Últimos temas
Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mountain sound · Arianne - Página 2 IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Mountain sound · Arianne

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Mountain sound · Arianne

Mensaje por Colin Weynart el Mar Oct 27, 2020 2:15 am

Recuerdo del primer mensaje :

16 de diciembre, atardecer...

Muevo mi hombro para quitarme esa sensación de entumecimiento que me deja la obligación de permanecer recostado en una cama de hospital, cuando no considero que mis heridas en proceso de cicatrizarse sean de las que requieran que me quede tendido mirando el techo por horas, si hay algo que logra sacarme de quicio es tener que mantenerme quieto porque alguien más así lo impone o mi propio cuerpo se niega a colaborar para salir corriendo. El aura negra a mi alrededor por el mal humor creciente no era algo que disuadiera a los sanadores para que me dejaran ir, la oportunidad de escapar se dio cuando entre los recurrentes al hospital, Arianne se apiadó de mí como para sacarme por una puerta lateral y puesto que no quiero cruzarme con nadie en el distrito que haga el muy escuchado comentario de «deberías ir al hospital para que te den unas pócimas» al ver los cortes que aún no acaban de desaparecer en mi rostro, gentileza de Magnar, esconderme en lo alto de una de las colinas que rodean el distrito doce suena a lo mejor que puedo hacer en estos momentos en que agradecería porque las cosas estén calmas, atrás los sobresaltos por una emboscada que nos salió mal.

La altura de la colina no es tanta, pero la suficiente como para encontrar un risco en el que poder sentarnos con Arianne y mis piernas queden colgando en el aire, libre del trauma de haber quedado pendiendo por un hechizo mientras me desangraba, también gentileza de Magnar. No hay nada en esa pelea que sea especialmente memorable, los cortes se irán, a las alturas no le he tomado miedo de pronto, perder en batalla nunca es algo que me haya tomado especialmente a pecho debido a que he participado de muchas, varias con bestias que no juegan limpio. Diría que mi mal humor se debió más al hecho de verme luego recluido a una cama de hospital, que agradezco poder reemplazar las pócimas asquerosas que me dieron en las últimas horas, con lo amargo de una cerveza que ya no está tan fría, pero lo mismo se agradece. —Gracias, pensé que iba a morirme— digo al girarme para hablarle a Arianne, —en el hospital me refiero, que lugar de mierda— con el respeto que merecen todas las personas que allí trabajan, a los que nos toca ser quienes estamos en la camilla, no hay manera que lo consideremos un hotel de lujo. —Claro que también te agradezco lo de la isla, pero estoy más acostumbrado a eso…— al decirlo, me doy cuenta de lo raro que puede ser para alguien oír que ser un pedazo de carne lleno de tajes y chorreando sangre mientras cuelga del aire, es costumbre.

Bebo otro sorbo de la cerveza, retiro mi mirada de ella para agregar: —Con toda la sangre acumulándose en mi cabeza, pensé que era una alucinación que un pájaro viniera a liberarme… fue… en ese momento creí que había perdido totalmente la consciencia y todo era parte de un delirio imposible— y quizás en ciertas partes lo fue, estaba tan fuera de mí, toda racionalidad perdida a causa de mi estado, que dudo que todo haya sido fielmente como creo que sucedió. Con toda intención aparté de mis ojos de ella, incluso busco al acercar la boca de la cerveza a la mía, disimular el peso de la pregunta que sigue. —¿Cómo se siente? ¿Cuándo te transformas así?— murmuro, siempre me han fascinado las criaturas mágicas como para no preguntar sobre esto si tengo la ocasión de hacerlo.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo


Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Colin Weynart el Sáb Nov 14, 2020 1:46 am

He seguido la corriente— murmuro, mi voz apagada al contar la cantidad de años en que no me cuestioné lo que hacía, porque alguien decidió por mí cuál era la dirección que debía seguir y no dudé en ir avanzando sobre esa. Primero mi familia, luego el ministerio, me he perdido entre el montón para dejarme arrastrar por este sin plena consciencia de cada paso que daba, la consciencia fue llegando después. —Y sí, también quiero rendirme, a veces— reconozco, son todas las cosas que le digo que ponen en contradicción la valentía que decía tener, para demostrarme como un cobarde. —A corriente o a contracorriente, cuando avanzar no parece que esté llevando a nada, da ganas de rendirse…— miro al vacío sobre el que estamos sentados, —pero es mi instinto supongo el que me lleva a resistir, esas decisiones rápidas que dices fueron cosa del instinto, de algo que me dijo que saliera corriendo en la dirección contraria a la que iba…— trato de explicarle.

