Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

The road between relapse and remission ✘ Synnove IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

The road between relapse and remission ✘ Synnove

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Kendrick O. Black el Miér Oct 28, 2020 2:50 pm

El correr de los días se ha sentido como un mal sueño dividido en partes. He despertado con el cansancio y el dolor asomándose por cada uno de mis poros, en una cama de hospital en la cual muchas personas diferentes me hicieron diferentes preguntas. Quieren saber si comprendo quién soy, dónde me encuentro, qué ha pasado. Buscan descubrir si algo ha fallado, si mi cuerpo responde, si yo soy capaz de sentir algo. Ni siquiera sé muy bien qué es lo que se supone que estoy respondiendo. Me vuelvo a dormir. Me vuelven a despertar. Pasan dos días y empiezo a tener consciencia real. Me acuerdo dónde fallamos. Me acuerdo de Hero. Me acuerdo de las cosas que hice. Solo puedo mirar por la ventana de mi habitación y negarme a ver a nadie. No quiero enfrentarme al resto, no puedo mirar a Synnove a los ojos. Empiezo a sentir la garganta pastosa y hasta creo que me he olvidado de cómo se usa la voz. Dejo pasar el fin de semana. Huelo como la mierda y me obligan a darme una ducha con la excusa de una enfermera sobre cómo se supone que lo puedo hacer solo. Obvio que lo hago, pero me quedo en el agua hasta que se vuelve helada. Vuelvo a la cama.

Me envían de regreso a casa el lunes al alba. A primera hora los mensajes intercambiados con los otros miembros del consejo llegan a la conclusión de que algo debemos decir. Solo doy mi aprobación, no tengo intenciones de ser quien dé ninguna noticia. Me meto en mi cama y me envuelvo entre las sábanas, las cuales se sienten extrañamente suaves y cómodas después de los días en el hospital. Ni me molesto en escuchar ningún anuncio, tengo suficiente con ver la cara preocupada de Kitty apareciendo de vez en cuando para asegurarse que he comido algo. En algún punto recuerdo que es la elfina de Hero y asumo que está aquí tratando de mantenerse ocupada. Va dejando platos de comida sobre mi mesa de luz que retira al cabo de unas horas sin que les ponga un dedo encima. Tampoco tengo hambre. Es como si me hubiesen cerrado el estómago.

La voz de Magnar Aminoff desde el televisor me despierta. Consigue que saque la cabeza de abajo de la almohada para encontrarme con sus ojos en la pantalla. Para cuando termina de hablar ya estoy sentado y puedo sentir el peso que echa mis hombros hacia abajo. No me doy cuenta de que he llorado hasta que doy un par de manotazos que me limpian las lágrimas de las mejillas. ¿Cómo es que llegamos a esto? ¿Cómo he ayudado a condenar a otras personas? ¿Cómo es posible que cada acción tomada con buenas intenciones solamente ha servido para que las cosas empeoren? Porque Hero está muerta, Meerah está muerta… Y Abbigail Road también. Y ahora lo estarán cientos de niños y yo soy patético, una enorme mentira, un recuerdo mal utilizado. No sé cuánto tiempo me quedo mirando a la nada, no cuento cuántas lágrimas silenciosas se me escapan.

Hasta que alguien golpea la puerta. Ni pregunto quién es.

Cuando se abre y puedo ver la cabeza rubia, estoy seguro de que me debo de ver lamentable. Una parte de mí sabe que debe pedirle disculpas por no haber querido ver a nadie, pero nada de eso me sale de la boca. Solo me quedo como un idiota, mirándola con mis ojos hinchados hasta que sobo mis mocos y desvío la mirada — Sé que la he cagado así que no necesito que nadie me lo recuerde — mascullo. Me relamo los labios, los cuales se sienten salados — Syv… ¿Me odias? — porque no la culparía. Sé las cosas que dicen de mí hace días y lo peor es el decir, muy a mi pesar, que son ciertas. Cada una de ellas.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Jue Oct 29, 2020 2:05 am

Si crees que la primera cosa que diría al verte es que la has cagado y no preguntarte cómo te sientes, simplemente cómo te sientes…— digo con una calma que hace que mi voz se escuche baja, pero con el tono suficiente como para que me escuche desde la cama en la que se esconde, dentro de una habitación, porque el mundo en este momento le da miedo, ya que no me ha dejado preguntarle cómo se siente, corre a mi cuenta suponer que lo que siente es miedo. El valiente Kendrick que se abalanza sobre todo, le tiene miedo al mundo, a cómo el mundo le responderá después de lo que ha hecho. —¿A qué Synnove crees haber conocido en estos últimos dos años?— pregunto, un interrogante que es válido en ambos sentido, pero yo sí creo saber a qué Kendrick conozco y sigue siendo el mismo que está metido entre esas sábanas, con los ojos todavía rojos de llorar, con el contraste que siempre ha sido mi piel pálida y unos ojos claros que estos días se han vuelto aún más transparentes.

