Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

There is a house built out of stone · Kitty IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

There is a house built out of stone · Kitty

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Lun Oct 12, 2020 7:52 pm



Y entonces la tía Ingrid dijo que encontró al tío Nick con esta chica, tu sabes, haciendo eso— pongo a mi prima al tanto de las últimas informaciones obtenidas en mi impecable trabajo como espía, y no es que no pueda decir la palabra «sexo» delante de Kitty, solo…. no en la misma oración que incluya los nombres de mis tíos, no, por favor. Es la primera vez que podemos hablar como se debe, que en la escuela con las chicas no podemos sacar el cuaderno de los secretos escabrosos de los Helmuth y los fines de semana ahora los tiene ocupado yendo a ese instituto para el cuál estoy esperando que acepten mi solicitud. Estoy esperando que lo hagan por las buenas, no quiero llegar al punto de tener que ir a hacerles una visita con mi Padrino, así con mayúscula. Porque el tío Nick es una persona importante, ¡un ministro! No irán a decirle que no a un ministro.

La tía Ingrid se lo contó a la abuela Agatha— sigo, deteniéndome delante de una de las puertas altas de los dormitorios de los pisos superiores, nuestras madres están en la sala retirando sábanas de los muebles, la tía Ingrid quejándose del polvo acumulado y mi madre revisando que tan añejos están los vinos de la estantería. —Entonces… la abuela Agatha le borró al memoria a la novia del tío Nick para que lo olvidara y lo dejara en paz— concluyo. Muevo con mi mano la manija de la puerta para entrar al dormitorio que debería ser el principal, donde dormía el tío Ludovic, cuando vivía solo y triste en la mansión. Porque eso es lo que nos han contado, que el tío Ludo pasó toda su vida triste amando a la tía Grace que murió siendo muy joven. —El tío Nick, mamá, tu mamá engañando a tu papá, Lexa terminando con Percy… es como si hubiera una maldición en la familia, ¿no? ¿Será que mi amor con Anna también está condenado?— pregunto, por dramático que suene, es el momento. —Por cierto, la chica se llamaba Anne… si quieres apuntarlo…— el cuaderno, no nos olvidemos del cuaderno, que todo debe quedar apuntado en algún lado para entender a esta familia.

Y la visita de hoy a la mansión de los Helmuth en el distrito dos, no en la que crecieron nuestras madres, sino la verdadera, la verdadera mansión Helmuth. ¡Es grandiosa! Nuestras madres mostraron una expresión muy distinta a las nuestras que eran de admiración cuando vieron la fachada descuidada y las plantas creciendo sin ton ni son, en posesión de las parcelas de jardín. Tal parece que la tía Josephine ha sugerido que se venda la mansión si nadie va a habilitarla y ese comentario bastó para que la negación rotunda de la tía Ingrid nos trajera al mismo lugar un domingo por la tarde, luego del almuerzo. ¡Esto es fabuloso! Hay habitaciones, habitaciones y más habitaciones. Olor a humedad, a polvo, a bundimuns, ¡es genial! Y para hacerlo aún mejor, Kitty trajo a su fantasma, ¿cómo íbamos a privarlo de una excursión por una mansión tan vieja y destruida? ¡Jamás!
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Mar Oct 13, 2020 4:40 pm

¿Teniendo sexo quieres decir?— pongo en palabras lo que mi primo no es capaz a decir, quizá porque se siente incómodo hablando de estas cosas cuando tiene que ver con nuestro tío Nick, a quien siempre hemos visto como una figura seria y que se hace respetar. —Ni siquiera me sorprende, mamá siempre anda metiendo su nariz donde no la llaman... seguro también lo hacía con sus hermanos, ¡pobre tío Nick! ¡ya ni la intimidad se respeta!— exclamo, para nada sorprendida con la actitud de mi madre, que llevo conviviendo con ella catorce años como para saber que eso de la intimidad no existe cuando se trata de Ingrid Helmuth. Con solo decir que me asusta hasta tener un diario con esa mujer en casa... ¿Se imaginan que yo hiciera eso con mis hermanos? Que Merlín me libre de comportarme así con cualquier de ellos o con mis propios hijos de tenerlos.

