The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas

It's only chaos | Hans

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's only chaos | Hans - Página 4 Empty It's only chaos | Hans

Mensaje por Lara Scott el Sáb Mayo 18, 2019 7:08 am

Recuerdo del primer mensaje :

Estoy tan distraída que retraso mi partida del taller para poder acabar con un detalle que ha consumido dos horas de mi tiempo, cuando en días regulares no me lleva más de treinta minutos. Me deshago de la expresión abatida de mi rostro al pasar una mano sobre mis párpados cerrados, cuento hasta diez para que la frustración no se convierta en rabia inadecuada hacia otro de los mecánicos que me pregunta si me siento bien. Pierdo el sentido del orden de los números, no acabo la cuenta. Mascullo una respuesta que lo mantiene en la distancia que corresponde. Me reconozco taciturna, con mi mente atravesada por pensamientos de otros lugares y otras personas, pero nadie podría decir que me comporto diferente a otros días. Mi ensimismamiento me caracteriza, ignoro a la mayoría que se despide cuando llega la hora y simulo seguir trabajando en lo mío. Cuando abandono los guantes todavía quedan dos o tres mecánicos en el lugar, y me demoro unos minutos hasta salir al pasillo donde llamo al ascensor. Mi mirada está puesta en la puerta, así que cuando se abre choca de lleno con el rostro de Hans, pese a que hay otra cara en el reducido espacio. Que no me pregunten dentro de diez minutos, porque ni siquiera podré decir de qué color era el traje de la mujer. Entro al ascensor y me recargo en el fondo, con mis manos entrelazadas a mi espalda, ubicándome detrás de los otros dos ocupantes.

Los segundos que tarda en descender a los siguientes pisos se prolongan demasiado. La mujer baja en uno de los últimos, así que supongo que es de esas secretarias que solo vuelven a su casa a dormir y se levantan al cabo de cuatro horas para ordenar la agenda de su jefe. A su favor, diré que mi semblante se ve más cansado que el suyo. Recobro un poco de ánimo al dar un paso para quedar de pie al lado de Hans y mirarlo con una media sonrisa de lado al tiempo que la puerta se abre al vestíbulo. Tengo una sensación de deja vú que me hace preguntar: —¿Tu casa o la mía?—. Pero no tengo la menor intención de volver a poner un pie en el muelle de la Isla Ministerial esta noche, y de poder evitarlo, tampoco en otras. —Tendrá que ser la mía— tomo la decisión por los dos, no me puede discutir de que es la mejor de todas las opciones. Mis vecinos no tienen tanta fama como los suyos, así que los rumores en mi edificio no prosperarán más allá del corredor compartido y una vez que crucemos la puerta, todo el espacio se reduce a nosotros. Eso es lo que me gusta de mi casa, ese espacio es absolutamente mío, como lo son pocos sitios en NeoPanem.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo


It's only chaos | Hans - Página 4 Empty Re: It's only chaos | Hans

Mensaje por Lara Scott el Miér Mayo 29, 2019 9:03 pm

Eso dicen de las reconciliaciones, ¿quieres comprobarlo?— pregunto con una expresión traviesa que se asemeja a la suya, mi boca se ensancha en una sonrisa que puede percibirse en el beso que me tiene demorada en sus labios. —Las cama no deberían ser para pensar, sino para actuar— bromeo dando otro sentido a sus palabras anteriores. Mantengo mis dedos en la línea de su mandíbula como el límite del que no puedo pasar, suspiro al sentir el roce de sus palmas por mis brazos que se erizan a su contacto y soy consciente de la piel expuesta que ha quedado al desvestirnos. Mi pecho se mueve con las pausas de mi respiración y tomo aire por mis labios entreabiertos, inclinándome hacia su mano que retira parte de mi cabello. Redescubro sus rasgos en la penumbra de la habitación, puedo marcar donde las sombras se acentúan y sus ojos son el único destello de claridad. —Así parece— contesto, y lo que no sé es cuánto va a durarnos este nuevo trato, las reglas se definen con cada partida y tengo unos pendientes que resolver para saber en qué posición me encuentro.

