The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

El club de las viejas chismosas

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty El club de las viejas chismosas

Mensaje por Sami Zakaria el Miér Abr 03, 2019 4:31 pm

Junio

La verdad no comprendo tanto secretismo y habladuría al mismo tiempo por parte del señor Lackberg en todo el camino, parece que quiere contarme todo sobre lo que va a ocurrir pero a la vez hay una fuerza suprema que lo obliga a guardar el secreto "Ya verás como... en realidad no vas a hacerlo. Pero será genial. No puedo decirte nada, pero me gustaría", está poniéndome algo nervioso. Tampoco comprendo por qué me veo obligado a acompañarlo ya que técnicamente soy el esclavo de su hija, no suyo, pero supongo que tiene derecho ya que después de todo... él ha pagado por mí. Aún así no puedo quejarme, es un día de campo y ¿Quién podría negarse a eso?

Llegamos al lugar y me lanza su abrigo y una maleta antes de ir a reunirse con sus compañeros de trabajo unos cuántos metros más allá. Ignoro si hay un sitio para esclavos pero supongo que es el rincón en la sombra en donde hay varias personas con las caras largas así que me acerco allí y acomodo las cosas del señor Lackberg sobre una silla. Todo parece indicar que comerán carne asada, jugarán golf y tomarán sol en los sofá de exterior que adornan el hermoso jardín. Ya me buscará cuando quiera una copa... O no, pues veo que hay meseros.

Suspiro y me concentro en los presentes. Creo ver un rostro conocido, aunque no estoy seguro ya que ambos estamos bastante diferentes desde nuestro último encuentro... En mi caso, mi cabello está mucho más brillante, ya gané algo de masa muscular y no tengo las terribles ojeras que adornaban mi rostro durante mi último período en el mercado - ¿James? - pregunto acercándome a su pequeña mesa ratona con una sonrisa - Pero que bello te ves sin el olor a mierda y la sombra de la desolación - bromeo antes de darle un abrazo - No puedo decir que me alegro de que te hayan comprado pero... Me alegro de que ya no estés allí.
Sami Zakaria
Sami Zakaria
Esclavo con dueño

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por James G. Byrne el Miér Abr 03, 2019 10:57 pm

Me parece una total falta de respeto el que me saquen de mis tareas habituales para tener que atender a cualquier mago o bruja que me lo pida. Claro, es obvio que tengo que acompañar a mi ama porque así lo dice el contrato implícito de los esclavos, pero el saber que cualquiera tiene el derecho a pedirme lo que sea y el tener que obedecer sin chistar me pone de malas. Casi tanto como el tener que ver cómo los ricos se llenan de porquería a costa de lo que le falta a los demás, algo que me enferma de sobremanera.

Me encuentro sentado en una mesa demasiado pequeña, en especial para mis largas piernas, así que básicamente estoy abrazado a las rodillas y estoy seguro de que el malestar se me está plasmando en toda la cara. Intento contener los resoplidos de fastidio, puesto que tengo prohibido el siquiera mostrarme disconforme con una situación que, en palabras de mi ama, debería hacerme sentir agradecido con mi suerte. Las bolas. Estoy lo suficientemente irritado como para gruñir en cuanto oigo que alguien llama mi nombre, y tengo que agradecer que no se trata de ningún brujo cuando volteo el rostro. Es más, las facciones son tan familiares que me sorprende de un modo agradable, tanto como pararme todo lo rápido que me lo permite el reducido espacio sin acabar atorado en la mesita.

¡Y tus ojos parecen menos saltones de lo normal!— es una exclamación sincera, de esas que ensanchan una sonrisa a pesar de las palabras que otros se tomarían de mala manera. Recibo el abrazo con más ganas de lo que jamás hubiera creído, estrechando su cuerpo con efusión. Ni recuerdo la última vez que nos vimos, pero tampoco conservo las memorias del mercado con tanto cariño — ¿A mí? ¿Cuándo fue que te compraron a ti? ¡Creí que seguías en ese infierno de segunda! — me separo para poder echarle un vistazo y, de paso, no demostrar tanto afecto a sabiendas de que pueden pillarnos. Aún así, lo sujeto de un hombro para darle un apretón — También te tocó un pez gordo, ¿no es así?
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Andrew H. Keogh el Sáb Abr 06, 2019 7:45 pm

