The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Jenkins, Edward Duncan
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 8:40 pm por Edward D. Jenkins

» Fare thee well · Desiree
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 8:33 pm por Derek N. Shepherd

» A cup of secrets · Sigrid
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 8:02 pm por Ingrid C. Helmuth

» The chase has just begun · MT
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 7:18 pm por PNJ

» Coffee shots | Alice
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 7:13 pm por Alice D. Whiteley

» Cierre de Temas
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 5:11 am por Sophia A. Niniadis

» Petición de Rol
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyHoy a las 4:08 am por The Mighty Fall

» Kokomo x Dressler
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyAyer a las 11:09 pm por Geraldine H. Willems

» Sorry, I'm late again · Sigrid
Memoryhouse · Meerah - Página 2 EmptyAyer a las 7:16 pm por Sigrid M. Helmuth


Memoryhouse · Meerah

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Mar Mayo 26, 2020 6:14 am

Recuerdo del primer mensaje :

¡No, Tilly! ¡No toques las cosas de tu hermana!— grito, la advertencia llega tarde, le ha dado un tirón al extremo de la tela que colgaba y esta cae sobre su cabeza, cubriéndola como si fuera un hongo de color bermellón. Sus bracitos se sacuden por debajo de la tela, mi suspiro es de la más honesta resignación a que todas mis negativas reciban una respuesta rebelde de su parte. Uso la misma tela para atraparla con mis brazos, la coloco contra mi pecho como si fuera a acunarla como cuando era una bolita quieta y claro que mueve sus piernas como la salvaje que es, mientras un par de chillidos agudos acompañados de risas brotan de su garganta para pedir que la libere. Retiro la tela que cubre su cara y la vuelvo a colocar con los pies en el suelo para enrollarla por mi cuenta, ella sigue gateando y gateando lo que tiene al alcance, lo bueno es que todo lo que sea agujas está en almohadillas levitando fuera del alcance de su manito.

Estuve pensando— retomo la conversación con Meerah, —¡que un traje también sería una buena opción!— es la última de mis ideas para enloquecer a la pobre chica, coloco en alto la fotografía que cubre una página entera y se ve a una morena con un impecable traje blanco que le queda al talle, de más está decir que la morena tiene más carne y unos centímetros más que yo, lo que no me acompleja para nada, triste es notar que si tengo que usar un corsé, ni hace falta que le ponga tazas, con que sea una tela lisa ya está bien, que no hace falta sostener nada. Tan triste, treinta años sin que madure lo importante. —Tal vez lo de pensar en atuendos no sea lo mío. De todo lo que tenga que ver con una boda, lo mío sería organizar la despedida de soltera y…— me interrumpo, paso mi mirada de ella a la niña que ¿está oliendo telas? Si no está oliéndolas, no entiendo por qué tiene su naricita tan pegada a la tela. —En consideración a las invitadas debería ser algo apto para todo público— mi madre, Phoebe, Meerah, Tilly… ya nos vi comiendo postres de Mohini, o haciendo la dichosa prueba del pastel que podremos comer una vez que volvamos, entonces podré gritar delante de mi familia que a este punto es la misma familia que Hans lo que nunca esperé gritar: ¡ME HE CASADO!

Cargo a la bebé para acomodarla contra mi cintura al ir hacia su hermana e interrumpirla con mi brazo rodeando sus hombros. —Pese a que nunca pensé que fuera a casarme, que seas la diseñadora se siente como lo tenía que ser— le digo, —así que ignora lo que sea que diga sobre trajes, me pondré lo que sea que hagas porque lo que sea que hagas será perfecto— y no lo digo como halago redundante, sino porque creo que Meerah fue quien tuvo la mirada más acertada sobre todo esto desde el principio, cuando nos sentamos a comer hamburguesas con papas fritas. —Perdona si irnos con tu padre puede ser algo egoísta, siento muy fuertemente que es algo que tenemos que hacer los dos— tal vez preguntarle una última vez si está seguro de esto, de nosotros. No de la familia que tenemos. Sino de que podemos mirarnos el uno al otro alejados de todo y decir que es lo que queremos. —Pero llevar un vestido hecho por ti es como debe ser, con tu hermana han hecho que todo esto sea posible. Quizá nosotros, por nuestra propia cuenta, seguiríamos…— pongo los ojos en blanco, ese gesto abarca todo.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo


Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Mar Jun 23, 2020 7:09 am

Estoy segura que lo serás— digo, tan convencida como se habían mostrado mis padres cuando les decía todas las cosas que quería hacer a futuro, tal vez las cosas no se dieron como lo había planeado en un principio, se dieron de una manera incluso mejor, y fue el apoyo de mis padres lo que me dio la confianza de niña de creer que todo lo que podría proponerme a mí misma, estaba en mis posibilidades alcanzarlo. Ese apoyo puede llegar a una fuerza que nos lleva a ser avasallantes, tengo plena seguridad de ello y tanto Meerah como Mathilda se cansarán de escuchar que creo en el potencial que tienen, porque también la pequeña que es una cosa llena de energía a punto de cumplir el año, demuestra que podría comerse el mundo con la misma efusividad con la que se embarduna de crema la cara cuando le convidan un cupcake. —Podemos llorar ambas para darle lástima a Mohini y si hace falta mentiré diciendo que estoy embarazada para que admita el matrimonio— sí, claro, eso hará que me gane otra sacudida de las orejas, que ya me veo con sus dedos tirando de mi oreja izquierda hasta que se ponga roja. —Será una inversión muy generosa— se lo prometo, así me aseguro su acompañamiento cuando me caiga la bronca de Mo encima por privarla de hacer mi pastel de bodas, ¡ya la puedo escuchar! ¡Pero lo comeremos luego!

Tu padre va a matarme por lo que diré, pero esa es la mejor regla que puedes aplicar siendo adolescente. También a mí, por favor, hay cosas que seguro no querré saber— digo, luego me arrepiento. —Es mentira, sí quiero saber, con todos los detalles. ¡¿No irás a ocultarme cuando beses a un chico por primera vez, verdad?!—. Si hasta levanto mi tono de voz, digo, nos conocemos desde que su cara eran dos cachetes gordos iguales a los de su hermana y al mover la cabeza se agitaban las dos coletas casi rubias, que a veces el color de su cabello se vuelve tan confuso como el de Hans. —¡Perdón! ¡PERDÓN! ¡No volveré a mencionar varitas!— lo juro. Esto es lo que hago, fracasar en la maternidad por comentarios de este tipo. Dejaré las varitas fuera, pero no puedo privarme de hacer comentarios en general. —Ah, sí, lo entiendo… solía echarle una buena mirada a los jugadores de quidditch o a los que hacían la especialidad en defensa, suelen ser los chicos de más o menos la edad de una que ya tienen unas espaldas y unos brazos más definidos— tiempos aquellos, —pero no te voy a negar que los nerds con gafas también, nunca fui demasiado quisquillosa si lo pienso. En ese entonces conocí al hermano de tu tío Charles, ¿Logan? ¿Lo recuerdas? Y no era más que un chico flacucho demasiado alto, pero…— me detengo justo a tiempo antes de decir algo que me comprometa, carraspeo con fuerza para hacer pasar el silencio. —De las chicas creo que era el carácter lo que solía atraerme más.

