Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Nocturnal animals · Denisse A.  IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Nocturnal animals · Denisse A.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Anne Ruehl el Miér Nov 11, 2020 3:09 am

9 de enero,
23 hs


La ubicación del almacén la tiene solamente Sigrid Helmuth, ella es la guardiana que elegí al proteger el sitio con un fidelio. Es una puerta más entre otras, pasa desapercibida, se ve abandonada y recubierta de plantas que rompen la madera vieja para los que pasan, dentro hay habitaciones con techos abiertos a la luz del sol, la que necesitan las plantas que están dispuestas en orden sobre largas mesas, clasificadas con carteles, por la noche es la luna la que también da la luz que ciertas plantas mágicas necesitan y las pociones que fermentan en calderos. Detrás de puertas cerradas con encantamientos están los sótanos donde se apilan cajas y cajas con pócimas envasadas, ha sido un largo mes de volver al oficio.

Pero el encierro necesario para preservar mi paz, en tanto la muerte de la ministra Hasselbach se pierde en el olvido tras pesares más sentidos a los muertos recientes en el ataque a la isla, va llegando a su fin y en mis escapadas a los pocos sitios del mercado negro donde nadie se sobresalta de verme, ya que son contactos que elegí con buen juicio, por malas que sean sus reputaciones, me llega el rumor de un nombre que puedo rescatar de los muchos que conocí en el norte, como para hacerle una visita. Es oportuno su regreso a estos distritos con mi propia vuelta. Pese a que la casa en el distrito dos está aguardando, el armario esvanescente instalado en el despacho y también en el almacén, aún es pronto para arriesgarme al distrito dos.

Paso de la amabilidad de golpear a la puerta de su casa, así que me escabullo dentro, es para mi propio cuidado y no tengo intención de tocar nada de lo que encuentro. Es una casa grande, bastante grande en comparación con la pobreza que se ve en estos distritos. Por si las dudas, me encargo de que haya suficiente luz en la sala donde espero sentada a que baje de su habitación, luego del patronus con forma de lobo que mandé por ella, y que mi rostro sea plenamente visible, así al entrar, más allá de un susto, no caerá en el impulso de atacarme o eso creo. Puede que lo haga solo por las veces en que la compañía en luna llena, como licántropos repudiadas, nos llevó a actuar como manada con otros y a sacarnos la piel entre nosotros. —El norte tiene esto de hacernos querer huir y por alguna razón, siempre regresamos— murmuro con una sonrisa que curva mi boca. —¿Cómo has estado, Denisse?— pregunto con vieja afabilidad, —¿sigues curando?— no doy rodeos en ir hacia el motivo de mi visita. —Puede que necesite de tus servicios.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Denisse Adragón el Miér Nov 11, 2020 5:45 pm

Ya había olvidado el olor.

El olor a putrefacción y muerte que hay en el 12. Aunque usualmente resultan ser exactamente lo mismo. Me permití vivir una vida que no me correspondía, un sueño demasiado bueno para ser cierto, así que ya era momento de abrir los ojos. Y eso hice. Las cosas en casa con Desireé han estado bastantes tensas desde que le conté acerca de Derek. Esperaba esa reacción, aunque no creí que comenzara a aplicarme la ley del hielo, saliendo y entrando de casa como le plazca sin avisarme ya nada. No solo está molesta por eso, lo sé, pero, ¿Qué esperaba que hiciera? ¿Quedarnos en el distrito 9 pretendiendo que no hay una bomba a punto de explotarle por encima? 

No señor. Me prometí protegerla toda la vida, y así tenga que sacarla a rastas de ahí, no nos vamos a quedar. Es demasiado peligroso, está demasiado expuesto. También me duele porque sé que la obligué a hacer una vida ahí y ahora se la arrebato. Pero pienso que es mejor quitarle eso a que literalmente entregue la vida. No puedo tomar ese riesgo y aventar una moneda al aire. No. Aunque eso implique que tengamos que regresar a un sistema político que nos ofende. Aunque eso implique que deba sacrificarme y estar en el escuadrón de licántropos. ¿Qué es peor? ¿Quedarnos en el 9 y exponer a Des a una muerte cruel? ¿Regresar al 12? En cualquier escenario, y con los nuevos juegos, mi hija está expuesta, pero al menos desde aquí puedo protegerla mejor, estando en el escuadrón puedo hacer algo... ¿No?... ¿NO? De todas formas, ser fugitivas tampoco era opción.

El otro motivo de esta precipitada decisión fue Derek.