Pese a todo lo que hemos cambiado en este último tiempo, a lo bueno y a lo malo que sabemos del otro, todavía trato de convencerme que conozco al chico que está hecho una bola en su cama, angustiado por las consecuencias de un fracaso, que en daño psicológico a sí mismo sigue siendo menor al daño que se prevé que causarán los nuevos juegos impuestos por Magnar Aminoff. Y conocerlo implica ser plenamente consciente de sus defectos como para andar hasta la cama y sentarme en el borde, con la tranquilidad de haberle dicho una vez que tengo el temple como para sobrellevar situaciones como estas, nunca creí que todo sería un resplandeciente día soleado sobre los campos del distrito nueve, menos aún tras recorrer lo sombrío y lo melancólico que pueden ser ciertos recovecos del norte.

¿Qué te hace creer que puedo odiarte, Ken?— inquiero, la palma de mi mano se apoya sobre el colchón cerca de su cuerpo tendido y mis dedos se enredan en la sábana al girar mi torso hacia él. —No te odiaría por resultados, ni por consecuencias— musito, —mis sentimientos hacia ti dependen de las decisiones que tomes para hacer algo mejor de lo que está mal o que trates de remediar lo que pudo haber salido mal— explico con una paciencia que le ruega que me escuche, antes de soltar algún comentario caprichoso. —No eres un niño, Ken. Eres un líder conduciendo una revolución. Estás aquí llorando en tu cama y preguntándome si te odio, mientras cientos de niños están preguntándose si serán los siguientes en una lista de muertos. Si esa es la decisión que eliges tomar, puede que me replantee mis sentimientos hacia ti. Pero puedes levantarte de esta cama y preguntarte qué carajos harás para impedir esa masacre, entonces no tendré que contestarte si te odio o no, porque serás claramente y sin lugar a dudas el chico que amo— nada cambia en mi semblante calmo cuando lo digo, —es tu decisión, lo que harás y también cómo puedo sentirme hacia ti.
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Kendrick O. Black el Jue Oct 29, 2020 3:09 am

Tengo bien en claro quién es la Synnove que ha estado a mi lado durante todo este tiempo pero, siendo sinceros, no creo que ella sea la que tiene una idea de a quién ha decidido apoyar de manera paralela. La Syv que yo conozco no apoyaría a alguien que ha cometido la clase de actos que sucedieron hace unos días atrás, incluso hay una parte de mí que agradece que haya decidido quedarse atrás y no solo por su seguridad, sino también porque eso me ha librado de regalarle una imagen que no estoy seguro de poder borrar de mi propia mente. Syv, siempre tan sincera y tan blanca, no entra en un mundo donde esa versión de Kendrick Black es la que empieza a asomarse más de lo que me gustaría.

No le contesto, me limito a suspirar y dejo caer mi cuerpo una vez más hacia atrás, rebotando en el colchón presa de mi completa desesperación. Siento cómo se acomoda cerca de mí y la observo de soslayo con cierta mala gana — Varias cosas — es una respuesta escueta, lo sé, va a refutármela de mil maneras y sospecho que podría contradecir cada una de ellas. Para empezar, es imposible que me guarde el refunfuño acompañado de un resoplido en cuanto me etiqueta con ese estúpido título de liderazgo que no comparto, he dicho cientos de veces que yo soy solamente una excusa de reclamo cuando mis compañeros son mucho más inteligentes y poderosos que yo. Ellos son los líderes, lo único que consigo yo es hablar e irritar a las personas — Pues lamento informarte que vas a tener que conseguirte a alguien mejor para con quien tener sentimientos, porque yo no puedo solucionarlo — ahí va, el pánico brotando de mi boca sin siquiera pensarlo. La tristeza mezclándose con la furia. La decepción conmigo mismo.

No puedo estarme quieto así que vuelvo a sentarme, esta vez mucho más rápido en lo que me aparto las lágrimas de rabia con el dorso de las manos — Fallé, Syv. Intenté por todos los medios que las cosas salieran bien, busqué aliados que se me rieron en la cara y no conseguí absolutamente nada de lo que estaba buscando. Y no solo eso, sino que todo lo que andan diciendo ahí es mi culpa. ¿Cómo se supone que le pida a las personas que peleen con nosotros cuando hemos tenido que regresar de esta manera tan… humillante? — hemos perdido gente, nos han clavado la culpa de la desgracia en la nuca.

