Últimos temas
» Richards, Kenna
One for the road ✘ Priv. EmptyHoy a las 3:56 am por Kenna Richards

» Summplace RPG {Afiliación Élite}
One for the road ✘ Priv. EmptyHoy a las 1:21 am por Invitado

» Inventario de Esbet Autumn
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 6:14 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Derek Shepherd
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 6:12 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Ingrid Helmuth
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 5:34 pm por The Mighty Fall

» Registro General
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 5:06 pm por Denya C. Brewster

» Inventario de Rebecca Hasselbach
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 4:57 pm por The Mighty Fall

» IMPORTANTE: Modificación de Stats
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 4:35 pm por The Mighty Fall

» Inventario de Colin Weynart
One for the road ✘ Priv. EmptyAyer a las 4:25 pm por The Mighty Fall

Otoño, 2470
Actualmente nos encontramos en OTOÑO, fechas comprendidas entre el 21 de Septiembre y el 20 de Diciembre. Para conocer los últimos sucesos del foro dirigirse aquí.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

skin diseñado por @madeinsevilla

One for the road ✘ Priv.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Holly A. Callahan el Mar Jul 14, 2020 8:57 pm

Convencer a Jenna Helmuth de cometer un acto ilegal que la llevaría a la condena social y que acabaría por llevarla a una ejecución, fue mucho más simple de lo que hubiera creído. Solo bastó con amenazarla con que iba a seducir a todos los hombres de su familia y acostarme con ellos para que acabe gritando que de acuerdo, lo haría, como si de esa manera pudiese evitar el escucharme hablando de lo bueno que está su primo y así evitarle imágenes mentales. Ni hace falta el aclarar que estoy hablando de Oliver, se me hace un poco obvio. Creo que todavía tiene un tic en el ojo cuando nos escondemos bajo la capa de invisibilidad que me ha prestado Kendrick como medio en nuestro plan y, en todo nuestro tiempo de espera, nos tomamos el lujo de conversar un poco. Resulta que la rubia es hija de Dressler Moon, así que eso me hace comprender un poco mejor su participación dentro de todo este enrollo. Si no puedes ver a tu padre fugitivo de la justicia, le demuestras tu apoyo ayudando a la gente de su equipo a la distancia. Hasta tiene sentido.

La idea es básica. Benedict tiene turno bien temprano en la mañana, así que solo tenemos que aguardar a que él salga para que nosotras podamos entrar sin ser captadas por las cámaras de seguridad que vigilan su puerta. En cuanto el licántropo nos deja el pase, me muerdo la lengua para no decirle a Jenna que todo esto vale la pena por las vistas y, seguras en la sala del departamento, tironeo de la capa para poder respirar como se debe — Odio usar esta cosa, siempre me deja sin aire — acoto, haciéndola una bola para poder tirarla sobre el sofá — ¡Avaaaaaaa! — menos mal que el sitio no es tan grande, porque unos pasos me bastan para poder verla. Casi que salto hacia ella, digamos que es culpa de la adrenalina que me corre por las venas — Hoy es el día en el cual tu vida vuelve a tener un poco de sentido. Déjame presentarte a nuestra señora salvadora, Jenna Helmuth — le señalo con una floritura de la mano a la más joven, quien se acerca a nosotras con una actitud mucho más reservada que la mía — Es curioso, porque no solo es la cabeza más brillante de su clase de ciencias, sino que también es hija de Dressler. ¿Quién lo diría? — el mundo es un pañuelo. Chasqueo mis dedos en el aire — ¿Quieren que prepare algo para beber mientras ustedes atienden todo el tema del chip? ¡Puedo hacer unas margaritas! — que ya, ya sé que no son ni las ocho de la mañana, pero esto se merece una celebración.
Holly A. Callahan
Holly A. CallahanSecretaria

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Ava E. Ballard el Mar Jul 14, 2020 9:49 pm

Creo que no había tenido verdaderos motivos para despertarme tan temprano en la mañana desde mis turnos en la granja del catorce. Las visitas al ministerio no cuentan como motivos, solo como torturas por las cuales me arrastraba fuera de la cama hasta llegar allí. Hoy, en cambio, me despierto con tiempo y hasta tomo una ducha antes de que Ben se levante, que ni siquiera es problema lo de acaparar el agua caliente porque aquí dentro parecía nunca acabarse. Incluso preparo un par de tazas de café y unas tostadas antes de que se vaya; algo simple, pero considerando que a menos que tuviese una mala noche nunca lo hacía, casi que se siente como un cambio agradable.

