The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Holly A. Callahan el Jue Oct 31, 2019 6:12 pm

Me quito el pelo de la cara con un manotazo, recordándome una vez más que debería cortarlo cuando tenga oportunidad, en lugar de dejar que siga siendo la cortina que me cubre la visión y la cual tironeo cuando estoy nerviosa, como ahora. Creo que nadie se ha dado cuenta, todos aquí parecen sumidos en su propio mundo nocturno como para fijarse en lo que acaba de pasar, que duró solo un segundo pero que de todos modos podría habernos condenado a todos. Las cosas que te cambian la vida son así, suceden en esa fracción mínima de tiempo, no existe la palabra “instantáneo” porque sino serían cosas efímeras que no sentiríamos. Y por estúpida ahora soy cómplice de un delito gigante, el cual deberé fingir por todos lados que no sucedió y que me obligará a mentir en caso de que alguien me haga preguntas en el trabajo. ¡Y yo solo quería divertirme! ¿Por qué siempre me meto en problemas? ¡Ahí se va la inocente Holly!

El camino hacia los baños es un pasillo oscuro, iluminado solamente por alguna que otra luz de neón que transforma a los grupos de amigos o ligues de una noche en pequeñas sombras que hablan, se manosean y ríen en los rincones. Miro sobre mi cabeza para chequear que, en efecto, Dave continúa detrás de mí y eso me da la libertad de tomar su mano para acercalo, colándonos en una de las esquinas oscuras en donde me apoyo contra la pared. Sí, tomo el cuello de su camisa y lo tiro hacia mí, pero con intenciones muy diferentes a las que tiene la pareja de unos metros más allá — ¿Vas a decirme por qué eres amigo de Kendrick Duane y qué demonios hace en el Capitolio? — la música es suficiente como para que solo él me escuche, si gritase algo como esto afuera los dos terminaríamos en problemas. Solo necesito un par de respuestas y ya podré irme a casa — Quizá no te fijaste en las imágenes que pasan constantemente en las pantallas del Ministerio, pero resulta que tu amiguito vale una pila de galeones y un par de condenas altas que te ponen a ti como un traidor en caso de que se sepa lo que acaba de pasar — dudo mucho que le interese pasar el resto de su vida en prisión o, peor, ser ejecutado delante de todo el mundo.

Aflojo un poco el agarre de su camisa y miro hacia abajo cuando un grupito pasa por nuestro lado a carcajada limpia, aprovecho esos segundos para masajearme las sienes y tratar de calmarme. ¡No, no, no! Tengo derecho a estar un poco histérica — No creí que fueses tan idiota, Dave. ¡Y ahora yo lo sé! ¿Y qué si alguien nos vio? ¡No quiero terminar la noche besada por un dementor, que tenía fichado al chico de la barra para esa tarea! — creo que hay una enorme diferencia entre una criatura putrefacta y un camión de brazos enormes y ojos verdes. ¡Maldita sea mi suerte!
Holly A. Callahan
Holly A. Callahan
Secretaria

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por David Meyer el Vie Nov 01, 2019 5:43 am

Me he consagrado como imbécil, no hace falta que ninguno de estos chicos me den el reconocimiento como se esmeran en hacerlo después, puedo darme cuenta por mí mismo que ha sido una estupidez acercarme a Kendrick trayendo conmigo a una chica que tiene un trabajo en el ministerio, ¿puedo siquiera tener la esperanza de su discreción? Creo que es mucho pedir, no sé cómo lo haré, no sé a qué instancias deba llegar para convencerla y no es que esté considerando la sugerencia de Synnove, de todas formas no creo que sea fácil embaucar a una veela con esas tretas. ¡Y no es que lo esté considerando! No, para nada, por más que sea la idea que me dan las otras parejas que están haciendo uso de la falsa privacidad que ofrecen los rincones del pasillo a los baños que escapan de las luces de los boliches. Y es que me veo arrastrado a uno de estos espacios y tengo que cerrar con fuerza mis ojos por dos segundos para hacer acopio de un control necesario para no acabar de titularme como el idiota mayor de la noche, que es una veela, no hace falta que me hable tan cerca o quizá sí porque la música sigue sonando alto, es sólo que… ¡Kendrick! ¡Maldita sea este chico! ¿Y yo por qué me creo su caballero de brillante armadura? No lo he salvado de nada, le he puesto en un embrollo del que tengo que sacarlo, como sea.

