. —Sí, bueno, el sistema de orfandad por entonces no era de los mejores— cuento, esto sí es algo que sabía de mí, los chicos que vivíamos en hospicios solíamos juntarnos a las salidas y en los recreos, siendo la basura con la que nadie quiere juntarse. —, con diecisiete años dejabas de ser problema del gobierno y pasabas a tener que apañártelas por ti mismo— tampoco es algo nuevo, a pesar de que se lo describo cómo si fuera la primera vez que lo escucha, cuando es más que común escuchar historias parecidas, especialmente en el norte. —Pero estoy bien— añado, puede verlo por ella misma. Pese a todo, estoy aquí, estoy bien.

Gracias— respondo, incluso cuando ya no es costumbre que se me felicite por mi boda —, igual hace casi año y medio de eso— no pierdo la sonrisa tímida de mis labios para que no sienta rechazo a su agradecimiento, que lo sigo sintiendo mucho más honesto de lo que fueron esas mismas palabras en boca de otras personas. —¿Tú…?— no es la mejor manera de preguntarlo, si tengo que ser honesta conmigo misma, pero el hecho de que no termine siquiera de formularla es una clara señal de que no quiero traspasar límites en su vida privada.

Aunque es ella misma quien decide segundos después no tener problema con exponerme parte de sus tareas personales, a lo que termino por asentir con la cabeza muy brevemente, dejando claro que la estoy escuchando. —Ya veo que no— me atrevo a decir, sonriendo. No es sorpresa para mí tampoco, ella y su hermana siempre me parecieron mujeres inteligentes, como para no asumir que tendrían un futuro interesante  por delante. —Oh, es cierto— digo, recordando mis días de cuando vivía en la capital —Creo que he comprado algún libro allí— y, si no me equivoco, sobre adivinación misma, pero esto es algo que me guardo para mí. A lo de trabajar en el Wizengamot, mi cuerpo no puede reaccionar de otra forma que no sea alzar las cejas e inflar un poco mi pecho de aire, esta vez sí sorprendida. —Conocerás a mi hermano, entonces— no lo digo como alguien a quién conocer por televisión o por el cargo que ostenta, sino de conocer personalmente. —Trabajo en los servicios sociales— irónico, ¿no? —, soy la directora, aunque… no es mucho lo que llevo en el puesto, apenas un par de meses. Antes trabajaba como profesora en el Royal, de adivinación— cuento, por algún motivo la especificación se vuelve necesaria. Si lo veo desde lejos, sí puede considerarse un poco irónico.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Lun Dic 07, 2020 10:06 pm

De los labios de Esbet únicamente saldría una sonrisa algo forzada. En aquel momento ambas estaban igual. Huérfanas, sin padres. Pero ya eran mayores para poder vivir sin aquel lastre. O al menos era el pensamiento que la semi  veela quería creer. - Desde luego, se puede decir que supiste bien que hacer para cambiar tu situación. - Una sonrisa de satisfacción surgió en los labios de la mujer. Realmente se sentía orgullosa de que la contraria no se hubiese dejado aplastar por el destino y el mundo.- Enhorabuena por ello.  

Llevaba año y medio casada. Era un tiempo considerable que podía haberle otorgado muchos beneficios a la larga. - Mejor una felicitación tarde que inexistente. - Esbet deja escapar una sonrisa de cumplido. La felicitación había sido un mero tramite que se acostumbraba en la sociedad, realmente para quien nunca había vivido un amor sincero, aquello no era más que un juego o una desgracia. - Yo no estoy casada. - Responde entonces aventurándose a que aquella fuese la pregunta que la contraría había dejado sin terminar de formular.  Ni lo estaba ni tenía intención de ello. Nuevamente el amor para una veela era bastante más complicado.

Una nueva sonrisa aparece algunos minutos después tras escuchar las palabras que la contraria tiene que decir ante el sencillo resumen de su propia vida. La librería del capitolio era bastante conocida y Esbet no hacía sino aumentar esta fama. De hecho, no se detendría hasta que fuese la más deseada en todo el país. - Estás invitada a comprar más cuando lo desees. Tenemos bastantes novedades últimamente. - Como los libros de hechizos imperdonables que el gobierno había exigido.

