Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Coffee shots | Alice IRh8ZNT
skin diseñado por @madeinsevilla

Coffee shots | Alice

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Coffee shots | Alice

Mensaje por Denisse Adragón el Sáb Sep 26, 2020 6:53 pm

Para muchos salir del trabajo e ir por unos tragos puede llegar a ser cosa de cada semana, o cada dos, o cada nunca si los compromisos en casa aumentan, pero la rutina sería festejar el fin de la jornada y relajarse empapándose un poco en alcohol, o en bebidas que no lo incluyan. Para mí, que cuando no estoy en el hospital estoy en casa con Des, resulta diferente, sobre todo si el turno es nocturno y la noche se vuelve ajetreada entre sábanas y mesas estériles. Así que al abandonar el hospital a las 7 am con las ojeras más colgadas que nada el único lugar al que se me ocurre invitar a Alice es al café de enfrente, que apenas va abriendo. No se puede hacer nada, a esta hora no hay mucho que visitar, y aunque lo hubiera, no estoy segura de que mi sistema toleraría mucho más que agua o café.

El lugar resulta pintoresco después de estar varias horas cuidando enfermos, pero lo malo es que nos ofrecen una mesa en la terraza pues aún no terminan de alistar todo. Tal vez a otra hora del día resulte agradable, pero tan temprano por la mañana y en pleno otoño, el viento frío comienza a hacer de las suyas. — Hace mucho que quería hablar contigo, Alice. — Le digo pasados unos segundos de sentarnos. Mi historia con Alice no es muy extensa, y apenas volvimos a encontrarnos con mi llegada al distrito, pero al menos puedo decir que la conocí hace bastante, cuando Des todavía no existía y podíamos vivir en una armonía extraña, sin que ninguna de las dos fuera odiada por la inherente cualidad de nuestra naturaleza, para ella el ser humana y para mí lican.

Han pasado muchas cosas desde la última vez que nos vimos bien, y a decir verdad no creí que fuera a encontrar a alguien que conocí hace años en este distrito. — Pero la vida nunca funciona de esa manera, y muy en claro me lo dejó el reencontrarme con Derek después de todos los años que me pasé olvidándolo. Ya nada me sorprende. — ¿Qué pasó contigo después de que Jaime tomara el poder? — Levanto la mano para hacerle señas al mesero, estoy matando por cafeína y al menos un panecillo, aunque no creo que haga falta llamarlo ya que somos las únicas en el establecimiento. — Yo me quedé en el 11 un tiempo, y después me mudé, hasta que bueno... Cosas de licántropos. — Comento apretando los labios y encogiéndome de hombros como diciéndole "ya sabes a que me refiero".
Denisse Adragón
Denisse AdragónMedimago

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Dom Sep 27, 2020 2:20 pm

Son pocas las veces que en el presente te topas con rostros que hace años que no ves, porque normalmente esa asociación la hacemos hacia personas que ya no están, en un mundo donde la guerra casi siempre ha estado presente, es raro que te encuentres con personas con las que compartiste algo mucho tiempo después. Hace meses me ocurrió algo así, al ver el nombre de Adragón ingresar en los registros del distrito nueve, se encendieron en mi cabeza bombillas de recuerdos que creía haber enterrado, por corresponder a una época que parece tan lejana como irreal. No quedamos muchos, de aquellos que pudimos presenciar el lado rebelde de Jamie Niniadis antes de tomar el poder, como todo comenzó en Europa, siguió por el once. Me sorprende el que poco a poco, gracias a las libertades que se ofrecen en el nueve, aparezcan más y más rostros que pudieron presenciar esos momentos también.

Creo que hemos demorado esta charla más de lo necesario— coincido, dedicándole una sonrisa amable que no deja de ser extraña, por lo inverosímil de que estemos por compartir un café como si el tiempo no hubiera pasado entre medias. No puedo decir que tuviera una relación cercana con Denisse en su día, pero sí la recuerdo, de alguna forma los rebeldes de entonces, que teníamos una descripción bastante diferente a lo que se nos corresponde estos días, nos conocíamos entre todos. Más o menos como ahora con los miembros del consejo, y no es hasta ahora que lo pienso de esta manera, que me doy cuenta que me convertí sin darme cuenta en figuras como Allen, Jared, Jamie, luchando por un lugar en una Neopanem de dictadura.

