The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Not just a pretty girl · Meerah

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Not just a pretty girl · Meerah - Página 2 Empty Not just a pretty girl · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Dom Feb 17, 2019 4:02 am

Recuerdo del primer mensaje :

A estas horas del sábado no hay alma que quede en el taller, salvo la mía. Las ventajas de vivir tan cerca, tengo que salir por la puerta lateral, cruzar el callejón que lo separa del viejo edificio de ladrillos rojos en dos pasos y subir por la escalera metálica hasta llegar mi departamento. Cuando llamé a Meerah le pedí que pasara por aquí así puedo trabajar hasta su llegada, de otra manera no tengo apuro por volver a mi casa. Mi madre no me espera hasta mañana que es el obligatorio almuerzo de los domingos, somos una familia con tradiciones como cualquier otra, a pesar de que seamos dos miembros. Por eso mismo, no importa cuántos años tenga, estoy obligada a presentarme ante mi madre los domingos y hablar de nuestra semana. Ella vive en el otro extremo del distrito, en esas casas grandes pero con un jardín descuidado que desentona con el resto, porque no tiene tiempo de limpiar la maleza. El contraste de nuestros barrios nos permite tener tema seguro de conversación.

Supongo que soy una persona de familia después de todo, porque así como los domingos son para mi madre, este sábado se me ocurrió cenar con mi autodesignada hijastra -por parte materna- y aunque me digo que es para seguir hablando de su emprendimiento y ver en qué puedo ayudarla, lo cierto es que todavía me queda dando vueltas todo lo que no le dije en esa comida. Me siento en falta con ella, como si hubiera hecho algo mal y ella ni siquiera lo sabe. Tal vez lo hice. Y por eso armaría para ella una máquina de coser del tamaño de un elefante con tal de compensar. Me sobresalto cuando de la chimenea que usan algunas de nuestras visitas y ciertos clientes sale Meerah, es la manera más segura de viajar para no preocupar a Audrey. —¡Hey! ¡Llegaste! — la saludo, tirando la última de las herramientas dentro de una caja de metal y la acomodo en la repisa que tengo enfrente.

Todo el lugar está casi a oscuras, a estas horas la luz se enciende por sectores restringidos dependiendo de nuestra ubicación. El galpón es una carcasa inmensa y en penumbras sobre nosotras. —Recogeré unas cosas y nos vamos— le indico haciendo un movimiento con mi mano para que me siga a una de las oficinas que usamos cuando necesitamos trabajar aislados, aquella de la que tomé posesión hace tiempo. —¿Qué te gustaría cenar?— consulto mientras cargo una mochila con unas nimiedades que tengo dispersas sobre el escritorio. —Puedes pedir lo que quieras, yo pago— bromeo, porque ella me conoce como para saber que cocinar no es un plan factible. Me detengo por un momento, con mi mano a medio camino de tomar mi cuaderno de bocetos, porque tomo consciencia de que Meerah sería en teoría la otra Powell que también visita mi taller. Arrojo el cuaderno dentro de la mochila y me doy la vuelta con una sonrisa que sirve de disfraz para mis pensamientos. —Si quieres llevar algo, tómalo— le ofrezco, podemos inspeccionarlo en casa y con nuestra atención en eso, bordear una conversación que necesito tener con ella.


Última edición por Lara Scott el Dom Feb 24, 2019 2:08 am, editado 1 vez
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo


Not just a pretty girl · Meerah - Página 2 Empty Re: Not just a pretty girl · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Lun Abr 01, 2019 2:51 am

-¿Será que soy una persona observadora?- lo planteo como un interrogante y un amago de broma, en mis ojos destella un brillo de humor que dura dos segundos. Esto me pasa por tratar de tener una conversación honesta con Meerah en la que pongo en voz alta lo que hasta entonces no salía de mi mente, me choco con mis propias contradicciones y las respuestas que arme para ella serán trompicones para tratar de salir de un laberinto. -Es la impresión que tengo de él, y puede que si me escuchara en este momento diría algo así como "No soy un hombre de costumbres, Scott"- lo remedo haciendo que mi voz suene más gruesa y sigue sin ser parecida a la suya. -Claro que nunca sabremos si en serio estoy equivocada o solo lo dice para contradecirme- revoleo los ojos mientras disimulo una sonrisa. Ella lo vio en primera fila, él siempre me lleva la contraria aunque haya sobradas evidencias de que soy quien tiene la razón, modestia aparte.