Dejo que mis brazos caigan bruscamente a ambos lados de mi cuerpo, mis palmas chocan contra el mismo de manera que se puede percibir mi exasperación a leguas de distancia. —¡Qué típico! Además de cotilla, chivata...— eso también lo apuntaría si no fuera porque lo tengo re sabido y comprobado, así que en su lugar escribo todo lo que va dictando Brian. ¿Está feo que dibuje un monigote mi madre con cuernecillos de diablo? Mejor los tacho... No vaya a ser que se ofenda de encontrarlo, aunque sí uno su figura con la de la abuela para dejar marcado que se aliaron en contra de Nick. No puede faltar el corazón roto cuando mi primo me cuenta sobre el hechizo que les borró la memoria. —¡Esto es muy trágico, Brian! ¡Muy, pero que muy! ¿Puedes imaginarte estar enamorado y que te borren la memoria, solo porque a tu mamá no le gusta a quién quiere tu corazón?— suelto un suspiro dramático, ¡esto es casi como en una novela! Estoy segura que de enamorarme de alguien que Ingrid considere incorrecto, ella haría lo mismo conmigo. Puedo entenderte tío Nick, puedo entenderte. ¡Aunque no lo recuerde! ¡Qué frustrante! —¿Crees que podría haber una maldición puesta sobre nuestra familia? ¿Por eso nunca les ha ido bien en el amor?— tanteo la posibilidad, no se me haría tan extraño —Si es así, deberíamos averiguar cómo deshacerla, si no es por el corazón del tío Nick, ¡por nosotros! ¿Desde cuando te gusta Anna?— no es que me sorprenda, si tengo que ser honesta, ¡pero hey! Podría habérmelo dicho. —Mmmm.... ¿Anne dices? No sé, Brian, no parece que en nuestra familia se tengan buenas experiencias con las Ann— no es por desanimarlo, solo dejo los datos caer mientras apunto el mismo nombre de la chica sobre el papel adentrándome en la siguiente habitación.

Sigue oliendo a humedad, puedo ver cómo la misma carcome las paredes de todas las habitaciones, al punto de que la pintura está un poco machacada en las esquinas y el polvo no ayuda demasiado a que sea más fácil respirar. El dormitorio del tío Ludovic, para ser una casa que ha estado cerrada por años, está en bastante mejor estado que las demás, puedo sentarme en el colchón de su cama sin sentir que voy a ir directa al suelo, aunque al poner un poco de peso los muelles continuan chirriando. —¿No te parece esta casa genial? Debió de ser toda una aventura vivir aquí, ¡estoy segura de que hay un sinfín de pasadizos y puertas corredizas de las que ni Agatha conocía su existencia!— ¿porque vieron lo grande que es esta mansión? Ni viviendo aquí llegarías a saber donde está cada cosa. No hablemos de los secretos que se esconderán detrás de las puertas y de los marcos de los cuadros...
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Miér Oct 14, 2020 6:29 pm

¡Pues sí, Kitty! ¡Teniendo sexo!— exclamo, me impaciento con mi prima que no respeta el código de no unir esta palabra a personas como nuestros padres y tíos, seguro que ella no quiere pensar en esos términos en sus padres que tienen su habitación al lado de la suya y ciertamente yo no quiero pensar en mi madre en esos términos con el protagonista de su serie de sanadores. ¿Y mi padrino? Lo respeto demasiado como para querer hurgar en sus intimidades así como lo hizo la tía Ingrid y la misma Kitty al ponerlo en palabras. —¿Te imaginas entrar en la habitación de Lexie y encontrarla con Percy? ¡¿O yo entrando al dormitorio de Jen para encontrarla con su poster de ese cantante folk?!— exagero un escalofrío para demostrar lo desagradable que sería una escena como esa, que mal lo de la tía Ingrid que fue a contárselo a la abuela Agatha, un hermano que se precie solo se burla y chantajea, pero no hace lo feo de andar como buchón.

Si hay un lugar para contar historias trágicas, es esta casa que tiene telarañas hasta en los picaportes y donde en cada rincón pareciera que pudiera esconderse un inferí, ¿eso no sería genial? Y sí, también muy trágico, muy trágico lo del tío Nick. Todo lo que tiene que ver con nuestra familia, también el que hayan abandonado esta casa tanto tiempo, ¡por favor! No me quejo de la decoración, ¡si se ve fenomenal! Pero mi lado práctico está evaluando los perjuicios a la construcción y pensando en cómo arreglaré todo esto cuando sea arquitecto, porque no traeré a vivir a Anna cuando nos casemos en una casa que van a salirle plantas de las paredes. —Yo creo que sí, debe haber una maldición y si esta es la casa original de los Helmuth, aquí debe estar el objeto maldito. Debemos encontrarlo y destruirlo— ya seré arquitecto luego, cuando me aburra de ser buscador de tesoros.

