Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

There is a house built out of stone · Kitty IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

There is a house built out of stone · Kitty

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Lun Oct 12, 2020 2:52 pm



Y entonces la tía Ingrid dijo que encontró al tío Nick con esta chica, tu sabes, haciendo eso— pongo a mi prima al tanto de las últimas informaciones obtenidas en mi impecable trabajo como espía, y no es que no pueda decir la palabra «sexo» delante de Kitty, solo…. no en la misma oración que incluya los nombres de mis tíos, no, por favor. Es la primera vez que podemos hablar como se debe, que en la escuela con las chicas no podemos sacar el cuaderno de los secretos escabrosos de los Helmuth y los fines de semana ahora los tiene ocupado yendo a ese instituto para el cuál estoy esperando que acepten mi solicitud. Estoy esperando que lo hagan por las buenas, no quiero llegar al punto de tener que ir a hacerles una visita con mi Padrino, así con mayúscula. Porque el tío Nick es una persona importante, ¡un ministro! No irán a decirle que no a un ministro.

La tía Ingrid se lo contó a la abuela Agatha— sigo, deteniéndome delante de una de las puertas altas de los dormitorios de los pisos superiores, nuestras madres están en la sala retirando sábanas de los muebles, la tía Ingrid quejándose del polvo acumulado y mi madre revisando que tan añejos están los vinos de la estantería. —Entonces… la abuela Agatha le borró al memoria a la novia del tío Nick para que lo olvidara y lo dejara en paz— concluyo. Muevo con mi mano la manija de la puerta para entrar al dormitorio que debería ser el principal, donde dormía el tío Ludovic, cuando vivía solo y triste en la mansión. Porque eso es lo que nos han contado, que el tío Ludo pasó toda su vida triste amando a la tía Grace que murió siendo muy joven. —El tío Nick, mamá, tu mamá engañando a tu papá, Lexa terminando con Percy… es como si hubiera una maldición en la familia, ¿no? ¿Será que mi amor con Anna también está condenado?— pregunto, por dramático que suene, es el momento. —Por cierto, la chica se llamaba Anne… si quieres apuntarlo…— el cuaderno, no nos olvidemos del cuaderno, que todo debe quedar apuntado en algún lado para entender a esta familia.

Y la visita de hoy a la mansión de los Helmuth en el distrito dos, no en la que crecieron nuestras madres, sino la verdadera, la verdadera mansión Helmuth. ¡Es grandiosa! Nuestras madres mostraron una expresión muy distinta a las nuestras que eran de admiración cuando vieron la fachada descuidada y las plantas creciendo sin ton ni son, en posesión de las parcelas de jardín. Tal parece que la tía Josephine ha sugerido que se venda la mansión si nadie va a habilitarla y ese comentario bastó para que la negación rotunda de la tía Ingrid nos trajera al mismo lugar un domingo por la tarde, luego del almuerzo. ¡Esto es fabuloso! Hay habitaciones, habitaciones y más habitaciones. Olor a humedad, a polvo, a bundimuns, ¡es genial! Y para hacerlo aún mejor, Kitty trajo a su fantasma, ¿cómo íbamos a privarlo de una excursión por una mansión tan vieja y destruida? ¡Jamás!
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Mar Oct 13, 2020 11:40 am

¿Teniendo sexo quieres decir?— pongo en palabras lo que mi primo no es capaz a decir, quizá porque se siente incómodo hablando de estas cosas cuando tiene que ver con nuestro tío Nick, a quien siempre hemos visto como una figura seria y que se hace respetar. —Ni siquiera me sorprende, mamá siempre anda metiendo su nariz donde no la llaman... seguro también lo hacía con sus hermanos, ¡pobre tío Nick! ¡ya ni la intimidad se respeta!— exclamo, para nada sorprendida con la actitud de mi madre, que llevo conviviendo con ella catorce años como para saber que eso de la intimidad no existe cuando se trata de Ingrid Helmuth. Con solo decir que me asusta hasta tener un diario con esa mujer en casa... ¿Se imaginan que yo hiciera eso con mis hermanos? Que Merlín me libre de comportarme así con cualquier de ellos o con mis propios hijos de tenerlos.

Dejo que mis brazos caigan bruscamente a ambos lados de mi cuerpo, mis palmas chocan contra el mismo de manera que se puede percibir mi exasperación a leguas de distancia. —¡Qué típico! Además de cotilla, chivata...— eso también lo apuntaría si no fuera porque lo tengo re sabido y comprobado, así que en su lugar escribo todo lo que va dictando Brian. ¿Está feo que dibuje un monigote mi madre con cuernecillos de diablo? Mejor los tacho... No vaya a ser que se ofenda de encontrarlo, aunque sí uno su figura con la de la abuela para dejar marcado que se aliaron en contra de Nick. No puede faltar el corazón roto cuando mi primo me cuenta sobre el hechizo que les borró la memoria. —¡Esto es muy trágico, Brian! ¡Muy, pero que muy! ¿Puedes imaginarte estar enamorado y que te borren la memoria, solo porque a tu mamá no le gusta a quién quiere tu corazón?— suelto un suspiro dramático, ¡esto es casi como en una novela! Estoy segura que de enamorarme de alguien que Ingrid considere incorrecto, ella haría lo mismo conmigo. Puedo entenderte tío Nick, puedo entenderte. ¡Aunque no lo recuerde! ¡Qué frustrante! —¿Crees que podría haber una maldición puesta sobre nuestra familia? ¿Por eso nunca les ha ido bien en el amor?— tanteo la posibilidad, no se me haría tan extraño —Si es así, deberíamos averiguar cómo deshacerla, si no es por el corazón del tío Nick, ¡por nosotros! ¿Desde cuando te gusta Anna?— no es que me sorprenda, si tengo que ser honesta, ¡pero hey! Podría habérmelo dicho. —Mmmm.... ¿Anne dices? No sé, Brian, no parece que en nuestra familia se tengan buenas experiencias con las Ann— no es por desanimarlo, solo dejo los datos caer mientras apunto el mismo nombre de la chica sobre el papel adentrándome en la siguiente habitación.

Sigue oliendo a humedad, puedo ver cómo la misma carcome las paredes de todas las habitaciones, al punto de que la pintura está un poco machacada en las esquinas y el polvo no ayuda demasiado a que sea más fácil respirar. El dormitorio del tío Ludovic, para ser una casa que ha estado cerrada por años, está en bastante mejor estado que las demás, puedo sentarme en el colchón de su cama sin sentir que voy a ir directa al suelo, aunque al poner un poco de peso los muelles continuan chirriando. —¿No te parece esta casa genial? Debió de ser toda una aventura vivir aquí, ¡estoy segura de que hay un sinfín de pasadizos y puertas corredizas de las que ni Agatha conocía su existencia!— ¿porque vieron lo grande que es esta mansión? Ni viviendo aquí llegarías a saber donde está cada cosa. No hablemos de los secretos que se esconderán detrás de las puertas y de los marcos de los cuadros...
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Miér Oct 14, 2020 1:29 pm

¡Pues sí, Kitty! ¡Teniendo sexo!— exclamo, me impaciento con mi prima que no respeta el código de no unir esta palabra a personas como nuestros padres y tíos, seguro que ella no quiere pensar en esos términos en sus padres que tienen su habitación al lado de la suya y ciertamente yo no quiero pensar en mi madre en esos términos con el protagonista de su serie de sanadores. ¿Y mi padrino? Lo respeto demasiado como para querer hurgar en sus intimidades así como lo hizo la tía Ingrid y la misma Kitty al ponerlo en palabras. —¿Te imaginas entrar en la habitación de Lexie y encontrarla con Percy? ¡¿O yo entrando al dormitorio de Jen para encontrarla con su poster de ese cantante folk?!— exagero un escalofrío para demostrar lo desagradable que sería una escena como esa, que mal lo de la tía Ingrid que fue a contárselo a la abuela Agatha, un hermano que se precie solo se burla y chantajea, pero no hace lo feo de andar como buchón.