No, yo tampoco, perdimos a muchos por el camino como para esperar encontrar rostros conocidos después de tanto tiempo— admito, aunque el tono de mi voz se vuelve algo más apagado que el saludo inicial que le di. Murmuro un agradecimiento bajo cuando la persona encargada de atendernos nos trae unas tazas de café, prensando mis labios en su dirección también a modo de disculpa por interrumpir a estas horas de la mañana, donde no se ve ni a una sola persona paseando. Dirijo la mirada hacia ella cuando llega la pregunta que estaba esperando, y por la que estamos aquí, que si no fuera por hablar de esto, ni siquiera estaríamos aquí sentadas. —Pues... la seguimos al Capitolio, ¿recuerdas a Allen? ¿que vivía con él? Siempre le tuvo en estima, así que seguirla a la capital parecía la opción más sensata— pregunto en caso de que la respuesta sea negativa, aunque dudo, siempre me cuesta mencionarlo —Por entonces solo él sabía que no era una bruja, Seth también se enteró llegados a un punto, y tratamos de ocultarlo por un tiempo, durante años pude evitar tener contacto con escuelas mágicas, era ya casi una adulta prácticamente y había estado aprendiendo medicina de Allen— explico, intentando no explayarme demasiado para no aburrirla —Pero como todas las mentiras, tienen las patas muy cortas y terminó descubriéndose, así que huimos en búsqueda del catorce, Allen murió en ese camino— esto último lo digo más pausado, como si así fuera a doler menos, cosa que no ocurre —Estuve en el catorce hasta que Jamie le prendió fuego, con Benedict Franco, Seth, Kendrick...— numero los nombres que creo ella va a reconocer como algo más que caras en los pósters, y, una vez finalizo mi relato, la miro con las cejas quizá un poco arqueadas. —¿Y tú? ¿Por qué no fuiste más al centro? Eres bruja, hubieras tenido una oportunidad, muchas más de las que hubieras tenido en el once, al menos— digo, de manera cautelosa porque tampoco quiero pecar de curiosa, no viendo la cara que pone al decir lo de su licantropía —Lo lamento— murmuro por esto, camuflando mi disculpa al llevarme la taza a los labios.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Denisse Adragón el Lun Sep 28, 2020 7:29 pm

Asiento con la cabeza para hacer notar que coincido con lo que dice, en verdad que han sido bastantes años. Mis ojos se iluminan al ver llegar el café y antes de que el mesero pueda irse pregunto por panecillos. Debería sentirme culpable por poner presión sobre él, que claramente no tiene ni media hora de haber empezado su jornada, pero no puedo evitarlo, café y carbohidratos es justo lo que mi sistema necesita después de una larga noche. Me llevo la taza a los labios e inmediatamente me siento recargada con energía, cosa que nada tiene que ver con la cafeína que ni siquiera ha penetrado mi cuerpo, sino con el calor que desprende la bebida. Doy un par de tragos más al café, cuidando no quemarme la lengua, mientras escucho a Alice hablar. Me siento nostálgica. Han pasado tantas cosas desde entonces, no soy la misma persona que era, y puedo ver que ella tampoco. Los rebeldes de esa época marcaron mi vida para siempre, y siguen haciéndolo de una forma que ni yo puedo entender. Me enamoré de la causa en su momento, conocí gente muy singular y me sentí parte de algo que era mucho más grande que yo. Peleé al lado de mi familia, los vi irse por caminos separados, los vi crecer y construir cosas que nunca soñábamos tener. Así que hablar de esto después de casi 17 años me parece irreal.

Allen... — Murmuro cuando termina el relato. — Siempre fue gentil conmigo. — Dejo la taza de café abajo, de pronto no sólo es nostalgia lo que siento, sino un dolor en el pecho. En verdad que Allen era algo especial, él y Elle me tuvieron mucha paciencia en el área de la medicina y me curaron varias heridas. No tenía idea de que su historia había acabado así. — He escuchado muchas cosas del distrito 14, pero no puedo imaginármelo del todo. — Aunque asumo, era mucho mejor que vivir en el 12. Suelto un suspiro declarando mi cansancio, todos estos recuerdos resultan abrumadores de una forma que no consideré cuando le pregunté por su pasado. Pero está bien, he evadido mucho tiempo ya todo eso. — Sigo sin poder creer cómo acabó todo con Jaime. — Por supuesto que yo también odiaba el gobierno de los Black, pero no por eso quería ver a los humanos esclavizados, a las criaturas repudiadas. Me dio mucha rabia cuando todo se fue al diablo. Creía estar en casa rodeada de gente especial, creí haber ayudado a marcar la diferencia, ¿Pero de qué me sirvió todo eso? De nada.