Y es mi instinto también el que responde cada vez que siento que algo me llama, aunque ese llamado lo encontremos en cosas o personas impensadas, que se ven tan confundidas por sí mismas. No es la primera persona que conozco que parece que ha perdido el rumbo, cómo lo dice es lo que me lleva a preguntar: —¿No sabes qué es o ya lo tuviste y lo perdiste? Porque es difícil, aunque no imposible, recuperar lo que se quiso del pasado. Pero que sea algo que se perdió lo que se espera o se quiere, no deja mucho esperanza al futuro, todo lo que llegue nunca lo será…— murmuro, quizás porque son varias las personas con las que hable sobre que el tiempo en el que vivimos también es una decisión, muchas se sostienen al pasado, otros estamos tratando de abrirnos paso al futuro, en el presente coincidimos, pero es bueno saber en qué dirección va caminando cada uno. —Pero si es algo a futuro, tú también debes saberlo, muchas veces el instinto es el que sabe y te dice qué hacer o a dónde ir— susurro, ya que la razón tiene que lidiar con tantas ideologías inculcadas y puestas en conflicto, los propios prejuicios y los malos entendidos, la razón es la que puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas, y los sentimientos, salvo que sean sentimientos firmes, no son algo a lo que sujetarse, agarrarse a sentimientos frágiles solo lleva a un naufragio.

Gracias— digo al atrapar su mano sobre mi rodilla para darle un apretón rápido, no quiero incomodarla con el contacto así que la suelto, —un poco de fe de parte de otros siempre hace bien— y la miro al decirlo, porque yo también la tengo en ella como para aceptar una propuesta que surgió de la nada, aunque no nos lleve ni un paso fuera de este distrito, a veces son cosas solo para decirlas. Por eso su pregunta me coloca en un risco como en el que estamos sentados, es la segunda cosa, unida a la anterior, que no esperaba escuchar de ella y busco cómo explicarme. —Podría hacerlo, de aquí a unos meses, ¿quizás unos años? Pero no quiero pensarlo como estar esperando, simplemente estaré aquí o donde sea que esté, vendría si me buscas— lo digo con mi rostro hacia ella. —El día que puedas ver más claro que esperas o quieres, yo estaré aquí, ya sea algo en lo que pueda acompañarte o que hagas por tu cuenta, con alguien más…— mi boca trata de mostrarle una sonrisa, más no sea de aliento.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Arianne L. Brawn el Dom Nov 15, 2020 7:32 pm

Escuchó las palabras del ex cazador en completo silencio, prestándole toda su atención, no dejando que nada más tratara de inmiscuirse en la conversación que estaban manteniendo. Los pies de la veela se balancearon, sintiendo el vacío bajo los mismos y conteniendo el instinto que la empujaba a inclinarse al frente, a observarlo más de cerca aun sabiendo que podría perderlo todo al hacerlo. — Todo avanza. Cada día algo es diferente, pero los cambios… los pasos que damos son tan pequeños que se vuelven imperceptibles. Queremos los cambios ya; avanzar de una forma que veamos una patente evolución en lo que nos rodea gracias a los esfuerzos que llevamos a cabo. — pronunció. Daba miedo, asustaba el hecho de querer rendirse constantemente por las cosas no parecían avanzar, no ir por el camino que trataban de encauzar. Lo miró de soslayo con una tenue sonrisa dibujada en los labios, recorriendo su perfil con la mirada en lo que él se fijaba en el vacío. Instinto… ella sabía bien lo que era dejarse llevar por el instinto más básico del ser humano: sobrevivir.
 