Si hay un lugar para contar historias trágicas, es esta casa que tiene telarañas hasta en los picaportes y donde en cada rincón pareciera que pudiera esconderse un inferí, ¿eso no sería genial? Y sí, también muy trágico, muy trágico lo del tío Nick. Todo lo que tiene que ver con nuestra familia, también el que hayan abandonado esta casa tanto tiempo, ¡por favor! No me quejo de la decoración, ¡si se ve fenomenal! Pero mi lado práctico está evaluando los perjuicios a la construcción y pensando en cómo arreglaré todo esto cuando sea arquitecto, porque no traeré a vivir a Anna cuando nos casemos en una casa que van a salirle plantas de las paredes. —Yo creo que sí, debe haber una maldición y si esta es la casa original de los Helmuth, aquí debe estar el objeto maldito. Debemos encontrarlo y destruirlo— ya seré arquitecto luego, cuando me aburra de ser buscador de tesoros.

Golpeo el puño de mi mano derecha sobre la palma de la otra mano al tomar esa determinación, abandono esa postura para adoptar una pensativa cuando me pregunta desde cuando me gusta Anna. —Desde que… me miró, yo la miré, no sabría decir bien en qué fecha, pudo haber sido en cualquiera— sacudo mis hombros para restarle importancia. —¿Qué importa desde cuándo me gusta si todo lo que importa es que nunca, jamás, me gustará otra chica como me gusta ella?— pregunto al aire y apoyo una mano en el marco de la puerta para la pose dramática en la que tengo el dorso de la otra mano sobre mi frente. —Aunque la maldición de nuestra familia nos impida estar juntos— y no es alentar que sea ella misma la que me señale que por coincidencia de nombres, no es algo que vaya a tener un buen final. —¡Kitty! ¡Eres mi prima y amiga de Anna! ¡Un poco más de esperanza!— le pido.

Entro al dormitorio para explorarlo a nuestras anchas, tomando como resolución inicial tirarme en la cama hecha de la que levanto una capa de polvo que me hace toser. Giro sobre mi espalda y con mis manos trato de limpiar el aire. —¡Habrá sido estupendo!— coincido con ella, —¡Seguro tiene sótano, y ático, y pasadizos!— salto fuera de la cama para ir hacia algún estante que pueda haber en la habitación y veo lo que parece un armario, así que tiro de la manija, sin pensarlo demasiado me meto dentro. Luego saco mi cabeza. —Quería comprobar si nos lleva a otro mundo, no, es un armario normal— le informo. Salgo para darme a la tarea de tratar de empujarlo hacia un lado para ver si no hay un hueco detrás. —¿Cuál crees que sería la entrada a un pasadizo?— le consulto, quizás no lo hay en este dormitorio, nos quedaría ver en el salón de cuadros, hay muchos y de distintos tamaños. —Si lo piensas, Oliver no hubiera nacido si el tío Nick se quedaba con su novio. Y no sé si me hubiera gustado tener otro primo que no sea Oli. Ya se me hace raro de por sí ver al profesor Thornfield en casa del tío Nick, ¿qué sería él? ¿Nuestro primo? ¿Primastro? ¿Cómo lo tenemos que saludar en la escuela “¡hey, Logan!”? Para peor, al parecer solía gustarle a Jen, ¿entonces a Jen le gusta su primo? No sé, todo es muy confuso en esta familia…
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Vie Oct 16, 2020 8:12 pm

Mis mejillas se ensanchan por la risa entre dientes que dejo salir sin poder evitarlo por la actitud de mi primo, aunque el karma me castiga con esas imágenes que pronto aparecen dentro de mi cabeza, que tienen a mi hermana y a su ex prometido como protagonistas, solo para intercambiarse por la fotografía de mis padres una habitación al lado de la mía. —¿Tenías que ser tan específico con las descripciones?— simulo vomitar al poder una mano en mi pecho y una mueca asqueada ocupa mis labios hasta que sacudo mis hombros en un intento de borrar la imagen.

Afortunadamente Brian es capaz de hacerme pensar sobre algo mucho más interesante y que también envuelve a todos los miembros de la familia, porque si algo he entendido en este último tiempo es que en esta familia se respeta poco la intimidad, pero bien que no les importan los remordimientos a la hora de guardar secretos. —¿Crees que será un objeto el que está maldito? O quizá empezó con algún miembro familiar, y se extendió a través de generaciones... ¿quién fue el más desgraciado en el amor primero? ¿El tío Ludo? ¿Por eso capaz no se volvió a casar?— voy escribiendo en el cuaderno los datos más relevantes, sin apenas perder carrerilla —Tenemos que hacernos con un libro sobre maldiciones, Brian, esto podría ser más grande de lo que en verdad podemos ver— apunto con un gesto afirmativo de cabeza.

Porque Brian es mi primo y le tengo cierto respeto, pero la mirada que le dedico cuando se pone en ese plan, romantizando un encuentro que para mí siempre fue casual entre mi amiga y Brian, deja un poco que desear. —¿Por qué nunca se lo dijiste? Digo... no es como si Anna fuera Ginevra— porque si vamos al caso... la morena puede ser un poco brusca a la hora de expresar sus sentimientos hacia los demás, son los años de amistad los que nos ha acostumbrado a todas en el grupo a aceptarla tal y como es, de esa misma forma en que lo habrá hecho ella con las demás, que ninguna se escapa de tener peculiaridades. —¡Tú mismo acabas de decir que la maldición en nuestra familia no os permite estar juntos!— aclaro, extendiendo mis manos hacia él —Eso suponiendo que haya una maldición y no todo sea fruto de la mala suerte o... De seguro hay una maldición— sentencio ante mi duda inicial, tratándose de los Helmuth, no podría ser otra cosa.

Se hace necesario apartar la humareda de polvo que nace de debajo del colchón con la mano cuando mi primo se tira sobre esta detrás de mi espalda, la misma me hace toser un par de veces hasta que puedo pestañear sin sentir que me estoy comiendo toda la mierda acumulada durante años. Mientras Brian inspecciona uno de los armarios, yo inclino mi torso para abrir uno de los cajones de la mesita de luz que queda a un lado de la cama, todavía sentada, investigo con mis dedos su interior. —Mmmm... no lo sé, ¿un cuadro, una cómoda? ¡Hasta podría ser un agujero en el suelo que lleve a un sótano secreto! Deberíamos pedirle ayuda a Niko, siendo fantasma, es mucho más fácil para él atravesar cosas, mientras que nosotros tardaríamos una eternidad— explico, aunque que mi amigo sea una figura incorpórea capaz de atravesar muebles no necesita de mucha explicación. Saco del cajón una pluma vieja que analizo al colocarla delante de mis ojos, aprovechándome de la luz que entra por los ventanales, aunque tengo que bajar el brazo para mirar a mi primo con extrañeza. —¡A Jen no puede gustarle el profesor Thornfield! Eso se consideraría incesto, y es un poco asqueroso— por no decir bastante, ¿se imaginan a mi prima Jenna morreándose con el consejero de la escuela que técnicamente es nuestro primo? —No lo había pensado de esa manera... la próxima vez que estemos en su despacho, le preguntaremos como quiere que le tratemos— dejo la pluma en el interior y me entretengo sacando lo que parece una caja de cerillas —No es de extrañar que esta familia esté maldita, con todos los líos que hay constantemente... ¡si hasta el tío Nick es abuelo! Abuelo, Brian, ¡abuelo!— y ni siquiera por los hijos de Oliver, que no tiene, sino por el de uno de los hijos de Eloise. ¿Vieron que confuso todo? Si hasta mamá se quedó confundida con mi tía, la ministra, cuando trajo el bebé a una de las comidas familiares.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Sáb Oct 17, 2020 6:52 pm

¿Crees que la maldición está en nuestra sangre?— pensarlo así me aterra más que depositar mi miedo en un objeto que podría estar ejerciendo su influencia en nuestra suerte, quiere decir que es algo que está dentro de nosotros ¡y nos está destruyendo desde adentro! ¡AAAAAAAAAAAAAH! ¡DESDE ADENTRO! Se me hace algo muy malo. —¿Deberíamos hablarlo con mamá? ¿Con el tío Nick? Ellos saben de antídotos— me froto los brazos con fuerza como así pudiera hacer circular esta sangre maldita que llevo en las venas y me recorre entero, y lo peor, no me permitirá tener un final feliz con Anna. ¡Qué tragedia! —Sabemos del tío Ludo, ¿si hubo otro antes de él? ¿Otra? ¿Y la tía abuela Meredith? La que se parece a mamá, ¿no habían dicho una vez que tuvo que criar sola a su hija porque su esposo murió?— me da pánico hacer esto de rastrear nuestro linaje familiar para sacar un número estimativo de cuántos años de felicidad puede disfrutar un Helmuth antes de que le caiga la tragedia, no es para lo que me gusta usar las matemáticas.

