Últimos temas
» Richards, Kenna
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyHoy a las 3:56 am por Kenna Richards

» Summplace RPG {Afiliación Élite}
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyHoy a las 1:21 am por Invitado

» Inventario de Esbet Autumn
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 6:14 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Derek Shepherd
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 6:12 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Ingrid Helmuth
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 5:34 pm por The Mighty Fall

» Registro General
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 5:06 pm por Denya C. Brewster

» Inventario de Rebecca Hasselbach
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 4:57 pm por The Mighty Fall

» IMPORTANTE: Modificación de Stats
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 4:35 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Colin Weynart
'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] EmptyAyer a las 4:25 pm por The Mighty Fall

Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Vie Oct 16, 2020 1:25 am

Amanecer,
1 de octubre


Las sombras se retiran del campo cuando el sol se alza con un resplandor de intenso naranja sobre el horizonte. Nos cubre como las figuras solitarias que somos, obligadas al silencio por horas debido a mi incapacidad de hablar, mientras aguardo a que el sol también limpie los rasgos lobunos de mi cuerpo y me devuelva mi forma humana. Reprimo el dolor de los huesos al reacomodarse sin perder mi postura erguida y procuro ignorar la quemazón en la piel al ir escondiéndose el pelaje bajo la misma, eso es más sencillo, la piel se vuelve insensible con el tiempo. Si me concentro en el despuntar del alba, si miro a ese punto, el dolor pasa, siempre pasa. Dentro del uniforme especial que se pidió para los licántropos, adaptable al cuerpo y transformación, vuelvo a ser la mujer que se mira en unos ojos que son mi reflejo y a ella, que carga con el propio ardor de sus magulladuras, le hago una seña con mi barbilla para indicarle que podemos irnos. Me demoro un momento en tomar la dirección que yo misma le he marcado para acercarme a ella y colocar mis manos de dedos humanos a los lados de su rostro, la miro, no hago más que mirarla. —Nos toca hacer nuestra caza personal— susurro, —porque siempre será mejor que seas el cazador a que seas la presa— es lo que deseo para ella, sobre todo con alguien tan peligroso como Hermann Richter.

Peligroso puede que sea la última palabra que alguien use para describir a la criatura que se encuentra escondida en la derruida construcción de una única habitación, cuyas paredes están cruzadas por grietas que rompen la cal y se ve el fino polvo ensuciando los pocos muebles que hay a la vista. Nadie podría vivir aquí, es solo un sitio de paso, el lugar que acordamos con Hermann para esta inevitable reunión familiar. Desde el marco endeble de la puerta miro al cuerpo que acaba de sobrevivir al calvario que le impuse para que sufra cada mes, sin el alivio a la mente que puede dar una poción matalobos, así que puedo tener la certeza de que sus nervios atormentados todavía lo dominan y aturden, es lo que me da la confianza para sujetar de la muñeca a Alecto, impidiendo que se desaparezca, colocándola a la vista del hombre que pidió conocerla. —¿Una mala noche, querido?— pregunto en una clara burla a su estado, me regodeo de él, disfruto de su sufrimiento y de cada línea en sus facciones que es prueba de ello. Suelto lentamente mis dedos para que la muñeca de Alecto quede libre, me coloco a su espalda, mirando a Hermann desde detrás de su hombro y controlando así cada movimiento que el hombre puede hacer hacia ella. —No la toques— le ordeno con mi voz alta, fuerte, suena como el ladrido que espero pueda escuchar, —si le pones un dedo encima, te romperé todos los dedos de esa mano. Y no estás en condiciones de iniciar una pelea conmigo en este momento, sabes bien que compasión no es algo que vaya a sentir hacia ti— le advierto, con un nuevo vistazo a su lamentable estado. Puede mirarla, puede hablarle, puede saciar su curiosidad, pero no le hará daño.
Rebecca Hasselbach
Rebecca HasselbachMinistro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Hermann M. Richter el Vie Oct 16, 2020 2:30 am

Tardo en reconocer dónde me encuentro cuando los dejos de conciencia vuelven a mí. Es un proceso lento, casi tedioso el ir recobrando cada parte de tu ser que queda relegada al fondo de tu mente. Lo primero siempre es tratar de definir mis alrededores, analizando el posible peligro hasta que la piel deje de sentirse tan sensible que una mosca diminuta podría hacer que mis sentidos se disparen. Lo siguiente es mi nombre, y cuando me aseguro de identificarme con cada título que me han otorgado en la vida es cuando termino el por qué de mi estadía en este lugar.