Sorprendentemente me hallaba tranquila. No, en serio, estaba calma, ni una pizca de ansiedad o nerviosismo; tanta calma que para cuando Holly llega me encuentro en la cocina enjuagando las tazas que quedaron del no tan improvisado desayuno. - Oh por dios, no te das una idea de lo bien que hace para el alma el verte y poder dirigirte la palabra. - Todavía tengo el repasador con el que me estaba secando las manos, pero eso no impide que la rodee con ambos brazos y le de un pequeño estruje antes de soltarla y prestarle atención a la segunda figura de la habitación. - Sé que mi vida parece deprimente, pero auch. - Me alejo unos pasos y extiendo la mano hacia adelante en un impulso que me nace de años de ser educada por mi madre. - ¿Helmuth? Supongo que pariente de nuestro adorado ministro de salud, ¿no? - Al menos Nicholas entraba dentro de la lista de personas a las que no quería disparar en primera instancia, así que espero que eso baste para no generar una hostilidad entre nosotras. - ¿Y de Dressler? Wow. ¿Sabes? Una vez le salvé la vida a tu padre. - No iba a decirle que el mayor peligro era yo con mi arma y no él a punto de desangrarse, pero la intención era lo que contaba. No conocía mucho a Dressler, pero ya el que estuviera ayudándonos era suficiente.

- Sabía que había una razón por la que eras mi preferida. No se lo digas a Syv, pero bajó un escalón después de que tuve que sostener a su novio llorando cuando lo dejó en su cumpleaños. - La seguía queriendo terriblemente, pero Ken era Ken… y era Ken, ¿de acuerdo? lo había lastimado de verdad. - No sé si hay tequila, pero hay ron blanco para hacer Mojitos. ¿Quieres alguna otra cosa? Puedo ofrecerte café si quieres. - Miro a la rubia que no parece ser la persona más confiada del planeta y creo que no todo el mundo tiene la costumbre de tomar tragos a primeras horas de la mañana. - ¿Quiero preguntar por qué estás haciendo esto, o me arriesgo a que salgas por la puerta en menos de un minuto si lo hago?
Ava E. Ballard
Ava E. BallardCiudadano

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Jenna P. Helmuth el Mar Jul 14, 2020 10:24 pm

Voy a morir. De verdad, no estoy exagerando, voy a terminar fusilada con un montón de maleficios asesinos en la plaza principal y mi madre llorará por mí, mi tío caerá en desgracia, los Helmuth estarán marcados como unos enormes traidores a la sangre y todo porque fui incapaz de hacer otra cosa que evitar vomitar cuando Holly me chantajeó para terminar en esta situación. En mi defensa, no tenía idea de lo que me estaba pidiendo que haga hasta que ya había aceptado, así que sin darme cuenta he terminado en el pasillo de dos de las personas más fichadas por el gobierno a causa de sus crímenes, escondida debajo de una capa de invisibilidad que no sé de dónde ha salido y preguntándome, una y otra vez, cómo es que he acabado con esta gente. No puedo creerlo. ¡En verdad estoy haciendo esto! ¡Estoy participando de un acto ilegal, junto a un montón de rebeldes! Por Morgana, si yo abro la boca, las cosas estarán muy mal para estas personas. ¿Voy a hacerlo? Por supuesto que no. Le admito a Holly que la única razón por la que no salgo corriendo, es porque yo no estoy completamente limpia. Si estas personas son amigas de mi padre o algo parecido, es un modo mínimo de sentirme su hija. ¡Pero solo será esta vez! Esto se acaba y me portaré bien, lo prometo. Seré la hija perfecta que todos creen que puedo ser.