¿Se suponía que tenía que soportar ver que lo corrieran solo por estar con Hermann? ¿Dónde están los valores de inclusión que profesaban? ¿No podían perdonarle por pelear con ellos? Agh. Por eso no me meto en temas políticos ni peleo por nadie más que mi familia. Es una red de hipocresía tremenda, como la de Jaime, como la de los Black. Así que no me quedé al margen e hice lo que estaba en mis posibilidades para ayudarlo. Le prometí conocer a Des y planeo sostener eso. Eso y no lo voy a dejar morir así como así. Que lo pasado quede atrás, la situación actual es mucho más apremiante. Y precisamente porque es más relevante ahora, es que nos hemos encontrado hace días y se ha convertido en mi nuevo roomie en lo que mudo a Desireé.

La casa necesitaba arreglos después de estar abandonada por meses. Estaba protegida con hechizos, pero eso no aleja al polvo ni a la humedad, ¿Verdad? Así que he aprovechado para terminar de limpiar y arreglar paredes, puertas y el techo, comprar cosas con el dinero que conseguí ahorrar todo este tiempo en el 9. La paga que recibiré por el escuadrón tampoco es mala, así que da igual ya todo. Incluso he aprovechado que está Derek para que me ayudara a dejar todo listo, en los ratos donde los dementores se alejan y no hay curiosos asomándose donde nadie les llama. Por supuesto que no soy estúpida para dejar que se vea, hay encantamientos por la casa, como los que usaba hace veinte años cuando teníamos que escondernos por ser magos. 

Y es precisamente por esto de los encantamientos, que cuando el lobo plateado se aparece frente a mí pego un brinco. Derek está en el sótano que acondicionamos para él, así que hago lo propio para avisarle que no salga hasta que le diga, y en cambio yo me aventuro con la varita en alto hacia la sala. Si me preguntas a mí hubiera preferido no regresar, pero ya ves cómo suceden las cosas. — Respondo con ironía. Mis labios están prensados y mi ceja izquierda alzada mientras veo directamente a los ojos a Rebecca. De la mierda, ¿Y tú? Supongo que igual. — Me cruzo de brazos aún con la ceja enarcada. ¿Mis servicios? Yo te veo sana Rebecca. Definitivamente estás muy bien para alguien que se supone que está muerta. — Respondo con sarcasmo. No sé revivir personas, tendrás que enseñarme en otro momento. — Y con luego me refiero a nunca. ¿Qué podría querer ella en mi casa a esta hora? Solo necesito que se vaya, nadie puede ver a Derek aquí, mucho menos alguien que debería estar en la tumba.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Anne Ruehl el Vie Nov 13, 2020 11:52 pm

Sobre la mayoría de las cosas que ocurren cada día no tenemos control alguno— murmuro, mi voz lejana pese a estar en la misma habitación, ¿quién diría que fui ministra hace poco por ese comentario? —Pero nosotros decidimos qué hacemos con ellas, ¿no?— concluyo. Este será siempre el norte que permite que los caminos se crucen, los que van al sur, al este o al oeste, en algún momento deben pasar inevitablemente por el norte, y es aquí donde las vidas que parecieran no tener ningún punto en común, coinciden. Es a donde huimos, donde nos escondemos, donde nadie quiere vivir, y sin poder impedirlo, a donde regresamos. —No— contesto simplemente, —para nada— mi sonrisa se hace más marcada, no pondré en mi boca que este es mi mejor momento, porque me advirtieron una vez que los demonios y la mala suerte tienen oídos agudos y esperan a esas palabras para volver a importunar. —¿Qué te tiene tan mal a ti?— pregunto, para que me diga que se siente para la mierda, para verse obligada a volver al norte, cuando está el terreno supuestamente neutral del distrito 9 y ¾ donde podría vivir si quiere y donde tenía entendido que vivía.

Denisse consigue de mí una carcajada sincera, hace que me sienta cómoda en su casa aún sin ser invitada y que su trato pueda ser considerado todo, menos uno que pretendiera hacerme sentir cómoda, quizás es eso mismo. —Algunas muertes son necesarias— respondo, esta es posiblemente la frase que mejor me representa, el día en que se concrete mi verdadera muerte, debería ser la que coloquen en mi epitafio. —Matamos partes de nosotros para poder vivir— murmuro, algo que no todos llegan a comprender o que podría confundirse, como lo hice yo siendo más joven y me desprendí del nombre de Anne como si fuera un suicidio, con una actitud autodestructiva que hace de la muerte un acto frívolo o desesperado, en esta ocasión lo viví más como un ritual necesario, con los respetos debidos, tomándome el trabajo de armar la vida que quería después de esa muerte.

