Invierno, 2471
Actualmente nos encontramos en INVIERNO, fechas comprendidas entre el 21 de Diciembre y el 20 de Marzo. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Neopanem Horror Story · Maeve IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Neopanem Horror Story · Maeve

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Lun Oct 12, 2020 2:31 am

Octubre,
sábado a la mañana


¡No! ¡No! ¡No es para que te lo lleves a la boca!— exclamo, mientras me apresuro en sacarle una pequeña calabaza de la boca a esta niña que no sabe el concepto de trabajar en equipo y que no entiende que no se puede comer lo que es nuestro material de trabajo, estamos rodeadas de material de trabajo en el porche de la mansión, aprovechando el sol tibio de otoño sobre nosotras. —¡Mira!— la llamo, hago girar la calabaza gigante que estaba entre mis rodillas para que vea la gran y tenebrosa sonrisa que le hice, como cumplido recibo un aplauso entusiasta de su parte. No sé si enorgullecerme o asustarme yo, de que a Tilly no le asuste casi nada de lo que tiene que ver con Halloween. ¿Fantasmas? Le dan risa. ¿Monstruos? Los cree peluches y les muerde las orejas. ¿Telarañas? Trata de atraparlas con sus manitos. ¿Qué si anduvimos por tiendas de sustos cuando todavía falta un mes para este festejo? Cuando tienes una niña en un maternal, todos los eventos requieren de preparativos que llevan meses de preparación. En una semana nos pasarán cuál será el diseño de traje de duende de Navidad este año. Para Halloween ya lo tenemos hecho, probado y a medida, un disfraz de gorda calabaza.

¡Maeve!— grito al ver a la chica que pasa por la acera, no sabría decir a cuál de todas sus sucursales va, si a la laboral, la amorosa o la amistosa. No es que haya desarrollado el complejo de madre de meterme en la vida de mi hija adolescente y sus amigas –ay, que vieja me siento-, pero está a ojos de todos que Maeve tiene millas ganadas por las vueltas que da en esta isla, más que las de cualquier residente. Si ella es más dueña de la isla que el mismo Magnar Aminoff, propiedad ganada por haberla recorrido de cabo a rabo. Ay, que vieja me siento con estos pensamientos. —¡Ven! ¡Ven! Deja que Tilly te muestre la línea que venimos ensayando desde hace rato para la obra de Halloween en el maternal— le pido. Fue su niñera por tanto que tiempo, que la misma niña la llama para conseguir su atención y que se siente a jugar con ella como lo hacía antes, si hasta trata de pasarle una calabaza. —Tilly, Tilly, escúchame, vamos a mostrarle a Maeve tu línea— recupero yo la atención de mi hija y con una palmada le indico que es su momento, entonces alza sus brazos gordos lo más alto que puede y sacude sus manitos. Lo siguiente que hace es aplaudir de la manera tradicional. —Es lengua de señas— le explico a Maeve, —acaba de decirte gracias— sí, señores, estos maternales caros son bien completos en cuanto a lo que enseñan, vale cada cero que Hans firma a ojos cerrados. —¿Qué tal todo? ¿Vas a prisa o te gustaría hacer algunas caras en calabazas con nosotras? No es que quiera ponerme criticona, pero cierta compañera mía se la pasaba en babia o babeando las cabezas, que no pude avanzar mucho.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Lun Oct 12, 2020 4:25 pm

Mis visitas a la isla ministerial están disminuyendo por momentos. Primero los Powell con la noticia de que Mathilda empezaría este año en la guardería, que me ha revelado de mis tareas como niñera y ¡por supuesto que me siento ofendida! No existe niñera más guay en el planeta como para que Tilly me reemplace por un par de bebés cagones y meones y un puñado de maestras que le enseñen ¿qué? ¡En fin! Siguiendo por Oliver que ha decidido mudarse, vaya a saber por qué, y en las últimas semanas ha estado sacando sus cosas de la mansión Helmuth y llevándoselas al dos, su distrito de origen. Supongo que se hartó de convivir con su padre y su mujer, yo también me sentiría un poco cohibida de saber que tienen sexo por las noches al otro lado del pasillo. Menos mal que mi padre es soltero, el tener una hija siendo adolescente seguro le asustó lo suficiente como para no llevarse más mujeres a la cama porque sí.

Así que el único motivo real por el que estoy yendo a la isla un sábado por la mañana es para tener una conversación con mi jefa de cómo están yendo los entrenamientos después de que no me fuera tan bien en la misión de hace unos días. Sigo teniendo alguna magulladura, pero por los efectos de la transformación y no por las condiciones en las que salimos del laberinto bajo tierra, ¿y ya mencioné que estaba en llamas? ¡Llamas! Si mi padre lo supiera... Tampoco podría hacer nada. —¡Hey!— voy tan concentrada en mi recorrido, que apenas me he fijado en que estoy cruzando por delante de la casa Powell, que solía frecuentar tan a menudo. Es una suerte que no lleve el uniforme, sigo escéptica de si al hombre en esta casa le agrada que forme parte del escuadrón de licántropos y que, para colmo, me haya encargado de su hija por tanto tiempo, pero ya qué.