Para cuando entramos, no puedo hacer otra cosa que mirar a Benedict Franco al pasar, porque mis ojos se han abierto de tal forma que no dan cabida a que sea tan alto. ¿Y viven aquí? Vaya, yo también quiero quebrar la ley y acabar en un departamento así, aunque dudo que la parte de la vigilancia extrema sea agradable. Arreglo mi cabello, aún abrazada a mi mochila en cuanto Holly nos quita la capa, dejándome como la estudiante uniformada que soy en un sitio que no se parece en nada a aquellos por donde suelo moverme; no hablo por la decoración impoluta, sino por la situación. Tengo el estómago revuelto en lo que mi compañera se saluda con Ava Ballard como si fueran viejas amigas, pero mi primera reacción al ver que me tiende una mano es el estrecharla. Educada, siempre — Sí, es mi tío — le doy un suave apretón con una sonrisa que, está claro, es forzada. No parece la clase de persona a la cual le dices campante que tienes lazos tan grandes con el ministerio. Obviemos a la mitad de mi familia siendo auror — ¿Ah, sí? — pregunto, sin poder contenerme — No somos cercanos, apenas y lo conozco. Pero supongo que gracias — ah, la honestidad cruda siempre va a salvarme.

No vine aquí a hablar de mi familia y problemas con mi padre, pero creo que lo prefiero a verme envuelta en una situación alcohólica a estas alturas. No alcanzo a decir que no bebo mucho, salvo alguna copita de vino tinto en los pubs de lectura, que Holly ya está corriendo a la cocina y, por el sonido, deduzco que se ha puesto a revisar todo. La pregunta de Ava me hace reír con nerviosismo — ¿Quieres la verdad? Cuando acepté a ayudar y no decir nada, no sabía en que me estaba metiendo. Solo quería evitar que Holly me genere traumas para el resto de mi vida — no soy la persona más sociable, lo último que me falta es que una de las pocas chicas que me agrada de la escuela se meta con mi familia — Para cuando supe la verdad, decidí que es lo único que puedo hacer si a mi padre le agradan. Lo dejaré morir luego y fingiré que nada pasó — nadie tiene por qué enterarse. Si me sigo quedando de pie sin hacer nada empezaré a caer en la demencia, así que busco mover la atención a lo que en verdad importa — ¿Quieres mostrarme cómo es lo que tenemos que hackear? Tengo entendido que es un chip que te han incrustado — apoyo la mochila en el sillón, así puedo revolver en su interior — Con un poco de suerte, podemos detectarlo y alterarlo sin ensuciarnos las manos. La mayor debilidad del ministerio es creer que son los únicos que son listos.
Jenna P. Helmuth
Jenna P. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Ava E. Ballard el Miér Jul 15, 2020 1:03 am

- Te imaginarás que tu tío y yo no nos llevamos muy bien, pero me ha emparchado un par de veces así que no hay mucho que pueda decir en su contra. - Dejando de lado que era un cerrado de mente, amante de los magos y de mantener sus costumbres opresoras… Habría podido matarme en varias ocasiones y en cambio había hecho su trabajo, me había curado y hasta me daba charla de vez en cuando. Triste pensar que eso casi se consideraban actitudes decentes dentro del Capitolio. Al menos hacia mi persona. - Una pena, dejando de lado nuestro primer encuentro siempre me pareció un buen tipo. - O eso creía. A decir verdad nunca me había relacionado mucho con él, pero siendo que en parte era por conocerlo que su hija me prestaba este favor, pues no creía que fuera bueno el mencionar ese detalle.

Me encamino hacia el sillón en lo que Holly se va a hacer los tragos y me inclino por encima del respaldo para tomar la capa que arrugó, estirarla y volverla a doblar. Casi que se siente nostálgico el volver a sostenerla entre los dedos, y si resisto el impulso de cubrirme con ella es porque hay cosas más importantes que hacer en estos momentos. - ¿Traumas de por vida? ¡Es Holly! A menos que haya amenazado con no sé, matar un cachorro delante tuyo… - No es que Holly no fuera amenazante, pero vamos, ¿qué podía hacer que fuera tan grave? La rubia que está delante mío parecía una flor impoluta que recién estaba saliendo a la vida. - ¡No que crea que fueras capaz de hacerle daño a un pobre cachorro indefenso! - Me aseguro de gritar en dirección a la cocina.