Picoteo de mi plato, le doy un espacio de tiempo para sus comentarios, si es que tiene alguno, o que el silencio me de la tregua que necesito antes de volver al campo. -Y, ¿por qué crees que una relación laboral no sirve para conocer a la gente?- pregunto, poniendo esa posibilidad sobre la mesa para que podamos estudiarla.- Es tan válida o puede que más que otras relaciones para juzgar el carácter de una persona y aprender algunos de sus hábitos o manías. Como diseñadora, irás teniendo los tuyos y descubrirás particularidades que pocos conocen-. Meneo la cabeza de un lado al otro, un par de carcajadas me raspan la garganta. Encuentro muy cómica esta situación de exponer una relación laboral como algo más cercano entre dos personas, despojándola de la ligereza con la que solemos decir "es solo un cliente", y no nos involucramos. Porque esa es la máxima: no te involucras con los clientes si quieres hacer tu trabajo bien y que al acabar te paguen por ello. Se resguarda una distancia, siempre. Pero los conozco, puedo hacer una ficha de cada cliente que puso un pie en mi taller y bautizarlo con un mote.

Y anticipándome a lo que podría ser un caminar por sendero escabroso, continuo:- Además, en relaciones más estrechas como las de un par de amigos, la de una madre y una hija, o una pareja...¿en serio puedes decir que conoces a la otra persona?- . Muevo mi mano hacia ella por encima del plato y de la copa de agua, la referencia abarca su relación con Audrey así como mi amistad de años con Riley. -Me he dado cuenta que en estas relaciones se reprimen aristas del carácter o en la intención de agradar, se actúa de una manera falsa, se miente o se omite. Hay quienes al acabar relaciones de diez años dicen no conocer a la otra persona, de que tal vez nunca la conocieron como en verdad era. Y déjame decirte... el mecánico, el médico o el abogado que atendió a esta persona durante diez años, seguro la conoce mejor. No sufrirá de esa decepción- al terminar la animo a darme su parecer con una mirada y curvando mis cejas en una expresión abierta a lo que pueda opinar. Mojo mis labios con la copa de agua, me siento llena y no sé si es por la cena o por lo mucho que he hablado.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Not just a pretty girl · Meerah - Página 2 Empty Re: Not just a pretty girl · Meerah

Mensaje por M. Meerah Powell el Lun Abr 08, 2019 6:40 pm

- ¿No soy un hombre de costumbres, Scott? - Una de mis cejas vuela hacia mi frente, mientras que mis labios desaparecen para formar una fina línea firme que amenaza con romperse en cualquier momento. No me esperaba que Lara lo imitase agravando su voz, pero no es eso lo que me causa gracia, sino el que de alguna manera puedo visualizar perfectamente a mi padre diciendo eso, y por alguna razón eso es lo que me pinta la risa en la mirada. - Por favor, eres una mentirosa, y lo sabes. Yo soy una buena observadora, y he conocido al hombre más por tí que por él mismo. - No es que Hans fuera cerrado, lejos de eso. Pero es difícil conocer la verdadera naturaleza de una persona cuando estás tratando de no cagarla y comportarse como corresponde. Al menos Lara ya me conocía lo suficiente como para creer que había una determinada confianza entre nosotras.


Es mi turno de llevarme un bocado a la boca antes de continuar con la charla, y no puedo evitar pensar que me ha atrapado en mi propia acusación. Trago y busco mi bebida para que baje tanto la comida como la opinión que he expresado antes. - ¿Puedo sacar la carta de “tengo doce, no entiendo de relaciones” y pedir el postre? - Es obvio que bromeo, pero el pequeño chiste me da tiempo a ordenar un poco mis ideas antes de plantear lo que realmente opino. - No creo que nadie conozca a otra persona del todo, jamás. Y tienes razón, hay mucha falsedad incluso en las relaciones más cercanas, pero no por eso uno deja de conocer a la otra persona. Los profesionales como tú dices, no se decepcionan porque nada esperan. Yo como diseñadora y aspirante a estilista, quiero conocer el carácter y los gustos de los demás para mejorar, pero eso no significa que quiera conocer su rutina de los sábados, o cómo les gusta cierta comida. - Claro que desde mi futura profesión, había aspectos determinados a tener en cuenta, y esperaba cumplir con ellos para poder obtener una visión panorámica que me ayudara a resaltar mi objetivo. - Y si lo hiciera, seguramente sea para ganar el favor del otro. ¿Eso no cuenta como falsedad?

Entendía su punto de vista, pero sería una tontería decir que exclusivamente se ganaba más de una relación laboral que de una personal. - En todo caso, el conocer a la otra persona depende de lo que el otro esté dispuesto a dejar ver, y de lo que uno esté dispuesto a entender; que no siempre concuerdan, y tal vez es por eso que hay tanta confusión. - Pienso en mi relación con Audrey y al compararla con mi relación con Lara puedo notar grandes diferencias. - Con mamá no puedo tener estas conversaciones porque siempre siento que hablo con una enciclopedia, aún así a ella es a la primera a la que voy a llamar si algo me pasa. Y las dos cosas se dan porque conozco como pueda o no reaccionar. - Creo que no sé como más expresar mi opinión, así que tomo el pan que está al costado, y lo paso por el plato para limpiar lo que queda de salsa. - Eso sin contar el como puedan o no afectar las jerarquías a la relación. ¿Sabes lo odioso que es escuchar como respuesta el “porque soy más grande”?
M. Meerah Powell
M. Meerah Powell
Estudiante del Royal