No te preocupes. — Sonrío con delicadeza, no hacen falta disculpas. — Es cierto, pude irme entonces y puedo hacerlo ahora. Pero no va a pasar. — Jugueteo un poco con el asa de la taza. — Primero quise ser auror, no sabía reconocer que todo había acabado ya. — Después de pelear y sostener a muchas personas a las que se les escapa la vida, la guerra te sigue a donde quiera que vayas. — Después quise retomar todo con la medicina, seguir aprendiendo. — Bebo un poco de café buscando aclararme la garganta, aunque no sirve de mucho. — Estuve en el 11 un tiempo, pensé en irme al Capitolio, por supuesto, algunos de mis primos optaron por eso, pero yo... — Desvío la mirada un momento. — Por ese entonces salía con alguien, un licántropo... Un día de luna me mordió. Fue un accidente... — Aprieto los labios. Nunca estuve enojada con él. Bueno, tal vez un tiempo, cuando eso marcó la diferencia sobre mi permanencia en las zonas mejor acomodadas de NeoPanem, pero lo superé. La molestia siempre fue conmigo misma. — Me costó trabajo acostumbrarme, perdí la metamorfomagia. La gente empezó a mirarme mal y antes de que me diera cuenta ya no era bienvenida en casi ningún sitio. — Me encojo de hombros. Aprendí a vivir con el rechazo que viene con mi licantropía. — Me mudé a mi vieja casa en el distrito 12, y luego tuve a Des... — Con Derek. — No estaba en mis planes tener una hija en esas condiciones, pero... pasó. — Me embaracé un poco antes de irme por completo al 12, en una de mis visitas al norte previas a la luna llena. — Pensé en irme al Capitolio hace unos años, habría estado mejor ella, pero... No lo sé Alice, supongo que era demasiado tarde ya.
Denisse Adragón
Denisse AdragónMedimago

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Miér Sep 30, 2020 2:13 pm

Lo era, siempre fue muy gentil con todo el mundo— coincido con voz apenada, tratando de camuflar el repentino malestar en la boca de mi estómago llevándome la taza de café a los labios. El recuerdo del hombre rubio que me salvó de hundirme entre ruinas en la capital inglesa, que me ofreció un lugar en su casa pese a ser un lugar prestado del que nunca podría poner su nombre, sigue aprisionándome el pecho cada vez que pienso en él. Dudo que ese sentimiento vaya a evaporarse alguna vez, no es como otros rostros conocidos que a la larga te acostumbraste a que no estén, los recuerdas de otra manera, Allen siempre tendrá reservado un lugar especial entre mis memorias de las que nunca podré, ni quiero, librarme. —Creo que nadie que no pusiera un pie en el catorce sabe realmente como era estar allí, vivíamos en una burbuja, prácticamente aislados de la sociedad de Neopanem— explico, así de surrealista que se siente hablar sobre ello ahora que no existe, también se sentía vivir allí. —Éramos como una pequeña familia.

Esbozo una sonrisa en su dirección, aunque está lejos de ser amena cuando menciona a Jamie. —Fue peor para nosotras, ¿no crees? Los que la conocíamos, todos los rebeldes de entonces que la apoyábamos, que la veíamos como si fuera diferente, como si fuera a hacer una diferencia en el mundo. Darte cuenta de que terminó siendo igual que todos los demás, si no peor...— puede que no esté siendo justa hablando, si se tiene en cuenta que en esa época apenas tenía la mentalidad de una adolescente, mucho menos la de una persona adulta que pudiera justificar de alguna manera un correcto interés político. Sabía lo que quería, sí, pero tampoco puedo apropiarme de los sentimientos de aquellas personas como Allen que estuvieron en la vida de Jamie mucho más tiempo del que estuve yo. Aun así, no puedo ignorar la decepción que me invade cada vez que lo pienso, que no suelen ser muchas porque no acostumbro a encontrarme con personas que vivieron aquello, como Denisse.