- ¿tu hermano? - Al inicio le resulta complicado enlazar a ambas personas. Tan distintas para ella, dos mundos tan diferenciados que cuesta entender el lazo que les une.  Pero no tarda en relacionar ambas personas y es ella misma quien se responde casi de inmediato.- El Ministro Powell, si, he tenido algunas conversaciones interesantes con él. - Algunas más que otras por supuesto. Pero no dejaba de ser su "jefe" dentro de la sección de justicia del ministerio, por lo que sería extraño no conocerle. - No había caído hasta ahora en que tu eras su hermana. No os había llegado a relacionar.  Sois bastantes distintos.- No había relacionado el nombre de la chica con el rostro de la chica confusa que había conocido tantos años atrás. Pero si había una pregunta que Esbet esperaba no fuese formulada era alguna relacionada con su hermana.

Servicios sociales. Esbet no pudo evitar poner una ligera mueca ante tal información. Siempre hubiese pensado que aquella chica acabaría o en la miseria absoluta o en un puesto de importancia. Pero, los servicios sociales no encajaban en ninguno de esos dos espacios. - ¿Y por que decidiste cambiar de trabajo? - Una pregunta sincera que surge de los labios de Esbet. Conocía el don de la otra, al igual que la otra conocía el suyo. Pero ignoraba si actualmente había logrado dominarlo, al menos todo lo que este don de lo permite.  - Aunque comprendo que quizás sea más beneficioso cambiar de ser una simple profesora a ocupar un puesto de directora. - Ella no podía evitar pensar siempre en el poder, en ascender y el beneficio que se podía sacar de cada pequeña jugada.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Mar Dic 08, 2020 4:28 pm

No estoy muy segura de que una enhorabuena es lo que esperaría recibir, lo remarcan mis labios al momento de curvarse en una sonrisa tirante, al mismo tiempo nerviosa. Es la única manera que tengo de responder al respecto, cuando muchas de las cosas que hice para sobrevivir conseguirían una reacción muy distinta a la felicitación que me propicia. No estoy por la labor de señalar esas cuentas, para nada, me conformo con esta curvatura que mantengo durante unos segundos para que no se vea como que no aprecio el comentario. En su lugar, aprovecho que la conversación toma otro giro para interesarme por otras cosas ahora que admite no estar casada. —¿Tu familia?— inquiero, recuerdo que tenía una hermana, la cual, ni siquiera ha mencionado.

Hago un asentimiento de mi cabeza como promesa de que me pasaré por la librería de nuevo. No recuerdo haber visto una sección de niños en su momento, pero quizás se debe a que no estaba esperando un hijo en mi vida como para necesitar libros infantiles. Al menos resulta una buena excusa para visitar la capital, incluso cuando no es de mis lugares favoritos. A su extrañeza por no verme como la hermana del ministro de justicia, no obstante, arrugo un poco mi frente. —Sí, bueno, no eres la primera persona que opina eso— apunto, aunque sigo sin comprender como es que todavía hay gente que puede ser tan ajena a lo que está ocurriendo en el país. No es como si no hubiera salido en televisión junto a mi hermano en repetidas ocasiones, generalmente siempre asociadas a la imagen de nuestro padre. —Supongo que tiene que ver con cómo nos hemos criado— señalo, tanto Hans como yo hemos remarcado esto un par de veces, así que es normal que otros lo hagan también.

Niego con mi barbilla de inmediato para sacarla de su falta al creer que tomaría un trabajo exclusivamente por el título. Sé que cuesta creerlo en el mundo en el que vivimos, donde la fama es tan atractiva como el hecho de tener cantidad de bienes, pero mi motivo para convertirme en directora está lejos de ser ese. —Dejé el puesto como profesora porque por mucho que no me disgustara enseñar a los alumnos sobre adivinación, seguía siendo un trabajo que se me impuso y algo para lo que apenas tenía preparación— cuento, le doy así la primera impresión de la mujer que terminaría siendo mi suegra —No es que ahora sepa todo sobre como dirigir los servicios sociales, pero estoy aprendiendo— digo antes de que mis propias palabras sirvan como objeto de ataque —Tomé la dirección para poder ayudar a niños que, como yo, han perdido su hogar o se encuentran en situaciones complicadas— porque no son solo los huérfanos los que reciben atención, también aquellos que tienen problemas en casa o en la misma escuela —Solo quiero ayudar— explico, encogiéndome vagamente de hombros, como si fuera algo minúsculo.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Jue Dic 10, 2020 5:28 pm

