Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Neopanem Horror Story · Maeve IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Neopanem Horror Story · Maeve

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Lun Oct 12, 2020 2:31 am

Octubre,
sábado a la mañana


¡No! ¡No! ¡No es para que te lo lleves a la boca!— exclamo, mientras me apresuro en sacarle una pequeña calabaza de la boca a esta niña que no sabe el concepto de trabajar en equipo y que no entiende que no se puede comer lo que es nuestro material de trabajo, estamos rodeadas de material de trabajo en el porche de la mansión, aprovechando el sol tibio de otoño sobre nosotras. —¡Mira!— la llamo, hago girar la calabaza gigante que estaba entre mis rodillas para que vea la gran y tenebrosa sonrisa que le hice, como cumplido recibo un aplauso entusiasta de su parte. No sé si enorgullecerme o asustarme yo, de que a Tilly no le asuste casi nada de lo que tiene que ver con Halloween. ¿Fantasmas? Le dan risa. ¿Monstruos? Los cree peluches y les muerde las orejas. ¿Telarañas? Trata de atraparlas con sus manitos. ¿Qué si anduvimos por tiendas de sustos cuando todavía falta un mes para este festejo? Cuando tienes una niña en un maternal, todos los eventos requieren de preparativos que llevan meses de preparación. En una semana nos pasarán cuál será el diseño de traje de duende de Navidad este año. Para Halloween ya lo tenemos hecho, probado y a medida, un disfraz de gorda calabaza.

¡Maeve!— grito al ver a la chica que pasa por la acera, no sabría decir a cuál de todas sus sucursales va, si a la laboral, la amorosa o la amistosa. No es que haya desarrollado el complejo de madre de meterme en la vida de mi hija adolescente y sus amigas –ay, que vieja me siento-, pero está a ojos de todos que Maeve tiene millas ganadas por las vueltas que da en esta isla, más que las de cualquier residente. Si ella es más dueña de la isla que el mismo Magnar Aminoff, propiedad ganada por haberla recorrido de cabo a rabo. Ay, que vieja me siento con estos pensamientos. —¡Ven! ¡Ven! Deja que Tilly te muestre la línea que venimos ensayando desde hace rato para la obra de Halloween en el maternal— le pido. Fue su niñera por tanto que tiempo, que la misma niña la llama para conseguir su atención y que se siente a jugar con ella como lo hacía antes, si hasta trata de pasarle una calabaza. —Tilly, Tilly, escúchame, vamos a mostrarle a Maeve tu línea— recupero yo la atención de mi hija y con una palmada le indico que es su momento, entonces alza sus brazos gordos lo más alto que puede y sacude sus manitos. Lo siguiente que hace es aplaudir de la manera tradicional. —Es lengua de señas— le explico a Maeve, —acaba de decirte gracias— sí, señores, estos maternales caros son bien completos en cuanto a lo que enseñan, vale cada cero que Hans firma a ojos cerrados. —¿Qué tal todo? ¿Vas a prisa o te gustaría hacer algunas caras en calabazas con nosotras? No es que quiera ponerme criticona, pero cierta compañera mía se la pasaba en babia o babeando las cabezas, que no pude avanzar mucho.
Lara Scott
Lara ScottInefable

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Lun Oct 12, 2020 4:25 pm

Mis visitas a la isla ministerial están disminuyendo por momentos. Primero los Powell con la noticia de que Mathilda empezaría este año en la guardería, que me ha revelado de mis tareas como niñera y ¡por supuesto que me siento ofendida! No existe niñera más guay en el planeta como para que Tilly me reemplace por un par de bebés cagones y meones y un puñado de maestras que le enseñen ¿qué? ¡En fin! Siguiendo por Oliver que ha decidido mudarse, vaya a saber por qué, y en las últimas semanas ha estado sacando sus cosas de la mansión Helmuth y llevándoselas al dos, su distrito de origen. Supongo que se hartó de convivir con su padre y su mujer, yo también me sentiría un poco cohibida de saber que tienen sexo por las noches al otro lado del pasillo. Menos mal que mi padre es soltero, el tener una hija siendo adolescente seguro le asustó lo suficiente como para no llevarse más mujeres a la cama porque sí.

Así que el único motivo real por el que estoy yendo a la isla un sábado por la mañana es para tener una conversación con mi jefa de cómo están yendo los entrenamientos después de que no me fuera tan bien en la misión de hace unos días. Sigo teniendo alguna magulladura, pero por los efectos de la transformación y no por las condiciones en las que salimos del laberinto bajo tierra, ¿y ya mencioné que estaba en llamas? ¡Llamas! Si mi padre lo supiera... Tampoco podría hacer nada. —¡Hey!— voy tan concentrada en mi recorrido, que apenas me he fijado en que estoy cruzando por delante de la casa Powell, que solía frecuentar tan a menudo. Es una suerte que no lleve el uniforme, sigo escéptica de si al hombre en esta casa le agrada que forme parte del escuadrón de licántropos y que, para colmo, me haya encargado de su hija por tanto tiempo, pero ya qué.