Uhhhh, ¿lengua de señas?— me hago la sorprendida, pero qué digo, si ni me hace falta hacérmelo en lo que me acerco a las dos figuras morenas —¿Qué clase de maternal enseña lengua de señas a sus estudiantes? ¿Es una guardería para bebés superdotados o algo así?— bromeo, aunque no tanto cuando planeo que su madre responda completamente en serio. Me río ante la actuación de la niña y la imito al chocar mis palmas cuando termina. —Oooooooooh, ya veo lo lista que te has vuelto desde que dejaste de ser mi pupila— auch, todavía duele. Ahora entiendo el sentimiento de los profesores cuando sus alumnos se gradúan, o algo parecido... —¿De qué vas a disfrazarte este Halloween, Tilly? Tienes que prometerme que vendrás a llamar a la puerta de mi casa— aunque la mirada la tengo pendiente en la niña, miro de reojo a Lara porque su hija no va a ser capaz de entenderme y mucho menos de acudir hasta el cuatro por su cuenta. —¡Suena divertido!— exclamo acercándome, Rebecca puede esperar un tiempo, hacerle caras a las calabazas suena mucho más entretenido —¿Van a decorar la entrada de la casa o eso es algo poco serio para el ministro Powell? — pregunto al ver la explanada de calabazas en el porche.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Miér Oct 14, 2020 4:30 am

Me hice la misma pregunta cuando me lo dijeron, toda la entrevista con la directora me tuvo en un estado de consternación en el que no supe hacer más que frotarme la barbilla y alzar tanto mis cejas que pasaban del nacimiento de mi cabello. —Tienen olimpiadas de matemáticas para bebés, Maeve. Olimpiadas.de.matemáticas. Y cuando les pregunté cómo evaluaban los conocimientos de matemáticas en bebés, me miraron como si yo fuera la tonta de remate, que vergüenza, esta mujer ignorante que trae a su hija, habrá que educarla bien porque con esa madre seguro que viene con la cabeza cuadrada, ¡así me miraron!— comparto con ella mi frustración en ese momento, debe entenderme que no es tan fácil para mí dejar de verla como la niñera de Tilly y tengo que ponerla al tanto de esto. —¿Sabes cómo lo hacen? ¡Con los dedos! ¡Le preguntan cuántos años tienen!— saco fuera mi estupefacción, ¡¿qué olimpiadas de matemáticas son esas?! ¡Cuando se lo conté a Mohini! ¡Ah, no! Olimpiadas de matemáticas eran las de antes, de las que participábamos con Riley y teníamos a Mohini en la primera fila del público verificando nuestros cálculos en el pizarrón de la competencia, haciendo cálculos mentales más rápidos de lo que iban nuestros dedos. Y si Mathilda sigue la línea, no se puede esperar otra cosa de ella a que sea una chica lista como su madre y su abuela, además de creativa como su hermana y… con un lindo pelo como su padre. ¿Qué? ¿Qué tiene de malo que le desee la mayor virtud de Hans?

Su disfraz será de calabaza gorda, estoy deliberando sí le pintaré las mejillas de naranja para que esté a juego y aprovechando que también las tiene bien redondeadas— pico una de estas con mi dedo y consigo que nos muestre una sonrisa, pero no sonrío cuando miro a Maeve, me veo sorprendida. —De hecho pensaba decirte que como vives en el distrito cuatro, si querías ayudarnos con lo de dulce y truco en la casa que tenemos allí— le digo, tengo entendido que puede llegar a ser una profesional en ese sentido. —Porque seamos honestas— hay que decirlo, abro mis brazos para abarcar toda la isla, —no es como si estos vecinos fueran los que te esperas que vengan a golpear tu puerta a pedirte dulces. Si vienen un par, incluso, creo que no les abriría— suena mal dar el nombre del presidente y de la ministra de defensa así sin más, —así que bien podemos ir a pasar la noche en la casa del cuatro, decirle a Phoebe si quiere disfrazar a Denny, a Ernest si podemos colocarle a Rory el traje de momia así tengo la venda para usarla como correa y que no se escape… ¿qué te parece? Tendrás una tropa de niños a tu cargo para asustar en Halloween— uy, sí, que tentador para una chica de diecisiete años. —Será solo un rato, que seguro tendrás planes luego para juntarte con amigos… y amigos muy amigos— muevo las cejas de forma insinuante y echo un vistazo a la casa del ministro de salud para referirme al hijo de este, así, siempre sutil.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Vie Oct 16, 2020 7:01 pm

Olimpiadas de matemáticas para bebés— repito sus palabras, menos escandalizada que ella pero con la expresión de sentir como me abofetean en la cara plasmada en el rostro —¿Es normal que eso me haga sentir un poco tonta? ¡Ni siquiera tiene dos años!— me giro hacia el cuerpecito de Tilly mostrando ambas de mis palmas hacia arriba y moviéndolas de manera que la señalo de pies a cabeza. Luego muevo mis cejas con incredulidad mientras llevo una de mis manos a la frente. —No lo sé, Lara, no lo sé... suena a mucha presión para una niña tan pequeñita...— me escabullo detrás de la niña morena para abrazarla por la espalda al agacharme y le hago cosquillas en la barriga, lo que produce que el ambiente se llene de una risa escandalosa. —¿A que a ti tampoco te gusta ir a la guardería, Tilly? Llena de bebés babosos que tiran del pelo, cuando yo te trato tan bien...— ¿estoy intentando sobornar a la niña para que vuelva conmigo? Prffff, bobadas.

Imito a su madre al escuchar cual será su disfraz para la tarde de Halloween, porque estos niños se duermen como a las siete de la tarde, eso no puede considerarse noche siquiera, y pico la mejilla contraria a Lara con gracia. —Una calabaza, ¿huh? ¿Sabes de lo que voy a ir yo? Todavía estoy terminando de decidir si vestir de novia cadáver o de caza fantasmas, nunca se es demasiado mayor para disfrazarse en Halloween, ¿verdad? ¿De qué irás tú, Lara?— dirijo mi sonrisa traviesa hacia la mujer morena, soltando a su hija para poder estirar la espalda y poso mis manos sobre mis caderas a la espera de una respuesta. Se me escapa la risa al hacer esas declaraciones en las que no hace falta mencionar ningún nombre, porque creo que en el que ambas estamos pensando es la misma persona sin necesidad de hacer referencia —Mientras no tengas problema para activar la casa y encender todo después de tanto tiempo sin pisarla, no tengo ningún problema con ayudar— acepto encantada, que si vamos al caso mi casa no queda a mucho de esa y en caso de necesitar algo, siempre podemos recurrir a ella, o a la de su primo. —¿Una niña que me supera en matemáticas, un niño correcaminos y otro que se lleva arena a la boca por diversión? ¿Qué puede salir mal?— pongo en voz alta lo que he llegado a aprender de los niños Powell y de Rory, encogiéndome de hombros con humor.