Y puesto que ella no va a juzgarme, tampoco lo haré yo por estar mirando a idiotas como Weynart, porque si algo tengo para criticarle es que sea un idiota, por lo demás… tengo que admitir contra mi voluntad, que no era muy diferente de chico y se contaba entre los que se dicen “el quidditch los saca buenos”, pero se la pasaba con la novia, así que se podía mirar y nada más. —Ni siquiera pienses en eso. No lo pienses como “podría ser mi padre”. Mirar no le hace daño a nadie, es sano…— me refiero a eso que le digo, ella no tiene que rendirle cuentas a nadie, su padre y yo tampoco contamos si está buscando qué le atrae y que no. —No pasa solo a los catorce, también a los veinte, a veces a los treinta. Miras a un montón de personas, que conoces o en las películas, mirar no está mal. Luego te encuentras con la persona que… ¿conectas? Una persona que quizá ni siquiera tiene los hombros, la espalda o la nariz que te gusta, pero conectas. Y con cada cosa a su tiempo, con los cuidados que ya hablamos, sin apresurar nada, ¿lo oyes? Sin apresurar nada… va surgiendo—. ¿Habrá entendido la parte de no apresurar nada? Ah, mierda, estoy a tres segundos de convertirme en la madre que se contradice a sí misma… —Pues…— quizá tenga que llamar a Poppy para que se lleve a la bebé. No, no, puedo dar una versión apta para todos los oídos. —Salir, lo que se dice salir, no sé… cuando tenía trece años está obsesionada con un niño, lo besé y fui yo quien le impuso que salíamos. Pero un día me dijo que le gustaba Riley. Los chicos pasaron a parecerme unos idiotas que no sabían besar, siempre chocaban mis dientes, así que una amiga se ofreció a enseñarme, teníamos tu edad… y aprendí bastante con ella— alzo mis cejas sin tener la necesidad de decir nada más. —Y llegando casi a los dieciséis, sentí que me estaban quedando detrás, tenía un montón de complejos con ser muy menuda, muy delgada, poco femenina, que lo disimulaba con carácter… ¿te acuerdas que te mencione a Logan?— la miro con recelo, —júrame que esto nunca lo dirás en ninguna reunión familiar, ¿me lo juras? Éramos buenos amigos, así que en una fiesta le dije «¿Y si lo hacemos?». Así, sin más, éramos amigos…— termino el relato con Tilly contra mi pecho, cubriendo así una de sus orejas, la otra tapándola con mi mano. —Suelo pensar en cómo se dio todo, ahora lo veo muy superficial, entiendo por qué lo que empecé a sentir por tu padre me afectó tanto. Me desequilibró por completo. Quise probar e ir a tiempo con todo, me eché presiones y sentí presiones de otros. Pero me tardé más que el resto en enamorarme de alguien. Y es verdad que hay una diferencia— lo tengo que decir, creo que todo lo pasado me ha traído hasta aquí así que no cambiaría ni un segundo vivido, pero puedo verlo y experimentar lo diferente que se siente, lo suficiente como para que diga que me quiero casar con ese hombre que una vez me tuvo que invitar a desayunar para que no escapara al poco de despertar.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Lun Jun 29, 2020 9:53 am

- ¿Estás segura de querer mentirle? Espero que la boda no sea por al menos otro mes para poder preparar todo, y eso significa tener un mes a Mo preguntándote por el estado de un bebé no existente al que luego tendrás que confesar, o matar de manera ficticia. ¡Y no, lo segundo no es una opción! - Nada de bebés muertos, que ese sería un futuro hermanito o hermanita al que no sería capaz de condenar ni siquiera en un mundo que no llegaba a ser ni hipotético. No, me negaba. - Siempre puedes decirle que un elfo puede llevar el pastel, incluso puede ser Maui, que en Poppy jamás va a confiar. - Cosa que era muy divertido, porque Mo le corregía todo y yo jamás estaba segura si la elfina la amaba o la odiaba. El punto es que siempre abría los ojos como platos cuando estaba cerca. - Es un placer hacer negocios con usted futura señora Powell Scott. Que un minuto, ¿agregarán sus apellidos? - Es una pregunta válida cuando yo estaba considerando el coincidir con Tilly en un futuro no muy lejano.