Una de las pocas preguntas a las que Esbet podía temer enfrentarse fue justo aquella que salió de los labios de la mujer que tenía enfrente. Su familia. No quedaba nada. Ella era la única Autumn que continuaba viva, o al menos visible. Ignoraba si Eliana continuaba viva, ignoraba si estaba bien, ignoraba todo de ella. Y eso conseguía una sensación oculta de miedo y preocupación por ella, que era opacada por una de odio y desprecio que no podía eliminar y que temía. Esbet toma aire y aparta la mirada de la mujer para centrarla en el niño. - Estoy sola. Mi padre murió hace algunos años. Y mi hermana se marcho poco después. No he vuelto a saber de ella. - La voz de Esbet tiembla por un segundo en el transcurso de esa frase. Casi mostrando una debilidad que siempre tiene oculta. Poco se habla de su familia, menos desde que reside en el capitolio y claramente es algo que nunca había llegado a superar por mucho que ella creyese que si.

Esbet ladea la mirada para escuchar las respuestas que le ofrece. Parece algo descontenta con las palabras de Esbet. - Suelo estar ajena a lo que ocurre fuera del tribunal. Prefiero centrarme en aquello que me afecta. - Al menos aquello que le afectaba directamente, como eran los juicios y el personal de su sector del ministerio. - Pero si, supongo que aquello que nos rodea acaba afectando de algún modo a nuestro desarrollo. - Un claro ejemplo de ello era su familia.

El carácter de Esbet fue formándose como una fachada para apartar todo aquello que pudiese dañarla, y es por ello que en ocasiones no es consciente del daño que pueden hacer sus palabras. Esboza una suave sonrisa y asiente a las nuevas palabras. - Entiendo. Es un propósito interesante y seguro que puedes ayudar a muchos niños a salir adelante. Mejor tu que nadie podrás comprenderlos y conocer que necesitan.- Algo extrañas esas palabras viniendo de ella, pero sinceras todas ellas. Había conocido a aquella mujer cuando fue más joven y realmente encajaba en aquel trabajo, por deprimente que fuese. - Seguro que aguantar tantos niños como profesora tampoco es tan gratificante. - Murmura en un intento de bromear por su parte. Que hubiese salido bien era otra cosa distinta.

El olor a tierra mojada inunda a Esbet dándole así a entender que pronto la tormenta hará acto de presencia. Con un suave movimiento, tan encantador como elegante, retira el pelo de su rostro observando alternativamente a madre e hijo. - ¿Te apetece tomar algo? No creo que sea bueno que llegue la tormenta, quizás le asuste. - Señala con la barbilla al niño dándose cuenta de algo. - ¿Cómo se llama? - No le gustaban los niños y si le gustaban las tormentas, pero era consciente de que normalmente a la gente le gustaban los niños y los niños temían a las tormentas. Sabios niños, eran como pequeñas veelas cuyo encanto no hacía efecto en Esbet.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Sáb Dic 12, 2020 7:39 pm

Oh— suelto mucho antes de que pueda frenarme. No esperaba una respuesta como esa pese a que la muerte parece ser el aliado de todos este último tiempo, lo que me lleva a fruncir un poco mis labios —Lo lamento— esto lo digo por su padre, es duro perder a alguien a quién queremos y, por el lenguaje de su cuerpo, de alguna manera deduzco que era importante. Abro la boca para decir algo más, a mitad de camino pienso que quizás no sea tan buena idea y eso me obliga a permanecer unos segundos en silencio, cerrando la misma. Un segundo pensamiento me lleva a volver a intentarlo —También lo de tu hermana, sé lo que es poner distancia con esa parte de la familia y lo duro que puede llegar a ser, espero que puedan arreglarlo en algún momento— se trata de un deseo honesto, porque es lo que yo siempre quise que pudiera pasar con mi hermano, aun sabiendo que nuestra relación nunca llegaría a ser lo mismo que antes, hay cuentas del pasado que necesitan de ser saldadas para que podamos seguir avanzando.

Hago un movimiento con mis cejas, el mismo declara que ya me gustaría decir que puedo mantenerme alejada de todo como ella. —Te envidio por eso— se lo digo así sin más, curvando mis labios en una sonrisa que más que lastimera, se vuelve un poco conformista con la parte que me ha tocado aceptar. —Me gusta pensar que sí, que puedo ayudarles, en ocasiones lo que nos hizo daño a nosotros puede servir para ayudar a otros, transformas una experiencia negativa en algo bueno, tratas de que sea bueno para ellos— apunto tras un asentimiento breve de mi cabeza, siendo la estrategia que me ha llevado a querer formar parte de la vida de estos niños. A lo siguiente solo puedo que reír por lo bajo, ladeando un poco la cabeza. —No es para tanto... creo que depende un poco de la materia que se esté tratando, la adivinación por norma general no es algo que atraiga a cualquiera— expongo con calma, como bien ella debería de saber.