Tenemos que  buscar un profesional que nos pueda hablar de maldiciones— decido, lo pienso en voz alta porque al final de cuentas, siempre le digo a Kitty todo lo que pienso. —¿Y si lo preguntamos en la escuela? ¿Al director Jenkins o alguno de los otros profesores?— en cuanto lo digo, sé que es una mala idea. Lo único que conseguiríamos así, es que nos manden otra vez a castigo y llamen a nuestras madres para hablar de no estaríamos encajando adecuadamente en la escuela. —Lastima que la profesor Powell ya no está en la escuela, era a la única que podríamos preguntarle de estas cosas sin que active la alarma de incendios— me lamento, estaba esperando con ansías poder participar de sus clases para poder preguntarle por mí suerte y la de Anna, ahora tendré que esperar a ver qué espantapájaros viene a ocupar el puesto. —No se lo digo, porque… porque…— abro y cierro varias veces mi boca, ¡tantas razones! —No siempre hace falta decir lo que sientes— tomo una evasiva, lo que tratándose de Kitty me sienta mal, quien tratará de ayudarme si se lo pido, lo sé, por eso no quería decirle nada, no quiero que me ayude, yo... —Todavía no estoy listo, se lo diré cuando esté listo. ¡No se lo digas, Kit Kat! ¡Te lo prohíbo! ¡Eres mi prima antes que amiga de Anna!— no es una orden, suena a ruego en realidad.

Meter la cabeza dentro de armarios me viene a bien para dejar esos temas, los retomaremos cuando tengamos, ¿quince? ¿dieciséis? Saco mi cabeza para inspeccionar el suelo bajo mis pies, ¡es cierto! ¡puede que haya pisos y pisos y pisos debajo de nosotros! —¡Eso! ¡Llama a Niko!— pido, no creo que le moleste que lo levantemos de su siesta dentro del reloj. —Nos ahorraríamos horas si él mismo puede fijarse, no creo que nuestras madres quieran quedarse mucho rato— y eso nos deja con muy poco tiempo para inspeccionar. ¿Cuándo volveremos? ¡Quién sabe! —¿Lo llamas?— insisto para que saque el reloj donde el fantasma está guardado, y arrugo toda mi cara cuando vuelve sobre lo del profesor Thornfield y Jen. —¿Sabes qué sería peor? Que a mamá le guste el director Jenkins, si es así y a Jen le gusta el profesor Thornfield, si encima tenemos a la tía Eloise que es ministra de educación, ¡Kitty! ¿Puedes verlo? ¡Todas las Navidades será hablar de clases! ¡Qué fastidio! Oliver es el que mejor gusto tiene en nuestra familia, ojalá Luka también se consiga una novia estrella de rock y Lex… sería genial si se consiguiera un novio que no se lavara el pelo, si algún día Lex llega con un novio de pelo grasoso, le voy a dar un abrazo muy grande— lo digo de todo corazón. Sobre lo del tío Nick siendo abuelo, lo juro, por un momento estoy a punto de preguntar de qué lado, hasta que a mí mismo me recuerdo que el único primo que tengo es Oliver. Más o menos. —¡Eso también! ¿Qué pasaría si algún día, supongamos, nace una bebé Helmuth? ¡Y no sé! ¡Se enamora de Hayden! ¿Podrán estar juntos? ¡NO LO SÉ! ¡LA TRAGEDIA! Será otra tragedia de nuestra familia.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Dom Oct 18, 2020 10:56 am

No creo que sea algo que pueda solucionarse con antídotos, Brian...— niego lentamente con la cabeza como hago con su idea, hinchando mis mejillas al apretar mis labios uno contra el otro. —Las maldiciones forman parte de una rama muuuuy pero que muuuuy especial de la magia negra, no todo el mundo es capaz de manejarla, se necesita de mucha práctica y también de habilidades, muchas de las cuales son innatas y que no se pueden adquirir— o eso leí en internet alguna vez, puede que hasta lo escuchara en clase de defensa contra las artes oscuras, ahí sí se aprenden cosas de interés. Quizá le pregunte al profesor en la próxima clase, eso si no queda demasiado directo. —¿Quién era la tía abuela Meredith?— frunzo el ceño, tratando de visualizar en mi cabeza el cuadro de esta tía en la sala de nuestra casa. ¡Si es que hay demasiados tíos, demasiados primos y demasiados miembros en esta familia! Es imposible llevar un registro de todos los Helmuth, ahora entiendo porque mamá insiste en las fotografías anuales, si salen familiares de entre debajo de las piedras. —Ohhhhhh, ¡esa tía abuela!— ya, ya la visualicé —¿Ves, Brian? Esto es mucho más grave de lo que parece, no puede tratarse de un objeto maldito, lo llevamos en la sangre— afirmo, como no lo haré en el piso de abajo delante de mi madre, a ver si enloquece.

Asiento enseguida, tenemos la misma idea en cuanto a cómo proceder y es lo que siempre me ha gustado de mi primo, no necesitamos dialogar para saber lo que está pensando el otro, ambos pensamos como uno cuando nuestras mentes se sincronizan. —No, al director Jenkins no, creerá que solo estamos jugando, los directores siempre están muy ocupados con temas burocráticos— es lo que ocurre cuando un profesor deja de serlo para dirigir algo tan grande como un colegio, la prioridad, aunque sigan siendo los alumnos, se reparte con otras cuantas. —Sí, una lástima...— se nota que estoy meditando cuando lo digo, que no es mi última palabra con respecto a la disponibilidad de la profesora Powell —¿Por qué no la invitamos a tomar café en casa de Eloise?— ¿auto invitando a personas a una casa que no es mía sin pedirle permiso a nuestra tía? ¡Suena como algo que yo haría! —O... la entretenemos un poco cuando vaya con su hijo, suelen verse los fines de semana, ¿no es así?— he escuchado al tío Nick poner excusas de no venir a tomar café a nuestra casa en el dos porque Eloise había quedado en ver a su nieto, solo es cuestión de poner la oreja a cuándo será la próxima vez que eso ocurra. —¡Está bien, está bien! ¡No iba a decirle nada! ¡Pero no vengas a lloriquearme cuando Ginevra se entere por su cuenta y lo utilice para chincharte!— o quizás no, creo que mi amiga tiene la falsa idea de que mi primo es gay.

Ahí obtengo el reloj del bolsillo de mi chaqueta que me protege del frío, no solo de fuera en la calle, sino también dentro de esta casa que no se ha utilizado la calefacción -dudo que funcione de encenderla, si es que no explota en el proceso- desde vaya a saber qué año. Froto la tapa del reloj, casi como si estuviera atendiendo a mi propio genio personal, cuando segundos después lo que hago es sacudirlo un poco. —¡Niko, Niko! ¿Estará durmiendo?— esto último se lo pregunto dirigiendo la mirada hacia mi primo, ¿acaso duermen los fantasmas? —¿Pero a tu mamá no le gustaba el profesor Thornfield? ¡Y a Jenna también!— creo que los dos podemos compartir la cara de asco que pongo al darme cuenta de lo turbio que sería eso, madre e hija peleándose por el mismo hombre, me recuerda a la noticia que vi una vez de una mujer que se había casado con el esposo de su hija que murió en un accidente, solo por el dinero. Si algo es que sé con certeza, es que mi madre jamás permitiría que algo así pasara y, por primera vez en la historia de la humanidad, creo que coincidiría con ella. —El día que Lexie llegue con un novio de pelo grasiento a casa, directamente no llegará, porque dudo que mamá lo deje entrar en casa sin comprobar primero que no tiene piojos en la cabeza— esa mujer tiene una obsesión con los piojos, grande, muy grande. —¡Daaaagh! ¡Brian! Eso sería de lo más turbio que podría pasarle a esta familia, ¿el nieto de Eloise enamorado de un bebé Helmuth?— ¿acaso eso sería legal?
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Mar Oct 20, 2020 1:20 am

Escucho con toda mi atención la explicación que mi prima me da sobre maldiciones, diría de preguntarle a la profesora Yorkey de últimas, lo malo de indagar en estos temas con los profesores es que tendremos que atenernos a responder otras de su parte y lo vuelvo todo tan complicado, en un asunto de por sí complicado, como tener nuestra sangre de una maldición que vaya a saberse en quién comenzó. —Kitty, hay algo que no quería decir… pero escuché una vez en la escuela que el problema con las familias puristas es que, para conservar su pureza, hubo tiempos en que recurrían a casarse entre primos. Eso llevo a muchas enfermedades y supongo que también pudo haber llevado a una maldición, ¿no? Y los Helmuth son una familia purista de hace uffff siglos, ¿no te parece que lo más probable es que también lo hubieran hecho? Imagina que Jenna se casara con Oliver ¡o el mismo Luka! ¡Que horror! ¿Y si por culpa de algo así estamos malditos?— paso saliva con dificultad, me sabe amargo.