Golpeo el puño de mi mano derecha sobre la palma de la otra mano al tomar esa determinación, abandono esa postura para adoptar una pensativa cuando me pregunta desde cuando me gusta Anna. —Desde que… me miró, yo la miré, no sabría decir bien en qué fecha, pudo haber sido en cualquiera— sacudo mis hombros para restarle importancia. —¿Qué importa desde cuándo me gusta si todo lo que importa es que nunca, jamás, me gustará otra chica como me gusta ella?— pregunto al aire y apoyo una mano en el marco de la puerta para la pose dramática en la que tengo el dorso de la otra mano sobre mi frente. —Aunque la maldición de nuestra familia nos impida estar juntos— y no es alentar que sea ella misma la que me señale que por coincidencia de nombres, no es algo que vaya a tener un buen final. —¡Kitty! ¡Eres mi prima y amiga de Anna! ¡Un poco más de esperanza!— le pido.

Entro al dormitorio para explorarlo a nuestras anchas, tomando como resolución inicial tirarme en la cama hecha de la que levanto una capa de polvo que me hace toser. Giro sobre mi espalda y con mis manos trato de limpiar el aire. —¡Habrá sido estupendo!— coincido con ella, —¡Seguro tiene sótano, y ático, y pasadizos!— salto fuera de la cama para ir hacia algún estante que pueda haber en la habitación y veo lo que parece un armario, así que tiro de la manija, sin pensarlo demasiado me meto dentro. Luego saco mi cabeza. —Quería comprobar si nos lleva a otro mundo, no, es un armario normal— le informo. Salgo para darme a la tarea de tratar de empujarlo hacia un lado para ver si no hay un hueco detrás. —¿Cuál crees que sería la entrada a un pasadizo?— le consulto, quizás no lo hay en este dormitorio, nos quedaría ver en el salón de cuadros, hay muchos y de distintos tamaños. —Si lo piensas, Oliver no hubiera nacido si el tío Nick se quedaba con su novio. Y no sé si me hubiera gustado tener otro primo que no sea Oli. Ya se me hace raro de por sí ver al profesor Thornfield en casa del tío Nick, ¿qué sería él? ¿Nuestro primo? ¿Primastro? ¿Cómo lo tenemos que saludar en la escuela “¡hey, Logan!”? Para peor, al parecer solía gustarle a Jen, ¿entonces a Jen le gusta su primo? No sé, todo es muy confuso en esta familia…
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Sáb Oct 17, 2020 1:12 am

Mis mejillas se ensanchan por la risa entre dientes que dejo salir sin poder evitarlo por la actitud de mi primo, aunque el karma me castiga con esas imágenes que pronto aparecen dentro de mi cabeza, que tienen a mi hermana y a su ex prometido como protagonistas, solo para intercambiarse por la fotografía de mis padres una habitación al lado de la mía. —¿Tenías que ser tan específico con las descripciones?— simulo vomitar al poder una mano en mi pecho y una mueca asqueada ocupa mis labios hasta que sacudo mis hombros en un intento de borrar la imagen.

Afortunadamente Brian es capaz de hacerme pensar sobre algo mucho más interesante y que también envuelve a todos los miembros de la familia, porque si algo he entendido en este último tiempo es que en esta familia se respeta poco la intimidad, pero bien que no les importan los remordimientos a la hora de guardar secretos. —¿Crees que será un objeto el que está maldito? O quizá empezó con algún miembro familiar, y se extendió a través de generaciones... ¿quién fue el más desgraciado en el amor primero? ¿El tío Ludo? ¿Por eso capaz no se volvió a casar?— voy escribiendo en el cuaderno los datos más relevantes, sin apenas perder carrerilla —Tenemos que hacernos con un libro sobre maldiciones, Brian, esto podría ser más grande de lo que en verdad podemos ver— apunto con un gesto afirmativo de cabeza.