Me río cuando parece dar un consejo que en un principio parece hasta coherente y luego vuelve a ser… bueno, vuelve a ser todo lo Lara que siempre es. - No sé qué pensar con eso de que creas que nunca he besado a un chico. Que para tu información, no fue nada del otro mundo. La mayoría dice cosas muy irreales de un primer beso y fue lo mismo que nada. - Al menos el primero lo había sido, los que siguieron fueron otra cosa muy diferente que me habían hecho entender cuál era la gracia del asunto en sí mismo. Que no, no iba a ir con detalles, no… Osea, sí confiaba en ella, pero no sabía lo que eso podía suponer o hasta qué punto me haría confesar algo que no debería. - Creo que nunca me interesó mirar por deportista, futuros aurores o nerds de laboratorio… Creo que hace dos años ni siquiera miraba, ¿qué acaso viste a los chicos que tienen mi edad? No es que quiera ser mala, pero a Hero le gustaba Patrick, y es lo más rubio y cara de nada de la vida. - Que ni siquiera era rubio como lo que se dice rubio, pero el punto es que era el ejemplo clásico de alguien de más o menos mi edad que no podría gustarme hasta dentro de diez o quince años como mínimo. - Eso es porque las chicas sabemos lo que queremos. - Es una burla en cierta forma, pero supongo que puedo entender lo que piensa pese a que el sexo femenino no me atraiga de esa forma.

Al final opto que lo mejor que puedo hacer cuando se pone hablar, es dejar que termine de contar todo para darme tiempo a ir procesando lo que va diciendo. A ver si entiendo: no debo apresurar nada, su primer beso fue a los trece y su noviecito de esa época resultó ser gay, perdió la virginidad a los dieciséis con el hermano de Charles para no quedarse atrás, y no se enamoró de nadie hasta mi padre… ¿eso era todo? Creo que era todo lo que había podido entender al menos. - Vamos por partes porque ufff, mucha información y no sé si necesitaba todo. Pero lo importante que creo que es necesario aclarar para tu salud mental al menos es que no siento que necesita apurar nada. No me estoy echando presiones, ni siento que nadie me esté presionando. No voy a mentir y decir que espero estar enamorada, mucho menos luego de que me digas que es hasta Hans que no te sentiste de esa manera… Pero tampoco creo poder mirar a algún amigo y decir ¿y ya? - No estaba buscando poner fechas, situaciones o hacerme ilusiones con cosas que no iban al caso. Lo que sea que estuviese pasando con Jim era por gusto, por atracción o por el nombre que sea que tuviese, Sí, de acuerdo, el besarlo la primera vez había sido en gran parte un impulso de ebria, el resto simplemente se había dado de maneras que en un principio habían sido algo inesperadas. - A lo que voy es a que, entiendo la atracción, no creo sentirla por las chicas así que no andaré pidiéndole a Maeve que me enseñe nada, pero tampoco creo que andaré romantizando situaciones. Incluso si en algún momento de mi vida tengo que mirar atrás y pensar que algo fue “superficial”, supongo que son vivencias que ayudan a formarnos. Dudo mucho que de haber estado con mi padre en esa época hoy en día estés dispuesta a caminar hacia un altar con él. Supongo que cada cosa tiene un tiempo, pero tanto como no veo necesario el apurar nada, tampoco creo que lo sea el posponer e ir negando vivencias hasta encontrar esa que se supone que nos cambia. Sin experimentar, ¿cómo sabré en algún momento entender lo que es la diferencia que me mencionas? - Creo que llega el punto en el que yo misma me pierdo con lo que voy diciendo pese a tenerlo claro en mi mente, y espero que pueda entender el punto. - No sé si toda esta parte de la charla va en torno a la virginidad, a la sexualidad o a esperar, o simplemente se trata de tus vivencias. Pero cada persona es diferente y supongo que ya eligiré o cometeré errores a mis tiempos. - La miro dubitativa y trato de retomar el hilo. - Prometo no decir nada de Logan, más que nada porque no estoy segura de querer pensarlo, pero no sé si necesitas que te asegure algo más, o qué. Tampoco sé si hay algo más que pueda asegurarte.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Miér Jul 01, 2020 7:04 am