Tengo mis reparos con involucrar a los profesores de la escuela en esto, aunque yo mismo sea quien lo haya sugerido. Me entusiasma más la idea de invitar a la profesora Powell o ya no profesora Powell a tomar el té algún día, aprovechar así para hacerle preguntas. —Mamá podría invitarla, ¡ya sabes cómo es mamá! Seguro la invita a cenar para que se sienta parte de la infancia y entonces podremos hacerle todas las preguntas que queramos— asiento con mi barbilla, mejor ella que cualquiera de los otros candidatos que estamos considerando. —Si su hijo es el nieto del tío Nick, eso lo hace nuestro primito, ¡nuestro sobrino, Kitty! Yo creo que no va a negarse si queremos invitarla a ella y a su bebé a nuestra casa— alguien que sabe de adivinación y todos esos misterios podrá orientarnos mejor.

Dejo pasar lo de Ginevra, porque su llamado al fantasma me hace repetir su nombre por una razón distinta. —¡NIKO! ¡Él debe saber de maldiciones! ¡Es un fantasma!— ¿o no? ¿Esas cosas no se saben porque sí? Pero algo sabemos que solía vagabundear por el norte como un ladrón, algún objeto maldito habrá caído en sus manos. A mi parecer, profundizar en esa investigación es mucho más importante que indagar en quien gusta de quien, pero su comentario propicia el mío. —Si a mi mamá le gustara el profesor Thornfield, se convertiría en la nuera del tío Nick, su propio hermano. ¡Eso es aún más raro y turbio de que le guste a Jen! ¡Paso! Si va a ser así, prefiero que le siga gustando el protagonista de su serie de sanadores…—. De todas las cosas que decimos, incluido un posible romance entre bebés, puede que lo peor de todo –a juicio de la tía Ingrid- sería que Lexie se eche un novio sucio. —No sé, no sé, si nuestra familia está maldita en el amor… tal vez se pueda romper si logramos que un Helmuth de esta generación se case con la persona indicada, algo así como… ¿su alma gemela? Deberíamos pasar lista, descartemos a Luka, él no tiene alma.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Nikolaj G. Holenstein el Mar Oct 20, 2020 1:47 am

¿Qué parte de que los fantasmas no dormimos aún no entienden? Resoplo al tener que materializarme delante de los dos niños que sacuden el reloj, con una nula consideración a que tanto agite podría darme mareo, lo único que pido es un poco de consideración, que ese objeto es el refugio que tengo y la verdad, no quiero ponerme a experimentar qué puede pasar si se rompe. No, paso. —¡A nadie le gusta el profesor Thornfield!— digo al colocarme frente a ellos, —¡y a nadie le gusta Jenna!— tengo entendido que esta es la mejor manera de dejar zanjada una cuestión semejante. —En cambio, déjame decirte, Brian, con todo el respeto que tu madre se merece, que está muy guapa si me tengo que poner a hacer cálculos de cuántos años tendrá. ¿Por las dudas no le interesará un novio eternamente joven?— inquiero. Trato de pensarlo de un modo frío, esta mujer es la administradora de los negocios de los Helmuth si no me equivoco, es quien lleva las cuentas, no hay mal posible en querer conseguirme alguien que me mantenga…

Dudo que la razón por la que me hayan llamado sea para involucrarme a mí también en esta ecuación de amores improbables, a la que trato de darle un sentido al unirme tarde a la conversación y estoy sumando dos más dos con mi dedo índice marcando cada punto en el aire, mi otra mano sosteniendo mi mentón, cuando hablan de almas gemelas y me echo un vistazo porque yo soy pura alma. —Estoy confundido— lo admito en voz alta, mis manos en alto para demostrar que me he rendido antes de conseguir que al menos dos de las cosas que han dicho tenga algún sentido para mí. —Así que esta es la casa vieja de los Helmuth— cambio el tema al poder apreciar las paredes que nos rodean ¡y el techo! ¡Merlín! ¡El techo es más fino y elegante que muchos de los suelos en los que me toco dormir alguna vez! Hago lo que todo fantasma que se precie puede hacer en un momento como este y voy hacia la cama para echarme con los brazos abiertos, lamentablemente la atravieso, así que debo concentrarme para volver a emerger sobre las sábanas y reposar sobre lo que debe ser un cómodo colchón de mil años. —Pueden dejarme aquí y venir a buscar dentro de dos décadas— pido, girando mi cuerpo así quedo de espalda y mis brazos cruzados detrás de mi cabeza, sobre la montaña de almohadones que quedan debajo.
Nikolaj G. Holenstein
Nikolaj G. HolensteinFantasma

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Miér Oct 21, 2020 2:59 pm

Me niego a creer que nuestra familia era una de esas que obligaba a sus familiares a casarse entre ellos, pero tal y como lo pinta Brian, a pesar de mi expresión de terror plasmada en el rostro, tiene cierto sentido que la maldición en los Helmuth haya empezado así. Si lo pienso bien, nuestra familia es una de las pocas que hoy en día están en pie y pueden decir que tienen un linaje de magos y brujas que se extiende hasta mucho tiempo atrás. Lo sé porque es algo de lo que se precia mi madre prácticamente todos los días de su existencia, de modo que, por mucho que me desagrade la idea, tengo que estar de acuerdo con mi primo. Aunque eso no evita que lance algún que otro comentario. —Brian, siguiendo esa teoría, ¡tú podrías casarte conmigo! No solo Jenna con Oliver, ¡seguro que hasta Lexa con Luka estaría permitido!— creo que el simple pensamiento me produce una arcada —Cambiemos de tema, por favor, no vaya a ser que mi madre nos escuche desde abajo y le demos ideas— lo digo con obvia intención de que suene a broma, pero en última instancia, no sé qué tanto se puede bromear cuando se trata de Ingrid Helmuth.

¡Sí! Mejor tu mamá, que la mía, que de seguro la asusta, tendremos que ser discretos con las preguntas, no vaya a ser que sospeche de algo, ¡nadie puede saber que estamos malditos!— no solo porque es un secreto y revelarlo podría resultar en algo mucho peor, sino también porque es algo que debe quedarse entre la familia. Aunque técnicamente... ¿no es Powell ahora miembro de esta? Primo, sobrino, nieto, que su hijo no tenga nuestra sangre no significa que no sea familiar de manera política. Porque a mi madre le cae bien la ministra Eloise que sino... —Genial, ¿qué tal se te dan los bebés?— si vamos a invitarla a tomar el té, qué menos que entretener a su hijo en el proceso, y ya que Brian se ha ofrecido de manera tan desinteresada...