La escucho en su relato, posando la taza sobre el plato en la mesa para dedicarle toda la atención que puedo prestar a estas horas de la mañana y que por suerte la cafeína está aumentando el efecto de la misma. —Cuando uno se acostumbra a vivir en guerra desde niño, es difícil luego desprenderse de eso, ¿no crees? A veces se me ocurre que la guerra nunca terminará para nosotros— no es un pensamiento que haya puesto en palabras en muchas ocasiones, pero lo veo recurrente ahora que ella lo señala y no puedo escoger otro mejor momento para decirlo. Tengo que frenarme de volver a murmurar una disculpa cuando cuenta sobre el accidente, la noche que debió marcar un antes y un después en su vida, cuando ya he aprendido que a veces no es precisamente una disculpa lo que busca la gente, sino un gesto de compresión y eso es lo que hago, prenso mis labios con la mirada puesta sobre ella, esperando a que acabe. — Las personas ignorantes suelen optar por el rechazo cuando se sienten amenazadas, lamento que por ellas tuvieras que buscar una forma distinta de vivir de la que tenías pensada. Es lo peor de esta sociedad, cuando un grupo de gente te aleja de la idea de vida que tienes en mente para ti, porque ni ellos mismos se sienten conforme con la suya— no me abstengo de criticarlas, creo que sé de lo que estoy hablando como para reservarme de hacerlo, siendo humana, el rechazo forma parte de mi vida casi desde siempre. —Des... ¿Desirée? ¿Desirée es tu hija? Vaya... debí haberlo supuesto por el apellido, pero no lo hice— o porque ahora que las analizo como personas relacionadas, se me hacen bastante parecidas. A lo siguiente, no obstante, tengo que mostrar una actitud menos sorpresiva, porque me suena conocido, quizá demasiado —No creo que para nada sea demasiado tarde, sí depende de lo que quieras para ti y para tu hija, siempre, mira por el bien de tu hija, hazla tu prioridad en este mundo que siempre se hace con una oportunidad para arrebatárnoslo todo, en especial aquello que queremos— es el único consejo que puedo darle, lejos de establecerse en un lugar u otro para vivir, apoyar una idea política u otra, eso, su prioridad.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Denisse Adragón el Jue Oct 01, 2020 1:28 am

Asiento de nuevo con la cabeza con su primer comentario, y me llevo la taza de café a la boca para escuchar lo siguiente que tiene para decir. Vivir aislados en el 14 no suena para nada parecido a vivir aislados en el 12. Al menos por cómo lo menciona, y por las historias que he escuchado, asumo que en el 14 tenían un fuerte sentido de comunidad. En el norte eres un idiota si piensas que existe eso. — Suena a un lugar agradable para crecer. — Es lo único que puedo decir, buscando ser amable pero no de una forma falsa. A decir verdad me da envidia. Sé que no tuvieron lujos en todo ese tiempo ni mucho menos, pero al menos sabían que podían confiar los unos a los otros, se tenían cerca. Yo sólo tuve a Des y no pude hacer mucho con respecto al resto de mi familia.

El mesero llega de vuelta con una canastilla de pan, lo cual me roba una sonrisa, como si fuera una niña viendo dulces. Tomo entonces un croissant obteniendo posteriormente dos tarros, uno con mantequilla y uno con mermelada. Cuando el mesero ha acabado de ofrecernos la parte sólida de lo que será mi desayuno, vuelve a marcharse, dejándonos sumidas de nuevo en nuestros recuerdos. — Fue un golpe muy duro. — Admito. Arturo y yo sacrificamos muchísimas cosas, vimos a nuestros primos morir en la arena, nos unimos a los rebeldes, primero solo él, luego yo también. Estuvimos en Europa, yo tuve la fortuna de ver la varita de saúco de cerca, de encontrarla con Jaime. Creí que era alguien especial que lo que había hecho ayudó a marcar la diferencia, creí que después de todo eso, después de lo sucedido en el 11 mi esfuerzo traería frutos. No sólo para mí, para todos. Solo que en mi cabeza ese "todos" sí que me incluía. Siento rabia de recordar cómo se me hizo a un lado. — La conocimos muy de cerca, la apoyamos Alice. — Mi tono es amargo. — Estuve a punto de morir un par de veces por la causa pero nada de eso importaba porque luchaba por los ideales que creía compartir con todos. — Rebano el croissant en mi plato y empiezo a untarle mantequilla. — Me sentí demasiado desechada después de que los licántropos fueran repudiados. — Le confieso con una mezcla de tristeza e ira. — Un tiempo creí que estaría bien y que aprendería a vivir con mi condición de lican. Y lo hice, pero no de la forma que creía. — Cuando aún podía deambular más en el centro de NeoPanem sin malas miradas.

