The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas

The world we know turns in the wind · Ava B.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  - Página 2 Empty The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Sáb Jun 27, 2020 9:14 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Finales de mayo

Hay mañanas en las que todavía me despierto con la respiración agitada, en las que debo colocar mi cabeza entre las rodillas al sentarme en el borde de la cama y contar mis respiración para calmar la ansiedad de estar donde me encuentro, dudando de si es una buena idea caminar sobre pasos ya dados, si esta vez sabré tomar decisiones que me salven de la caída tan abrupta que sigue casi siempre a ascender tan a prisa y encontrarse en lugares impensados. Una vez creí que sabría cómo salir indemne de un juego de poderes, desde entonces no haga más que ser cauta con las oportunidades de poder que se me dan, y por eso dejo pasar un tiempo desde mi nombramiento hasta poder llamar a la rehén de la alcaldía de la que sé que llevan entreteniéndose por meses. Pido que la conduzcan a una de las salas de la base de seguridad, que la dejen allí y se retiren todos, así puedo contar con una pseudo-confidencialidad en nuestra plática.

Las indicaciones cuando caminas por el infierno es no prestar oídos a los lamentos de los que están siendo torturados, son los mismos espíritus que te capturarán y te arrastrarán a sus miserias, la única forma de cruzar ese sitio maldito es avanzar con la vista puesta al frente y sin escuchar. Por eso anulé mi capacidad de escuchar las penas de otras personas, ni siquiera hago el trabajo de pensar sí se lo merecen o no, cuando son personas que nada tienen que ver conmigo. No me regodeo sobre la miseria ajena como puede creerse de mí a la ligera, así como hay unas pocas personas a las que prendería fuego a sus huesos, la mayoría me resulta indiferente. Pero hay a quienes puedo echar un vistazo de reojo, ahora que parece que su martirio satisfizo a los rencores profundos, en solidaridad a ese sentimiento espero a finales de mayo para encontrarme con Ballard.

La miro, miro todo en ella, el daño visible a su cuerpo en los rasgos y la postura, qué tanto llena su ropa, cuál es el tono de su mirada más que su voz, miro cada detalle que me diga que tanto la ha matado esta guerra personal en la que pelea sola, aunque tenga a Franco, solo ella sabe lo que cada cosa sufrida le significó. —Hace unas noches tuve un sueño en el que me acompañaban dos muchachas, muy jóvenes, una de ellas cuidaba de la otra y se preocupaba tanto, que tuve que preguntarle a qué se debía. Me dijo que su amiga había perdido un bebé, que le preocupaba lo afectada que había quedado, que no parecía poder abandonar el dolor que sentía— comienzo a hablar al caminar hacia una de las sillas para poder sentarme. —Y yo le dije «lo bueno de la juventud, es que ningún dolor duele demasiado tiempo, porque cuando somos jóvenes la vida pasa a prisa»…—. Recuesto mi espalda contra el respaldo de la silla y cruzo mis piernas para mayor comodidad. —Me desperté diciendo… que consejo de mierda— digo con el mismo tono asqueado con el que lo pensé en ese momento. —¿Cuántos años tienes?— pregunto, en su expediente dice veintisiete, pero mirándola de cierta forma parece mucho más joven, mirándola de otra, mucho mayor.
Rebecca Hasselbach
Rebecca Hasselbach
Ministro de Defensa

Volver arriba Ir abajo


The world we know turns in the wind · Ava B.  - Página 2 Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Rebecca Hasselbach el Miér Jul 29, 2020 5:40 am

Por mí— es la respuesta simple, una que no debo pensar dos veces para darla, no ha cambiado desde que tomé la decisión de seguir viviendo cuando todos los cortes en mi piel no me llevaron más lejos que una agonía breve, incluso la mordida de un licántropo me hizo abrir los ojos para darme cuenta que seguía sobreviviendo a todo lo que hubiera esperado que me mate. —Peleo por mí, para mí, detrás de quien no ha hecho más que poner en mis manos lo que todas las personas que conocí no hicieron más que quitarme. Puedes decirme todo lo que quieras sobre los crímenes de Magnar, no hace la diferencia. He conocida mucha, demasiada gente, que comete crímenes grotescos. Pero al final del día, lo que estoy haciendo es pelear por mí, donde se me permite que tanta pelea me recompense con algo, no solo la supervivencia— le explico, sabiendo cómo se ve desde afuera, lo escucho en los pasillos del ministerio, también entre mis vecinos de la isla, me lo han escupido en la cara quienes se creyeron con la confianza para hacerlo.