¡Hey!— tengo que hacer ese llamado de atención, que mi hermano puede ser muy... él, pero solo yo tengo permitido meterme con él, nadie más. —¿Y a quién sugieres que le busquemos su alma gemela? ¿Jen? Tu hermana solo traga libros, Brian, que es completamente respetable, peeeeero... no sé, quizás si le encontramos un novio nerd...— sugiero, antes de que se me ocurra otra cosa —¡Espera! ¡Quizá la novia de Oli sea la persona indicada para él!— ¿por qué no? Dicen que los opuestos se atraen, aunque no estoy tan segura de qué tan diferentes sean cuando nadie los ve. —¡Niko, por fin! Te necesitamos— me levanto de la cama de un salto al escucharlo aparecer, haciéndolo obvio que requerimos de sus habilidades como fantasma para seguir con nuestra investigación del día. Ruedo los ojos cuando por quién se interesa es mi tía, ¡nada en contra de los novios que pueda tener mi tía! Pero... no es lo que nos concierne ahora mismo —Sí, exactamente, probablemente donde estás tumbado murieran un par de rostros Helmuth también, así que yo no me tiraría con tanta confianza— y porque no puedo golpearlo con uno de los cojines para espabilar —¡Niko! Necesitamos que investigues la casa, ya sabes... colarte por esos lugares que nosotros no podemos alcanzar como personas vivas, atravesar paredes y esas cosas. Nos hemos enterado de que estamos malditos, Niko, ¡malditos! ¡Tienes que ayudarnos!— que apele a su compasión como fantasma, por favor.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Nikolaj G. Holenstein el Mar Oct 27, 2020 10:05 am

No podía ser de otra manera, solo me llaman cuando me necesitan. Nunca llamarme para decirme «mira, Niko, que lindo este cuadro» o «mira, Niko, las nubes se ven rosas». No, siempre se trata de que me necesitan, más no sea para buscar donde se ha metido el perro en toda la casa cuando le llaman para comer y no aparece. Porque el perro tiene un poco más de dignidad que yo, que me aparezco sin poner pegas. Drama aparte, hecho un muy buen vistazo a toda la habitación para ir poniendo un precio a cada cosa cara de decoración que dejaron olvidada y que podría mandarse al mercado negro, podría darle su parte a los niños, que se lo guarden como reserva para el próximo arrebato adolescente de escaparse de casa. —Descuida, bonita, no me da miedo compartir cama con otros fantasmas— le sonrió a Kitty, guardándome el chiste de lo delirante que debe ser una orgía paranormal, ¡porque son niños y no voy a hablarle de orgías! Tengo escrúpulos, dudosos, pero los tengo.

Y aquí viene otra vez, tengo que andar cruzando paredes para encontrar al perro, ¿de eso se trata? Me incorporo de la cama para ir levitando hacia la lámpara que cuelga del techo así apoyo ahí mi codo mientras espero más especificaciones. —¿Qué estamos buscando? ¿Algo que sea la fuente de esa maldición? ¿Una puerta mágica que guarde energía negra y poderosa detrás?— he visto esta serie con Kitty, la del niñito rubio que saluda a todos con su dedo mayor, como detalle pintoresco de la historia que se desarrolla. O sea, que la niña me está mandando a encontrar las fuerzas poderosas del mal. No sé, pero no la veo pidiéndole esto a Milo. ¿Por qué siempre me toca lo difícil? Choco mis manos en el aire, una palmada muda, para darle a saber que pienso ponerme a trabajar. —¡De acuerdo! ¡Espérenme aquí! Volveré cuando encuentre la puerta del infierno— digo, saliéndome de la habitación de la manera menos convencional, por el techo. Paso un par de capas, mucha mugre, alguna rata, siguiente habitación, un ático. Podría quedarme aquí y hacerles esperar media hora, ¡ja! Lo pienso, pero no. Me meto por alguna cañería que son las que recorren todos los lugares ocultos de cualquier construcción, y así es como llego al pasillo negro, de paredes húmedas, por la que corren algunas ratas chicas. Encuentro una abertura cerrada que basta con empujar, ¡ah! ¡pero mis manos no pueden empujar nada! Pequeño detalle, uso mi reciente técnica de fantasma de lanzar una fuerte ráfaga y así es como accedo a otro cuarto más diminuto, uno que tiene un escritorio, una silla y una ventana angosta que echa luz sobre esa mesa. Parece el cuarto privado que alguien usaba para escribir, y claro, al mover la lámpara de la pared, la misma se abre sin que haga falta una puerta, para revelar la habitación en la que se encontraba los niños. —Todavía no encontré la puerta del infierno, pero pueden venir conmigo y hacer el trabajo entre tres.
Nikolaj G. Holenstein
Nikolaj G. HolensteinFantasma

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Mar Oct 27, 2020 11:29 am

¡Calla, Katerina! ¡CALLA!— no quiero escucharla, me tapo los oídos para que esa idea que suelta no se meta en mi cabeza y me haga imaginar cosas raras como vernos siendo bendecidos por la tía Ingrid. —¡Me voy a casar con Anna!— lo digo para que esta sea la imagen que se instale en mi mente y no se mueva de ahí, que no quiero imaginar casamientos de ese tipo, ¡menos de Oliver con Jenna! ¿De dónde saca lo de Alexa y Luka! ¡Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Kitty nos está casando a todos! Bajo mis manos solo para poder decir la verdad que todos conocemos. —Hay que decirlo, es la mejor novia que se podría echar Oliver, del resto no tengo muchas esperanzas con sus elecciones… si nos toca un segundo o tercer Percy, no, gracias, pediré que mis cumpleaños ya no incluyan fiestas— murmuro, así no hace falta que venga tanta gente. De por sí entre los Helmuth tenemos nuestras cosas, con algunos gritos en medio de la tía Ingrid y mamá, como para que caigan parientes con los que no comparto sangre, ni gustos en común, y les tenga que poner buena cara. Saben que no se me da. Pero la tía Eloise es alguien a quien respeto, el respeto es una extensión del que le tengo al tío Nick, a ella sí que no le pongo mala cara. —No sé, la última vez que interactúe con una bebé, casi me sacó todos los rulos…— contesto.  

Dejando todo de eso de lado, con la aparición de Nikolaj podemos concentrarnos en lo importante, explorar la casa que estamos visitando en estos momentos y espero a que Kitty termine de darle las indicaciones a su mascota, sin meterme, que es de ella, quizás si les doy órdenes ni me hace caso. Desconozco cómo son los vínculos entre fantasmas y sus amos, porque hasta el momento no sabía que se podía ser dueño de un fantasma, lo que tiene cierta lógica, espero a que Niko desaparezca por el techo para acercarme a Kitty y comentarle lo que pienso. —¡Es una pasada, ¿te das cuenta?! ¡Los Helmuth tenemos nuestro propio fantasma! ¡Y nuestra propia casa abandonada! ¡Y una maldición! ¿Crees que Niko se quedará para siempre con nosotros? Quiero decir, cuando yo me case con Anna, tú seas alquimista… y lleguemos a viejitos, ¿crees que Niko quiera quedarse con nuestros hijos y nietos y bisnietos para que les cuente de nuestras aventuras? ¡Dime si no sería genial! ¡Todos los Helmuth que vengan después podrán saber de nosotros gracias a Niko! ¡Wow!— me quedo sin aire cuando termino de hablar, y al cabo de nada, vuelve a aparecer al otro lado de un espacio en la pared que acaba de abrirse. —¡WOOOOOOw!— ¡lo sabíamos! ¡hay pasadizos en la mansión! —¡Esto es una pasadaaaaaaa!— estoy gritando de la emoción al meterme dentro de la habitación que, si no fuera por la luz que entra desde los cristales, sería tan oscuro como un armario, igual de pequeño lo es. —¿Qué hacemos? ¿Vamos por el pasadizo?— le pregunto a mi prima, ya con la cabeza en el corredor en penumbras.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Vie Oct 30, 2020 7:16 pm

Peeeeeero... ¿eso no debería saberlo también Anna?— intento decir sin que mi primo se sienta ofendido por la pregunta, aquí casando a hermanos con hermanos y a primos con primos, también se hace parte de la conversación a mi amiga que, antes de casarse siquiera, creo que lo importante es que esté informada de la parte que le toca. Claro que no sé qué tantas ganas tendrá mi amiga de casarse con Brian, ¡no porque no sea atractivo o genial, porque lo es! Sino porque desconozco cuántas veces Ginevra mencionó que es gay, aunque no lo sea, y las chicas andan confusas con esa parte. Quizá sea una buena idea lo de que se casen temprano para salir de dudas. —Sí, la verdad es que Percy fue un poco forro con Lex, espero que Maeve tenga un poco más de compasión con nuestro primo— admito, que ya tuve suficiente con los lamentos de mi madre por la desgracia de su hija mayor durante meses -hay veces que lo sigue mencionando-, como para tener que soportarlo una segunda vez con su ahijado, y encima con alguien que ni siquiera le cae bien. A Percy todavía lo tenía en estima.