¡No voy a…!— ni siquiera termino la frase, ser madre me ha hecho mucho más sensibles a todo lo que tenga que ver con bebés, también los imaginario. Y no, sigo teniendo bien presente que estoy lejos de ganarme una de esas bandas de las madres del año, que si hubiera concursos de esos, la mía tendría un armario a rebosar de bandas y cuadros de honor. ¿Yo? Seguía sintiendo que con Tilly improvisa, que ella iba un poco por delante de mí en esto de ser hija, yo iba tres pasos más atrás tratando de ser una madre para ella. Recojo con un dedo el mechón de cabello oscuro que tiene detrás de la oreja para hacer un tiburón. —Hans Powell Scott— pruebo cómo le queda a él tener que llevar los dos apellidos, —me agrada como suena, le plantearé la idea a ver si le gusta…— lo haré luego, cuando volvamos sobre las discusiones interminables de todo lo que tiene que ver con la boda, ¿y un mes más? ¿Es posible pedir un año más? ¿O que sea mañana mismo? Así todo el estrés de los preparativos llegaría a su fin, lo malo es que Meerah pasaría la noche en vela haciendo un vestido… cuyo modelo todavía no me decido.

¿Diste tu primer beso y no me contaste?— tomo mis dos segundos que por derecho me merezco para mostrarme ofendida. —Mathilda, ¿escuchaste eso? ¡No nos contó! O… ¿le contaste a tu hermanita y a mí no?— sospecho porque la niña me da vuelta la cara y pide para ir hacia el encaje otra vez, debe ser una manera de evadir las preguntas. ¡Seguro que sabe! ¡Las hermanas comienzan a guardarnos secretos! Escucho sobre esa supuesta ceguera por la que algunas chicas pasan, sobre rubios cara de nada que dejamos pasar puedo dar mi propio testimonio, ya que voy a casarme con uno que tildé de muñeco de torta. Lo hago protagonista de la última parte de toda la historia por etapas que le comparto a Meerah, no creo haberme sincerado así desde los dieciocho años, si dejamos fuera la conversación que una vez tuvimos con su padre… pero es distinto, es contarle todo a alguien que recién comienza a experimentarlo y por claras que tenga muchas de las cosas, tal como me lo dice, la adolescencia y las hormonas suelen lograr que a veces patinemos fuera de las cosas que damos por hechas.

Se trata de eso, de no negarte experiencias, tampoco presionarte a vivirlas, simplemente… que surjan. Si se da a su manera, naturalmente, rara vez al mirar hacia atrás tienes algo que se te haga un recuerdo incómodo… y siempre cuidarte, sobre todo cuidarte— tengo que repetirlo por enésima vez porque el ceño fruncido de su padre que puedo invocar me obliga a traer a colación lo más importante. —Cada persona es diferente, no sé qué de todo lo que te he contado te podrá servir de algo, cuando tenía tu edad era muy diferente a ti. Estaba atravesada por un montón de cosas que me hacían dudar de todo, el exceso de confianza era solo una fachada…— no puedo decir lo mismo de ella, ni siquiera de Maeve que es la otra adolescente que tengo cerca, si bien yo era bastante imprudente en mi adolescencia, ellas aun asumiendo riesgos lo viven con una seguridad distinta en sí mismas. —Así que estoy segura de que sabrás encontrar tu manera de hacer las cosas, la mía me sirvió a mí, es cierto lo que dices y lo tengo presente en todo momento, que son cosas que me hicieron estar donde estoy ahora—. Diría que tiene que ver con eso de besar muchos equivocados para darte cuenta de quién es el indicado, si no fuera porque esa frase raya en una fantasía que no es bueno alentar en nadie, la idea de que hay un indicado o una indicada. Muchas veces es solo una persona que viene a poner en jaque todo lo que dabas por hecho. —Con que me asegures que lo de Logan no se volverá un chiste de Navidad y también que…— me acerco para envolverla con el brazo que me queda libre, —hablarás conmigo siempre que lo necesites, lo que quieras contarme, ¿lo harás, verdad? Dejaré que cometas tus errores y tengas tus propias vivencias, si quieres hablar de algo, ¿lo hablarás conmigo, verdad? — inclino mi cabeza sobre la suya al abrazarla. —No es porque quiera saberlo todo, ¿ok? Es porque no quiero perderme de las cosas que te van pasando mientras vas creciendo.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Jue Jul 02, 2020 7:12 am