Con obvio cansancio, vuelvo a girar el rostro hacia ella. No me importa demasiado a estas alturas que me vea completamente hinchado — ¿Oíste todo lo que dicen de mí, Syv? — al contrario de mis anteriores preguntas, esta vez mi tono vuelve a sonar sollozante — Es verdad que hice esas cosas. Es verdad que asesiné a Abbigail Road con magia negra y sí, sé que fuimos con esa intención pero… Tú no estabas ahí. Yo solo… No es como si en verdad quisiera matarla, solo sabía que tenía que hacerlo y lo hice. Solamente lo hice. Y yo… — me interrumpo en cuanto la voz se me quiebra y desvío la mirada hacia el modo en el cual mis dedos juguetean con las sábanas, arrugándolas con nerviosismo — ¿Y qué si soy tan malo como ellos? — está claro que no estoy hablando precisamente de los magos que actualmente andan dirigiendo el país — ¿Qué si todo este tiempo tuvieron razón y soy la misma paria que los Black de hace años? No sé cómo vencerlos, lo único que se me ocurre es hacer exactamente lo que Magnar quiere y entregarme pero eso no solucionaría nada. No tenemos los medios, yo no sirvo para liderar a nadie y está claro que tampoco van a seguirme cuando yo mismo me vendí como un asesino — está claro que jamás tendré la capacidad militar que tienen personas como Amber, Ava o Ben. Trago saliva y bajo considerablemente la voz — No puedo salvar a esos niños, Syv. Te amo pero... no puedo. No soy tan fuerte. Lo siento.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Vie Oct 30, 2020 11:58 pm

Creo poder entender los sentimientos de otras personas como para decirme a mí misma que no debo tomarme a pecho lo que alguien al sentirse herido o enfadado pueda soltar, mucho menos tomarlo como una verdad irrefutable, como la nueva certeza en boca de esa persona con la que deberé orientarme de ahora en más para comprender en qué situación nos hallamos. ¿Eso quita que me duela? No, para nada. ¿Qué no me lo tome a pecho? Siempre que se trate de una persona que nos importa, inevitablemente nos lo tomaré a pecho. Así que trago la amargura que me provocan sus palabras al despreciar la ayuda que puedan serle mis sentimientos, decidiendo en su actitud lastimada, que él no será, no quiere, no puede o vaya a saberse qué, ser la persona en quien los deposite. —Está bien— digo, —retiraré mis palabras. Buscaré luego a alguien sobre quien pueda dejar esos sentimientos y te libraré de la presión de tratar de esa persona, no parece ser lo que pueda servirte ahora— reconozco, una tontería de discurso que hago a un lado. —Me queda ser tu amiga— murmuro, con la duda de que eso también pueda ser suficiente.

Lo escucho, escucharnos es algo que supimos hacer cuando comenzamos a ser amigos y busco su hombro con mi mano al inclinarme hacia él para convencerlo de la primera cosa que importa. —Tienes derecho a fallar, Ken— es la primera, necesaria, tan indispensable como la valentía, convencerse a sí mismo que en una guerra es tan válido perder como ganar. —Estás peleando, todos los días estás peleando, resistiendo en este distrito con muchas otras personas, estamos peleando y resistiendo todos contra un gobierno que queremos que deje de violentar a tanta gente, ¿qué te ha cegado para creer que habrá una victoria tras otra? Cada vez que se pide a alguien que pelee, no se le está asegurando tampoco la victoria. Perder, que haya consecuencias, que todo parezca de ratos que se ha vuelto peor… seguimos peleando— murmuro, y no, no lo hice en esa isla ministerial que sabía que convertirían en un campo de batalla, porque nunca fui una combatiente como ellos, porque no uso mi varita para disparar. Pero hay otras maneras de pelear, apoyarlos y resistir es un modo de seguir peleando, no huiré con el primer viento en contra que sople, todavía creo en esto.