Es inocente, Holly— suspiro, rogándole con mi tono que me escuche, entreabro mis ojos para poder encontrarme con los suyos y así pedirle por encima de todas las cosas por las que no deberíamos estar encubriendo a uno de los criminales más buscados por nuestros propios jefes, no lo entregue. —Es inocente, es todo lo que importa. Créeme, por favor—. Me arrodillaría con tal de que lo haga, así de leal soy a este tonto que se le ocurrió que podría probar un poco la diversión nocturna de los chicos del Capitolio, ¡como si fuera uno más! ¡Hombre, por favor! ¡Está a años luz de ser como cualquiera de estos chicos! Todos podrán decir que soy quien le arruinó la noche, pero no debería haber estado aquí para empezar, yo no debería estar hablándole de Ken a Holly después de que lo conociera por accidente, se supone que iba a por una charla tentativa para saber qué tan interesada estaría en colaborar con… al diablo todo, nada sale como uno lo planea con esmero.

Holly, tú de todas las personas no puedes ser quien crea que las sentencias del ministerio son justas, sabes mejor que nadie que muchas veces son equivocadas. ¿No es acaso lo que ves todos los días y de lo que te quejabas? Todo está mal en ese sitio, Ken es una víctima más. Como lo fuiste tú también…— se lo recuerdo, mis manos se quedan a medio camino de sus hombros, no me atrevo a tocarla por necesario que sea en ocasiones para tratar de llegar a otra persona con las palabras. Por momentos en que toda luz se pierde del pasillo quedamos a oscuras y la cercanía se torna peligrosa. —No lo juzgues, no lo entregues. Haré lo que sea que me pidas con tal de que no digas nada. ¿Quieres que me encargue de tu papeleo por tres semanas? Lo haré, lo juro.
David Meyer
David Meyer
Abogado

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Holly A. Callahan el Vie Nov 01, 2019 6:46 am

Hoy en día, dudo mucho de la inocencia como tal, no me importa que venga de un crío con cara de perrito mojado. Desde mi asiento como mera espectadora, lo único que he conseguido ver es un montón de personas señalándose con el dedo, cometiendo atrocidades a diestra y siniestra bajo la premisa de que lo hacen por el bien mayor. Los ruegos de David me hacen mirarlo con desesperada confusión, abro mi boca más de una vez en busca de palabras que no llegan y que intento transmitir con un vaivén inconcluso e indefinido de mi cabeza — No es eso, Dave… — Kendrick no parece una amenaza, si no fuese por lo poco que sé de él, esta noche hubiera dicho que se veía como un chico común y corriente, pasado de copas y demasiado torpe para su propio bien. No estoy segura de que pueda escucharme, si no es porque hablo despacio en mi duda, es porque la música parece ir cada vez más fuerte.

¡Ya, no voy a entregarlo! — creo que grito en su cara, más ansiosa porque deje de rogarme que por cualquier otra cosa. Sus manos vuelan en el aire, las mías se atreven a buscar calmarlo al apoyarse sobre su pecho como si de esa manera también pudiese marcar una distancia — ¡Yo era una víctima porque la sociedad me repudiaba, Dave! Y lo siguen haciendo, no soy como ustedes. No estoy de su lado ni el de nadie, porque nadie está del mío. No seré yo quien entregue a tu amigo, pero eso no quiere decir que esté de acuerdo con lo que estás haciendo. ¿Acaso no te das cuenta de dónde vives? — la risa que se me escapa es desganada, como si quisiera burlarme de él — Lo que más me preocupa es que ahora tendré que mentir por ti. ¡No por él, que él no me importa! — ya se lo he dicho, no soy parte de su guerra. Debe ser la frustración la que hace que le dé un golpecito como desquite — ¿Pero qué pasará si vuelven a interrogarnos? ¿Y qué si usan veritaserum en otra ocasión? ¡No importa cuánto papeleo hagas por mí, jamás podrías cubrir una deuda como esa! ¡Que estoy tratando de estar tranquila, Dave, por Morgana!