- Claro que Mathilda lo sabe, solemos tener charlas muy filosóficas las dos. Claro que cuando no se distrae a los dos minutos y decide que las cintas satinadas son más interesantes que escuchar a su hermana. - En realidad no le contaba estas cosas, al principio porque era una bebé, y luego porque sus ojos grandes me miraban como si entendiesen mis palabras y prefería no arriesgarme. Era un pensamiento paranóico, lo sabía, pero algo me decía que cuando Tilly comenzara hablar de golpe recordaría cualquier tipo de charla que pudiésemos haber tenido y comenzaría a recitar a sus anchas. Bueno, no tan así. De hecho dudaba mucho que eso fuera a pasar, pero nunca estaba de más el prevenir. - Ya, fue solo un beso. En serio no entiendo cuál es el alboroto de eso, seguro en unos años hasta me olvidaré de cómo o con quién fue. - Lo dudaba, pero de verdad quería dejar el tema de lado.

- En serio, ¿de verdad parece que estoy por salir por esa puerta para no hacer otra cosa mejor que tener sexo sin protección? No sé que tipo de imágen crees que le estoy dando a la pobre de Tilly. - Sabía que debía ser algo así como una regla en un libro de padres el repetirlo hasta el hartazgo, pero creo que, en caso de no haberlo tenido claro antes, ya lo había mencionado lo suficiente como para grabarlo en mi cerebro hasta terminar repitiendo como un loro. Lo decía una vez más y me haría un colgante con un preservativo solo para mostrárselo y demostrarle que me había quedado claro el mensaje. - Quien creía que tenías exceso de confianza no te ha visto jamás al lado de Mo. Que no es algo malo, pero no voy a olvidar nunca la mañana en la que me contaste del pequeño Muffin. - Y no es que dudase de que Lara tuviese seguridad en sí misma, pero también había presenciado momentos en los que la misma se había tirado por la ventana para dar paso al pánico… vaya, ¿de qué me sonaría esa sensación?

Rodeo su cintura con el brazo que tengo más cerca y hundo la cara contra su costado en lo que me abraza. - Te aseguro que Logan no se volverá un chiste de navidad. - Repito. Ya para lo siguiente tengo que inspirar y morderme el labio antes de soltar una mentira, o muchas verdades… - Hay cosas que me van pasando que no estoy segura de estar lista para compartir, de momento las escribo, trato de anotar todo lo que me pasa para no olvidarme nada y juntar el valor de hablar luego. - Me separo un poco de ese medio abrazo y la miro a los ojos. - No es que no quiera contarte, sino que estoy creciendo, formando mis propias ideas y tratando de entender todo eso dentro de mi cabeza. Ya me dijiste una vez que no estoy obligada a actuar, pero una parte de mi… No lo sé. Es un conjunto de cosas y pensamientos con los que estoy aprendiendo a lidiar. - Y no digo más porque no sé si puedo decir más. No sin tener que mentir más de lo que me gustaría.
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Lun Jul 06, 2020 8:14 am

Tiene cara de ser una niña de pensamientos muy profundos— sigo el chiste sobre su hermana que regala su atención a la primera cosa brillosa a la vista. Hace ruiditos por todo que el día que hable, creo que será Meerah quien tendrá que prestarle sus oídos y conseguir tres más, porque entre lo charlatana que soy yo y la parla que tiene su padre, no puede andar por la vida sin hacer otra cosa que dar monólogos. Estos son los momentos en que podemos disfrutar y aprovecharnos de su silencio para dejarle quejas que a ella ni le interesa, también secretos turbios como la verdad sobre el extraño caso del comunicador desaparecido de Hans que no me dejaba dormir los domingos. Todos tenemos nuestros secretos, así que no creo que deba ponerme insistente en saberlo todo sobre una adolescente que empieza a tener los propios, ¿no era odioso cuando mi mamá entraba al baño al oírme vomitar y me encontraba en el estado lamentable de una borrachera? Eran cosas que sentía invasivas en ese entonces, ahora no dudaría en aporrear la puerta si Meerah se encontrara en una situación similar, pero el ejemplo extremo me vale para controlarme por el momento.