La guerra y yo ya no nos llevamos Alice, estoy cansada de luchar. — Trato de sonreírle, pero sólo logro arquear un poco los labios con cansancio. — Este distrito da esperanza, es cierto, parece algo por lo que vale la pena pelear, pero ahora, después de tanto tiempo, sólo puedo arriesgarme por Des. — ¿Por qué pelear por otra causa si eso puede costarle su madre a mi hija? ¿Y entonces qué? Vuelvo a sonreírle por su empatía, si alguien puede entender lo que sentí es ella. — Me lamenté muchísimo tiempo, sigo sintiendo ira, Des pudo vivir mejor pero creo que si las cosas hubieran resultado diferentes no estaría aquí sentada. Mi hija se ve muy feliz aquí. — No es una excusa para todas aquellas personas que me fallaron ni nada parecido, pero es un hecho. No me gusta la idea de una Denisse resignada viviendo en el centro del país y apoyando al gobierno, aunque siempre me lo he preguntado: De no haber sufrido todo lo que pasé, ¿Estaría del lado de Jaime? ¿De Aminoff? — Sí, es mi hija. — Me río levemente. — Todas las cosas buenas las heredó de mí. — Hago una broma al respecto y me llevo el croissant a la boca, dándole por fin una mordida. La mezcla de la mantequilla y la mermelada funde mis papilas gustativas y me hace sentir de pronto más a gusto. No me había dado cuenta del hambre que tenía. — No podría adaptarme a las reglas del gobierno, no las tolero, y ella tampoco. Siempre hemos sido solo nosotras dos en el 12, y aquí ha hecho amigos, es algo que no quiero quitarle. — Es obvio que esa niña es feliz aquí. Y yo también. Al menos lo era hasta antes de mi encuentro con Derek, que dejó mis sentimientos revueltos. — ¿Tú cómo llevas la vida aquí? — Pregunto con curiosidad. Sé que es una parte fundamental del consejo, pero sólo eso.
Denisse Adragón
Denisse AdragónMedimago

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Sáb Oct 03, 2020 3:08 pm

Coincido con un movimiento de mi cabeza, silencioso al no hacer falta que diga nada más y lo acompaño tomando una de las tostadas que nos sirve el dependiente. Es decepción el sentimiento que ambas compartimos, hacia una persona que prometió una era diferente, un lugar donde todos serían bienvenidos y se consumió por una mujer abrazada al odio y a la venganza que jamás hubiera pasado por nuestras cabezas existir en ella. —Se sintió como una mentira, lo reconozco, pensé de verdad que iba a ser diferente con ella, descubrir que todo ese esfuerzo, de personas que la habían apoyado por valores que dejó a un lado, no sirvió de nada, fue como si nos hubiera traicionado— creo que eso es lo que más duele, más que el que estemos aquí nosotras, sentadas en una mesa compartiendo un café, hablo por aquellas personas que no pueden hacerlo, que murieron defendiéndola o años más tarde cuando tomó el poder, que no sobrevivieron como lo hicimos nosotras. La imagen de Allen vuelve a venírseme a la cabeza como un eco del que no me puedo desprender, irónicamente mis padres también fueron a Europa en búsqueda de un lugar mejor, y también murieron. —Ninguno creímos que pasaría esto— no va a hacerle sentir mejor con respecto a su pasado el decirlo, pero al menos, el pensar que no estuvo sola en eso, suele ayudar a paliar el desconsuelo.

Todos estamos cansados de luchar, en eso tengo que darle la razón, pero no puedo permitirme el hecho de decir que la guerra no va conmigo, cuando todo esto empezó con ese grupo del catorce que se vio expulsado de su hogar. Por obligación o compromiso, siento que es mi deber continuar con esta lucha, si no es por mí, por todos los que vendrás detrás o los que sobrevivan a esto, porque ya no estoy tan segura de pertenecer a estos últimos. —Siempre tienes la opción de no luchar, aquí no obligamos a nadie a hacerlo, la razón por la que tanta gente ha venido a este lugar es precisamente porque aquí pueden ser libres como no lo fueron antes. No se juzga a nadie que esté dentro de estas barreras, luchamos por la misma causa, pero no necesariamente tienes que volverlo un grito de guerra. También se lucha con las pequeñas cosas— digo. Creo que a veces la gente se olvida de eso, que los pequeños pasos también cuentan, como el que estemos formando una escuela, que haya un centro de salud al que la gente pueda recurrir cuando está enferma, que estén protegidos. El estilo de vida que tenemos aquí es lo que hay que proteger de personas como Magnar Aminoff, que solo busca destruirlo.