Ni Hayden, quién sigo aferrando de mi mano pese a tratar de moverse lejos con sus piernas torpes, ni yo nos hemos fijado en exceso en el cambio de tiempo. Mi mirada se va hacia allí mismo, al cielo oscurecido, cuando la mujer lo señala. —Tienes razón— por la lluvia y no por la tormenta, que el bebé no parece ni lo mínimo preocupado por que puedan empezar a caer truenos. —, puedo ofrecerte una taza de café o té en nuestra casa, no queda muy lejos de aquí y estaremos resguardadas por si empieza a llover— digo, tomando la decisión por ambas al agacharme para coger al niño entre mis brazos, rodeando mi cintura con sus piernas en el momento en el que pregunta por su nombre. —Hayden— sonrío. —Matthew como segundo— añado sin razón aparente, aunque no me tardo en explicarme —En mi familia tenemos esta tradición extraña de que el segundo nombre debe empezar por M— me encojo de hombros, apenas y estrechando mi sonrisa.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Mar Dic 15, 2020 9:37 am

El ligero movimiento de negación que puede verse en Esbet pretende dar a entender que no es un tema sencillo, ni uno del que quiera hablar. Esta seguía culpando a Eliana de haber matado a su padre y acusándola de vil cobarde por huir de aquella forma. Pero por supuesto, el prestigio y la posición, que había ocupado dentro de aquella sociedad en los últimos años, podría verse resentido por cosas como aquellas. Por ello, prefería que ese asunto quedase recluido en los límites del D7. Por ello y por que no deseaba dar ese aspecto lamentable y débil que no se correspondía con ella. - No te lamentes. Es complicado, quien sabe si se dignará, algún día, a volver a dejarse ver. - Aunque nunca lo admitiese, la semi veela, había en ocasiones buscado alguna pista sobre su otra mitad, pero prefería esperar a que fuese esta la que se rebajase a volver con el rabo entre las piernas. Pues de ser ella quien la encontrase no podría asegurar como terminaría todo.

Un nuevo gesto con su cabeza, en este caso varios asentimientos, mostraban la conformidad de la misma con la explicación que su antigua amiga le estaba ofreciendo. - Piensas bien, estoy segura de que haces un buen trabajo Phoebe. - Sin duda, volvían a ser extrañas palabras las que surgían de boca de Esbet. Al menos, de la Esbet actual. Pero aquella mujer que tenía en frente, era una de las pocas personas, a las que a lo largo de su vida, había terminado por tener algo de aprecio. A pesar de que en el pasado nunca hubiese podido ofrecerle nada, realmente nunca lo quiso.

Una ligera sonrisa pudo verse en en los labios de Esbet por unos segundos. La adivinación, esa rama de la magia tan querida por unos y tan temida y odiada por otros. - Tienes razón. Solo aquellos que tenemos capacidad para ello podemos ejercerla y son muchos menos los que la llegamos a dominar. Es estúpido pensar que cualquiera podría aprender esa rama de la magia. - No era cruel, era sincera. Si teníamos en cuenta la cantidad de magos farsantes que decían poseer dicha habilidad, nos hacía darnos cuenta de lo inútil que era abrir esa asignatura a todos los estudiantes.

La invitación que llega a oídos de Esbet consigue que la misma alce una ceja sorprendida por aquella curiosa e inesperada sorpresa. Podría inventar una escusa cualquiera y desaparecerse en ese mismo instante. Pero la curiosidad en ocasiones te hare replantearte tus decisiones y hacerte ver que desperdiciar algo más de tu tiempo en otra persona puede traer cosas inesperadas. - No me gustaría molestar. Seguramente tengáis cosas por hacer. - Trata de sonar cortés, y sus palabras lo son, son elegantes y tranquilas, pero es consciente de que esas palabras serán negadas y se encontrará camino a casa de Phoebe en unos minutos.