Uhhhh, ¿lengua de señas?— me hago la sorprendida, pero qué digo, si ni me hace falta hacérmelo en lo que me acerco a las dos figuras morenas —¿Qué clase de maternal enseña lengua de señas a sus estudiantes? ¿Es una guardería para bebés superdotados o algo así?— bromeo, aunque no tanto cuando planeo que su madre responda completamente en serio. Me río ante la actuación de la niña y la imito al chocar mis palmas cuando termina. —Oooooooooh, ya veo lo lista que te has vuelto desde que dejaste de ser mi pupila— auch, todavía duele. Ahora entiendo el sentimiento de los profesores cuando sus alumnos se gradúan, o algo parecido... —¿De qué vas a disfrazarte este Halloween, Tilly? Tienes que prometerme que vendrás a llamar a la puerta de mi casa— aunque la mirada la tengo pendiente en la niña, miro de reojo a Lara porque su hija no va a ser capaz de entenderme y mucho menos de acudir hasta el cuatro por su cuenta. —¡Suena divertido!— exclamo acercándome, Rebecca puede esperar un tiempo, hacerle caras a las calabazas suena mucho más entretenido —¿Van a decorar la entrada de la casa o eso es algo poco serio para el ministro Powell? — pregunto al ver la explanada de calabazas en el porche.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Miér Oct 14, 2020 4:30 am

Me hice la misma pregunta cuando me lo dijeron, toda la entrevista con la directora me tuvo en un estado de consternación en el que no supe hacer más que frotarme la barbilla y alzar tanto mis cejas que pasaban del nacimiento de mi cabello. —Tienen olimpiadas de matemáticas para bebés, Maeve. Olimpiadas.de.matemáticas. Y cuando les pregunté cómo evaluaban los conocimientos de matemáticas en bebés, me miraron como si yo fuera la tonta de remate, que vergüenza, esta mujer ignorante que trae a su hija, habrá que educarla bien porque con esa madre seguro que viene con la cabeza cuadrada, ¡así me miraron!— comparto con ella mi frustración en ese momento, debe entenderme que no es tan fácil para mí dejar de verla como la niñera de Tilly y tengo que ponerla al tanto de esto. —¿Sabes cómo lo hacen? ¡Con los dedos! ¡Le preguntan cuántos años tienen!— saco fuera mi estupefacción, ¡¿qué olimpiadas de matemáticas son esas?! ¡Cuando se lo conté a Mohini! ¡Ah, no! Olimpiadas de matemáticas eran las de antes, de las que participábamos con Riley y teníamos a Mohini en la primera fila del público verificando nuestros cálculos en el pizarrón de la competencia, haciendo cálculos mentales más rápidos de lo que iban nuestros dedos. Y si Mathilda sigue la línea, no se puede esperar otra cosa de ella a que sea una chica lista como su madre y su abuela, además de creativa como su hermana y… con un lindo pelo como su padre. ¿Qué? ¿Qué tiene de malo que le desee la mayor virtud de Hans?

Su disfraz será de calabaza gorda, estoy deliberando sí le pintaré las mejillas de naranja para que esté a juego y aprovechando que también las tiene bien redondeadas— pico una de estas con mi dedo y consigo que nos muestre una sonrisa, pero no sonrío cuando miro a Maeve, me veo sorprendida. —De hecho pensaba decirte que como vives en el distrito cuatro, si querías ayudarnos con lo de dulce y truco en la casa que tenemos allí— le digo, tengo entendido que puede llegar a ser una profesional en ese sentido. —Porque seamos honestas— hay que decirlo, abro mis brazos para abarcar toda la isla, —no es como si estos vecinos fueran los que te esperas que vengan a golpear tu puerta a pedirte dulces. Si vienen un par, incluso, creo que no les abriría— suena mal dar el nombre del presidente y de la ministra de defensa así sin más, —así que bien podemos ir a pasar la noche en la casa del cuatro, decirle a Phoebe si quiere disfrazar a Denny, a Ernest si podemos colocarle a Rory el traje de momia así tengo la venda para usarla como correa y que no se escape… ¿qué te parece? Tendrás una tropa de niños a tu cargo para asustar en Halloween— uy, sí, que tentador para una chica de diecisiete años. —Será solo un rato, que seguro tendrás planes luego para juntarte con amigos… y amigos muy amigos— muevo las cejas de forma insinuante y echo un vistazo a la casa del ministro de salud para referirme al hijo de este, así, siempre sutil.
Lara Scott
Lara ScottInefable