— No quiero nada de lo que está en el pasado, Colin. — pronunció con plena seguridad en sus palabras, quizás incluso algo de dureza en el modo que surgieron. Un año atrás habría querido a ser una simple bruja y volver a tener su trabajo, mantenerse segura junto a su familia y seguir cerrando los ojos a la realidad. Un año atrás habría deseado mantener a Benedict a su lado, aferrarse a él como a un clavo ardiendo. No iba a llorar por las cosas o personas que había perdido, mucho menos por las que se habían marchado por su propio pie. — Hubo un momento en el que pensé que tenía todo lo que quería, lo que cualquiera desearía tener aunque las circunstancias no fueran las mejores. Que pertenecía a alguien y viceversa. — acabó por hablar, relajando algo más su tono de voz. — Pero eso se acabó hace un tiempo, y no estoy esperando a que regrese de nuevo a mí. Solo estoy tratando de encontrar un nuevo camino. — ¿Y cuál era? Bueno, aún no lo sabía, lo único que hacía era trabajar en un intento por ayudar a crear un lugar en el que poder encontrar lo que quería, lo que la hiciera sentir completa de nuevo.
 
Frágil. La rubia, en realidad, por dentro no era nada más y menos que fragilidad e inseguridad en estado puro; confusión y miedo que se juntaban en el mismo espacio, formando un verdadero caos dentro de su cabeza. Aun sí podía tratar de ayudar a los demás aunque no fuera el tipo de persona cercana con la que poder hablar abiertamente; no entendía por qué algunos acababan recurriendo a sus palabras, quizá buscaban algo de temple en aquellos que no podían sentir nada y hablarían con plena objetividad. Una risa escapó de entre sus labios, dejándose caer hacia atrás con los brazos doblados bajo su cabeza. — ¿Lo dejarías todo si dentro de un mes aparezco frente a tu puerta y te digo que estoy harta de todo y quiero huir? — preguntó. — Que quiero huir y que vengas conmigo. — quiso agregar por si acaso el moreno interpretaba sus palabras como una mera despedida y no como una propuesta en condiciones. — No sé si ese momento llegará; si tendré algo claro más allá del hecho de querer dejar de pelear. — Porque el tiempo parecía pasar lentamente pero, en realidad, los estaba arrollando. El claro mirar de la rubia recorrió las pequeñas nubes que los sobrevolaban, dejando que una media sonrisa se prendiera de sus labios y con las manos entrelazadas con algo más de comodidad.
 
— Seríamos solo nosotros dos. — indicó como si se tratara de lo más obvio del mundo. — Me gusta lo que hay entre nosotros, me hace sentir cómoda, que no debo fingir tranquilidad o temple, que puedo ser como quiera ser y no como los demás quieren que sea. — El apoyo, la concisa y precisa miembro del Consejo; no, ella no era todo aquello. — Ha sido una suerte encontrarte en el hospital. — enfocó entonces sus ojos hacia él, quedándose fijos en la ancha espalda del ex cazador ya que era lo que mejor podía ver desde tal ángulo.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Colin Weynart el Vie Nov 20, 2020 4:57 pm

Pensarlo como ella lo hace, de que quizás son pasos cortos que sí nos están llevando a algún lugar, tan imperceptibles que es imposible ver cuál es ese lugar, me enfrente a mi miedo más real de seguir colocando un pie por delante del otro, de cansarse y aun así seguir caminando. —Lo único que no quiero en esto de ir avanzando, es que en realidad no lo esté haciendo, que cada paso que doy y que damos nos esté llevando hacía atrás, finalmente que…— tomo aire por la nariz al buscar las palabras que describan esta angustia y no sea las que están pasando por mi mente en este momento, que nuestra existencia fue un sin sentido, una vida en un paréntesis del tiempo, —nunca quienes fuimos y lo que hicimos importó— murmuro, —ninguna pelea, ninguna decisión, ninguna elección de estar o quedarte con alguien, como si solo fuéramos un cuerpo hecho de aire— y que ganas de dejar caer la botella desde nos encontramos sentados para que su quiebre contra el fondo sea un estruendo mudo, prueba de que muchas cosas y personas así es como transitamos esta única vida.