Dirijo mi mirada hacia donde señala con sus cejas, para después regresarla a ella con la sonrisa barra mueca en los labios, si es que tengo que apretarlos en una línea prieta para no estallarme ahí mismo. —¿Qué andas insinuando, Lara Scott?— sí, tengo la confianza con la madre de Meerah que no tengo con su padre, como si no supiera que de poder podría pasarle información sobre mí si quisiera. ¿Qué tanto sabe esta gente sobre mis andaduras con el hijo de su vecino?
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Mar Oct 20, 2020 2:35 pm

Coloco mi mano sobre su brazo para hacerle saber de mi solidaridad. —La gente idiota tiende a actuar de esa manera para hacer sentir idiotas a otros y no sentirse solas—. ¿Ah? ¿No es esto lo que debería decir? ¿Dónde está la sabiduría que debería estar llegándome con esto de la madurez y la maternidad? Habrá venido en un paquete que se extravió entre el distrito once y cinco, una lástima, seguiré haciendo comentarios de este estilo por un tiempo más. No es que desdeñe del todo de que Mathilda esté en un maternal, hay personas cercanas que seguirían prestándonos de su tiempo para cuidarla como la misma Maeve, pero me muevo en todo momento entre ser una madre extremadamente sobreprotectora con la única hija que parí y a la vez querer darle e incentivar una independencia que considero saludable para cualquier niño. El maternal, aunque se lleve un par de quejas de mi parte, está ayudando a que Tilly tenga un espacio y nuevas caras para probar a autonomía, que cerca de los dos años, viene a bien.

No he dejado de leer artículos en internet que hablan al respecto, estoy lejos de ser la madre del año y por eso mismo, trato de ponerle empeño a la crianza de la única criatura que quizás en el mundo llegue a estar a mi cargo. Experimento 1, sin repetición. Te conviene hacerlo bien, Scott. Sobre todo, porque se trata de una niña que tiene agudos muy altos cuando hace berrinches. No quiero hacer nada que pueda lastimarla y puesto que esas son circunstancias que no dependen solo de mí, trato de lo que pueda depender de mí, le de las bases en su personalidad para que encuentre el ánimo de hacer algo tan tonto como disfrazarse en una fecha especial, de cara a los serios y los fatalistas que pueden llegar a ser los titulares de las noticias. —¡Oooooh, me encanta lo de la novia muerta! Yo iré de arpía—, ¡claro que pensé mi disfraz! —Tengo que pedirle a Mohini un caldero, a Meerah que me ayude con el sombrero, ya tengo la verruga para la nariz y la pintura verde para la piel— enumero todos los detalles que fui considerando, y tironeo de la pierna de Tilly al inclinarme sobre su cuerpo para morder su rodilla. —¡Y me comeré a todos los niños esa noche! Los que tienen sabor a calabaza son mis favoritos— digo contra su piel al hacerle sentir mis dientes sobre su piel, pero sin llegar a dejarle marcas. —¡Cierto! ¡Me faltan las alas!— lo bueno, es que tengo un mes para esos preparativos.

Y aunque siento que comparto muchas cosas con Meerah, ciertas cosas trato de buscar el momento para decirle, no quiero que en ningún momento sienta que le estoy imponiendo algo o que soy de esas madres que se entrometen en la vida adolescente de su hija, prefiero ir por el margen y que ella me diga que tanto se quiere involucrar, seguro que lo hará, la veo pensando disfraces para todos… pero, otra vez, la adolescencia. Es un espectro confuso con el que no se sabe bien como tratar. ¿A los dieciséis… a los diecisiete… seguirá siendo la chica que se entusiasma con pensar en trajes para todos o lo sentirá como algo obligado a esas alturas? Los adolescentes tienen eso de que cuando haces cosas “cool” de madre, terminan ofendidos y diciéndote que les hubiera preguntado primero, porque yo considero cool decirle a Maeve que sea parte del festejo, en fin, que es su amiga, no sé… ¿y qué tan entrometida soy si encima me meto en la vida amorosa extraoficial de su amiga? —No sé, con Tilly hemos visto fotos en Wizzardface, un me gusta por aquí, un me gusta por allá, más fotografías…— dejemos en paz el bendito vivo de hace casi un año, que hubo material después para los que somos perspicaces y no tanto. —Muchas idas y venidas por esta acera con cierto chico Helmuth, ¿a qué es guapo? Encima simpático, además deportista, ¿y has visto esa sonrisa, muchacha?— chasqueo los dedos. —Con este efecto, querida.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Dom Oct 25, 2020 9:22 am

Síp, estoy intentando convencer a Oliver de que vaya de jugador de Quidditch zombie, pero no parece emocionarle mucho la idea...— bueno, como otras tantas que no le emocionan y que de alguna siempre termina haciendo porque el pobre no sabe decir que no a nada. Le irá muy mal como profesor a ese paso como no sea capaz de imponerse, pero por el momento a mí me viene muy bien. ¿Qué tiene de malo disfrazarse en Halloween? Es una excusa para atiborrarse a gominolas, lo cual siempre es una buena manera de pasar la tarde/noche, no importa la edad que tengas. —Me gusta eso de la verruga, ¿le dirás a Mo que prepare los cupcakes? Los del cumpleaños de Tilly estaban para morirse...— y siendo que esta vez es una festividad terrorífica, creo que no pude haber escogido mejor expresión que esa. —¡Y también de disfrazarse! Dile que si no tiene ideas para un disfraz, yo tengo varias— me llevo la mano a los labios para fingir una risa traviesa al agacharme al lado de Mathilda. —¿Verdad que la abuela Mo también tiene que disfrazarse, Tilly?

