Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Decks dark ✘ Esbet IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Decks dark ✘ Esbet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Hans M. Powell el Sáb Oct 17, 2020 8:33 pm

Las gotas que chocan suavemente contra las ventanas del ministerio son pequeñas, apenas y se escuchan entre todo el caos que son los pasillos en esta tarde de frío noviembre. Estoy acostumbrado a la manera de correr que tienen los empleados del departamento de Justicia cuando me ven deambulando, la mayoría sin comprender cómo y cuándo dejé mi oficina para mezclarme entre ellos. En esta ocasión no es para atosigar sus agendas, no tengo interés en chequear lo que están haciendo o si los papeles se encuentra en orden, cuando todo lo que necesito se encuentra en el móvil comunicador que llevo en el bolsillo del chaleco gris que luzco debajo de mi saco. Mis ojos ni siquiera se desvían de la ruta, son la guía que necesitan mis pies para dar grandes zancadas que me alejan del barullo de los cubículos más pequeños para adentrarme por el corredor que me lleva a las oficinas privadas de los jueces del Wizengamot. Cuando no hay un juicio que nos lleve al tribunal, nuestro terreno se maneja entre estas paredes.

La ironía es lo que me hace suspirar cuando me detengo frente a una de las puertas al final del pasillo. Hace algunos años, cuando ascendí a juez siendo demasiado joven como para merecerlo, conocía a la perfección estos rincones. Me tomo un instante para mentalizarme y llamo a la puerta con un golpe suave de mis nudillos. Apenas consigo el permiso, empujo la puerta para adentrarme con total libertad — ¿Sabes, Autumn? — comento como si hubiésemos mantenido una conversación durante los últimos minutos en lo que cierro la puerta a mis espaldas — Esta solía ser mi oficina cuando estaba en tu lugar. ¿Ya descubriste el truco de la ventana? — la perilla solía trabarse demasiado y bastaba darle un golpe en el centro para que se mueva con facilidad, sin necesidad de utilizar la varita.

Con la experiencia del trato con este tipo de mujeres, evito el mirarla a los ojos mientras me acomodo en la silla frente a su escritorio. Rebusco en mi bolsillo y, con cuidado, coloco una pequeña tableta sobre el mueble para que ella sea libre de tomarla — Como eres la primera jueza con sangre de criatura, pensé que eras la persona idónea para ayudarme — mi tono de voz es calmo pero puedo apostar a que está claro que es más bien una orden que una petición — Ha habido un caso un poco complicado en los límites del distrito nueve que implica a un grupo de veelas y magos. Fueron capturados, eso está claro, pero los magos aseguran que las veelas los engatusaron para llegar al distrito y ellas están jurando inocencia, acusando a estos hombres de escudarse detrás de ellas con excusas vagas. Y resulta… — con cansancio, se me escapa un bufido en lo que acomodo mi corbata — … Que los brujos no recuerdan haber aceptado el marcharse, quizá demasiado estupidizados por las veelas. Claro que están hablando de fallas en el sistema, de que las nuevas leyes no amparan a los hechiceros en estos casos y por eso mismo quería tu opinión — con un movimiento de mis cejas, señalo la tableta con el mentón — Todos los datos se encuentran ahí.
Hans M. Powell
Hans M. PowellMinistro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Re: Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Esbet Autumn el Dom Oct 18, 2020 7:52 pm

El invierno se acerca a pasos agigantados al país. Cubre con sus lluvias y temporales cada una de las zonas del capitolio sin hacer distinción de clase o posición. Y en uno de estos edificios, en el fondo de uno de los largos pasillos se encuentra Esbet trabajando ciertamente concentrada. Sus ojos se mueven veloces por los papeles de su mesa. La rutina es sencilla. Tomar un papel, leerlo, firmarlo y añadirlo al montón correspondiente de los que tiene dispuestos por el escritorio. El orden es una de las armas que lleva al éxito, sin orden solo hay fallos y perdidas.