Se que a estas alturas debería estar acostumbrado al comportamiento de mi dueño, pero no podía decir que fuera fácil el hacerlo cuando el hombre se comportaba como una bola de energía contenida la mitad del tiempo, y como un oso perezoso en sus últimos momentos la otra mitad. En un principio había considerado el que tuviese que ver con la droga que ingería, pero su consumo era irregular y no importaba en qué cantidades fuese, su personalidad era una especie de lotería en la que podía salir cualquier número. Es por eso que, cuando me pidió que lo acompañase a una especie de día de campo con sus colegas, fue mi misión personal el hacer que evitase ingerir cualquier tipo de sustancias al menos durante las veinticuatro horas anteriores al evento.

No lo conseguí, así que simplemente termine por resignarme.

Claramente llegamos algo tarde al evento, pero a nadie parece importarle. Hay demasiada gente hablando en pequeños grupos y sin prestar atención a sus alrededores a menos que alguien se acerque a hablarles. Riley solamente se limita a preguntarme si estaré bien, y cuando le aseguro que no tengo inconvenientes, desaparece de mi vista en pocos segundos.

No tardo en encontrar el área destinada a los nuestros, y cuando lo hago, me sorprende reconocer a un fideo a la distancia. No tardo en apresurarme a paso seguro, y cuando estoy a las espaldas de Jim, no dudo en ponerle la mano en el hombro con algo de fuerza. - ¿Pez gordo? ¿Quién te ha dado el derecho de hablar así de un mago? - Quiero tratar de agravar mi voz para que no me reconozca, pero no puedo porque el bufido divertido que se me escapa me termina delatando. - Me haces sentir orgulloso Jimbo… ¿Quién es tu amigo?
Andrew H. Keogh
Andrew H. Keogh
Tributo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Sami Zakaria el Lun Abr 08, 2019 3:33 pm

Sonrío rodando los ojos pues hace mucho que decidí que lo saltones de mis ellos serían algo positivo de mi apariencia física y no un defecto... Sobre todo luego de que mi madre se la pasó de médico en médico cuando era niño pues estaba segura de que tenía un tumor cerebral empujándolos desde adentro. En fin, una anécdota que me llevaré a la tumba, por supuesto - Y eso que me veo obligado a entrecerrarlos por el sol, un esclavo con lentes no sería bien visto - respondo al fin. Será mi próxima meta, conseguir unos bellos lentes de sol espejados para usar cuando arreglo el jardín.

- No sé la fecha exacta, pero fue luego de la segunda vez que creí estar muriendo - pues a veces ni sabía cuando era de día y cuándo era de noche. Estar encerrado allí te termina volviendo loco. No es dramatizar pues estoy seguro que de no ser por la sanadora que me curó de contrabando, habrían sacado mi cadáver por la noche y James jamás me habría visto de nuevo.

Estoy por contestar a su segunda persona cuando veo como un rubio, guapo y de bellos ojos se acerca al joven y tras poner una mano sobre su hombro empieza una especie de regaño. Solo me lo creo por unos cortos segundos y entonces vuelvo a respirar con normalidad - Sami Zakaria y sirvo a tres personas que podrían matarte por sugerir que son gordos de cualquier forma - me presento tendiéndole la mano. No llevo mucho con los Lackberg pero por lo cerrados que son con el mundo, dudo que tengan la confianza con alguien para que los llamé así y no ofenderse... Además de que los tres están en excelente estado, excepto Ivar que ya comienza a lucir una ligera barriga de señor añoso.

Recuerdo que James mencionó a un tal Andrew en algunas ocasiones mientras estábamos en el mercado y me pregunto si se trata del que está frente a nosotros. Sería interesante por fin mantener una charla con el revolucionario aunque dados ciertos arranques que tuve últimamente dudo que sea lo mejor para mi supervivencia. Estoy más maleable, no le costará convencerme de hacer una locura. Sobre todo con lo guapo que es - ¿Tu eres Andrew?
Sami Zakaria
Sami Zakaria
Esclavo con dueño

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por James G. Byrne el Miér Abr 10, 2019 9:51 pm