Me siento en el mismo suelo, robándole a Lara su hija para llevármela conmigo y sentarla entre mis piernas, con mi atención centrada medio en ella medio en su madre. —Ajámmm... un me gusta por ahí, ¿has estado cotilleándome el wizzardface, Lara Scott?— interrogo, como propietaria de la cuenta @shewolfmaeve y como miembro del escuadrón de seguridad del país, estoy en todo mi derecho de hacer las preguntas aquí. Obvio que no deja de ser una broma y no tardo mucho en reírme, bajando la mirada hacia Tilly en lo que le hago unas cosquillas en sus costados. —Es muy guapo, ¿quieres que te consiga su número? Podemos llegar a un acuerdo, no le diré nada a tu marido de que te va el hijo del ministro... a no ser que estés insinuando que a quién le mola es a mí, porque entonces estás muuuuy equivocada— me hago la loca, se me da bien.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Mar Oct 27, 2020 12:01 pm

¡¿Por qué no?!— suelto, no puedo creer que estos chicos no le encuentren la diversión a Halloween, si yo tuviera que contarle de los chascos que nos mandábamos con Riley, cada año atormentábamos a Mohini semanas antes con nuestros disfraces, mientras buscábamos nuevos hechizos y pócimas explosivas que nos permitieran lucirnos. Ni que hablar cuando esos disfraces nos llevaban a fiestas en las que Riley terminaba viendo más que fantasmas con las drogas que se mandaba y ¿no fue en una fiesta de Halloween que me confundí entre Logan y Alex? Eso pasa cuando no le echan ganas a sus disfraces, terminan yendo todos iguales, con disfraces que compran por dos galeones. Vale la aclaración de que Alex era una chica, sigue siéndolo supongo, mujer ahora. ¡Vamos! ¿Disfraz de momia? Un poco más de originalidad, así evitamos confusiones también.

Mo hace unos postres para Halloween que están para morirse, le diré que prepare tartas con falso veneno y algunas de esas manzanas con caramelo— contesto, ¡estamos hablando de mi madre! ¡De mí! Ojalá también Riley volviera a unirse este año, lo echo de menos, maldita vida adulta, no tan maldita, que tenemos nuestras cosas y está bien, pero no hay anécdota divertida de Halloween que no lo incluya y a veces, con tantas cosas que pasan, necesito reírme a carcajadas, que Tilly también pueda disfrutar un poco de eso. Reírte un poco de lo que da miedo, ¿no? Deseo que mi hija sea de las pocas personas que puedan seguir riéndose pese a todo, aunque nos juzguen de frívolas luego, de que no nos tomamos nada en serio, no me importaría si eso nos permite seguir encontrando algo de humor en cada cosa. Por eso me gustaba que pasara tiempo con Maeve, no puedo decir lo mismo de cuando le toca estar en la oficina cerca de su padre, entre tantos secretarios y a cargo de David, que puede que sea un buen chico, pero… todo el ambiente en sí es bastante pesado. —¡Por supuesto que la abuela Mo tiene que disfrazarse! ¡O sino la desheredaremos! O entraremos a su casa y le robaremos todos sus postres— bromeo, mirando con cierta nostalgia a la chica que tengo en frente por su predisposición a acoplarse a esta idea de festejo, me cambia bastante el humor. Si ella también, que tiene un padre juez, puedo conservar el sentido del humor, conservaré mis esperanzas en Tilly.

Tengo que recordarme que soy una persona adulta, madre, que no puedo hacerle chistes a la amiga adolescente de mi hija adolescente, pero el espíritu Scott es más fuerte que yo. —¿Estás segura de lo que estás haciendo, Davies? Porque no serías la primera chica que dice no estar tan colada por un chico, lo ofrece en bandeja y otra se sirve, ¿eh? Rechazaré tu oferta porque no quiero problemas luego en nuestra amistad— contesto con  cierta altura, para luego inclinarme hacia ella en tono confidencial. —Y porque Hans ya me ha preguntado si estoy colada por el hijo del ministro Helmuth, no quiero que nuevos rumores nos traigan problemas— le cuento, aunque no recuerdo muy bien esa charla en la que él sugería que Patrick era un buen candidato para Meerah y yo defendía a uñas y dientes que mejor candidato era Oliver, solo para echarme atrás cuando llegué a la conclusión de que era la niñera de Tilly quien podría tener sus intereses puestos en ese lado. —No te gusta, ¿eh?— la pico, —Pues a mí este chico me parece muy mono en todos los sentidos, ¿cómo puede no gustarte? ¿Cuál es tu tipo? ¿Pelo largo? ¿Flacos? ¿Sin tantos abdominales? ¿Nerds? ¿Soy la única a la que la atraen los nerds? Y si tienen gafas, mejor…
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Vie Oct 30, 2020 7:17 pm

Genial, serán cupcakes para Mohini y disfraz de... ya se nos ocurrirá algo que le siente bien, Meerah seguro que tiene mil ideas en la cabeza— propongo, agradezco haber podido recuperar la amistad que tenía con la hermana de Mathilda, aquellos meses en los que apenas y hablábamos se hicieron un poco tortuosos, en especial porque de alguna manera, empecé a sentirme fuera de su vida. Sí, puede que luego entendiera los motivos de sus desapariciones constantes, pero tampoco es como que las comparta en demasía. En lo que a mí respecta, me alegra que podamos volver a armar planes, incluso cuando tienen como fin el montar una fiesta de Halloween para bebés, una que no recordarán jamás en sus vidas más que por las fotos que puedan enseñarles sus padres. O quién sabe, capaz se lleven tal susto que terminen traumados de por vida... Ok, no.