Porque Brian es mi primo y le tengo cierto respeto, pero la mirada que le dedico cuando se pone en ese plan, romantizando un encuentro que para mí siempre fue casual entre mi amiga y Brian, deja un poco que desear. —¿Por qué nunca se lo dijiste? Digo... no es como si Anna fuera Ginevra— porque si vamos al caso... la morena puede ser un poco brusca a la hora de expresar sus sentimientos hacia los demás, son los años de amistad los que nos ha acostumbrado a todas en el grupo a aceptarla tal y como es, de esa misma forma en que lo habrá hecho ella con las demás, que ninguna se escapa de tener peculiaridades. —¡Tú mismo acabas de decir que la maldición en nuestra familia no os permite estar juntos!— aclaro, extendiendo mis manos hacia él —Eso suponiendo que haya una maldición y no todo sea fruto de la mala suerte o... De seguro hay una maldición— sentencio ante mi duda inicial, tratándose de los Helmuth, no podría ser otra cosa.

Se hace necesario apartar la humareda de polvo que nace de debajo del colchón con la mano cuando mi primo se tira sobre esta detrás de mi espalda, la misma me hace toser un par de veces hasta que puedo pestañear sin sentir que me estoy comiendo toda la mierda acumulada durante años. Mientras Brian inspecciona uno de los armarios, yo inclino mi torso para abrir uno de los cajones de la mesita de luz que queda a un lado de la cama, todavía sentada, investigo con mis dedos su interior. —Mmmm... no lo sé, ¿un cuadro, una cómoda? ¡Hasta podría ser un agujero en el suelo que lleve a un sótano secreto! Deberíamos pedirle ayuda a Niko, siendo fantasma, es mucho más fácil para él atravesar cosas, mientras que nosotros tardaríamos una eternidad— explico, aunque que mi amigo sea una figura incorpórea capaz de atravesar muebles no necesita de mucha explicación. Saco del cajón una pluma vieja que analizo al colocarla delante de mis ojos, aprovechándome de la luz que entra por los ventanales, aunque tengo que bajar el brazo para mirar a mi primo con extrañeza. —¡A Jen no puede gustarle el profesor Thornfield! Eso se consideraría incesto, y es un poco asqueroso— por no decir bastante, ¿se imaginan a mi prima Jenna morreándose con el consejero de la escuela que técnicamente es nuestro primo? —No lo había pensado de esa manera... la próxima vez que estemos en su despacho, le preguntaremos como quiere que le tratemos— dejo la pluma en el interior y me entretengo sacando lo que parece una caja de cerillas —No es de extrañar que esta familia esté maldita, con todos los líos que hay constantemente... ¡si hasta el tío Nick es abuelo! Abuelo, Brian, ¡abuelo!— y ni siquiera por los hijos de Oliver, que no tiene, sino por el de uno de los hijos de Eloise. ¿Vieron que confuso todo? Si hasta mamá se quedó confundida con mi tía, la ministra, cuando trajo el bebé a una de las comidas familiares.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Sáb Oct 17, 2020 11:52 pm

¿Crees que la maldición está en nuestra sangre?— pensarlo así me aterra más que depositar mi miedo en un objeto que podría estar ejerciendo su influencia en nuestra suerte, quiere decir que es algo que está dentro de nosotros ¡y nos está destruyendo desde adentro! ¡AAAAAAAAAAAAAH! ¡DESDE ADENTRO! Se me hace algo muy malo. —¿Deberíamos hablarlo con mamá? ¿Con el tío Nick? Ellos saben de antídotos— me froto los brazos con fuerza como así pudiera hacer circular esta sangre maldita que llevo en las venas y me recorre entero, y lo peor, no me permitirá tener un final feliz con Anna. ¡Qué tragedia! —Sabemos del tío Ludo, ¿si hubo otro antes de él? ¿Otra? ¿Y la tía abuela Meredith? La que se parece a mamá, ¿no habían dicho una vez que tuvo que criar sola a su hija porque su esposo murió?— me da pánico hacer esto de rastrear nuestro linaje familiar para sacar un número estimativo de cuántos años de felicidad puede disfrutar un Helmuth antes de que le caiga la tragedia, no es para lo que me gusta usar las matemáticas.