Sujeto su boca otra vez como si fuera una inhalación de aire, lo busco cuando se aparta al cabo de unos segundos. Detengo el movimiento de inclinarme hacia él al sorprenderme de que traiga a colación lo que creí que no respondería y que por su silencio daba por sentado que quedaba fuera de la discusión por esta noche. Noto que obtengo más que una confirmación de que en cualquier sitio seguiría deseando esto. No puedo retractarme en lo que quedaba implícito en mi petición, de lo que él se hizo cargo, el asumir esto a pesar de nosotros mismos y también de otros. Me recorre el pánico otra vez, pero tengo sus dedos sosteniéndome por la cintura y no importa lo rápido que todo este girando para mí, si el vértigo me hace caer será sobre su cuerpo. Puedo retraerme un par de pasos cada tanto, asustada por esto y para convencerme de que todavía puedo volver al terreno de lo seguro y lo conocido si esto termina de improviso de una mala manera. Lo que me incita hacia adelante otra vez es saber que, como sea, no hay manera de volver a lo que fue quedando atrás. —Puede que esté sucediendo en este mismo momento, algo en alguna parte del universo acaba de colapsar por nuestra culpa— me sonrío, bajo mi rostro para respirar en su cuello y mis manos se van deslizando por su piel. —Aquí estamos, provocando un pequeño caos— susurro.


Última edición por Lara Scott el Jue Mayo 30, 2019 5:40 am, editado 1 vez
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

It's only chaos | Hans - Página 4 Empty Re: It's only chaos | Hans

Mensaje por Hans M. Powell el Miér Mayo 29, 2019 9:36 pm

¿Debería tomar eso como una propuesta indecente? — es una broma susurrante, pero que toma parte de la intimidad creada por nosotros mismos para hacerse un espacio en el aire. Coincide con nuestro pacto, es la firma que necesitaba para saber que no puedo retractarme de absolutamente nada y sé que, en el fondo, tampoco estaba pensando en hacerlo. Lo sé porque me pierdo en sus caricias y en la cercanía que me regala en respuesta a mis palabras, arrebatándome la sonrisa ante la imagen poco probable de alguna parte del universo estallando en un colapso que no hemos podido prever ni que tampoco buscamos evitar. Mis ojos se cierran en respuesta a sus caricias y acomodo mis brazos a su alrededor, pasando un ligero masaje entre su pelo a la altura de su nuca — Provocar un caos contigo es todo un honor — murmuro con la sonrisa acentuando el tono de mi voz. Se siente lo suficientemente bien como para hundir mi cabeza contra su cabello y buscarla como si fuese la posición más cómoda para conciliar el sueño. La estrecho contra mí, seguro de que puede sentir mis latidos cerca de sus manos, que mi respiración barre sus mechones con cada inhalación. Por extraño que parezca, me descubro donde deseo estar, en una porción de un colchón que es demasiado pequeño como para que yo pueda sentirlo como todo un mundo. Tras un momento de silencio, me oigo desear un buenas noches algo quedo, sellando la paz que no sé cuánto piensa durar. Solo reconozco cierta plenitud hasta que me rindo ante ella y la vulnerabilidad de dormir en un abrazo genuino.

Mis ojos se abren antes de cualquier alarma y me encuentran como me recuerdo, un poco más ladeado hacia el costado tal vez, y estoy seguro de que mis piernas se han estirado hasta interrumpir en el espacio personal de la mujer que duerme conmigo. No tengo que repasar los hechos de la noche anterior, porque en cuanto la consciencia va regresando a mí con cada uno de mis parpadeos, la memoria se burla de mí mismo. Me muevo con el cuidado de quien busca evitar ser un fastidio y con apenas un toque en su pómulo, doy por sentado que sigue durmiendo. Me deslizo fuera del abrazo lentamente, dejando que su cuerpo se acople al colchón en el sitio donde antes me encontraba, hasta poder sentarme y buscar mi pantalón. La tablet me indica que mi horario de gracia se ha terminado, que la rutina me llama y hay cosas que tengo que solucionar. Vestirme es más sencillo de lo que pensé que sería, estirar el saco sin arrugas me hace sonreír para mí mismo. Para cuando me pongo los zapatos y acomodo uno de los gemelos del mi saco, me recuerdo a mí mismo los cabos pendientes de anoche. Hay cierta sensación de culpa cuando me enderezo en dirección a la cocina.