Y para eso he venido a verla en la confidencialidad que pueda darnos esta casa, en las mismas horas donde estoy segura, muchos otros tratos se cierran en estos distritos. —Antes de pedirte revivir muertos, quiero pedirte que me ayudes a encargarme de los vivos invisibles— explico. Dejo la silla que ocupo para poder caminar alrededor de su sala, saco del bolsillo de mi abrigo de lana la caja de cigarrillos y enciendo uno con mi varita. —¿Tienes algo para beber?— pregunto, la costumbre de que estas charlas se hagan en esos términos, pero puedo prescindir de ello y continuo: —Regresé al norte para volver a comercializar pociones y medicamentos, esta vez no es algo que lo haga yo por mi propia supervivencia, sino que será una alternativa a la atención en salud deficiente que se recibe por parte del ministerio. Viviste aquí, yo también, criaste a tu hija pequeña en estos distritos, sabes de la gente que se enferma y muere en estos distritos por ser repudiados del sistema…—. Me paro delante de ella al dar una calada al cigarrillo y suspiro al soltar el humo. —Sabes de medimagia, podrías colaborar conmigo— susurro.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Denisse Adragón el Sáb Nov 14, 2020 11:29 pm

Suelto un bufido con su frase. Un poco cursi para mi estilo. Lo dejaría pasar de no ser por el hecho de que entraste a mi casa sin previa invitación, Rebecca. — Le respondo con un tono muy tranquilo, pero alzando tanto las cejas que por un momento siento que han llegado al nacimiento de mi cabello. Mis labios están apretados, fruncidos en una mueca que no denota desgrado pero sí desaprobación. Nosotros no decidimos, solo... tomamos la opción menos horrible. Opción que no nace desde nuestros corazones, si quieres verlo con palabras empalagosas. — Me encojo de hombros, aún con los brazos cruzados. No puedes decir que es falso, al final es alguien más quien nos dice qué es lo que tenemos disponible para hacer. — Si no es el gobierno es alguien más, pero así de subordinadas están nuestras vidas. Así de subordinadas lo han estado desde los pañales.

Bueno, es claro que el regresar a este distrito no me hace gracia, podemos empezar por ahí. — Podríamos continuar con el hecho de que Derek corre peligro después de que por fin habíamos llegado a un acuerdo con nuestra hija, y que dejarlo no morir no era opción, por muchos años que hayan pasado y lo enterrado que lo tuviera, después de reconocer la existencia de alguien no hay marcha atrás. Pero este pedazo de información no planeo compartirlo con ella, por obvias razones. Claro que no estaría mal externarlo con alguien, porque vamos, es un gran peso sobre los hombros, pero Rebecca no será esa persona, es más, no sé si pueda encontrar a una.  Al menos desde aquí puedo darle más posibilidades a mi hija de vivir. En el 9 están condenados por donde lo veas. — Que sé lo de los juegos, pero, a parte de que casi el 90% de los jóvenes de aquí estarán en esa urna y en el 9 había 100% de chances de morir, el escuadrón debería significar algo... ¿No?

La risa de Rebecca me hace aflojar un poco el gesto, incluso desenvolver el abrazo de mis propios brazos, aunque sin soltar la varita. Consigo arquear muy ligeramente los labios con su frase, soltando aire por la nariz. — ¿Eso fue lo que hiciste? ¿Mataste una parte de ti? — Le pregunto con una mezcla de sorpresa y sorna. — No pretendo burlarme, Rebecca, ¿Pero estás segura de lo que haces? Claramente fingiendo tu muerte, estando en una casa de alguien que no le cae bien ni al gobierno ni a sus vecinos... No sé, suena a una decisión más brusca que la que tomé yo. — Tal vez me doy más libertad para externar mi opinión y hurgar en su vida, pero digo, si ella entró a mi casa, ¿Por qué no podría yo hacer lo mismo con sus pensamientos? Aunque la idea de alargar esta conversación empieza a picarme en las palmas de las manos. 