Tenemos que  buscar un profesional que nos pueda hablar de maldiciones— decido, lo pienso en voz alta porque al final de cuentas, siempre le digo a Kitty todo lo que pienso. —¿Y si lo preguntamos en la escuela? ¿Al director Jenkins o alguno de los otros profesores?— en cuanto lo digo, sé que es una mala idea. Lo único que conseguiríamos así, es que nos manden otra vez a castigo y llamen a nuestras madres para hablar de no estaríamos encajando adecuadamente en la escuela. —Lastima que la profesor Powell ya no está en la escuela, era a la única que podríamos preguntarle de estas cosas sin que active la alarma de incendios— me lamento, estaba esperando con ansías poder participar de sus clases para poder preguntarle por mí suerte y la de Anna, ahora tendré que esperar a ver qué espantapájaros viene a ocupar el puesto. —No se lo digo, porque… porque…— abro y cierro varias veces mi boca, ¡tantas razones! —No siempre hace falta decir lo que sientes— tomo una evasiva, lo que tratándose de Kitty me sienta mal, quien tratará de ayudarme si se lo pido, lo sé, por eso no quería decirle nada, no quiero que me ayude, yo... —Todavía no estoy listo, se lo diré cuando esté listo. ¡No se lo digas, Kit Kat! ¡Te lo prohíbo! ¡Eres mi prima antes que amiga de Anna!— no es una orden, suena a ruego en realidad.

Meter la cabeza dentro de armarios me viene a bien para dejar esos temas, los retomaremos cuando tengamos, ¿quince? ¿dieciséis? Saco mi cabeza para inspeccionar el suelo bajo mis pies, ¡es cierto! ¡puede que haya pisos y pisos y pisos debajo de nosotros! —¡Eso! ¡Llama a Niko!— pido, no creo que le moleste que lo levantemos de su siesta dentro del reloj. —Nos ahorraríamos horas si él mismo puede fijarse, no creo que nuestras madres quieran quedarse mucho rato— y eso nos deja con muy poco tiempo para inspeccionar. ¿Cuándo volveremos? ¡Quién sabe! —¿Lo llamas?— insisto para que saque el reloj donde el fantasma está guardado, y arrugo toda mi cara cuando vuelve sobre lo del profesor Thornfield y Jen. —¿Sabes qué sería peor? Que a mamá le guste el director Jenkins, si es así y a Jen le gusta el profesor Thornfield, si encima tenemos a la tía Eloise que es ministra de educación, ¡Kitty! ¿Puedes verlo? ¡Todas las Navidades será hablar de clases! ¡Qué fastidio! Oliver es el que mejor gusto tiene en nuestra familia, ojalá Luka también se consiga una novia estrella de rock y Lex… sería genial si se consiguiera un novio que no se lavara el pelo, si algún día Lex llega con un novio de pelo grasoso, le voy a dar un abrazo muy grande— lo digo de todo corazón. Sobre lo del tío Nick siendo abuelo, lo juro, por un momento estoy a punto de preguntar de qué lado, hasta que a mí mismo me recuerdo que el único primo que tengo es Oliver. Más o menos. —¡Eso también! ¿Qué pasaría si algún día, supongamos, nace una bebé Helmuth? ¡Y no sé! ¡Se enamora de Hayden! ¿Podrán estar juntos? ¡NO LO SÉ! ¡LA TRAGEDIA! Será otra tragedia de nuestra familia.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Dom Oct 18, 2020 3:56 pm

No creo que sea algo que pueda solucionarse con antídotos, Brian...— niego lentamente con la cabeza como hago con su idea, hinchando mis mejillas al apretar mis labios uno contra el otro. —Las maldiciones forman parte de una rama muuuuy pero que muuuuy especial de la magia negra, no todo el mundo es capaz de manejarla, se necesita de mucha práctica y también de habilidades, muchas de las cuales son innatas y que no se pueden adquirir— o eso leí en internet alguna vez, puede que hasta lo escuchara en clase de defensa contra las artes oscuras, ahí sí se aprenden cosas de interés. Quizá le pregunte al profesor en la próxima clase, eso si no queda demasiado directo. —¿Quién era la tía abuela Meredith?— frunzo el ceño, tratando de visualizar en mi cabeza el cuadro de esta tía en la sala de nuestra casa. ¡Si es que hay demasiados tíos, demasiados primos y demasiados miembros en esta familia! Es imposible llevar un registro de todos los Helmuth, ahora entiendo porque mamá insiste en las fotografías anuales, si salen familiares de entre debajo de las piedras. —Ohhhhhh, ¡esa tía abuela!— ya, ya la visualicé —¿Ves, Brian? Esto es mucho más grave de lo que parece, no puede tratarse de un objeto maldito, lo llevamos en la sangre— afirmo, como no lo haré en el piso de abajo delante de mi madre, a ver si enloquece.