Me retiro un poco cuando el flagelo va hacia él mismo, a la persona que va descubriendo o construyendo al pelear. —En el momento en que empieces a compararte con otros asesinos te volverás como ellos— sentencio, tal vez con una gravedad que no se espera de mí. —No permitas que la voz dentro de tu cabeza comience a compararte con ellos, oblígala a decirte en todo que eres Kendrick Black, que el apellido que tienes no es tu condena, es la herencia de errores de los que has aprendido y que no serás como ellos— musito, mis dedos enredándose entre sí para que disimular lo temblorosas que tengo las manos cuando procuro mostrarme impasible, entera, también cuando lo miro a los ojos y trato de que mi rostro sea un lienzo sin expresión. —Si vas a decirme que no puedes, si vas a pedirme disculpas, y sobre todo, decirme que no eres capaz de encontrar esa fuerza, no hagas algo como decirme que me amas. Déjalo fuera, si después de un «te amo» vendrá un «pero», mejor dejarlo fuera— le pido, por mí, por él. Porque trato de escucharle y hablarle como una amiga, ya que no considera que estemos en un momento en que podamos apelar al amor entre nosotros, y me lo pone difícil si lo vuelve a traer a colación, solo para querer demostrar su punto de que no lo merece. —Estás cambiando, Ken— se lo tengo que decir, —y seguirás cambiando, seguirás haciendo cosas que nunca te creíste capaz de hacer, tendrás que escuchar que otros te digan quién eres y reafirmarte en ti para no ser la persona de la que hablan. Pelear no te hará más noble, ni más sabio, quítate la idea romántica de lo que es pelear. Pelear te va a doler y te mostrará de ti tus peores partes. Y tendrás que aprender a lidiar con esas partes. Cambiarás, serás alguien distinto, y al final de cuentas, quién decidas ser.
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Kendrick O. Black el Sáb Oct 31, 2020 1:23 am

El derecho a fallar. Creo que hay momentos en los cuales uno puede equivocarse y otros donde el hacerlo significa llegar a un camino sin retorno; este es uno de esos, por supuesto. No es como que me tropecé jugando un partido de fútbol con mis amigos o me equivoqué dando un examen en la escuela, cosa que tendría mucho sentido si consideramos la edad que tengo. Pero no. Estamos hablando de una guerra que está definiendo el futuro de todo el país y, en base a nuestro error, el destino de un montón de personas que aún no tienen ni idea de lo que se les viene encima. Puedo necesitar ese agarre en mi hombro, incluso tengo la urgencia de buscar sus brazos cuando sé que no me atrevo y, aún así, sacudo la cabeza — Hay momentos donde puedes darte el lujo de perder, este no era uno de ellos. No cuando acabas jodiendo absolutamente todo — no sé cómo se supone que se sigue peleando en estos casos. ¿Me saco una solución mágica del culo? ¿Me entrego? Quizá eso es lo único que me queda. Dar la cara, dejar que me asesinen y eso es todo, que los demás ganen un poco de tiempo. ¿Es eso lo que me está pidiendo?

No sé cómo se supone que no seré como ellos, no cuando mis fallos terminan en el mismo lugar en el cual los Black se alzaban como una amenaza. No puedo soportarlo, me pongo de pie dándole un empujón a las sábanas y mis pies descalzos se alimentan del frío del suelo, paseándome por la habitación en lo que mis manos se pasan por mi cabello, despeinándolo en todas direcciones — Parece que no quieres que te ame si no es con el mejor lado de mí, Syv. Lamento decirte que esto es todo lo que tengo — tendré cosas buenas, pero mi peor rostro es el que tendrá que seguir tomando si se supone que va a apoyarme. Porque sí, estoy cambiando y no puedo prometerle ser la mejor versión de mí mismo cuando hay tantas subidas y bajadas. Cuando me giro hacia ella una vez más, mis brazos se alzan con frustración antes de caer a ambos lados de mi cuerpo — No sé quién se supone que quiero ser. No sé cómo mirar a esas personas a la cara y decirles que mi error les valió la libertad. Yo no… ¡Ni siquiera sé si soy el adecuado para el trabajo! — me relamo con impaciencia, mordisqueando mi labio inferior — Estoy donde estoy por mera suerte, no porque sepa lo que estoy haciendo. Siempre he permitido que los demás hagan el trabajo pesado y quizá tienen razón, esto es todo lo que tengo para dar. ¿A quién engaño? No soy un líder y mucho menos un guerrero. Quizá solo debería renunciar, dejar que otros luchen por mí. O quizá solo tenga que entregarme para que Magnar se quede feliz por un rato, cuando todos sabemos que solo servirá para que reclame al resto. ¿O qué sugieres? — ¿Cuánto tiempo me queda hasta que empiecen los juegos? ¿Tan solo unos meses? Si no hemos podido con ellos en años, no podremos encontrar una solución con el reloj en las nucas.