Pero es uno de estos papeles el que llama la atención de la mujer. Esta detiene el bolígrafo a medio camino al leer algo que encuentra fuera de lugar. Ese papel no debería estar en aquel lugar, ese juicio aún no había sucedido y por lo tanto no es posible conceder la nulidad de cargo sin haber obtenido una sentencia previa. ¿Sería una confusión o podría encontrar algo más de tirar del hilo?

El replicar repentino de unos nudillos contra la puerta rompe toda concentración que la mujer pudiese tener, consiguiendo la perdida inmediata del hilo de sus pensamientos. No contaba con ninguna reunión programada por lo que la presencia del ministro le sorprende y hastía a partes iguales. No había ninguna irregularidad en su trabajo, por lo que era de esperar que el motivo de su visita solo buscase añadirle una carga extra de trabajo.

Baja la mirada nuevamente en un intento de recuperar el hilo de sus pensamientos, de ser consciente del punto que estaba tratando, pero un comentario, que trata las veces de presentación, rompe nuevamente con todo intento de ello. Esbet deja el papel en el escritorio y alza la mirada observando al hombre que acaba de entrar en su despacho. No es un dato relevante o de interés el saber a quien había pertenecido aquel despacho. - Si observa podrá ver que ya no es necesario ningún "truco" ministro. - Ella misma había observado aquel desperfecto y lo había solucionado en cuanto tubo ocasión. Era estúpido mantener algo estropeado.

Observa cada movimiento del contrario hasta fijar sus ojos en la pequeña tableta que tiene ahora frente a ella. Sin mediar palabra, la toma con suavidad mientras le escucha. Una primera orden algo desafortunada abre aquella conversación. Aquello no tenía buena pinta desde el momento en que mencionó su naturaleza. Y por supuesto no mejoró conforme este iba avanzando en su largo monologo.

Antes de ofrecer una respuesta, Esbet observa por encima la información que encuentra en la tableta. Todo aquello era demasiado ambiguo como para ofrecer una sentencia clara y concisa, al menos sin usar métodos más radicales. - Sin más datos o sin realizar un análisis conciso, solo puedo darte algunas suposiciones que en ningún caso deberían tomarse al pie de la letra. - Despega por unos segundos los ojos de la tableta buscando los ajenos en un acto mecanizado dentro de ella. Era consciente de que el hombre lo evitaba y su interior no podía evitar divertirse con ello.

- Referente al caso que expones ambos podrían estar en lo cierto con sus palabras, pero al mismo tiempo ambos pueden estar dando excusas que los liberen de este problema. - Esbet deja la tableta sobre el papel que previamente había estado mirando. - Las veelas son seres excepcionales perseguidos durante demasiado tiempo, el miedo y temor ante lo que pueda ocurrirles las hace precavidas. Pero no puedes acusar a alguien de algo que no puede evitar. Es posible que ellas buscasen ayuda conscientes de que su condición las ayudaría a obtener el resultado que buscaban. Pero también es posible que simplemente buscasen ayuda en un nuevo intento por encontrar un lugar donde no se sintiesen desplazadas a cada paso que dan. - Tras unos segundos de pausa Esbet continua. - Los hombres es posible que se rindiesen ante la condición de las mismas, pero podría asegurar que vieron una oportunidad de aprovecharse de estas mujeres. Creyendo que podrían controlar sus deseos por ellas pero viéndose imposibilitados tras unos minutos. - Con suavidad desliza el dedo por la tableta para cambiar a otra página. - Si preguntas mi opinión, tras un leve vistazo, creería más las palabras de las veelas que la de los magos. ¿Quien tiene más que ocultar, quien ya perdió todo una vez y busca ahora una vida para seguir adelante o quienes buscan aprovecharse de aquellos que han estado toda su vida maginadas? La respuesta es simple a mi parecer. Pero es posible que sea todo lo contrario o que ambos lados tengan igual culpa.