Asiento enseguida, tenemos la misma idea en cuanto a cómo proceder y es lo que siempre me ha gustado de mi primo, no necesitamos dialogar para saber lo que está pensando el otro, ambos pensamos como uno cuando nuestras mentes se sincronizan. —No, al director Jenkins no, creerá que solo estamos jugando, los directores siempre están muy ocupados con temas burocráticos— es lo que ocurre cuando un profesor deja de serlo para dirigir algo tan grande como un colegio, la prioridad, aunque sigan siendo los alumnos, se reparte con otras cuantas. —Sí, una lástima...— se nota que estoy meditando cuando lo digo, que no es mi última palabra con respecto a la disponibilidad de la profesora Powell —¿Por qué no la invitamos a tomar café en casa de Eloise?— ¿auto invitando a personas a una casa que no es mía sin pedirle permiso a nuestra tía? ¡Suena como algo que yo haría! —O... la entretenemos un poco cuando vaya con su hijo, suelen verse los fines de semana, ¿no es así?— he escuchado al tío Nick poner excusas de no venir a tomar café a nuestra casa en el dos porque Eloise había quedado en ver a su nieto, solo es cuestión de poner la oreja a cuándo será la próxima vez que eso ocurra. —¡Está bien, está bien! ¡No iba a decirle nada! ¡Pero no vengas a lloriquearme cuando Ginevra se entere por su cuenta y lo utilice para chincharte!— o quizás no, creo que mi amiga tiene la falsa idea de que mi primo es gay.

Ahí obtengo el reloj del bolsillo de mi chaqueta que me protege del frío, no solo de fuera en la calle, sino también dentro de esta casa que no se ha utilizado la calefacción -dudo que funcione de encenderla, si es que no explota en el proceso- desde vaya a saber qué año. Froto la tapa del reloj, casi como si estuviera atendiendo a mi propio genio personal, cuando segundos después lo que hago es sacudirlo un poco. —¡Niko, Niko! ¿Estará durmiendo?— esto último se lo pregunto dirigiendo la mirada hacia mi primo, ¿acaso duermen los fantasmas? —¿Pero a tu mamá no le gustaba el profesor Thornfield? ¡Y a Jenna también!— creo que los dos podemos compartir la cara de asco que pongo al darme cuenta de lo turbio que sería eso, madre e hija peleándose por el mismo hombre, me recuerda a la noticia que vi una vez de una mujer que se había casado con el esposo de su hija que murió en un accidente, solo por el dinero. Si algo es que sé con certeza, es que mi madre jamás permitiría que algo así pasara y, por primera vez en la historia de la humanidad, creo que coincidiría con ella. —El día que Lexie llegue con un novio de pelo grasiento a casa, directamente no llegará, porque dudo que mamá lo deje entrar en casa sin comprobar primero que no tiene piojos en la cabeza— esa mujer tiene una obsesión con los piojos, grande, muy grande. —¡Daaaagh! ¡Brian! Eso sería de lo más turbio que podría pasarle a esta familia, ¿el nieto de Eloise enamorado de un bebé Helmuth?— ¿acaso eso sería legal?
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Brian A. Helmuth el Mar Oct 20, 2020 6:20 am

Escucho con toda mi atención la explicación que mi prima me da sobre maldiciones, diría de preguntarle a la profesora Yorkey de últimas, lo malo de indagar en estos temas con los profesores es que tendremos que atenernos a responder otras de su parte y lo vuelvo todo tan complicado, en un asunto de por sí complicado, como tener nuestra sangre de una maldición que vaya a saberse en quién comenzó. —Kitty, hay algo que no quería decir… pero escuché una vez en la escuela que el problema con las familias puristas es que, para conservar su pureza, hubo tiempos en que recurrían a casarse entre primos. Eso llevo a muchas enfermedades y supongo que también pudo haber llevado a una maldición, ¿no? Y los Helmuth son una familia purista de hace uffff siglos, ¿no te parece que lo más probable es que también lo hubieran hecho? Imagina que Jenna se casara con Oliver ¡o el mismo Luka! ¡Que horror! ¿Y si por culpa de algo así estamos malditos?— paso saliva con dificultad, me sabe amargo.