Pero todas las personas tienen derecho a un pasado, que lo perdido sea una razón de búsqueda y pelea es tan válida como lo son otras causas, no digo que las personas que caminan en esa dirección deban virar el rumbo, con que cada quien pueda precisar si va hacia el norte o hacia el sur, ayuda a saber si nuestra parada en un lugar o la vida de alguien tiene sentido o solo somos fantasmas ocupando espacio en el aire, en el que lo ausente es más real que nosotros que estamos ahí, viviendo, respirando. —Espero que lo encuentres, Arianne— digo, con mis ojos puestos en su rostro y tomando otro poco de aire por la nariz, en el evidente intento de contener un suspiro que de todas maneras se escapa cuando susurro: —Por ti—. No digo nada sobre esa circunstancia extraña de creer que tenía todo lo que una persona puede desear, no creo haber experimentado esa idea alguna vez, pero sí la parte de sentir que perteneces a una persona y esa persona a ti, solo porque al verte en esa otra persona, basta para sentirte vivo, entero y fuerte. Y, sin embargo, así como ella tampoco volvería sobre el pasado a buscar a esas personas, a menos que sus propios caminos las lleven al futuro hacia el que elijo caminar, ayuda a superar ese sentimiento de haber pertenecido a alguien, entender que no se era la persona y la otra tampoco, hacia quien se pudiera sentir esto.

Muevo mi cabeza al mostrar una sonrisa y quedarme con una carcajada en los labios, paso mi mano por todo mi rostro tratando de quitarme esta expresión de no saber, y solo consigo que mi sonrisa se ensanche aún más, porque elijo tomarme con humor estas preguntas de respuestas imprecisas para mí y a las que trato de contestar, porque yo mismo necesito certezas de mí, qué haría, cómo actuaría, lo que me hace quien soy y quien puedo ser para los demás. —Lo haría— esa es la respuesta más evidente, —si ya todos los puntos que nos atan a otros y a las peleas se cortan, si no hay nada a lo que sujetarse o que dice necesitarnos aquí— no creo mentirme al suponer que Hanna incluso tendría una mejor crianza con mi hermano y sus primos, —si me canso de andar y que esto no me lleve a ningún lado, claro que me iría contigo, hartos de todo— en este momento lo haría, sentarme aquí con ella es prueba de esto. Pero no será en este momento, no este día, tal como ella dice, puede que ese día nunca llegue porque siempre se encontrarán razones para quedarse, las más minúsculas suelen tener gran fuerza para aferrarnos. —Me parece bien— aun así contesto al escenario posible de que seamos solo los dos huyendo, es cierto que yo también me siento cómodo con ella y que sea «cómodo» la definición que use para referirme a una veela es algo a destacar. Miro por encima de mi hombro a su rostro, no creo haber fingido ninguna virtud con otros de mi parte, pero son pocas las veces en las que puedo ser yo con alguien. —Ha sido una suerte encontrarte aquí, en este distrito— digo, —cuando hablo contigo me olvido que eres una veela y dices cosas que hablan de ti, que me muestran partes de ti, que me hacen encontrar partes en mí que siento que las entiendes y puedes dibujar un mapa más preciso de mí, de lo que yo mismo podría, al ir dibujándote a ti misma.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Arianne L. Brawn el Mar Nov 24, 2020 5:55 pm

— Quizá no todas las decisiones que hemos tomado durante este tiempo nos lleven a donde queríamos. Pero nos han llevado a otros lugares, a otras personas. — contestó. — Cada pelea, cada elección. Todas ellas nos han acercado a algún sitio. — siguió hablando, no parándose demasiado en explicar todo lo que quiso decir con aquellas vagas palabras; esperando que él mismo entendiera la razón intrínseca que se escondía tras todas ellas y que no todo estaba perdido, que sus pasos estaban siguiendo un camino; quizá no el esperado, pero el camino seguía ahí. Frente a ellos, solo tenían que decidir si querían regresar sobre sus pasos para encauzarlo por el camino por el que habían luchado o por el que les llevara el tiempo. La veela debía mostrar algo de positivismo cuando se encontraba junto a él, ni siquiera comprendía el porqué de ello; por qué no se dejaba arrastrar por la negatividad que también atenazaba su pecho y, en cambio, trataba de transformar todo ello en algo más resplandeciente y cálido a lo que el ex cazador pudiera aferrarse. Compartir con él la poca esperanza que en su interior residía.