Pasé la noche encerrado a pedido de ella obviamente, en un acuerdo caprichoso que no terminaba de entender, tal vez por lo adormecidos de mis sentidos o tal vez porque el deseo producto de la posesividad lo había expresado en el ardor de la ira misma. ¿Había sido ira o habían sido celos? La línea que los divide es difícil de distinguir en estos momentos.

Mataría por un frasco de aspirinas, pero sabía que lo único que tenían los bolsillos de su pantalón eran medidas de seguridad. La reunión familiar sería de todo menos bonita y hasta el día de hoy no mantenía un buen historial de ninguno de los encuentros que había tenido con mis hijos. Me inclino hacia delante para despegar mi espalda de la pared y llevo mis manos hacia mi cara, restregando mis párpados cansados y tironeando la piel hasta que mis dedos dan con mi sien y se enredan con el inicio de mi cabello.

La puerta se abre y mis ojos la buscan, primero a Reba y luego a la pequeña criatura a la que mantiene en sus garras — No ha sido la peor y eso ya es algo. — no siento la necesidad de mentirle, ella ha pasado unas cuantas peores en mi compañía. — ¿Por qué lo haría? ¿No se supone que no es mía para reclamar? — clavo mi mirada en la figura de la muchacha y la examino de arriba a abajo con todo el detalle que mi mente nublada puede permitirme. — Te le pareces, ¿lo notaste? tal vez no ahora, pero deberías haberla visto en su juventud. ¿Tu también sientes curiosidad? ¿o es solo morbo el que te hace estar frente a mí?
Hermann M. Richter
Hermann M. RichterFugitivo

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Sáb Oct 17, 2020 7:07 pm

Aun estoy mirando la sombra de mi madre transformarse bajo la última iluminación de la luna, dándole paso no solo a los rayos de su opuesta por el este, sino también a la figura de la mujer que hasta hace apenas unos minutos seguía en su forma de criatura a la espera de que ceda el amanecer. Tengo todo el cuerpo magullado, la piel en carne viva bajo la tela destrozada en partes de mi uniforme, aun así me mantengo entera ante el contacto de sus dedos, los cuales siento fríos como el hielo, sobre mi rostro y por esos segundos solo hago que observar sus ojos, tan parecidos a los míos que no necesito del sol para corroborar lo que somos. —Lo sé— respondo, con más simpleza de la que en realidad siento. Siempre lo he sabido, para ser sinceros, que el papel de presa nunca ha ido con mi personalidad, ser quién da caza se acerca más al estilo de vida que he buscado con el correr de los años, incluso cuando en todo ese tiempo la única persona a la que cacé fue a mí misma, a quién soy de verdad, como esta mañana lo demuestra.

Mis pasos siguen un camino desconocido en mi cabeza, imitan el movimiento de mi madre de manera que parece un paseo que ya hemos recorrido con anterioridad, cuando el pobre edificio que se oculta de aquella forma no podría resultar más extraño entre mis recuerdos. He despreciado la idea de este encuentro, quizá por eso que hasta que Rebecca no me tomó por banda es que no pude darle una respuesta concreta, tampoco creo que la que di en el momento lo fuera, sino que simplemente era algo que tenía que suceder en algún momento. El pensamiento que cruza mi mente al atravesar el marco de la puerta me apremia a terminar con esto de una buena vez, como quien debe tirar de una tirita y para minimizar el daño lo hace con la mayor brusquedad posible. Y no siento los dedos de Rebecca sostener mi muñeca, como tampoco los siento desprenderse cuando las introducciones son hechas, si es que una mirada de reconocimiento puede considerarse como tal una bienvenida, es lo único que le dedico al hombre que tengo en frente por unos segundos.

Y tiene razón— algo me lleva a dar un paso hacia el frente, pasando el dorso de mi mano por debajo de mi labio del cual noto que chorrea un hilo de sangre —, no soy de nadie para reclamar.— aclaro, apartando la mirada del hombre de ojos claros para fijarme en el color rojizo que adopta mi piel por el líquido y lo froto con mis dedos despacio, tomándome todo el tiempo del mundo antes de regresar mis ojos a los suyos —La sangre es únicamente sangre, solo significa que sangramos, que somos frágiles y vulnerables— que él, por su aspecto, también lo es. He vivido toda mi vida a base de un engaño de sangre que ni siquiera me pertenecía, como para tener que soportar escuchar que la sangre de la familia lo es todo. No significa nada, no para mí. —¿Morbo?— se muestra una mueca en mis labios, casi parecida a una sonrisa sarcástica —Si fuera por morbo por lo que estaría aquí, me quedaría en el salón de mi casa viendo las noticias, donde no tienen ningún problema para exponer tu cara con toda la morbosidad que se les antoja— terrorista, padre de familia, psicópata, la verdad es que títulos no le faltan en la media, no necesito conocerlo en persona para saber que todas son categorías que le hacen justicia. —No, tengo entendido que querías conocerme, así que estoy aquí, frente a ti. Te aconsejo que lo aproveches, porque será la única vez que pidas por mí y aparezca como si te debiera algo— porque para escuchar que me parezco a mi madre, puedo mirar registros de fotografías.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Sáb Oct 17, 2020 8:24 pm