Tampoco voy a decirle que, si era la primera vez que hacía algo como esto, no era tan fácil eso de dejarlo morir y fingir que nunca pasó, nuestro cerebro no solía ser tan permisivo. - Ah, sí. Aquí. - Elevo mi muñeca en su dirección y le muestro el casi imperceptible cuadrado que se aloja debajo de mi piel. - Aguarda. - Dejo la capa doblada sobre uno de los almohadones del sillón y le hago una seña para que vayamos a la mesa. La luz que entra de afuera es más que suficiente para trabajar allí, así que supongo que también tendrá lugar para poner lo que sea que necesite. - Oh, sincera y lista. Buena combinación. Me caes bien. ¿Segura que quieres hacer que esto sea cosa de una vez? Consulta sincera, prometo no traumarte como Holly… creo. Hay gente que piensa que soy amenazante aunque no lo parezca. - Creo que ya se volvió una costumbre esto de bromear con mi estatus y no sé hasta que punto la muchacha se lo pueda tomar bien. Pero bueno, sin contar a Ben, esta era la primera charla que podía tener con tranquilidad sabiendo que nada de lo que dijera podía hundirme y hacer que meta la pata hasta el fondo.
Ava E. Ballard
Ava E. BallardCiudadano

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Jenna P. Helmuth el Miér Jul 15, 2020 1:27 am

No, fue mucho peor — aseguro, en lo que se oye la risa de la veela desde la cocina — Amenazó con acostarse con mis primos. En realidad, usó la frase “todos los hombres de tu familia”, así que asumo que también hablaba de mis tíos — la simple idea hace que me estremezca con asco, que no puedo creer que una persona como Holly siquiera piense en hacer algo así, ni aunque sea como amenaza. Por favor, es una veela joven, podría tener a cualquier persona que quisiera a sus pies, en especial del género masculino — ¡Y tendría que desinfectarse luego de intentarlo! — agrego, con un grito en dirección a la cocina, que sé muy bien que Luka no le agrada, pero se pasó un buen rato el otro día preguntándome dónde podría toparse con Oliver para invitarlo a beber algo. Ni siquiera pareció importarle que le dijera que creo que está saliendo con Maeve, porque según ella solamente estaba averiguando para ser “libre de apreciar la belleza”. Jamás voy a comprender nada de eso, me parece una pérdida de tiempo.

Genial, luz para trabajar y una mesa decente. Acomodo mi computadora portátil en lo que ella habla, apenas y le lanzo un vistazo en lo que enciendo los programas y, sin poder contenerme, se me escapa una sonrisa ladina que veo reflejada en la pantalla — Hay gente que piensa que mi primo es el muchacho más apuesto de mi escuela y tampoco lo creo. No me gusta dejarme llevar por lo que dicen los demás de las personas, prefiero hacerme mi propia opinión sobre ellas y, a decir verdad, tiende a ser muy diferente a la idea general — aseguro, toqueteando el teclado — No soy una guerrera, jamás podría hacer ni la mitad de las cosas que hacen ustedes y tampoco creo tener las motivaciones suficientes. Creo que estoy muy ocupada tratando de ser la adulta de mi casa y de que mi hermanito no haga una tontería como fugarse con tu gente en un intento de seguir a papá y, así, darle un infarto a mi mamá. Esto ya es suficiente emoción para el resto de mi año — que, si consideramos lo aburrida que suele ser mi rutina para casi todo el mundo, es mucho decir. A ver cómo es que me juzgan la mitad de los adolescente revoltosos que me critican si supieran que estoy ayudando a los enemigos públicos con el cerebro del cual se burlan.

Podríamos extraerlo, es un chip bastante superficial, pero hacerlo te metería en problemas. Lo mejor es engañarlo para que tú puedas decidir cuándo activarlo o dejarlo en piloto — me explico, aunque tengo que mirarla para ir a los detalles y que me escuche con atención — ¿Tienes alguna computadora, celular, tablet…? Mientras esté activado, el chip seguirá funcionando como hasta ahora. Cuando cambies su configuración, al ministerio solo le figurará que te encuentras en tu sitio de partida, el que supongo que será tu casa y que jamás te moverás de ahí. Como que se quedará congelado. ¿Entiendes? — le tiendo la mano, haciendo un gesto para que me tienda la suya y así podré examinarla de cerca — Tal vez es una pregunta tonta, pero… ¿Para qué quieres hacer esto, exactamente? ¿Para moverte con libertad? ¿O están planificando algo? Creo que me merezco saber si tendré algún cargo de conciencia a futuro o no.
Jenna P. Helmuth
Jenna P. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Ava E. Ballard el Lun Jul 20, 2020 12:15 am

