It's so fluffy ▸ Hans

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Phoebe M. Powell el Sáb Oct 19, 2019 6:36 pm

Recuerdo del primer mensaje :

No puedo decir que las últimas semanas hayan sido fáciles, porque sé que a partir de ahora no va a haber ninguna que se pueda categorizar como tal, no hasta que por lo menos las aguas se hayan apaciguado, y eso incluye ahogar a mi padre en ellas. Hasta que eso no ocurra, bajar la guardia es una tarea que se torna prácticamente imposible, y no quiero volver a meter la pata, así que estoy haciendo un gran esfuerzo por no reaccionar a la mínima, mantener una rutina constante que comprende no hacer estupideces. Que no las hago por costumbre, pero parece que alguien ahí arriba se está cebando con querer que el pasado llame a mi puerta a diario, si no es con una cosa es con otra, si no es en forma de pesadilla en figura humana directamente.

Pero tanto para una cosa como para otra, sé que tengo que aprender a cerrar etapas, incluso cuando ellas mismas se presenten como líneas paralelas sin un final concreto. Quizás debería empezar a verlas más como un ciclo, círculos cuyo principio y fin sean el mismo punto, porque sé que si miro por el comienzo, voy a querer darle un desenlace, uno que por el momento no está claro en estas tierras movedizas por las que me estoy moviendo. De igual forma, líneas o círculos, hay ciertas cosas que permanecen fijas en el tiempo, un recuerdo guardado profundo en la memoria, o algo tan simple como un peluche viejo. ¿Veis que el pasado tiene curiosas formas de perseguirnos incluso cuando nos esforzamos por enterrarlo bajo un montón de nuevas memorias? A veces es solo cuestión de dejarlas emulsionarse unas con otras, ¿y qué mejor para eso que Pelusa con su ojo perdido y orejas descosidas?

No, no penséis que voy a devolverla tal que así, me paso bastantes días recorriendo tiendas de costura en busca de un gemelo que concuerde con el ojo que aun no se le ha caído a pesar de que los años no le han hecho un favor a la coneja. Tampoco entiendo mucho de coser, pero no he querido utilizar la varita porque creo que esto requiere de una mano delicada que sé que puedo tener cuando se trata de este peluche. Digamos que si lo comparas con todas las cosas que mi hermano, Lara e incluso Mo han podido comprarle al bebé pues no parece gran cosa, porque ha perdido bastante el color y el relleno ya no es lo que era, pero estoy haciendo lo que puedo con lo que tengo, y eso, junto con la historia que viene detrás, creo que es mucho más de lo que se podría comprar con dinero.

Bien, puede que la niña que llevo dentro salga a la luz cuando tiro del brazo de mi hermano hacia el salón de casa. Le obligo a sentarse en el sillón ejerciendo algo de fuerza sobre sus hombros con mis manos, pero apenas soy capaz de contener una sonrisa. — De acuerdo, ahora quédate ahí, y no mires hasta que regrese. — podría haberla traído conmigo, pero eso me hubiera quitado de la expectación y el misterio, de modo que vuelo por las escaleras hasta atrapar el peluche y esconderlo detrás de mi espalda cuando vuelvo a estar frente a la figura sentada de mi hermano. — Te daré una pista primero: tiene bigotes y le gustan las zanahorias, una vez la ahogué en la piscina y solía estar tuerta. — se me escapa una risa, a sabiendas de que me excedí en ayuda, si no lo adivina después de esto voy a sentirme tremendamente decepcionada.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo


It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Phoebe M. Powell el Miér Oct 23, 2019 7:21 pm

Solo me atrevo a echarle una mirada cuando estoy segura de poder resistir las lágrimas, más un solo vistazo me vale para interpretar su silencio como una respuesta en sí misma. Son bastantes los segundos que espero a que hable, me gustaría saber lo que piensa a pesar de que no necesito ser adivina para conocerlo. Pero aun así no tomo la palabra, me quedo petrificada en el sitio en lo que a él parece que se le ha ido todo el color del rostro, solo atino a mover algo mi cuello cuando se levanta y me da la espalda.— ¿Hans? — porque no sé si está aquí o en otra parte, me obligo a alzar la voz, aunque se presenta como algo débil al tener los nervios a punto de explotar en mi garganta. Por ese instante en el que los dos permanecemos en completo silencio, sin que nada más que nuestras respiraciones se escuche, siento que he tomado el paso incorrecto con esto. Porque sé que dijimos que no queríamos tener secretos entre nosotros, pero a veces me ocurre que solo podemos mantenernos fieles a nosotros y a los que éramos antes de todo esto si nos guardáramos ciertas cosas. En contraste con la parte más vulnerable que sabe que no seríamos capaces de mirar hacia delante si no nos dignamos a compartirnos esto.