Pensar en lo que había perdido era algo que no se permitía con asiduidad. Siempre enterrada entre montañas de documentos y códigos, marcadores y pequeñas tablets desde las que se actualizaba del crecimiento de la población humana y mágica del distrito. Queriendo crear algo sólido para que todos ellos pudieran convivir en paz e igualdad de condiciones. Sí, su intención era conseguir todo aquello, pero no negaría que también le servía de vía de escape para no tener que pensar en su propia vida o las circunstancias que la rodeaban; en que quería cambiar de casa cada semana, volver junto a su madre y su hermano, o recrear los días en los que pensó en terminar con todo tras saber en lo que se había convertido. ¿Un camino? Ella lo que necesitaba era una razón para seguir viviendo. — A veces siento que no quiero encontrarlo. — pronunció al hilo de sus pensamientos, dejando ir palabras que nunca antes hubo exteriorizado. — Siempre digo que estoy en ello, que hay un camino para mí, algo a lo que aferrarme, pero… he pensado eso en demasiadas ocasiones. Y ahora, con lo que soy, no termina de ser fácil encajar. — una mueca se extendió por sus labios, oscureciendo a duras penas el calmo azul de sus ojos. — Pero bueno, yo soy yo, ¿no? Creo que tú tienes una oportunidad para reconstruir tu vida, Colin. — Porque, a pesar de que sus ojos se oscurecieron y su mirada se distrajo por completo en el frente, sus palabras fueron amables y más cálidas de lo esperado.

Siguió las nubes con la mirada hasta que sus palabras consiguieron que volviera en rostro en su dirección, examinando la amplia espalda de su compañía en lo que pensaba en lo que acababa de decirle. — Entonces solo lo harías cuando todo esté roto. — comentó, pensativa. — ¿De qué sirve entonces? — preguntó entrelazando las manos y dejándolas sobre su abdomen, sintiéndolas subir y bajar con cada respiración. — Es decir, si estás cansado de andar, ¿por qué querrías empezar un camino junto a mí? —. La mujer de las preguntas comprometidas. Lo sabía, su mala costumbre de jueza la perseguía a donde fuera, aquel interés por los detalles, por los hilos que unían los hechos unos con otros; que la ayudaban a conocer a la persona que se encontraba sentada a su lado. — No tienes que contestar. Tengo la mala costumbre de preguntar todo lo que siembra alguna duda o incertidumbre en mi mente. —. Y era totalmente cierto; algunas costumbres se quedaban para siempre.

Su mirar vagó por la espalda contraria hasta que se giró en su dirección y se vió obligada a buscar sus ojos. Una sonrisa quiso escabullirse en los labios de la veela pero, rauda, los prensó con cuidado. Ella había sido concreta, mencionando el momento en el que lo encontró en el hospital, pero él, con sus palabras, había abarcado toda su estancia en el distrito nueve; y no sabía por qué con ello casi dejó ir una sonrisa. — ¿Y antes pensaste que estabas siendo cursi? — bromeó reincorporándose y acercándose a él hasta que sus brazos se encontraron. La veela se inclinó y dejó apoyada su cabeza contra el hombro contrario. — Que encuentres similitudes entre nosotros es algo que no termina de gustarme porque no hay demasiadas cosas buenas en mí; y no quiero pensar que solo tenemos en común todos esos defectos y heridas. Que te veas reflejado en ellos. — murmuró con un tono de voz más bajo del que estuvo usando segundos antes.
Arianne L. Brawn
Arianne L. BrawnConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Colin Weynart el Miér Nov 25, 2020 4:21 am

