Setting suns · Priv.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Setting suns · Priv. - Página 2 Empty Setting suns · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Vie Jul 19, 2019 7:55 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Mediados de octubre...

Un mes después, sigo equivocándome con los lugares de las cosas en el taller ministerial que reconstruyeron, después de que el edificio se desmoronara casi entero a principios de septiembre. Me muevo de un sector a otro, olvidándome donde dejé una herramienta, para luego encontrarla en la misma mesada donde estuve sentada dos minutos antes. Acuso de mi desorientación a los cambios en el taller, a que todavía no me acostumbro, y es cuando paso casi cinco minutos mirando a la nada, tamborileando mis dedos sobre la superficie metálica de una de las mesas, que me doy por vencida. Estoy fuera de mí, distraída hasta por la pelusa que flota en el aire. Mi cabello cada vez más largo lo vuelvo a sujetar en una coleta tirante, a ver si así me aclaro los pensamientos, y toco los mechones con la duda de si tengo que cortarlo. Deslizo mi banqueta por las baldosas con un chirrido, apartándome de las piezas que quedan desperdigadas sobre la mesa, y decido salir a respirar un poco de aire y pasar por esa cafetería que está a una cuadra a buscar algo que me espabile.

Entre la gente que llena el ascensor, estoy tecleando qué tanta cafeína se puede tomar al estar embarazada, porque ahora cada cosa estúpida la busco por culpa de mi ignorancia absoluta y no quiero meter la pata. ¿200 mg? ¿Un café chico? ¿PARA TODO EL DIA? Aparto mi mirada de la pantalla al abrirse la puerta del ascensor, me resigno a tener que pedir patéticamente leche de almendras. Salgo de mi ensimismamiento al reconocer un rostro entre los últimos que suben al ascensor, guardo el teléfono en mi bolsillo y cuando llegamos al atrio, acorto los pasos para llegar a ella. —¡Jess! Ha pasado un tiempo…— la saludo, con lo que es un comentario inofensivo para cualquiera que lo escuche, si no fuera porque la última vez que la vi fue en el mercado de esclavos hace unos buenos meses y esta vez, como en ese entonces, creo que es más lo que nos decimos con las miradas que con las palabras, que fue así como supe que contaba con su silencio para no contarle a nadie las veces en que notó que me quedaba hablando con cierto muchacho en el mercado más tiempo del debido y que para ser una visita frecuente, nunca compraba un esclavo.

El atrio del ministerio no es el mejor lugar donde me pondría a hablar de los viejos tiempos con ella, así que apunto a la puerta que nos lleva a la libertad. —¿Tienes un rato? Estaba saliendo a comprarme un café— apunto en una dirección con mi dedo índice, y cruzo por encima con el otro, —Pero puedo invitarte a tomar algo como agradecimiento por favores antiguos— lo dejo así, con una sonrisa. —Y para celebrar, ¿eres la nueva jefa de cazadores, no?—. Esto me provoca una sensación agridulce, lamento que Audrey se haya ido como se fue, la manera en que eso lastimó a Meerah, pero por Jess me alegro… claro que un cargo así… en este lugar. —¿Es para celebrar, no?—. Sé que no comparte del todo como se hacen las cosas y otra vez creo que este no es el mejor lugar para hablar, guardo mis manos en los bolsillos y muevo mi barbilla para indicarle que salgamos.


Última edición por Lara Scott el Lun Jul 22, 2019 2:15 am, editado 1 vez
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo


Setting suns · Priv. - Página 2 Empty Re: Setting suns · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Dom Ago 11, 2019 4:06 am

¿Por qué si es algo maravilloso estoy temblando por culpa del miedo que acabo de exteriorizar en palabras que sacan de mi pecho más de lo que ha cruzado por mi mente? Es cuando me escucho a mí misma, que la verdad de lo que digo me sacude, y es que he decidido crear para este bebé una burbuja que lo aísle del mundo, esconderlo a ojos de todos dentro de la seguridad de mi cuerpo y buscar en su padre el aliado para que nada pueda lastimarlo. No es un sentimiento que me esperaba experimentar, pero no me engaño con una extraña nobleza que en realidad no tengo, es otra vez mi egoísmo que me incita a tomar con ambas manos y cuidar algo que sí, que es maravilloso, que se me ha dado y no quiero que nadie me lo quite. Pero si algo me ha quedado claro en todos estos años, a pesar de mi nota de esperanza y del consuelo que me brinda Jess con un abrazo en plena acera, es que la vida nos da en un segundo algo que podemos rozar con nuestros dedos, quitarnos luego y condenarnos a una búsqueda de ese algo que nunca concluye, engañándonos a nosotros mismos con la idea de encontrar algo que se sienta similar.