La broma sobre las cualidades de su hija me hace sonreír al llevarme el pan a la boca, tomando la nota mental de presentarme como dios manda en cuanto vuelva a tener contacto con ella. —Me alegro de oír eso, lo cierto es que entre los chicos no tienen problema en incluir a las nuevas caras en el grupo— aseguro con cierta gracia, que solo hace falta recordar como Synnove propuso que fuera a tomar unas cervezas con ella y sus amigas, quedando demostrado que tampoco le hacen ascos a la compañía adulta y aburrida que puedo llegar a ser. —Oh, bien, creo que es la primera vez en mucho tiempo que he conseguido sentir cierta estabilidad en mi vida. Fueron muchos cambios en poco tiempo esta pasada época, demasiados... golpes, físicos y emocionales, está bien poder alejarse de eso, aunque sea un poco— porque lo cierto es que no sé cuanto va a durar, por muy pesimista que pueda sonar ese pensamiento.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Denisse Adragón el Lun Oct 12, 2020 12:27 am

Asiento con la cabeza al igual que ella. Ambas tenemos historia con el bando de Jaime de hace años, conocimos a muchas personas por ese entonces que nos dejaron muchas cosas, buenas y malas. Así que cuando usa la palabra "traición" no puedo hacer más que eso, asentir. Definitivamente fue como si me clavaran un puñal por la espalda. Y no solo Jaime. Todos estábamos cansados de pelear, cansados de escondernos, muchos se acomodaron a sus nuevas vidas y a las ventajas que venían con ellas, incluida mi familia. No toda ella, claro, algunos sufrieron el mismo destino que yo, pero lo que es cierto es que al menos la mitad de ellos me dieron la espalda cuando más lo necesitaba, cuestión de principios e ideología supongo.

Sorbo lo último de mi café mientras la escucho hablar, mi gesto se torna un poco más serio. Ya sé que aquí no se obliga a pelear y fue justo esa una de las razones que me atrajo a este lugar, no quería ser parte del escuadrón de licántropos. Pero no sé por qué me siento incómoda por este hecho. Siento como si la vieja Denisse fuera muriendo dentro de mí, convirtiéndome en otra bruja ún tanto más resignada y desconfiada. ¿Está mal quedarme sentada sin hacer nada? Desireé probablemente diría que sí, es parte de lo que se le ha contagiado estando aquí. No puedo decir que me moleste, me recuerda a mí, pero por lo mismo me asusta. — Lo sé Alice. Ya el simple hecho de tener la convivencia entre razas es ganar bastante terreno. — Le doy una mordida a mi croissant y espero unos segundos antes de limpiar las migajas de la comisura de mis labios. — ¿Crees que si pasa algo todos los que están en este distrito se unirán por la misma causa? — Pregunto intrigada. Ya me sé la respuesta a eso, puedo verlo en el ejmeplo de Derek, que lucha por otro bando, pero me da curiosidad saber qué piensa ella. Y en general me intriga, ¿Hasta qué punto están unidos aquí? — Conoces mejor a la gente de aquí que yo, ¿Crees que esto sea diferente a antes?

Tuerzo un poco la boca formando una leve sonrisa con su comentario. — Eso he notado. Al inicio la presioné para que hablara con los demás, ya sabes me puse en el papel de la madre emocionada por las nuevas oportunidades. Aunque lo hice para que no empezara a ser tan desconfiada como yo. — Me encojo de hombros. Des es joven, tiene tiempo para formar su propia opinión acerca del mundo que la rodea sin que mis ideas le afecten. — Oh, eso es bueno Alice. Creo que puedo entender a qué te refieres, igual me siento más tranquila viviendo aquí. — Aunque lo cierto es que hemos tenido historias diferentes, yo nunca tuve que esconderme como ella. — De vez en cuando me topo a viejos conocidos pero fuera de eso creo que he tenido un nuevo comienzo. Supongo que ha sido lo mismo para ti. — Y esto es solo por ponerlo de alguna manera, nunca podremos borrar del todo nuestras historias, ni siquiera con la magia. — Aunque más bien el reinicio fue para Des, no estoy segura de yo poder dejar todo atrás, menos cuando el pasado parece perseguirme. — Porque sí, he tomado mi encuentro con Derek como una señal de que todo es un círculo y siempre terminamos en donde ya habíamos estado.
Denisse Adragón
Denisse AdragónMedimago