No separo mis pies de su sitio, en la entrada del pasillo que da a la sala, solo agito mi varita para traer la jarra de agua que está en la barra de la cocina. Podría bien ofrecerle la botella de whisky que tengo guardada, pero si quieres que alguien no demore en tu casa, es mejor no hacerlo. — ¿Agua te suena bien? — Pregunto seria, para después callarme y escucharla. Al inicio no entiendo de qué va su idea ni nada, pero conforme va escupiendo todo mis labios se van abriendo. Mi lengua se pasea por mis dientes superiores y la veo como se ve a alguien de quien no sabes qué esperar. — Suena utópico. — Es mi primer comentario, que acompaño con un gesto en la muñeca para alejar el humo que exhala. La cercanía con ella hace que me erice un poco, y solo espero que sus sentidos de licántropo sean menos agudos y no pueda notar el sudor que resbala por mi nuca, ni la respiración lejana que desprende otro ser humano abajo de nosotras. — ¿Y yo qué gano con eso? — Le pregunto intentando mantener el rostro inescrutable. — Además de la satisfacción de saber que muere menos gente, claro. — 
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Anne Ruehl el Vie Nov 20, 2020 4:54 pm

Hay algo que siempre me agradó en Denisse, dentro de lo grosera y brusca que puede ser, de esa manía que tiene de que cada palabra vaya con el peso de un ladrillo que se arroja a la cabeza de la otra persona con un grito furioso, cuando no ha levantado la voz en lo más mínimo, algo que recuerdo cuando la vuelvo a escuchar y que no he oído en ninguna otra palabra dicha por otros con la misma intención de brusquedad, no. —Te concederé el que seas la única persona en mucho tiempo que escuché, que tuviera la mirada tan limpia a las circunstancias que vivimos, no creo haber oído a nadie más que haya sido tan certera con esto— al decir que nuestras acciones están subordinadas a las disposiciones de alguien más, cuando yo trato de ser en el presente una persona que se mueve a sus reglas y chocar de frente con este escepticismo es la prueba más real de que este no parece ser el mundo indicado para ello.

Siempre que lo comparo con que la otra circunstancia posible era la muerte, salirme un poco de los lineamientos que se tratan de imponer es algo a lo que podría dedicar mi vida, para que esta cobre su sentido. Noto entonces la diferencia que hasta ahora me había pasado desapercibida: dejar de tratar de supervivir a querer vivir. Y otra vez, quizás este no sea el mundo adecuado para ello, porque personas como Denisse, en sus propias explicaciones, claramente siguen en el perpetuo estado de supervivencia, que traslada también a su hija. —Supongo que podría decir algo como que se sabía que el reinado de Kendrick Black en el distrito nueve no era algo hecho para perdurar, pero tengo que confesarte que— digo, —yo sí lo creí. No tiendo a subestimar y menos a menospreciar a rivales. Pero está visto que la perdida de fe casi siempre viene de adentro, no del peso aplastante que pueda venir de afuera, lo que nos desmorona nunca es el golpe que se recibe, nos desmoronamos por dentro— murmuro, lo que acabará con la resistencia del distrito nueve, es este exilio, la expulsión que han hecho, el abandono de sus residentes, la desmoralización de su propio consejo ante una única batalla, cuando la guerra comprende más de una.

Eres de las personas que tienen eso claro, ¿no? Sigues firme por dentro, en tu decisión de sobrevivir— que a ella también la mueve hacia otros distritos, porque eso es lo que hacemos los que aprendimos a poner en prioridad la preservación de la propia vida y en su caso, la de su hija. —Sí, Denisse, estoy segura de lo que hago— contesto, —ninguna de las dos somos personas que vacilen cuando han tomado una decisión, simplemente caminamos hacia lo que decidimos— o eso quiero creer, porque si la estoy visitando esta noche, es porque quiero creer que Denisse tiene una mente y un carácter que la quita de la lista interminable de nombres cuya voluntad está sometida a lo que otros le han dicho que piense o que haga, porque incluso haciendo lo que hace, es desde su propio criterio. —Aunque ese camino nos lleve a encrucijadas de lugares y personas hasta entonces vetadas, ya cumplí con mi tiempo en el Capitolio y las personas que allí vivían, como para decidir yo cuanta libertad doy a mis movimientos—. Solo contesto con una sonrisa a su oferta de un vaso de agua, la ignoro para suspirar, quizás estoy en lo cierto, más de lo que creí, en decir que ya se ha trazado un camino con una decisión como guía. —¿Tu pequeño espacio de satisfacción de hacer algo por fuera de lo alguien más te dice que tienes disponible para hacer?— uso sus propias palabras. —Hace mucho dejaste de pelear, lo que haces es sanar. Pero lo comprendo, este no es el momento para que podamos elegir que hacer, aún se debe acatar lo que nos manda para concedernos un poco paz— musito. —¿Qué tan comprometida está la vida de tu hija a esos nuevos juegos?— consulto.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Denisse Adragón el Dom Nov 22, 2020 11:32 pm

El resto del mundo es lamebotas o idealista. — Me encojo de hombros. — O están igual de resignados como lo estaba yo, como hasta cierto punto sigo estando. — ¿Se les puede culpar? No. Todos somos víctimas de este inagotable sistema de rencor y castigo. Muchos prefieren quedar bien con el gobierno, otros más, como los que están en el 9, viven en las nubes creyendo que el mundo perfecto por el que pelean puede llegar a suceder pronto, o que siquiera puede llegar a establecerse al largo plazo. El resto solo somos borregos, siguiendo el camino que marcan los pastores porque no nos queda de otra. Aunque no me gusta pensar en mí como un borrego, podría decirse que tal vez soy un borrego con los ojos más abiertos, uno que ha pasado tanto que en lugar de pezuñas tiene garras. Que sé yo, la analogía que se les ofrezca.