Depende de cómo serán los siguientes… ¿no?— opino, que sí, a veces se olvida, a veces no. Nunca se sabe mirando a futuro, solo cuando ya pasó y le siguieron otras cosas, es cuando se puede decir si alguien o algo en comparación con otros, fue tan importante como para convertirse en recuerdo. También es cierto que a veces pasan cosas cuando somos jóvenes que nos acompañan de por vida, y sí, estoy pensando en bebés, así que nunca demasiados recordatorios son suficientes. —¡Ya paro! ¡Ya paro!— le aseguro, que si no me sacará de su habitación a empujones y se pondrá a hacerme el vestido o traje sin siquiera sacarme las medidas. Quizá no hoy, pero quizá mañana, toda adolescente siempre termina echando a su madre de su habitación. —La ironía de que al lado de Mo pierda toda mi confianza y ella es también la que me la devuelve cuando la pierdo por cualquier tontería— suspiro, —no estaría aquí, tratando de ser madre de este pequeño Muffin si no fuera por ella— digo al presionar mi pulgar sobre la punta de la nariz de Tilly.

La escucho con mi mejilla sobre su coronilla, abrazándolas a ambas porque no sé si cumplo con lo de ser madre o simplemente quiero ser yo, Lara, al decirle que entiendo que lo viva así y me parece que está bien. —Tienes todo el derecho a tener tu propia mirada sobre el mundo y nada de lo que pueda decirte otra persona, será como aquello que concluyas por ti sola— susurro contra su pelo, me acuerdo de lo que sentí aquella vez que estuvimos en el festival de Nimue y me dije que podía ponerla a ella por delante del mundo, no pienso en lo que pueda estar sucediendo fuera cuando la tengo a ambas bajo mis ojos, el mundo para mí tiene sus caras y espero poder seguir sosteniéndolas contra mí hasta que todo acabe. —Piénsalo, piénsalo mucho, está bien que lo hagas. Me alegra que pienses el mundo, que hayas roto el molde que a muchas personas no les deja pensar. Y cuando llegues a tus propias conclusiones— murmuro, —nunca dudes de que yo estoy de tu lado, a tu lado.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Miér Jul 08, 2020 1:57 am

- Gracias. Que a estas alturas tendré que mostrarte el blister vacío cada vez que termine de tomar pastillas anticonceptivas o algo así. - Que no, no había ninguna situación de riesgo, pero ya imaginaba que a Lara le daba la paranoia que parece afectar a las madres de adolescentes y tenía miedo que, a su manera, fuera peor que Hans. Mi padre al menos no quería saber nade de primeros besos, o bueno, nada en realidad. - Tengo fe en que sí lo estarías, pero nadie va a negar la fuersa en sí misma que es Mo. - No había conocido a ninguna de mis abuelas biológicas y Jamie no había estado ni cerca de contar como tal, ¿pero Mo? Ufff, no es que no quisiera a la tía Eunice, pero Mo era todo lo que uno esperaría de una abuela y muchísimo más también. Diría que cuando sea grande quiero ser como ella, pero tengo demasiada fé en mi misma como para andar tratando de imitar a los demás. Prefería tenerlas a ambas, Lara y Mo por supueesto, como buenos modelos a seguir, pero no a copiar.

Me molesta en cierta forma que se muestre tan comprensiva cuando siento todo el tiempo que cada cosa que hago la hago a sus espaldas. Me da el permiso de hacerlo, de escabullime y de actuar por mi cuenta, pero nunca deja de sentirse que está mal en menor o mayor medida. - Tengo un par de esas, pero la mayoría de las cosas que puedo llegar a resolver por mi cuenta dependerán de que termine mis estudios primero. Ya sabes, eso de salvar al mundo una ley por vez. - Y probablemente de tener unas cuantas peleas con Hans a futuro… Al final la aprieto un poco más fuerte antes de soltarla y cambiar la expresión sera de mi rostro. - Quiero que sepas que, aunque no lo volveré una broma, serás tú la encargada de pagar mi psicólogo si vuelvo a necesitarlo. Porque no hay forma alguna, jamás, en la que pueda acudir a Logan como consejero del colegio. - En un ámbito familiar era otra cosa, ¿pero en una oficina compartiendo mis confidencias? Jamás. - Entonces, un traje blanco adaptado… y una fecha pronto, que si no sé con cuanto tiempo cuento acabaré más estresada de lo normal. - Le aseguro mientras la suelto y me entretengo con los cachetes de Tilly. ¿Estaría mal diseñarle algo a ella también aunque no fuese a usarlo? - ¿Cuándo iremos a ver a Mo?
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Jue Jul 09, 2020 4:20 am