Ya, se me está yendo la voz a los agudos histéricos y nerviosos, así que muevo mis manos en un gesto aéreo que busca tranquilizarme. Hasta cuento mis respiraciones y todo — ¿Cómo es que alguien como tú terminó siendo amigo de él? ¡Y quiero toda la verdad, que si voy a cubrirte, me la merezco! ¡Eres tan idiota! ¿Acaso es…? — me siento un poco culpable, tengo que pasar saliva para que se me quite el nudo de la garganta y bajo un poco la voz, inclinándome un poco hacia él para que me oiga — ¿Es por lo que sucedió con…? — creo que ni hace falta que diga su nombre.
Holly A. Callahan
Holly A. Callahan
Secretaria

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por David Meyer el Dom Nov 03, 2019 7:17 pm

El alivio que me embarga cuando dice que no lo entregará relaja mis hombros, mis brazos caen inertes a los lados de mi cuerpo y un largo suspiro sale de mis labios con unas palabras de agradecimiento a la nada. La humillación que hiciera falta pasar con tal de que no delatara a Ken, la hubiera cumplido. Esto se trata de mucho más que dar la alerta de que se ha visto a una de las personas que buscan los aurores, se trata del chico que va a presentarse en menos que nada como el último Black y reclamar su lugar, como parte de toda una movida que hará sacudir lo que Holly y yo conocemos como nuestro lugar de trabajo. ¿Y si nos interrogan de nuevo? Estoy confiando mi suerte a que todo ocurrirá antes de que se lo vean venir, que pongan a los empleados del ministerio bajo la mira una vez más, y por muy buenas referencias que traiga conmigo, no sean suficientes para que me sigan dando una silla en nada más y nada menos que el departamento de Justicia. —Si hay gente de tu lado, Holly. Yo estoy de tu lado. Te aseguro que él también lo está, las personas que lo acompañan a él. Synnove también… aunque te haya dicho lo que te dijo. Somos varios…— dudo en cuanto confiarle, —los que creemos en las mismas cosas, aunque no podamos decirlas en voz alta.

No se escucha tranquila, diga lo que diga, así que uso mis manos para apoyarlas despacio en sus brazos y sostenerla así. De esa manera también me aseguro de lo que prestará atención a lo que voy a contarle, por estúpido que sea hablarlo en uno de los antros del Capitolio. Es otro tipo de intimidad que no debería darse, diferente a la que abusan las personas que se buscan un hueco en estos pasillos. — Trabajé con ellos— contesto, evito responder si lo he hecho por alguien. No sé si pregunta por Raven o por Locki. Sé que no lo hice por ninguno de ellos, en todo caso. Lo hice por mí, por las cosas en las que creía, las que me han enseñado y las que me ocultaron. —He perdido familia con el cambio de gobierno, no he hecho más que perder personas que son parte de mí, en medio de toda esta guerra de muchos bandos. Trabajé con personas que difundían las penosas verdades del gobierno de los Niniadis y estuve en el norte el tiempo suficiente como para ver cómo se vive ahí— le cuento, en un tono susurrado que cubre la música. —Por eso soy amigo de un chico que también es víctima de las mismas injusticias que sufres tú y muchos chicos más. ¿Puedes entenderme?— casi que se lo ruego.
David Meyer
David Meyer
Abogado

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Holly A. Callahan el Dom Nov 03, 2019 11:55 pm

Mi rostro se llena de escepticismo, creo que hasta me muestro burlona por un momento. No he conocido a muchas personas que han sido amables conmigo, la mayoría cree que la gente como yo ha llegado aquí en abuso de sus derechos para ocupar sitios que les hemos robado. Hay gente buena, eso lo sé bien, pero también soy consciente de que son contadas con los dedos de una mano. ¿Cómo puedo confiar en lo que me dice, cuando estamos hablando de personas que todo el mundo califica como un peligro? Que luchan bajo un ideal, el cual no sé si comparto — Claro, que me llamen “zorra” en toda la cara solo porque sí, es sinónimo de compañerismo — sé que no tiene nada que ver una cosa con la otra, solo no puedo evitar decirlo porque el resentimiento no se me va a ir fácil.