A pesar de que me río con la imagen mental que me regala al mencionar a los lentes, se me apaga un poco la sonrisa al escuchar sobre las malas condiciones en las que estuvo antes de ser comprado. No voy a decir que no conozco de qué está hablando porque, al contrario, me apaga un poco el conocer en exceso ese sufrimiento. Suerte para mí, el tema no se expande porque una mano pesada me deja estático en mi lugar y, a pesar de las palabras amenazantes, puedo reconocer el tono de voz que evita que me dé un paro cardíaco. Volteo la cabeza lo suficiente como para ver al rubio que me lleva una buena altura, tomándome el atrevimiento de sonreírle con desfachatez — Tú, hace muchos años — le recuerdo como quien no quiere la cosa. Hacer alusión a las bromas sobre los magos que he aprendido en su compañía, en medio de un evento lleno de gente importante, es un poco suicida, así que agradezco que Sami se tome el trabajo de presentarse antes de que yo pueda siquiera hablar.

La memoria de Sami me hace sacudir la cabeza en forma afirmativa — Sami, este es Drew — señalo a uno y luego al otro, tratando de imitar el gesto de una presentación formal — Drew, Sami moría por conocerte — es mentira, hasta donde sé, pero el arrastre de mis palabras deja bien en claro que no estoy hablando seriamente — Estábamos hablando de la ridiculez de los lentes de sol en los esclavos. ¿Tú qué crees, Andrew? ¿Sami debería imponer la moda? — en un intento de chequear que nadie nos esté necesitando mientras nosotros perdemos el tiempo, echo un poco mi torso hacia atrás y le lanzo un vistazo a las siluetas de los magos, pero creo que todavía estamos a salvo — Yo voto por imponer la moda de robar unos bocadillos. Cuando beben y comen de más, a esos no les importa mucho si se les pierde una bandeja o dos. ¿Qué dicen? Un poco de comida y vandalismo no lastiman a nadie.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Andrew H. Keogh el Vie Abr 12, 2019 5:32 pm

- ¡Ese es mi muchacho! - Bromeo en un tono jocoso que trata de ser paternal pero muere a mitad de camino. Sin embargo, llevo mi mano de su hombro a sus cabellos, y los despeino con ímpetu, haciendo que el flequillo le caiga en el rostro y se parezca a uno de esos perros estirados. - Creo que la última vez que hice eso una pulga me había saltado a la mano, es bueno ver que te bañan seguido. - Vuelvo mi atención al otro muchacho, y le extiendo la mano (la que no está en la cabeza de Jim) para retribuir el saludo cuando se presenta, y me sorprendo cuando adivina mi identidad de buenas a primeras.

Jimbo nos presenta, y sonrío gracias a su pequeña broma. - Pues aquí estoy, vivito y coleando, y sirviendo a un amo que puede matar a todos en este picnic solo por accidente. - Y no estaba seguro de hasta qué punto era broma o no, ya que sus experimentos e investigaciones podían ser de lo más estrambóticas. - No sé hasta qué punto sea ridículo. Podría conseguir un par a cambio de uno o dos favores… - Me encojo de hombros con simpleza y no le doy muchas vueltas al asunto. Si logras robar una sin que te maten en el proceso, por mí excelente. Lo mejor sería ir repartiendo los bocadillos y robar unos pocos sin que se den cuenta, pero de verdad no quiero andar dando vueltas bajo el sol hasta que llamen por algo. - No tenía ganas de llamar su atención innecesariamente y que de golpe todo el mundo recordara que nos habían traído por algo. - Así que… Sami. ¿Qué te ha dicho este delincuente de mí?
Andrew H. Keogh
Andrew H. Keogh
Tributo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Sami Zakaria el Vie Abr 19, 2019 4:40 pm

Hago una mueca con la broma de Andrew pues se las ha ingeniado para que deje de ver con fascinación el hermoso cabello de James. Esa es una imagen que no podré sacarme de la cabeza pues más allá de que sea una broma, bien podría haber sido real y... - Esa es una excelente manera de dar una primera impresión - comento aun luchando para ocultar la mueca de desagrado pero finalmente se me escapa una risa. Hace mucho que no participo en una conversación sin formalidades, es agradable.