Mis cejas se arquean al escuchar su opinión del chico Black. — ¿Qué fue lo que creíste? ¿Que tenía oportunidad? — Me aventuro a preguntarle. Mi historia con los Black se remonta a una época antigua en la que vi a mis primos morir en la arena, en la que me sometí a esconderme en el 12 por ser bruja, entre muchas otras cosas. Por supuesto que no me agradaba la idea de irme a vivir a un distrito con el nombre Black escrito en la puerta, pero era la opción menos peor, por decirlo de alguna forma. Me dio la oportunidad de reconectar con mi pasado, incluso la parte más desganada de mí se sintió esperanzada, porque a través de Desireé llegué a creer que en verdad podríamos vivir así para siempre. Ni siquiera sé por qué me fui en primer lugar, solo fue el primer impulso salido de la desesperación y el rencor que me empujó hacia las puertas de aquel lugar. — No era un mal lugar para vivir, probablemente me habría quedado ahí de no ser porque están vigilados siempre y porque no tardará mucho más en explotarles una bomba. — Tal vez suena frío, ¿Pero acaso no fue eso lo que le pasó al 14?

Me mantengo firme con la decisión que permita a mi familia tener más chances de vivir, sí. Porque vivir bien tal vez ya no se pueda, no para gente como nosotras. — Y la incluyo en este grupo porque es claro que cuando abandonó a su identidad como Rebecca Hasselbach comprometió mucho más que el nombre. Y por mi parte hablo desde el bienestar de mi familia, lo que sea que esto último signifique e incluya. Tal vez de no tener a Des no pensaría así, digo, yo ya viví más cosas que ella, y no tendría mucho que perder, pero Des va empezando.

Asiento con la cabeza con su siguiente comentario y esta vez eludo el hablar más al respecto, ya ella sabrá sus motivos detrás del regreso a la vida, aunque no termino de entender como alguien que lo tenía bien acomodado en el Capitolio puede dejarlo. Asumo que es por lo mismo que ya dije, no sé, yo por Des lo dejaría todo, ¿Pero si solo fuera yo pensaría igual? ¿Atesoraría más mi libertad que mi seguridad? Tal vez. Su pregunta, que repite mis palabras, solo me hace resoplar pero no respondo nada, solo me quedo en silencio hasta que vuelve a hablar. Me remuevo incómoda con su siguiente interrogante pero consigo mirarla a los ojos. — Lo suficiente. — Es un tema que me duele, porque de seguir en el 9 no tendría que temerle a las urnas, pero repito, estando aquí es más probable que viva. — ¿Puedes hacer algo por eso? — Trato de mantener tranquilidad en mi tono, que no se note mi desesperación, aunque esto mismo es lo que me lleva a bufar, impaciente. — ¿Qué es lo que quieres que haga Rebecca? ¿Que cure heridos? Oficialmente soy parte del escuadrón, no medimago. — Me cruzo de brazos de nuevo. — Un movimiento en falso y termino colgada. — Y por consiguiente Des y Der. — ¿Puedes prometer que todo estará bien? ¿Que lo que haga será para bien de mi familia?
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Anne Ruehl el Miér Nov 25, 2020 2:47 am

Resignación, no hay mejor palabra que esa para explicar el estado en el que se encuentran muchas de las almas que vagan por estos distritos, pobres hace una década, pobres en el presentes, pobres también en el futuro. Flagelados por disputas políticas que se llevan a cabo en otros distritos, aterrorizados por el merodeo constante de los dementores, estando tan desprotegidos que se acurrucan en huecos de las ruinas de estas ciudades, padeciendo hambre y enfermedades, muriendo por la simple miseria. Se ha vuelto un estado mental, el de la resignación. No es distinto en los distritos del sur, ni en el frenesí del ministerio, sobre todos los actos y comportamientos pesa una resignación de la que también supe ser parte, ojalá pudiera, maldito y condenado temperamento mío cuando vuelve a recobrar vida. —Creí que era posible que hubiera un lugar que resistiría al ministerio por un par de meses más, pero no—. Tenían las condiciones para que así fuera, cuando le pregunté a Magnar si tomábamos la decisión rápida de ir matando cabecillas, se interesó más por una estrategia lenta de ir ingresando infiltrados. —Nunca les interesó ese lugar, si lo siguiente que hicieron fue tratar de tomar la isla ministerial como ambición estúpida— opino, más allá de lo que planten como una jugada o una movida por algo mayor, fue un golpe en el que se huele la soberbia de quienes lo perpetraron y las bajezas que revelan su codicia de poder. La represalia viene en forma de nuevos juegos, como un castigo otra vez para más gente de la que podría estar interesada en una rebelión, los del norte que ni en los huecos donde se esconden ya no están seguros, nunca lo estuvieron.