Me consuelo con eso, con que en algún momento tendría que poner las cartas sobre la mesa cómo he hecho en otras tantas ocasiones, bastante literal, además. Me he guardado momentos, algunos más dolorosos que otros, pero si quiero tener una oportunidad a una vida mejor, no es algo que pueda seguir custodiando por mi cuenta. He escondido mi cabeza hacia abajo en los minutos en los que el silencio se me hace eterno, abandonando la idea de que vaya a decir algo siquiera, porque los movimientos de su figura me lo dan a entender, pero lo que finalmente sale de su boca me hace elevar la barbilla en su dirección. — Hans, yo… Nunca tuve una razón por la que debieras merecer mi perdón. — no sé si se me escucha porque la garganta se me ha cerrado en la fracción de un segundo, pero no es más que la verdad. No mentiré diciendo que jamás pensé en que mi hermano se había olvidado de mí, pero era una niña, una demasiado inocente que no creía que alguien pudiera ser tan cruel. Me pasé días rondando la carretera en espera a que mi padre volviera para regresar a casa, abrazada a un conejo de peluche, fue después de día que comprendí que no daría la vuelta. Pero no se me ocurrió culpar a mi hermano por ello, no creí nunca que hubiera tenido algo que ver. Con el tiempo y el paso de los años simplemente me resigné a creer que no le importaba lo suficiente, que en efecto, no era más que una memoria para mi hermano, o ni siquiera eso.

No es algo que deba soportar, simplemente se dio así. No voy a culparte por haber hecho lo que cualquier niño de doce años hubiera hecho, los errores de nuestro padre no es algo con lo que tú debas cargar. — que ya se lo he dicho con anterioridad, pero no parece haber surtido el efecto deseado. Honestamente, pienso que nunca lo hará, que siempre habrá una parte de él que se negará a creer que no había nada que el hubiera podido hacer para cambiarlo. No obstante, tengo que reconocer que todas esas cosas que enumera me hubiera gustado tenerlas para mí. No, no perdí la virginidad con alguien que me gustara ni en una cama caliente, a pesar de que me gusta pensar que en cierto modo sí lo hice, porque recuperar la confianza después de un evento como el de aquella noche es algo que me tomó años, que no creo haberle dicho jamás a Charlie que fue, en cierto modo, mi primera vez habiéndolo escogido yo. Creo que me daba demasiada vergüenza el reconocerlo. No he tenido muchas de las cosas que él nombra y otras tantas que se me ocurren, pero tuve la gracia de encontrar poco a poco un lugar que hacer mío. No era perfecto, no llegué a él de la mejor manera, desde luego, pero ahora resulta que está viviendo conmigo en esta misma casa. No ha sido un recorrido perfecto, lo asumo, las lágrimas que empiezan a caer por mis mejillas también parece que lo reconocen y es el motivo por el que paso a observar a Pelusa cuando la menciona, así me ahorro el tener que mirarle para cuando me aparto el agua con los dedos. — Lo sé, lo siento por eso, y gracias por entenderlo, Hans. Sé que a veces no tengo la mejor forma de reaccionar o actuar, si te he contado esto no es porque quiera que te sientas miserable, sino porque para lo que vendrá ahora, para que podamos seguir siendo nosotros, si no es como antes al menos de forma parecida, creo que necesitaba ser sincera contigo. — por mucho que me cueste, por muy dolorosos que sean los recuerdos, es la única manera en la que pienso que puedo sanar. Y a pesar de ello… — Pero también son cosas que no le he contado a Charles, siento que no me miraría de la misma manera si lo hiciera, como tú tampoco lo estás haciendo ahora. — no es un reproche, tampoco esperaba que fuera diferente. — A veces siento que no se merece estar con alguien como yo, y sí, sé que voy a casarme con él y quiero hacerlo, en serio, pero no creo que ese sentimiento se vaya a ir nunca, ni siquiera con un anillo en el dedo. — no porque no le quiera, creo que ha quedado demostrado que lo hago, sino porque es difícil querer algo que está roto por dentro, y yo siento que soy un juguete bastante fragmentado como para que él tenga que estar coleccionando las piezas cuando ni yo misma soy capaz de hacerlo a veces.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Hans M. Powell el Jue Oct 24, 2019 3:56 pm