- De haber visto una foto suya podría ser cierto, pero en ese entonces moría por otras cosas - corrijo con un dedo en alto. Solo espero no estar en esas condiciones otra vez, aunque al parecer hay otras formas más interesantes para morir aquí afuera ¿A qué se refiere con un amo que podría matarnos a todos? ¿Es un sicario o algo así? No preguntaré pues la respuesta solo podría ponerme nervioso y no quiero que nada arruine el hermoso día de campo en el que nos encontramos.

La idea de conseguir unos bocadillos me agrada, aunque quizás sea más conveniente robarlos directamente de la cocina. En esos lugares están muy concentrados en sus tareas, hay mil personas trabajando al mismo tiempo y casi ni siquiera notan cuando entra alguien extraño... Lo sé por experiencia - Dejemos que se acomoden y luego vamos por bocadillos - propongo aunque ya imagino que seré yo quien tenga que meterse a hurtadillas por ser el más pequeño ¿Dónde estaba cuando repartieron los centímetros?

Respiro profundo haciendo memoria de la conversación sobre Andrew y debo admitir que no recuerdo muy bien los detalles, pero sí la idea general - Solo que tienes unas ideas interesantes sobre cómo deberían ser las cosas y es algo difícil no estar de acuerdo contigo - respondo honestamente - Aunque ahora me resulta un poco difícil quejarme, mis amos no están para nada mal...
Sami Zakaria
Sami Zakaria
Esclavo con dueño

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por James G. Byrne el Sáb Abr 20, 2019 1:04 am

El comentario de la fotografía hace que mire a Sami con una expresión divertida, apenas curvando una ceja sugerente en su dirección. Me muerdo la punta de la lengua para no ofrecer el dejarlos solos, pero como la conversación se gira en torno a mi sugerencia de los bocadillos, no digo absolutamente nada. Ninguno de los dos me da un pie para empezar a escondernos, así que solo miro como algunas bandejas pasan en manos de los elfos y se alejan en dirección a los magos, resoplando por no ser más rápido — Tal vez podemos solo fijarnos en cuál es la menos reclamada y nadie se va a fijar en si falta o no. Es fácil descubrirlo. Con lo gordos que son todos, es solo cuestión de fijarse en qué bocadillos son los que siguen sin ser tocados — bien, no son gente obesa, al menos muchos de ellos, pero sí aman los excesos. A veces, no puedo pensar en otro calificativo para esta gente que la palabra “desagradable”.

Trato de poner mi mejor carita de amigo simpático porque sé que no he dicho ninguna mentira sobre Andrew, pero también sé que sus verdades a veces no son muy bienvenidas. Le muestro todos los dientes sonrientes y todo eso. Lo bueno es que Sami se tira para una sinceridad poco escandalosa y sé, si conozco bien al rubio, que estará lejos de enojarse conmigo. Ahora, con el moreno podría ser otra cosa, así que intento meter un bocado para suavizar la situación — Sami no se siente capaz de enfrentar a los magos — le explico a mi amigo en un tono casi susurrante, tratando de adoptar una postura que parece que estamos hablando de quién es el mejor vestido entre todos los ministros mientras intento recordar nuestra charla de hace meses, en la oscuridad de las celdas — Pero coincide con nosotros. Supongo que está agradecido de que nadie lo esté golpeando, violando o abusando de cualquier otra forma, al menos no de manera ilegal.  Creo que es entendible — o no. Solo para evitar incomodidades, finjo acomodarme la ropa con manos ansiosas — Si vas a empezar tu discurso político, Drew, solo avisa y me sentaré por aquí hasta que termines, que lo he escuchado mil veces.
James G. Byrne
James G. Byrne
Fugitivo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Andrew H. Keogh el Sáb Abr 20, 2019 11:53 pm

- Como no me puedo vestir para impresionar, tengo que buscar otras formas ¿no? - Dudaba que hablar de las pulgas que pudiera o no haber tenido James sea en realidad una de ellas, pero estando entre los nuestros, era fácil olvidar cualquier tipo de pretensión que pudiese ostentar. No había que fingir, ni servir, y las palabras no tenían que ser medidas con regla para evitar algún castigo.

- Me halagas Sami, ¿dónde te tenía escondido Jimbo? - Abajo de una piedra seguramente. Era eso, o debía tener un perfil lo suficientemente bajo en el mercado, como para que su nombre no haya resonado en los chimentos diarios que nos servían para socializar entre nosotros. - Lo que quieran, es comida. Todos aquí sabemos que eso es algo que no podemos desperdiciar cuando la ocasión lo amerita. - Y la ocasión lo ameritaba siempre, porque había visto lo que hacían con las sobras de sus galas y banquetes.