Mi frustración hace que coloque mis manos sobre mi nuca y trato de calmarme, respiro lento y profundo con la mirada perdida en algún punto del suelo de la habitación — No sé qué es peor: darme cuenta que no soy la persona que los demás pensaban o que no soy quien yo creía — lamento mucho que las cosas hayan terminado así, lamento mucho no poder ser más — Siempre supe que debía existir un límite y creo que lo he encontrado. Yo… No sé qué hacer y… — me abrazo a mí mismo como si de esa manera pudiese contenerme, a sabiendas de que tanto mi voz como mis labios han vuelto a temblar. Hago un enorme esfuerzo para no volver a llorar como un idiota — Tengo miedo, Syv. No sé qué se supone que deba hacer y no sé cómo solucionarlo y estoy seguro de que voy a morirme, que todos van a morirse porque no encuentro un modo de ganar — siempre me dijeron que este juego me quedaba demasiado grande y, supongo, tenían razón.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Lun Nov 02, 2020 10:53 am

No es como la victoria estuviera asegurada en nada, Ken. Perder es siempre una posibilidad— murmuro, esta vez entre dientes, reconozco el momento en que toma una postura en la que se cierra a lo que pueda decirle, incluso cuando lo hago con la intención de que no se castigue con demasiada crueldad hacía sí mismo. No sé qué quiere escuchar de mí, pero no parece que fuera esto. Me pongo de pie al mismo tiempo que abandona la cama y el único comentario que consigue alterarme como para mostrarme enojada es que suelta. —¡No!— me impongo y no vacilo en alzar mi dedo para apuntarlo. —Eres tú quien está diciendo que no te ame porque no crees ser la persona que lo merezca, así que no lo hagas una cosa mía si desde que entré a esta habitación pareciera que buscas que te diga eso, que te odio, que ya no te amo. Vine aquí a estar conmigo, no me apartes si no quieres que me vaya— sigo sosteniendo el tono alto de mi voz.

Lo haces girar alrededor de eso cuando estoy tratando de hablar contigo sobre lo que pasó, pero nada de lo que te digo es lo que quieres oír—. Nunca lo fue, ¿no se trató de eso en un principio? Veíamos todo tan distinto que buscábamos en la mirada del otro algo que ayudara a la nuestra, que nos mostrara algo distinto. —No tengo boca solo para decir las palabras que puedan gustarte, te lo dije, te dije que siempre te diría lo bueno, lo malo y lo estúpido que puedes ser. Pero en este momento, precisamente, estoy tratando de que puedas ver lo bueno en ti. No eres malo, no eres un idiota, estoy tratando de decirte que aun te quedan cosas buenas por hacer, porque perdimos, esta vez perdimos, pero…— continuo ofuscada, con lo que me dice impide que me calme como para volver a la calma con la que trate de comenzar este encuentro. —Si te rindes por haber perdido serás un cobarde, si te retiras ahora tirarás por el suelo todo, has perdido la confianza en ti, ¿y todos los que confiamos en esto qué?— pregunto, camino hacia él para que pueda ver mi ceño fruncido en respuesta a su propio exabrupto. —¿Quieres que nos vayamos, Ken? ¿Quieres que huyamos hoy? Porque nos vamos, no hace falta llevar nada, nos vamos. Me iría también con el Ken cobarde que perdió la fe en esto y como todo lo ve negro, quiere salir corriendo en la dirección contraria— bajo un poco el tono, también mis párpados al suspirar. —No es no pueda amar a la persona que eres en este momento, Ken. Si depende de mí, sí podría. Pero si eres tú quien me dice que no lo haga, te haré caso. No voy a molestarte con sentimientos que no crees poder recibir en este momento.

Lo claro de mis ojos se encuentran con su figura derrotada cuando los abro, otro suspiro sale de mis labios al acercarme a él para frotar sus brazos con mis manos y procurar que se alivie la tensión que lo envuelve. —Lo sé— murmuro, —sé que tienes miedo y que estás muy enojado, tanto que no haces más que lanzar arañazos como un wampus rabioso desde que entré, y que todo lo que quieres es que te abrace, pero estás tan dolido por todo, que yo también tengo miedo y me cuido de no hacer algo a lo que reacciones dándome un empujón. Porque eres temperamental, haces cosas desde cómo te sientes en el momento y estoy tratando de entenderte, pero me duelen. También tengo miedo, por ti. Por cómo te pueda arrastrar esto, a donde te llevará, qué persona hará de ti. Y puedo entender que todo esto te duela, pero eliges si eso que te duele lastima a otros o dejas que nos quedemos contigo a enfrentar la realidad—, coloco mi mano en su mejilla como el contacto que busco y queda en él si me aparta o se aparta. —La realidad, Ken. Esto es la realidad.
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Kendrick O. Black el Mar Nov 03, 2020 12:13 am