Phoebe no es la única que me ha dicho, más de una vez, que debo dejar de cargar con culpas. Estoy plenamente consciente de que era un niño, incluso más pequeño que Meerah, cuando en mi casa todo se derrumbó de la noche a la mañana y me encontré solo, con más dudas y miedos que alegrías o certezas. Pero… ¿Cómo planea que la mire sin que se me caiga la cara de vergüenza, cuando lo tuve todo y ella no tuvo nada? Estábamos en igualdad de condiciones, yo solo fui más suertudo. Si yo hubiera mostrado mis dones, mi padre también me habría subido al auto ese día, no habría sido su único hijo prodigio mientras que fingíamos que en nuestra casa jamás había entrado ningún virus. Yo era esa enfermedad, me iba volviendo más grande cada día y había cosas que explotaban cuando él no estaba. Tenía amigos, pero estaba solo. Y agradezco, de verdad, que pueda ser sincera conmigo, porque a veces creo que el mundo entero vive ocultándome cosas con el miedo de que sea el ministro quien los mira, y no yo. No soy capaz de hablar de inmediato, me doy cuenta de que estoy más ocupado en limpiarme la cara con las manos y dejo salir el llanto, uno que no sabía que tenía contenido y que, creo yo, es lo que barre algunas memorias que pensé mantener ocultas. Tal vez es bueno llorar, de vez en cuando. El agua limpia.

No digas eso. Jamás creas que no eres suficiente, en especial cuando la otra persona te demuestra que sí lo eres. ¿O crees que te hubiera pedido matrimonio de no ser así? — no sueno como yo mismo, busco carraspear para que el nudo suelte mis cuerdas vocales — Tal vez no lo recibí de la mejor manera, pero Charles parece un buen sujeto y puedo decir que te quiere. No parece la clase de tipo que viviría aquí y trabajaría en el ministerio si no buscase algo más para formar una vida contigo — y hasta donde sé por su archivo, ese que hubo que analizar dentro del ministerio para darle el trabajo, tampoco parecía siquiera el tener un futuro. Me acerco una vez más a mi hermana, tengo que ponerme de cuclillas para estar a su altura y, aunque lo dudo, mis manos atrapan las suyas — Algún día deberás decirle la verdad y, si en verdad vale la pena, será la persona que te ayudará a cuidar tus heridas y no te culpará por ellas. No es bueno avergonzarse de quienes somos, Phoebs. Me costó mucho tiempo el saberlo y… ¿Sabes qué? Tiene mucho que ver con quienes somos como personas, cómo nos conectamos con ello. Me pasé la vida huyendo del pasado y el pasado vino a tocar la puerta — la sonrisa que le demuestro es irónica, cargada de una amargura que tiñe el resto de mi cara de gris — Si tú no sanas, no importa los anillos en los dedos o la cantidad de dinero que tengas, o sexo, o lo que sea. Las cosas superficiales no arreglan las internas y, estoy seguro, de que tú tienes muchísimo para dar. Y sí, puede que las cosas estén complicadas pero… ¿Sabes qué? — me acerco a ella, la obligo a que sus ojos se choquen con los míos — Somos los jodidos Powell y nada, ni nadie, podrá contra eso. Y nunca más vamos a estar solos.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Phoebe M. Powell el Vie Oct 25, 2019 7:13 pm

No voy a poner en palabras lo que una mente pasada por alcohol tiene para decir sobre eso, pero a veces sí que creo que me ha pedido matrimonio por pena. No es más que un pensamiento que dura menos que un segundo, lo que tardo en darme cuenta de lo estúpido que suena eso, cuando no existe nadie capaz de estar con alguien por lástima. Se puede estar con alguien por interés y beneficio, pero no creo que se pueda elegir pasar el resto de tu vida en compañía de una persona exclusivamente por compasión. Al menos, si hay algo bueno que pueda sacarse de todo esto, dejando a un lado las lágrimas y confesiones, es que no tardo en sonreír aunque sea de forma sutil cuando se pone a hablar sobre Charlie. — Es un gran avance desde el ‘¿qué le viste a este tipo?’ de cuando le conociste. — repito sus palabras con un deje de humor, ese que me obliga a elevar la mirada hacia él algo más animada, a pesar de que barro mis manos por debajo de mis ojos para deshacerme de cualquier resto de agua. — Quizás el día de mi boda seas capaz a darle un apretón de enhorabuena. — el comentario hace que suelte una risa jocosa apenas estoy terminando de hablar, lo que me lleva a pensar en que no falta tanto tiempo para que eso ocurra y la idea de que él y mi hermano sean familia se me hace una conexión rara que no creí que vería nunca. No hablemos de que Hans no tiene ni idea de que estaría formando parte indirectamente de la familia de cierta ministra.

