The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Unstoppable · Mo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Unstoppable · Mo - Página 2 Empty Unstoppable · Mo

Mensaje por Lara Scott el Dom Oct 20, 2019 3:15 am

Recuerdo del primer mensaje :

Toco con los dedos mis mejillas húmedas al despertar, sigo el rastro que me confirman que he llorado contra la almohada con la misma intensidad de mi sueño, en el que volvía a ser esa adolescente de diecisiete años que se enojaba con Mohini para irse de la casa enfadada, pateando calle abajo hasta el taller, y entonces al regresar, no la encontraba. Todo lo que quedaba era la casa vacía, la llamaba a los gritos, en la desesperación de encontrarlo todo oscuro y en silencio, comenzaba a pedirle perdón para que volviera, no era cierto que estaba enojada con ella, que había sido una estúpida. Recuerdo bien esa discusión, estaba enfadada porque fracasé en un proyecto de la escuela y era demasiado orgullosa para pedirle a mi madre o a Riley que me ayudaran, así que me encerré por horas a terminarlo en la cocina, sin decírselo, Mohini se encargaba de ponerme comida cerca y de a poco me iba dando indicaciones de cómo solucionar los problemas que tenían mi prototipo. Entonces volvía a fallar, algo minúsculo explotaba, quería tirarlo todo a la basura y lo que hacía era girarme hacia Mo para decirle que no necesitaba su ayuda, que podía hacerlo sola, que me dejara sola, que me molestaba que estuviera sobre mí, que todo, todo lo que quería, era estar sola. No le dices eso a la única familia que te queda, porque en mi sueño ella desaparecía y me encontraba tan sola como había deseado.

Pero cuando entreabro mis ojos no estoy sola, tengo que tragarme los sollozos y esperar a que las lágrimas se acaben en silencio, escondiendo mi cara en la almohada para no despertar a Hans. Paso la palma de mi mano por lo largo de la curva de un vientre que se ha vuelto enorme en estas semanas para un bebé que podría nacer en cualquier momento, ¿y qué haría si no tuviera a mi madre conmigo? Fue tan real el sentimiento de desasosiego de esa Lara mucho más joven, que lo sigo experimentando horas más tarde en que un impulso me lleva a caer de visita a la casa de mi madre por más que sea un jueves a las once de la mañana, luego diré en el trabajo que tuve una falsa alarma de que rompí bolsa y tendrán que entenderme. No lo digo la razón por la que estoy de visita, sino que uso de la excusa de que estoy buscando unos dibujos que hice cuando era niña, que no es una mentira, quería recuperarlos en serio, pero lo estaba postergando.

Hay cosas que no planeo replanteármelas hasta que nazca la bebé. Muchas de las cosas que tenía cuando era niña las tengo conmigo en la casa de la playa, las guardé todas en cajas de cartón, pero no iba a llevarme esta amplia colección de mil garabatos. —¿En serio los padres hacen esto de guardar cada dibujo que le regalamos o sólo ustedes? Este perro ni siquiera tiene los dos ojos, ¿y qué es esto? ¿Un elefante hipogrifo arcoiris? ¿Por qué guardaste estas cosas horrorosas?— le pregunto, sentada cómodamente en la alfombra con mis piernas abiertas a los lados de la caja abierta y mi panza de por medio, empujando la caja cada tanto. En serio, los míos son… fueron… Dejo caer mis hombros con desgano, porque nunca seré como ellos. —¡Y aquí hay otro dibujo de Tesla!—, creo que he contado como veinte de ese perro imaginario. ¡Y está debajo del número veinte! —¡Lo encontré!— grito, tan victoriosa como es el nombre de mi hija, así que ella también da una patadita de alegría. ¿O es una contracción? ¡Maldición, es una contracción! —¡MO! ¡ROMPÍ BOLSA!—. No, solo es una patadita, sigue otra. —¡Falsa alarma! ¡No rompí nada! Esta vez no rompí nada— respiro aliviada, alisando los bordes de mi dibujo para entregárselo a Mohini y que pueda examinar con sus ojos esa obra maestra del arte y la mecánica. —Mi proyecto de vehículo del tiempo que diseñé cuando tenía cinco años, ¿te acuerdas? Me inspiré en esas viejas avionetas, porque volar en escoba se me hacía un poco incómodo por la cuestión del tiempo…— explico, lo tenía todo tan claro entonces. —Lo voy a construir— le cuento, rebuscando entre los otros papeles a ver si deje algo más. —Perdón, lo vamos a construir— me corrijo.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo


Unstoppable · Mo - Página 2 Empty Re: Unstoppable · Mo

Mensaje por Lara Scott el Jue Nov 14, 2019 12:22 am

La respuesta de mi padre hubiera sido otra, de eso no hay dudas. Él me habría hablado de la trascendencia, de nuestras acciones como un modo de dejar una marca en el mundo, de vivir y morir por los ideales que nos envisten el alma. Mi padre era un hombre que llevaba el espíritu por delante de su cuerpo, de él habré tomado esa energía de ir arrasando, nosotras a su espalda. Tenía la fuerza de carácter como para ser una promesa de protección, se veía grande para mí, capaz de abarcar el mundo con sus brazos, empujarlo o impedir que cayera sobre nosotros. Y era tan avasallante que se fue por delante, dejándonos a nosotras, si los rumores son ciertos, si Jefferson no mentía. ¿Qué tan justificado está ese arrebato de luchar por una nueva justicia para este mundo? Dejé de preguntarme esto por culpa de estar durmiendo con quien imparte una justicia en la que cree todos los días, aunque no sea en la que creo yo. Y sé qué me habría dicho mi padre, pero es posible que lo necesite escuchar sea lo que me dice mi madre, que el mundo es el mundo, condenado desde siempre, y la familia es la familia, una que vuelvo a tener, a la que podemos volver a abrazarnos, ella también. — Teniendo en cuenta que estoy a punto de tener una hija con el ministro de Justicia de este país y quiero a su otra hija con el deseo de poder cuidarlas a ambas de todo lo que pueda lastimarlas…— susurro, ahogándome con mi voz porque es fuerte el sentimiento de amarlos, tan fuerte que se parece a un dolor sordo que presiona mi pecho hasta quitarme el último aire. —Es la respuesta que necesitaba escuchar— lo reconozco, espantando al fantasma de mi padre en mi mente.

Me cuesta, juro que me cuesta encontrar mi voz para responderle, es tan típico de mí. Puedo poner en mi boca tantas tonterías que hacen pensar a las personas que son una charlatana, de un modo distinto al que es Hans, decimos tantas cosas y dejamos implícitas tantas otras, hay cosas que quedan reservadas en lo más profundo, tal vez por eso hubo secretos que supimos mantener y que también cada uno mantiene por separado, y no creo que sea exclusivo de nosotros, ¿cuántos secretos de mi madre también ignoro? ¿Cuántos secretos de mi padre volverán a mi como una verdad sobre la que no podré hacer nada? Más que abrir mi mente, la que aprendí a cerrar, abro para mi madre mi miedo más hondo, el que lleva tiempo pesándome en las entrañas y a veces se enrosca como una serpiente a la que tengo que pisarle la cabeza. —Le prometí a Hans me quedaría con él, que no hace falta un anillo para que sea una promesa que pienso cumplir. Pero nos veo ir hacia algo que no tiene manera de acabar bien, no quiero que nadie me diga qué será de nosotros en el futuro porque sé la respuesta…— digo, mi voz va perdiendo fuerza, se vuelve un susurro pálido desprovisto de emoción.

¿Por qué avanzo? ¿Por qué sigo adelante? Si acabaré en el mismo punto donde comenzó todo esto, como si fuera una maldita rueda… lo habré tenido todo, lo habré perdido, lo mucho que puedan amarse dos personas no quiere decir que estén juntas, habrá otra vez una niña preguntándose… con qué se puede llenar el vacío que queda— estoy llorando desconsoladamente, rompiéndome en medio de esta casa que una vez también tuvo una familia, una que fue mía, de cuyos recuerdos no me puedo desprender, no puedo por mucho que lo intente, no he crecido lo suficiente como para dejar a esa niña y luego a esa chica detrás, porque dolió y todas las historias tienen heridas abiertas de trasfondo. No somos sólo nosotros al tomar decisiones, somos nosotros cargando con esas heridas cada vez que elegimos algo. —Me gustaría… me gustaría poder decirle a niña que habrá un futuro, después de este futuro y el siguiente, donde habrá un mundo donde se encontrarán todas, todas las cosas, que todas las personas perdieron alguna vez. Y darle ese mundo a ella…— no puedo seguir, me recuesto en el hombro de Mohini para llorar por todo lo que es y todo lo que será, por la angustia de estar a punto de traer al mundo a una niña, ¿para qué? ¿Qué puedo decirle de lo que le espera? Siempre temí enfrentarme a esto, a tener que explicarle a un hijo por qué decidí tenerlo y escuchar tal vez que hubiera preferido no nacer. Así que lloro porque me siento en falta, porque espero que me perdone mi egoísmo y el de su padre que decidimos tenerla, lloro por una época, un mundo, que nunca conocí.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Unstoppable · Mo - Página 2 Empty Re: Unstoppable · Mo