No— hago eco de su voz, —la peor noche todavía no la hemos vivido—. Hubo malas noches, las seguimos pasando, vendrán otras, la peor de todas aún no ha llegado. —Pero estamos caminando lentamente hacia esa noche, tú y yo— excluyo del plural a la muchacha que queda en medio de nosotros, a la hija que hemos sabido engendrar, el camino que cada uno ha sabido andar nos obliga a pasar por esa noche en la que se nos cobre todos nuestros crímenes, cuando caiga sobre nosotros comprobaremos que hemos hecho a cambio que nos permita encontrar una vela y salir de allí, o si no es una vela, que la luna llena que es nuestra maldición nos eche un haz de luz que nos guíe fuera de las sombras. No es tarea de Alecto, a quien sus padres adoptivos acertadamente le dieron el nombre de una luna negra, no es su tarea concedernos un poco de luz, en todo caso está aquí, entre nosotros, para que sea la primera en pasar lista de nuestras faltas, con ella las hemos tenido.  

Sonrío a su espalda cuando da la respuesta que me agrada escuchar de boca de alguien que nació de mí, en el momento más miserable de mi vida, nació de un espíritu débil y eso hace que celebre el que pueda mostrarse tan fuerte. Lo suficientemente fuerte como para hablar de vulnerabilidad. Permanezco en el silencio al querer escuchar el intercambio que se da entre el hombre que dio a sus hijos mayores razones de peso para que lo odien, a ella no le dio nada, yo no le di nada, ninguno le dio más que ausencia y nuestro mal hacia ella es ser quienes somos. —No es deuda de nadie con nadie— murmuro, —solo el momento de vernos a las caras— me muevo de su espalda y doy los pasos que me dejan en el lugar indicado para apreciar ambos perfiles, formando un triángulo que existe y se cierra en nosotros, pese a los padres adoptivos que tiene Alecto, al padre legal que pueda darle y a los hijos que Hermann tiene. —Es parte de la vida, enfrentar las caras, mirar a los ojos, a los demonios que nos hacen quienes somos. Y ninguno de los tres es un cobarde, nos damos de implacables en otras ocasiones, pero es en momentos como este en los que se pone a prueba que tanto coraje tenemos— murmuro, ellos pueden verlo de otra manera, en mi caso es otra de las instancias que necesito atravesar y Hermann al pedirme conocerla lo propició. —Este es tu padre, esta es tu madre. Eres nuestra hija. Después de este día cada uno podrá seguir con su vida, su propio camino.
Rebecca Hasselbach
Rebecca HasselbachMinistro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Hermann M. Richter el Sáb Oct 17, 2020 9:34 pm

Tenía que admitir que mis expectativas eran más altas de lo que deberían al estar conociendo a la hija que podía salir de dos criaturas como nosotros, y aún así, todavía no me siento decepcionado. Solo con verla, incluso pese a lo diminuto de su figura, puedo reconocer en ella a una luchadora dispuesta a enfrentar todo. Una imagen muy distinta a la de su hermana si tengo que ser sincero, pero no me sorprende. — La sangre es algo más que sangre cuando es capaz de condenarte, tu madre puede intentar salvarte de ese destino, pero estás ligada a mí lo quieras o no. — no es una amenaza ni nada por el estilo. Es la verdad, llana, sencilla e inevitable. — Tienes agallas por el hecho de reconocer tu propia vulnerabilidad, pero esa no surge de la capacidad de sangrar, nace de lo que permitas que otros hagan contigo. ¿Eres vulnerable, preciosa? No me lo pareces, pero uno nunca sabe. — mis hijos tenían una tendencia a decepcionarme, se supone que la tercera es la vencida, ¿no?