El aroma a café me invade mientras me mantengo con los brazos cruzados apoyado en la mesada, con los ojos fijos en el anillo que hemos dejado olvidado y que no se movió del mueble donde terminó al provocar un pequeño desastre. Lo tomo con cuidado y chequeo una vez más las iniciales que condenan mi situación, como si fuese una enorme burla. Agradezco que la casa no es muy grande, asomarme por el pasillo me basta para chequear que Lara sigue durmiendo y mordisqueo mis labios en señal de meditación. Sé lo que tengo que hacer y sé lo que dirá al respecto, pero no tengo más opción. En instantes, me encuentro apoyándome en la cama para poder asomarme por encima de su hombro y besar detrás de su oreja — Debo entrar temprano al trabajo, así que te dejo el desayuno listo — es un anuncio demasiado matutino, demasiado hogareño, tanto que se siente fuera de lugar. Ni siquiera recuerdo haberlo dicho alguna vez en mi vida, pero sé que anoche se rompieron varias normas. Con un rápido beso en su mejilla, me alejo para salir de la habitación. No es hasta que estoy fuera del departamento y camino por la calle que abro el puño, donde el anillo que me he quedado reposa como una ligera traición. Me desaparezco, a sabiendas de a quién debo llamar para que se mueva en el norte, porque Lara ha dicho algunas cosas fuera de su voluntad: estamos buscando a un chico que cuida de otros, que no está solo y, que sobre todas las cosas, ha vendido este anillo a cambio de comida. Y sé que eso es suficiente para mí.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

It's only chaos | Hans - Página 4 Empty Re: It's only chaos | Hans

Mensaje por Lara Scott el Jue Mayo 30, 2019 6:56 am

Si quieres tomarlo como una propuesta, puede que lo sea…— murmuro en respuesta, nuestras manos moviéndose en el otro con algo más parecido a la ternura que al deseo, presente la misma ansiedad de sentirnos que me hace estrechar el abrazo para esconderme en el calor que emana de su pecho, relajándome con sus caricias y pensando en cómo logramos apaciguar lo que elegimos llamar como un poco de caos. Se duerme cuando el sueño todavía me resulta esquivo, estoy pendiente de sus respiraciones y en como su agarre otorga un nuevo tipo de comodidad a una cama que creía conocer demasiado bien. Extiendo todo lo largo de mi cuerpo enredando mis piernas entre las suyas, y no hay manera de que logre abarcarlo entero, me acurruco con un suspiro sobre su pecho. Uno a uno, se van apagando mis pensamientos, los que me perturbaron en los días pasados y los que me previenen de todo lo que puede venir. Los latidos de su corazón bajo mi oído marcan el ritmo que me induce al sueño, todas las imágenes que elabora mi mente son apacibles y me siento descansada cuando mis ojos se vuelven a abrir por el movimiento en el lado opuesto de la cama, lo veo incorporarse y finjo que sigo dormida dándome la vuelta para quedar de espalda a la puerta por la que sale, mientras mi memoria al despertar acomoda cada cosa dicha en la noche. Necesitaré de cada una de esas palabras para saber interpretar su regreso, para contestar a su saludo con una sonrisa adormecida y relajarme al roce de un beso rápido en mi mejilla, para no tomarlo como un error y en cambio como algo nuevo entre los dos, que estamos en la tarea de entender cómo funciona, si puede funcionar para nosotros.

Si hay algo que marca la diferencia de nuestra despedida de otras con el mismo tinte hogareño, es la falta del anillo en la mesada. Mi mirada está puesta en el sitio vacío que quedó mientras bebo lentamente del café tibio. No era mío para empezar, no pensaba guardármelo. Ese maldito anillo era como una sombra en mi casa, una criatura que silenciosamente tomaba forma y fuerza para perturbar a su portador, tal vez un efecto reservado a quienes no debían tenerlo. Elegí dárselo, que fuera quien se lo llevara, cuando lo coloque en su palma. La confirmación de la muerte de Coco para compensar el que no le trajera al chico, porque no pensaba hacerlo. Me esperaba que se llevara el anillo entonces, que su decepción lo hiciera marcharse. Pese a todas las cosas que sucedieron a partir de ese momento, el que recogiera el anillo esta mañana y se lo llevara, no puedo decir que me sorprenda. No colaboraré con su búsqueda, creo que ha entendido ese punto, pero no cambia el hecho de que él tenga que seguirla. El café me sabe más amargo de lo habitual, y sé que esa sensación en mi garganta acompañada de una opresión en mi pecho, se presentará en más de una ocasión. Y que a pesar de ello, del desastre que somos para la conciencia del otro, posiblemente nunca hemos experimentado con nadie más lo que nos provoca estar cerca y encajamos de una manera en la que todos los errores se sienten bien. No importa lo que lleguemos a ser para el otro, el tiempo que pueda durar. Esto nos sacudió lo suficiente como para quede en nuestra memoria lo que se siente enloquecer, perder voluntad y juicio por algo más fuerte, por alguien que no deberíamos hacernos sentir así, y entonces si algún día caemos en la apatía del mundo, tener algo que evocar para saber lo que se siente estar vivo, que alguien puede rozar nuestra piel y encender el alma. No se puede escapar de eso, no hay Norte que valga.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

It's only chaos | Hans - Página 4 Empty Re: It's only chaos | Hans

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.