Me río con un vago ruedo de ojos, pasando a rodear el cuerpo de Tilly con mis brazos así puede sentarse encima de mis piernas, aunque mi atención sigue estando en su madre. —¿Y qué si me gusta Oliver Helmuth? Un poco, solo, quizás mucho— admito, al principio a regañadientes luego lo voy diciendo más en serio, no lo aparento cuando muevo mis cejas burlona. —Pero no puedo darle la satisfacción de eso, ¿sabes? Porque ya lo rechacé una vez, le dije que no quería ser su novia porque.... bueno, las etiquetas no iban conmigo y sería una pésima compañera, acostumbrado a tener otro tipo de parejas— y sí, estoy hablando de Karina. Es la clase de persona que iba a sus partidos de Quidditch como la novia trofeo, de salir en fotos y álbum escolar, mientras que yo soy el tipo de chica que le invitaría a comer un perrito después a pringarnos de ketchup. Peeeeeeero, todo eso era antes, mucho antes. —Así que si ahora le digo que sí, que quiero ser su novia...— no es que sea un problema, que no creo que estemos en la época donde sean los chicos quienes tienen que pedir a las chicas a salir, pero no lo sé. Es confuso.

Sacudo la cabeza, tratando de quitarme esos dilemas de la cabeza, que no estoy aquí precisamente para hablar de amoríos con la que anteriormente era mi jefa. Sí, incluso cuando no le faltaba razón al decir que iba camino de la casa Helmuth. —¿Te gustan los nerds? Vaya, vaya, qué novedad...— sí, ironizo, porque el ministro Powell es un nerd del trabajo y eso lo sabe todo el mundo. —Creo que nunca tuve un tipo, empezando porque nunca he estado en una relación tampoco, ni sabría como estar— admito, puede que sea eso lo que me tire hacia atrás, con un encogimiento de hombros lo dejo en evidencia. No es como que pueda hablarle de estas cosas a mi padre tampoco, cuando ya de por sí es de las personas que prefiere quedarse al margen de los problemas amorosos que pueda tener su hija.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Dom Nov 01, 2020 11:37 am

El primer paso es aceptarlo— lo digo con la seriedad que debe darse en esas charlas sobre adicciones a superar, en la que sus miembros demoran en reconocer esa adicción diciendo que no es tal, negándolo por tantas razones que van desde creerse que se está muy por encima de todo eso y que no pueden ser tan idiotas por caer en lo mismo que han caído cientos de personas antes. ¿Si estoy proyectando un poco mis propias experiencias? Por supuesto, ¿acaso me han visto leer revistas del corazón? Lo único que tengo como fundamento de las cosas en las que creo es mi triste prontuario de elecciones variadas y en muchos casos, equivocadas, aunque no puedo negar que equivocadas o no, algunas me han dejado buenos recuerdos. —Te entiendo mejor que nadie— le aseguro, con una sonrisa que procuro disimular al morderme los labios, así como Tilly está mordiéndose el borde de una de las calabazas y la dejo ser, ¡solo es una calabaza! Me agrada su espíritu para estas fiestas, quiero que abrace, ame y se divierta con estas calabazas. Es lo que quiero también para su hermana y la amiga de su hermana, y no estoy hablando de calabazas, ni tampoco de chicos, sí, un poco de chicos, pero no todo es sobre los chicos, sino de esta etapa que merecen vivir a pleno. El mundo fue una mierda antes, ahora y lo será en el futuro, ¿eso debe privarte de escaparte por la ventana de tu casa un martes a las cinco de la mañana? No. ¿De ir al baño de tu escuela a fumarte algo nuevo que consiguió tu mejor amigo? No. ¿De gritar en una olimpiada de matemáticas que todo el maldito sistema está mal? No.

Para empezar, las etiquetas vamos a dejárselas a las latas— digo como primer punto a dejar en claro en esta confusión en la que se haya envuelta, —esto de ponerse y sacarse etiquetas cuando se es tan joven no tiene ningún sentido, ni siquiera sabes con qué humor te despertarás mañana o si te seguirá gustando Wand and Roses— lo recuerdo bien, ¡en ese entonces iba por todos lados con unas zapatillas rojas que creía que me daban suerte y ni siquiera me gusta el color rojo! Es una época caótica en que no sabes qué carajos te gusta, que te gusta todo, no te gusta nada, quieres probar todo o por el contrario, te quedas en una esquina viendo al resto cometer errores que no tienes el coraje de cometer por ti misma. —Pero que no seas la novia de un chico no quiere decir que no puedas decir en voz alta, gritarlo, andar morreándote con él a la vista de todos, porque te gusta. Si una persona te gusta, te gusta, ya— decir lo contrario me haría una hipócrita, decirle a la gente que se ponga seria y formalice relaciones debo ir a comprarme otra cara, que esta no me sirve. —¡Tienes diecisiete años! Si quieres ser su novia, adelante, vaquera. Si no quieres, no quita que puedas ser franca en decirle que estás colada por él y si es un bobo que no sabe qué hacer con eso o que está esperando a que le des certezas— echo una miradita a la casa, —que trabaje por ello para que se vuelva una certeza. Porque tienes diecisiete años y ¡ni siquiera sabes cuál es tu tipo! ¿Y te pones en dilema si la habrás jodido por no aceptar a la primera ser su novia? ¡Jodeeeeeeeeeeeeer, Maeve! ¡No! ¡No! ¡Definitivamente no! Me parece perfecto que le hayas dicho que no, todo, todo este tiempo que estás viviendo es para que tú descubras que te gusta y que no, para que un chico te muestre que puede gustarte de él… ¡y que otros chicos también! Difícilmente puedas saber qué te gusta y que no si recién empiezas esto y estás demasiado embelesada con un chico guay, no sé, porque los otros te parecen bobos. Ay, no, querida, si chicos guay hay varios y si aceptas ponerte una etiqueta por uno, que se luego de convencerte que es el más guay entre los guay. Porque las etiquetas tienen esa cosita de pegamento que se te adhiere a la piel, cuidado con eso, luego no es tan fácil retirarla.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Lun Nov 02, 2020 6:58 pm