No sé si vacío, pero cada mes es seguro que te preguntaré si necesitas que compre el siguiente…— digo, no porque quiera echarme fama de controladora cuando todavía no hemos comenzado, sino porque en lo espontaneo de nuestras charlas, creo que esas cosas surgen. Esta casa tiene muchos espacios, a veces podemos pasar todo el día sin cruzarnos, pero de ser una familia tipo en el distrito seis, que comparte un único baño y escuchas lo que ocurre en la otra punta de la casa, hace mucho ciertas cuestiones de la privacidad las habríamos perdido como casi sucedió en la casa del cuatro. El ser invasivos se vuelve normal para los padres y lo más irritable en la adolescencia para los hijos, por aquí sigo sintiendo que soy invasiva hasta donde Meerah me lo permite, hay ciertos límites que todavía no cruzo, por eso mi confianza en decirle que estaré de su lado en lo que sea. No creo que nada de lo que no puedo ver, supere los límites de lo posible siendo quien es, donde vive, con quienes se relaciona. El mundo para ellas todavía está rodeado por un cerco de protección. —Eso es— la aliento, que su padre me perdone. —Nadie va a una batalla sin nada en la mano y sin haber aprendido al menos a dar un buen puñetazo. Pero algún día, estoy segura de que serás de las que conquistan los campos de batallas donde se paran…— y sí, estoy hablando de lo buena abogada que será, si a su padre le refuta argumentos, no habrá tribunal que permanezca inamovible ante ella.

Ni yo tampoco puedo quedarme impasible, ¿en serio? ¿con eso de todo mi relato se va a quedar? —¡Ay, por favor! ¡No puede ser tan terrible! ¿Qué habías dicho de que quizás luego hasta te olvidas de tu primer beso?— le pregunto, —Solo son cosas que ocurren, ya pasó, ha pasado vida después de eso y mucha vida…— exagero mi tono como si tuviera cincuenta años en vez de treinta, que necesito que lo deje atrás para que no haya miradas cómplices sobre la mesa de Navidad que pueda levantar sospechas entre los demás, ¡que vergonzoso hablar sobre el postre de cosas que pasaron a los quince años! Bastante tengo con las fotos que muestra Mohini de cuando era un renacuajo de ojos grandes con falda hawaiana. —Un traje adaptado y el encaje que esté presente también…— coincido con ella al terminar de definir la razón que me trajo a su habitación en primer lugar, —y por la fecha, hay tiempo… mucho tiempo… seguramente cuando lo tengamos todo listo recién acordaremos el día— creo que ninguno quiere redondear un número en el calendario, sino esperar el momento para decir «ahora» y salir corriendo los dos a la vez. Y sigue siendo una fecha menos aterradora que la de fijar cuando ir a ver a Mo. —Hoy no— dijo rápidamente, —hoy no tengo los nervios— y eso que son los mismos de todos los días. —Trataré de que sea mañana… o pasado… o pasado... cuando me sienta lista te digo— aprovecho que todavía no es más alta que yo y que a esta edad solo sentirá un poco de vergüenza, no tanta, para besar su coronilla. —Te dejo trabajar y yo sacaré a las bestias a descargar energías en el jardín…— hago un movimiento disimulado con la barbilla para apuntar a su hermanita, quien todavía cree que la bajaré en algún momento para poder babear telas, que ingenua.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Memoryhouse · Meerah - Página 2 Empty Re: Memoryhouse · Meerah

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.