La mirada de Esbet se centra una vez más en el niño y trata de ofrecerle una sonrisa cariñosa que queda reducida a una sonrisa bastante descafeinada. - Encantada Hayden. - No espera una respuesta por parte del niño. Tampoco tenía intención de hablarle como si fuese tondo. Era un bebé, no imbécil. Odiaba la gente que parecía perder las pocas neuronas que le quedaban al hablar con los niños pequeños.

Una vez más la mirada de ella vuelve a la otra mujer y una sonrisa con cierto sarcasmo y guasa aparece en sus labios. - Extraña tradición, pero sin duda mejor que la de muchas familias. - Como la suya propia. Una que sin duda había destrozado a la familia por dentro con lentitud. Aunque no negaba que disfrutase de la magia oscura, no le gustaba sentir que nunca tuvo otra opción.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Miér Dic 16, 2020 7:49 pm

Asiento con la cabeza, pero mi barbilla gacha declara que se trata más de un movimiento comprensivo que otra cosa. —Las familias tienden a ser complicadas, casi más que cualquier otra relación, la unión de sangre que se comparte con esta siempre nos colocará en dilemas morales que muchas veces no deberíamos tener que soportar, pero lo hacemos igualmente— apunto, es lo que la experiencia me ha enseñado con mi padre, incluso con Hans en ocasiones en las que hemos discutido por tener opiniones diferentes, siempre hay uno que termina con mayor cargo de conciencia. Generalmente, en mi familia suelo adquirir ese papel, en primer lugar porque Hermann no es alguien que si quiera tenga cargo de conciencia, y en segundo porque Hans rara vez admite estar en el error.

Trato de tomarme su cumplido con una sonrisa, que es lo que pretendo, hacer un buen trabajo incluso cuando soy consciente de que hay cosas que se salen de mi control y sobre las que no voy a poder hacer nada al respecto. —No, no creo que todos puedan dominar la videncia, pero sí considero que sea necesario impartir adivinación para que al menos, aquellos que no la comprendan, puedan hacerlo. El poco prestigio que tenemos las videntes y todo lo relacionado con ella es precisamente porque la mayoría lo ven como algo innecesario, que como no lo entienden, no merece que le presten atención— expongo mi punto de vista en todo esto. ¿Cuántas veces he recibido miradas a lo largo de mi vida porque la gente se muestra escéptica? Demasiadas como para contarlas.

No es una molestia— me apresuro a decir cuando comparte ese sentimiento —, y no suelo tener visitas amigas— añado también, si es que después de tanto tiempo podemos seguir considerándonos amigas. Retomo el camino de vuelta con Hayden en brazos, esperando que me siga al regresar por las mismas huellas que dejamos en la arena. —Sí, es algo extraña— coincido, sonriendo por lo inverosímil que debe resultarle a personas como ella que lo escuchan desde fuera —La idea la tuvo mi madre, creo, o su madre antes que ella, mi abuela se llamaba Prudence y ella Penélope, es un poco... raro, sí, pero tengo entendido que le gustaban estas cosas— me encojo de hombros, sin llegar a discutirlo mucho porque es la razón por la que seguí retomar la tradición.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Esbet Autumn el Vie Dic 18, 2020 3:49 pm

Un desvío de la mirada es suficiente muestra de debilidad para Esbet como para apretar los dientes con rabia. No le gustaba hablar de aquellos temas, no le gustaba hablar de las familia. Y concretamente no le gustaba hablar de SU familia. No sabía que haría el día que encontrase finalmente a Eliana. Le haría ver que no se podía jugar con la propia Esbet, pero temía que su mano temblase o que sus miedo ocultos saliesen a la luz. Era tanto lo que la propia Esbet desconocía que el día que se lo mostrasen probablemente no pudiese superarlo con facilidad. - Supongo que si. Estar solos nos ayuda a evitar todo eso. - Da como respuesta, pero más bien como respuesta para ella misma. Como un consuelo a sus pensamientos.

El tema de la adivinación es algo completamente diferente. Algo que Esbet siempre ha preferido mantener en secreto, no por miedo, ni por rechazo, simplemente por el hecho de disponer de aquel don para si misma. Pero no podía comprender las palabras que la contraria estaba diciendo. - No quiero ofenderte, dado que has sido profesora de dicha asignatura. - Advierte siendo consciente de que sus palabras solían ser bastante hirientes. - Pero creo que la asignatura solo consigue que la gente la vea aún más innecesaria, que la crean absurda y falta de lógica. Cuando una persona no logra conseguir algo, termina por pensar que esto no es más que un engaño. Cuando no logran "adivinar" nada, piensan que todo es un cuento.