Lo sé. — asiento en confirmación a sus palabras, es un gesto vago a pesar de que saber que debo ser sincera, porque si no me lo permito, soy consciente de que a la larga podría arrastrarme hacia un lugar más profundo por no haber sido capaz de quitarme la mochila llena de rocas pesadas cuando tuve la oportunidad. Me aferro a las manos de mi hermano, las acaricio con mis dedos y no puedo hacer otra cosa que afirmar en rebote a todo lo que dice. Es en momentos como este que agradezco el haber recuperado lo que perdimos, que por mucho tiempo que haya pasado entre nosotros y por diferentes que sean nuestras experiencias, el consejo de mi hermano es algo que he aprendido a valorar. No habremos tenido la mejor infancia, pero cuando se trata de nosotros puedo decir con seguridad que somos lo que siempre fuimos el uno con el otro. — No es así como pretendía contarle a mi hermano mayor acerca de cómo perdí la virginidad, seré honesta, pero al menos ahora podemos decir que actuamos como una pareja de hermanos normales, relativamente. — trato de ponerle algo de humor al asunto, a pesar de que no hay nada en esa confesión por lo cual reír, la sonrisa que le muestro no pretende enfatizar ese punto, los dos sabemos que no somos normales en ningún aspecto.

Sus ojos tan cerca me hacen imposible el mirar hacia otro punto que no sea el azul intenso del iris, a pesar de que el comentario hace que baje la vista al ensanchar las mejillas un segundo. — Nunca el club secreto de los hermanos Powell tuvo tanto sentido como ahora. — porque espero que lo recuerde no merece de más explicación, tan solo estiro un brazo para atrapar a Pelusa y colocarla sobre mis piernas. — Pelusa Mofletes Powell aprueba de eso pese a no tener voz y será la encargada de que los futuros Powell se mantengan unidos por el resto de los tiempos. — suena a chiste, pero ya la veo pasando de Powell a Powell con los años como conservación a esa promesa que nosotros no podremos sostener por siempre. Con gracia, le pico la nariz con una de las orejas del conejo, solo para terminar estrechando el cuerpo de mi hermano contra el mío en un abrazo cariñoso. Espero unos segundos en los cuales permito que el silencio se haga paso entre nosotros antes de hacer una última confesión. — Hasta no hace mucho tiempo pensaba que moriría sola, y eso me aterraba. No es hasta ahora que me he dado cuenta de que no es la soledad lo que me produce ese sentimiento, sino el hecho de morir y no ser echada en falta, que nadie note la diferencia que de estar viva, como si ni siquiera hubiera existido, nadie que me recuerde. — no me separo para cuando hablo, lo murmuro sobre su hombro en el abrazo y suspiro. — Es a eso a lo que le tengo miedo, más que a morir sola. — porque al final, por triste que suene, todos morimos solos, pero el que nos recuerden, eso no corre por nuestra parte.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Hans M. Powell el Sáb Oct 26, 2019 3:37 am

¿Quieres que te sea sincero? — revoleo un poco los ojos, aunque sonrío a medias — Nadie quiere saber cómo es que su hermanita ha perdido la virginidad, no me importa que lo he dado por asumido, si consideramos que te vas a casar — además del bebé que ha perdido y del simple hecho de que Phoebe no tiene la mentalidad de alguien que se reservaría para el matrimonio. De todos modos, hubiese preferido el creer que Charles fue el único, pero son tonterías mías que no debería pegarle a ella solo porque aún me cuesta verla como una adulta — Pero te escucharé siempre que lo necesites, me guste lo que tengas para decir o no. Es lo que hacen los hermanos — creo que le he estado dando esa lección desde que éramos niños, pero a estas alturas es bueno recordárselo. Porque Phoebe es una persona que, me guste decirlo o no, no tiene demasiada estabilidad emocional como para que no sea necesario repetir una y otra vez que no está sola, que vale la pena, que somos un equipo.

Sí me río con algo más de autenticidad porque parece que retrocedimos en el tiempo, el Club de los Hermanos Powell ahora podría sumar a dos niñas que también serán hermanas y tendrán sus propios secretos, hasta que se unan sus primos que, alguna vez, espero que lleguen. Estábamos solos y ahora hay una infinidad de posibilidades, pongo gran parte de mis esperanzas en mis hijas y confío que, algún día, se cuiden de la misma manera que Phoebe y yo lo hacemos. Si hay algo que planeo inculcarles, cueste lo que me cueste, es que jamás van a estar solas porque siempre habrá una familia allí para ellas, por muy oscuro que se vea el camino — Pelusa, Guardiana y Caballera de la Mesa Powell — arrugo la nariz por ese toquecito, estoy seguro de que hemos viajado al pasado por cinco segundos. ¿Esto no sería algo que conversaríamos en mi cama, junto a mis juguetes de ciencia ficción? ¿O frente a su mesa de té, esa que tanto me gustaba desordenar? No lo apunto, no llego a hacer ninguna acotación antes de que su abrazo me atrape y la envuelvo contra mí, seguro de que necesitaba de ello para sentir que puedo sostenerla cinco segundos más.