Mis labios se separan con la obvia intención de discutir, pero los termino cerrando. ¿Quiero que se vaya? No. ¿Quiero que me consuele? Creo que tampoco. Me basta con que se encuentre a mi lado y pueda entender todo lo que me apena, que sostenga mi mano y eso puede ser suficiente. Que me permita el odio que siento por mí mismo, que no me haga sentir un pecador por estar triste y asustado, por no tener una respuesta cuando creo que absolutamente nadie la tiene. Al fin de cuentas, creo que he demostrado en cientos de ocasiones que soy solamente un adolescente más y no debería ser extraño que no sepa qué hacer en una situación como esta — No sé qué es lo que quiero que me digas. Quizá lo mejor es no decir nada — es lo único que puedo responder, quizá con un tono más caprichoso de lo que me gustaría. Genial, ahora puede que me vea como un niño malcriado.

Quizá ser un cobarde es lo único que me queda. Al fin y al cabo, es lo que jamás intenté — más caprichos, más palabras que salen de mí sin siquiera pensar. La manera en la cual la miro en cuanto me dice que escaparnos es una opción deja en claro que la estoy midiendo. Por un instante hasta puedo imaginarlo, no cuesta tanto si consideramos que he soñado con irme lejos durante toda mi vida. Tener a Syv en un viaje como ese suena a un panorama perfecto… Si no fuese por la culpa — Incluso si no soy la persona que da el visto bueno a las decisiones y solo paso a ser quien sigue las órdenes… Siempre voy a pelear junto a ellos. Son mi familia — es un murmullo, me da algo de vergüenza admitirlo después de todo el escándalo que acabo de montarme. Quizá solo necesito tiempo o unas vacaciones. Quizá, cuando las cosas se encuentren encaminadas, sí pueda irme. O tal vez mi destino es morir peleando, vaya a saber. Hace una semana, durante esos minutos, parecía ser la mejor opción.

No tenía idea de lo mucho que extrañaba su tacto hasta que siento sus manos contra mis brazos. Me atrevo a mirarla, siempre he pensado que Syv es la clase de persona que se ve demasiado bien junto a las ventanas nevadas. Intento desviar los ojos hacia cualquier otro lado, pero su mano me obliga a encontrarme con los suyos y coloco, con mucho cuidado, una mano sobre la suya que acuna mi rostro. Recargo el peso de mi cabeza en ella, en la mayor muestra de afecto que he dado en días — La gente dejará de creer en nosotros con lo que ha sucedido — susurro — Y no puedo dejar de pensar en que somos un enorme fiasco, que toda esa gente va a morir y que es nuestra culpa. ¿Está mal que necesite que los demás se hagan cargo de las cosas? Ellos son los que saben, yo solo… — enrosco mis dedos entre los suyos de manera que puedo guiar sus nudillos hasta mis labios. Los rozo antes de dejar un beso cariñoso en ellos — Estaba tan seguro de que no iba a verte más. De que iba a morir allí. Cuando Kenna Richards me dejó en el suelo y todo se volvió negro… Solo esperé a morir. Al menos tú no me viste así — en un charco de mi propia sangre, con el rostro apenas reconocible y esfozándome por respirar — Eres mi lugar feliz, Syv, pero ahora solo necesito que aceptes que necesito que el mundo allá afuera deje de agitarse un poco mientras me recupero. No creo… No estoy listo para soportar lo que sea que vaya a suceder — levanto la mirada en su dirección, presionando la palma de su mano con mis pulgares — ¿No puedes solo sostenerme mientras me detesto por un tiempo? Eso es todo lo que necesito ahora.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Miér Nov 04, 2020 11:34 pm

Quizás no decir nada sea lo mejor— estoy de acuerdo con él tras pasar por mi garganta otro poco de amargura que llega a la sonrisa que esbozo con mis labios. —El problema siempre fue que hablo demasiado…— digo, haciéndolo ver como el defecto que es. Pedirme silencio puede que no sea lo mismo a pedirme que me calle, pero si nada de lo que he dicho hasta ahora es lo que espera escuchar y quizás sea mejor callarme, me reconozco en falta con esto, porque en ninguna de las probabilidades de este presente, podría haber entrado a esta habitación luego de todo lo ocurrido para sentarme a su lado en silencio. Porque hay comentarios a los que no respondería, espero que se desvanezcan en el aire como palabras vacías que son, su aceptación a ser un cobarde es parte de estas. Pero hay tantas otras cosas a la que sí contestaría, porque no estuve con él en ese momento y necesito que lo hablemos, no puedo simplemente… estar a su lado en silencio como una compañía que solo le aporta una cara que ver, necesito que mi voz llegue hasta él. —Son tu familia, Ken. Son tu familia y lucharas con ellos, pese a todo— lo digo como una reafirmación efusiva, es de los convencimientos a los que necesito que vuelva a sujetarse, con todas sus fuerzas.  