Esbet niega con suavidad cruzándose de brazos.- ¿Llegaste a dominarla? - La pregunta ha estado rondando su mente desde el momento en que salió el tema. Tal vez no sea el lugar ni el momento, pero desea saber si la contraria a podido mejorar en esto  desde que Esbet le hubiese tratado de ayudar.

Pero es minutos después cuando una expresión algo extraña aparece en el rostro de Esbet al escuchar la palabra "amigas". No tiene muchos amigos, al menos, no amigos reales. Y escuchar a alguien llamarla así logra confundirla al punto de no ser capaz de reaccionar como debiese. - En ese caso no rechazaré tu invitación Phoebe. - Comienza a caminar aunque en seguida se detiene para esperar que sea la contraria quien marque la dirección y el ritmo. - Que algo sea raro no significa que sea malo. Creo que es bastante curiosa y entrañable. - Le dedica una pequeña sonrisa bastante sincera. Nuevamente piensa que cambiaría las tradiciones familiares sin que pudiese temblarle el pulso. Un par de gotas traviesas caen la nariz de Esbet, la cual alza la mirada al cielo, la tormenta iba a alcanzarlas. - ¿Vamos entonces?
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Phoebe M. Powell el Sáb Dic 19, 2020 8:04 pm

Me pregunto si es esa misma razón que ella utiliza para mantenerse alejada de su familia la que me hizo buscar lo mismo. He tenido muchas veces esta conversación, con distintas personas, de todas las edades, cada uno me ha dado su propio punto de vista sobre la soledad y la necesidad que les lleva a considerarla un lugar seguro. Sin embargo, para mí personalmente nunca lo fue, verme rodeada de sombras durante tanto tiempo me hizo buscar otra clase de refugio, pese a poder decir que he estado sola más tiempo del que he estado acompañada, no encuentro confort en los brazos de la soledad. Aun así, lo dejo estar, puedo descifrar por su manera de contestar que no la haré cambiar de opinión cuando parece creer firmemente en ello, lo mismo que me pasó con Murphy cuando traté de explicarle algo parecido.

No me ofendes— me apresuro a decir, incluso antes de que lo exponga, algo más allá de la videncia que podemos compartir me dice que no será nada que no pueda soportar. Escucharla luego me hace asentir con la cabeza, sin perder el paso. —Sí, es cierto que muchos lo ven así, pero no me gusta generalizar— afirmo, tuve mucho tiempo de hacerlo en el norte, donde lo mismo me hizo desconfiar de cada persona que pudiera acercárseme. —Quiero decir... no a todo el mundo le va a gustar la adivinación, tampoco todos van a entenderla, pero cuando estaba enseñando me conformaba con poder atraer la atención de al menos un alumno en la clase.— puede llegar a sonar conformista, si lo pienso de esa manera, pero también sé que no todos están dispuestos a escuchar, con que haya una que sí lo haga, creo que merece la pena el al menos intentarlo.

Ladeo la cabeza como primicia a mi siguiente aclaración, torciendo mis labios también en una mueca pese a no llegar a mirarla. —En ocasiones mejor que otras, depende mucho del estado emocional en el que me encuentre— confieso, así como he escuchado que muchas habilidades se descontrolan por lo mismo, con la mía ocurre algo parecido —Me cuesta mantener una estabilidad mental durante un largo periodo de tiempo, así que influye bastante en eso, pero... he avanzado desde entonces— acepto, alcanzando a sonreírle. Casi todos los que me conocen no tendrían problema en señalarme como alguien demasiado emocional, esto no ayuda a la hora de organizar el caos que hay dentro de mi propia cabeza en lo que a la videncia se refiere, donde mensajes abstractos, significados confusos e imágenes inconexas suelen formar parte del pack.

Que sea algo raro no significa que sea malo. Sonrío, habría unas cuantas personas a las que le vendría bien escuchar eso. —Sí, puede ser— curiosa es mejor que rara, así que acepto el cumplido con ganas. Reacomodo el peso de mi hijo en mis brazos y asiento con la cabeza, aligerando el paso hasta la casa cuando empiezo a sentir las primeras gotas caer sobre nuestras cabezas.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. PowellDirector del Servicio Social

Volver arriba Ir abajo

La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell] Empty Re: La tormenta se acerca [Phoebe M. Powell]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.