¿Puede entenderme? ¿De verdad? Creía que estaba siendo la loca que se atrevió a rechazar a Oliver Helmuth, ¡incluso cuando nunca se puso en contexto la pregunta! No, no fue un ¿quieres ser mi novia, Maeve? No tenemos diez años, ¿esas cosas siquiera se preguntan estos días? Al parecer, cuando se trata del tipo más guapo del colegio, porque no vamos a negarlo, ES el tipo más guapo de todo el Royal, sí, sí se preguntan. O al menos, se responden, creo que el grupito de Karina jamás me miró tan mal como entonces. —¿Puede a alguien dejar de gustarle Wand and Roses?— siento que nos desviamos un poco del tema con ese comentario de pasada, pero también es algo que necesito poner en boca en caso de que sí exista gente a la que no le guste ese grupo musical, para que luego digan que yo tengo gustos extraños.

Supongo entonces que no, que mi problema no es el que Lara plantea, sino el que tienen otros con eso. —¡Eso, eso!— ¿estoy apoyándola a que me apoye? —Arrrrrrrgh, no sabes lo frustrante que es cuando te exigen que debes tener la vida solucionada a mi edad, ¡tengo diecisiete años! ¿Qué sé yo de la vida?— repito, siento que es importante remarcar que recién acabo de cumplir la mayoría de edad y qué no sé lo que estoy haciendo con ella, eso también. Nada más tengo idea de lo que voy a hacer esta tarde, como para tener mi vida entera planeada, y sí, claro que hay gente que la tiene, pero eso no me incluye y quizás es lo que me echa para atrás, el saber que alguien como Oliver siempre tendrá una expectativa mayor a la que yo puedo cumplir.

¿Pero y qué le voy a hacer? Asiento a las palabras de Lara, esta mujer habla por los codos, pero nada de lo que está diciendo me resulta una tontería, como suele ocurrir en mi caso. —Entiendo que…¿si me gusta tanto como para querer ser su novia debería… decírselo sin más?— ay, siento que estamos teniendo la conversación que podría tener Karina con sus amigas, ¿me convierte eso en una patética de la vida que anda buscando consejos de amor? ¡Y a la madre de mi amiga! No, no es que no considere que Lara sea cool, peeeeero… También tengo que reconocer que da una mejor conversación de la que daría mi padre —Supongo que tienes razón. Creo que tenía miedo de que perdiera el interés en preguntarme, como ya le dije que no… ¿eso de que los chicos son un poco orgullosos? Pero Oliver no tiene nada de orgulloso, así que solo podría no preguntarme de nuevo porque ha perdido el interés en mí como persona, ¿no es así?— quizás le esté dando más vueltas de las necesarias —¿Sabes qué? Mira, no importa, ¿qué me da tanto miedo de preguntarle? Si me dice que no, simplemente seguirá siendo como ahora, y entonces será su turno de volver a preguntarme dentro de… como cinco años, qué sé yo— suena como la solución perfecta. Ah, que no…
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Vie Nov 06, 2020 12:32 am

¡¿La vida solucionada a los diecisiete?! ¿Qué clase de infamia es esa? Si a los diecisiete a la vida hay que desordenarla, sacudirla, ya habrá otro tiempo para que todo esté en orden, no a los diecisiete, ni a los veinte, apenas si a los treinta. Soy un pésimo ejemplo, pero quizás el mejor. Tengo treinta y dos años y una vida vivida plena de errores, que ahora ya puedo quedarme tranquila en mi casa con esta calabaza— tomo a la bebé de los cachetes para estamparle un beso sonoro en la punta de su nariz, aprovecho para tomarla por debajo de los brazos y atraerla hacia mí, así la puedo acomodarla entre mis piernas cruzadas, acunarla mientras sigo hablando con Maeve. Siento que he esperado toda mi vida para darle todos mis malos consejos a estas chicas de las nuevas generaciones, no es tan malo ser una madre de una adolescente cuando todavía tengo todas estas enseñanzas frescas en mi mente y se la puedo compartir a ella y a sus amigas. ¡Es que se necesita escucharlas! La adolescencia es una etapa de la vida que no cambia demasiado de una década a otra, todos estamos atravesados de inseguridades, con las hormonas a flor de piel y tratando de encajar, es bueno que alguien te diga que no está mal salirse del molde, ¡que se trata de eso! Los adolescentes son los que más quieren destacar y a la vez los que más se fuerzan a encajar, hay casi tantas normas que seguir como las habrá cuando sean adultos, y es esta la etapa en la que es bueno empezar a practicar a mandarles a todos por el culo.