Nunca he sido tan consciente de mis errores, sobre los que pende un castigo que llegará algún día, y de mi propia mortalidad que es contraste de la vida que se encendió como una chispa en mi vientre, que podría llegar a ser más de lo que yo nunca seré. Y por eso miro a Jessica con la intención de hallar esa complicidad que reconocí en ella durante mis idas y venidas al mercado, lo irónico de todo para mí ha sido siempre que guardé secretos a las personas más íntimas de mi entorno y encontré plena confianza en extraños, que no dudo de la promesa que me hace. No sé por qué, debe ser el miedo mismo que nos prepara para las tragedias, que vislumbro la posibilidad de no hallarme algún día capaz de proteger a esta criatura y quiero creer que de todas las caras con las que me he cruzado alguna vez, haya un par de ojos que se fijen en él o ella.

Espero que las cosas mejoren— lo digo con un suspiro que tarda en extinguirse, me ha quedado la expectativa, puesto que no podré hacerlo con mis manos. —Porque, ¿acaso las cosas pueden empeorar? Ni lo bueno ni lo malo es eterno, todo tiene que acabar en algún momento. Si lo malo ha durado tanto, ¿tiene que venir algo mejor, no?— pregunto. Es demasiado el tiempo que una misma persona ha ocupado el puesto de ministra, Jamie Niniadis apenas si me muestra en las últimas fechas, es una sombra de lo que alguna vez fue como líder. El ocaso también le llega a los héroes y tiranos, que es cierto que bajo el sol todos somos mortales y los últimos vestigios de luz al final del día, nos recuerdan siempre que estamos hechos de finales y comienzos. —Tienes que cuidarte, y es en serio, Jess. No solo porque te acabas de comprometer a cuidar y llevar de excursiones a esta criatura…— a pesar de mi tono grave, ladeo una sonrisa hacia ella. —Sino porque todos en este maldito lugar son prescindibles, se mueven descartando vidas todo el tiempo como si fueran piezas—. ¿Qué puedo decirle yo que su pasado no le haya demostrado? Aun así, meneo mi cabeza de un lado al otro. —Que yo lo que creo a este punto, es que cada vez que a alguien en el ministerio lo ascienden a un puesto, no le están dando un premio, sino un sillón con una maldición. Y el tiempo empieza a correr diferente para esa persona, se va consumiendo, a veces lentamente. Es cuando va rápido, que debes tomar la primera salida de escape, antes de que el tiempo se agote— divago. Sacudo mi cabeza para espabilarme, apartar ciertos pensamientos que vuelven a importunarme. Necesito de ese café.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Setting suns · Priv. - Página 2 Empty Re: Setting suns · Priv.

Mensaje por Jessica D. Voznesenskaya el Mar Ago 13, 2019 4:16 pm

Si no supiera que es imposible viniendo de mí, diría que la simple idea de imaginar a alguien a quien aprecio siendo madre, mi instinto maternal parece despertar. Más que despertar, en todo caso parecería nacer, porque siempre he considerado que jamás ha existido en mí ni una pizca del típico deseo de maternidad que suele asaltar a la mayor parte de mujeres cuando ven a un bebé especialmente adorable. Incluso Liam se ha resignado a asumir la idea de que nunca voy a querer tener hijos, y aunque nunca se lo he dicho, llevo tiempo planteándome la idea. Sin embargo, pensar en el mundo en el que vivimos y en los riesgos que tiene formar una familia en plena guerra, es lo que siempre me ha acabado disuadiendo. Bueno, eso y el hecho de imaginarme cambiando pañales y limpiando vómitos. Es por ello que logro hacerme una ligera idea de lo que debe de estar sintiendo Lara en este momento al pensar que su hijo o hija nacerá en una situación peligrosa en la que llevamos años sumidos y que de momento no tiene pinta de disiparse tan repentinamente como nos gustaría a todos.