Volver arriba Ir abajo

Not just a pretty girl · Meerah - Página 2 Empty Re: Not just a pretty girl · Meerah

Mensaje por Lara Scott el Sáb Abr 13, 2019 5:06 am

Muevo la cabeza de un lado al otro. —Es cuestión de tiempo, te harás tu propia impresión de él que puede desmentir muchas de las cosas que te he dicho— murmuro, mis ojos vagan por la comida de mi plato que va escaseando, el tenedor roza la losa sin que atrape nada para llevarme a la boca. Lo que hago es evitar que la mirada de Meerah se cruce con la mía por su insistencia incansable de vincularme con su padre de un modo estrecho, como si lo conociera, cuando no hace más que sumirme en confusiones cuando me habla y nunca mis pronósticos sobre su accionar son acertados. Tiendo a proyectar en las personas mis prejuicios y mi modo de interpretar las cosas, si le confío mi percepción sobre Hans es porque espero que arme sus propios criterios con el transcurrir del tiempo a su lado, desde su lugar de privilegio como hija. No miento cuando digo que podrá conocerlo de una forma distinta a la de la mayoría, su relación será única. Si bien creo que muchas relaciones cercanas solapan aspectos del carácter de cada persona, haciendo que entre amigos y familiares haya omisiones y mentiras, y que las laborales dan la seguridad de saber qué esperar de la otra parte y no es errado tampoco pensarlo como que nada se espera, por eso no hay decepciones, es lo que me dice Meerah.

De todo lo que me haya dicho en lo que tengo que darle la razón y lo hago con un asentimiento del mentón cuando lo menciona, es que no importa la falsedad que exista en una relación, no importa que no haya intención de conocer al otro, será en el roce cotidiano que se manifiestan esos mínimos actos que nos permiten juzgar el carácter de la persona. Es lo que me sucedió toda la vida con Riley, somos en esencia solitarios y nos guardamos mucho de lo que pasa por nuestras mentes. Pero me conoce, lo conozco, en esos detalles que surgen de lo cotidiano y lo espontáneo. Con la madre de Meerah es similar, ella no se abrió conmigo confiándome secretos y para interpretarla traté de leer los signos que fue dejando. Y tampoco tenía la intención abierta de conocer a Hans, fui armando mis opiniones en base a los vistazos que pude echar a la persona por detrás del traje. ¿Son cosas que me sirven para completar su ficha como cliente? Ciertamente no y tampoco quiero ganarme su favor, no hay tal cosa en el acuerdo que tenemos. Pero sonrío a Meerah al contestarle: —No lo llamaremos falsedad, sino tácticas de venta. Tienes que conocer a tu cliente para vender.

La observo con atención cuando explica que no siempre coinciden dos personas, una con intención de mostrarse y la otra de entender, situaciones en que la predisposición de cada parte importa. Mi sonrisa decae un poco. —Creer que la otra persona no va a entendernos o no hará el intento, es la principal razón por la callamos muchas cosas. Sentirnos incomprendidos siempre termina por aislarnos— musito. Pienso en el por qué no llegué a sincerarme con mi mejor amigo, por qué también con mi madre, ¿desde cuando hablo más de la cuenta y nunca digo lo que realmente importa? ¿Cómo logre conservar secretos durante tantos años? Por la incomprensión. Porque no creí que nadie pudiera hacerlo. Y espero mucho de Meerah con mis planteos, con poca consideración a sus trece años, como para revelarle cosas que sus oídos nunca deberían escuchar. Disimulo una carcajada cuando hace referencia a esa cuestión de la edad, que la hace víctima de la arrogancia de frases del tipo “porque soy más grande”. —Lamentablemente… siempre encontrarás personas en un escalón más alto que el tuyo. Muchos por sus inseguridades internas se reafirman en esa idea de ser más grande— me encojo de hombros. —Y en el caso de tus padres, estás inevitablemente en una relación de desequilibrio. Ellos tienen el poder— sonrío a modo de broma. — ¿Ya terminaste de comer? Como esta noche no están presentes, puedes pedir el postre que quieras.— le propongo. Llamo a quien nos atendió para que regrese a retirar nuestros platos vacíos. — Cuando acabes volveremos a la casa y me fijaré si me quedó algo de los bocetos de mi madre para mostrarte en qué consiste su trabajo con las alfombras. Haremos un poco de trampa, te enseñaré lo que sé y así colaboraré para que puedas impresionarla— le guiño un ojo.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Not just a pretty girl · Meerah - Página 2 Empty Re: Not just a pretty girl · Meerah

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.