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Lun Oct 12, 2020 11:28 am

Sus dudas me dejan dubitativa unos segundos, quizá no la mejor impresión para lo que está tratando de sacar de mí, pero siento que pasaron muchas cosas en el último tiempo como para responder a algo tan grande con la seguridad de siempre. —¿Quieres que te sea honesta?— no necesito que conteste, es precisamente lo que busca de mí y creo que uso más ese tiempo para aclarar mis pensamientos antes de ponerlos en boca y así no arrepentirme —Hay una parte de la gente que ha venido aquí que lo ha hecho por necesidad, quizá porque vio una oportunidad en el nueve que en otro lugar no se la hubieran ofrecido. Otra parte de esas personas han venido porque están cansados del sistema actual y están dispuestos a pelear. Así que desde mi punto de vista hay dos grupos, los que sí nos acompañarán a luchar y los que prefieren quedarse al margen, y está perfectamente bien. Hay familias, padres que han venido con sus hijos, que no quieren pelear, pero apoyan el movimiento— o eso quiero pensar —¿Si creo que llegado el momento y si la situación lo requiere lucharán con nosotros? Quiero creer que sí, pero no lo sé con certeza. Supongo que es algo que tendremos que esperar a ver, no puedo culparlos por no querer levantar un arma tampoco, hay gente que sí tiene cosas que perder— ella, con su hija en este mismo distrito, tiene que comprender a esas personas como la que más.

Asiento con la cabeza en lo que una sonrisa se cuela por mis labios. Puede que no recuerde haber tenido una hija, pero no me es difícil coincidir con ese sentimiento que dice ejercer sobre ella como madre. —Eso es lo que más fuerza me da para seguir hacia delante, ver que a pesar de todo, a pesar de las muertes y de lo que tuvimos que pasar para llegar hasta aquí, hay jóvenes que pueden disfrutar de nuevas oportunidades, unas que no hubieran tenido de haber tirado la toalla— digo, porque yo recuerdo bien haber tenido momentos de querer tirarla, demasiadas veces como para reconocerlo en voz alta y no sentirlo como algo que no me avergüence, porque lo hace. —El pasado siempre nos persigue, de una manera u otra, podemos escondernos de los demás todo lo que queramos, pero no podemos escondernos de quienes somos, ni de quienes fuimos, es algo con lo que tenemos que vivir y a veces, hacerle frente a rostros que nos acompañaron en otras etapas de la vida— decir que el mundo es un pañuelo se siente demasiado cliché como para creerlo, pero soy la misma persona que se encuentra compartiendo algo con el mismo niño con el que jugaba cuando no era más que una niña en las ruinas de Europa, por lo que no me considero la mejor persona para discutirle eso.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Denisse Adragón el Miér Oct 14, 2020 1:03 am

No expreso mi afirmación con palabras, solo muevo la cabeza de arriba a abajo. Creo que mi pregunta la ha puesto en un lugar incómodo así que me siento algo culpable, pero eso no evita que me quede esperando su respuesta. La escucho con calma, sin comer nada esta vez, moviendo la cabeza de vez en cuando. Cuando termina suspiro. — Tiene sentido. — Entrelazo mis dedos y apoyo las manos frente a mí. — Yo vine por lo mismo. Estaba harta del gobierno, este distrito fue el escape perfecto. — Decirlo tantas veces en una mañana me hace sentirme apenada, así que enseguida añado. — No es que no esté de acuerdo con ustedes, claro. — Tal vez en alguna vez pensé en la supremacía de los magos y brujas, cuando aún vivía atrapada en el 12 pensando que en cualquier momento terminaría en los juegos. Pero todo era una idea en la que imaginaba un mundo libre para mi raza, después crecí y conocí a humanos dispuesto a apoyar magos, a magos dispuestos a apoyar humanos. Mi perspectiva cambió. Y luego todo se fue al caño.

Creo que es impresionante lo que hacen aquí. — Le digo con honestidad mirando mi taza ahora vacía. Quiero más café. — No sé si pelearían o no, conozco a varias personas que probablemente sí. — Y a otras que no, como Derek, que ni siquiera apoya los ideales que aquí profesan. — Creo que eso dependerá de qué tanto los inspiren. — Tal vez. Sé que yo no pelearía a menos que tuviera que hacerlo por Des, no soportaría la idea de perderla o dejarla sin madre. Aunque durante el ataque de los inferis ambas salimos a ayudar a los enfermos, viejos hábitos, supongo. — Hasta ahora han hecho un buen trabajo. — Le sonrío, intentando ser amable, al final yo fui la que sacó el tema y ahora no sé qué más decir. Sé que Alice es inteligente y sabe que no todo es perfecto en este distrito, que probablemente no todos lucharían a su lado, pero aún así tiene esperanza, y creo que eso es algo inspirador. Después de todo lo que pasó debe tener buenas razones para pensar de esa forma.