No lo aparto cuando se atreve a tocarme, aunque hay cierta advertencia en mis ojos; no es falta de confianza en él, es una enorme colección de malas experiencias. Voy a preguntarle cómo sabe de las ideas de esos “varios”, pero la respuesta llega sin la necesidad de hablar. Por un momento, me olvido de cómo respirar y tengo que dar una bocanada de aire cuando reparo en ello. Siento que no estoy hablando con mi compañero de oficina, que hay dos caras en la misma persona y tengo la urgencia de irme de aquí, correr lo más rápido que me den las piernas, porque tengo la ligera sensación de que estoy de pie frente a un abismo de problemas en los cuales no quiero meterme. ¿Lo entiendo? ¿Puedo entenderlo?

Mi silencio mental muere cuando una pareja, que se está metiendo lengua y mano con tanto frenesí que no comprendo por qué siguen aquí, chocan contra nosotros porque parece que la pared que están ocupando no es demasiado grande. El escándalo se me pinta en la cara, me descoloca estar en un sitio como este mientras mi cabeza está en lugares muy opuestos, lejos de cualquier intención hormonal. Me resigno y bajo mis manos hasta enroscar sus dedos entre los míos, con mucha más confianza de la que suelo demostrarle en la oficina — Ven… — no sé si me escucha, pero tiro de él para guiarlo fuera del boliche, entre empujones y luces que me encandilan.

Para cuando salimos por una de las puertas, todavía me sigo sintiendo asfixiada. No doy muchos pasos hasta que nos desaparezco, volviendo a posar mis pies frente al pequeño edificio del distrito dos en el cual paso mis días, cuando termino mis turnos en el Capitolio. Le suelto para buscar las llaves en el bolsillo de mi falda, no tardo en guiarlo con pasos rápidos por el pasillo, la pequeña escalera hasta el primer piso cuya curva se encuentra a oscuras y, por fin, abrir la puerta de mi pequeño departamento. Empujo con suavidad y me hago a un lado, para dejarle pasar primero. La sala de estar, cargada de las pocas cosas que he coleccionado en estos meses, se encuentra iluminada solamente por las luces pequeñas de navidad que utilizo cerca de la única amplia ventana, que también da paso al diminuto balcón. La cocina está a la vista, solo hay dos puertas que son el paso al dormitorio y al baño. Más de lo que he tenido en la vida, menos de lo que el resto de la gente del ministerio aspira — Viví toda la vida en el norte, tú lo sabes — al menos, la vida que recuerdo. Cierro detrás de mí, pero me mantengo apoyada en la puerta cuando lo miro con los ojos entornados — No muchas personas creen en luchar por la igualdad en este lugar. ¿Cómo puedes…? Sé que hay que sobrevivir de alguna forma, pero lo que me dices es tan… — bufo, alzo mis manos con la frustración de no poder encontrar las palabras y las dejo caer — ¿Quién eres, David? ¿Un doble agente? ¿Un espía? ¿Un soñador iluso? — creo que ese último le va más — ¿Quiénes son estas personas? — con esa última pregunta, mi voz se suaviza, con una mirada que solo busca respuestas sinceras, esas que a veces sospecho que ya no existen.
Holly A. Callahan
Holly A. Callahan
Secretaria

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por David Meyer el Lun Nov 04, 2019 10:12 am

Espera, ¿qué? ¿En serio prestó oídos a lo que le dijo Synnove? —No irás a tomarte en serio lo que una chica borracha te puede decir, ¿verdad? Es claro que estaba celosa, todo esto fue sólo… una situación de boliche con un par de chicos, es sólo…—. No puede juzgarlos a partir de lo que ha visto hace unos minutos, todos somos más de lo que mostramos cuando no estamos haciendo otra cosa más que divertirnos con amigos o tratamos de cumplir con un trabajo de oficina que va de lunes a viernes. Sábado y domingos a veces, si tienes un jefe como el mío. Todos somos más que el traje que llevamos o la cara que se ve en carteles. Ella puede entenderlo, ¿no? Es una veela, puede entender que hay más allá en una persona de lo que una primera impresión puede decirte.