Ante las dudas de mi mascota fantasma, me giro hacia él. —¡Cualquier cosa, Niko! Cualquier objeto, columna, pared, manuscrito, líquido que encuentres puede servir. Escuché una vez en clase de historia de la magia que una vez hubo un cuaderno que guardaba consigo mucha magia negra, que luego solo se pudo destruir con un colmillo de basilisco.— expongo mis ideas, suelo estar atenta en esta clase por lo interesante de lo que cuenta el profesor, es todo mérito suyo que hace la asignatura entretenida dentro de todo lo aburrida que puede ser la historia. —También había un anillo...— sigo proponiendo ejemplos, así se hace a la idea de lo que tiene que buscar, que tan pronto desaparece como me quedo sola con Brian. —La verdad es que es genial— coincido, ni sé como mamá permitió que Niko se quedara en la casa, debe ser que papá consiguió convencerla como a mí nunca me funciona.

Apenas pasan unos minutos en tiempo real que un hueco en la pared se abre de la forma más siniestra posible, por su propia cuenta hasta que la voz del fantasma se vuelve eco en el mismo agujero negro por el que pretendo que entremos. —¿Acaso es eso una pregunta?— exclamo entusiasmada, siguiendo a Brian al meter mi diminuto cuerpo por el lugar que ha dejado el escondite, y no puedo evitar que la excitación del momento recorra mi cuerpo en lo que avanzamos. Apenas son unos metros siquiera, pero los aprovecho para hablar sobre el propio descubrimiento. —Esto es... ¡genial! ¡De seguro lleva usándose más de cien años! Es el pasadizo perfecto para ir de un lugar a otro sin que te vean, creo que leí una vez que muchas casas grandes los tenían... En caso de que los atacaran desde fuera y necesitaran una oportunidad para escapar. ¿Crees que se trata de eso?— le pregunto a mi primo, sintiendo mi voz como un eco. ¿Terminaremos saliendo de la casa por una puerta trasera escondida? Pues no, cuando mis pies se frenan es porque han llegado a una pequeña sala que solo acoge un escritorio y una silla, sobre la misma mesa hay un pequeño cofre de madera llena de polvo. —WOOOOOOOOOW— sin pensarlo dos veces, me abalanzo sobre la silla —¡Niko eres un genio!— aclamo las dotes de inspección del fantasma, esperando a que mi primo se una a la tarea de abrir la caja y explorar su interior. Encuentro unas cartas, abiertas en su mayoría, hasta que termino cayendo en la conclusión de que se trata de un diario, pero sus páginas se han salido del lomo y se encuentran esparcidas. Solo las fechas al principio de cada hoja serían capaces de ordenarlas por fecha. —¿No es esta la firma de la tía abuela Grace?— pregunto lo obvio, porque se ve en lo que extiendo una de ellas hacia Brian.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Dom Nov 01, 2020 12:34 am

Y lo sabraaaaa— se lo repito, —eventualmente—. ¿Es que no puede darme un tiempo para esto? No puedo ir mañana a la escuela a decirle a Anna que nos casemos, necesito al menos de cinco años de sentar bases de amistad y confianza, otros cinco para que sepa que esto va en serio, mucho más adelante comentarle que estamos hechos para casarnos y vivir juntos en una mansión como esta, en lo posible, cuando la maldición de esta familia se rompa y ya no haya más Percy traicioneros en nuestro destino. Ojalá, por nuestro favorito que es Oliver, espero que también se quiebre esa maldición antes de que Maeve lo traicione. No, no es nada alentador a futuro saber que llevamos una maldición así a cuestas, y no porque sea un romántico, sino porque las familias crecen cuando sus miembros se casan y tienen hijos, si todos estamos condenados, ¿eso no quiere decir que algún punto dejará de haber casamientos y nuevos hijos? Esta maldición nos lleva a los Helmuth a una fatídica extinción.

Mi preocupación más inmediata, sin embargo, es de otra naturaleza. —Si hace falta, ¿dónde crees que podremos conseguir un basilisco?— inquiero, porque no los he visto en los supermercados, ni en las veterinarias, ni en la lista que los proveedores facilitan a mi mamá sobre ingredientes y ciertas pócimas. —¡Un anillo! ¿Y si es eso? Los anillos suelen ser usados como símbolo de amor entre los matrimonios, ¿no? ¿Y qué si la maldición se puso en un anillo?— la de especular es mi parte favorita de todas las teorías delirantes que podemos armar con Kitty. —Deberíamos averiguar si en nuestra familia también hay algún anillo de una bisabuela que se pase de compromiso en compromiso ¡y esté arrastrando la maldición!— exclamo, todo como parte de la charla que tenemos mientras esperamos a que Niko vuelva y así lo hace, enseñándonos el camino hacia otro de los secretos de nuestra familia. Sigo a mi prima por el pasadizo y espero a su señal para abalanzarme sobre los muebles de la salita que descubrimos, así reviso en cajones, rincones y huecos de la pared, donde sea que se puede esconder alguna pista que nos siga revelando información que desconocemos de una historia tan larga y amplia como la tenemos los Helmuth. —¡¿La tía Grace?!— doy un brinco al escuchar el nombre, —¡¿la tía Grace con la que tu madre siempre te compara?!— si eso no es razón suficiente para despertar nuestra curiosidad, lo es saber que era quien ocupaba esta habitación secreta. Es una tía que nos habría caído muy bien. —¿A quién se las habrá escrito? ¿A la abuela Agatha?— murmuro, levantando uno de los papeles para ver que no se tratan de cartas, sino de hojas sueltas en desorden y que se igualan en caligrafía, todas escritas por la misma persona. —¡LAS AVENTURAS DE LA TÍA GRACE!— grito, porque no puede ser otra cosa que las aventuras de esa tía que se lleva tantos reconocimientos de nuestras madres como la oveja negra de la familia, antes de que lo fuera la mía. —¿Habrá encontrado un tesoro en esta casa? ¿Habrá descubierto ella también lo de la maldición familiar?— estoy emocionado.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Dom Nov 01, 2020 3:56 pm

Encojo mis hombros apretando mis labios en una mueca, qué sé yo de donde podemos encontrar un colmillo de basilisco, si apenas y he encontrado nada relevante en mis años de estudio de la piedra filosofal, como para extender mi búsqueda más allá de eso. Lo del anillo suena más fácil, tanto el tío Nick como mi mamá llevan anillos de compromiso, no sé si la tía Sigrid todavía lleva el suyo, pero cualquiera de los tres son fáciles de rastrear en caso de que encontremos signos de que la maldición nace de ahí. —Muy bien, seremos los encargados de chequear los anillos de matrimonio de la familia, pero cuidado con perderlos, mi padre casi me reta por haber perdido el reloj que le regaló a mamá por su compromiso— ¡suerte que Niko volvió a aparecer! No sé como, pero lo cierto es que no me importa tanto como el que esté aquí, sanito y salvo, aunque teniendo en cuenta que está muerto quizás no sea la mejor expresión... ¡no importa! Está aquí, que eso es lo que a fin de cuentas nos ha ayudado a encontrar esta habitación.

Esa misma— sí, siento cierto orgullo al saber que se me compara con la tía abuela Grace, de quién he escuchado un sinfín de historias de cómo ponía a toda la familia de cabeza con sus motivaciones, pero también tengo entendido que la querían mucho, así que no tuvo que ser tan mala si todo el mundo la recuerda con cariño pese a siempre mencionarla cuando alguien hace algo descarriado. Por norma general, esa soy yo, Brian si se apunta, que suele ser el caso. —No tengo ni idea, pero debió de ser muy importante si lo guardaron en este lugar, inaccesible para aquel que no sepa de su existencia o entrada— explico, ¡ni siquiera mi madre debe saber que hay una habitación escondida dentro del propio dormitorio del tío Ludovic! Por alguna razón, que mi primo y yo lo sepamos ahora me hace sentir importante, como si formara parte de un secreto guardado durante generaciones.