Si es lo que quieres— remarco, para que lo vea como que es una decisión a partir de su propia libertad, de lo que quiere y no quiere, de ejercitar esa libertad de poder ir a lo que quiere. —¡Pregúntaselo, claro! Como mujeres tenemos el derecho a decir que no, si no estamos seguras, y también el derecho decirlo y preguntarlo si es lo que nos sale del pecho, ya no estamos en el siglo XIX como para tener que dar respuestas por educación, ni tampoco para esperar que sean ellos los que pregunten— me encojo de hombros, yo le pregunté a Hans si quería casarse conmigo, me dijo que no, claro, y bueno, él me lo preguntó cuándo se sintió listo. Se tarda un poco más que yo en sentirse listo sobre ciertas cosas, yo en lo que me tardé en decidir era si él lo valía o no, después de eso lo tuve todo bastante claro, porque seamos honestos, el hombre no tenía un prontuario que me alentara demasiado a pensar que se lo estaba tomando en serio. En general, no es fácil coincidir en un punto con la otra persona en que ambos se sientan seguros, nadie camina hacia el otro con la misma precisa cantidad de pasos, quizás uno está más seguro que el otro o puede que ambos solo están esperando a que el otro esté listo. —Si le dijiste que no, puede que esté esperando a que te sientas lista— pongo mis pensamientos en voz alta, —y eso no está mal, hay gente que lo necesita, que lo necesitamos, porque al estar seguros ya no hay medias tintas. Las personas que tienden a demorarse un poco más que otras es porque suelen ser más entregadas, uno quiere estar bien seguro de que en suelo está dejando su corazón, ¿no?— le muestro una sonrisa por el romanticismo inesperado en mi consejo de que primero se asegure bien de echar un buen vistazo a las otras opciones posibles, antes de decidirse, pero es que a veces la decisión ya se sabe, todos son feos cuando ya encontramos al feo que nos alegra los ojos. —Si te dice que no, sacas pecho y sigues adelante, que nadie se murió nunca por un «no». Si te dice que no, te vienes y con Meerah le robamos algunos de los licores a su padre para que pases el mal trago y se sigue adelante. Tienes diecisiete años, Maeve…— se lo recuerdo, —luego vienen los dieciocho, los diecinueve, los veinte, los veinticinco… y cada año te parecerá una vida, una que vivirás pasando por tantas cosas, tantas personas…
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Dom Nov 08, 2020 10:43 am

No eres un pésimo ejemplo— le aseguro con la sonrisa en mis labios, pasando la mirada de su rostro a la hija que contiene en brazos —Meerah es afortunada de tenerte, de veras, hacen falta más adultos como tú, que nos digan que fallar está bien, la mayoría esperan que lo hagamos todo perfecto cuando ni ellos mismos son capaces de dirigir su vida como quieren, mucho menos lo hicieron teniendo nuestra edad— murmuro, haciendo evidente por mi forma de hablar que no la incluyo dentro de ese grupo social. A veces me preocupa el hecho de que los padres se vuelvan tan hipócritas con respecto a sus hijos, esperan de nosotros mucho más de lo que podemos ofrecer, cuando dudo mucho que siendo adolescentes tuvieran una visón completa de cómo funciona el mundo. Espero que no se vuelva una característica común en todas las madres y en todos los padres, porque si es así, entonces preferiría no tener hijos nunca.

Bueno... no es que le dijera que no no, ¿entiendes? Creo que... más bien lo espanté antes de que pudiera preguntarme— le cuento así cómo fueron los hechos realmente, antes de que le caiga toda la responsabilidad al pobre de Oliver, que como dije, no es más que un pobre bonachón incapaz de dañar a una mosca —Estábamos hablando sobre parejas, la idea del amor y cómo a nuestra edad es fácil romantizar cualquier cosa— explico, aunque me reservo para mí el que también saliera en algún punto de la conversación el nombre de Karina, porque vamos, esa chica puede ver en que le presten un lápiz como un gesto de pura admiración hacia ella. —Y supongo que no... no quise que se me metiera en el mismo grupo que esas chicas, las que dependen de tener un novio para poder hacer absolutamente todo y sino, tu vida es una mierda— ella que fue adolescente también tiene que comprenderlo, como hay personas que simplemente no pueden estar solas, que enlazan una persona con otra después de terminar una relación.

¿Diecisiete años ya, verdad? ¿Me pegarías si te digo que me siento un fósil?— por si acaso, alejo un poco mi cuerpo al hacer esta broma. Es cosa de nuestra generación, lo de sentirse viejo y creer que uno va a morirse por la mínima cosa, hacemos un drama de lo más pequeño, ¿y qué? Estamos en la edad para ser todo lo dramáticos que queramos, antes de que en serio tengamos que sufrir situaciones que nos hagan madurar por la fuerza, ¿y madurar? Madurar es para frutas, teniendo en cuenta que vamos a celebrar Halloween todavía, las mismas pueden quedarse en el bol de la cocina mientras disfrutamos del chocolate. —Ok, ok, solo estaba bromando— aclaro.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Lara Scott el Mar Nov 10, 2020 4:43 pm

No sé con qué adultos te andas juntando, pero no son buen ejemplo, aléjate de ellos— lo digo con un ligero tono de reprobación, arrugando un poco mi nariz que de por sí es respingona. Es una broma al halago inesperado que recibo, ¿puede considerarse un halago que me diga que soy la madre más genial que cualquier adolescente pueda ser? Ay, mírame, Mo. Una adolescente me anda felicitando por la adulta que soy, gracias, gracias. Las rosas las pueden colocar en el jarrón, necesito un sillón donde desmayarme con elegancia por esta impresión de verme halagada por algo así, no creo que vaya a recuperarme pronto, ¿dónde están las sales? Ay, que yo no sé qué hacer cuando me dicen estas cosas… Cuando lo cierto es que sí quizás puedo hablar con ellas como si lo hiciera con amigas, es porque no soy tan adulta como se dice, sino que conservo parte del espíritu de mi juventud, que si en este momento me pidieran para ir a meterme a la casa de la chica más odiosa de la escuela a robarle su ropa interior y colgarla al día siguiente en la mismísima escuela, lo haría. ¿O los chicos de esta generación ya no lo hacen? En serio, ¿qué le pasa a esta juventud?