Dejo caer mis manos cuando veo la callada advertencia en su mirada y es el momento en que una pareja se roba nuestro espacio con su manoseo, interrumpiendo lo que es una confesión inadecuada por el lugar en el que estamos. Se los agradezco en parte, porque los ojos acusadores de la chica se apartaron de mí y estoy a salvo de esa mirada que no quiero recibir. Caminar siguiendo su espalda también hace el trayecto más llevadero, que tire de mi mano en vez de apartarme me permite saber que sigue dándome una oportunidad para explicarme, cuando la mayoría de las explicaciones que podría darle en realidad no deberían salir de mis labios. Creo que nos detendremos en el callejón, así que me sacude el que nos desaparezcamos de pronto, tardo en identificar dónde estamos cuando vuelvo a sentir suelo firme bajo mis pies.

Con toda cautela la sigo, presintiendo que me está dando permiso también a un lugar que le pertenece y por lo que sé de Holly, puede ser amable, eso no quiere decir que no tenga límites de hasta donde se puede llegar con ella y los sostiene. Si me abre la puerta de su casa me está brindando una confianza que espero no traicionar, y es complicado no hacerlo cuando el interrogatorio de preguntas llega. Me siento en el alfeizar de la ventana enmarcada con las luces navideñas y el suspiro que exhalo es tan largo que puedo oír las manijas de un reloj imaginario avanzando, marcándome que el tiempo se está yendo. Revuelvo con una mano el cabello que me cae sobre la frente y hago un desastre con los mechones de mi coronilla cuando echo mis dedos hacía atrás. —¿Cuánto quieres saber si está el riesgo de que haya un nuevo interrogatorio en el ministerio, de que te den veritaserum si sospechan que sabes algo y que te quiten el trabajo?— se lo pregunto lo más simple que puedo.

Soy alguien que está trabajando en el ministerio porque quiero conocer desde adentro un sistema que juzga de culpables a unos y da privilegios a otros, porque no quiero quedarme mirando desde afuera. Sé que hay cosas que están mal en el ministerio, sé que hay otras que… están bien— y esto es lo más difícil de decir, porque parece obligatorio pararse en orillas opuestas todo el tiempo. —Conocí a Ken en el norte, lo ayudé ahí, lo sigo ayudando. Porque es un chico, porque tiene un futuro… tiene derecho a un futuro que no sea el marcado como un criminal…— vuelvo a suspirar hondo, con mis manos frotando mis rodillas a manera de calmar mi frustración por todo. Sería fácil decirle que soy un doble agente, y lo más estúpido que podría decir alguna vez, porque no es que no confíe en Holly, no confío en el sitio donde nos movemos todos los días. Mentirle sería la mejor manera de que estuviera a salvo, pero está demostrado que no soy el mejor en eso y que ya sabe lo suficiente como para tragarse cualquier cuento. —Estoy tratando de ser honesto contigo, Holly. No quiero mentirte. Si no te interesa nada de esto, puedo ahorrarte problemas e intentar un obliviate— me ofrezco, en verdad no quiero traerle problemas.
David Meyer
David Meyer
Abogado

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Holly A. Callahan el Mar Nov 05, 2019 12:58 am

Esa es una muy buena pregunta. ¿Cuánto es lo que deseo saber? ¿Cómo puedo emitir un juicio justo, si solo me quedo con algunos detalles? ¿Cómo podré seguir con la curiosidad, si sé que hay más detrás de todo esto de lo poco que he visto esta noche, en forma de accidente alcohólico? Me paso las manos por el pelo y me lo aplasto con frustración a la altura del cuello, soltando un bufido — Lo suficiente — es lo único que puedo decir, al menos por ahora. Suena a una respuesta segura, una que me permite el ponerle un alto cuando sienta que las cosas se están yendo de las manos, él sabrá medir sus palabras. Aunque todo esto sea una estupidez y una locura suicida, confío en que Dave todavía conserva algo de inteligencia.