Si no fuera porque la risa de Holly se escucha inmediatamente después de que la rubia declara que es algo peor, probablemente me hubiese preocupado un poco. Claro que eso no evita que no se me escape una risa ahogada que trato de contener al apretar con fuerza los labios. ¿Eso era algo peor? - Creo que prefiero eso por encima de la muerte de un cachorrito. - Además, ¡vamos! es Holly. Dudaba mucho que, incluso sin ser veela, los hombres en general tuvieran un problema en mirarla dos veces. - ¿Y por qué tendría que desinfectarse? No voy a ser hipócrita y decir que tu tío no es apuesto pese a que no tengamos la mejor de las relaciones. - Y sí, puede que eso lo diga un poco para tomarle el pelo también, pero una cosa era que te cayera mal alguien, y otra era el poder admitir si era o no bien parecido. Ya por el resto de su familia no podía hablar, no estaba segura de quienes eran.

La cantidad de muchachas adolescentes con las que había tratado a lo largo de mi vida era limitada y todas, a su manera, eran casos especiales. Y sí, incluía a Holly en eso también, pero no recordaba haber tratado con el prototipo de adolescente única y marginada que me presentaba Jenna. Me refiero a que, sí, había conocido a Mimi y seguro ambas eran terriblemente inteligentes, pero a la vez parecían tan diferentes que… uf, me sentía vieja. No descartes tan rápido ideales solo por la comodidad que te presenta estar tranquila en tu vida. Siempre hay un momento en el que te alcanzan, no importa lo mucho que quieras evitarlos. - Para nosotros no había sido suficiente el aislarnos en un distrito a kilómetros y kilómetros del país viviendo nuestra vida con tranquilidad. Y ahora que estábamos en guerra… bueno, no era una guerra tranquila, no me sorprendería que los ciudadanos acaben por volverse soldados incluso sin estar preparados para ellos. - Yo que tú me preocuparía un poco menos en ser adulta, y un poco más en encontrarte tú. A riesgo de sonar como una amargada de la vida, no te das una idea de lo mucho que me gustaría volver a tener tu edad y tratar de vivir sin preocupaciones. - ¿Había sonado como mi madre, no? Diablos…

Me alegro que en seguida piense que extraerlo es una mala idea, porque no quería arriesgarme de esa forma; ya lo de engañarlo sonaba muchísimo mejor. - Está el decodificador de la tele, tiene una tablet como control remoto, pero no sé hasta qué punto pueda servirte. - Y ojalá que sí, porque a menos que quisiera usar la pantalla de la heladera, no sabía que otra cosa podía usar. No nos daban ese tipo de libertades. - No me parece tonta en lo más mínimo, pero tendré que decepcionarte con lo de los planes, el estar aislada hasta este punto no me permite enterarme de nada. Ya lo demás… ¿No acabas de mencionar a tu madre y a tu hermano? Pues a los míos los perdí, pero eso no significa que no tenga familia. ¿Y no darías tú todo por verlos de nuevo? No puedo volver, estoy básicamente presa. Pero necesito saber que están bien de verdad. - Y era triste que, sensible como sonaba, era terriblemente cierto. - Me encantaría poder sentirme útil y tener libertad, pero puedo conformarme con verlos de nuevo. ¿Acaso me vas a decir que ves a Kendrick Black en la tele y piensas realmente que es toda la amenaza que el gobierno presenta? Literalmente tiene el título de Enemigo Público número uno… El niño de diescisiete años al que le cambié los pañales. - Y mucho de lo que se veía era culpa nuestra, de instarlo a presentarse usando un apellido que sonaba como amenaza en sí mismo. Y sí, era un mago habilidoso, inteligentísimo que hacía todo por las cosas correctas, pero no podía dejar de lado el cariño que le tenía por haberlo visto crecer desde su primer día de vida. - Sé que Ken es una fuerza en sí misma, pero no es el terrorista iluso que presentan para hacerlo quedar mal.
Ava E. Ballard
Ava E. BallardCiudadano

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Jenna P. Helmuth el Mar Jul 21, 2020 12:52 am

Aunque no lo digo en voz alta, me pregunto si ese momento no me ha alcanzado ya. Esto de planificar visitas al distrito de los rebeldes, ayudarlos a violar la ley… No, no me considero una revolucionaria y estoy segura de que la tía Ingrid pondría el grito en el cielo si supiera lo que estoy haciendo ahora mismo, pero sé muy bien que no estoy dentro del margen en el cual mi familia espera que me mueva. Obvio que no lo contesto de esa manera, me centro en reírme por esa frase tan trillada que parece que a todo el mundo se le ha pegado en el último tiempo. ¿Tan amargada me veo? Porque yo me siento bien, eh. No puedo decir que esto cuenta como actividad para mi tesis, pero lo veo aceptable — Eso de vivir sin preocupaciones es una enorme mentira. Todos tenemos problemas, en mayor o menor medida. Si no es un examen cuando eres joven, son deudas cuando eres adulto. Así que… mejor ahorrarnos esa parte de la conversación — que diga que soy una adolescente dramática, no es como que no lo haya escuchado antes.