Meneo mi cabeza de un lado al otro cuando sus miedos ocupan toda su boca, hablando de la decepción y el odio que pueda llegar a sentir la gente, esa gente por la que se luchó, por quienes pusieron el cuerpo en una acción casi suicida si tenemos en cuenta que fueron varios de los chicos que tienen su edad y mi edad, y pese a que nos fue bien en otras ocasiones, si este es el momento en que Ken mismo se permite ver y vernos como lo que somos, no somos más que un par de jóvenes que están tratando de luchar por un pasado que otros, los que estuvieron antes, nos heredaron. Estamos tratando de revertir errores que nos heredaron y sí, de a ratos es una carga que pese, que parece imposible, porque el futuro no parece ser otra cosa que la prolongación de un pasado que ya conocimos. —Ken, escúchame, este no es el fin…— susurro, por radical que suene hablar de un fin, pero no lo es. Llevo su mano que cubre la mía hacia el borde de su mandíbula cuando me acerco para mi cuerpo se arrime al suyo, mi otra mano sobre su espalda para acariciarla casi sin que lo sienta. —Ken…— no sé qué decirle sobre la posibilidad de que muriera en la isla, así como sucedió con Hero, son posibilidades en las que no queremos pensar y ocurren, pero en el caso de Ken no puedo mentir al decir que nunca lo tomé como como una probabilidad real por lo mucho que se expone, por todo lo que ha pasado, por todo lo que aún le queda por pasar.

Puedo sostenerte un tiempo— murmuro contra su cuello al rodear su espalda con un brazo para estrecharlo contra mí, mis dedos aún atrapados entre los suyos, —pero vas a levantarte luego, ¿verdad? Porque lo que no puedo hacer es simplemente ver que caes, te hundes y sigues hundiéndote. No me pidas que solo me quede a tu lado viéndote como te hundes. Necesito saber que te levantarás luego, ¿lo harás?— mi voz choca con su piel al apoyar mi frente, —No me culpes por no poder aceptar que te quedes en la cama, dejando fuera el mundo, necesito que vuelvas a ponerte de pie y si tengo que sostenerte, que sea así. No puedes rendirte, Ken. No soy la persona que vaya a aceptar que te rindes— no lo soy, no puedo abrazarlo si está echado como si la vida se le hubiera escapado, cuando es de los pocos afortunados que aun la gozan, solo puedo abrazarlo si encuentra la fuerza para volver a pararse y si le cuesta, si le cuesta mantenerse parado, entonces sí sostenerlo.
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Kendrick O. Black el Jue Nov 05, 2020 12:32 am

Este no es el fin, pero se siente mucho como uno. Quizá es el final de las cosas como las conocemos hasta ahora y el principio de otras nuevas, que dicen que el universo entero es cíclico y que todo muere para que otras nazcan. Pensándolo de esta manera, cualquier cosa que pueda parecerme preocupante debería ser mínima y, aún así, sé muy bien que me estoy jugando el futuro de nuestra existencia con cada una de mis decisiones. Somos jóvenes, pero siempre estuvimos en las filas de aquellos que daban pasos enormes. Le doy la posibilidad de alcanzarme, su abrazo se siente como un consuelo y creo que, por primera vez, puedo notar la diferencia de edades entre nosotros al sentirme como el niño al cual tienen que calmar para que deje de lloriquear por un rato. Aprovecho la postura para esconder mi rostro contra su cuello de la misma manera que ella hace conmigo, que siempre me he sentido seguro en sus brazos como para creer que su aroma es suficiente para curarme aunque sea un poquito.

Uso la mano que me queda disponible para rodear su cintura, es el primer contacto real que he tenido en días y creo que me siento un poco más como yo mismo. Me doy cuenta de la incomodidad en la boca de mi estómago cuando me pide que le prometa algo que no estoy seguro de poder darle, es la presión de no querer fallarle de nuevo y, aún así, me siento incapaz de conseguirlo — Dame tiempo — le susurro, mis labios chocan contra su piel y contengo el aliento — Cualquier cosa que te prometa hoy, no tendrá validez en una semana, no cuando no me siento capaz de pensar con claridad o siquiera reconocerme a mí mismo. Estoy perdido y necesito encontrarme, Syv — tal vez le estoy pidiendo demasiado, pero es todo lo que tengo y todo lo que soy.