Mira, escucha esto— me aclaro la garganta, sosteniendo entre mis dedos una de las hojas frente a mis ojos para comenzar a leer. —"Diciembre del año 2413. Robert me ha dicho que me ama, es la primera vez que un hombre me dice algo así. No he sabido cómo reaccionar al principio, se siente completamente erróneo, Agatha dice que es erróneo, ¿debería escucharla? Sé que quiere lo mejor para mí, pero siento que es incapaz de comprenderme. Claro, ella está comprometida con Archiebald Helmuth, mamá y papá planean que me case con su hermano, ¡por supuesto que todos odian a Robert! Oh, pobre, mi amado, Robert, ¿qué haré?"— sí, quizás esté sonando un poco melodramática, ¡pero la escritura lo requiere! —De acuerdo... las siguientes líneas son de la tía Grace lamentándose porque no sabe qué hacer, más de sus sentimientos hacia este tal Robert...— paso las siguientes hojas, buscando lo interesante con mis ojos al recorrerlas con rapidez. —"Febrero del año 2414. Hoy he sentido un dolor profundo en el pecho, creo que ha sido a causa de la angustia que me ha producido saber que se ha hecho oficial mi compromiso con Ludovic. He tenido que tumbarme en la cama durante horas, con la cabeza dándome vueltas, no he podido dejar de pensar en Robert. ¡Oh, cómo voy a decírselo!" Esto es de unos días después, atento: "Mi malestar ha empeorado, he descubierto por qué: estoy embarazada. ¡Embarazada! Robert ha sido el primero en enterarse. Quiere huir, huir conmigo y amarme por el resto de mi vida, ¿pero cómo...? ¡No puedo dejar a mi familia! Siento que los he traicionado... ¡Oh, papá! Se sentirá tan decepcionando...— tengo que hacer una breve pausa, mirando a mi primo con la expresión de: "¿estás escuchando esto?" plasmada en el rostro. —¡¡Queeeeeeeeé fuerte, Brian!! ¿Niko, estás escuchando? ¡No me lo puedo creer! ¡La tía Grace estuvo embarazada! ¿Por qué nadie menciona nunca a este primo?— ¿será eso por lo que la tía abuela es una deshonra para la familia? ¡Pues a mí me suena como que es tremendamente guay!
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Jue Nov 05, 2020 11:37 pm

¡¿ROBERT?!— pregunto por encima de la lectura que está haciendo Kitty, —¡pero si la tía Grace se casó con el tío Ludo!— no creo que me escuche, mi desconcierto lo vivo en solitario, desmoronándose lo que creía saber sobre la triste historia del tío Ludovic que nunca olvidó a la tía Grace y la amó hasta el final de sus días, en cambio ella… ¿amaba a ese tal Robert? Me duele el corazón por el tío Ludovic, si es que los hombres de esta familia estamos condenados, ¡estoy condenado! ¿Y que sí me pasa lo mismo con Anna y ella se enamora del Captain Neopanem en vez de enamorarse de mí? ¡Ay! Me entristece por ambos saber que lo suyo fue un compromiso obligado, que la tía Grace lo lamentaba así, y lo peor viene después… —¡¿Embarazada?! ¡Otra embarazada!— exclamo, lo de «otra» está de más, es demasiado reciente el recuerdo de vaciones de verano en el que se armó un lío en la casa del tío Nick cuando la no-novia de Oliver dijo que estaba esperando un bebé. —¡Fuertísimooooooo! Nunca han dicho que la tía Grace tuviera un hijo, Kitty. ¿Lo habrá perdido? ¿Qué fue de ese Robert? Seguro que los bisabuelos impidieron que huyera, sí todos cuentan que estuvo casada con el tío Ludo antes de morir…— hago un repaso de la historia oficial de nuestra familia para entender la nula mención a este hombre de nombre Robert. —No puedo creer que la tía Grace se casó amando a otro hombre, ¿entonces el tío Ludo tampoco la amaba?— murmuro.

Se dirán muchas cosas de los abuelos Archie y Agatha, lo que nadie discute es que se apreciaban en verdad, puede que ni ellos, como tampoco lo son el tío Nick y la tía Ingrid, fueran muy expresivos, pero el sentimiento se aprecia en otros modos o al menos yo no tengo dudas de que los matrimonios en esta familia se han dado desde el aprecio, ¿no fue así con Grace y Ludo? Recojo algunas hojas que Kitty todavía no revisó, un poco más adelantadas en fechas, no hago una lectura tan detenida como ella, la sorpresa me lleva a decir solo lo importante. —Sí huyeron… huyeron, Kitty… ¡la tía Grace huyó con Robert! ¿Entonces cómo…? Kitty, no, Kitty, ¡lee esto!— la apremio a que mire las líneas escritas con una caligrafía débil por parte de nuestra tía, en las curvas de sus letras se nota lo mucho que le costaba sostener la lapicera. —los Armstrong se lo han llevado. Mi deteriorada salud me impide conservarlo, en cambio me obliga regresar a mi familia para que mi último tiempo con ellos sirva para redimir las culpas de mi traición. Me ha rogado mi hermana que vuelva…— leo con cierta torpeza al trastabillar en las comas, porque no me creo lo que estoy leyendo. Sobre el escritorio veo la fotografía en un marco ovalado que muestra a la tía Grace sentada con su vestido de boda, ahora entiendo que lo delgado de su rostro se debía a su poca salud, el tío Ludovic de pie a su lado sosteniendo su mano. —¿Volvió y se casó con el tío Ludo?— murmuro. Bajo el marco ovalado veo un sobre celeste, llamativo por su color entre tantos papeles en caos sobre la mesa, lo retiro con cuidado sujetándolo con las puntas de mis dedos y veo lo escrito en tinta: «Testamento de Ludovic Helmuth».
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Dom Nov 08, 2020 10:43 am

Tiene razón, nunca nadie en nuestra familia ha mencionado que la tía abuela Grace estuviera embarazada, de todo lo que la nombran, uno hubiera esperado que ese detalle saliera a la luz, pero no. Puedo imaginar por qué, ahora leyendo las cartas es una clara muestra de que a nuestros bisabuelos no les hacía nada de gracia la idea de que su hija tuviera un hijo con este tal Robert. ¿Por qué nadie tampoco ha mencionado a este tipo? Siento que es importante en la historia, mucho más de lo que pudieran ser los modales de la tía Grace. —Sí, el tío Ludo debió amar mucho a Grace, porque no se casó después de que ella muriera, y siempre nos han contado historias sobre cómo pasaba mucho tiempo solo en su habitación. Tuvo que haberla amado mucho, pero ella... ella estaba enamorada de otro hombre, Bri, ¿no es todo muy muy triste?— pronto empiezo a perder la emoción en mi voz, esa con que abrí las cartas dispuesta a encontrar otros secretos, cuando ahora se siente que estamos irrumpiendo en la intimidad del pobre y melancólico tío Ludovic, además de la de Grace.

Y, aun así, las palabras escritas me impiden apartar la mirada de ellas, pasando una página tras otra a tremenda velocidad mientras mis ojos tratan de absorber la máxima información posible. —¿¡Se fue!? Oh, no...— es lo único que puedo decir, que si dicen que mi madre no se asemeja siquiera a la abuela Agatha en cuanto a magnitud de gritos y sermones, puedo imaginarme qué sería de la pobre Grace de volver a su casa. ¡Y claro que volvió! Si la fotografía de la mesa en su vestido de boda evidencia su retorno, no puedo más que sentir lástima por ella cuando me dejo caer en la silla y con una de mis manos tomo el borde del marco, analizando su rostro y también el de nuestro tío. —Pobre tía Grace, la obligaron a dejar a su bebé con personas completamente ajenas a la familia, y cuando volvió... lo único que le esperaba era la muerte— con razón nadie quiere mencionar sus últimos años con vida, siempre aludiendo a recuerdos más risueños. —Es realmente triste...— sigo diciendo, se me quitan las ganas de continuar hurgando en su diario.