Tengo mis reparos con involucrar a los profesores de la escuela en esto, aunque yo mismo sea quien lo haya sugerido. Me entusiasma más la idea de invitar a la profesora Powell o ya no profesora Powell a tomar el té algún día, aprovechar así para hacerle preguntas. —Mamá podría invitarla, ¡ya sabes cómo es mamá! Seguro la invita a cenar para que se sienta parte de la infancia y entonces podremos hacerle todas las preguntas que queramos— asiento con mi barbilla, mejor ella que cualquiera de los otros candidatos que estamos considerando. —Si su hijo es el nieto del tío Nick, eso lo hace nuestro primito, ¡nuestro sobrino, Kitty! Yo creo que no va a negarse si queremos invitarla a ella y a su bebé a nuestra casa— alguien que sabe de adivinación y todos esos misterios podrá orientarnos mejor.

Dejo pasar lo de Ginevra, porque su llamado al fantasma me hace repetir su nombre por una razón distinta. —¡NIKO! ¡Él debe saber de maldiciones! ¡Es un fantasma!— ¿o no? ¿Esas cosas no se saben porque sí? Pero algo sabemos que solía vagabundear por el norte como un ladrón, algún objeto maldito habrá caído en sus manos. A mi parecer, profundizar en esa investigación es mucho más importante que indagar en quien gusta de quien, pero su comentario propicia el mío. —Si a mi mamá le gustara el profesor Thornfield, se convertiría en la nuera del tío Nick, su propio hermano. ¡Eso es aún más raro y turbio de que le guste a Jen! ¡Paso! Si va a ser así, prefiero que le siga gustando el protagonista de su serie de sanadores…—. De todas las cosas que decimos, incluido un posible romance entre bebés, puede que lo peor de todo –a juicio de la tía Ingrid- sería que Lexie se eche un novio sucio. —No sé, no sé, si nuestra familia está maldita en el amor… tal vez se pueda romper si logramos que un Helmuth de esta generación se case con la persona indicada, algo así como… ¿su alma gemela? Deberíamos pasar lista, descartemos a Luka, él no tiene alma.
Brian A. Helmuth
Brian A. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Nikolaj G. Holenstein el Mar Oct 20, 2020 6:47 am

¿Qué parte de que los fantasmas no dormimos aún no entienden? Resoplo al tener que materializarme delante de los dos niños que sacuden el reloj, con una nula consideración a que tanto agite podría darme mareo, lo único que pido es un poco de consideración, que ese objeto es el refugio que tengo y la verdad, no quiero ponerme a experimentar qué puede pasar si se rompe. No, paso. —¡A nadie le gusta el profesor Thornfield!— digo al colocarme frente a ellos, —¡y a nadie le gusta Jenna!— tengo entendido que esta es la mejor manera de dejar zanjada una cuestión semejante. —En cambio, déjame decirte, Brian, con todo el respeto que tu madre se merece, que está muy guapa si me tengo que poner a hacer cálculos de cuántos años tendrá. ¿Por las dudas no le interesará un novio eternamente joven?— inquiero. Trato de pensarlo de un modo frío, esta mujer es la administradora de los negocios de los Helmuth si no me equivoco, es quien lleva las cuentas, no hay mal posible en querer conseguirme alguien que me mantenga…

Dudo que la razón por la que me hayan llamado sea para involucrarme a mí también en esta ecuación de amores improbables, a la que trato de darle un sentido al unirme tarde a la conversación y estoy sumando dos más dos con mi dedo índice marcando cada punto en el aire, mi otra mano sosteniendo mi mentón, cuando hablan de almas gemelas y me echo un vistazo porque yo soy pura alma. —Estoy confundido— lo admito en voz alta, mis manos en alto para demostrar que me he rendido antes de conseguir que al menos dos de las cosas que han dicho tenga algún sentido para mí. —Así que esta es la casa vieja de los Helmuth— cambio el tema al poder apreciar las paredes que nos rodean ¡y el techo! ¡Merlín! ¡El techo es más fino y elegante que muchos de los suelos en los que me toco dormir alguna vez! Hago lo que todo fantasma que se precie puede hacer en un momento como este y voy hacia la cama para echarme con los brazos abiertos, lamentablemente la atravieso, así que debo concentrarme para volver a emerger sobre las sábanas y reposar sobre lo que debe ser un cómodo colchón de mil años. —Pueden dejarme aquí y venir a buscar dentro de dos décadas— pido, girando mi cuerpo así quedo de espalda y mis brazos cruzados detrás de mi cabeza, sobre la montaña de almohadones que quedan debajo.
Nikolaj G. Holenstein
Nikolaj G. HolensteinFantasma