Sí, deseaba conocerte. La curiosidad me gana en ocasiones, pero esta vez también es una cuestión estratégica. No eres mía, es cierto, pero al igual que tus hermanos no estarías aquí si no fuera por mí. — y como jugadores en esta situación, quería conocerlos a todos y saber a quiénes me estaba enfrentando. No iría a ciegas, jugando una carta que no había visto para luego llevarme una sorpresa. — ¿Los has conocido? Me encantaría saber lo que opinas de ellos — ¿siquiera se atrevería a compararse? Yo mismo disfrutaría ver sus interacciones dentro de una misma habitación, sabiendo cada uno lo que son y de dónde vienen.  

La voz de Reba me llega pese a que es poco más que un susurro, pero ambos conocemos nuestras capacidades, ella me hizo lo que soy hoy en día. — Creía que este era el pago adelantado de un favor, Reba. Pero supongo que tienes razón, solo es el momento de vernos las caras. — Esbozo una sonrisa cansada en su dirección, deleitándome en la ridiculez del asunto. Estoy más expuesto que nunca, débil a causa de los terrores de la noche, y aún así no me siento amenazado bajo ningún aspecto incluso a sabiendas de lo que puede hacer Rebecca. — Demonios o no, somos quienes somos. Podremos seguir nuestro camino pero ningún papel ni ninguna firma borrará la realidad del pasado. ¿Crees poder con eso? — ¿con haber enfrentado a su padre cara a cara, saber lo que soy y aún así tener que volver con las manos vacías?
Hermann M. Richter
Hermann M. RichterFugitivo

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Alecto L. Lancaster el Dom Oct 18, 2020 10:56 am

Dedico una mirada de reojo hacia atrás, en búsqueda de la figura menuda de mi madre, cuando hace alusión a ella sobre un destino del que desconozco. Como no es plan de mostrarme dubitativa en un momento como este, regreso los ojos hacia el rostro endurecido del hombre, haciendo lo mismo con mis propias facciones. —Oh, y no puedo empezar a imaginar el poder que debe hacerte sentir eso— suelto con ironía, aunque en ningún momento cambio la expresión. —Hablas casi como si el saberte ligado a tus hijos te produjera orgullo, cuando hasta la fecha, tenía entendido que desprecias nuestra raza— puesto que así lo ha puesto, no puedo hacer otra cosa que mostrarme escéptica. —Supongo que para algunos la sangre sí que es algo más que sangre— está claro que me refiero a su propia persona con esto último —Desgraciadamente para ti, el que seas mi padre no significa mucho, por no decir nada en absoluto, y si tienes esa categoría es porque todavía no es posible para los humanos concebir de manera individual— dejó embarazada a Rebecca, ¿y? No ha ejercido ninguna influencia en mi vida como para querer tratarlo como a un padre, frente a mí solo tengo a la otra parte de la ecuación, nada más que eso. De un movimiento rápido saco mi varita para apuntarle con ella en el pecho, la distancia suficiente para poder ver bien su rostro cuando el mío pasa a ser inexpresivo. —Vuelve a llamarme preciosa y me aseguraré personalmente de retorcerte la lengua como hacen los traidores del nueve— es una advertencia, pese a pensar que al mundo le haría un favor si Hermann Powell prescindiera de su lengua.

Bajo la varita, cautelosamente pero todavía con la mirada clavada en su pecho, dispuesta a golpearlo si comete un paso en falso, no necesito a mi madre para defenderme, triste realidad la de que nunca lo he hecho. Sigue otorgándose a sí mismo una autoridad nacida de ser quién puso la semilla, lo que con un gesto exasperado me obliga a suspirar, rodando los ojos no por demasiado tiempo. —Ahora entiendo a tus hijos en televisión cuando te trataban de narcisista, si todo lo que he escuchado desde que has abierto la boca es una glorificación personal sobre cómo eres capaz de meter tu polla en agujeros ajenos.— ¿estoy cabreada? No, todavía no, ni siquiera se altera mi voz cuando lo digo. —No soy íntima con tus hijos, pero sí los conozco. ¿Quieres saber lo que opino de ellos?— ¿tengo siquiera una opinión formada sobre los Powell? Ladeo la cabeza, simulando pensar como si estuviera poniéndole esfuerzo a elaborar una respuesta. —Hans Powell me recuerda a ti, en cierta forma, supongo que por todo lo que aprendió de tus días como abogado, ¿no? Lástima que lo utilizara para su propio beneficio— digo, si cuando pudo lo entregó a los aurores e hizo de su apellido un nuevo nombre —Y en cuanto a Phoebe Powell...— me encojo de hombros, no es un gesto al que suela frecuentar, pero en este momento es lo único que sale de mí —Parece decente— respondo escuetamente, si vamos al caso solo he coincidido una vez con ella y no fue un encuentro demasiado iluminador. Elevo mis cejas, bajando un poco la barbilla al analizarlo a él en contraste con los otros Powell. —Pero son tus hijos, ¿no? Tú los has criado, ¿qué opinas tú de ellos? ¿Algún consejo para mi próxima reunión familiar?— está claro que es una broma, que no espero que esa situación se presente en vida, pero algo me deja esperando una respuesta.