La primera parte de su relato tiene sentido, al menos por un lado. Sé que es imposible comprender las leyes y decidir sobre ellas si no las conoces, solo puedo cruzarme de brazos y asentir porque se lo doy por válido, aunque hay un detalle que no se me hace menor — Si ha sido catalogado de criminal, algo habrá hecho. No diré que es una sentencia justa porque no lo sé, pero a veces tienes que tener cuidado a quien elijes defender — en otras palabras, si defiendes a un asesino que sabes que ha sido culpable… ¿Qué dice eso de ti? Son asuntos morales que nunca me han gustado del sitio donde he terminado, por eso mismo prefiero guardar silencio casi todo el tiempo. No sé quién es Kendrick Duane más allá de lo poco que he visto en la televisión: participó de un acto terrorista, se presume que ha crecido en el distrito catorce y ha ayudado a atacar aurores y civiles inocentes, lo cual lo califican de altamente peligroso. Obvio, siempre hay que tener en cuenta quiénes lo señalan de esa manera, pero… ¿Qué puedes esperar, si hay grabaciones que lo colocan como el criminal que dicen que es?

Su ofrecimiento sí me toma desprevenida, creo que se me pinta en toda la cara. Vacilante, dejo caer mis manos y me acomodo con mucha lentitud a su lado, apoyando mis pies en el alféizar para poder abrazar mis rodillas — Creo que puedes contarme lo que quieras… — inicio, tratando de hacerme la idea mientras hablo, consciente de qué es lo que estoy eligiendo — Y si para cuando terminas decido que quiero olvidarlo, puedes desmemorizarme. Pero no sé si quiero olvidar quién es mi compañero de trabajo, cuando tengo la sensación de lo que veo en la oficina todos los días es una fachada. Bueno, sé que en el ministerio a todos les agradan las apariencias — le sonrío, aunque sin una pizca de diversión en el resto de mi cara — Hay muchas cosas que están mal en este sistema, Dave, pero no sé cómo puedo confiar que estas personas van a hacerlas mejor. ¿Tú crees en eso? Porque lo único que he visto, sentada desde mi sitio de espectadora, es un montón de dedos acusadores diciendo que el otro hace las cosas mal y echando leña al fuego, a veces literalmente. ¿Quién es el bueno, quién es el malo? ¿Por quién vale la pena arriesgar la cabeza? O, mejor dicho… ¿Vale la pena siquiera alguno de ellos? — porque el que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra.
Holly A. Callahan
Holly A. Callahan
Secretaria

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por David Meyer el Mar Nov 05, 2019 6:46 am

Es un chico, Holly— modulo su nombre como todas las veces en que quiero que vuelva su atención a mí, para que entienda la gravedad con la que hablo. —Un chico que declararon que es un criminal, ¿a quién defiendo me preguntas? Estoy defendiendo a alguien que todavía no alcanzó la madurez para tener sus propias ideas y opiniones, porque la justicia no debería juzgar y condenar de la misma manera a una persona de cuarenta años que tiene las ideas claras que a un chico de dieciséis que tiene las mismas dudas que seguro tienes tú, a las que yo recién estoy encontrando las respuestas— se lo explico tan simple como se puede, porque en esta guerra en la que nos fuimos cegando entre amigos y enemigos, en que vimos chicos invadiendo una plaza en medio de un festival para atacar ministros, al mismo tiempo que lo hacían rebeldes que con toda conciencia pusieron bombas en el ministerio y aun así luego se preguntaron qué demonios habían hecho, hay nociones de justicia que fuimos olvidando, a las que espero que algún día regresemos, si es que alguna vez se respetaron.