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Katerina L. Romanov el Miér Oct 21, 2020 7:59 pm

Me niego a creer que nuestra familia era una de esas que obligaba a sus familiares a casarse entre ellos, pero tal y como lo pinta Brian, a pesar de mi expresión de terror plasmada en el rostro, tiene cierto sentido que la maldición en los Helmuth haya empezado así. Si lo pienso bien, nuestra familia es una de las pocas que hoy en día están en pie y pueden decir que tienen un linaje de magos y brujas que se extiende hasta mucho tiempo atrás. Lo sé porque es algo de lo que se precia mi madre prácticamente todos los días de su existencia, de modo que, por mucho que me desagrade la idea, tengo que estar de acuerdo con mi primo. Aunque eso no evita que lance algún que otro comentario. —Brian, siguiendo esa teoría, ¡tú podrías casarte conmigo! No solo Jenna con Oliver, ¡seguro que hasta Lexa con Luka estaría permitido!— creo que el simple pensamiento me produce una arcada —Cambiemos de tema, por favor, no vaya a ser que mi madre nos escuche desde abajo y le demos ideas— lo digo con obvia intención de que suene a broma, pero en última instancia, no sé qué tanto se puede bromear cuando se trata de Ingrid Helmuth.

¡Sí! Mejor tu mamá, que la mía, que de seguro la asusta, tendremos que ser discretos con las preguntas, no vaya a ser que sospeche de algo, ¡nadie puede saber que estamos malditos!— no solo porque es un secreto y revelarlo podría resultar en algo mucho peor, sino también porque es algo que debe quedarse entre la familia. Aunque técnicamente... ¿no es Powell ahora miembro de esta? Primo, sobrino, nieto, que su hijo no tenga nuestra sangre no significa que no sea familiar de manera política. Porque a mi madre le cae bien la ministra Eloise que sino... —Genial, ¿qué tal se te dan los bebés?— si vamos a invitarla a tomar el té, qué menos que entretener a su hijo en el proceso, y ya que Brian se ha ofrecido de manera tan desinteresada...

¡Hey!— tengo que hacer ese llamado de atención, que mi hermano puede ser muy... él, pero solo yo tengo permitido meterme con él, nadie más. —¿Y a quién sugieres que le busquemos su alma gemela? ¿Jen? Tu hermana solo traga libros, Brian, que es completamente respetable, peeeeero... no sé, quizás si le encontramos un novio nerd...— sugiero, antes de que se me ocurra otra cosa —¡Espera! ¡Quizá la novia de Oli sea la persona indicada para él!— ¿por qué no? Dicen que los opuestos se atraen, aunque no estoy tan segura de qué tan diferentes sean cuando nadie los ve. —¡Niko, por fin! Te necesitamos— me levanto de la cama de un salto al escucharlo aparecer, haciéndolo obvio que requerimos de sus habilidades como fantasma para seguir con nuestra investigación del día. Ruedo los ojos cuando por quién se interesa es mi tía, ¡nada en contra de los novios que pueda tener mi tía! Pero... no es lo que nos concierne ahora mismo —Sí, exactamente, probablemente donde estás tumbado murieran un par de rostros Helmuth también, así que yo no me tiraría con tanta confianza— y porque no puedo golpearlo con uno de los cojines para espabilar —¡Niko! Necesitamos que investigues la casa, ya sabes... colarte por esos lugares que nosotros no podemos alcanzar como personas vivas, atravesar paredes y esas cosas. Nos hemos enterado de que estamos malditos, Niko, ¡malditos! ¡Tienes que ayudarnos!— que apele a su compasión como fantasma, por favor.
Katerina L. Romanov
Katerina L. RomanovEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

There is a house built out of stone · Kitty Empty Re: There is a house built out of stone · Kitty

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.