No tengo ninguna certeza, pero prefiero pensar que llegará un momento en el que recordemos esto como viejos y malos tiempos, un momento en el que contemos estas historias a nuestros hijos tomándolas como simples malos recuerdos de una época oscura, momentos en los que por una vez en siglos, humanos y magos dejen de estar enfrentados y asuman que aunque existen diferencias entre nosotros, estas no son tan insalvables como algunos nos quieren hacer creer. He conocido a tanta gente que habla como Lara, en un anhelo de cambio, que a veces me pregunto por qué todos pertenecemos a una guerra con la que nadie parece estar del todo a gusto. - Claro que sí, mejorará - Aprieto un poco las comisuras de mis labios en un intento de sonrisa, porque aunque me encantaría creer en mis propias palabras, me veo a mí misma imaginando mil escenarios en los que la situación sí podría empeorar. Y ojalá no creyese en ellos más que en los de paz.

Ver cómo se preocupa nuevamente por mí me hace estar tan agradecida que me parecería demasiado redundante volver a expresarlo. - Tendré cuidado, aunque sólo sea por no privar a tu hijo de la tía guay que le comprará su primera cerveza cuando tenga dieciséis - Trato de bromear, pero no puedo menos que plantearme sus palabras. No es la primera vez que lo hago por mi cuenta, y sé que la conclusión a la que llego siempre es lo peligroso que es estar donde estoy y pensar como pienso. Es, sin duda, una combinación que puede llevarme al peor de los finales, pero puedo jactarme de ser bastante cuidadosa con mi seguridad, aunque no toda ella dependa siempre de mí. - Te prometo que en el momento en el que las cosas se pongan feas no me verán el pelo - Y cuando lo digo sueno más convincente de lo que pensé que podría sonar. - Tú también tienes que cuidarte mucho, ¿vale? A veces sólo hace falta mala suerte o falta de precaución para que algo salga mal - No podemos obviar el hecho de que no todos los que han acabado de forma drástica tenían un puesto alto. - Ten ojos en todas partes - Zanjo el tema con ese simple consejo, mientras consigo vislumbrar a lo lejos la cafetería a la que nos dirigíamos y puedo sentir como se me hace la boca agua pensando en su café y en la segura banalidad de los temas que suelen tratarse en ellas.
Jessica D. Voznesenskaya
Jessica D. Voznesenskaya
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Setting suns · Priv. - Página 2 Empty Re: Setting suns · Priv.

Mensaje por Lara Scott el Sáb Ago 17, 2019 5:57 pm

Tenemos un trato— sigo a su broma, que si Jess me promete que será de quienes tendrán sus ojos puestos en este bebé que algún día será una persona con decisiones que no sé de a dónde le podrían llevar, mis miedos se serenan un poco. Es que con la contradicción de ideologías que somos con Hans, criar un hijo es la apuesta más arriesgada que hacemos al azar. Podría compartir sus opiniones, seguir las mías, forjar las propias, dependerá también de que tanto cambiará el mundo para entonces. La esperanza de que pueda ser mejor que éste, no tiene mucho que ver con quienes serán los que gobiernen, sino con que habrá personas que podrán tomar la mano de este niño o esta niña en cualquier momento del camino, por si no estoy. No importa si ahora soy quien elige quedarse, si otros se van, soy de las que creen que todos nos volvemos a encontrar y si no soy yo, será este bebé.

La mala suerte o un despiste, sólo eso basta para que todo se eche a perder, para que fracase en esta intención mía de mantenerme en equilibrio sobre una cuerda fina y frágil. Nos estamos arriesgando a ello con cada paso que damos, que en medio de la ciudad, todos los oídos y todos los ojos pueden ponernos en riesgo si nos escuchan. Muevo mi barbilla en un asentimiento a su consejo, que no volveré a pronunciar las palabras que he intercambiado con ella ante nadie más, se quedarán enterradas en mí y tal como se lo propuse a ella también, hasta los pensamientos de mi mente esconderé, de tal manera que parecerá que no existen, seré cada vez mejor mintiendo. Cruzamos la calle para entrar a la cafetería en el momento en que la puerta se abre para que un par de personas salgan, y en esta ciudad, bajo este sol, no se podrá ver que miento, las sombras de mi mente ocultaran todo lo que fui y eso que nunca podré dejar de ser, solo queda ocultar.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Setting suns · Priv. - Página 2 Empty Re: Setting suns · Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.