Obliga otra vez a la gente a moverse, a tomar decisiones de supervivencia, se les castiga con el pensamiento de supervivencia, que al colocarse como la primera necesidad, nunca deja lugar a lo que puede darnos satisfacciones, la pequeña parcela donde queríamos plantar nuestros pies se nos vuelve a arrebatar y se nos obliga a correr, mientras se cierran muros a nuestro alrededor. Un laberinto de supervivencia, como esos que se pudieron ver coliseos recientes, Neopanem toda no es más que eso. —Debe haber lugares— susurro con esperanza, cuando me incluye al decir que nuestras acciones siguen persiguiendo el único propósito de sobrevivir, cuando yo deseo algo más. —Debe haber líneas invisibles, lugares que escapen del control…—. Y está mal, no me fue bien la última vez que desee algo distinto a lo que tenía, implica un riesgo a mí misma, son deseos que queman y si con ese fuego no logras arrasarlo todo para conquistar lo que deseas, es el mismo fuego que acaba por consumirte. Tanto he recorrido para volver a encontrarme con un sentimiento así y que sea lo que me destruya.

Pero si esos lugares existen, deben ser más oscuros de los ya visitamos, ocultos a la vista de otros porque nuestros propios ojos están ciegos por esa oscuridad, se conservan protegidos ya que nadie puede verlos, ni quienes los habitan. ¿Esto es lo que tengo para ofrecerle a Denisse? Saco una sonrisa de alguna parte de mi espíritu y se la enseño, recupero la silla en la que estuve sentada hasta hace nada. —Pelea con el escuadrón, Denisse. De haber podido conversar antes contigo yo misma te hubiera dicho que tomes esa maldita opción, que pelearas conmigo, incluso— mascullo al bajar mi mirada al borde de la mesa en la que golpeteo con el cigarrillo. —Necesité mujeres cerca que tuvieran ovarios para pelear, los hombres siguen siendo una decepción constante…—. Suspiro al cerrar mis ojos por un momento: —Sigue moviéndote por los lugares que te aseguren bienestar a ti y a tu familia, si las alternativas se agotan entonces supongo que podremos repetir esta charla— le ofrezco. Me echo hacia atrás en la silla al alzar mi mirada hacia ella. —Te preguntaba por tu hija por si quieres entrenarla, el mundo ha dado pruebas de sobras de lo bastardo que es con el destino de los más jóvenes. No dudo que seas una buena maestra peleando, pero en ocasiones las hijas— sonrío al pensar en la mía propia, —suelen ser un poco reticentes a tener a sus madres como maestras.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Denisse Adragón el Jue Nov 26, 2020 3:19 pm

Asiento con la cabeza a lo que dice. No sé si estoy del todo de acuerdo pero tampoco estoy muy feliz con la situación, así que opto por darle la razón. — Supongo que siempre tuvo fecha de expiración ese distrito — En su momento fue lo mejor para una repudiada que de pronto era aceptada de nuevo, y aún sabiendo que podía no durar me fui. Supongo que el orgullo y la dignidad se llevan más de mí de lo que me gusta creer. Por supuesto que esperaba que vivieran pacíficamente, podíamos seguir moviéndonos en otras zonas. Hasta que decidieron explotar cosas en la isla. — En cuanto al ataque... No sé si fue una forma de regresar lo que pasó con los inferis, o qué, pero fue suicida. — Como se lo dije en su momento a Derek, ¿Qué esperaban infiltrándose en el lugar más seguro de todo NeoPanem? ¿Que los recibieran con globos? Pues no.