Pero solo yo sé lo que me dolió perder lo que perdí, no todos estamos hechos para ser nobles sobre las pérdidas, sobre todo si luego la vida te arrastra a lugares cada vez más oscuros, más solitarios, y te quedas atrapada en una negrura donde están confinados todas las existencia que el resto fingirá que nunca estuvieron. —Soy un perro del averno, la mascota que se echa al lado de quien le sacó de aquel lugar— desvío mis ojos al decirlo con una risa hueca, todos sabemos que un día Magnar puede apuntarme con su varita y que cuando lo haga, yo le saltaré a la yugular. En tanto, esto es más de lo que tuve en mucho tiempo, que tuve alguna vez, con una conciencia distinta a la de mi juventud como para cuestionarme lo que estoy haciendo. Mi propio dolor me anuló la capacidad de pensar en el dolor que podría causarle a otros, pero es el sentimiento que le digo que me sirve para lograr un mínimo entendimiento hacia otra persona, como un latido que me llama, al que todavía puedo responder y culpo también a esto que siga habiendo un vínculo con Hermann, porque me debe a mí la tortura de su transformación en licántropo.

La sangre es necesaria. ¿No te ha pasado que luego de cargar tantas años con una cicatriz, olvidas que está allí? ¿Se vuelve parte de tu piel? Pero que la sangre te obliga a mirarla todos los días, a recordar la razón— musito. La miro, a ella que solo es capaz de ver sombras a su alrededor, en las honestidades nuevas amenazas, en vez de poder agarrar a esas sombras con sus manos y poder verles los rostros, entender que todos somos humanos detrás de las máscaras de monstruos y como tales, alguna herida finalmente nos hará morir. No es una máscara que vaya a abandonar hoy, todo lo que digo sobre pasar de las opiniones ajenas para que no nos digan quienes somos, no es válido cuando lo que está en discusión es si debería encargarme de desinfectar mis propias heridas, por mí, sin que importe lo que opinen otros. Una única vez me bastó para ver que un conejo entre lobos termina despedazado por estos.

Meneo la cabeza cuando su interpretación del dolor es el mismo que hacen muchos, en eso tiene razón. —Todos están gritando y llamando a la guerra desde su propia sangre, yo también lo hago. Eso tiene el dolor también, nos hace egoístas. A menos que podamos ver, en algún momento, por breve que sea, que tu dolor es igual al mío, por algo que nada tiene que ver las razones de esta guerra, sino porque nos han lastimado muy profundo, nos rompieron en algún punto que jamás estará a la vista, una injusticia mucho más íntima y honda, y como esta pelea la sigo llevando al fin y al cabo por mí misma, en medio de toda la sangre, puedo responder a un dolor que reconozco—. Como estoy de pie camino hacia ella para colocar mi mano en su hombro, puede que el gesto la sobresalte y la haga recelar aún más. —No, no confíes en mí. Es lo mejor. No te expones, a mí me libras de cometer un error. No lo hagas conmigo, pero trata de que tu dolor te permita reconocer el dolor de otros más allá de las caras amigas, en vez de aislarte o agradecer a salvadores. El dolor nos destruye, pero si logras construir un puente con esos escombros habrás ganado una pelea más importante de cualquiera de las que se están luchando afuera— palmeo su hombro al soltarla y me dirijo hacia la puerta para indicarle al auror que esperara fuera que la devuelva a donde sea que la tienen encerrada.
Rebecca Hasselbach
Rebecca Hasselbach
Ministro de Defensa

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  - Página 2 Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Ava E. Ballard el Miér Ago 05, 2020 8:16 am

En los cuentos que leía de chica, el perro del averno era un guardián del infierno… supongo que no importa la diferencia — A fin de cuentas, moviera la cola para su nuevo amo o no, siendo la ministra de defensa tenía sentido que protegiera el mismísimo infierno. ¿El capitolio era el hades? ahora todo cobraba un mayor sentido. Decido no ahondar en esa analogía, que para infiernos y prisiones ya había tenido bastante y no necesitaba deprimirme más al pensar en comparaciones. No porque no lo creyera correcto, sino que me molestaba pensar que hubiera personas que podrían ser catalogadas de dioses. No, me negaba siquiera a mezclar esos conceptos.

Sonrío con gracia ante su insistencia y supongo que, a fin de cuentas, debo darle la razón — La sangre también atrae a los tiburones y si no tienes cuidado, de tanto mirarla sin hacer nada acabas por desangrarte — Dejar que las heridas abiertas sean motivación en una guerra, también acaba por hacer que a uno lo maten por su propio descuido, no quería ser la idiota que por no cerrar algunas acabó tirada en el campo de batallas por falta de fuerzas

Son sus palabras de despedida las que acaban por llegarme en cierta forma, y cuando me volteo en lo que empieza su retirada, procuro también darle las mías — No puedo confiar en tí, pero supongo que tienes razón y no puedo ignorar el sufrimiento ajeno, reconocerlo y entender razones. Lo hago en cierta forma, aunque no suela gustarme — si las personas de aquí no tuvieran sus razones para pelear, hace rato que habríamos ganado la guerra — No confío en tí, pero me agradas por alguna extraña razón. ¿Sigue en pie la oferta del entrenamiento?
Ava E. Ballard
Ava E. Ballard
Ciudadano

Volver arriba Ir abajo

The world we know turns in the wind · Ava B.  - Página 2 Empty Re: The world we know turns in the wind · Ava B.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.