Mensaje por Mohini R. Khan el Sáb Nov 16, 2019 8:51 pm

Creo que puedo llegar a comprender de dónde salen sus miedos. Hablo desde el pensamiento más profundo y sincero cuando digo que jamás imaginé a mi hija terminar con un ministro, mucho menos con alguien que se dedica a imponer leyes como trabajo. Es así, que Lara nunca ha sabido poner orden a sus ideas, que las tiene firmes dentro de su cabeza, pero a la hora de ponerlas en palabras o en acciones salen a la luz en forma de terremoto que es capaz de arrasar con todo a su paso. ¿Por qué alguien como ella, que tiende a formar parte de teorías de colisión, termina juntándose con quién se encarga de organizar esos mismos desastres sin rumbo? Supongo que no tengo una respuesta clara para eso, la vida nos lleva por donde quiere y nos junta con personas que en su momento tomaríamos como imposibles, mientras que para otros parece que ha estado escrito desde el inicio de los tiempos, pero lo que sí es una verdad inmutable es que nadie lo tiene fácil. — No puedes decir algo así. — le reniego, cuando parece tener las respuestas de como terminará su vida, cuando no podría estar más equivocada. — Avanzar es inevitable, sigues adelante precisamente por eso, porque uno no es capaz de quedarse estancado, no entra dentro de nuestra naturaleza, no al menos de la nuestra, ya lo sabes. — le recuerdo, como si el simple hecho de pertenecer a nuestra familia y poseer nuestra sangre nos hiciera de otra especie. — La vida no es una rueda diseñada para que cometamos los mismos errores una y otra vez, no sé quién fue quién te dio la idea de eso, pero somos nosotros los que condicionamos nuestro propio camino, nunca te olvides de eso. Si no quieres perder algo, te aferras a ello hasta que no puedas más, hasta que nadie pueda decirte que no hiciste todo lo que pudiste por mantener lo que es tuyo cerca. Al final, tesoro, si quieres algo, luchas por ello con sangre y garra, no importa que la vida sea un ciclo, un cuadrado o una línea, ¿qué importa eso, en realidad? Si tú quieres, puedes hacer de la vida la forma que tú escojas, si sabes el punto final al que quieres llegar, y con quién quieres hacerlo. — ¿no es de eso de lo que se trata, después de todo? — Y habrá un día en el que podrás decir que no huiste del vacío, porque le hiciste frente con todo tu empeño, eso es de lo que estás hecha, no de ideas vagas sobre patrones que tú misma sabes que no debes confiar. — porque seguro no hay nada en este mundo, solo lo que nos permitimos creer dentro de nuestra cabeza.

Ni siquiera le pido que deje de llorar, creo que en este momento es todo lo que necesita, en esta etapa de su vida donde comienza lo nuevo y deja atrás todo lo que ella una vez conoció. Me limito a acariciar su cabello con una de mis manos mientras la otra lo hace con su brazo, como si solo el contacto entre nosotras fuera capaz de explicar la conexión que tenemos más allá de las palabras. — Y sé que tienes miedo, es completamente normal, claro que te gustaría poder brindarle ese mundo a tu hija, ¿quién no querría? Pero en ocasiones debemos trabajar con lo que tenemos, ¿entiendes? — beso su cabeza solo para seguir acariciando su pelo con mis dedos. — El mundo no es perfecto, nunca lo va a ser, porque nada lo es, siempre hay algo que nos gustaría corregir para hacerlo más ideal, ¿cuándo será suficiente? Nadie lo sabe. Lo que sí sé es que tu hija tendrá muchas cosas que muchos otros no tendrán, o que no tienen, ¿sabes? — no debemos olvidarnos de lo afortunados que somos, por mucho que este lugar donde vivimos no sea el idóneo, incluso cuando hay tantas cosas que podríamos arreglar para hacerlo mejor y que no hacemos. — Al final, sabrás lo que hacer, sabrás qué brindarle a tu hija para que sienta que el futuro que la espera es grandioso, porque yo no espero otra cosa diferente, tú tampoco deberías hacerlo tampoco. Porque es tu hija, no importa el mundo en el que crezca, siempre creerás que será capaz de cualquier cosa, de ponerlo patas abajo y convertirlo en suyo, porque de eso se trata el ser madre, no de dejarle un mundo perfecto, sino de darle las herramientas para que crea que ella puedo construirlo por sí misma, sin miedo a lo desconocido, sin miedo a caer, de las caídas se aprende, se aprende a levantarse y a volver a intentarlo. — no hay nada más importante que eso, y teniendo la hija que tengo, en ese aspecto, creo que no hice un mal trabajo, solo le faltan un par de años más para que le dé la vuelta al mundo y pueda declararlo suyo.
Mohini R. Khan
Mohini R. Khan
Mecánico