Sonrío levemente con su nueva respuesta. Supongo que sí, esto es por los chicos como Des y su futuro, sé que ella también lo piensa. — Debo admitir que a veces me da miedo que mi hija termine siendo igual de guerrillera que su madre. — Suelto un suspiro. — Oh, no tienes idea. — Respondo con respecto a lo que hablamos del pasado. Es cierto que siempre nos persigue. — Hubo un tiempo que pensé que para esta edad estaría casada, probablemente con un mago, y en una casa grande para una familia numerosa, con un puesto en medicina que amaría. Al menos eso es lo que quería mi madre para mí antes de mandarme a NeoPanem. — Me río. No es mi sueño y no lo ha sido desde hace muchísimo tiempo. Desde mi punto de vista todo lo que he pasado ha servido para darme a Des y por eso no puedo estar más agradecida. Pero no veo mal recordar a la vieja Denisse, un poco torpe y demasiado enamoradiza. Y con esto último no me refiero solo en el ámbito romántico. — De lo único de lo que me arrepiento es de no haber podido darle la gran vida a Des, o una familia completa. — Me encojo de hombros. — Pero ahora estamos bien y por eso no puedo hacer mas que agradecerles. — Esta vez mi sonrisa es mucho más grande que antes.
Denisse Adragón
Denisse AdragónMedimago

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Alice D. Whiteley el Vie Oct 16, 2020 3:43 pm

Le sonrío de pasada, llevándome la esquina de la tostada que dejé abandonada en el plato para llenarme un poco el estómago y al mismo tiempo dejarla tranquila con ese gesto, que no esperaba que no estuviera de acuerdo con lo que se está llevando a cabo aquí. Vamos, quiero pensar que nadie de los que se encuentran en el nueve en el momento tienen pensamientos contradictorios, aunque es cierto que no estoy siendo justa con todas esas personas que se vieron forzadas al cambio cuando tomamos la alcaldía. Muchas de ellas se marcharon, recurrieron al gobierno para organizar sus papeles y asuntos privados y pusieron pie fuera de este lugar, pero sí creo que los que se quedaron es porque no les desagrada como estamos haciendo las cosas.

¿Impresionante?— repito su palabra, más por lo que extraño que se me hace escucharlo de su boca que por otra cosa. Por ese mismo motivo tengo que meditarla en mi cabeza, como si no pudiera terminar de convencerme hasta que al final, lo hace. —Sí, puede que sí lo sea. No hubiera esperado que algo tan básico como que todas las razas tengan derecho a existir decentemente fuera algo que impresionara, pero supongo que la sociedad en la que vivimos lo ha vuelto eso, un impacto— es una buena forma de expresarlo, nuestro movimiento al fin y al cabo es lo que ha hecho, ha impactado en la vida de personas acostumbradas a vivir con privilegios. —Gracias— murmuro en lo que dejo esconder mis labios por la taza al llevármela a los mismos, sonriendo apenas. Creo que después de todo el esfuerzo que costó llegar hasta aquí, hay que agradecer que no nos esté yendo tan mal como hubiéramos imaginado.

Dejo escapar una risa que no llega a escucharse demasiado, camuflada entre mi servilleta cuando voy a limpiarme de unas migajas de pan. —¿No todos los padres tienen miedo de eso? De que los hijos se conviertan en nosotros...— sin querer hacerlo, me incluyo dentro de ese grupo y tengo que aclararme la garganta tratando de ocultarlo al seguir hablando —Los padres son quienes empiezan decidiendo cómo tienen que ser los hijos, tratas de enseñarles lo que tú mismo conoces y lo que has experimentado, pero en el fondo... no muchos quieren que terminen cometiendo los mismos mismos errores— suspiro de manera desganada. Errores, eso que nos pasamos evitando toda la vida y que siempre terminamos por encontrar de una forma u otra. Me hace pensar que no hay una verdadera forma de ganar, porque siempre habrá una falla, algo que no encaje, una falta. —¿Por qué dices eso?— la mueca en mi boca indica que no opino de la misma forma que ella, aunque mi opinión siempre estará basada en la imagen que puedo obtener de verlas desde el exterior, desconozco de los problemas internos que puedan manejar ella y su hija. —¿El padre de Des no...?— dejo que ella termine la frase si quiere, si no desea hacerlo también puede no contestar, no tengo derecho alguno a meterme en su vida y mucho menos a incomodarla con mis preguntas salidas de tono. Sé bien que la familia es un tema complicado para todos, sin excepción.
Alice D. Whiteley
Alice D. WhiteleyConsejo 9 ¾

Volver arriba Ir abajo

Coffee shots | Alice Empty Re: Coffee shots | Alice

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.