Creo que puedo comprender lo que me está diciendo, pero no puedo compartir su sentimiento. He pasado gran parte de mi vida ocupándome de que las personas no olviden mi nombre, a pesar de que no sé qué concepto tienen de mí dentro de sus cabezas o en los libros de historia contemporánea. Mis manos la aprietan por la espalda porque, a pesar de que es solo unos centímetros más baja que yo, su cuerpo sigue siendo mucho más delgado y menudo, lo que me permite resguardarla contra mi torso como si fuese el caparazón que necesitamos para que los males no lleguen a tocarla — Eres una fatalista, lo sabes, ¿verdad? — busco quitarle seriedad, riéndome cerca de su oreja. Un mechón de su pelo me hace cosquillas en la nariz — No solo no morirás sola, sino que tienes a toda una familia que te recordará. Nadie sabe lo que sucede después de la muerte y no podemos controlar lo que vendrá, pero sí podemos hacer lo mejor con el tiempo que tenemos. Solo… no lo desperdicies con cosas que no puedes solucionar, Phoebe — porque yo lo he hecho y descubrí que soy mucho más feliz gozando de los regalos inesperados que sufriendo por los planes cronometrados. Apoyo mis labios en su hombro y suspiro, respirando un aroma que huele a casa a pesar de que no la hemos pisado en años — Solo quiero que me prometas una cosa — susurro — Que intentarás, con todas tus fuerzas, el ser feliz. Es lo único que me importa — para el resto, el recibir los golpes… para eso estaré yo.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Phoebe M. Powell el Sáb Oct 26, 2019 1:46 pm

No diré que espero que algún día deje de verme como su hermana menor, esa que le robaba los juguetes de su cuarto cuando no estaba mirando, que se divertía coloreando sus deberes con rotuladores permanentes o metiéndole aceitunas por la parte trasera de la camisa, porque si voy a pensarlo bien, así fue como nos vimos por última vez antes de que nuestras vidas se vinieran abajo y es comprensible que esa sea la imagen que quiera mantener de mí, mejor que la otra visión que le he dado esta tarde y que a mí también me gustaría borrar. Después de todo, nos perdimos nuestras adolescencias y juventudes, no entra dentro de la lógica el entendernos como hermanos corrientes. Pero si algo me ha quedado claro, ahora, debajo de las sábanas de su cama o juntando nuestros dedos a la orilla de un lago lleno de patos, es que para eso están los hermanos. Que mis brazos aprieten su figura con algo más de fuerza quiere remarcar esa parte, incluso cuando me sale reírme por la imagen de Pelusa que pone en mi cabeza y que me hace rebajar un poco la presión.

Mira quién fue a hablar. — replico con gracia. No es que me considere el mayor rayo de luz en este planeta, en especial después de lo que ha ocurrido en los últimos meses, pero tampoco puede decirme que él no se va por el camino de la desgracia de vez en cuando. Que, no obstante, con lo que dice a continuación me hace creer que no es la misma persona con la que me topé hace casi un año, cuando veo en su comportamiento una connotación distinta al hombre al que nada más que su trabajo le interesaba. Eso me alegra profundamente, puedo decir que la sonrisa que se me aparece pretende demostrarlo, a pesar de que él no es capaz a verla. Cuando me sale con esa promesa me fuerzo a romper con el abrazo, sé que es una petición honesta y que es además bastante seria, pero aun así me permito el bromear. — Creo que estamos un poco mayores para promesas con meñique, pero podría hacer una excepción ahora que nadie mira. — chasqueo la lengua en diversión, ladeo un poco la cabeza al observar su rostro desde mi posición y la sonrisa se me pierde un poco de las mejillas. — Pues claro que lo haré, ya lo estoy siendo. — y para no caer en la sensibilidad de nuevo, que ninguno quiere llorar ahora mismo, vuelvo a picarle la nariz con el peluche en lo que vuelvo a sonreír.
Phoebe M. Powell
Phoebe M. Powell
Profesor del Royal

Volver arriba Ir abajo

It's so fluffy ▸ Hans - Página 2 Empty Re: It's so fluffy ▸ Hans

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.