Pese a lo desorientado que puedo sentirme en todo esto, a lo negado que estoy a dar nuevos pasos si no hay garantía de que me estén llevando por un camino con una dirección hacia el futuro, puedo encontrar en sus palabras un poco de sentido al mapa que fui trazando y entender que ciertos lugares, ciertas personas, nosotros mismos en este momento, quizás somos puntos que debemos recorrer en ese mapa. Por momentos, en esta charla que trata de sujetar al otro para que no caiga en la desesperanza personal de las circunstancias, siento la opresión dolorosa en mi pecho de saberme impotente a lo que me confiesa, porque no está tan sola como cree al experimentar ese sentimiento y quisiera encontrar la manera de que algo de lo que pueda hacer la alcance, y no quedarme con esta resignación que me lleva a la rabia, de que no importa lo mucho que corra, golpee muros o trate de llegar, caigo desganado de no haber corrido lo suficientemente rápido, fueron los muros los que terminaron por hacer sangrar mis manos y no llegué, mis dedos solo rozaron fantasmas de personas ausentes. —Si pudiera— murmuro, mi voz se ahoga dentro de mi garganta, así que sale con dificultad. —tomaría esa oportunidad que me das para que sea tuya y que creas en esa oportunidad para ti misma— porque no creo que me pertenezca, no quiero que gaste las oportunidades en las que creer en alguien más, cuando yo mismo lo que quiero es que pueda creerlo para ella.

Mi cara debe mostrar lo desprevenido que me toman –otra vez- sus palabras, al hacer que me enfrente a las mías propias, en un nuevo revés que me desarma y me tiene improvisando respuestas, las que siempre busco en la honestidad. Hace que escarbe un poco más hondo en esta, en mí mismo, para poder contestarle, aunque sea ella la que luego me libre de tener que hacerlo. —¿Qué hay de malo con eso? Todo lo que podamos decir sobre estar decididos de hacer algo, necesita que pasemos por cuestionarlo y salir de eso aun diciendo que queremos hacerlo— la duda es necesaria para probar voluntades, tres veces preguntar algo, que tres veces sean las que digamos que sí, saber encontrar respuestas a las preguntas que no sabíamos que existían. Es la diferencia entre los imprudentes y los firmes, a medida que envejezca me gustaría ser de los segundos. —Lo haría porque lo volvería a intentar— contesto, —porque aunque todo esté roto, aunque yo mismo esté cansado, lo volvería a intentar. Y no, no quiere decir que me iría solo si todo estuviera roto— algo en la manera que lo dijo hace que me parezca necesario reacomodar estas palabras, —lo que quiero decir es que si sigo sintiéndome así, lo haría porque cualquier otra situación es mejor a quedarse roto y es una manera de volver a intentarlo. Pero si dentro de un tiempo logro encontrar algo que me sujete, que me diga que soy necesario en un lugar, no lo rompería para irme, ¿entiendes?— yo creo que sí. —Quiero poder quedarme en un lugar al que pertenecer, donde quedarme signifique algo.

Alguien que tuviera más ejercicio en esto de hablar sobre cómo uno se siente, podría decir todo lo que pongo en mi boca con otras palabras más precisas, dar nombres más adecuados a cada sentimiento y me salve de esta manía de explayarme con apreciaciones más rebuscadas, que al final de cuentas me hacen decir más de lo que en principio quería decir. Respondo con una sonrisa propia a que se me diga cursi, creo que incluso los cursis saben mantenerse dentro de ciertos límites sobre lo que se debe decir, también sobre cómo actuar más allá de buscar con mis dedos algunos de los mechones rubios de su frente para llevarlos hacía atrás con una caricia sobre su cabello al aprovechar su confianza de inclinarse sobre mi hombro, esperando que con el contacto lento de mi mano no vuelva a sobresaltarse. —No dije que sean solo similitudes— murmuro, en vez de contradecirla en la manera de verse a sí misma, porque hay mucho de lo que no alcanzo a ver como para imponerle una opinión sobre su imagen, y cuando lo que trato de hacer es ir vislumbrando entre lo que permite ver, —son rasgos en ti y rasgos en mí, que se parecen, se oponen o se cuestionan entre sí, y de esa manera, logran que…— dejo la frase inconclusa para que ella la interprete con lo que ya dije y descanso mi frente sobre la suya cuando cierro los ojos, para que no ver su rostro me otorgue otro tipo de resistencia, a la que voy perdiendo gradualmente en su compañía, —aunque olvide a veces que eres una veela, eso también influye para que sea un todo.
Colin Weynart
Colin WeynartFugitivo

Volver arriba Ir abajo

Mountain sound · Arianne - Página 2 Empty Re: Mountain sound · Arianne

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.