¡AH, YA! ¡Lo entiendo!— mentira, no lo entiendo del todo, solo quiero que parezca que comprendo la situación mientras termino de acomodar esta información en mi mente y llego a la conclusión de que todo en estos chicos es impreciso, que se están valiendo de impresiones, más que de cosas dichas concretas entre los dos. —¿¿Tuviste esa charla con él?? Espera, déjame sacarme una duda, ¿segura que es heterosexual? O, bueno, en su defecto, ¿bisexual?— siempre que la categoría la incluya, no sea que Maeve esté dudando entre tantas vacilaciones, todo para que Oliver Helmuth ande vacilando en realidad hacia otras direcciones. —Entiendo— vuelvo a decir, esto va en serio, no estoy fingiendo para darle tiempo a mi mente de entender los dilemas adolescentes. —Está bien que dejes eso en claro, ¿no? Maeve, si un chico quiere tomarlo como rechazo, que lo tome, pero nunca te calles como te sientes respecto a las cosas o que opinión tienes sobre ciertas cosas, no estás haciendo más que decirle cómo te sientes— frunzo mis labios al no saber explicarme mejor, por años hice eso de mostrarme arisca a una relación porque había una independencia sobre la que reafirmarme.

»Pensar así quizás nos lleve a andar mucho tiempo solas, no del todo solas, pero no te mereces menos que un chico que entienda que eres mucho más que la chica que si él quiere puede andar a su lado y que también se abrirá su propios caminos— me inclino hacia adelante, con Tilly en medio, para tomar su hombro con mi mano y mostrarle mi sonrisa. —Eres amiga de Meerah y también de Tilly, para las tres no quiero otra cosa que sean mujeres fuertes e independientes, y que si se van a parar al lado de alguien, que esa persona también sepa pararse firme al lado de ustedes. No hacen faltan etiquetas, para nada. Pies firmes y asentados hablan más que cualquier etiqueta— paso mi mano por su cabello para despeinarla, como cualquier madre molesta de adolescentes lo haría y agarro una calabaza más pequeña para colocarla entre las piernas de Tilly, a su vez, entre las mías, así podemos seguir trabajando. —Con lo que te falta mover el esqueleto, Maeve.  Estás lejos de ser un fósil. Te daré un spoiler sobre la vida…— aquí va mi sabiduría, por la que trascenderé. —Esta mierda recién se empieza a poner interesante después de los veinte y rozando los treinta, hazme caso, no te cases antes de los treinta. Porque entonces, recién entonces, no sabes el subidón de adrenalina que se viene, como para revivir a cualquier muerto—, ya me veo, a futuro, escribiendo libros de maternidad. Serán un éxito.
Lara Scott
Lara ScottJefe de Área Científica

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Maeve P. Davies el Jue Nov 12, 2020 2:21 pm

Si es bisexual, por el momento no le vi tomar interés por el otro sexo— respondo, medio en broma, medio en serio, ¿acaso Oliver salió con alguien antes de Karina? Creo que en el cerebro de todos en la escuela no existe un tiempo antes de que ellos dos no estuvieran juntos, nadie en el Royal tiene una imagen previa a ese acontecimiento, por eso quizás resultó en semejante bombazo cuando lo dejaron. Por lo demás, solo voy asintiendo con la cabeza, que callarme cosas nunca ha sido mi estilo de vida y, es más, la mayoría de gente tiende a reprenderme por precisamente lo contrario, por no saber cuando mantener la boca sellada. En este último tiempo es que estoy aprendiendo que no todas mis opiniones van a ser válidas, muchas de ellas ya he decidido guardármelas para mí misma, en especial luego de ingresar al escuadrón de licántropos, donde he observado que en su mayoría, los miembros de defensa acostumbran a reservarse sus propios puntos de vista. Disciplina, es como lo llaman, en ocasiones a mí me resulta otra cosa, pero no voy a decirlo delante de quiénes apoyan el sistema autoritario impuesto en el país.

Me pongo de pie, con la sonrisa en los labios por el enfoque que aporta sobre la vida y puedo decir que me tomo su consejo como algo que tendré en cuenta en el futuro. —Gracias por la sesión de asesoramiento, Lara, me aseguraré de mantenerte informada de los descubrimientos que iré haciendo, especialmente en esto de…— bueno, que mi movimiento de cabeza hacia la casa Helmuth debe ser suficiente para adivinar a qué me refiero, lo que no evita que suelte una risilla por lo bajo como acompañamiento. Antes de seguir mi camino hacia la mansión de sus vecinos, me cercioro de acercarme a donde están para sacudir la cabellera morena de la niña. —Nos veremos en Halloween, ¿de acuerdo? Tilly, Denny y Rory tienen mi permiso para llenar el jardín de mi casa de papel higiénico o lanzarnos unos cuantos huevos, le dará a mi padre el mensaje perfecto para dejar de ser tan cascarrabias— bromeo, guiñándoles un ojo. —Y le conseguiremos un disfraz a Mohini, uno bueno— casi me pongo la mano en el pecho como juramento a que esto último será algo que cumpla, no importa todas las opciones que pueda rechazarme antes de encontrar el atuendo perfecto.
Maeve P. Davies
Maeve P. DaviesEscuadrón Licántropo

Volver arriba Ir abajo

Neopanem Horror Story · Maeve Empty Re: Neopanem Horror Story · Maeve

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.