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Vie Oct 16, 2020 7:01 pm

Olimpiadas de matemáticas para bebés— repito sus palabras, menos escandalizada que ella pero con la expresión de sentir como me abofetean en la cara plasmada en el rostro —¿Es normal que eso me haga sentir un poco tonta? ¡Ni siquiera tiene dos años!— me giro hacia el cuerpecito de Tilly mostrando ambas de mis palmas hacia arriba y moviéndolas de manera que la señalo de pies a cabeza. Luego muevo mis cejas con incredulidad mientras llevo una de mis manos a la frente. —No lo sé, Lara, no lo sé... suena a mucha presión para una niña tan pequeñita...— me escabullo detrás de la niña morena para abrazarla por la espalda al agacharme y le hago cosquillas en la barriga, lo que produce que el ambiente se llene de una risa escandalosa. —¿A que a ti tampoco te gusta ir a la guardería, Tilly? Llena de bebés babosos que tiran del pelo, cuando yo te trato tan bien...— ¿estoy intentando sobornar a la niña para que vuelva conmigo? Prffff, bobadas.

Imito a su madre al escuchar cual será su disfraz para la tarde de Halloween, porque estos niños se duermen como a las siete de la tarde, eso no puede considerarse noche siquiera, y pico la mejilla contraria a Lara con gracia. —Una calabaza, ¿huh? ¿Sabes de lo que voy a ir yo? Todavía estoy terminando de decidir si vestir de novia cadáver o de caza fantasmas, nunca se es demasiado mayor para disfrazarse en Halloween, ¿verdad? ¿De qué irás tú, Lara?— dirijo mi sonrisa traviesa hacia la mujer morena, soltando a su hija para poder estirar la espalda y poso mis manos sobre mis caderas a la espera de una respuesta. Se me escapa la risa al hacer esas declaraciones en las que no hace falta mencionar ningún nombre, porque creo que en el que ambas estamos pensando es la misma persona sin necesidad de hacer referencia —Mientras no tengas problema para activar la casa y encender todo después de tanto tiempo sin pisarla, no tengo ningún problema con ayudar— acepto encantada, que si vamos al caso mi casa no queda a mucho de esa y en caso de necesitar algo, siempre podemos recurrir a ella, o a la de su primo. —¿Una niña que me supera en matemáticas, un niño correcaminos y otro que se lleva arena a la boca por diversión? ¿Qué puede salir mal?— pongo en voz alta lo que he llegado a aprender de los niños Powell y de Rory, encogiéndome de hombros con humor.

Dirijo mi mirada hacia donde señala con sus cejas, para después regresarla a ella con la sonrisa barra mueca en los labios, si es que tengo que apretarlos en una línea prieta para no estallarme ahí mismo. —¿Qué andas insinuando, Lara Scott?— sí, tengo la confianza con la madre de Meerah que no tengo con su padre, como si no supiera que de poder podría pasarle información sobre mí si quisiera. ¿Qué tanto sabe esta gente sobre mis andaduras con el hijo de su vecino?
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Mar Oct 20, 2020 2:35 pm

Coloco mi mano sobre su brazo para hacerle saber de mi solidaridad. —La gente idiota tiende a actuar de esa manera para hacer sentir idiotas a otros y no sentirse solas—. ¿Ah? ¿No es esto lo que debería decir? ¿Dónde está la sabiduría que debería estar llegándome con esto de la madurez y la maternidad? Habrá venido en un paquete que se extravió entre el distrito once y cinco, una lástima, seguiré haciendo comentarios de este estilo por un tiempo más. No es que desdeñe del todo de que Mathilda esté en un maternal, hay personas cercanas que seguirían prestándonos de su tiempo para cuidarla como la misma Maeve, pero me muevo en todo momento entre ser una madre extremadamente sobreprotectora con la única hija que parí y a la vez querer darle e incentivar una independencia que considero saludable para cualquier niño. El maternal, aunque se lleve un par de quejas de mi parte, está ayudando a que Tilly tenga un espacio y nuevas caras para probar a autonomía, que cerca de los dos años, viene a bien.