Claro que si no fuera porque leo claro y en grande que mi primo sostiene en sus manos el testamento de Ludovic Helmuth, pues quizá hubiera permitido que el sentimiento de culpabilidad hiciera mella en mi interior. —¡Carajo, Brian, ES UN TESTAMENTO!— no creo que Brian sea ciego, mucho menos que no sepa leer, pero la renovada excitación me obliga a ponerlo en voz alta. —¡Ábrelo, ábrelo!— le insto a hacerlo, colocándome detrás de su espalda para poder yo misma examinar su contenido. Creo que necesito de pestañear un par de veces, porque si no estoy leyendo mal, el tío Ludo dice que, de aparecer el hijo de Grace y reconocer que es este, se sumaría su nombre a la herencia de la familia como un miembro Helmuth más, sin derecho a modificación o alteración en lo sucesivo. —Oh, wow, Ludovic sí que tenía que querer a Grace como para poner a su hijo por delante, sabiendo que no es suyo, y aceptarlo como propio— murmuro, sin darle mucha más vuelta al asunto, no es como si fuera a aparecer este susodicho después de tantos años.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Mar Nov 10, 2020 3:22 pm

Hemos crecido escuchando lo de «pobre tío Ludovic» al punto de que nosotros mismos lo decimos cada vez que pasamos por delante de su retrato taciturno de perfil gacho y ojos azules que parecían pozos de lágrimas, a veces surgía la duda de por qué se veía tan triste, y quizás este no sea un secreto sobre tesoros subterráneos de la vieja mansión, pero es sin duda uno que califica para nuestro cuaderno de recuentos de la historia familiar. El misterio de por qué el tío Ludovic se veía tan triste ha sido resuelto, amó a la tía Grace y la lloró toda la vida, pero ella huyó con otro hombre, el que amaba, y su regreso a casa solo se dio para su muerte. Si eso me parece triste, leer el testamento en el que se dice que el hijo o la hija de Grace podría reclamar ser un Helmuth si así lo quiere, me hace sentir aún más pena por el tío Ludovic. —Espero que alguien lo haya amado así como él amaba a la tía Grace…— musito, apenas se me escucha.

¿Crees que sean ellos los que comenzaron la maldición de esta casa, Kitty?— pregunto, devolviendo los papeles dentro del sobre y colocándolo debajo de la fotografía enmarcado porque no considero prudente que nos llevemos nada, no porque crea que este sea un sitio de visitas frecuentes, sino porque llevarlo podría ponernos en aprietos si alguien lo descubre y dejarlo aquí, nos hace guardianes de este secreto, como algún día, cuando seamos más grande, llegaremos a serlo de todos los que guardan en nuestra familia. —¿Crees que por culpa de que el tío Ludo y la tía Grace se casaron, él amándola y ella a otro, antes de que muera… fue lo trajo la tragedia a nuestra casa?— sigo, trato de acomodar también las hojas del diario para que queden en una pila. Estas sí se las entrego para que nos las llevemos. —Tal vez… ¿tal vez si este hijo de Grace aparece se romperá la maldición?— la miro con esperanzas, se me acaba de ocurrir y siento que tiene todo el sentido del mundo. —Quizás sí… quizás se tenga que volver a cómo empezó todo. Y el tío Ludovic hizo una gran prueba de amor hacia la tía Grace al decir que reconocería a su hijo como suyo, ¿y si eso rompe la maldición? ¿Si ese tío o tía nuestra… debe ser una Helmuth, como lo hubiera sido si el tío Ludo y la tía Grace se hubieran amado?
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Mar Nov 10, 2020 8:23 pm

Coincido con un asentimiento silencioso de cabeza, meditabunda en la imagen que debió dar el pobre del tío Ludo en sus días de melancolía, esos que se convirtieron en una vida entera, y me pregunto cómo, cómo hizo el hombre para amar todo ese tiempo a esta mujer, sabiendo que esta misma persona no compartía los mismos sentimientos por él y, que además, pasó el resto de sus días siendo incapaz de amar a alguien más. Pena es poco en comparación con lo que que aflora en mi pecho al pensar en su desdicha, una por la firmó en tinta al aceptar al hijo de Grace. Solo me saca de mis pensamientos la voz de mi primo al sugerir que es ahí donde comenzaron las desgracias en el amor para nuestra familia, una propuesta que no se me hace tan loca ahora como lo que podría haberme parecido de no haber encontrado esta habitación y, por ende, las cartas de nuestra tía. —Quizá... puede ser, sí es cierto que dicen que no es bueno interrumpir los destinos de las personas, que cada uno tiene que recorrer su propio camino y... supongo que podría haber influenciado las decisiones que tomaron por ella en esto, desequilibró de alguna manera el equilibrio del universo... ¿no?— consulto, porque en clase de adivinación recién estamos empezando a tratar estas cosas.

Y si tenemos razón con esto...— sigo, esto tengo que meditarlo bien en mi cabeza antes de formularlo en voz alta, porque puede traer muchas consecuencias para nosotros, así como también, por otro lado, se convertiría en una aventura digna de que llevemos a cabo. Solo por eso ya es que lo plasmo en palabras. —¿No es nuestra tarea, como conocedores de los verdaderos hechos, el ir en búsqueda de este posible Helmuth?— mi boca se tuerce en una sonrisa, primero pícara, luego va ensanchándose hasta que la propia emoción de la aventura se forma en mis ojos —¡Piénsalo, Brian! ¡Seríamos quiénes terminen con la maldición en nuestra familia! ¿A ti qué te parece, Niko?— giro mi cabeza hacia el fantasma, que ha permanecido excesivamente callado en este último tiempo y eso ya de por sí me resulta extraño, pero también es la persona -si es que se puede considerar persona a alguien que ya ha fallecido- que siempre aprueba mis planes, por estrafalarios que sean, como la huida de casa para ir en búsqueda de la piedra filosofal, que fue él el primero en alentarme a fugarme.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Nikolaj G. Holenstein el Miér Nov 11, 2020 3:42 am

Estos chicos acaban de descubrir una pila de oro y no lo ven, tengo que cubrirme la boca con mis manos transparentes para no ponerme a gritar aquí mismo, ¡es oro! ¡Esas malditas hojas de diario son oro! ¡ESE TESTAMENTO ES ORO! Olivia me hará el fantasma del año cuando se lo cuente, ¡qué digo! Me hará una placa de oro, no, un sillón de oro, espero que me compre mi propia mansión. —Yo opino— digo con mi voz potente, esa que sale con cierto eco cuando me pongo en esos tonos, —que el deber obliga a que cumplan con la última felicidad de sus difuntos tíos— me acerco a ambos para colocarme en medio, levitando mi cuerpo entre los dos, los brazos cruzados por delante de mi pecho. —Fue una tragedia, no puede ser otra cosa que una tragedia, que es su deber remediar como jóvenes herederos de esta casa— los aliento. —Y de hecho, cómo saben, tengo contactos que podrían servirnos para rastrear a ese Helmuth perdido… Kitty, querida, agarra bien esas hojas de diario, luego en la casa le echamos un vistazo y le escribimos a este amigo que tengo que puede ayudarnos— carraspeo para fingir seriedad, hasta frunzo un poco el ceño, no quiero que la felicidad me haga brillar toda la cara de por sí pálida y me delate.

Y como autoridad que soy, siendo un fantasma, sobre cuestiones de maldiciones puedo decirles que— chasqueo los dedos y uso uno de estos para señalar a Brian, —eres un genio, muchacho, que mente la tuya. ¡Por supuesto que esa es la única manera de romper una maldición así! Este es el hijo que hubieran tenido nuestros queridos tíos Ludovic y Grace si no se hubieran cometido esos errores, así que ese hijo tiene todo el derecho a ser reconocido como un Helmuth más. ¿Cuántos años tendría? Miremos las hojas…— trato de echarle un vistazo, ni con una peluca blanca conseguiré que crean que Olivia puede ser prima de las madres de estos dos, —¡seguro que hasta ya tuvo hijos propios!— una peluca blanca no, pero una rubia. —Y el pobre, pobre tío Ludovic, tan triste, podrá ser feliz en el más allá viendo que todos los Helmuth vuelven a reunirse— hago chocar mis palmas como señal de triunfo, claro que no emiten ningún ruido. —Y yo digo que cuanto antes nos pongamos en esto, antes resolveremos el misterio, ¿quién sabe? Quizás para Navidad, así que vamos, vamos… dejen todo donde está, no, Kitty, las hojas te las llevas, ¡vamos!— los apremio a salir al pasadizo, también en ir a buscar a sus madres y como niño impaciente pregunto mil veces cuando volveremos a la casa de los Romanov, estoy ansioso de poder contárselo esto a Olivia, ya pensaré cómo.
Nikolaj G. Holenstein
Nikolaj G. HolensteinFantasma

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.