Eso servirá — me conformo y tomo su muñeca, la cual examino de cerca; sí, será pan comido. La suelto para ser libre de empezar a preparar mi computadora, en lo que no me pierdo ninguna de sus palabras. Aún no me acostumbro a esto de hablar con personas que hablen tan abiertamente sobre perder a los suyos, pero supongo que son esos detalles que me recuerdan que la guerra es real y no estamos ajenos a ella — No, no lo veo como una amenaza. Una compañera mía incluso se preguntó el otro día si habrá nudes de él en internet y eso le quita mucha seriedad a todo el asunto — ¿Cómo pretenden que veamos a los rebeldes como gente maligna, cuando tienes a chicas adolescentes comentando sobre el tema? Eso no sucede con el señor Richter, Powell, como sea. Ese tipo sí que da un poco de pavor — No conozco a Kendrick y la verdad es que no me interesa hacerlo, pero jamás me he creído las historias que dicen sobre él. He conocido a mi padre hace poco y no parece la clase de persona que se junte con sanguinarios, así que eso le juega a favor. Y tú tampoco estás mal — puedo bromear, que de momento todo va bien a pesar de que sé muy bien que las apariencias pueden engañar.

Saco de mi mochila un pequeño escáner, presiono el botón y la luz azul no tarda en brillar en su pantallita. Sin despegar los ojos del portátil, tiro de la muñeca de Ava y presiono el aparato contra ella — Pero si haces todo esto para librarte de estas cuatro paredes aunque sea por un rato, puedo entenderlo. Tampoco voy a pedirte que me prometas que no dañarás a alguien porque sé que no es mi lugar, solo espero no enterarme de ello. Considerame una parte neutral en todo este enrollo — el pitido me indica que tengo lo que quiero, así que conecto el escáner a la computadora para poder seguir trabajando — ¿Me pasas tu tablet? — pregunto — Aún me sorprende que Aminoff no los haya enviado a matar, la verdad. ¿Por qué crees que lo hace? — si vamos a estar aquí un rato, prefiero pecar de curiosa y no desperdiciar la oportunidad.
Jenna P. Helmuth
Jenna P. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Ava E. Ballard el Jue Jul 23, 2020 2:30 am

Decido hacerle caso y ahorrarme esa conversación porque yo también tuve su edad, a veces seguía sintiendo que la tenía, pero esa era otra cuestión. Lo importante en esta ocasión era saber reconocer que sus problemas, a su edad, eran tan importantes como los míos a esta edad, y como los de cualquiera. No iba a ponerme en comparativas innecesarias cuando mayormente mi intención venía desde el anhelo mismo de volver a tiempos en los que todo parecía más fácil. Seguro creería que tenía diez millones de problemas en aquel entonces también, pero viéndolos desde este lado, eran ciertamente más atrayentes que cualquier cosa que pudiera pensar ahora. En aquella época era una exploradora que quería escapar de un distrito por sentirse atrapada; hoy era una prisionera que en verdad quería escapar al haberse quedado sin ninguna otra opción.

- ¿Nudes de él? - No sé si se supone que tenga que estarme quieta, pero puedo contener la carcajada que se me escapa tan solo de pensarlo. ¿Lo peor? Ni siquiera podía descartar por completo la idea. Ahora tenían más acceso a diferentes recursos, si Eowyn había sido un peligro en un pasado, no quería ni imaginar lo que sería Beverly con acceso a un teléfono inteligente. - No usaría la palabra “sanguinario” pero tampoco voy a decirte que somos santos que bajaron del cielo. - Eso sería una mentira descarada y ninguna dentro de esta habitación podría creerlo. - Aunque debo admitir que es un cambio agradable esto de que me juzguen desde cero, y no con un preconcepto contado por unos pocos. Ya luego de los mojitos me dices que tal - Que hablando de los mojitos, no sabía si Holly estaba fabricando los limones, o simplemente nos estaba dando espacio.