Se me transforma un poco la cara cuando Sami deja salir su opinión y tengo que recordarme que estamos rodeados de gente que no podía escuchar estas cosas y así poder hablar con un tono de voz relativamente moderado. Jim se esfuerza en aliviar la situación, pero ya es tarde. - Vas a tener que sentarte, porque sabes muy bien que hay cosas que no puedo dejar pasar. Como el que tengas que ennumerar esas cosas como si fueran algo cotidiano.

Vuelvo la atención a Sami y si bien mi voz sale en un murmullo, no por eso deja de carecer de validez. - Me imagino que, si no te puedes quejar es porque tus dueños te deben alimentar bien, porque no tienes una familia de la que alguna vez fuiste parte, y por sobre todas las cosas, porque eres alguien libre, ¿no? - PIenso en Riley y en su buena predisposición natural, pero a su vez, no dejo de ser su esclavo y aunque él tampoco “está tan mal” no podría estar jamás contento sirviendo a alguien. - Nos tratan como si fuesemos una propiedad, nos venden y nos compran, nos marcan y nos roban todo lo que alguna vez conocimos por el simple hecho de no tener su preciada magia. Puede que tus dueños no lo hagan directamente, pero te compraron y forman parte del asqueroso régimen opresor bajo el que vivimos. Si nos guiamos solo por el “podría ser peor” nos volvemos unos conformistas de mierda, que aceptan resignados la suerte que nos tocó… Por favor, si tuviese un hijo ni siquiera lo podría llamar mío, porque lo estoy condenando a una vida en la que va a pertenecer y servir a otro.
Andrew H. Keogh
Andrew H. Keogh
Tributo

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Sami Zakaria el Lun Abr 29, 2019 6:09 pm

Si hay algo que ni siquiera los magos han podido sacarme es el placer de vestirme para impresionar. Me ha jugado a favor y en contra a veces, y por supuesto que es un derecho que no puedo disfrutar libremente cada vez que quiero. Mi madre solía contarme que incluso el día de mi nacimiento quería hacer algo impresionante con mi desnudez así que usé el cordón umbilical como corbata... Claro que no fue lo más conveniente para mi aporte de oxígeno y mi primos no solían desperdiciar la oportunidad de bromar sobre que ese era el por qué de mis ojos saltones. Pero en eventos como éste es mejor mantener el perfil bajo, pasar por un esclavo más para no generar problemas a mis amos.

- Estaba escondido al final del arcoíris - respondo encogiéndome de hombros con una sonrisa. Ya quisiera yo tener las mallas del duende y la olla repleta de oro ¿Eso es siquiera real? Con tanta magia que hay dando vuelta podría ser que sí, pero claro, nosotros no somos los que sabemos cómo funciona.

Mi rostro cambia por completo cuando James menciona algunas de las cosas ocurridas en mi pasado. Me gustaría golpearlo y decirle que no tenía derecho a revelarlo, pero en cambio miro al suelo pues los datos sirven en el desarrollo de la conversación. Toco la marca en mi muñeca cuando Andrew lo menciona y por fin me atrevo a levantar la vista una vez más pero aún sin responder nada... No es un tema que me agrade y podrán interpretarlo por mi poco habitual silencio.

- Hace unas semanas un grupo de magos me golpeó hasta dejarme roto por completo - comienzo y pienso dos veces antes de decir lo siguiente. Claramente ellos no divulgarán la información porque no les conviene y si lo hacen... pues que me perdone la ama Synnove - La hija del matrimonio Lackberg se encargó de curarme - los detalles aún más ilegales quedarán fuera de la historia - Charlamos y parece entenderme... Claro, tengo que cocinarles, limpiar su casa y elegir su ropa, cosa que en realidad me agrada, pero es una buena persona - sus padres son confusos así que no puedo dar una opinión tan concreta sobre ellos.
Sami Zakaria
Sami Zakaria
Esclavo con dueño

Volver arriba Ir abajo

El club de las viejas chismosas Empty Re: El club de las viejas chismosas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.