Esbet no le debía nada a ninguno, pero había vivido el rechazo toda su vida para entender y comprender el accionar de las veelas y el comportamiento de los brujos. Pero antes de todo estaba ella y su carrera, por ello si debía condenar a unas veelas no le temblaría la mano en ello. El otro asunto, sin embargo, era bastante más escamoso.

- Este nuevo sistema otorga a las "criaturas" unos derechos básicos que no tuvieron con anterioridad. Los hechiceros siempre se han visto beneficiadas por las leyes y aún continúan siendo beneficiados por las mismas. Pero no puedes pretender que te ayuden cuando no cumples con las mismas leyes. - Guarda unos segundos silencio, observando aún al hombre de forma inconsciente. Las leyes nunca habían beneficiado a los que como ellas eran seres excepcionales y únicos. Una verdadera pena. - Es posible que el sistema tenga fallas, pero no, por no amparar a los brujos. - Algo directa con aquello último sin duda, pero si pretendía dejar una buena imagen ante el ministro no podía pretender únicamente besarle los pies y darle lo que le gustaría oír. La verdad y la sensatez eran piezas más importantes y apreciadas en el mundo, al menos cuando te encontrabas frente a alguien con cierta inteligencia.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Re: Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Hans M. Powell el Lun Oct 19, 2020 11:40 pm

Las veelas y sus derivados jamás han sido personas en las cuales sentía que podía confiarme. La manipulación es algo completamente normal en los de su especie, mantener el cerebro en calma cuando te encuentras cerca de ellas tiende a ser un trabajo que hacer ciertamente odiosa todo tipo de interacción. Con el tiempo y teniendo que mantener a unas cuantas de ellas en mi departamento, he comenzado a acostumbrarme a su presencia. Cada vez es más sencillo el no vibrar frente al sonido de su voz, si no las miras demasiado no sientes como se le cae la baba a tus neuronas, todo se encuentra controlado. Por eso mismo mi concentración se encuentra enfocada en su discurso, son mis ojos los que se mantienen en algún punto aleatorio de su escritorio y espero, de verdad, que no se sienta ofendida por mis intentos de mantenerme centrado en una conversación y no en aquello que ellas no pueden controlar. Al fin de cuentas, todos somos humanos.

Sí me permito a observarla de soslayo en cuanto se hace el silencio. No me esperaba algo completamente diferente, hago un sonido con la garganta que deja en evidencia que estoy pensando y cruzo mis brazos sobre mi pecho. Aprovecho mi postura para acariciarme el mentón con cuidado, apenas y notando que ha comenzado a salir la barba y que quizá debería afeitarme mañana — El encontrarse bajo los encantos de una veela los volvería inimputables, lo cual me parece una excusa obvia y pobre por parte de los hechiceros. Sea como sea, ellas no tienen una coartada demasiado fuerte como para evitar ser juzgadas por traición. Al fin de cuentas, estaban tratando de colarse en un distrito rebelde y eso es suficiente como para ejecutar una condena de alto nivel — eso lo sabe, no estoy diciendo nada nuevo — Puede que los magos las estén inculpando, pero eso no las vuelve inocentes de encontrarse en el lugar equivocado — sus coartadas son pobres, ninguna estaba bajo ningún encantamiento, solo fueron un escudo.

El suspiro que se me escapa es dramático, pero denota todo el cansancio con el cual he estado cargando los últimos años. Siento que soy una persona completamente diferente a la cual tomó el puesto, los años se colgaron de mi espalda como si hubiese envejecido una década de la noche a la mañana. Me froto los ojos con los dedos, como si de esa manera pudiese apaciguar la manera de temblar que tienen mis párpados — Nuestro sistema no es perfecto, pero Roma no se construyó en un día. Los derechos de las criaturas mágicas llevan muy poco tiempo entre nosotros y creo que casos como éste nos ayudarán a pulir los baches y errores para que no vuelva a ocurrir. Al fin de cuenta, estas personas se estaban retirando bajo su propio riesgo a pesar de los beneficios que les estamos dando. Es una pena, porque alguien ahí tiene que haber tenido la idea y los demás lo siguieron, inocentes o no.