Acerca del tema de lugares que estén fuera del control ajeno, no lo sé. Lo dudo de hecho, muchísimo. Aunque si tomamos en cuenta que el distrito 14 resistió por años antes de que descubrieran su paradero... Bueno, entonces hay esperanza. Lo que sea que eso signifique. — Pues si algún día encuentras alguno, entonces estás mas que invitada a enviarme un patronus a mitad de la noche. — Comento medio en broma, medio en serio, aunque con los labios fruncidos y una ceja alzada, porque aún no puedo ver con gracia su intrusión en casa. Intrusión que pudo costarme caro teniendo en cuenta que hay alguien escondiéndose en mi sótano al mismo tiempo que hablamos.

Nunca tuve opción, ¿Verdad? — Pregunto con amargura. — Tal vez de haber estado contigo en el escuadrón hubiera sido más fácil. — No me queda más que encogerme de hombros y recargarme en la pared gastada. Su siguiente comentario logra sacarme una sonrisa, algo socarrona. — No puedo negar lo de los hombres. — Ni rechazar el consejo que me da, aunque me sorprende hasta cierto punto que lo haga. — No sé qué haría si las cosas se agitan más, ¿Irnos como fugitivos? — Resoplo. No hay muchas opciones. Pero la que ofrece para Des me hace alzar las cejas e incluso sacudir la cabeza de forma exagerada. — ¿Entrenarla para qué? — Mi asombro se refleja en un tono ofendido. — Rebecca... No sé, no puedo pensar en ello, no ahora. — Des ni siquiera está en casa aún. — Todavía tenemos que organizar cosas en la casa... Ver pendientes. — Doy excusas, evitando un tema que me hace sentir escalofríos. — Además Des es lista y sabe curar, como yo, sé que podré protegerla y en el peor de los casos huir — Algo tenía que heredarme, ¿No? — Pero mejor regresemos a lo que nos compete, ¿Qué es lo que quieres que haga para ti? — Curar heridos, dar mejor salud en el norte, ya lo oí. — ¿En qué momento lo haría? — No es que esté interesada, pero quiero saber qué es lo que ha pensado al respecto, cómo planea sostener esa red de salud por debajo de la mesa.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Anne Ruehl el Vie Nov 27, 2020 12:49 am

Si es para comparar…— evoco lo de los inferis desde la perspectiva que me aporta haber sido ministra, —fue suicida— coincido. El ministerio corrió con costos mínimos al mandar ese vagón de criaturas infectadas, los rebeldes del distrito nueve fueron a poner su propio cuerpo para irrumpir en el lugar más protegido de Neopanem, estrategias de asalto para seguir evadiendo la confrontación real de ejércitos, movimientos que ya no me incumben desde el momento en que voluntariamente me retiré de mi silla de ministra, aunque tengo bien claro en qué lugares me pararía de tener que volver a pelear y curiosamente, también coincide con lo que me plantea Denisse, con lo que a ella misma le determina desde qué lugar pelear. Puedo escribir con mi sangre los nombres de las personas por las que daría mi vida, así que por ellas volvería a pelear si es su vida y su bienestar lo que está en juego.

Saco una carcajada corta de mi garganta cuando bromea sobre el patronus. —Si lo hice esta noche fue porque creí que tenía algo que ofrecerte, prometo que buscaré algo más grande y más seguro que una cueva cuando vuelva a llamarte— bromeo, me encuentro lo suficientemente relajada en su presencia como para adoptar esta postura, aunque haya poco en lo que me dice que tenga intención de hacerme sentir cómoda. No lo dice abiertamente, pero le falta golpetear su pie en el suelo para hacerme saber que está impaciente porque me vaya, son sus preguntas las que me permiten alargar la conversación y las mías persiguen el mismo propósito, con cada segundo sentada en la penumbra de su sala, puedo identificar con mayor precisión cada olor que percibo en esta casa y voy solapando mi sonrisa cada vez más ancha tras las respuestas que doy a sus inquietudes. —Pelear y sanar son las dos caras de una misma moneda— digo, mis ojos clavados en ella, —ambas lo sabemos cómo para que comprendas que es imprudente enseñarle solo un lado a tu hija, se verá expuesta a situaciones que la obligarán a pelear en algún momento más no sea para defenderse— consejo de madre a madre, ahora que puedo darme la autoridad de hablar como una, más que nada por haber educado a Maeve, no precisamente a Alecto. —Ya dijimos que no hay lugares que nos aseguren tranquilidad, huir nos dejará sin alternativas de lugares en algún momento— murmuro.