Le hago un espacio a mi lado en la ventana para que pueda alzar sus rodillas y yo por mi parte recargo mi espalda contra el marco, así quedo de frente a su perfil, aunque la vista me obliga a desviar mis ojos hacia el paisaje de afuera para poder oír sus palabras sin que me distraiga lo que para ella se da natural. —No son fachadas— la contradigo, tan bajo que es un susurro. —Son facetas, las personas somos complejas. En el ministerio no estás viendo máscaras, estás viendo una de las caras de esa persona, luego tienen otras… con sus familias, con sus amigos, con sus enemigos. ¿Crees que es un engaño? No, sólo creo que la gente trata de mostrarse fuerte y cuidar lo que les hace vulnerable, por eso somos crueles con nuestros enemigos y amantes de las personas que nos importan— musito, levanto una de mis piernas para que mi rodilla descanse contra mi pecho y así puedo rodearla para tener un apoyo. —Trato de no pensarlo como  algo que tiene que ver con los demás, sino conmigo. Conozco en lo que creo, acompaño a las personas con las mismas ideas y no siempre son las mismas. Todo cambia, todo el tiempo. Vale la pena lo que creo, ¿qué sino le queda a una persona? Si sabemos cuál es nuestro norte, ¿qué queda por hacer más que caminar hacia él? Porque a veces es todo lo que nos tenemos, Holly. Porque la familia, los amigos, el amor y la fe son parte del camino, pero no el destino.
David Meyer
David Meyer
Abogado

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Holly A. Callahan el Mar Nov 05, 2019 7:15 am

Supongo que no… — musito en forma queda, no sé si puede escucharme o si lo he dicho más para mí que para él, a modo de pensamiento en voz alta. No estoy muy lejos de los dieciséis, han pasado pocos años desde entonces y no estoy segura de haber podido crear un juicio sensato sobre el mundo en ese entonces, cuando también me cuesta ahora. Tampoco voy a defenderme y decir que la tragedia temprana me coloca en una postura diferente porque sé que no es así, soy plenamente consciente de que Kendrick Duane y los niños que figuran en la lista de fugitivos tampoco han tenido vidas convencionales como para terminar en ese lugar. Tal y como él dice, son chicos. ¿No deberían estar en un sitio más seguro, sin necesidad de luchar ninguna guerra? Tal vez, pueda entender a dónde va con su defensa, eso no quiere decir que no me tiemble la nariz cuando la arrugo como un botoncito.

En parte le doy la razón, en parte… — Siguen siendo máscaras, una para cada ocasión. No me creo todos los discursos que salen de las oficinas del ministerio y no soy lo suficientemente ilusa como para creer que todo lo que los políticos dejan salir de sus bocas, es lo que en realidad piensan. Es un sitio sucio, Dave, tú lo sabes mejor que yo — pero no siempre soy la mejor para juzgarlo, que he estado lejos por mucho tiempo. Me atrevo a mirarlo bajo las luces cálidas que le arrebatan algún que otro reflejo a su cabello, me gustaría poder tener la excusa del alcohol para haber caído en una conversación con tintes tan personales que podrían ser una condena si alguien pudiese escucharnos. ¿Yo sé cuál es mi norte? No estoy segura, he deseado ciertas cosas, pero me considero demasiado cobarde como para ir por ellas. Siempre me encontré en el rincón sin oportunidades, ahora he tenido una puerta… en mano del gobierno que cierra otras. Supongo que nunca vamos a estar todos conformes.

¿Quién diría que eras tan filosófico? ¿Ves? Te dije que eras un sentimental — intento tomar un tono más alegre a pesar de que la broma suena un poco fuera de sitio, le doy una palmadita en la rodilla y todo — No sé quién es éste Kendrick Duane, Dave. Lo único que pude ver es un adolescente torpe y algo ebrio, sin una pizca de idea de cómo hablar con las chicas. No creo que parezca una amenaza, pero la gente dice lo mismo sobre mí. Es un poco complejo, pero… — ay, por favor, me voy a odiar en la mañana. Hasta me mordisqueo los labios con algo de nerviosismo — ¿Dices que esta gente quiere un cambio? ¿Cómo el que hablábamos el otro día? — por la manera en la que le miro, estoy seguro de que puede ver un brillo en mis ojos que poco tiene que ver con las luces navideñas — Si tienen un plan y no son un montón de hippies soñadores… te escucho — porque creo que esto es solo la punta del iceberg, solo espero que no choquemos contra él.
Holly A. Callahan
Holly A. Callahan
Secretaria