Sé que no es algo que solucionaremos en una conversación de cinco minutos. Hay abogados con quienes discutir, pruebas que juntar y yo no tengo tiempo para ello — Pensaba adjudicarte el caso, si no te molesta. Estoy seguro de que podrás hacer un buen trabajo, al fin de cuentas tú sabrás ver mejor el panorama que muchos de los jueces obsoletos que tenemos en el Wizengamot. Son incapaces de quitarse las etiquetas de lo que han aprendido durante todos estos años en lugar de saber adaptarse al terreno — froto mis manos hasta que acabo apoyando mis dedos entre sí. Por fin, me atrevo a mirarla a los ojos, arqueando las cejas — ¿Dudas?
Hans M. Powell
Hans M. PowellMinistro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Re: Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Esbet Autumn Ayer a las 9:24 pm

En el momento en el que el silencio reina en el despacho ambas personas parecen aprovechar para observar al contrario sin ser visto, aunque en el caso de la semi veela este disimulo es menos marcado, pues realmente solo  trata de observar si continúa jugando al gato y al ratón, escondiéndose de su mirada y su presencia. Y es por esto que al descubrir aquella escurridiza mirada no puede evitar recolocarse en su asiento antes de apoyar un brazo sobre la mesa y buscar de nuevo su mirada.

Cuando comienza a hablar, escucha cada una de sus palabras, observa cada uno de sus gesto y analiza cada una de sus expresiones. Se abstiene de interrumpirle por el simple hecho, de creer que de hacerlo, el hombre perderá el hilo y no podrá lograr continuar la conversación. Se ve tentada, bastante, pero se contiene ante la promesa de poder seguir ascendiendo en aquel lugar lleno de tiburones.

Esto cambia en el preciso momento en el que la voz del ministro deja de oírse. En ese instante Esbet alza la mirada hasta clavarla en la contraria. No es agresiva, pero si firme y concisa, es un error mirar a una veela a los ojos y él debería saberlo. Sonríe con suavidad y baja la mirada para recorrer una vez más algunas paginas del documento que se encuentra en la tableta. Es un juicio feo, con un resultado no mucho mejor. No es mala en su trabajo, pero también es una persona realista. ¿Salvar a las Veelas? No, eso lo cree lejano y complicado. Puede lograrlo, pero no es una apuesta segura. Sin embargo,... siempre puede hacer caer a los hechiceros con ellas.. Después de todo ella es la jueza no? Una suave sonrisa llena de diversión aparece por unos segundos en los labios de la mujer, pero tan veloz como aparece, desaparece para dejar lugar a una dulce y armoniosa sonrisa.

- Si me permite el comentario, es un caso espinoso y sin demasiadas oportunidades a una salida satisfactoria. - Le tiende con suavidad de nuevo la tableta. - Si queremos que estas leyes funcionen debemos comenzar por no prejuzgar a una parte otorgando únicamente el beneficio, real, de la duda a la otra parte. - Carraspeó con suavidad tomando de nuevo el bolígrafo entre sus dedos. - Confío en que usted no es uno de esos jueces obsoletos, pero me temo que todo nuestro sistema, y a pesar de las jóvenes que se pasean con los cafés por los pasillos, - Claramente refiriéndose hacia las veelas o partes de ellas que trabajaban o hacían prácticas allí. - pasarán muchos años antes de que haya real equidad, o algo aproximado, entre los de mi clase, - se negaba a llamarlos criaturas, le parecía despectivo igualarlos a por ejemplo unos simples y desagradables elfos domésticos. - y el resto de magos.