Volver arriba Ir abajo

Unstoppable · Mo - Página 2 Empty Re: Unstoppable · Mo

Mensaje por Lara Scott el Jue Nov 21, 2019 11:38 pm

Nuestra naturaleza, creo que en esas palabras están las claves. En una ocasión me preguntaron si no me cansaba de llevarme todo por delante, si es que no llegaba a dolerme tantos golpes como para detenerme por un momento, y sí, la respuesta honesta es que me canso, que algunas cosas me lastiman como para que cada paso me haga apretar los dientes con fuerza y poder seguir avanzando. También me canso, cada tanto, entonces busco la parada de descanso que es el sillón de la casa de mis padres, esta alfombra donde también me tiraba de niña para llorar, lo he hecho muchas veces sola en mi departamento cuando empecé a verme como una adulta y siendo adulta o no, hubo ocasiones en que necesité que mi madre me frote la espalda con una caricia como consuelo. Nosotras también nos cansamos a veces, y avanzar sigue siendo inevitable, tal como lo dice Mohini. Los pies pueden pesarnos, pero estamos en una rueda que sigue girando, no puedes detenerte, porque la vida no lo hace. Nunca, esto lo aprendí bien a los quince años, nunca el mundo se detiene para que tengas tiempo de llorar tu pérdida. Ni en este momento lo hace. Tendré que limpiarme la cara con un poco de agua en el baño y esperar a que se me pase el enrojecimiento antes de volver a la casa en el cuatro, entonces no habrá quedado rastro de que estuve lamentándome para cuando vuelva Meerah del colegio y vaya a saberse a qué hora volverá Hans, no quedaré evidencia de este momento, solo seré yo que nunca me detengo. —Quiero llegar a ese punto final contigo, Mo. Con Hans, Meerah, Mathilda y Riley—, ¿qué tan fuerte tengo que aferrarme a ellos mientras el mundo se sacude? ¿Qué tan lejos puedo llegar yo con este ánimo de arrasar con todo, si hay una guerra a la que me enfrento, que quema y consume todo a su paso?

Y soy una persona de tantos miedos, tantos, que forjé el convencimiento de que los cobardes no deberían ser tan impetuosos, pero lo soy. Necesitamos de esa voz que al final del día nos dice que no está mal tener miedo, nos saca un peso de los hombros, porque sentir miedo pareciera que está mal, si somos impetuosos, ¿a qué temer? Pero estoy sumida en esas contradicciones que impidieron que tome una dirección en mi vida y no creo que ahora la tenga, no me mentiré diciendo que sigo a los que amo, que he cambiado mi religión y mi espíritu por ellos, es solo que amarlos pesa más que todo aquello en lo que pueda creer en este momento, en que perderlos es un miedo real. Y puedo cerrarle la puerta de mi casa al mundo y sus mierdas mientras ellos estén dentro, hablarle a esta hija de lo que me hubiera gustado que sea el mundo para nosotros y que tome de su padre lo que él también desea, para que haga eso que dice Mohini. Para que construya un mundo que sea para ella, a la medida de su deseo, y tal vez sea mucho más valiente que su madre para intentarlo. —Mo, gracias por sostenerme cada vez que me caigo— musito contra su pecho, acurrucada como estoy en su abrazo porque no hay otro lugar en el mundo en el que quiera estar ahora, sigo necesitándolo como cuando tenía cuatro años y me lastimaba, —sé que de niña era fan de papá y quizá no te dije a ti tantas veces como a él lo mucho que te amaba, pero te admiro muy profundamente, mucho más de lo que nunca admiré a papá. Admiro lo fuerte que eres y te amo por hacerme sentir desde siempre que yo también soy fuerte y que podría hacerlo mejor…—, al final de todo ella es la que estuvo, la que no me abandonó, cuando tal vez le di razones para que me dejara caer en mis vacíos, no me engaño al saber que hay padres que lo harían y ella que debería ser la norma, es la excepción. Y tal vez yo pueda también ser una excepción como lo es ella.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Unstoppable · Mo - Página 2 Empty Re: Unstoppable · Mo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.