El beso que dejo en su cuello es mucho más tímido y dulce que otros que me he atrevido a darle. Me separo con el cuidado de aquel que no está seguro de querer encontrarse con la mirada contraria pero, aún así, apoyo mi frente contra la suya. Los ojos se mantienen en el suelo — No tienes idea de lo mucho que quiero ser libre de poder irme contigo a donde sea — murmuro. A pesar de mi amargura, se asoma una pequeña sonrisa por mi comisura izquierda — A veces creo que esto es todo lo que obtendré, ¿sabes? Como que mi vida entera será el ocupar un puesto hasta que me muera o hasta que ganemos y, cuando eso suceda, pasaré a sentarme en una oficina y jamás podré irme como soñaba. Y ese día te darás cuenta de lo aburrido que es estar conmigo y me dejarás por algún artista bohemio o algo así — intento pintarlo con un poco de humor, me atrevo a levantar los ojos para verme en los suyos — Te amo, Synnove Lackberg. Más de lo que pensé que se podía amar a una persona. Pero detesto el sentir que no soy suficiente para estar contigo como te lo mereces y lamento mucho no poder asegurar un futuro— ¿Esto es todo lo que puedo ofrecer? ¿Una guerra eterna y la sensación fastidiosa de que nada es permanente? De que un día se levantará con la noticia de que me han matado y ella no ha podido hacer nada para evitarlo, porque sostenerme es un peso pesado.
Kendrick O. Black
Kendrick O. BlackFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Synnove A. Lackberg el Vie Nov 06, 2020 1:12 am

Descanso mi barbilla en su hombro al suspirar, mis brazos se enroscan alrededor de su cintura tomando la tela de su camiseta entre mis dedos al estrecharlo un poco más fuerte. —Está bien— murmuro con una nueva serenidad que logro dar a mi cuerpo, —prefiero de ti una respuesta honesta a una mentira que digas solo para conformarme y que suene bien— paso mis manos por su espalda en una caricia que busca consolarlo, sabiendo lo mucho que le cuesta estar de pie. Desisto aun antes de pensarlo, en usar en él lo que pueda brindarle un poco de control emocional para sentirse mejor, cuanto más desconocidos sujeto de la mano para transmitirle una emoción más sana que contrarreste a las que le angustian o alteran, más difícil se me hace querer intentarlo con los cercanos, respeto mucho más el que tengan que transitar las emociones que lo agobian y si puedo ofrecerles una ayuda, que sea esta, ojalá sea suficiente… —Grita fuerte mi nombre si al tratar de encontrarte terminas en lugares más oscuros, así podré escucharte donde sea que esté…— le pido, trataré de apropiarme de ese consejo cuando yo misma me vea en algún escollo en el norte, de tanto andar por sus calles buscando qué es lo que quiero hacer y quién quiero ser en esta guerra.

Coloco mi mano sobre su cabello cuando se aparta un poco, no tanto como para que pueda buscar sus ojos al apoyar mi mejilla sobre su hombro. —No iba en serio lo de que huyamos a menos de que así quieras— lo tranquilizo, es un plan escrito para un quizás de algún futuro que nos siga encontrando juntos, no algo que esté imponiéndole en este momento cuando más que huir, lo que quiero es que pueda volver a encontrar su fuerza que sé que la tiene para pararse íntegro donde está pisando y poder continuar lo que ya se empezó. Pienso en lo que me dice, lo escucho con una atención distinta a las otras veces que lo mencionamos. —Yo también tengo el mismo miedo, posiblemente acabe siendo la mujer que mi madre quería que fuera y tú aburrido, yo aburrida, ¿qué será de nosotros?— pregunto con una sonrisa que no llega a mis ojos y muevo mis manos a su rostro para dejarlas sobre sus mejillas, así nuestras miradas logran coincidir cuando alza la vista. Mi boca se alza en una sonrisa más cálida cuando lo escucho. —No digas «te amo» para luego decir «pero», Kendrick Black—. Paso mis pulgares por su piel como una caricia que le quite severidad a mis palabras, dejo un beso en su pómulo y con lo cerca que están nuestras miradas, puedo buscar con un susurro la respuesta que quiero de él. —Si es así como te sientes, ¿es tu manera de decirme que también estás renunciando a mí?
Synnove A. Lackberg
Synnove A. LackbergFugitivo

Volver arriba Ir abajo

The road between relapse and remission ✘ Synnove Empty Re: The road between relapse and remission ✘ Synnove

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.