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por David Meyer el Mar Nov 05, 2019 10:00 pm

Mienten, no te lo niego— digo, más que en máscaras tiendo a pensar en mentiras, en que montamos un engaño cuando lo necesitamos, que tanto dura y que tanto nos creemos esa mentira nosotros mismos sigue siendo parte de lo complejo de nuestra naturaleza. —Todos lo hacemos, todo el tiempo, yo estoy midiendo que tanto contarte para poder sostener que es verdad y te darás cuenta que hay muchas cosas que no te estoy diciendo… para no caer en la mentira. He ocultado muchas cosas en mi vida, a familia en especial que son las personas que más amo. ¿Y sabes? También les he mentido cuando tuve que hacerlo, mirándolos a los ojos. Porque hay mentiras necesarias y luego…— ruedo los ojos, —están los discursos políticos. Muchas veces ellos creen estar diciendo la verdad también, Holly. Se creen sus discursos. Es una trama demasiado grande de la que somos parte, entre lo que son las mentiras y las verdades, lo bueno y lo malo, lo justo y lo cruel… hubo días en que ni siquiera yo sabía en que creer…— suspiro, porque le estoy diciendo muchas cosas y ninguna de las que quería saber, sé que lo estoy alargando, que estoy llenando el espacio con mi voz para que no haga preguntas a las que tendré que decirle que no puedo contestar y lo hace, claro que lo hace al final de todo.

Sé que lo soy— se lo reconozco cuando me señala como un sentimental, se puede decir que lo soy por el vínculo con mi familia y la manera en que amaba a mi mejor amigo y lo amaba en verdad, no era un afecto distante como se supone que debe ser entre chicos, de la misma forma defiendo a un crío como lo es Kendrick, como si fuera un hermano menor que tengo a cargo, y por eso me río cuando lo describe como el más bobo del boliche, ¿verdad que lo es? Por detrás de todo ese apellido, lo es. De toda su historia de heridas que lo forman para pelear, lo es. Es solo un chico que está haciendo el tonto con una chica, dos chicas, tres chicas, porque se puede ser siempre más tonto.  

El plan es… estar pendiente de lo que pasa en el ministerio, si quieres hacerlo, no hay más que eso— contesto simplemente. Como sé que soy un sentimental, sé también cuál es mi problema y es que me encariño con las personas, así que la miro detenidamente debajo de los foquitos que cuelgan sobre la ventana y que pintan su rostro por partes con un poco de luz. —Voy a decir algo que va a lastimarte— la prevengo, —pero no confío en ti, Holly— musito. —Me agradas, me pareces una buena chica, sé que no estás del todo de acuerdo con el ministerio y que también has sufrido injusticias en tu piel. Pero trabajas en el ministerio— se lo señalo, volviendo sobre eso, marcando su posición para remarcar la mía, —me coloco entre ti y Ken, entre ti y los otros chicos. Podrías ayudarme, si quieres, en el ministerio. Si es en lo que crees…— abro esa posibilidad para ella, porque no sé cuánto tiempo me llevaría confiar plenamente, cuando la confianza tampoco es tan importante al final de cuentas, el ministerio tiene sus maneras para romper lealtades inquebrantables. —Proteger a Ken es mi prioridad ahora mismo. Si algún día te ves obligada a tener que hablar de esto, prefiero que sólo des mi nombre. Lo siento, Holly, sé que pedirte ayuda es pedirte que confíes en mí y en lo que digo, cuando te estoy diciendo que no confío en ti… pero es algo mutuo, es algo que se va formando con el tiempo...
David Meyer
David Meyer
Abogado

Volver arriba Ir abajo

The war outside our door keeps raging on ✘ Dave Empty Re: The war outside our door keeps raging on ✘ Dave

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.