Dicha aquella primera parte, que en ningún momento pretende desafiar al ministro, si hacerle ver que era una persona merecedora de respeto, Esbet señala la tableta con el bolígrafo que aún mantiene en sus manos. - Dicho esto, me gustaría que me enviase esa información para poder analizarla con detalle. - Le ofendía la pregunta sobre dudas. Ella no necesitaba ayudas externas que le retirasen merito. - Si me gustaría saber, si podría tener acceso a los acusados. Tanto a ellas como a ellos. - Carraspeó, era consciente que el trabajo de campo no era su trabajo, ni el ser abogada. Pero necesitaba escuchar la historia y defensas de la propia boca de los acusados, especialmente cuando podría sacar más de lo que habían sacado de ellos. - Creo que como jueces es de vital importancia conocer los hechos de la forma más aproximada a la realidad. La imparcialidad debe ser nuestro aliado. Y no hay mejor forma que escucharla de boca de los acusados.- Aunque era una regla que no cumplía casi ninguno de los jueves que formaban aquello.
Esbet Autumn
Esbet AutumnMiembro del Wizengamot

Volver arriba Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Re: Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Hans M. Powell Hoy a las 1:19 am

Oh, no. No estoy acusando a las veelas por ser veelas, señorita Autumn. ¿O prefieres que empiece a llamarte por tu nombre de pila? — es uno de los lujos que puedo darme con mis colegas, en especial cuando llegado un punto uno necesita que sean empleados que se crean con la confianza suficiente como para llevar a cabo cualquier empleo — Sino porque me estoy aferrando a los hechos que tenemos presentes y, derechos o no, nadie puede negar que es normal que los hombres se sientan tentados hacia las veelas. ¿Ellas los usaron, ellos están mintiendo? Va más allá de un prejuicio, sino de lo que tenemos en escena. Para moverse en la corte tenemos que actuar con las pruebas, no con ideales — al fin de cuentas, éstos no solucionan los casos. Aquí lo que se está jugando es la traición, no la raza.

La petición de la jueza es lo que me hace levantar las cejas y, sin más, vuelvo a acercarme la tableta con movimientos lentos y quizá hasta irónicos. Me basta solo unos toques en la pantalla el enviar la información a su correo electrónico, aunque mis ojos chequean su perfil por encima de mi aparato — ¿Qué clase de juez no tiene acceso a toda la información? Incluyendo a los acusados — observo con algo de sorpresa — He aprendido con los años que no hay nada mejor que saber cada detalle por uno mismo y no por los informes, siempre se ahorran detalles en los que nadie repara. Modos de expresarse, palabras escogidas… Es cautivador el saber que nuestro cuerpo puede traicionarnos de manera inconsciente. Si aprendes a leer la anatomía de las personas, ni siquiera necesitarás el robar una confesión — o en mi caso, meterse en sus cabezas, pero no es un dato que comparta con todo el mundo.

Con sumo cuidado de que no se enganche en ningún lado, guardo la tableta dentro de mi chaleco y acomodo un poco la tela para estirarla — Fuera del caso y ya que estamos hablando del tema… ¿Qué tal te sientes en el Wizengamot? ¿Cómoda? — aunque no lo parezca, esta duda es una verdadera preocupación. Las veelas me generan menos aprensión que los hombres lobos y lo que menos me interesa ahora es el encontrarme con conflictos internos dentro de mi tribunal — Sé que es complicado el proceso de adaptación ahora que incluso los magos tienen que acostumbrarse a este nuevo sistema, así que creo que es mi trabajo el asegurarme de que las cosas funcionen como se deben en mi departamento. No me gustaría enterarme algún hecho desagradable y debo advertirte, desde ahora, que cualquier cosa que necesites mi oficina se encuentra a tu disposición — que después no me digan que soy un ogro de jefe.
Hans M. Powell
Hans M. PowellMinistro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Decks dark ✘ Esbet Empty Re: Decks dark ✘ Esbet

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.