A lo siguiente que dice, no obstante, tengo que poner un enorme esfuerzo para no girarme hacia Rebecca, a quien puedo sentir que se anda moviendo tras mi espalda hasta colocarse en medio de ambos. —¿Qué favor?— ahora sí la busco, la busco y la encuentro cuando termino de formular la pregunta. ¿Por qué mi madre pediría favores a una persona como Hermann, estando en la posición en la que está? También me deja confundida cuando habla de papeles, firmas que no tienen ninguna relación con lo que podemos estar tratando aquí. De manera inmediata, mis ojos analizan los de mi madre para que no haga falta preguntar a qué se refiere el hombre con esto.
Alecto L. Lancaster
Alecto L. LancasterAuror

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Dom Oct 18, 2020 2:30 pm

Puesto que he sido yo quien ha dicho anteriormente palabras que se repiten en boca de Alecto o del mismo Hermann, me mantengo como una espectadora de su conversación para poder apreciar las ligeras diferencias que se dan entre ellos. Si no fuera porque la calma de Alecto es una actitud a su favor, juzgaría su trato a Hermann como mucho más suave del que me dio a mí, si lo primero que hizo al conocerme fue mostrarse agresiva, enseñarme los dientes mientras me reclamaba como su madre, si bien no era más que un reclamo hacia mi ausencia como tal. Mi boca se curva en una sonrisa igual de serena al oírle reafirmarse en ese creencia suya de que la sangre no obliga a nadie con nadie, si yo tampoco lo creo, en veinte años la sangre que compartimos no hizo nada para acercarnos, fueron otras circunstancias y lo que pueda sentir hacia ella en este momento es debido a la criatura que es, la que presento orgullosamente delante de un hombre que no hace más que despreciar a sus hijos.

Triste, que siendo ella quien debe contestar si conoce a las otras personas con las que comparte sangre, soy yo quien tiene una opinión bien formada de cada uno. —Nunca—  hago escuchar mi voz para poner otras de mis condiciones sobre este encuentro, —Hans y Phoebe se enterarán que tienen tu misma sangre— me giro hacia ella para mirarla severamente, —él te utilizará para sus propias intenciones políticas y nunca te dará el respeto de hermana porque no la practica ni con la propia, ella está demasiado lastimada por Hermann como para mostrarte consideración, los Powell están lejos de ser una familia que vaya a recibirte con los brazos abiertos alguna vez— y ella lo sabe, sus palabras no fueron más que burla, pero lo tomo como algo que debe ser dicho. —Y sobre todo, porque vincularte a ellos, te vinculará con él— paso mi mirada a Hermann. —No le des nunca ese poder sobre ti— no estoy diciendo nada que alguno de los tres ignoremos.

Yo misma me cuido del poder que él crea pueda tener sobre mí y estoy segura de que lo hace conmigo, no nos hemos hecho bien cuando estuvimos al alcance del otro, preferimos caminar en paralelo sabiendo lo peligrosos que podemos ser y, si nos cruzamos, decidir qué tanto nos conviene sacar sangre al otro. No cuidamos al otro, no le damos un trato especial, nos cuidamos a nosotros mismos. Tengo mi mirada clavada en él, queriendo hundir su cabeza en su miseria de la madrugada hasta verlo ahogarse por abrir la boca, pero a este punto agradezco cada revés me lanza y lo convierto en una oportunidad. —Hermann me ayudará a desaparecer— digo, mis ojos siguen en él. —Esta es la última vez que me impondré anti ti, ya no tendrás que cargar con Rebecca Hasselbach como tu madre, es la primera y la última vez que te pido que nos mires como tus padres. Porque después de este día, ninguno de los dos seguirá siéndolo— murmuro, —así que sacien su curiosidad— desvío mi mirada hacia ella, decido hacerla parte de un secreto que dije que no le confiaría. —Cuando desaparezca te haré llegar tu partida de nacimiento con alguien de mi confianza, ninguno de los nombres que figurarán allí como tus padres irrumpirán en tu vida de la manera en que nosotros lo hacemos, pero si alguna vez los necesitas, te ayudarán.
Rebecca Hasselbach
Rebecca HasselbachMinistro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

'Cause you're a natural [Hermann x Alecto] Empty Re: 'Cause you're a natural [Hermann x Alecto]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.