No he dejado de leer artículos en internet que hablan al respecto, estoy lejos de ser la madre del año y por eso mismo, trato de ponerle empeño a la crianza de la única criatura que quizás en el mundo llegue a estar a mi cargo. Experimento 1, sin repetición. Te conviene hacerlo bien, Scott. Sobre todo, porque se trata de una niña que tiene agudos muy altos cuando hace berrinches. No quiero hacer nada que pueda lastimarla y puesto que esas son circunstancias que no dependen solo de mí, trato de lo que pueda depender de mí, le de las bases en su personalidad para que encuentre el ánimo de hacer algo tan tonto como disfrazarse en una fecha especial, de cara a los serios y los fatalistas que pueden llegar a ser los titulares de las noticias. —¡Oooooh, me encanta lo de la novia muerta! Yo iré de arpía—, ¡claro que pensé mi disfraz! —Tengo que pedirle a Mohini un caldero, a Meerah que me ayude con el sombrero, ya tengo la verruga para la nariz y la pintura verde para la piel— enumero todos los detalles que fui considerando, y tironeo de la pierna de Tilly al inclinarme sobre su cuerpo para morder su rodilla. —¡Y me comeré a todos los niños esa noche! Los que tienen sabor a calabaza son mis favoritos— digo contra su piel al hacerle sentir mis dientes sobre su piel, pero sin llegar a dejarle marcas. —¡Cierto! ¡Me faltan las alas!— lo bueno, es que tengo un mes para esos preparativos.

Y aunque siento que comparto muchas cosas con Meerah, ciertas cosas trato de buscar el momento para decirle, no quiero que en ningún momento sienta que le estoy imponiendo algo o que soy de esas madres que se entrometen en la vida adolescente de su hija, prefiero ir por el margen y que ella me diga que tanto se quiere involucrar, seguro que lo hará, la veo pensando disfraces para todos… pero, otra vez, la adolescencia. Es un espectro confuso con el que no se sabe bien como tratar. ¿A los dieciséis… a los diecisiete… seguirá siendo la chica que se entusiasma con pensar en trajes para todos o lo sentirá como algo obligado a esas alturas? Los adolescentes tienen eso de que cuando haces cosas “cool” de madre, terminan ofendidos y diciéndote que les hubiera preguntado primero, porque yo considero cool decirle a Maeve que sea parte del festejo, en fin, que es su amiga, no sé… ¿y qué tan entrometida soy si encima me meto en la vida amorosa extraoficial de su amiga? —No sé, con Tilly hemos visto fotos en Wizzardface, un me gusta por aquí, un me gusta por allá, más fotografías…— dejemos en paz el bendito vivo de hace casi un año, que hubo material después para los que somos perspicaces y no tanto. —Muchas idas y venidas por esta acera con cierto chico Helmuth, ¿a qué es guapo? Encima simpático, además deportista, ¿y has visto esa sonrisa, muchacha?— chasqueo los dedos. —Con este efecto, querida.
Lara Scott
Lara ScottInefable

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies Hoy a las 9:22 am

Síp, estoy intentando convencer a Oliver de que vaya de jugador de Quidditch zombie, pero no parece emocionarle mucho la idea...— bueno, como otras tantas que no le emocionan y que de alguna siempre termina haciendo porque el pobre no sabe decir que no a nada. Le irá muy mal como profesor a ese paso como no sea capaz de imponerse, pero por el momento a mí me viene muy bien. ¿Qué tiene de malo disfrazarse en Halloween? Es una excusa para atiborrarse a gominolas, lo cual siempre es una buena manera de pasar la tarde/noche, no importa la edad que tengas. —Me gusta eso de la verruga, ¿le dirás a Mo que prepare los cupcakes? Los del cumpleaños de Tilly estaban para morirse...— y siendo que esta vez es una festividad terrorífica, creo que no pude haber escogido mejor expresión que esa. —¡Y también de disfrazarse! Dile que si no tiene ideas para un disfraz, yo tengo varias— me llevo la mano a los labios para fingir una risa traviesa al agacharme al lado de Mathilda. —¿Verdad que la abuela Mo también tiene que disfrazarse, Tilly?

Me siento en el mismo suelo, robándole a Lara su hija para llevármela conmigo y sentarla entre mis piernas, con mi atención centrada medio en ella medio en su madre. —Ajámmm... un me gusta por ahí, ¿has estado cotilleándome el wizzardface, Lara Scott?— interrogo, como propietaria de la cuenta @shewolfmaeve y como miembro del escuadrón de seguridad del país, estoy en todo mi derecho de hacer las preguntas aquí. Obvio que no deja de ser una broma y no tardo mucho en reírme, bajando la mirada hacia Tilly en lo que le hago unas cosquillas en sus costados. —Es muy guapo, ¿quieres que te consiga su número? Podemos llegar a un acuerdo, no le diré nada a tu marido de que te va el hijo del ministro... a no ser que estés insinuando que a quién le mola es a mí, porque entonces estás muuuuy equivocada— me hago la loca, se me da bien.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.