Me recuesto en mi silla, coloco una mano debajo del codo del brazo en el que sigo sosteniendo lo poco que resta del cigarrillo y hablo con mis ojos puestos al techo. —Pretendía pedirte que fueras la sanadora que me ayudara con las pócimas que estaré comercializando en este distrito, alguien en quien pueda confiar para establecer esto en el mercado, pero…— suelto un vaho blanco de aire a la nada, —le has dado un giro interesante a todo al decirme que te sumarás al escuadrón, también conozco tus motivaciones como para arriesgarme a proponerte algo que no le diría a nadie más…— claro que pensé en Maeve, en quien confío para que sea quien a mí misma me haga beber un antídoto si de eso depende mi vida, aunque no desperdiciaré la oportunidad de que haya otra persona con ella, mayor, con el temple como para no inmutarse al hacerlo. —Magnar Aminoff me ha pedido que le lleve a una rebelde para que mantengamos la paz ya me decidí por mi cuenta retirarme como ministra, necesito que alguien le administre un antídoto a esa chica. La voy a llevar al ministerio, pero estará envenenada para cuando quieran jugar con ella— o eso espero, por su propio bien.
Anne Ruehl
Anne RuehlCiudadano

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Denisse Adragón el Sáb Nov 28, 2020 1:26 am

Que sea así, Rebecca, porque juro que me mataste de un infarto — Bromeo, junto con ella, solo porque su carcajada hace que me relaje un poco. Pero lo que digo es cierto, sí que me causó un buen susto encontrarme su patronus, y a ella en mi sala. No solo porque la pensé muerta y porque, honestamente, creí que no volveríamos a cruzar palabra en la vida desde que coincidimos en el norte, no, sino también porque Derek está aquí, y de ser descubierto por las personas incorrectas... Bueno, todos sabemos lo que pasaría. Aunque no estoy segura de si me atrevería a volver a verla, conociendo las implicaciones que tiene saber que está con vida. Pero eso es algo que aún no puedo saber si me supondría un beneficio o no, dándome los motivos suficientes para otorgarle el beneficio de la duda por unos minutos más y seguir escuchándola.

Aunque sus palabras solo producen que frunza los labios. Me irrita la idea de que Des tenga que enfrentarse a posibles problemas solo porque su madre no supo tomar las decisiones correctas en el momento correcto. Me irrita bastante, pero no planeo descargar esto con Rebecca, al menos no más que con el resoplido que se me escapa y que enseguida reduzco a una mueca. Sé que tiene razón, pero eso no implica que quiera que la tenga. — Tal vez estés en lo cierto — Me aprieto más con mis brazos hasta que mis siguientes palabras me hacen soltarme. — En todo — No me gusta lo que acabo de decir pero no importa, después de todo estoy hablando con una persona que ya no existe, al menos no de forma oficial. — Des tendrá que aprender a defenderse aún más, pelear incluso, pero no quiero darle más problemas de los que tiene ahora — Que son muchos, lo sé. — Y tampoco es como que sea su persona favorita en este momento — ¿Estoy desahogándome con Rebecca? Fuf. Prioridades Denisse, no puedes alargar mucho esto. Y eso es lo que pretendo hacer al negar con la mano. — Cosas que tendré que resolver después — No sé si entendí bien o mal pero si su oferta es entrenar a Des, no sé cómo me siento al respecto.

Así que me preocupo por lo importante: sus motivos para estar aquí. La escucho, cautelosa, sus palabras logran hacer que vuelva a alzar mis cejas y mi única respuesta es soltar un suspiro. Es mucho para digerir. ¿Por qué tiene que contármelo a mí? Si fuera cosa mía taparía mis oídos y me iría a mi cuarto, a tener paz, pero mi conciencia moral me obliga a quedarme, ¿Qué es más fuerte? ¿Mis ganas de que mi familia sobreviva o poder dormir por las noches? — ¿Qué chica rebelde? — No. Pregunta equivocada, pregunta muy muy equivocada. Porque si es alguien que conozco, alguien con quien he convivido, entonces será más difícil voltearme y darle la espalda a la situación. — Pides demasiado Rebecca — Vuelvo a suspirar. — Incluso comercializar pociones suena a pan comido cuando lo comparas con algo como eso — Porque aparte esa opción representa, quiero creer, un ingreso extra para las personas en esta casa, que ahora son tres. Pero de nuevo la pregunta: ¿Podré dormir por la noche sabiendo que no hice nada para ayudar a que no maten a alguien? AGH. Tal vez pueda, ¿No? — ¿En qué momento tendría que hacerlo?, ¿A qué parte del ministerio vas a llevarla?, ¿Quiénes van a cuidarla?, ¿Cuándo? — La lleno de preguntas, aún no acepto, pero para poder saber con qué decisión dormir tengo que conocer los detalles.
Denisse Adragón
Denisse AdragónEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Nocturnal animals · Denisse A.  Empty Re: Nocturnal animals · Denisse A.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.