- ¿Algo así como “si no lo veo, no tengo por qué creerlo”? - Bien, podía respetar sus intenciones de mantenerse neutral, sin importar lo muy poco que creyera que iban a durar. Me incorporo para volver a recorrer el corto tramo hasta el living y es en medio de ese trayecto cuando me toma desprevenida con su pregunta. ¿De verdad quiere saber las razones con las que se manejaba su presidente? Se que me hago con la tablet que sirve a modo de control remoto, pero me cuesta moverme de mi lugar porque su pregunta, tan sencilla en los labios de una adolescente, suena como un golpe directo a mis entrañas. - ¿Quieres sus palabras o las mías? - Porque podía responder con ambas, y aún así no estaba segura de poder pintar el cuadro completo que representaba la figura de su presidente. - Tuve varios encuentros con él, ¿y sabes lo que aprendí? No puedes meterte en la mente de alguien tan repugnante sin asquearte de por vida. No quieres conocer sus verdaderas razones detrás de todo porque para muchas de sus acciones ni siquiera hay algo que las respalde. Es un sádico manipulador aburrido de tenerlo todo, por eso siempre busca hacerse con más. - Trato de contener mis palabras porque, mal que mal, Jenna sigue siendo una muchacha. Lo que me había pasado no le debería importar ni a ella, ni a nadie más que a mí. - “Sanguijuela” le queda corto, cualquier cosa que pueda decir de él le queda corto. Pero el maldito rastrero es inteligente, así que el por qué no nos mata… Pues es simplemente porque no le conviene. No ahora que a su manera, puede utilizarnos. - ¿Dónde estaba Holly con sus benditos mojitos? - Lo lamento, no le tengo mucho cariño a Magnar Aminoff. ¿Esto te sirve? - Me acerco y le tiendo la tablet, todavía tensa por mi propia estupidez.
Ava E. Ballard
Ava E. BallardCiudadano

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Jenna P. Helmuth el Jue Jul 23, 2020 6:33 pm

Ni preguntes — intento no reírme a pesar de la expresión de desagrado que acaba de cruzar mi cara, porque la verdad es que puedo opinar muchas cosas por las fotos de Kendrick Black, pero no se acerca jamás al morbo que sienten mis compañeras; una incluso dijo que es porque le gustan “los chicos malos” y creo que en esa lista todos tienen cara de proclamar la adopción de cachorritos y comer galletas. Podría definir a esos chicos de mil maneras, pero no entran ni por asomo en la categoría de bad boy que he visto en las películas que consumo con Lexa cuando estamos aburridas. Le hago una mueca divertida, pero no puedo evitar mirar hacia la cocina con miedo a lo que esté preparando Holly — Jamás he bebido mucho alcohol… — admito con un hilo de voz, aunque acabo carraspeando para mostrarme digna — Me gusta el vino tinto y en casa me han hecho brindar con champagne en alguna que otra ocasión, pero nada más — ¿Estoy quedando demasiado inexperta con la vida?

Algo así… — sé que lo que suceda me afecta de manera casi que directa, mi familia está metida hasta la médula en todo este tema de la guerra y no puedo fingir que no sucede nada. Por un lado tengo a la familia de mi madre, pero por otro lado está mi padre y no puedo pretender que no existe, no cuando estoy tratando de comprender de dónde vengo para saber hacia dónde voy. Me quedo esperando la llegada de la tablet, pero en lo que eso sucede, su voz me llega con una respuesta que no me sorprende y, a su vez, me hace crispar la nariz — Tengo entendido que no siempre lo ha tenido todo. Quizá por eso ahora lo sostiene con más fuerza — es solo una opinión, no estoy segura de que sea cierta cuando jamás he conocido personalmente a ese hombre y tampoco tengo ansias de hacerlo — No te disculpes… Quizá no era la pregunta indicada. Y sí — me hago con la tablet — Esto sirve.

Los números en la pantalla y el sinfín de tonterías que aparecen son esa clase de cosas que me indican que la información que necesito ha sido adquirida, así que me pongo a trabajar. Oigo el ruido de cristales moviéndose, por lo que asumo que Holly debe estar terminando de preparar lo que sea que haya hecho y, en cuanto conecto la tablet, ya me estoy mordiendo los labios con obvia ansiedad. Puedo sentir el corazón en mi garganta en lo que bufo un par de veces, toqueteo la pantalla con dedos ansiosos y… luz verde...— ¡Bingo! — casi que salto en mi lugar y creo que me enderezo tan rápido que le he pegado con mi cabello a Holly cuando regresó de la cocina — ¡Estoy dentro! Perdón, siempre quise decir eso — tengo tanta euforia dentro que tomo uno de los vasos y le doy un largo trago en lo que Holly va a sentarse al sofá con cara de no comprender nada de lo que está sucediendo — Dame cinco minutos, Ava Ballard. Cinco minutos y serás libre — al menos, dentro de lo que cabe la libertad.
Jenna P. Helmuth
Jenna P. HelmuthEstudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Ava E. Ballard el Dom Jul 26, 2020 5:53 pm

¿Vino tinto y brindar con champagne? Sabía que Jenna era la sobrina de un ministro pero por favor, ¿de dónde es que la había sacado Holly? Siempre había pensado que, si bien nosotros la pasábamos bien, con dinero de sobra y acceso a quién sabe cuántas cosas, aquí se descontrolarían de lo lindo. Aunque bueno, gustos son gustos y supongo que muchos tendrán que guardar las apariencias también. Si la rubia era así, no imaginaba cómo debían tener que comportarse los niños que vivían en la isla ministerial. ¿Será que aquí les enseñan protocolo y etiqueta como materia escolar?

- Hablándote como una persona que tampoco lo tuvo todo en la vida, o al menos no de manera material, no hay razón ni justificación alguna para comportarse de la manera en que él lo hace. - No era lo mismo, lo sabía, pero si comparaba este departamento con las condiciones de vida que teníamos en el catorce o en el norte, básicamente estaba en una mansión. Una mansión de la que quería salir corriendo sin importar cuántos lujos pudiese tener. - Una cosa es sostener algo con fuerza, otra muy distinto es amarrarlo con sogas y tirar para que no se te escape. - Esperaba de verdad que nunca tuviese que conocer ese lado de su presidente. ¿Habría forma de hacerle olvidar que me había ayudado luego de esto? Me horrorizaba el pensar que, por mi culpa, fueran a atraparla en algún momento. ¿Qué pensarían de una estudiante del Royal con conexiones rebeldes ayudando a una prisionera? No quería averiguarlo. - Creo que más que la pregunta, lo que no era indicado era a quién se lo preguntaste. Dudo mucho de que si le preguntes eso mismo a tu tío su respuesta esté siquiera cerca de ser la misma que la mía. - Para empezar sería menos cruda, pero siendo que Nicholas Helmuth estaba muy cómodo siendo su vecino, y en base a la charla que ya habíamos tenido… En fin, cada uno con sus impresiones supongo.

Observo curiosa su computadora, sin entender absolutamente nada de lo que hace, mucho menos la velocidad con la que va toqueteando y cambiando cosas. Me sorprendo cuando grita Bingo en cuestión de lo que parecen segundos cuando creí que cuando menos iba a tardar… no sé ¿una hora, dos? - ¿Segura que prefieres mantenerte al margen? No sé por qué tengo la impresión de que podrías someter tecnológicamente al país en menos de una semana. - Y aprovecho el mojito recién llegado para levantarlo, brindar a su salud y luego dar unos cuantos tragos. - ¿Alcohol, buena compañía y poder librarme de esto todo el mismo día? Voy a tomarlo como mi festejo de cumpleaños terriblemente atrasado.  - Le doy el espacio suficiente para no distraerla por los cinco minutos que me pide, y me acerco hasta el sillón con el vaso en mano para poder rodear desde atrás los hombros de Holly. - Tú y ese cerebro… No sé cómo voy a agradecerte, a tí y a Jenna, en serio. - La suelto, y rodeo el sofá para apoyarme en el apoyabrazos. Mi vista se va automáticamente hasta la capa y la atraigo hasta dejarla sobre mi regazo. - Ahora queda ver cómo voy a movilizarme después. Que no voy a abusar de esto así como así, pero casi que me dan ganas de escabullirme con ustedes debajo de la capa cuando se tengan que ir. ¿Le has dicho a alguno en el nueve lo que habías pensado?
Ava E. Ballard
Ava E. BallardCiudadano

Volver arriba Ir abajo

One for the road ✘ Priv. Empty Re: One for the road ✘ Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.